A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

JOE LOUIS e os famosos
Xa nos anos 50, RSP escribía como a vida dos famosos, sexan deportistas -como o caso que comenta do boxeador Joe Louis- ou artistas, está a ter moitísima maior relevancia que a de científicos ou benefactores da humanidade. Signo dos tempos?
Sesenta anos despois, os feitos repítense...


30 de mayo del 50
La Feria del Mundo

LA VIDA DE JOE LOUIS


Por Pick–Up (Ramón Suárez Picallo)

En las más vistosas paredes de esta ciudad de Santiago del Nuevo Extremo, donde hasta hace pocos días lucían retratos, caricaturas, promesas, dichos y programas de centenares de candidatos a regidores, hay ahora el anuncio de un libro de próxima aparición: “Mi vida”, del gran boxeador norteamericano de color oscuro, Joe Louis.

No tenemos ninguna particular antipatía por el popular campeón; antes al contrario, su origen modesto, su raza y color –handicap en contra para su carrera– y hasta su apacibilidad de buen padre y hermano de familia fuera del ring, nos lo hacen simpático, aunque su profesión no nos parezca de las llamadas útiles.

Pero de esto a que su vida sea objeto de publicidad mundial, anunciándola en un libro escrito por él mismo, nos parece un exceso de inmodestia. Cierto es que el volumen autobiográfico tendrá el escaso precio de diez pesos, cantidad muy módica en estos tiempos para su libro que, seguramente, tendrá muchos miles de lectores. Mientras tanto, ¿cuántas veces ha visto el transeúnte culto anunciando en las paredes de la ciudad un libro sobre la vida de un gran benefactor de la Humanidad, de un hombre ilustre, chileno o extranjero? En los propios Estados Unidos, Tomás Alva Edison, uno de los mayores genios de nuestro tiempo, en el caso de vivir hoy, lo pensaría mucho, antes de publicar su vida, viéndola anunciada en carteles públicos; ni lo haría Benjamín Franklin, y mucho menos Abraham Lincoln.

Ni tampoco el sapiente e ilustre doctos inglés Fleming, negado sistemáticamente a todo género de propaganda y publicidades; el insigne descubridor de la Penicilina, que ha salvado ya millones de vidas, se negó siempre a cuanto significase mercantilizar su descubrimiento, a tal punto que antes de ser consagrado con el Premio Novel, no había percibido un solo chelín por su prodigioso trabajo.

¿Signo de los tiempos? Sí, signo de los tiempos; y así andan ellos. Pero no es caso de nombrarse mucho, porque el trastrueque de jerarquías y valores, especialmente entre sabios y deportistas, no es cosa de ahora ni de esta ciudad. Viene de hace mucho tiempo y de todas partes; incluso de París, la Ciudad Luz. Véase:

Un ilustre médico chileno, fue un día atrapado entre una enorme multitud enfervorizada, que cubría todos los andenes de su principal estación ferroviaria, aplaudiendo hasta romperse las manos, y aclamando hasta desgañitarse, a un robusto viajero: era el gran boxeador Carpentier. La multitud siguió al púgil, llevado en volandas por calles y bulevares, mientras nuestro viajero chileno se quedaba en la estación esperando su tren.

Y ya pasada la baraúnda y la batahola, vio que del mismo tren de donde descendiera el ídolo aclamado, una anciana señora, apoyada sobre un bastón, hacía grandes esfuerzos para bajar. El caballero le dio la mano y la ayudo. Y quedó anonadado de emoción –y de indignación– cuando descubrió que la dama, a quien nadie miraba ni ayudaba a descender del tren, era Madame Curie, la abnegada, la insigne, la gloriosa descubridora del rádium, único paliativo existente aún hoy para combatir el cáncer.

La anécdota, contada por una distinguida dama chilena, al final de una hermosa conferencia de Carlos Sander, a modo de reproche, por la frivolidad contemporánea, nos hace recordar, que hay editada también una preciosa vida de Madame Curie, escrita por su hija Eva. ¿Cuántos ejemplares de ella se han vendido? Apostamos doble contra sencillo a que ni una centésima parte de los que se venderán de la vida de Joe Louis, escrita por él mismo a puñetazo limpio, de acuerdo con su profesión.

¡Y después nos quejamos de la falta de cortesía, de buenas maneras, de moral pública y privada del culto a la fuerza bruta, del menosprecio del Arte, de la Ciencia y del Derecho!


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 30 de maio de... 1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 30-05-2011 08:43
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal