A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

CINCO HOMES DE ESPAÑA
RSP fai unha semblanza dos cinco nomes (Diego Martinez, Indalecio Prieto,Alvaro de Albornoz, Felipe Sánchez e José Antonio M· Sbert)que forman a "Junta Coalicional de la España Libre", constituida recentemente en México, con vistas a restauración da Democracia Republicana española


28 de noviembre de 1943

CINCO HOMBRES DE ESPAÑA


Por Ramón Suárez Picallo

Cuando hemos leído el magnífico artículo de nuestro amigo, compañero y maestro admirado, Carlos de Baráibar, publicado en “La Hora” de ayer, ya teníamos nosotros pergeñada la semblanza de los cinco hombres de España que integran la Junta Coalicional de la España Libre, constituida recientemente en México, con vistas a la restauración de la Democracia Republicana española.

Baráibar nos ganó de mano, y henos aquí con nuestro trabajo hecho, sin ganas de hacer otro nuevo, porque el tema nos gusta muchísimo y es de mucha actualidad. ¿Nos quedamos con él, o lo publicamos, repitiendo, para peor, lo dicho por Baráibar? Pues, lo publicamos, aunque más no sea que para la prensa democrática, disponga de “pie” para las fotografías de cada uno de los cinco hombres referidos que, o mucho nos equivocamos, o van a tener que publicrlas muy en breve, por estar llamados ellos a figurar en forma destacada en la próxima actualidad española. Y ahí van como justificativo de nuestra “flojera” para escribir otra cosa, y como reiteración de un vehemente deseo, el de que América “vuelva a conocer” a los hombres que han echado sobre sus hombros la tarea de representar, proclamar y divulgar a la España Democrática y Peregrina y, retornarla intacta a los linderos de su tierra vieja y prócer.


DON DIEGO MARTÍNEZ BARRIOS

Sevillano de origen modesto, antiguo obrero gráfico, redactor y director de “El Liberal” de Sevilla. De ideas republicanas y libertarias, desde su mocedad, por tradición, por convicción y por ambiente. Ministro de Comunicaciones del Gobierno Provisional de la República de filiación entonces radical; diputado a Cortes en los tres parlamentos republicanos y jefes del grupo parlamentario de su Partido, Presidente del Consejo de Ministros al disolverse las Constituyentes. Discrepante cuando su jefe, Alejandro Lerroux, se dio a colaborar con las Derechas monárquicas. Fundó entonces el Partido Unión Republicana, con otros radicales disidentes y un ala del Partido Radical Socialista. Forjador importante y animador del Frente Popular, que ganó las famosas elecciones de febrero de 1936. Orador y parlamentario insigne, fue elegido Presidente de las Cortes, cargo que aún conserva jurídicamente. Al ser destituido de la Presidencia de la República, don Niceto Alcalá Zamora, ocupó, por prescripción constitucional, la Jefatura del Estado durante 80 días, hasta la elección de don Manuel Azaña. Volvió, entonces, a la Presidencia del Parlamento, que mantuvo durante la guerra, que él quiso evitar. Por ostentar aún ese cargo, es, constitucionalmente, el Presidente de la República Española. Hombre cordial, bondadoso e inteligente, fue un paladín, en toda América, de la Unidad de los republicanos españoles. Por su vida austera y ejemplar es respetado por todos, como una gran reserva moral y política de la República en trance de renacer, por su historia, su jerarquía y su vida ejemplar.


DON INDALECIO PRIETO TUERO

Nacido en Asturias y criado en Bilbao. De modesta familia de funcionario público, quedó huérfano de padre desde niño. De buhonero vendedor de chucherías, pasó a ser empleado, taquígrafo y gacetilero del “Liberal” de Bilbao, del que más tarde sería famoso director. De filiación socialista, más bien de tipo centro, demócrata y revolucionario por temperamento, su vida es un poema de esfuerzo, de lucha y de superación. Concejal, diputado provincial y Diputado a Cortes durante la monarquía. Al advenimiento de la República fue Ministro de Obras Públicas y de Hacienda, y, durante la guerra, de Defensa Nacional. Pudo y debió ser, Presidente del Consejo de Ministros cuando don Manuel Azaña fue exaltado a la Presidencia de la República ¡Quizá si lo fuera entonces no hubiese guerra civil en España! Orador de primer orden, parlamentario magnífico, periodista, y, sobretodo un bloque de Humanidad viva, caliente y española, comprensivo de las ideas lejanas, sin dejar nunca de defender ardientemente las propias. Su vocación de conspirador contra lo viejo y lo caducó, lo llevó muchas veces a la cárcel y al destierro, de donde siempre regresó con bien… Alentador de gentes sencillas, devoto de lo popular, supo ser, además, el animador de empresas nacionales de grandes alientos. El más gigantesco plan de riesgos que jamás haya sido concebido en España, contó con su apoyo fervoroso en el Gobierno y en el Parlamento. Dinámico, creador y amigo de creadores, Indalecio Prieto representa una generación que no quiere morir, sin dejar cumplida su obra y su signo revolucionario y renovador.


DON ÁLVARO DE ALBORNOZ Y LIMINIANA

Asturiano de las tierras intermedias de Castropol. Republicano histórico, de prócer estirpe, Liberal de los “Derechos del Hombre y del Ciudadano”, lo cual no le impide ver y alentar con profunda simpatía los avances sociales y socialistas de las masas proletarias. Trabajó por la República al lado de don Alejandro Lerroux, del que se separó después por motivos de orientación y de ética. Abogado insigne y austero, periodista, escritor y orador de primerísimo orden. En el ejercicio de la abogacía, intervino en un pleito de la Casa Real defendiendo la sucesión de un Orleáns y Montpensier, declarado pródigo. Actuó ente el Supremo Tribunal de Madrid y ante el de El Sena en París. Defendió a miles causas obreras y sociales y fue, y es, más pobre de bienes materiales, que San Francisco de Asis. Formó parte del Comité Revolucionario que trajo la República. Fue procesado entonces y defendido por una mujer: Victoria Kent, que se limitó a hacer la apología de la vida gloriosa y austera de su cliente, como la defensa mejor.

Diputado a las Cortes Constituyentes por Asturias, Ministro de Fomento y de Justicia de la República y Presidente del Tribunal de Garantías Constitucionales, la más alta Magistratura de la España Republicana, después de la Presidencia de la República. Renunció este cargo durante el “bienio negro” Lerroux, Gil Robles por discrepar con la política y la moral de aquel Gobierno.

Don Alvaro de Albornoz y Liminiena, es descendiente espiritual directísimo, de aquellos republicanos españoles, que amaestraron en la política, en la conducta y en las altas ideas, los Pi-Margall, los Salmerón y los Cautelar, de aquella otra República gloriosa, y fugaz, de febrero de 1873, que aún sigue siendo ejemplo y referencia.

DON FELIPE SÁNCHEZ ROMÁN

Madrileño Jurista, hijo y padre espiritual de juristas. Profesor de Derecho Civil en la Universidad de Madrid. Traductor del “Derecho Romano” de Serafín. En 1934 asistió a un Congreso Internacional de Civilistas celebrado en Roma, del que, por unanimidad fue elegido Presidente. Frío, razonador, lógico, jamás dice una palabra de más ni de menos de lo que tiene que decir y quiere decir. Defendió, ante el Tribunal Supremo, a una parte del Comité Revolucionario, que había de ser luego el Gobierno provisional de la República. Con Fernando de los Ríos, Ruíz Funes, Giménez de Asúa y otros, representó en la República, la Universidad Española, y de ella la rama del Derecho, de tan gloriosa y prócer tradición en España. Diputado en las Cortes Constituyentes y miembro de la Comisión Jurídica Asesora adoptó postura moderada, de gran respeto a la propiedad. En Estatutos regionales, Reforma Agraria y Ley de Arrendamientos rústicos, sus intervenciones, estrictamente jurídicas, son lecciones de Derecho Civil, dichas en noble y altísimo lenguaje, macizas de sabiduría.

No tenía filiación partidista determinada. Durante el “bienio negro” fundó el Partido Nacional Republicano, que no participó en ninguna de las dos combinaciones de Izquierda y de Derecha. Era un Partido que inspiraba a agrupar las fuerzas conservadoras de la República. Fue desbordado. Al estallar la guerra civil, inspiró un “gobierno de paz” que no duró más de quince minutos de una histórica madrugada. Salió de España en los primeros días. En México prestó grandes servicios técnicos al Gobierno de aquel país. Si la República se restaura y el señor Martínez Barrios es Jefe del Estado, Sánchez Román puede ser Jefe de Gobierno, para ser después Presidente de la República restaurada. Su nombre es invocado como una gran reserva.


DON JOSÉ ANTONIO MARÍA SBERT

Catalán de Mallorca, como lo fueran Lull y Alomar. De la Cataluña insular, vinculada, en espíritu, en cultura y en historia, a la otra peninsular. Sbert, es el Benjamín de la Junta, en representación de la Cataluña, nacional, republicana y democrática. Sbert pertenece a la generación que estudiaba y protestaba durante la Dictadura de Primo de Rivera: de aquella Federación Universitaria Escolar, que causó al Dictador grandes dolores de cabeza y dio a la República una rica promición humana de valores jóvenes esclarecidos. Sbert estudiaba entonces para ingeniero agrónomo; fue expulsado de la respectiva Escuela por motivos políticos y se decidió estudiar Derecho obteniendo el título de abogado en breve tiempo.

Diputado por Cataluña a las Cortes Constituyentes, tuvo actuación brillantísima en sus debates; subsecretario después creemos que de Instrucción Pública de la República y Consejero de Cultura de la Generalidad de Cataluña. Autor de mil artículos y de varios libros entre ellos uno que hizo furor, relacionado con la lucha de los estudiantes españoles contra la monarquía, durante el período dictatorial que señaló su caída. Pertenece Sbert a la joven generación catalana que siguió espiritualmente a Luis Companys; gente que cantaba, hablaba, escribía y pensaba en catalán, proyectando su eco hacia el mundo, empezando el mundo por España. Una generación comprensiva de los grandes problemas sociales y políticos, con criterio avanzadísimo. Representa a la Cataluña que renació con la República, que vivió y volverá a vivir al unísono con la República, sin perder, ni mermar, por eso, su recia personalidad.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 28 de novembro de... 1943)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 28-11-2009 02:03
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal