A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

Sobre o xornal LA PRENSA de BUENOS AIRES (1944)

Ante a suspensión -por orden gobernativa durante o mandato de Edelmiro Farrel- do diario bonaerense La Prensa ,RSP escribe, dende Chile onde está exiliado, este artigo de aopio sumándosde á inciativa proposta polo outro gran diario arxentino La Nación...


28 de abril de 1944

“LA PRENSA” DE BUENOS AIRES


Por Ramón Suárez Picallo

Quizá por vez primera, en los 75 años que lleva de vida ha sido suspendida por cinco días, la publicación del diario “La Prensa”, de Buenos Aires. El gran diario argentino, que fundaron los Paz, es el primero del idioma castellano, y posiblemente el tercero de todo el mundo, por su tiraje, su perfección técnica, sus servicios informativos, sus colaboraciones científicas y literarias, y la influencia cultural y espiritual que ejerce, no sólo en su país, sino que en todo el continente americano.

Por el consenso unánime de la opinión pública, sobre la que ejerció durante tres cuartos de siglo su alto y cotidiano ministerio, “La Prensa”, es una venerable institución argentina, igual en categoría a cualquiera de la otras que sirven de base a la vida política, social, cultural y económica de la nación vecina; quizá con más fuerza moral aunque las otras, por su diario contacto con su pensamiento nacional, en función de esclarecerlo y de orientarlo por los más claros caminos de progreso, de orden y de cultura, dentro de una línea invariable de austera veracidad, y de libertad mental, difíciles de hallar en estos tiempos de pasión y de interés en lucha a muerte, llevada hasta los sitios más sagrados en la vida de las naciones.

De ahí que su suspensión –aunque sea temporal– dispuesta por un decreto gubernativo, haya conmovido profundamente a las democracias americanas, que conocen la orientación del gran colega y son capaces de penetrar en el significado que tiene la medida adoptada contra él, como un acto de fuerza, contrario a la emisión del pensamiento de un pueblo, devoto de las garantías y libertades inherentes al progreso, a la Democracia y a la Civilización.

Y la medida resulta más impresionante, si se tiene en cuenta que con “La Prensa”, no puede rezar el estribillo, tan socorrido para justificar medidas arbitrarias de que sea un periódico de izquierda, comunizante, enemigo del orden, de la fe tradicional, de la patria o de la propiedad privada. “La Prensa” es un diario conservador, católico ortodoxo, y absolutamente nacional, en el más limpio de los sentidos. Sus informaciones nacionales e internacionales, los comentarios de sus editorialistas, y hasta la selección de sus colaboradores habituales de todo el mundo, han respondido siempre, a una orientación inspirada en aquellas tendencias y en aquellos principios.

Eso sí, “La Prensa”, ha sido intransigente y vertical, en la defensa de las leyes, la Constitución y las garantías democráticas colectivas individuales, de ellas dimanadas. En la defensa del orden jurídico argentino, ya fuese él atacado desde la izquierda o desde la derecha extrema, en nombre de lo que fuese, no transigió con nadie, ni se desvió ni un milímetro de su trayectoria. Su autoridad, indiscutida e indiscutible, proviene, en buena parte, de esa consecuente lealtad a una línea de conducta, invariable frente a todas las circunstancias, ya le fuesen éstas favorables o ya le fuesen adversas.

Por lo demás, no es posible hablar de la aportación del gran diario de la Avenida de Mayo de Buenos Aires, a la formación de la Argentina de nuestros días, sin dedicarle al tema varios volúmenes, desde sus avisos económicos, donde millones de trabajadores hallaron empleo y donde miles de industriales y comerciantes buscaron sus obreros, hasta sus informaciones y comentarios, económicos y financieros de todo el mundo hechos por técnicos; desde tener al día el pensamiento político, jurídico y social de todo el globo terráqueo, hasta la noticia de las tierras más remotas; desde sus colaboradores sobre Arte y Ciencia y Literatura, representativos de las más variadas escuelas contemporáneas, hasta su pulcritud –tradicional ya– en el bien escribir el idioma castellano, “La Prensa” es más que un gran diario, una altísima cátedra de Cultura, tan importante en Buenos Aires, como el Ministerio de Instrucción Pública o la propia Universidad. Por eso, aún cuando su pensamiento chocó, alguna vez, con altos intereses, con gobernantes o con prácticas establecidas arbitrariamente, a las largas o a las cortas, se impuso lo justo, porque era lo permanente, mientras de lo otro no queda ni el recuerdo.

Y, por eso, también, al ser conocida la sanción que acaba de recaer en contra de “La Prensa” surge en Buenos Aires, la idea de tributarle un grandioso homenaje nacional, patrocinado por “la Nación”, el otro gran diario continental que le sigue en importancia y en tradición en el periodismo argentino y continental.

En la noticia que se da cuenta de la suspensión obligada, por cinco días, del diario “La Prensa”, se insinúa la posibilidad de que sus directores dispongan voluntariamente, la no salida del diario por mucho más tiempo. De ser esto cierto quienes sancionaron a “La Prensa” tendrán inmediatamente, que volver sobre sus pasos. Porque Buenos Aires y aún el resto de la Argentina sin el tradicional diario matutino en sus calles, daría una sensación de “falta” y de “vacío” mucho mayor y más desolada, que, si de pronto, se quedase sin nadie dentro, la propia Casa Rosada.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de... 1944)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Institucións e Sociedades - Publicado o 28-04-2012 12:01
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal