A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

El caballo afeitado

6 de noviembre de 1942

EL CABALLO AFEITADO


Por Ramón Suárez Picallo

¿Conoce el lector un caballo al que le hayan afeitado al rape los crines y la cola? Difícilmente, un chileno, jinete de raza, aceptaría por cabalgadura tamaño adefesio ¡Un caballo afeitado! Algo así, como un asno en un torneo de caballeros de la Edad Media, llevando por jinete al Cid Campeador o a Quintín Duvard.

Pues, señor, las necesidades de la guerra son tales y tan perentorias, que obligan a los alemanes a afeitar las colas y las crines de los caballos de su Ejército, para convertir las hermosas cerdas en usos industriales según informa a Washington en corresponsal de un diario suizo.

Y tamaño agravio se le hace al noble bruto por los descendientes del Gran Federico, que hizo legendaria en los campos de la vieja germania a la caballería Prusiana. Cierto es que en nuestros días las “Panzer Divisiones” –las unidades de tanques –han sustituido a la vieja romántica y terrible caballería, pero aún así, la noticia es entristecedora para los amantes del caballo que no lo concebimos lanzado al galope sin las crines flotando al viento y la cola estirada en impecable línea horizontal.

Los alemanes tienen un antecedente histórico para afeitar y sus caballos. Y, aunque nos duela decirlo, el antecedente está en América, entre los primeros colonizadores españoles de América. En efecto don Pedro de Mendoza, primer fundador de Buenos Aires, echó a campo traviesa, cuando se vió acosado por los indios, parte de su caballada, que se reprodujo copiosamente. Su continuador don Juan de Garay y sus hombres, cuando fundaron definitivamente la ciudad y se establecieron en ella se asombraron mucho al encontrarse con verdaderas bandadas de “cimarrones” con largas colas y magníficas crines. Se dedicaron a cazarlos y domarlos y a repararlos luego, pues ya entonces las cerdas tenían aplicaciones industriales. Uno de los primeros virreyes –viejo caballero sin duda –prohibió terminalmente rapar a los caballos, aunque fueran cimarrones.

¿Se inspiraron los alemanes en el antecedente citado? Bien podría ser, ahora que se aficionaron tanto a las cosas de España. En tal caso, falta que aparezca el virrey cabalero que repare el caballo con su cola y sus crines, aditamentos con que natura quiso embellecer al buen amigo del hombre.

(Artigo publicado no xornal La Hora , en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de... 1942)
corte de crin y rabo de potro
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Animais - Publicado o 06-11-2014 00:46
# Ligazón permanente a este artigo
NA MORTE DE MANOLETE EN 1947
Tal día como hoxe, un 29 de agosto de 1947 -hai 65 anos- despois de recibir unhas cornadas o día anterior na plaza de Linares (España), morreu o mítico torero Manolete. RSP ao coñecer a noticia en Chile escribiu este artigo onde outra vez manifesta a sua oposición as touradas.



“MANOLETE"


Por Ramón Suárez Picallo

Manuel Rodríguez, de 30 años de edad, natural de Córdoba en España, la tierra sobria y austera de Séneca y del Califato, tuvo un día la infeliz idea de hacerse torero, profesión de mal vivir y de morir peor, a la que se aferraron todos los pillos, vagos y tunantes españoles, ineptos para ejercer otros oficios y profesiones más útiles, siguiendo la tradición de todos los de su oficio y clase y olvidando además su origen, se hizo “fenómeno”, propagandista y agente de la actual tiranía de su patria. Recordó que Fernando Séptimo, el más abominable de los tiranos y traidores a España, cerró la Universidad de Madrid y abrió en su lugar una Escuela de Tauromaquia, para sostener su repugnante predominio político, repitiendo el viejo grito, grato a todas las turbas de “pan y toros” y “vivan las caenas”. Con el nombre de “Manolete” recorrió España de cabo a rabo, asombrando a las ignaras multitudes con sus suertes de torero oficial. Luego vino a esta América ingenua, y en México y en Lima, fue el asombro de cientos de miles de idiotas de solemnidad, que aplaudieron frenéticamente sus pases, sus verónicas y sus quites. ¡Manilete ganaba más en una de sus fenomenales “corridas” que un sabio benefactor de la Humanidad, en todos los días de su vida! Hasta que, en Esàña misma, en Linares, histórica ciudad de la bella y dramática Andalucía de su pensamiento, se troèzó con la horma de su zapato: un bravo toro Miura, de cuernos brocos y furia hispánica que lo embistió, le traspasó las ingles y lo mandó a mejor vida en menos que canta un gallo. La muerte del torero causó gran consternación en España; se asegura que mucha más de la causada por la pavorosa tragedia de Cádiz, donde murieron varios cientos de personas honorables.

Nosotros hemos hablado varias veces en esta misma columna sobre la bárbara fiesta que deshonra a España ; y hemos dicho que en ella sólo hay un personaje simpático: el toro, al que casi siempre le toca la de perder. En este caso ocurrió lo contrario. El toro murió, pero antes mató al torero, por lo cual le ofrecemos a la familia del bravo bicho de Linares, nuestro pésame más sentido. ¡A la familia del toro, claro está!

Y lo hacemos así en recuerdo de una vieja asociación de intelectuales sevillanos, que se llamó “Los amigos del toro o la parte sana de la afición”. La presidía Martínez de León (“Joselito”) que, desde el otro mundo, felicita por su hazaña al cornúpeto de Linares.


(Artigo publicado no xornal La Hora de Santiago de Chile o día 1 de setembro de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Animais - Publicado o 29-08-2013 00:17
# Ligazón permanente a este artigo
COELLOS AUTÓCTONOS ESPAÑOIS
A partires dunha noticia recollida no xornal chileno La Hora e referida a España, sobre unha invasión de coellos nun camposanto, RSP comenta dita nova referíndose xa ao nome de Hispania que para os romanos indicaba "terra de coellos"...


10 de mayo de 1949

LOS CONEJOS DE ESPAÑA


Por Ramón Suárez Picallo

NOTICIAS: “Una fantástica cantidad de conejos, procedentes de todo el Alto Aragón, han invadido el cementerio de la ciudad de Huesca. Supónese que tal concentración de roedores en el camposanto de la vieja ciudad, es debida a la sequía que dejó yermos y áridos los campos. Y los conejos invasores buscan en los cementerios el pastoreo y la verdura para alimentarse”. (Resumen de un telegrama de la Agencia France Presse, publicado en “La Hora”)

Es sabido que entre los antiguos nombres de España, cuyo significado dio muchísimo quehacer a filólogos e historiadores, figura Spania: y un gran historiador francés, el Padre Jesuita Duchesne, preceptor de los primeros príncipes españoles de la Casa de Borbón, afirma en su “Compendio de Historia de España” (Edición Ibarra, de Madrid 1578, traducción y notas del Padre José Francisco Isla) que Spania es una voz púnica, que quiere decir conejo, “por los muchos y de muy buen gusto de que abunda aquella región”. Por su parte y quizá por razón idéntica, el poeta latino Cátulo le llama a España Cunicu losa, o sea, tierra de conejos. Además, todos los autores clásicos, tanto los griegos como los latinos, coinciden en afirmar que la patria original del Lepus cuniculus, mamífero y roedor de la familia de los lepóridos, es la península Ibérica. De allí pasó, o lo pasaron, a los otros países europeos, los buenos aficionados a la caza; y llegó a ser, por su extraordinaria fecundidad, una especie de plaga, incluso en las islas Baleares y en las Británicas, hasta que los gastrónomos glotones se encargaron de acreditarlo, a tal punto, que, en el año de 1300, un buen conejo, valía en Francia, en Alemania y en Inglaterra casi tanto como un cerdo pequeño. Quisieron aclimatarlo en Rusia y en los países Escandinavos sin ningún resultado positivo. El conejo es un bicho astuto, regalón y buen vividor, que no quiere saber nada de tierras yermas y desoladas como lo son “las del inhóspito Norte de Europa”. De ahí su lealtad a la patria nativa. Los montes de León, las mesetas castellanas, los campos de la Extramadura, las verdes y onduladas montañas de Galicia, y las riberas de los ríos aragoneses, son su paraíso residencial.

Se alimenta, con preferencia, de yerbas perfumadas; el anís, el cantueso, el espliego, el romero y, sobre todo, el incomparable tomillo, constituyen sus platos predilecto, y le dan a su carne exquisita, cuando pasa de la carrera a al cazuela, el sabor oloroso de las más raras y finas especias del Oriente.

Por eso un buen cazador español, ya puede matar a mansalva osos en los Picos de Europa, jabalíes en la Mancha, liebres en todas las tierras de sembradío, o tejones en las praderas; él no será nunca consagrado en la hermandad cinegética, ínterin no mate conejos en gran cantidad, y no pueda ofrecerles a sus amigos, un estofado o un escabeche o un buen adobo de Lepus Cunículus, con su olor a tomillo montés y su pebre fuerte y atufante de vino blanco y clavo.


HUESCA Y LOS CONEJOS

Huesca forma, con Zaragoza y Teruel, el antiguo reino de Aragón. Tierra de higueras, viñedos y olivares, de hombres robustos y verticales; tierra donde la jota florece en toda su viril y bárbara belleza, es a la vez blasón orgulloso de las viejas Españas, ganado en jornadas heroicas a lo largo de 30 siglos de Historia.

Huesca está situada en la estribación sur pirenaica, en una confluencia de pueblos y de naciones.

Fue vascona y algo navarra, reducto fuerte de la disidencia de Sertorio frente al Imperio Romano; murallón contenedor de la morisma infiel, y paso muy difícil de los franceses en todos los tiempos; aparte de haber mantenido siempre en alto, en su vida propia, el pabellón de los fueros y de las libertades de la vieja comunidad catalana-aragonesa, cuando ésta era dueña y señora de todo el Mediterráneo y cuando tal grandeza decreció por causas políticas y dinásticas, que no es del caso examinar ahora. Pues bien, además de todos estos méritos Huesca tiene otro que nos viene muy a cuenta destacar. Es, de todas las 50 provincias españolas, la más rica en conejos, tanto monteses como caseros. Entre los cunicultores –especies de maniáticos criadores de conejos– de todo el mundo, la rama más codiciada y más difícil de criar se llama “Gigante de España”, Es un bellísimo ejemplar de largas orejas, ojos de rubí y pelaje de seda, que más parece cosa de adorno que bicho de corral. Y es original de Huesca, o por decirlo más propiamente de Barbastro, villa medioeval de su provincia, antiguo reino de Taifas, sitiado y rendido por el Mío Cid Campeador en sus andanzas, hazañas y aventuras. En los montes y campos próximos, hasta el Valle Almudévar, en las estribaciones de Tardienta y de Santa Quiria, de Estrecho Quinto y Monte Aragón los conejos libres y sueltos, tiene allí su reinado montaraz acosado y perseguido constantemente por los mejores cazadores de España, emperrados en diezmarlo a escopetazo limpio.


AL CEMENTERIO

Como habrá visto el paciente lector en la noticia que encabeza esta gacetilla, los conejos de Huesca están de malas una vez más. Una terrible sequía como pocas veces se viera otra igual dejó secos, ardidos y áridos, los campos de tomillo; y los orejudos animalitos van a buscar su diario condumio de yerba verde, a los lugares donde la tierra está aún verdecida. Al camposanto donde reposan héroes y mártires, santos y pecadores, pastores y artistas, menestrales y campesinos, transformada su carne material en tierra fecunda, capaz de alimentar con su fruto a los conejos, fugitivos de las tierras sedientas del Alto y noble Aragón.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de... 1949)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Animais - Publicado o 10-05-2012 01:36
# Ligazón permanente a este artigo
VACAS BRAVAS EN CHILE ... E TAMÉN EN GALICIA.

Duas vacas soltas diante do xardín da Casa de Cultura de Amoedo, en Pazos de Borbén (ver Faro de Vigo 15 agosto 2009)
RSP que escribiu este artigo en Chile no ano 1947 comentando como unha vaca daba cornadas a destro e sinistro polas rúas da capital chilena e onde afirmaba das vacas galegas " Las vacas eran para nosotros animales dulces y encantadores, llenos de mansedumbre maternal, pastando en los campos verdes..." hoxe tería que confirmar que agora as vacas galegas xa fan como as chilenas hai 55 anos atemorizando aos veciños, como se pode ler no Faro de Vigo sinalizado ao pé.


2 de febrero de 1947

VACA LOCA


Por Ramón Suárez Picallo

Los habitantes, transeúntes y vecinos de esta ciudad benéfica de Santiago del Nuevo Extremo, estamos acostumbrados a ver, en nuestro habitual deambular por ella a toda clase de cosas desagradables: un árbol caído sobre la acera, como un ebrio a punto de caerse sobre nuestra humanidad, un mendigo que enseña lacras postizas; un tranvía descacharrado, tremante y crujiente, que amenaza machucarnos, un auto sin frenos y con un conductor curado , una micro o una góndola llevada de los diablos que nos deja sin resuello; y, a veces un quiltro de malas pulgas y peores trazas, en ademán de hincar el diente en carne viva.

Pero no conocíamos aún el peligro de una vaca brava, dando cornadas a diestra y siniestra a cuanto cristiano encuentra a su paso, especialmente si va vestido con ropas de colores llamativos, como son el rojo y el verde.

Las vacas eran para nosotros animales dulces y encantadores, llenos de mansedumbre maternal, pastando en los campos verdes, aguantadoras y pacientes, dejándose ordeñar por las personas y por los terneros recentales , con una estrella blanca en el testuz. ¡Como en los idos tiempos de Virgilio! Que fueron una especie de siglo de oro del ganado manso, vacuno y lanar.

Pues, no señor. La vaca se vino a la ciudad, o, por decirlo mejor, la trajeron a la ciudad; la metieron en un horrendo establo de concreto, y se sublevó, quebró la cuerdas y se salió a la calle dispuesta a hacer un estropicio con las cuernas hirsutas, en justa venganza por habérsela sacado de los campos, húmedos y jugosos, que son su natural ambiente.

Y, días pasados, apareció aquí hecha una furia en las calles de Santiago, y mandó a una señora a la Asistencia Pública ¡Era lo único que nos faltaba! Ser embestidos en plena ciudad por vacas furiosas. Igualito que en una dehesa de Salamanca, de Valladolid o de Sevilla, donde a veces la vacas se vuelven toros miuras o veraguas, olvidando sexo, costumbres y condición social.


(Artigo publicado no xornal la Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe de... 1947)
Ver a noticia no Faro de Vigo
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Animais - Publicado o 02-02-2012 23:16
# Ligazón permanente a este artigo
AS GALIÑAS NUNHA EXPOSICIÓN

Artigo sobre as galiñas, onde RSP con motivo dunha exposición organizada pola Asociación Chilena de Avicultores, comenta a situación destas aves -que xa nestes anos(1943)- están para producir e non pisan nunca o campo, pois permanecen retidas tódolos días nun pequeño habitáculo onde só comen pienso e poñen ovos,(o que damos en chamar as galiñas de granxa en contraposición ás aves de corral)...


POR SHUT-UP
16 de septiembre de 1943

LA FIESTA DE LAS GALLINAS


“¿Ha ido Ud. a un Colmado? ¿Sabe lo que es una juerga?”. Así comienza un sabroso y saleroso cantejonde español que ha puesto de moda Miguel de Molina. El mismo cantejonde que deben estar cacareando en todos los gallineros de Chile aquellas gallinas que no fueron seleccionadas para la exposición que inauguró ayer la Asociación Chilena de Avicultores.

Entre las aves debe ser seguramente botón de orgullos el asistir en calidad de exponente o competidora a una Exposición de tanta magnitud. Pero, como en todas las formas de vivir, hay diferencias, distancias, sectores y clases sociales. Para poner huevos no se hace distinción. Nadie compra un “Leghorn” o “Rhode-Island” simplemente piden un huevo. Ni siquiera se percatan que fue puesto con tanta distinción por una modesta “trin-tre” .

La exposición avícola exhibe magníficamente presentadas a la “Leghorn”, “Rhode-Island”, “Catalanas de Prat”, “Japonesas” “De la Pasión”, etc. Sus plumas son convenientemente lavadas y polvoreadas. También las gallinas gustan del afeite. Por algo son damas. Ni siquiera cacarean, para no descomponerse. Cerrada la Exposición retornan a los gallineros, ufanas, orgullosas, imposibles de tratar. ¡Pobres gallinas nativas! ¿Por qué no hacen para ellas una Exposición Consuelo? Qué hermoso espectáculo sería ver aquellos ejemplares de “petizas maulinas”, con el cogote a la intemperie, en permanente provocación del picotón del gallo. Así son ellas, sin aspavientos ni simulaciones. Y las “trin-tres”, siempre despeinadas, despaturradas y de un cacarear que sin duda, traduce un argot avícola. Ellas son “las proletas” del gallinero, representan Matadero-Palma y la Pila, Hornillas y el Zanjón de la Aguadal. También tendrían su público; aquel público que junto a ellas seguía con emoción las riñas de gallos y desparramaba sus pesos en las apuestas más encontradas. Porque las gallinas populares siguen a su gallo en los momentos de dificultad. No son orgullosas ni creídas. A la estaca de su compañero ofrendan sus mejores huevos, o tal vez el encanto hogareño de 21 días echadas sobre 11 huevos en espera de 11 pollitos. Pero, hoy se viven tiempos de incubadora. Hasta para las aves desaparece el “sweet-home”. Ya no se “echan” en un canasto modesto arrinconado en la pieza y sujeto a las miradas curiosas y cariñosas de los pequeños de la casa. Ahora los huevos van a la máquina fría y a punta de electricidad a reemplazar el cariño de la gallina. Y no salen 11 pollitos, sino 140.000. los huevos de las “trin-tres” y de las “petizas maulinas” no se merecen una incubadora, como tan graciosamente se expresa el campesino. Ellas no conocen los grandes establecimientos avícolas. Siguen arrinconadas en el patio de la casa o paseando gozosas, dueñas de los tres o cuatro metro de terreno que hacen de “sitio”. Para ellas no hay “conchuela” “Mash-food” ni “Vita-ovo”. Se barajan la existencia directamente en la tierra. Su lombricita modesta y el día domingo una dieta de maíz, a guisa de postre. Sin embargo, vaya como compensación que nadie le quita sus huevos cuando se trata de empollar. Por eso es que siguen poniendo y con gusto y con orgullo. Gallinas de pueblo abajo, gallinas sin Exposición, gallinas con libertad.


EL SACRIFICIO DE SER ELEGANTE

Todo lo que reluce no es oro. Tampoco podemos decir que sean felices las gallinas de la industria avícola. Son finas, elegantes, displicentes, orgullosas y hermosas. Pero, ¿sabe Ud. los sacrificios que eso cuesta? Visite cualquier establecimiento de belleza. Vea a las damas, con la cabeza aplastada por terribles instrumentos que les garantizan un cabello ondeado en donde ni la peineta podía penetrar. Obsérvelas después en esa tortura moderna que se llama masaje, manicure y pedicure. Complete el panorama con los baños turcos y la alimentación por píldoras. Así y todo, es pálida la comparación con el vivir avícola.

La gallina de raza es sometida a luces artificiales para que ponga con mayor asiduidad. Le roban las noches y las hacen dormir cada dos días. Están pasadas de sueño.

No comen lo que les agrada. A una hora determinada conchuela, después “Mash-food” y tal vez, un poco de “vita-ovo”. Para que engorden es muy importante que no anden demasiado. Entonces las hacen vivir en pequeñas y diminutas celdas de 50 centímetros. No tienen idea lo que significa andar por los campos, penetrar al sitio vecino, arrancar cuando viene el cuidador y divisa un plantío transformado en banquete gallináceo. No saben lo que es el amor. Les envían el gallo que corresponde exactamente al cruce de raza. Ni siquiera le preguntan su opinión sobre el donaire de la cresta, la apostura del cuello, la virilidad de las estacas y el caminar dominador. No le dan a elegir, sino que le entregan el gallo que está destinado a acompañar a las 8 o 10 gallinas que, por raza, le corresponden como cuota de cruce. ¡Para qué hablar de los huevos! Una máquina perfecta recoge el huevo, lo conduce al centro almacenador y lo introduce en un cajón que lleva marcado: ¡10.000 huevos! Si ha nacido en el gallinero, no tiene noticia jamás sobre lo que es un huevo. Además, como las incubadoras se encargan de empollar, las “gallinas-avícolas” todavía creen que los pollitos vienen de Paris.

Compare lector las dos vidas. ¿No es mejor nacer “trin-tre”? Pero, no interrogue a una Leghorn, porque parodiando a Enrique IV de Navarra le contestará, “París bien vale una Exposición”.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal dia como hoxer pero de ... 1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Animais - Publicado o 16-09-2011 01:00
# Ligazón permanente a este artigo
O RAPOSO

No ano 1942 decláranse en Chile ao raposo como animal útil ou a protexer.RSP, aproveita para facer unha loubanza do citado animal...


23 agosto 1942

PARABIENES AL SEÑOR ZORRO


Por Ramón Suárez Picallo

El zorro animal simpatíquisimo, inteligente, esbelto y humorista está de parabienes, en los campos de la zona central de Chile. Ha sido declarado animal útil, o sea, ciudadano predilecto de la fauna. Es un acto de justicia que se le debía, después de haber sido víctima de inauditas persecuciones. El color y la tupidez de su pelaje, especialmente en la cola elegantisima, y la tersura de sus orejas, y la gracia de su hocico, lo hicieron víctima propiciatoria de siniestros cazadores que no le dejaban un minuto de reposo; una vez asesinado era ignominiosamente despellejado, para que su pelo suave acariciase hombros eburneos de mujeres de moral dudosa.
Y hasta sus refinados gustos de “gourmet”, eran severamente castigados. Tiene predilección por las más gordas y tiernas aves de corral, y como cualquier ciudadano, más o menos dentro de la ley, solía hacer incursiones punitivas a los gallineros burgueses, terminadas casi siempre en carreras vertiginosas delante de los fieros y serviles canes, defensores ciegos de la propiedad privada de sus amos.
El se defendió siempre, bravamente, mediante su astucia y su ingenio, que iban desde “hacerse el muerto” hasta virar en redondo delante de un río, al que iban a caer, sin remedio, sus perseguidores mientras él tomaba el camino contrario. Como personaje de fábula elogiaron su talento en verso y en prosa Esopo, La Fontaine, Samaniego y don Tomás Iriarte. Y cuando se quiso humanizarlo no faltó quien le llamó abogado de trastienda.
Pues bien, pese a tales antecedentes, nadie lo consideraba con respeto sino que lo perseguían con saña y encarnizadamente. Ahora se le hace justicia, por lo menos en la zona central de Chile. Por haber sido declarado animal útil, podrá hacer de las suyas a sus anchas, nadie podrá molestarle, toda vez que goza nada menos que de la protección del Ministerio de Fomento.
Y toda esta ventura le viene al señor zorro, porque, además de las gallinas y los pollos, alterna su dieta con los ratones, roedores infatigables que arruinan a los agricultores devorando cuanto encuentran por delante. Es decir, que son mucho peores que el zorro.
Por algo se dice de los malos: “otros vendrán detrás que te harán bueno”.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Animais - Publicado o 23-08-2011 01:39
# Ligazón permanente a este artigo
CABALOS FAMOSOS
Na historia da humanidade e da literatura, unha ampla serie de cabalos acadaron sona imperecedoira.
RSP cita varios exemplos e fala neste artigo, de CÉSAR famoso cabalo chileno que destacou en numerosos torneos nacionais e internacionais de equitación...


29 de junio de 1947

“C É S A R"


Por Ramón Suárez Picallo

“César” fue un noble, ágil y valeroso caballo que llevó orgullosamente sobre sus lomos finos y nerviosos, el nombre y el símbolo de Chile, haciéndolos triunfar en cien justas nacionales e internacionales de equitación, ejercicio tradicional de nobles guerreros y caballeros cabales a lo largo de la Historia: Alejandro, Julio y Napoleón, así como Amadís, el Cid y don Quijote, no se conciben de a pie, corriendo tierras y mundos. Ellos y sus famosos caballos fueron casi una sola cosa, consustanciada en el esfuerzo y en la buena y en la malaventura de sus andanzas. Por eso, quizá no fuesen muy desatinadas las viejas leyendas americanas que les hacían suponer a los nativos, que en las huestes conquistadoras, el caballo y el jinete eran un solo y temible combatiente, movido por un mismo pensamiento. Y los gauchos de Güemes, los llaneros de Páez, centauros de la Independencia de América, eran hombres y caballos, juntos y unidos en la Epopeya. Y hasta muchos Santos hicieron sus mejores hazañas a caballo: Santiago, San Jorge y San Patricio, patronos de naciones, entre otros. De ahí los honores y homenajes tributados al caballo, individual y colectivamente por la Historia y por la Literatura: Clavileño, Babieca y Rocinante, son personajes esclarecidos, casi humanizados, en las más altas costumbres de las letras castellanas. Pues bien, a tan noble estirpe caballar pertenece desde ayer, por raza y por méritos, este noble “César” chileno, enterrado con honores militares por los servicios prestados a la Patria y a su buen nombre. Se los tributó el Cuerpo de Carabineros, cuyo “Cuadro Verde” es una de las más bellas obras de arte, de plástica, de agilidad y de viril culto a la equitación, como espectáculo y como riesgo.

Muchas gentes, de las que se llaman serias, ponderadas, ecuánimes y envidiosas, que saben que no recibirán honores cuando se mueran, porque nunca sirvieron a nadie ni para nada útil, murmuran y critican, considerando exagerados los funerales hechos al caballo “César”. Pues, que rabien y sepan que un caballo merece ser honrado en la vida y en la muerte más que muchísimas personas que andan en dos patas por casualidad.

Por lo demás, desde que Calígula hizo senador a su cabalgadura, hasta las maravillosas obras de arte –cuadros y estatuas ecuestres de grandes y pequeños personajes– el caballo comparte con el hombre los honores de la inmortalidad en el mármol, en el granito y en el bronce. Y muchas veces vale más, histórica y artísticamente, aún en la estatua o en el cuadro, el caballo que el personaje que lo monta.

¡Gloria, pues, a este noble “César” chileno en su último galope a la eternidad, sin hollar ni invadir pueblos ni naciones!


(Artigo publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile o día 29 de xuño de ... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Animais - Publicado o 29-06-2011 08:40
# Ligazón permanente a este artigo
OS TOUROS E A IGREXA (1950)

Novo artigo onde RSP manifesta a sua oposición ás corridas de touros. Ao tempo, critica a celebración dunha "corrida francesa" totalmente diferente á española.
Por outra banda manifesta o seu desacordo coa postura dun bispo francés que se manifesta tamén contrario á festa dos touros, xa que non o fai a nivel persoal se non institucional e, a Igrexa "... amparó, protegió y bendijo “in extremis” a los más ilustres toreros del mundo, cuando pasaron a mejor vida vencidos por las astas de la brava fiera cornúpeta, obrando en legitima defensa.Y, además, todos los gobernantes de Europa y de América, que protegieron durante sus regímenes las corridas de toros, fueron católicos practicantes, algunos de los cuales están en vías de ser beatificados y canonizados como guardianes y defensores de la Santa Fe..."


10 de mayo de 1950
La Feria del Mundo
Por Pick – Up (Ramón Suárez Picallo)

LA IGLESIA Y LOS TOROS

El próximo 20 de mayo está anunciada en la ciudad francesa de Angers una gran corrida de toros, en la que, aparte del “toreador” castizo, participarán todos los otros elementos complementarios, tal como aparecen en “Carmen”, la famosa “espagnolade” de Merimée y Bizet que deshonra a España, desde hace medio siglo a esta parte, en todos los escenarios del mundo. Es decir, una corrida “a la francesa”, tan parecida a la clásica fiesta española como pueda serlo un Buda a un Niño Jesús.

Más, a pesar de ello, Monseñor Augur, Obispo y Vicario Apostólico de aquella diócesis, lanzó una orden pastoral prohibiendo a los católicos de su rebaño asistir al anunciado espectáculo, afirmando que: “La Iglesia continúa censurando hoy, como censuró en el pasado, estas sangrientas y vergonzosas exhibiciones”

Quien recuerda la historia y trayectoria de esta columna, recordará su posición contraria a las corridas de toros en todas las partes del mundo. Y ello por dos o tres razones esenciales, cuya explicación nos costo más de un disgusto:

1ª - Porque en las corridas el único personaje simpático que concurre a ellas es el toro, y éste muere siempre de mala muerte.

2ª - Porque hemos nacido en tierras de panllevar, en las que los animales –especialmente los vacunos- son magníficos acompañantes de labranza de los campesinos, criados junto a los niños de la familia, donde no se tolera que sirvan de diversión, a costa de su nobleza y del sacrificio de su ira, a los señoritos ociosos e inútiles de las ciudades.

3ª - Porque siguiendo la tradición romana de “Pan y Circo”, ofrecidos a los pueblos para apartarlos de los grandes problemas públicos que les afectan, las corridas de toros fueron la “entretención” favorita en las épocas de las peores tiranías. Al respecto, quizá baste recordar que Fernando VII, al iniciar su reinado de terror y despotismo, mandó cerrar la ilustre Universidad de Madrid y abrir en su lugar una Escuela de Tauromaquia, cuyos alumnos se desgañitaban diariamente gritando: “Muera la libertad de pensar y que vivan las caenas”.

Pero esta posición de los antitaurófilos –que puede ser discutible– no puede ni debe sostenerla la Iglesia Católica, por que ella amparó, protegió y bendijo “in extremis” a los más ilustres toreros del mundo, cuando pasaron a mejor vida vencidos por las astas de la brava fiera cornúpeta, obrando en legitima defensa. Y, además, todos los gobernantes de Europa y de América, que protegieron durante sus regímenes las corridas de toros, fueron católicos practicantes, algunos de los cuales están en vías de ser beatificados y canonizados como guardianes y defensores de la Santa Fe.

En cambio, fueron los liberales, republicanos, herejotes y masonazos de ambos Continentes quienes combatieron el espectáculo y lo prohibieron en sus países, simultáneamente con la conquista de la libertad de sus pueblos. Pero la Iglesia “no”. La Iglesia lo bendijo y lo toleró; y acogió en su seno como a hijos predilectos a quienes lo cultivaron y fomentaron.

De todo lo cual se deduce que Monseñor Augur, Obispo de Antegers, puede, como ciudadano francés y amigo de los animales, prohibir a sus amigos asistir a las corridas de toros; pero no como pastor de la Iglesia Católica, que tiene entre la gente taurófila muchos y muy importantes devotos y fieles que van de capitán a paje. Hacer lo contrario sería como mentar la soga en la casa del ahorcado.

Mientras tanto allá veremos como sale la corrida proyectada allí para el día 20 de los corrientes. Será, sin duda, una “españolada” más, al estilo de Merimée y de Bizet, tan parecida a la auténtica corrida de toros como puede serlo un Buda a un Niño Jesús.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o día 10 de maio de ... 1950)
Outro artigo opoñéndose aos touros
Máis sobre a festa dos touros
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Animais - Publicado o 10-05-2011 00:48
# Ligazón permanente a este artigo
OS GATOS E O PLAN MARSHALL
Con motivo da aplicación do Plan Marshall para reconstruir Europa, a Sociedade Felina de EE.UU con sede en Nueva York propón enviar un millón e gatos para comerse os ratos europeos e así protexer os alimentos destinados as persoas...pero tal idea é rexeitada por temor a que os europeos coman os gatos, pois ben aliñados saben mellor que os coellos...


16 de febrero de 1948

SE SALVARON LOS GATOS


Por Ramón Suárez Picallo

En torno a la aplicación del tan llevado y traído Plan Marshall se ha producido una extraordinaria novedad digna ciertamente de destacarse. Como se sabe, el tan mentado plan, tiene por objeto principalísimo reconstruir la Europa destruida, llevándoles a sus habitantes ropas, medicinas, herramientas de trabajo y muchos comestibles. Y dada su magnitud y envergadura puede cualquier hijo de vecino –especialmente si es norteamericano- dar su opinión y sugerir iniciativas con vistas a su mayor eficiencia. Pues bien, usando de tan plausible derecho, La Sociedad Felina de los Estados Unidos, con sede en Nueva York, metió su cuarto a espadas en el asunto proponiendo el envío a Europa de un millón de gatos yanquis, sanos, robustos y vigorosos, encargados de comerse a todos los ratones del viejo Continente. Sostienen los dirigentes de la sociedad de marras que los mininos regalones merendándose a las ratas europeas evitarían que éstas, a su vez, se coman los alimentos destinados a las personas, de lo que resultaría en gran provecho y mucha economía.

El Ministerio de Estado, o por mejor decir, los funcionarios de él, encargados de estudiar y aplicar el Plan, a quienes les fue planteado el negocio, declararon que no entra en sus propósitos el envío de gatos a Europa por razones que se reservan, pero que son bien fáciles de suponer: lo primero, es el peligro que los ratones hambrientos se coman a los gatos; y la segunda, es que se los coman los ciudadanos con arroz o estofado, pues es cosa bien sabida que el gato, después de serenado con yerbas finas, adecuadamente aliñado, es plato de príncipes, superior al mejor conejo y al pollo más exquisito. Ahí es nada, ver llegar a Europa, donde la carne de alimento habitual es hoy desconocida, un millón de micifuces, sanos, robustos y bien cebados. ¡Menudo banquete y menudo gaticidio!

En este caso debe felicitarse, pues, a los gatos norteamericanos y a sus defensores –los funcionarios de la Casa Blanca- y debe censurarse en cambio a la Sociedad Felina de Nueva York, que quería brindarles a las ratas y a las personas hambrientas de allá un opíparo banquete a costa de la vida y de la tranquilidad clásica de sus animales protegidos.

Mientras tanto, se asegura que el Plan Marshall salvará a Europa. No nos atrevemos a negar, ni a afirmar nada al respecto; y nos limitamos a expresar nuestra alegría por haberse salvado al menos a los gatos de los Estados Unidos…

(Artigo publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile o día 16 de febreiro de... 1948)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Animais - Publicado o 16-02-2011 00:37
# Ligazón permanente a este artigo
VERMES DE SEDA

O descubrimento do nailon en 1935,por Wallace Hume Carothers, e a sua posterior pantente no ano 1938 fixeron que esta nova fibra sintética forte e elástica, que non precisa planchado e se utiliza na confección de medias, texidos e telas de punto,cepillos de dentes e paracaídas, reemplazara en parte á seda...
Coa sua característica sorna, RSP faise eco da nova na que se comenta os estudios dos entomólogos xaponeses interesados en que os seus vermes de seda produzan un texido máis resistente...


23 de diciembre de 1947

EL SECRETO DEL GUSANO DE SEDA


Por Ramón Suárez Picallo

Un grupo de pacientes entomólogos japoneses están empeñados en adiestrar a los gusanos de seda para que produzcan un tejido más resistente y más bonito que el nylon norteamericano, a fin de no perder el mercado mundial sedero, que está siendo copado por los Estados Unidos

Según informaciones ya publicadas, algunos industriosos bichitos han correspondido plenamente a los desvelos de sus martirizadores, produciendo hilos abundantes y preciosos, después de varios experimentos. ¿Y sabe el lector como bautizaron a uno de estos animalitos? Pues, le pusieron de nombre “Avión Nº 1”. No sabemos que relación pueda tener un gusano de seda con un avión numerado, como no sea el complejo del “apadrinador” que, entomólogo y todo, puede que aún se sienta “piloto suicida”. Bien suele decirse que el zorro pierde el pelo, pero no las mañas.

Pero no es eso sólo. Un campesino llamado Hirano, ha criado un gusano que en vez de dar un hilo como los demás, da un producto especial ya casi elaborado, como para hacer con él un kimono. A éste le llaman simplemente el número 123 y sus habilidades se guardan en riguroso secreto. Es posible que a estas alturas los Servicios de Información del General MacArthur anden tras la pista de estos animalejos, tan laboriosos y tan obedientes en guardar secretos.

Mientras tanto, los japoneses sin duda “para despistar”, bautizaron a otro gusano con nombres más amables y claros. Son dos especiales, también muy laboriosos, y se llaman “Larga Paz” y “Tranquilidad”. Más aún así, cualquiera se fía de apariencias pacíficas y tranquilas, tratándose de japoneses, aunque sean gusanos...

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 23 de decembro de... 1947)
Sobre a seda
Sobre o nailon
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Animais - Publicado o 23-12-2010 01:29
# Ligazón permanente a este artigo
1 [2]
© by Abertal