A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

UNAMUNO
Nos dezaseis anos de exilio en Chile, tal día como hoxe (1 de novembro) RSP escribiu artigos de temática diversa. Coñecemos dez. Agora presentamos un adicado á película "Todo un hombre" de Unamuno, polo que sentía especial entusiasmo e a quen adicou varios artigos.


1 de noviembre de 1943

EVOCACIÓN DE DON MIGUEL DE UNAMUNO


Por Ramón Suárez Picallo

Acabamos de ver, por cuarta vez, “Todo un hombre”, de don Miguel de Unamuno. La primera fue en Buenos Aires, la noche memorable de su estreno, en el Teatro San Martín, interpretada por la Compañía Enrique de Rosas y Matilde Rivera. De Rosas daba la primera magnífica versión hablada de Alejandro Gómez, la más vigorosa y extraordinaria criatura salida de la pluma del ilustre Rector de Salamanca. Don Miguel estaba entonces en el exilio, y la flor y nata de la intelectualidad argentina, quiso tributarle al maestro un grande y conmovido homenaje. Se lo atribuyó completo y cabal, rompiéndose las manos en un aplauso férvido a su Alejandro Gómez. La segunda vez, la vimos en la ciudad de Milán por la misma compañía, en el verano de 1926, que hacía allí una temporada de teatro en castellano y en cuyo repertorio figuraba “La Serpiente” del gran chileno Armando Moock. Y la tercera fue en Madrid. Hacia el personaje unamuniano López Silva, uno de los más cultos e inteligentes actores españoles de estos tiempos, actualmente exiliado político en algún país de América. Tuvimos esta vez –en 1932– el insigne honor de asistir a la representación, junto con don Miguel, que era, a la sazón, diputado a las Cortes Constituyentes de la República Española.

Todo el mundo recuerda las opiniones suyas, sobre América, a través de ver los trabajos y, muy especialmente, de su cambio de cartas con Rubén Darío, publicadas, recientemente, por Alberto Ghiraldo, en su libro “El Archivo de Rubén Darío”. Pues bien, don Miguel de Unamuno, nos aseguró a quienes le acompañábamos aquella noche, que Enrique de Rosas, el gran actor argentino, era el creador definitivo de su personaje, porque su lucha, su espíritu y su grandeza –aunque enraizada en el viejo solar de la estirpe– sólo podía tener a América como escenario y como atmósfera.

Con tales antecedentes, y otros muchos acerca del tema y de su autor, supondrá el lector con qué estado de ánimo fuimos a ver la versión cinematográfica de la obra del viejo y bien querido maestro. ¡Un cúmulo de recuerdos, de visiones y de esperanzas –todo ido– además de la certeza de que el gran don Miguel, no es ya del mundo que vive, lucha y muere, en esta hora tremenda de angustiosas agonías!

UNA REALIZACIÓN MAESTRA

La versión cinematográfica de “Todo un hombre” no es sólo la mejor, más perfecta, más noble y más responsable realización de la cinematografía argentina, si no que lo es, quizá, también de todas las cinematografías contemporáneas. Se ve en ella la mano y el talento de un director genial capaz de “plastificar” altos pensamientos, dándoles carne, sangre y luz, aliento y paisaje; se ve también la conciencia artística e intelectual de unos intérpretes, sabiendo que tenían que dar pasión, calor de humanidad y sobria elegancia, a las palabras –macizas de contenido– de uno de los más grandes valores espirituales de una gran comunidad de pueblos; y por último se ve el rendido respeto a la concepción unamunista de la obra, sin concesiones a la turbamulta, sabiendo que su ilustre autor, no puede hacer rectificaciones.

Así, para ampliar los límites de la obra teatral en su origen, y llevarla a los más extensos contornos de la película, no se ha recurrido a la truculenta artificiosa, a la que casi invariablemente, se suele recurrir en tales casos; ni fue desvirtuada, con pegotes arbitrarios, la clara y noble limpieza del lenguaje de Unamuno –profesor de griego y de latín y castellanista excelso– cosa bien difícil, tratándose de quien se trata. Se conservó con fidelidad conmovedora, la línea arquitectural del texto, no sólo en la bella letra, sino que también en el profundo espíritu. Y es esta fidelidad –tan rara en las películas inspiradas en obras maestras– una de las más resatantes virtudes de la noble versión cinematográfica de “Todo un hombre”, sumada a aquellas otras de interpretación perfecta de todos los personajes, que hacen de ella una realización maestra.

UN GRAN ARTISTA

Mucho daríamos nosotros por escuchar la opinión de don Miguel de Unamuno, sobre la interpretación que hace de Alejandro Gómez, el gran artista argentino Francisco Petrone. Pero conociendo, como conocemos, algunas de sus opiniones sobre el vigoroso personaje, tal como él lo concibió y le dio vida, no nos es difícil asegurar que Petrone, con su intuición, su talento, su conciencia artística y su cultura, logró calarlo hasta los tuétanos de los huesos y del espíritu.

Efectivamente, tal como cuadra al individualismo, casi feroz, de don Miguel, en su obra, el Alejandro Gómez –ejemplar magnífico de una raza, que, si algo definitivo dio a la Humanidad, fueron individualidades extraordinarias en todo, en el bien y en el mal– lo es todo, lo sabe todo, lo hace todo, lo compra todo y los resuelve todo; y, cuando trata con los demás, se da todo en ira, en energía, en generosidad y en amor. ¡Hasta a la muerte, se le da cuando descubre que no ha podido rendir y vencerla! ¡A la buena muerte, al “morir bien”, una de las grandes obsesiones de la dignidad, del decoro y de la energía espiritual y moral de Unamuno!

Petrone “vio”, admirablemente, el difícil personaje y lo encarnó con alma y corazón, envolviéndolo en un hálito que, en la película, está sobre todos y contra todos, cubriéndolos con su fuerza espiritual irresistible, tal como Unamuno quería ver a su famoso Alejandro Gómez: “Todo un hombre; nada más, ni nada menos, que todo un hombre”.

El cine argentino lleva cubiertas muy gloriosas jornadas en su camino de progreso. Esta es una de las mejores. En ella destaca, en primer plano, como héroe, Francisco Petrone. Es de justicia decirlo y proclamarlo así.

Publicado no xornal La Hora, en Chile, o 1 de novembro de ...1943
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 01-11-2009 00:28
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal