A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

Guillermo E. Miranda, libreiro chileno

Contraportada do libro : Santiago de Chile, origen del nombre de sus calles, editado por Guilermo E. Miranda en 1904. RSP adícalle este obituario, ao ter coñecemento do seu pasamento en agosto de 1942...


31 de agosto de 1942

EL VIEJO LIBRERO


Por Ramón Suárez Picallo

Acaba de morir a la edad de 78 años don Guillermo E. Miranda, el librero más viejo de Chile. No ha sido el librero común que vende el libro con igual emoción comercial con que se vendería un kilo de queso, una pieza de tela o un par de zapatillas. Para él un volumen no era una mercancía. Era la obra de arte o de pensamiento imponderable por una mentalidad económica. Un libro era para él un mundo animado, poblado de cosas bellas. Por eso sus manos lo acariciaban con ternura paternal porque fue padre de muchos y amigo de todos. Amaba con predilección a los más viejos y a los más humildes; aquellos, cuyos progenitores, para mandarlos por el Mundo, no pudieron vestirlos de galas exteriores; pero que trataron de engalanarlos con la gracia de la canción y la fuerza de la idea. Y aquellos otros viejos que pasaron por el Mundo casi imperceptibles, sin el adorno de la acotación elogiosa ni el reproche nervioso.
Mucho supo este viejo librero de ideas, doctrinas y pensamientos. Quizá pudiera decir, como el poeta clásico. “Nada humano me es extraño” Y de lo mucho que sabía daba buena parte a los demás con la generosidad de un opulento del espíritu. Pero siempre quería saber más. Ahora ya lo sabe todo. Su cabeza de patriarca venerable acaba de inclinarse sobre el último libro que contiene en sus páginas la última palabra de cuanto puede saber el hombre. Por eso nadie puede decir que lo conoce. Que sus páginas, de serenidad eterna, sean tan amadas de su espíritu, como le fueron las de aquellos otros de su librería que no sentirán ya más la caricia de sus manos amigas.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de ...1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 31-08-2014 01:35
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal