A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

BUSCANDO A LIBERACIÓN DE ROMA (2ª GUERRA)
RSP comenta o avance aliado co fin de liberar Roma ainda que eso supón destrucción,e moito sangue, co desexo que tales feitos sucedan por última vez...


26 de mayo de 1944

HACIA ROMA


Por Ramón Suárez Picallo

Prosigue, con celeridad y eficiencia impresionante, la gran ofensiva aliada en Italia. Las noticias de ella, están llenas de nombres ilustres, de secular resonancia en la historia y en la toponimia de la cultura greco–latina. La Vía Appia, el Rubicón, los Pantanos Pontinos y Aquino, la tierra natal del doctor Tomás; y, a la cabecera de la tensión universal, Roma, el inmediato objetivo político y moral, para la decapitación de la Italia fascista, y el necesario resuello antes de nuevos avances, en busca del gran lobo en su cubil.

Sabemos que el avance aliado no es un paseo militar, y sabemos por lo tanto, que su paso, a sangre, a hierro y fuego, por aquellas tierras bellas y próceres de Italia, tiene que dejar su huella de destrucción; quienes hemos recreado nuestros ojos en aquellos paisajes, sentimos en la carne del corazón, el dolor y la angustia que agobia hoy a todos los italianos, nativos de allí, que ven asolada la heredad sagrada. Y unimos nuestra maldición a su maldición, para increpar a quienes son responsables de la tremenda desventura; a quienes sacaron a Italia de sus cauces históricos, de su tradición latina y de su índole de pueblo culto –creador de cultura– para sumarla a la aventura teutona, de agredir al mundo y a la civilización, en defensa de regímenes, extraños y opuestos a la inmortal mentalidad italiana y a su jerarquía espiritual en el mundo.

Mientras tanto, la guerra es la guerra; y para ponerle remate a la guerra y a quienes la provocan estúpidamente, es necesario el gran sacrificio en vidas y en bienes, en tesoros de artes y en tierras ubérrimas, cubiertas de sembrados en flor, por los caminos que conducen a Roma; por aquellos viejos caminos, poblados otrora de peregrinos del Arte y de la Fe, en busca de la gracia de la Ciudad Eterna. Pero, junto con la muerte, discurre hoy por ello la esperanza y el deseo y los votos, de que sea la última vez que avanzan por ellos ejércitos en pie de guerra rumbo hacia Roma; porque Roma habrá dejado de ser en el futuro la capital de un Estado agresor, para retornar a su verdadera significación, de cuna y de matriz de la civilización latina, junto con aquella otra que el gran poeta granadino le asignaba, cuando mandaba a ella a sus dos peregrinitos enamorados.

“Hacia Roma caminan
dos peregrinos;
a que los case el Papa
porque son primos...”.

En los últimos tiempos, los caminos de Roma para el mundo, no fueron caminos de bendición, de cultura y de arte; lo fueron por el contrario, de execración y de muerte, por la tierra, por el mar y por el aire; Abisinia, España, Albania, Grecia y Francia, entre otras naciones, sintieron acercarse por ellos la traición y la desventura, la guerra injusta y la sombra de la tiranía. Y, por esos mismos caminos con inversa trayectoria, recibe hoy la mala Roma fascista, lo que ella mandó al mundo: ejércitos en pie de guerra. Ejércitos que no van a someter cuerpos y almas, ni a destruir vidas y bienes; sino que van a libertar y a restaurar a Roma, y a devolverle su auténtica fisonomía espiritual y moral, y su índole de ciudad respetada y venerada como patrimonio del mundo y capital de la Italia verdadera. Mas, aún así, no son gratos tales viajeros, porque son la guerra. A pesar de ello y por ello mismo deseamos que estos ejércitos lleguen cuanto antes, y alcen en la urbe bimilenaria sus banderas de libertad, y su invitación a los peregrinos del mundo entero, para que vayan a visitarla, a admirarla y a reverenciarla.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de ... 1944)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda Guerra Mundial (Italia) - Publicado o 26-05-2012 03:36
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal