A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

ELOXIO AOS CARABINEIROS CHILENOS
O Corpo de Carabineiros de Chile creouse no ano 1927. Polo tanto hoxe celebran os 85 anos. RSP adicoulle este eloxioso artigo no ano 1950 cando celebraba o XXIII aniversario.
Como curiosidade cita a atención que espertou en Blanco Amor o servicio que dito Corpo estaba a prestar cando visitou Chile...


27 de abril de 1950

EL CUERPO DE CARABINEROS


Por Ramón Suárez Picallo

Hoy celebra su XXIII aniversario el Benemérito Cuerpo de Carabineros de Chile, la magnífica, heroica, paciente y abnegada Institución encargada de mantener, arma al brazo, el orden público y de defender las vidas y los bienes de todos los ciudadanos y habitantes de la República.

La efemérides será evocada en todo el país, y especialmente festejada en los propios organismos que integran la entidad, con su magnífica Escuela a la cabeza. Pero detrás de esas celebraciones debe de hacer sentir toda la ciudadanía honorable su emoción cálida, su gratitud rendida y su admiración sin condiciones al más perfecto, culto y eficiente cuerpo policial armado de toda la América del Sur, y aún de muchos países de otros Continentes, especialmente, teniendo en cuenta que, mientras que en estos últimos tiempos la delincuencia, el desquicio moral, la tendencia al desorden mismo han subido por el rápido y veloz ascensor, los recursos técnicos, económicos y casta legales de los carabineros –encargados de contener su avance- apenas su subieron a pie por una muy alta y empinada escalera.

Los chilenos, quizás, por un viejo ancestro español, anarquista y anarquizante, enemigo de cualquier autoridad como principio, no puedan apreciar en todo su cabal valer y sentido el tener un cuerpo de policía tan admirable como lo es, en todos los ordenes, el de sus Carabineros. Y de ahí lo de llamarles “pacos” con cierto aire humorístico, que no se sabe a ciencia cierta si es elogio o menosprecio. Otra herencia andaluza de origen gitano, trasplantada aquí sin mayor ton ni son, en recuerdo de la Guardia Civil Española, de los llamados cosacos de la Argentina y de otros policías rudos y autoritarios, que con razón o sin ella imponen sus órdenes al ciudadano común.

Pero el forastero más o menos culto, que ha recorrido otros países y otros Continentes, y que alguna vez tuvo que habérselas con sus policías, desde los que hurgaban en sus maletas en la Aduana, hasta los que pedían los “papeles” a la vuela de cada esquina, no puede menos de admirarse de la singular finura, la amable cortesía y la eficiencia y el fino instinto de la hombría de bien de esos cachazudos, serviciales y bondadosos “pacos” de Chile. Y ellos –los forasteros inteligentes– saben, a poco de estar aquí, que los niños perdidos y los animales bohemios y sin hogar fijo –que rara vez se equivocan en sus juicios estimativos- se arriman al carabinero sabiendo que tienen en él a un protector; mientras que el truhán, el delincuente y el sujeto de mal vivir, se le apartan como se aparta el Diablo de la Cruz y del agua bendita.

Y sabe, además, el viajero curioso, que no resbala sobre los paisajes físicos y espirituales que contempla, sino que penetra decididamente en ellos, que los políticos del mundo, que gozan de tal confianza y de tal autoridad, pueden contarse por los dedos de una mano, esperando algunos dedos; los de Londres, los de Nueva York, la Real Policía Montada del Canadá y de Carabineros de Chile. Después pare usted de contar.

Mientras tanto, aún quedan que mentar otros méritos suyos. Su maravillosa banda de música –nosotros no quisimos nunca llamarle Orfeón por lo impropio del término– ha sido y es con sus conciertos populares, un eficacísimo instrumento de cultura y estética del pueblo chileno, siguiendo la vieja leyenda de Orfeo. Y ese otro prodigio de gracia, de destreza y de riesgo, que es el incomparable “Cuadro Verde”, en el que hombre, tierra y caballo forman una entidad consubstancial en forma indivisible, renovando viejos y gloriosos mitos de la Caballería. ¡Y por algo será que los jinetes del Cuerpo de Carabineros de Chile, cuando se van en plan de competencia a cabalgar por esos mundos de Dios, arramplan siempre con los mejores premios!

Y más aún. Un viejo amigo nuestro, gran poeta, novelista y “croniqueur” español –Eduardo Blanco Amor– a las pocas horas de llegar a Santiago, hace ahora un año y medio, nos preguntaba, asombrado ante un carabinero que dirigía el tránsito en el cruce más concurrido de la ciudad: ¿Pero quién es ese personaje vestido de verde, que parece por su gesto, su elegancia y su gracia el director del un gran ballet? Tuvimos que contestarle que era un carabinero. Simplemente un agente de policía. El escritor tomó buena nota de eso y prendado del gesto, de la sonrisa y de la invitación amable, a cruzar sin peligro la calzada, acaba de comunicarnos que en su libro “Chile a la vista” –de próxima aparición- le dedica un capítulo al policía que parece un director de ballet, manejando, en vez de batuta, un simple tolete .

Pues bien; decíamos denantes que la efemérides de hoy tendrá su mayor resonancia en la Escuela del benemérito Cuerpo, que tiene su sede en la Avenida Antonio Varas. Y es muy natural que así sea, ya que, de acuerdo con el viejo dicho que reza: “Por el fruto los conocerás”, aquella casa, recinto policial y militar, es, a la vez, uno de los más finos centros de cultura castrense, literaria, histórica y hasta jurídica de Chile, donde los hombres de armas, ciencias, artes y letras, tuvieron siempre cordial acogida, bajo la tuición superior y cordialisima del señor Coronel don Juvenal Garrido –que fue hasta hace pocas horas su ilustre Director– rodeado de un selecto grupo de profesores, oficiales y de intelectuales amigos, y a quien hoy con motivo de su ascenso y remoción, queremos tributar nuestro respetuoso homenaje de afecto y de simpatía.

Y con él, vaya nuestra admiración razonada, al noble Cuerpo del uniforme verde, que honra a Chile, por su heroísmo, su abnegación, su honestidad y su cultura a todo lo ancho y a todo lo largo de la República.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile tal día como hoxe pero de ...1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 27-04-2012 01:29
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal