A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

Lembrando a ENRIQUE BARRENECHEA,actor chileno
Con motivo do pasamento do actor de cine e teatro chileno Enrique Barrenechea, en 1950, RSP publicou este obituario.


19 de julio de 1950
La Feria del Mundo

Por Pick–Up (Ramón Suárez Picallo)

ENRIQUE BARRENECHEA


El Teatro de Chile está de luto. Enrique Barrenechea, uno de sus cultores más constantes, más devotos y más honestos, ha fallecido ayer de un ataque al corazón, en circunstancias especiales dadas a conocer por toda la prensa del país.

Barrenechea era, además de un gran actor, un espíritu fino, y depurado hasta la exquisitez, que ofreció en las tablas y en todas las variantes del noble arte de Tablas un conjunto de valores, estéticos y humanos podían ser parangonados, sin desventaja de su parte, con los más grandes maestros del Teatro Universal, y muy especialmente con los de lengua castellana.

Aficionado al canto y a la música, fue un excelente actor cómico y muy gracioso actor del mismo género. Pero, sureño de noble estirpe vasca, heredero del humorismo común a su paisano Pío Baroja, sentía un profundo desprecio por el “chiste” chabacano, áspero y de mala índole, que estaba tan lejos del humor verdadero, profundo y trascendente como lo estuviera Bernard Shaw.

Barrenechea debía haber nacido –según solía decir él mismo en las amables tertulias de la gente culta que lo escuchaba- en Irlanda, en Escocia, en la Bretaña o en la Galicia donde –según Mark Twain- “detrás de un gran humorista hay siempre un gran dolor”, y por eso en el cielo no hay humoristas de esos países… Hay muchos “cómicos”, pero humoristas, ninguno.

De ahí que cuando el gran actor chileno descubrió este significado del arte superior, se apartó de sus primeros momentos de hacer teatro, y se dedicó, con apostólica devoción, al arte universal, hecho en Chile, por un chileno y en el nombre de Chile, como célula de cultura y de civilización.

Barrenechea, en los últimos y más gloriosos tiempos de su vida artística, fue uno de los hombres más pobres de su país (nos referimos naturalmente, a la pobreza de bienes materiales; porque en otra clase de bienes –los del espíritu– era rico hasta la opulencia).

Por eso el Teatro Chileno, no muy abundante de valores de tan alta jerarquía, está hoy de luto, por su mutis definitivo detrás de unos bastidores que ocultan, para siempre, sus apariciones en escena.

Y quienes lo hemos admirado y aplaudido como actor y estimado como hombre culto, fino y de tensa sensibilidad cordial, en vez de decirle adiós, lo saludamos cariñosamente como lo hiciéramos otras veces, después de la caída del telón, al final de la última escena de una obra maestra, de arte, de bondad, de belleza y de apostolado pedagógico de noble, alto y buen Teatro.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (artistas) - Publicado o 19-07-2013 00:11
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal