A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

URBANIDADE E CORTESÍA MILITAR DANESA (en 1949)
RSP comenta a decisión dun grupo de deputados daneses (en 1949) tratando de modificar -no Regulamento militar- que os mandos militares, evitasen dirixirse á tropa con palabras malsonantes...


27 de diciembre de 1949

LAS MALAS PALABRAS


Por Ramón Suárez Picallo

Un grupo de diputados dinamarqueses, conservadores y paladines de las buenas palabras, de las buenas maneras y de las buenas costumbres, ha presentado al Cuerpo Legislativo, de que forma parte, un período de reglamento militar, tendiente a evitar que los suboficiales, oficiales y jefes de su Ejército se expresen con frases gruesas y malsonantes ante los reclutas, fuertes, altos, rubios e ingenuos como doncellas, destinados a defender la Patria.

Afirman los honorables de Copenhague que la eficiencia de los soldados, bisoños en el cumplimiento de sus deberes militares, no se puede lograr con palabrotas, amenazas y otros excesos verbales y aún de hechos, muy usados en todo el mundo por los militares de vieja escuela encargados de empavorecer el espíritu de los muchachos, que salen de sus hogares por primera vez, para incorporarse a la “mili”, donde, a modo de saludo, se les leen los más tremendos artículos del Código de Justicia Militar, en los que figuran, por un quítame allá esa guarda, más de tres penas de muerte.

Quizá convenga recordar que Dinamarca, al cabo de una vieja y larga historia de navegaciones, conquistas, colonizaciones y demás, se preciaba, últimamente, de ser el país europeo con el ejército más pequeño, pero con la más perfecta instrucción pública de toda Europa, y el más maravilloso sistema de Economía Cooperativista, lo cual le valió para que Hitler, en la última guerra mundial, entrase allí a saco, como Pedro entra por su casa.

Mientras tanto, será cosa digna de verse y de leerse el nuevo texto de leyes castrenses que patrocinan los diputados moralistas y conservadores del Parlamento. Habrá en él, sin duda alguna, indicaciones como éstas:

El Sargento: Me permito sugerirle, soldado Cristián, que cuide con más prolijidad el brillo de los botones de su uniforme. O:

El Teniente: Sargento Valdemar, creo estar autorizado para opinar acerca de la deficiente instrucción de los reclutas a su cargo. O si no:

El Capitán: A la vista del parte recibido por conducto regular, le ruego, teniente Olaf, que por el mismo conducto, pero de arriba abajo, se sirva usted comunicar a quién corresponda que la poca limpieza y menor cuidado del cuartel y de las caballerías merece una sanción disciplinaria, para quien resulte responsable de tal deficiencia, a tenor del artículo tanto, que define así las faltas y delitos por omisión: “Quien no hace lo que debe, hace lo que debe en aquello que no hace”.

Y con éstos o parecidos términos, de aprobarse en Dinamarca el proyecto en cuestión, tendrá su Ejército, en vez de un escueto y rudo Reglamento Militar, un hermoso tratado de Urbanidad y Cortesía.

Y, a lo mejor, sale ganando con el trueque.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de... 1949)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Institucións e Sociedades - Publicado o 27-12-2012 10:44
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal