A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

LAS BALEARES EN LA 2ª GUERRA

22 de noviembre de 1942

POR EL SÍ O POR EL NO


Por Ramón Suárez Picallo

El Almirantazgo Británico anuncia que la Flota Aliada minó las aguas que rodean las Islas Baleares. La medida tiende al aislamiento de aquellas zonas de España de la vecindad de las potencias del Eje, que estiman en mucho el valor estratégico de Mallorca, de Menorca, de Ibiza y de Cabrera.

Las Baleares son llave maestra en las rutas mediterráneas. Cuando la Italia Fascista ayudó con armas y bagajes, a la España insurrecta contra la Ley, estaban en su pensamiento las bellas y luminosas Islas de Jaime el Conquistador. Durante la guerra civil, Mallorca fue territorio de soberanía italiana, base y punto de tránsito de sus buques y aviones. Allí murió de muerte poco clara, Ramón Franco, hermano del Caudillo y capitán argonauta del “Plus Ultra”: y allí ejerció autoridad siniestra y suprema el Conde Rossi, retratado con trazos magistrales por el escritor católico George Bernanos en su libro impresionante “Los Grandes cementerios bajo la Luna”.

Los jefes de la flota aliada, empeñados en que el Mediterráneo no sea un lago privado de la Italia Fascista, saben todos estos antecedentes, y muchos más, de las Islas Baleares; y por el sí o por el no, minaron sus aguas para que los barcos pasen de largo y no hagan recalada en sus hermosos puertos, playas y caletas.

Todo ello sin perjuicio de las amables seguridades diplomáticas sobre la insegura neutralidad de España, proclamada a los cuatro vientos por tirios y troyanos. Y es que desde los tiempos de Isabel de Inglaterra y de Felipe de España, a éstos del Almirante Darlan, la gente de mar y la de Cancillería andan muy poco de acuerdo y tienen frecuentes desencuentros.

Así se explica que por el sí o por el no, el Almirantazgo Británico haya cuajado de aparatos explosivos las aguas azules y luminosas que rodean las Islas de Don Jaime I el Conquistador, pertenecientes “de jure”, por lo menos, a la España declarada neutral, pero amiga predilecta del Eje totalitario.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda Guerra Mundial - Publicado o 22-11-2014 01:33
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal