A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

ORACION PRA CASTELAO
Hoxe cumprénse 60 anos do pasamento de Castelao.
RSP, que residía en Chile, publicou o dia do seu enterro no cemiterio de A Chacarita un obituario o día nove de xaneiro no xornal La Hora, de Santiago de Chile e que publicaremos nesa data.
Dez anos despois, Ramón Suárez Picallo, tal día como hoxe, na noite do 7 de xaneiro,hai cincuenta anos, no Centro Gallego de Buenos Aires e no lugar do seu velatorio leeu este texto que, respetando a grafía do autor, publicamos a continuación.


7 de xaneiro de 1960

ORACIÓN PRA CASTELAO


Por Ramón Suárez Picallo

En terra allea, como se fora un pelegrino. En casa amiga, arrodeado de xentes fraternas e devotas, como si fora un Profeta ou un Patriarca bíblico, tivo pasamento eiquí, nesta casa, e sobor deste teito acolledor, o noso Castelao, fai hoxe, a ista mesma hora des anos xustos.

Os médicos ilustres que o trataron, dianosticadores das doenzas do corpo carna, deran, facía xa tempo, seu ditame: Castelao estaba afeitado dun mal físico que non perdoa. Que mata irremediablemente.

Mais os poetas, que adoitan pescudar nas doenzas do Esprito, deron tamén o seu dianóstico, por boca do seu Mestre maor, Ramón Cabanillas, morto tamén fai poucos días, nun poema que formula unha pregunta e da unha resposta:
“¿De que mal morreu a nosa prenda?”
“Morreu de amor a Terra”.


Si, irmáns, deso morreu a nosa prenda. Do que fora amor dos seus amores. Sustancia e consustancia da sua vida imorredoira. Ispiración e hálito do seu xenio de artista, ilusión i esperanza da sua emoción e da sua vocación de guieiro, de conductor e de redentor do seu pobo e da sua nación , en trance de renacer e de recrear a sua personalidade política, histórica, espiritual e corporal.

Si, deso e por eso morreu Castelao. Dunha lonxanía de Galicia no tempo e no espacio, carne do seu Corpo e pulso do seu Esprito.

E nós seus irmáns e seus amigos, que cremos firmemente nunha vida perenne alén da morte física, invocámolo i evocámolo hoxe, por si, en Esprito, quer estar xunta nós, a nosa veira, esta noite da sua lembranza. Invocámolo en omnipresencia. Na presencia da sua fe, da sua espranza, e do seu outísimo nos outos destinos da Patria, asoballada, tronzada pola traición a sua traietoria histórica.

Invocámolo os que fomos seus compañeiros e camiños. Polos camiños da angustia e da agonía nos intres tremendos da desespranza e do desconsolo. E ate polos camiños áridos e poirentos do eisilio e o desterro.

E con nós, invocádelo vós, galegos da emigración, que sabedes dos seus traballos, do seu vivir, e do seu desvivirse por darlle contido sólido, conciencia patriótica e política, os vosos traballos a prol da galeguidade. Que dialogástedes con él encol de problemas esenciaes de Galicia. E que gozástedes da gracia da sua verba socarrona contando anéidotas todas con fío e punta. Que o arrodeástedes no seu mal incurable, e que erguéstedes esquí, niste mesmo luga, a capela pro seu velatorio, como se vela un santo, un héroi ou mártir.

Evocámolo e lembrámolo todos nós, para que a sua lembranza siga ahumeando e ispirando os nosos esforzos e os nosos traballos a prol das suas deidades, da sua emoción maísima e permanente: Galicia e a sua libertade. Até que a Patria libre poida acollelo no seu seo como fillo, fidelísimo e dileito, cando él volva polo mar, cubrindo singladuras de emoción Baixo as Galaxias tremelucentes do firmamento.

****


Esprito luminoso de Castelao, o sempre ben amado de Galicia e dos Galegos, que estás entre nós, a nosa veira, esta noite: Eiquí quedan para ti para tua lembranza istas verbas a xeito de oración.
Ou, si ti queres, a xeito de doce mainiña choiva que regue e fecunde o xardín onde frolecerán, no seu día, as tuas ilusións, as tuas espranzas, os teus esforzos todos, nunha amanecida auroral de nosa Patria Galega, ¡Así sexa!


(Este texto publicouse en Bos Aires na Opinión Gallega en febreiro de 1960)
(No libro "Ramón Suárez Picallo. Escolma de textos en galego" publicado polo CCG e o Concello de Sada en 2008 tamén está recollido.)
Biografía de Castelao
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galegos de sona - Publicado o 07-01-2010 14:44
# Ligazón permanente a este artigo
VALLE INCLÁN, IN MEMORIAM
RSP adicoulle varios artigos a "don Ramón María del Valle Inclán Montenegro, o mais grande artífice da la palabra escrita, da sua Patria e da sua xeneración". Algúns deles precisamente como o que difundimos hoxe no sétimo aniversario do seu pasamento, cheo de anécdotas e detalles que indican o coñecemento, trato e relación que mantivo con el...


6 de enero de 1943

DON RAMÓN DEL VALLE INCLÁN


Por Ramón Suárez Picallo

El día 6 de enero de 1936, falleció, en Santiago de Compostela, don Ramón del Valle Inclán. Más o menos un año antes, el ilustre autor de las “Sonatas” y de “Comedias bárbaras” había llegado, de sorpresa, a la pétrea ciudad gallega, apostólica, episcopal y docta, en cuya Universidad hiciera don Ramón los primeros cursos académicos. Gallego por los cuatro costados, de aquella noble estirpe arosana de navegantes y poetas, entre locos y alucinados, Galicia floreció, incluso con los más bellos giros de su Idioma -de su prosodia y de su sintaxis-, con sus ciegos, sus hidalgos y sus monasterios próceres, en la obra del segundo manco inmortal de la literatura del mundo.

Valle Inclán amaba singularmente a Compostela: sus rúas, sus plazas, sus soportales, con capiteles románicos y su ingente Catedral románico-plateresca y barroco-florida, eran una de las más íntimas devociones del gran escritor. En uno de sus libros de glosas, “La lámpara maravillosa” dice de Compostela: “Ciudad de dura piedra labrada, inmortal como la fe que le dio vida”.

Don Ramón, cuando llegó a Santiago, venía de Roma. La República se había honrado designándolo “Conservador del Patrimonio Artístico Nacional”, primero, y, después, Director de la Academia Española de Bellas Artes, de Roma. Allí, en la Ciudad Eterna, se agravó la dolencia que le aquejaba hacía tiempo por el “mal de ausencia”, la “morriña” , que aqueja y mata a los gallegos alejados de la tierra

Su hijo mayor, Carlitos, que cumplía a la sazón 17 años, acababa de hacerse Bachiller, e iniciaba los estudios de Medicina en la Escuela de Fonseca. Se creyó, por eso, que la inesperada llegada del gran escritor a Galicia, tenía por objeto visitar y pasar unos días con su hijo muy querido. A la tarde siguiente de su llegada, paseaba don Ramón, rodeado de un grupo de amigos devotos, por la Alameda Compostelana, cubierta de camelias florecidas. Hizo una historia de la bella flor sin perfume, afirmando que era de origen japonés, traída a Europa por los descubridores portugueses. A boca de jarro, uno de los oyentes le preguntó:

-Bueno, don Ramón, ¿usted a qué vino a Santiago? ¿Escribirá usted la historia de las Camelias? -Don Ramón, se paró y contestó, sin vacilar:

-He venido a morir a Santiago de Compostela.


LA MUERTE

Don Ramón, sufría de una afección prostática. El doctor Villar Iglesias, especialista en la materia, catedrático de la Facultad de Medicina, lo tomó por su cuenta. Era director y propietario de un gran Sanatorio, del cual le cedió al gran escritor un ala entera, que daba sobre un valle de ensueño, del lado del sol poniente. El doctor Villar llamó a un joven doctor -hoy el mejor clínico de España-, Domingo García Sabell, para que se constituyese en su médico de cabecera. El joven galeno, artista él también, admiraba devotamente a Valle Inclán. Se consagró a él. Le prescribió un régimen que el enfermo no cumplió jamás. Hacía escapadas, como los niños; tomaba café, comía mariscos y bebía el exquisito vino “tostado” del Ribeiro de Avia; daba grandes paseos y hacía tertulia diaria, contando sus aventuras como “Coronel General de los Ejércitos de Tierras Calientes” .

Solía ir a dar sus vistazos por la Universidad; tenía predilección por el Aula Magna de Filosofía y Letras. El Profesor Pérez Bustamente -actual, líder falangista-, explicaba allí minuciosamente, “Historia de América”; una vez por semana, “Historia de la Cultura”. Un día, don Ramón, escuchó una clase de Bustamante sobre esta última asignatura. Comentándola después dijo:

-No soporto a este Profesor. Sabe de qué color eran las zapatillas de Felipe II, y, además, eructa a Spengler .

Durante este período escribió Valle Inclán magníficos artículos, publicados, casi todos, en “Ahora” de Madrid; entre otros, uno sobre Azaña, que causó verdadera sensación. Azaña estaba entonces procesado por los sucesos de octubre de 1934, por orden del Gobierno Lerroux-Gil Robles y el elogio que de él hiciera Valle Inclán cayó como un tiro en las altas esferas de Madrid.

Escribió también, una novela, inédita aún, cuyos originales guarda su hijo Carlos. Es una novela de contrabandistas y carabineros, que vendría a completar la serie de “El Ruedo Ibérico”. A fines de 1935, el estado del enfermo se agravó. Comenzó, entonces, a obedecer a sus médicos. Se acostó para no levantarse. Lo velaban día y noche, amigos dilectos, junto con su hijo. El 5 de enero de 1936, al anochecer, entró en agonía. Conservaba el conocimiento. A las 4 de la mañana, el Dr. García Sabell se dispuso a aplicarle una inyección, mientras decía, lleno de congoja:

-Esto se va-. No se sabe si el enfermo oyó. Lo cierto es que sus labios murmuraron, como un susurro:

-Cuánto tarda!- Fueron sus últimas palabras. A las 7 da le mañana del 6 de enero, Fiesta de los Reyes Magos, exhalaba su último suspiro .

Sobre la blanca almohada del lecho, su cabeza muerta, tenía la solemne serenidad de un patriarca bíblico; y su mano única, de artífice prodigioso, el color y la tersura de un camafeo antiguo.


EL ENTIERRO

La muerte del gran artista circuló en pocos minutos, “urbi et orbi”. El gobierno español -que ya presidía entones Portela Valladares, otro gallego ilustre-, dio un Decreto de honores oficiales, y designaba, para que lo representase, al Rector de la Universidad de Compostela. La bandera, blanca y azul de Galicia flameó, enlutada a media asta. La Universidad suspendió sus clases y los obreros de Santiago -artistas y aprendices de artistas-, suspendieron el trabajo el día del entierro. Todas las viejas campanas compostelanas, de los siglos medioevales, que saludaban a las peregrinaciones, donde venían Carlomagno, Dante y San Francisco de Asís, doblaron a muerto por el gran don Ramón.

El día 7, señalado para el entierro, la ciudad amaneció envuelta en un vendaval. En Santiago llueve siempre, pero es aquella, una lluvia sutil de “calabobos” y “orballo”, suave, de las prosas valleinclanescas. La de aquel día, era torrencial, con viento huracanado y truenos y relámpagos. Una verdadera sinfonía wagneriana, que no amainó en todo el día. El cadáver de don Ramón, vestido con el hábito franciscano, en un ataúd de roble gallego, sin pulir ni pintar —como él lo indicara-, debía ser sacado a las 4 de la tarde. No fue posible. A esa hora, arreció la desusada tormenta. Cerca del anochecer, sin que el vendaval cesase, fué sacado el ataúd a hombros y conducido al cementerio rural de Boisaca. Artistas, poetas, escritores, decanos de facultades y obreros de las tradicionales artesanías de la vieja urbe Jacobea, se turnaron para llevar el cuerpo del gran maestro a su último reposo, por un camino de 5 kilómetros.

Fue entregado a la tierra madre, a la sombra de un pino, hidalgo y venerable. A las nueve de la noche, fué echada la ultima palada sobre la fosa, en medio de la tormenta furiosa.

De regreso a la ciudad, entre el grupo de allegados al muerto ilustre, alguien murmuró con voz adolecida:

-Terrible noche.

-Sí. Es una noche de “Romance de Lobos”-


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 6 de xaneiro de... 1943)
Revista de estudios sobre Valle Inclán
Biografía de R. del Valle Inclán
Sobre Valle Inclán
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galegos de sona - Publicado o 06-01-2010 01:30
# Ligazón permanente a este artigo
A DERRADEIRA LECCIÓN DO MESTRE
Con motivo da Cuarta Convención Nacional do Maxisterio Chileno, celebrada nos primeiros días de 1943, RSP adica dous artigos ao tema destacando que "unha reunión de mestres dun pais, para tratar dos seus problemas e da alta misión que lles está confiada, é sempre un suceso promisorio para un país democrático... e os forxadores de almas, aqueles que deben modelar aos gobernantes e aos gobernados do futuro, que lles darán cerebro e personalidade, teñen dereito non só a eso, senón que son acreedores ao respeto devoto e á admiración rendida da Patria e dos seus cidadáns."
Reproducimos o segundo dos artigos no que comenta o famoso debuxo do álmbun "Galicia mártir" de Castelao onde reflexa a traxedia ocurrida en Galicia contra os defensores da República e sobor de todo contra os mestres...



4 de enero de 1943

“LA ÚLTIMA LECCIÓN DEL MAESTRO”

(A la Cuarta Convención
del Magisterio Chileno)


Por Ramón Suárez Picallo

Alfonso R. Castelao, médico, empleado de estadística y profesor de Dibujo del Liceo de Pontevedra, en Galicia, y diputado de la República, es uno de los más extraordinarios caricaturistas sociales de la Europa actual. Sus temas predilectos, los sacaba de las escenas más sencillas de la vida diaria, de los marineros y de los campesinos de su tierra, y de su costa gallega. Castelao tuvo un hijo único, que se le murió a los 14 años de edad, cuando ya apuntaba en él, un gran artista del dibujo. Desde la muerte de su hijo, Castelao se dedicó a dibujar niños y cosas de niños, especialmente escenas de la Escuela. Actualmente Castelao está en Buenos Aires como exilado político. La “Editorial Atlántica”, acaba de publicar una edición Infantil del “Conde de Lucanor”, ilustrada por Castelao.

Durante la Guerra Civil, Castelao, que se había quedado en la zona republicana, por haber perdido el tren mientras examinaba un cuadro de Goya, hizo un álbum de dibujos que circuló por el mundo entero con los “pies” , traducidos a todos los idiomas. El álbum se titula “Galicia Mártir”, y es un resumen pavoroso de lo ocurrido en la hermosa y dulce región noroestana de España, controlada desde el primer momento de la insurrección militar, por la reacción fascista. Una matanza tremenda, con más de 100 mil víctimas, sobre una población de 2 millones de habitantes.

Entre los mártires predilectos, figuraron, por millares, los maestros de Escuela, Las fuerzas obscuras que inspiraron la rebelión contra la República, tenían por enemigo número uno, a la Escuela nueva. No le perdonaban al régimen naciente, que en años, elevase el presupuesto de Instrucción Pública, de 100 a 530 millones de pesetas; se enfurecieron porque durante 6 años fuesen lanzados a los cuatro puntos cardinales de España, con escuela permanente -en edificios bellísimos, dotados de todo confort-, veintiún mil maestros jóvenes, cuyo sueldo mensual, era superior al sueldo anual de los maestros de la monarquía hasta 1915; la reacción española, acostumbrada al viejo dómine, hambriento y haraposo y malhumorado, sometido al cacique rural, que practicaba aquello de “la letra con sangre entra”, tenía por elemento subversivo, al jóven maestro republicano, alegre y cordial, que cantaba a coro con sus discípulos, añejos romances, y graciosas coplillas populares; que era el hermano mayor y el amigo más dilecto de sus educandos.

Por eso, fue horrible en toda España la matanza de maestros. En una sola noche, en la ciudad de Teruel, fueron asesinados treinta y siete, cuyos cadáveres insepultos, aparecieron una madrugada colocados en hilera trágica, en la “Plaza del Torico”, de la bella ciudad aragonesa. Porque los jóvenes maestros republicanos españoles, fieles al gobierno legítimo de España, no se plegaron al “Nuevo Orden”, dictado desde Berlín y desde Roma.

Castelao recogió, en uno de los dibujos de su álbum famoso, el martirio del Magisterio español; la composición fué reproducida por millones, y, durante la guerra, ocupó el lugar de honor de todas las escuelas de la zona republicana. El Ministerio de Instrucción Pública de Suecia, -el país más culto de Europa- hizo de ella una edición especial. He aquí lo que “decía” el dibujo de Castelao: Una carretera rural de Galicia bordeada de abedules decapitados, con las ramas cortadas. Al fondo una aldea campesina, coronada por la espadaña de la vieja Iglesia parroquial; a un lado una casita blanca, rodeada de un huerto idílico, sobre cuyo frontispicio campea un letrero: “Escuela Pública”; al otro lado una fuente y campos sembrados, con el fruto en sazón. A la vera de la carretera, en el borde mismo de la cuneta, un hombre joven muerto, con las ropas destrozadas y los cabellos revueltos; en la frente, en la entrada del cerebro, una pequeña mancha, de la que sale un hilillo de sangre que cae, gota a gota, sobre el polvo del camino. Alrededor del muerto, un grupo de niños consternados, unos de rodillas y otros de pie, llorando a lágrima viva. El dibujo lleva la siguiente leyenda:

-La última lección del maestro-.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o 4 de xaneiro de ... 1943)

(Este artigo tamén aparece na selección de LA FERIA DEL MUNDO publicado polo CCG en 2008)
Falamos de Castealo no noso blog
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galegos de sona - Publicado o 04-01-2010 00:16
# Ligazón permanente a este artigo
ROSALIA DE CASTRO E FOLLAS NOVAS
Onte falabamos que, a inaguración dunha escola de cantería, facilitou a RSP lembrar a Galicia e os canteiros, hoxe difundimos un artigo sobre a publicación do libro "Follas Novas" o que lle permite falar dabondo da "doce musa do Sar" que "é deidade da nosa cabeceira, nas noites,só alumeadas polas lembranzas e polas saudades": "Santa Rosalía", para rematar falando das distintas edicións do libro...



19 de diciembre de 1943


HISTORIA DE UN LIBRO DE VERSOS:
“FOLLAS NOVAS” DE ROSALÍA CASTRO


Por Ramón Suárez Picallo

ACUSE DE RECIBO: Don José Loredo Aparicio, librero de la calle Bandera frente al Congreso, representante en Chile de la Editorial galaico-argentina “Emece”, de Buenos Aires, ha tenido la gentileza de obsequiarnos con un ejemplar de al cuarta edición de “Follas Novas” –la obra cumbre de Rosalía Castro– recientemente publicada por la citada editorial. Acusamos recibo y agradecemos, conmovidos, el precioso regalo. Porque Rosalía -¡Santa Rosalía!– la dulce musa del Sar, es deidad de nuestra cabecera, en las noches, sólo alumbradas por los recuerdos y por las saudades.

NOTICIA: Rosalía Castro nació en Santiago de Compostela el 21 de febrero de 1837 y murió en Padrón (tierras de Iria Flavio) el 15 de julio de 1885. Hija de mujer soltera, de una familia distinguida y cultísima, su nacimiento, gravitó sobre su vida, y sobre su obra, con la oscuridad y la tristeza de una “negra sombra” –el nombre de uno de sus más bellos poemas-; casó con don Manuel Murguia, escritor, historiador y polígrafo insigne, y se dice que no fue feliz; su único hijo varón –poeta, dibujante y músico– murió en plena adolescencia; ella era también enferma, soportando, durante varios años, una horrible dolencia que la llevó a la tumba. Apegada a los primores de la tierra natal, tuvo que emigrar a Castilla, con su marido (que desempeñaba el cargo de Archivero y Bibliotecario del Estado); de aquella emigración son sus tres poemas más representativos, que hoy rezan y cantan, todos los emigrantes gallegos del mundo: “Airiños, airiños aires”, “Padrón, Padrón…” y “Adiós ríos, adiós fontes”; este último esculpido en bronce en su estatua de Compostela.

En Madrid conoció y trató a muchos poetas y escritores de la época, y colaboró asiduamente en la Revista “Rimas” que dirigía Gustavo Adolfo Bécquer, que era con Nicomedes Pastor Díaz, su único parigual entre los románticos de estirpe nórdica, emparentados con Heine, antes de haberlo conocido.

Tristezas, andanzas y malaventuras del poeta, fueron vertidas en su obra lírica, trascendida sobre su pueblo, sus problemas, sus dolores y sus rebeldías. Y fue tanta y tan profunda la consubstanciación entre el poeta y su pueblo que siendo aún casi del todo desconocida en el mundo literario de su época, cantaban sus versos todos sus paisanos, desde los labradores de las montañas, valles y serranías, hasta los navegantes, que echaban carbón a los barcos que iban de Nueva York a Shangay y de Liverpool a Magallanes…

LA OBRA Y SU TRASCENDENCIA: “Cantares gallegos”, “Follas Novas”, “En las orillas del Sur” y “El caballero de las botas azules” (novela) (los dos primeros en gallego y los otros dos en castellano), forman la obra total, más conocida de Rosalía. Tiene otros trabajos sueltos, cuentos e impresiones de paisaje, muy difíciles de hallar. Y unos instantes antes de morir, le mandó a su hija Alejandra quemar “todos los papeles inéditos que guardaba, en un gran cajón”. Su hija, cumplió el mandato, y así quedaron, desconocidos para siempre, sus últimos versos, que estaban también escritos en gallego y que ella llamaba “cousas íntimas.

Antes de su muerte, era casi desconocida fuera de su pueblo. Hablaron de ella, su esposo Murguía, Pastor Díaz, su paisano, y don Emilio Castelar, su más devoto apologista. Después de su muerte tuvo en Azorín el paladín de su actual universalidad; el Díez Canedo y Cansinos Asens, entre otros muchos, señalaron en su libro, “En las orillas del Sar”, el antecedente claro, nítido a indubitable de Rubén Darío, en la revolución de las formas y de las combinaciones métricas que habían de hacer famoso al poeta nicaragüense. Don Miguel de Unamuno en “Paisajes y problemas de España”, le dedica un magnífico ensayo. Y el inglés Fitzmaurice Nelly, la incorporó a su ya célebre “Historia de la Literatura Española”, consagrándole varias páginas.

Desde entonces la bibliografía “rosaliana” se ha enriquecido hasta la opulencia, en Galicia, en España y en el extranjero. En Portugal y en el Brasil es tan popular como en Galicia misma. Le están consagrados dos libros, editados por la Universidad de La Plata; uno del doctor Cortina Aravena y otro de la doctora Alicia Murias (Tesis para doctorarse en Filosofía y Letras – 1942). Julio Dantas, le dedicó un tomo: “Rosalía e a Saudade”; Gerardo de Nerval y Píelas Lebesgue, la tradujeron al francés, y el doctor Lemahnisch, la tradujo del gallego al alemán. Todo ello, aparte de unos 50 ensayos que se le dedicaron en Galicia, en cuya Universidad se la estudia y comenta con devoción.

Hoy, no hay ningún autor, español o extranjero, que al hablar de la literatura española del siglo XIX, no coloque a Rosalía en uno de los más altos lugares de la Lírica Ibérica.


ESTA CUARTA EDICIÓN DE “FOLLAS NOVAS”

Íbamos hacer tan sólo la historia de “Follas Novas” y se nos fue la mano. ¡Perdónenos el lector! Rosalía, los gallegos que nos lean y nosotros, sabemos por qué ello ocurre así.

La primera edición de “Follas Novas”, se publicó en La Habana en 1880, en vida de la autora. Llevaba un prólogo maravilloso de don Emilio Castelar y fue presentada más tarde en la Biblioteca del Jockey Club de Buenos Aires, que, como se sabe, adquirió buena parte de los libros del insigne orador y repúblico.

Llevaba también unas palabras limiares de Rosalía (que se mantienen en la cuarta edición) en bella prosa gallega.

“Vayan en buena hora –dice ella– estos pobres engendros de mi tristeza; vayan a entre los vivos los que eran, por su propia naturaleza, cosa de una muerta y bien muerta”. Mal sabía el poeta que lo que eran “cosa de muerta”, habrían de ser testimonio de su eterna vida, de la inmortalidad. Porque “Follas Novas”, resume, como ningún otro de sus libros, la llama misteriosa, vaga y alucinante, no sólo del lirismo de Rosalía, sino que, también, del entrañable hábito lírico de Galicia y de su lengua maravillosa.

La segunda edición, ya póstuma, fue hecha en Madrid en 1909 en la Casa Hernando, formando el Tomo III de sus obras completas, dirigida y prolongada por su esposo, don Manuel Murguía. La tercera, en Madrid también, hacia 1924, dirigida por su yerno el profesor Izquierdo. Se han publicado, además muchas antologías (una en Chile, por Álvaro de las Casas y otra en Buenos Aires, por Eduardo Blanco Amor –ambos gallegos y ambos poetas– en 1937, con ocasión del centenario de Rosalía).

Ramón Otero Pedrazo, le dedicó su trabajo de ingreso en la Academia Gallega, y don Augusto González Besada, el suyo de ingreso a la Academia Española contestado éste por Jacinto Octavio Picón.

Y ahora esta cuarta, que es verdaderamente primoroso y que resume a maravilla las tres anteriores, con un estudio preliminar magnífico, sobre la vida y la obra de Rosalía, y con un amplio compendio bibliográfico.

Volvemos a ojear el ejemplar precioso, y van desfilando, como en una visión lejana, tierras, villas, mares, ríos, fuentes, arboledas, cementerios y… como en los tiempos de la dulce Rosalía… viudas… muchas “viudas de muertos y de vivos” y sentimos, con ella, la presencia del “clavo en el corazón”; de aquel tremendo clavo que ella misma no supo decidir, nunca si era “de hierro o de oro, de odio o de amor”; porque, quizá, aquel clavo era de las cuatro cosas a la vez.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 19 de decembro de... 1943)
Máis de Rosalía
Rosalía de Castro
Follas Novas
Comentarios (2) - Categoría: RSP-Galegos de sona - Publicado o 19-12-2009 10:04
# Ligazón permanente a este artigo
NICOLAU E CASTELAO

Lluis Nicolau De Oliver foi un político español de ideoloxía catalanista e republicana.Foi elexido deputado o 18 de abril de 1931 polo partido Acción Catalana Republicana, destacando pola sua defensa do Estatuto de Autonomía catalán. En 1933 Manuel Azaña o nomeou xefe da delegación española na Conferencia Económica e Monetaria Mundial de Londres.
Ramón Suarez Picallo tamén deputado naquelas Cortes ,lembra neste artigo -publicado tal dia como hoxe- unha curiosa anecdota que lles ocurría a Nicolau e a Castelao -do que destaca as súas cualidades como gran debuxante- xa que, tanto o presidente como o secretario do Congreso de Deputados os confundían tanto polo seu parecido como pola similitude na terminación dos seus apelidos ...


21 de noviembre de 1942

NICOLAU Y CASTELAO


Por Ramón Suárez Picallo

Entre los líderes republicanos españoles, entregados a España por las fuerzas de ocupación de Francia, está el ilustre profesor de latín y griego de la Universidad de Barcelona, Luís Nicolau de Oliver. Filólogo, historiador, crítico de arte, helenista y auxiliar del doctor Bosch Gimpera, en los estudios de la Antigüedad Clásica de España. Además de todo esto, Nicolau, era miembro de un partido de “elite” denominado “Acción Republicana Catalana”, de tendencia burguesa y moderada. En tal carácter fue diputado a las Cortes Constituyentes, gobernador del Banco de España y Ministro de la República.

En las Constituyentes, se sentaba a su lado un diputado por Galicia, de tendencia galleguista, que representaba a la provincia de Pontevedra: Alfonso R. Castelao, médico, dibujante, empleado de Estadística y, junto con Bagaría, el mejor caricaturista de la Europa de su tiempo. También Castelao era aficionado a las cosas antiguas y en tal carácter, subvencionado por la Institución Libre de Enseñanza, recorrió Europa estudiando y dibujando las cruces de piedra, que están a la vera de los caminos en Bretaña, Irlanda, Galicia y demás países cristianos. Resultado: “Cruces de Piedra”, editado por el Seminario de Estudios Gallegos de Compostela, bajo el patrocinio del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes de la República.

Castelao y Nicolau, además de la similar eufonía de sus apellidos eran físicamente iguales. Los dos vestían terno negro, camisa blanca y una corbatita “voladora” de aire bohemio. Miopes los dos, usaban por igual lentes montados en carey. Se sentaban juntos en una de las últimas filas del hemiciclo parlamentario. El primer secretario, Juan Simeón Vidarte, era el encargado de tomar las votaciones nominales, pronunciando en alto y a simple vista, el nombre de cada uno de los 473 diputados que formaban el famoso Parlamento. Buen fisonomista, con una memoria portentosa, el secretario, no se equivocaba jamás. Menos cuando llegaba a Nicolau y Castelao con apellidos de igual eufonía físicamente iguales, con parecidas aficiones intelectuales, y que, además, se sentaban juntos; pero que, para confundir a Vidarte, cambiaban de asiento con mucha frecuencia.

Un día Castelao, hizo su autocaricatura y la de su “sosías”, y le llevó las dos al secretario para que en las votaciones nominales, no se equivocase. Vidarte miró los dos dibujos y quiso guardarlos; pero el presidente, don Julián Besteiro, que tenía gran admiración por el humanista y por el médico dibujante, las dejó encima de su mesa alegando que él también se equivocaba cuando debía concederle la palabra a alguno de los dos. Y luego, el bondadoso don Julián, le dijo a su joven secretario.

-Deje aquí el dibujo. Vale más que cien discursos parlamentarios. Por el dibujo y por los dibujados.

Alfonso R. Castelao, el gran dibujante, está en Buenos Aires, exiliado, casi ciego del todo. Está ilustrando una edición para niños de “El Conde Lucanor”. Luís Nicolau, el gran humanista, está en el Castillo de Figueras a punto de ser condenado a muerte y fusilado.

Castelao preside en Buenos Aires, una comisión de intelectuales y artistas, encargada de hacer gestiones para librar de la muerte a los cautivos de Figueras, entre los que se halla su sosías Nicolau por cuya vida –así acaba de declararlo-, daría de buen grado la poca vista que le queda.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 21 de novembro de... 1942)
Dito artigo tamén aparece publicado no libro LA FERIA DEL MUNDO (páx-94-95) editado polo CCG en 2008.
Castelao
Luis Nicolau de Oliver
Biografía de Castelao
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galegos de sona - Publicado o 21-11-2009 03:48
# Ligazón permanente a este artigo
BASILIO ÁLVAREZ

Ao coñecer o pasamento de Basilio Álvarez, republicano, ex-deputado,exhiliado en New York, Ramón Suárez Picallo fai esta sentida semblanza deste loitador pola liberdade.


20 de noviembre de 1943

BASILIO ÁLVAREZ


Por Ramón Suárez Picallo

En la ciudad de Nueva York, donde residía como aliado político, acogido a la protección de la colonia gallega democrática, acaba de fallecer, a los 64 años de edad, Basilio Álvarez Rodríguez, sacerdote, orador, periodista, escritor, abogado criminalista, ex Diputado de las Cortes Constituyentes de la República Española y de las subsiguientes y ex miembro el Tribunal de Garantías Constitucionales.

El “Abad de Beiro” –que así fue conocido y célebre en Galicia y en España, por el nombre de la parroquia orensana donde ejercía su Ministerio– fue una de las más curiosas, extraordinarias y discutidas figuras del periodismo, de la política y de la Iglesia española, en todo lo que va de este siglo. Vida la suya de altibajos y claroscuros, unas veces dentro de la Iglesia y otras frente a ella, combatido y combatiente, siempre figurará en la historia de las luchas sociales y políticas de su país, con caracteres muy destacados: como un sin par orador, como un periodista de primer orden, como un demócrata liberal y republicano y como el apóstol precursor del despertar vigoroso del campesinado gallego, al que amó y sirvió por sobre todas las cosas.


EL SACERDOTE AGITADOR

Hijo de una familia campesina muy humilde, huérfano desde la infancia, párroco de una feligresía de labradores pobres, fervoroso creyente cristiano, empezó sus prédicas desde el Púlpito de su Iglesia rural, glosando los dolores, las angustias y las desesperanzas de sus paisanos y fieles: combatiendo el caciquismo, la usura y los foros –especie de derechos feudales milenarios– que asolaban la vida del Tus gallego y que determinaron las emigraciones en masa de aquel pueblo laborioso. Rosalía de Castro, Curros, Enriques y Lamas Carvajal –poetas– cantaban por entonces igual dolor y en la Universidad de Compostela, algunos profesores y muchos estudiantes trataban de igual cosa. Se incitaba al país gallego a recobrar las fe en sí mismo, a unirse para combatir a sus explotadores políticos feudales, ausentistas, usureros y foráneos. “Erguete e anda, como en Irlanda, como en Irlanda”, decía el poema rebelde.

Los sermones de Basilio, causaban sensación; se le invitó a predicar en otras iglesias, y su palabra encendida, elocuente y sencilla, se hizo número obligado en todas las grandes ceremonias. Las altas jerarquías de la Iglesia, puestas sobre aviso por los caciques políticos, lo llamaron al orden y lo amenazaron. ¡Allí fue Troya! Basilio siguió predicando con más ardimiento, alegando que su prédica estaba dentro de la Doctrina de los Padres de la Iglesia. Se le castigo, y el apeló a Roma en un escrito famoso. Se le privó de misa. Se lanzó entonces, junto con un grupo de devotos, por toda Galicia organizando Sociedades Agrarias, Cooperativas y Centros Culturales. El país, se puso de pie, como no lo había hecho desde los tiempos de las “Irmandades”, de los siglos XIV y XV. Basilio y los suyos, perseguidos por la guardia civil, hablaban en la alta noche, a la luz de la luna en sotos y pinares; repartían papeles en ferias y romerías, y cantaban extraños himnos, que la juventud labriega aprendía con fervor.

Pero, el mal que combatían venía de afuera. De la organización centralista, del régimen monárquico. Los diputados se elegían en el Ministerio de la Gobernación, encasillados, de antemano, Galicia, sólo conocía al Estado español, a través de la guardia civil, los cobradores de tributos y las “levas” de sus mozos para el matadero de Marruecos. Un dato interesante: en uno de los más sonados comicios electorales en que intervino Basilio y sus huestes, fue candidato frente al caciquismo. Pepe Calvo Sotelo. Más tarde siguieron rutas distintas, pero conservaron ambos amistad invariable.


EN LA BOCA DEL LOBO

El abad aldeano se fue a Madrid, a meterse, como decía él, en el cubil del lobo. Hizo allí periodismo de combate, fundó una gran institución gallega, fue amigo de intelectuales políticos y poetas con afán de atraerlos a su causa, y, además, estudió la carrera de leyes. Pero en general espiritual y políticamente no le sentó la Corte; fue aquel período el más triste de su vida. Un poeta muy popular, Ramón Cabanillas, le escribió un soneto titulado “Vuelve a Galicia”. Y volvió a Galicia. Fundó en Orense un diario popularísimo, “La Zarpa” y reanudó su combate. En 1927, por gestiones del Obispo de su diócesis –el doctor Cerviño, un santo Prelado– volvió a la Iglesia, después de unos severos ejercicios espirituales. ¡Hasta que vino la República a cuyo advenimiento contribuyó! Orense lo eligió Diputado a las Constituyentes, con la máxima votación. Vestido de sacerdote asistió a todas las sesiones parlamentarias y tuvo intervenciones famosas. Defendió a la Iglesia y a sus instituciones y al clero rural pobre, que quería conquistar para la República. Ingresó al Partido Radical, y, en tal carácter, fue representante del Parlamento en el Tribunal de Garantías Constitucionales. Mas, hete aquí que cuando su Partido en el poder, junto con Gil Robles, vetó la ley agraria de Cataluña, Basilio la defendió en el Alto Tribunal, y cuando, a raíz de los sucesos de octubre de 1934, el mismo Tribunal, condenó a Companys y a sus consejeros, el sacerdote gallego, votó la absolución con voto fundado.

Y cuando después la Iglesia, en aquel mismo período se volcó entera y desmbozadamente al lado de la reacción anti republicana, comenzó a conspirar y se hizo beligerante frente al pueblo, Basilio se retiró de su partido de la política, y la Iglesia dedicándose a su profesión de abogado, que le daba apenas para comer, porque defendía asuntos penales, gratuitamente casi todos.


LA GUERRA CIVIL Y EL EXILIO

Estaba en Madrid cuando estalló la guerra. Su condición de ex radical y de ex sacerdote le ocasionó dificultades en los primeros días. Por otra parte, sus muchos enemigos de la reacción –colados en las filas populares en los primeros momentos– estuvieron a punto de cobrarle su deuda. Y Basilio salió de la zona republicana, hacia Buenos Aires. En la capital Argentina, los adictos a la rebelión, trataron de conquistarlo, explotando su natural amargura. Lejos de entregárseles, Basilio escribió en “Crítica” una serie de artículos notables recogidos en un libro defendiendo a la República; participó en mítines y conferencias y en la gran concentración obrera del 1 de Mayo de 1937, hizo un gran discurso defendiendo al Gobierno republicano. Las autoridades argentinas le prohibieron hablar y escribir, so pena de expulsarlo del país. Prohibirle a Basilio Álvarez, hablar y escribir, era un imposible. Y salió de la Argentina, rumbo a Cuba y Estados Unidos, donde continuó su campaña.

De paso por Chile, sintió al cruzar la Cordillera, los primeros síntomas del mal que acabaría de llevarlo a la tumba: Una hemiplejia que lo dejó semibaldado y de la cual falleció anteayer en Nuevo York.

El brevísimo cable que da cuenta de su fallecimiento, dice que antes de darle sepultura se tomó una mascarilla de su cabeza, para que sirva de guía al escultor que habrá de hacer su estatua en Galicia. ¡Bella cabeza la de Basilio Álvarez! Ancha frente, ojos azules y profundos, cabellera ensortijada de color “loiro-galego”; Indalecio Prieto, que lo admiraba mucho, sostenía que era más impresionante que la de Dantón y la de Mirabeau, los dos europeos que más se parecían a Basilio Álvarez.

Los paisanos de Basilio, sus campesino pobres, aquellos a quienes el les decía una vez desde la tribuna: “Si vuestros derechos y vuestra dignidad, no son respetados; y si en defensa de ellos os véis obligados a matar, éstas manos que consagran y levantan a Dios todos los días, os absuelven desde ahora”; ésos llevarán en su día, al monte más alto de Galicia, piedras vivas de vivo granito, para levantar con ellas el monumento a su amigo y protector, a su valeroso apóstol.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 20 de novembro... de 1943)
Basilio Álvarez
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galegos de sona - Publicado o 20-11-2009 14:00
# Ligazón permanente a este artigo
[1] [2] 3
© by Abertal