A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

MAX PLANK E OS CUANTOS

Amplo artigo sobre os avances científicos como o radar que teñen o seu fundamento na teoría dos "cuantos" de Plank ao que adica a maior parte do comentario...


13 de septiembre de 1943

CIENCIA Y COMENTARIO


Por SET-UP (Ramón Suárez Picallo)

Las investigaciones y teorías científicas se realizan o formulan al margen del conocer popular. De vez en cuando una novedad científica rompe al cerco de lo abstracto y penetra en el comentario público. Así sucedió hace años con “el rayo de Marconi” y hace semanas con el “radar”. El tema apasiona durante mucho tiempo y viene a ser el desquite del comentarista tipo medio, a la excesiva pero necesaria sequedad y estrictez del pensamiento científico: No hay nadie que deje de opinar ahora sobre el “radar”. Los escasos datos que se conocen se complementan con la imaginación y además con las disquisiciones de algunas revistas de magazine.

Estos avances científicos, puestos de moda a raíz de la guerra, son conquistas pacientes y antiguas de la Física Moderna. Y precisando aún más son aplicaciones o derivaciones de la teoría de los “cuantos ”, hoy por hoy, dueña y señora de esta rama del saber. El autor de esta teoría fue Max Plank. En un libro ágilmente redactado, “¿dónde va la Ciencia?”, relata Plank el progreso de la Física durante cincuenta años, hasta el advenimiento de los cuantos. Prologa el libro, Alberto Einstein, el creador de la teoría de la relatividad. Uno de sus continuadores, el Duque de Broglie, estudia detalladamente la formulación teórica de Plank, en su obra, “La Física Nueva y los Cuantos”. En la introducción dice Broglie que durante veinte años lo apasionó la teoría de los “cuantos” y que al término de su investigación debe reconocer que muy poco ha avanzado en empresa de tan vastas proyecciones. Pero no nos desalentemos…


MAX PLANK

James Murphy, otro físico de renombre mundial, habla de Plank así:

“Un día del mes de junio de 1932 hice una visita a Albert Einstein en su casa veraniega de Caputh, situada a veinticinco kilómetros al oeste de Berlín. Despué del té, en larga sobremesa, se discutió acerca de multitud de temas, desde las probabilidades de los diversos partidos políticos en las próximas elecciones, hasta las probabilidades del descubrimiento decisivo de alguna simple fórmula para la unificación de todas las leyes físicas. La casa construida sobre una ladera, abría sus ventanas sobre un hermoso lago, y en el piso superior se extendía una galería comparable a la espaciosa plataforma de un observatorio astronómico. Allí se hallaba un telescopio con el que Einstein se divertía contemplando las estrellas. Cuando el crepúsculo, y el brillante resplandor solar, que durante todo el día reflejó sobre el lago, se trocó en una suave claridad, paseamos por la galería para observar la puesta del sol y hacer tiempo hasta que estuviese preparada la cena. Dentro de la casa, la crisis política había sido el tema principal de la conversación; pero, allí en medio de la armonía natural del lago, del bosque y del crepúsculo surgieron problemas más elevados. El nombre de Max Plank se pronunció en nuestra charla y con él surgieron los diversos problemas filosóficos a que la teoría de los cuantos ha dado lugar. Creo que llegamos a la conclusión de que aunque la teoría de la relatividad ha apresado el interés del mundo, la teoría de los cuantos ha sido una fuerza más fundamental para provocar la revolución del pensamiento científico”.

Plank nació en Kiel en 1858. Su padre, profesor de Derecho, fue uno de los redactores del Código Civil Prusiano. A los 17 años entró a la Universidad de Munich a estudiar Física. A los 21 años, se graduó de doctor en Física. Seis años después era profesor de Física en la Universidad de Munich. A los 33 años ya desempeñaba la cátedra en la Universidad de Berlín. En 1919 recibía el Premio Nóbel de Física y en 1930 fue elegido presidente de la Academia de Ciencias de Alemania.


LOS CUANTOS

Es imposible resumir una teoría física, sin explicar sus antecedentes. Según los expositores de los “cuantos”, es preciso previamente hablar de todos los ensayos realizados desde fines del siglo pasado para resolver “el enigma espectroscópico de la radiación del calor”. No nos asustemos todavía. El espectro solar es el resultado de la descomposición de la luz blanca cuando ésta atraviesa un prisma y así se produce un espectro de bandas coloreadas que se extiende sobre la pantalla en una gradación continua desde el rojo al violeta. Newton se preocupó del problema y en su análisis llegó a la investigación de la naturaleza de la luz. Más tarde, Herschel demostró que el espectro solar no se limita a la parte visible desde el rojo al violeta, sino que también había rayos infrarrojos. Colocando un termómetro en los colores sucesivos descubrió que el calor estaba distribuido desigualmente en el espectro solar y que era mayor en la zona por debajo del rojo. Esta desigualdad no se había notado antes. Además, la experiencia prueba que un cuerpo moderadamente calentado desprende una invisible radiación. La frecuencia de las ondas es demasiado baja para actuar sobre el ojo. Cuando la temperatura aumenta gradualmente –un trozo de hierro– podría esperarse que los rayos violetas fuesen los primeros percibidos por el ojo, ya que poseen el mínimo de longitud de onda. No ocurre así. La luz es al principio rojo suave, luego rojo brillante y finalmente, blanca. El problema es saber como cambia la intensidad de los rayos de diferente frecuencia al ascender la temperatura. A esto se llama problema de la distribución espectral de la radiación para las diferentes temperaturas. A él dedicó Plank 20 años de estudios.

Los resultados de su investigación los dio a conocer a la Sociedad Alemana de Física, en 1900. El descubrimiento sensacional era en síntesis el siguiente: la existencia de una función universal que debe depender exclusivamente de la temperatura y de la longitud de onda; pero, en modo alguno de las propiedades de las substancias. Su descubrimiento establecía nuevas relaciones entre energía y temperatura y en consecuencia en la Física molecular.

El experimento de Plank –según Murphy– consistía en calentar hasta la incandescencia un cuerpo hueco, dejando salir un rayo de radiación a través de una pequeña abertura, rayo que luego analiza en el espectroscopio. Así encontró que la energía radiante no es energía continua y es emitida en cantidades integrales o “cuantos” susceptibles de expresarse en números integrales. Avancemos con un poco de audacia: Plank fijó el valor de esa constante. Ninguna radiación puede ser emitida a no ser que se trate de esa cantidad o de un múltiplo integral de ella. Esto supuso una revolución en la Física y en la estructura íntima de los átomos. Después de formulada, Einstein la aplicó a la constitución de la luz y demostró que, igual que la radiación del calor, es emitida por “cuantos” o “paquetes de luz”. Todos los aspectos de la Física empezaron a “cuantizarse”.

La teoría de la causalidad se estremeció y la filosofía contemporánea tuvo que adaptarse a esta revolución física. El átomo ya fue distinto, igual al electrón, el protón o el fotón. Una de sus múltiples aplicaciones es el “radar”. Él átomo es conocido y pertenece al comentario común. Tratemos de conversar en delante sobre los cuantos…

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal dia como hoxe de... 1943)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 13-09-2011 00:53
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal