A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

CARLOS MARX e O CAPITAL
No artigo que difundimos hoxe, RSP comenta unha nova edición correxida de "O Capital"polo diario Pravda e fai referencia as cinco leis nas que se basa a doctrina de Marx e, despois de falar do autor, conclue que correxir e enmendar a sua obra pode que non sexa o mellor...

23 de mayo de 1950
La Feria del Mundo

CARLOS MARX, CORREGIDO Y AUMENTADO EN MOSCÚ

Por Ramón Suarez Picallo

El diario la “Pravda”, de Moscú, órgano oficial del Partido Comunista ruso, y por ende, del Gobierno de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, informa en su número del día 19 del corriente mes de mayo, sobre una nueva edición de “El Capital”, de Carlos Marx, “corregida” por los censores oficiales del primer Estado Socialista del mundo.

El viejo periódico moscovita, en un editorial de seis columnas, publicado en su primera página, trata de justificar una serie de “correcciones y cambios necesarios”, introducidos en el famoso libro, en el que el padre del socialismo científico explica las cinco leyes que sirven de base a su Doctrina: a saber:

1ª - La concentración en pocas manos, de los medios de Producción y de Cambio, determina por ley fatal y catastrófica, un estado de incompatibilidad entre la gran mayoría productora y la ínfima minoría, poseedora de los productos y del trabajo de los desposeídos (teoría fatalista y catastrófica de la Revolución Social).

2ª - Toda la Historia de la Humanidad, aún aquellos episodios que aparecen como más idealistas, inspirados en ideales religiosos (las Cruzadas y la lucha de los pueblos cristianos contra las invasiones musulmanas) son, simplemente, episodios de la Historia de la Lucha de Clases: patricios y plebeyos en Roma; siervos y señores en la Edad Media, y proletarios y burgueses en los tiempos contemporáneos, después de la Revolución Francesa. (Teoría Marxista de la Lucha de Clases).

3ª - Las formas políticas, sociales, jurídicas, literarias y filosóficas que rigieron y rigen la vida de las Naciones y de los Estados, son simples manifestaciones reflejadas en las formas económicas de la producción. (Teoría del Materialismo Histórico).

4ª - El régimen capitalista, por causa de las contradicciones económicas, determinadas por las leyes de la superproducción y de la plusvalía (un país que quema su trigo o arroja al mar su café, por no rebajarle el precio, mientras que en el país vecino se carece de estos productos, y lleva, fatalmente, en sus entrañas el género de su propia disolución). (Teoría de la disolución automática del régimen capitalista).

5ª - La clase media y la pequeña burguesía, son desalojadas de la vida económica por la técnica, la maquinaria y los grandes progresos industriales. Los trabajadores que sirven estas manifestaciones de la producción se “proletarizan” y se colocan social y políticamente, al lado de los obreros para derribar a la minoría poseedora, que los ha desalojado de la dirección económica, convirtiéndolos en parias con vida muy insegura.

Estas son, esbozadas a grandes rasgos, las cinco leyes trazadas por Carlos Marx, que le sirven de base y fundamento al socialismo llamado científico, concretadas en su libro maestro titulado: “El Capital”, definido por el autor como trabajo acumulado y no pagado a los trabajadores que lo han producido.

Carlos Marx, nacido en Tréveris en mayo de 1818 y fallecido en Londres en la segunda quincena de marzo de 1883, fue un insigne sicólogo y filósofo, perteneciente a la escuela hegeliana muy en boga de su tiempo. Aparte de “El Capital”, su obra maestra, escribió otros libros, famosos en el mundo: “Revolución y Contrarevolución”, “La Sagrada Familia”, “Precios, salarios y ganancias”, “Miseria de la Filosofía”, (respuesta al libro de Proudhm “Filosofía de la Miseria” y los trazados generales del “Manifiesto Comunista”, escrito éste, junto con su colaborador, su amigo y su Mecenas, Federico Engels, a modo de programa de la Liga de los Comunistas en su Congreso de Londres, celebrado en 1847.

El sabía -o por decirlo mejor– intuía, que sus ideas habrían de tener en el mundo poderosa influencia. Y como no era un dogmático, cuando sintió que la muerte se le acercaba, encomendó a uno de sus mejores discípulos alemanes –Carlos Kautzky– que corrigiese su obra, a medida que los acontecimientos sociales confirmasen o negasen las premisas sentadas en ella. Kautzky lo hizo así, introduciendo en los originales de su maestro, ligeras rectificaciones; la principal, sacada del prólogo que Federico Engels, compañero y amigo íntimo de Marx, puso a la segunda edición alemana del Manifiesto Comunista. Al estallar la Revolución Rusa y tomar el poder del Partido bolchevique, sus grandes dirigentes, Lenin y Trotski, tuvieron que polemizar con Kautzky, como albacea ideológico de Carlos Marx. “El Estado y la Revolución Proletaria” y “El Extremismo, enfermedad de Infancia del Comunismo”, de Lenin, así como “Terrorismo y Comunismo”, de Trotzki, hacen histórica polémica sobre el tema.

Mientras tanto y bajo los auspicios del primer Ministro de Educación de la Federación de Repúblicas Rusas, socialistas y soviéticas –así se llamaba entonces la Unión Soviética – Lunacharsky, se creaba en Moscú el Instituto de Marx y Engles, con el encargado de recoger, recopilar y publicar textos auténticos, las obras de los Maestros. Y el Instituto lo hizo así. Recogió en precisos volúmenes, todo cuanto habían escrito: artículos periodísticos

Panfletos, folletos de propaganda, libros fundamentales y hasta románticos versitos dedicados por Marx a la Condesa Jenny de Wesphalent, que habría de ser, andando el tiempo, su abnegada esposa y su amiga y compañera de ideales.

Y los marxistas de todo el mundo, pudieron conocer en versiones fielmente traducidas a todos los idiomas del globo terráqueo, los pensamientos, los dichos y las ideas del Maestro. Hasta que ahora, el Gobierno que actúa en nombre de esas mismas ideas, le corrige y le enmienda la plana a quien las creó.

Y los que algo sabemos sobre el tema, tenemos el derecho de preguntar: ¿Para mejor o para peor? Y en la duda, nos viene, traído de la mano, aquel popularisimo dicho: “Nunca segundas partes fueron buenas” o aquel otro “Es peor la enmienda que el soneto”.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 23 de maio de... 1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 23-05-2011 00:54
# Ligazón permanente a este artigo
Chuza! Meneame
Deixa o teu comentario
Nome:
Correo electrónico: (Non aparecerá publicado)
URL: (Debe comezar por http://)
Comentario:
© by Abertal