A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

O PURGATORIO

Visión crítica de RSP sobre como entenden moitos católicos a existencia e misión de O Purgatorio en 1947.


30 de noviembre de 1947

EL PURGATORIO


Por Ramón Suárez Picallo

-“Hermano, las cosas van muy mal para nuestra Santa Madre. La impiedad cunde en forma tal, que ya casi nadie se dedica, con su óbolo y con sus oraciones a sacar ánimas del Purgatorio. Lo sé, porque en mi Iglesia las boetas y los cepillos, después de recorrer varias veces por delante de los feligreses, vuelven a la sacristías tan vacías como fueron, o con unas monedas míseras, que no alcanzan para sacar ni un cuarto de ánima. Y eso que tenemos buen cuidado en pintar cada tanto el consabido cuadrito con las pobres animitas envueltas en llamas. Pero ni con esas, hermano”.

Así expresaba su pesadumbre cierto sacerdote rural, ingenuo y bondadoso, hondamente preocupado por el sufrimiento de las almas que, antes de entrar en la gloria, tienen que estar algún tiempo redimiéndose de sus pecados en ese pavoroso punto de tránsito que se llama Purgatorio. Le decía su queja a otro compañero muy anciano, privado por su mucha edad del ejercicio de su ministerio, que mataba sus ocios dándose a toda clase de lecturas que lo volvieron un tántico volteriano y otro poco heterodoxo. El viejo cura leído y algo escéptico, redarguyó:

-“Concedo en parte que la fe no crece; pero no creo que el abandono en que van cayendo las ánimas benditas deba considerarse como una crisis general de la Religión. Lo que ocurre es que el Purgatorio y sus llamitas como elemento de exaltación de la piedad humana, está ya muy gastado.

Al fin y al cabo los que están en él, por mal que lo pasen saben que saldrán algún día de allí para gozar de la ventura eterna. En cambio, hay otras almas más miserables, sin esperanza, las que están en el infierno, cuya redención despertaría gran interés. Fíjese que son almas pudientes, con familiares ricos y en general piadosísimos. ¡Lo que no darían por sacar almas del infierno con la esperanza de que alguien, después, se ocupe de sacar la suya! Habrá que ver el modo de hacerle una puerta de salida al infierno, aunque sea pequeña. Sería una buena manera de compensar la indiferencia que hoy rodea al Purgatorio y a sus habitantes. Cavile en esto hermano como lo estoy haciendo yo.”

El diálogo quedó ahí para no pasar a teologías mayores. Los dos sacerdotes tenían razón. Las ánimas del Purgatorio, así colectivamente, están cada día más abandonadas. Aquella vieja plegaria –“Que Dios las saque de penas y las lleve a descansar”- que se decía mientras se echaban unas monedas en el cepillo, ya no se escucha: ni la oración, ni las monedas. Cuando más alguien pide por ánima determinada de un familiar, de un amigo o de un benefactor; pero, son poquísimos los que piden por todas en conjunto, conocidas y desconocidas.


UNA INICIATIVA MALOGRADA

Pero nunca faltan personas altruistas dispuestas a toda clase de generosidades a favor de las ánimas, que suplen la indiferencia en que se las tiene abandonadas. Ahí están doña Teresa Cancino y doña Andrea Vargas, amigas insignes de los habitantes del Purgatorio. En efecto, con propósitos y fines tan nobles, fundaron una Sociedad Protectora, de la que eran entre las dos, la presidencia, la secretaria y toda la lista de asociados. Y, en el nombre y representación de entidad tan piadosa y benéfica, se lanzaron las dos damas por esas calles de Dios, en busca del óbolo público destinado, según ellas, a rescatar almas del Purgatorio, premunidas de un cepillo, boeta o caja, pintada por sus cuatro lados con las estampas más conmovedoras de la cromolitografía purgatorial, que, dicho sea de paso, es muy copiosa y muy mala.

Comentarios (0) - Categoría: RSP-Relixión - Publicado o 30-11-2011 02:16
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal