A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

SOBRE O MÉDICO EDUARDO ALFONSO HERNÁN
Eduardo Alfonso y Hernán (1894-1986)médico naturista, teosófico, escritor, conferenciante e músico.Fundou en 1928, con Mario Roso de Luna ,a Schola Philosophicae Initiationis, organización filosófico-iniciática de corte teosófico. En 1931 morre Mario Roso, e Eduardo Alfonso sería a cabeza visible da Escola. Ao finalizar a Guerra Civil, Eduardo Alfonso foi xulgado según a "Lei para a Represión da Masonería e o Comunismo" e condenado a varios anos de prisión no cárcere de Burgos, desde 1942 a 1948. Despois, Alfonso se exiliou en Latinoamérica durante 19 anos,ata 1966, que regresou a España.No seu libro Mis Recuerdos (páx 169),e que se pode consultar ao pé, di o seguinte:
"Después de año y medio en Chile, hospedado en casa de mis dos grandes amigos César Vázquez Ambrós -a quen cita RSP no artigo- y Francisco Rovira (que fue un tiempo secretario de Krishnamurti, por su dominio del inglés), marché a la Argentina, donde ya no hubo dificultades económicas porque me pagaban las conferencias expléndidamente..."


25 de abril de 1950

LA MÚSICA Y SUS GENIOS


Por Ramón Suárez Picallo

Una importante radioemisora chilena anuncia en “La Hora” una serie de charlas del doctor Eduardo Alfonso y Hernán, eminente sabio español llegado a Chile hace ahora unos dos años, sobre el muy sugestivo tema: “La música y sus genios”.

He aquí una buena manera de dignificar ese maravilloso instrumento de cultura etérea, que puede ser la radio, si se le dedica a divulgaciones de tal naturaleza, destinadas a elevar el nivel ético, estético y artístico del pueblo, hablándole de artes y de ciencias, de sus orígenes y de su significado en la historia de los hombres y de los pueblos más civilizados del orbe. Hecho especialmente digno de subrayarse y destacarse aquí, donde la vulgaridad, el mal gusto, los ruidos molestos y los gritos estridentes; el idioma estropeado y las peores pasiones ocupan las principales espacios de la radio manía, que se convirtió, virtud de la codicia, en el opio del pueblo; un opio que ni siquiera tiene el encanto de los sueños y de los ensueños de la famosa droga adormidera y oriental.


EL DOCTOR EDUARDO ALFONSO

Y dicho, lo que dicho queda, a modo de censura y diatriba, contra las emisoras que atormentan en forma absesionante nuestros días y nuestras noches, con “slogans” de pésimo gusto; con tangos decadentes, llorones y gangosos y con radioteatralizaciónes que echan a perder el más elemental gusto artístico, hablemos del doctor Eduardo Alfonso, que en estos próximos días hablará por radio de la música y de sus genios; recordando, de paso, que fue “La Hora”, el primer diario de Chile que lo dio a conocer a los pocos días de su legada aquí. Porque bajo el mismo techo y sentados en la misma mesa, en un hogar hospitalario por español, presididos por una amistad común, henos vivido y convivido días, semanas y meses con el ilustre huésped.

Don Eduardo Alfonso es doctor en Medicina de la Universidad de Madrid; pero -cosa muy frecuente entre españoles– cree muy poco en la ciencia medica que estudio con gran aprovechamiento, y de médico alópata se convirtió en fisiátra, naturista, vegetariano, teósofo y otras cosas por el estilo, a pesar de lo cual la Asociación de la Prensa de Madrid lo nombro su médico principal.

Eran los tiempos de la gloriosa “cacharrería” del gran Ateneo, que frecuentaban Unamuno, Salvador Sellés, Rosso de Luna, Valle Inclán, Pío Baroja, Azorín y otros, en una tertulia a la que asistían los que a la sazón eran aprendices de literatos –entre ellos Cesáreo Vázquez Ambros, en cuya casa pasó el doctor Alfonso sus primeros días y meses de Chile, bajo la protección maravillosa y la dictadura gastronómica de nostrama común, doña Paquita, que mientras nos daba a nosotros suculentos estofados y hacía el fuentes de papas y ensaladas vegetales.

Eran entonces, en España, tomas palpitantes las doctrinas ocultistas y milenarias del Oriente remoto y misterioso. Y mientras los citados comentarios del doctor Alfonso, pontífice sobre los libros de Annie y de Jinarajadosa, y sobre la índole mesiásica o no de Krishnamurti, él se marcho al Oriente a ver de lo que se trataba. Estuvo en la India y en el Egipto, de donde trajo una rica documentación, entre las que se cuenta el primer Diccionario Jeroglífico-Castellano, duplicado en el mundo y del que habló aquí en Chile, en conferencias.


LA MÚSICA COMO LENGUAJE DEL ALMA

Mientras tanto, el doctor, Alfonso traía entre manos el estudio de otro tema: La música como lenguaje del alma, y para estudiarlo a fondo, recorrió todos los países musicales de Europa y vivió en los pueblos, palacios y casas donde los grandes maestros compusieron sus obras principales. Entre otros la residencia bávara de Ricardo Wagner de cuya obra es el doctor Alfonso el más documentado glosador de todos los tiempos y países.


(Artigo publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile tal día como hoxe ... pero de 1950)
Consultar o libro MIS RECUERDOS
Sobre Eduardo Alfonso Hernán
Comentarios (1) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 25-04-2012 11:36
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
1 Comentario(s)
1 No encontré persona con sus cualidades. Comentar mas se#blgtk08#ría escribir un tomo de tantas paginas como el Quijote.
Comentario por juan (19-01-2017 18:21)
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal