A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

INDEPENDENCIA NA INDIA

Foto (http://blog.lasociedadgeografica.com)

O Día da Independencia India e tamén de Paquistán (en hindi: स्वतंत्रता दिवस) se celebra o 15 de Agosto -desde hai 65 anos- para conmemorar a sua independencia do Imperio Británico e o seu nacemento como nacións soberanas aquel día de 1947(aínda que todavía existe conflicto entre ambas).
RSP publica, días despois, este artigo no xornal La Hora comentando o acontecemento...


18 de agosto de 1947

INDEPENDENCIA DE LA INDIA


Por Ramón Suárez Picallo

Con vivísimo y emocionado interés acabamos de leer las informaciones cablegráficas en que se da cuenta de la solemne proclamación de la Independencia de la India, dividida en dos poderosos Estados soberanos; el Hindostán propiamente dicho, que agrupa a los hindúes descendientes de los brahamanes y de Buda, discípulo de las viejas teogonías filosóficas, que florecieron en las riberas de Ganges; y el Pakistán, que eleva su jerarquía nacional bajo la sombra verde del estandarte del Profeta Mahoma.

Las dos nuevas entidades nacionales y jurídicas renacidas hace pocas horas, y cuyos gobernantes han jurado consagrarlas a la paz mundial y al progreso y bienestar de la Humanidad, pasan por lo menos momentáneamente sin menoscabo de su soberanía a formar parte de esa maravillosa simbiosis política de grandes pueblos que se llama Comunidad de Naciones Británicas. Y lo hacen así, no sólo por conveniencias comunes de orden económico, estratégico y de mutua seguridad, sino que también en buena parte como homenaje merecido a la vieja Metrópoli colonizadora, que después de tres siglos de denominación devuelve voluntariamente a sus colonos, mediante pacíficos acuerdos y el derecho de gobernarse por sí mismos. Aún cuando esa devolución implique desprender de la más poderosa Corona Real a Imperial, de nuestros tiempos, su más rico y precioso florón.

Por eso, a la vista del magno acontecimiento –uno de los más extraordinarios de todo nuestro siglo– no es del caso recordar ahora las áridas luchas entre colonizadores y colonizados; los primeros para imponer sus leyes y sus disciplinas en un hervoroso caos de castas, lenguas y religiones; y los segundos para recuperar su libertad y darles a aquellos pueblos órganos de soberanía y de gobierno propio. En la ruda contienda participaron guerreros, santos, apóstoles, sabios y poetas, ya en jornadas violentas o ya en simbólicas e inolvidables resistencias pasivas consistentes en extraer sal de las aguas del mar o en ayunar treinta días seguidos. Lo que no está demás es recordar algunas de las grandes figuras que fueron litigantes en el enconado pleito: Jinharajadas el Filósofo, heredero de la vieja sabiduría de los Shidartha; Rabindranath Tagore, uno de los más altos poetas de la Humanidad y de la figura físicamente escuálida, pero de ingente reciedumbre moral y espiritual de Mahatma Ghandi. Y los técnicos, los médicos y los misioneros ingleses que llevaron a aquel mundo de misterio, de leyenda y de riquezas de fábula, alientos nuevos de progreso de la civilización occidental, exaltados en su esfuerzo por la mágica pluma de Rudyard Kipling.

Es posible que desde su tumba proteste el gran Disraeli y todos los otros conservadores ingleses que en el mundo han sido y son todavía; pero, en cambio, “Kim”, el delicioso criado del Lama que buscaba la flecha perdida en un río, revivió con el acontecimiento que comentamos, sus mejores horas juveniles empapadas de generoso y noble optimismo. Y quizá, no le parezca mal el gran gesto de Inglaterra a aquella que fuera gran mujer y gran reina que ciñó en sus sienes de grandeza, en nombre de su Patria, la Corona Imperial de la India, hoy independiente.

Porque la forma como procedió el Gobierno de Londres, su correcta actitud y la generosa renuncia a semejante tesoro, basta para darle categoría histórica, no sólo a un gobierno con especial significación política sino que a toda una gran Nación que hace posible a tales gobernantes. Por eso en el espíritu de los hombres de nuestra generación, que hemos asistido, aunque fuera desde lejos, al proceso del llamado problema de la India, en lucha por su libertad, las nobles palabras del Rey de Inglaterra y las de su representante Lord Mountbatten, declinando sus poderes ante los nuevos Estados, han sonado con ecos de un extraordinario mensaje y nos parece digna de figurar en las mejores antologías políticas de nuestro tiempo.

¡Ojalá que en la parte que ellas tienen de incitación a la paz, al trabajo, a la amistad y al progreso, sean escuchadas y atendidas por quienes tienen sobre sí la tremenda responsabilidad de hacer buen uso de la libertad, tanto tiempo anhelada y recién conquistada.

Mientras tanto, todos los hombres libres del mundo, desde los cuatro puntos cardinales, saludamos el venturoso acontecimiento por el cual 389 millones de seres humanos –algo así como una quinta parte de todo el género humano– se incorporan llenos de fe y de esperanza a la altísima jerarquía de soberanos en el concierto de las Naciones Libres del Orbe.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 18-08-2012 00:44
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal