A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

CONTRABANDO E CONTRABANDISTAS

Ante as noticias aparecidas na prensa da época (ano 1946) RSP manifesta a sua opinión sobre o contrabando e os contrabandistas...


18 de diciembre de 1946

CONTRABANDO


Por Ramón Suárez Picallo

El contrabando es industria fructífera en todos los pueblos con imaginación y con cierto espíritu rebelde contra ese ogro nefando que se llama el Fisco. Por eso son famosos los contrabandistas españoles. Los andaluces de Algeciras y de La Línea, se indignan cuando se habla de reincorporar Gibraltar a la soberanía española. ¿Qué sería de nuestra industria?, dicen consternados. Los vascos no olvidan que “Ramuntcho”, la bellísima novela de Pierre Loti, es una estupenda estampa de la vida fronteriza de su país, cuyos personajes son en su mayoría, insignes contrabandistas. Los mismos funcionarios del Estado, directores de instituciones encargadas de reprimir y evitar este delito, no se privan de convidar a sus amigos con cigarrillos y bebidas, que no recibieron el santo bautismo aduanero.

Y las damas empingorotadas y los futres elegantes para jerarquizar con cierta originalidad su vestimenta, suelen decir a sus amistades “es género de contrabando”. Esta nuestra América, que heredó de España sus virtudes y sus vicios, heredó asimismo su afición contrabandista. Aquí como allá para el común de las gentes, el contrabando, no pasa de ser un pecado venial, cuya penitencia consiste las más de las veces en la pérdida del “matute”, es decir, de los géneros contrabandeados. Eso sí, hay que tener cierto sentido del buen gusto y de la estética. Contrabandear un buey, unas ruedas de automóvil o unos sacos de lentejas, puede ser una abominación; pero unas piezas de seda, unas botellas de buen whisky o un lápiz legítimo, es ya otra cosa. Por eso, al leer la noticia dada de los diarios de ayer, sobre el último contrabando descubierto, tuvimos cierto escepticismo sobre el talento de los contrabandistas. Hay un lote de objetos de joyería falsa. ¿Joyas falsas? Para eso no es necesario meterse a contrabandista o, como dice el refrán: “para tal viaje no hace falta alforjas”.

De todos modos y por muy mal que les vaya aquí, peor les iría si estuvieran en Budapest, donde antes de ayer fueron condenados a morir en la horca, dos individuos que se dedicaban al contrabando. Lo cual indica lo atrasado que están las leyes penales de la vieja Hungría y la falta de imaginación de sus jueces.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de ...1946)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 18-12-2012 01:58
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal