A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

DÍA DO HOSPITAL (En Chile)

O día 3 de outubro de cada ano, os funcionarios hospitalarios chilenos, fan un alto no seu traballo diario para celebrar o “Día do Hospital”.
Esta fecha conmemora a fundación do primeiro hospital como tal en Chile, cando Pedro de Valdivia fundou en 1552 o Hospital de Nosa Señora do Socorro, hoxe coñecido como o Hospital San Juan de Dios, uno dos establecimientos de saúde máis antigos de Chile.
Non é o mesmo que hoxe se coñece, ubicado frente ao Parque Quinta Normal, se non que éste estaba na rúa Alameda, Santiago, ao leste da igrexa de San Francisco e no 1617, pasou a chamarse Hospital San Juan de Dios,e funcionou alí ata o ano 1943.
RSP escribe este artigo lembrando tal celebración.


3 de octubre de 1942

HOY ES EL DÍA DEL HOSPITAL


Por Ramón Suárez Picallo

Hoy es el Día del Hospital. Así lo acordaron las autoridades competentes en la materia, y, por ello, habrá festividades culturales y deportivas en todos los establecimientos hospitalarios, Clínicas, Sanatorios y demás. Es día de recordar afectuosamente, con afecto entrañable y cordial, al médico, al enfermo, al practicante, al mozo de limpieza; a cuantos dedican su esfuerzo cotidiano a mitigar, de un modo o de otro, el dolor del prójimo. Y los samaritanos y samaritanas de todos los tiempos y de todas las latitudes. Su Excelencia el Presidente de la República da el ejemplo. Dará con su presencia especial relieve a la celebración. De él para abajo, todos los demás, tenemos con los médicos y quienes les rodean, iguales deberes de gratitud, de respeto y de consideración. Y muchos más deberes quienes, alguna vez, con la carga de nuestro dolor a cuestas, llegamos un día y otro día a la puerta de nuestro doctor en busca de su auxilio. Nos lo prestó generoso y no pudimos pagarle la consulta y nos lo siguió prestando un día y otro día y cuántos días…
¡Nuestro doctor! En la búsqueda afanosa, en la topografía de la carne torturada, del punto enfermo se tropieza de pronto con un foco no previsto donde se acurruca una buena parte del mal; el alma, atacada de inexorable desesperanza. Y junto con sus instrumentos y sus compuestos y sus específicos con nombres raros y su jeringuilla de inyectar, administra otra imponderable medicina; la frase comprensiva, amable, cordial y optimista, junto con el consejo severo que casi nunca cumplimos. Y nos sentimos mejorados y olvidamos al doctor. Sólo por unos días. Porque cuando nosotros olvidamos el mal, el mal se encarga por sí mismo de recordarnos su presencia. Y volvemos al doctor y encontramos la frase otra vez y la medicina y todo lo otro y una sonrisa entre cínica y amable de quien está de vuelta.
¡Nuestro doctor! Recordémosle hoy fervorosa y cordialmente, en pago de las muchas veces que lo hemos olvidado, creyendo que nuestra salud no necesitaba más de su generosa sabiduría.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de... 1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Institucións e Sociedades - Publicado o 03-10-2012 10:51
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal