A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

Conferencia de RSP en 1925
Tal dia como hoxe pero de 1925 o xornal El Despetar Gallego de Buenos Aires reproducía o contido dunha conferencia impartida por RSP en Buenos Aires sobre a situación dos labregos galegos forzados a emigrar na época da dictadura de Primo de Rivera e animándoos a iniciar una revolución liberadora...
Agradecemos a Hernán Díaz o contido do mesmo.


LA CONFERENCIA DEL COMPAÑERO RAMÓN SUÁREZ(1)

El 24 del pasado mes dio su anunciada conferencia el compañero Ramón Suárez. El acto, que estuvo muy concurrido, adquirió en el ánimo de todos los presentes un alto valor por las estimables enseñanzas que el compañero Suárez, con pleno conocimiento del asunto, con palabra cálida y entusiasta y con su expresión clara, ha sabido transmitir al auditorio. Este premió con frenéticos aplausos los párrafos culminantes de la interesante disertación del compañero Suárez. Damos un resumen de la misma. Dijo el compañero Suárez:

Mientras la patria gime bajo la tiranía, mientras en nuestro país las libertades más elementales están suprimidas y un hábito de tragedia ciérnese sobre mi Galicia, no podemos hablar de otra cosa que de la Revolución Liberadora.
Por eso esta mi disertación tendrá ese carácter: hacer de la organización agraria un elemento útil para la revolución próxima y del campesino gallego un factor revolucionario.
El proceso de la asociación del hombre al través de la Historia puede sintetizarse en el proceso de las necesidades humanas. Nació la Asociación ante la primera necesidad y subsistirá mientras estas necesidades subsistan.
Cuando el hombre de la caverna tuvo que habérselas con las fieras y con los elementos que desconocía, sintió necesidad de unirse y nació de ahí la primera sociedad humana: la tribu. Constituida ésta, evolucionó hasta llegar a las naciones de hoy. Y así, fue siempre una necesidad, en todos los pueblos y en todas las épocas, la que determinó la Asociación. Necesidad de defender intereses comunes; de propagar ideas; de perfeccionarse en una profesión u oficio, y así sucesivamente.
Veamos ahora si en nuestro caso, en el caso de los campesinos gallegos, existen necesidades que puedan determinar las organizaciones agrarias.
¿Quién no conoce la vida de sacrificio de nuestros labradores? ¿Quién ignora que después de hozar en la tierra todos los días del año él, la mujer, las criaturas cuando debían estar aún en la escuela, viene la cosecha, que va a parar al arco del forero, del ayuntamiento y del Estado en forma de feroces tributos que lo convierten en paria eterno? ¿Quién de nosotros, paisanos míos, no lo vio cruzar sus leiras, triste, angustiado, porque el fruto de su esfuerzo gigantesco no le pertenece? ¿Quién ignora que nuestro noble labriego, y con él el pueblo gallego, fueron y siguen siendo víctimas de arbitrariedades sin cuento, de injusticias tremendas de parte de caciques y gobernantes deshonestos? ¿Quién desconoce que Galicia se desangra en la emigración yendo a tierras extrañas en busca del pan y de la libertad que allí les son negados? ¡Qué tragedia al contemplar la sangre de sus hijos destrozados en la guerra, en una guerra infame, criminal, hecha por capricho de los tiranos y por la inutilidad de unos cuentos generales sin méritos!
Afirmamos que lo dicho es motivo más que suficiente para que nuestros labriegos no sólo se asocien, sino para que se levanten airados y con la hoz que sirvió a nuestros antepasados para cortar la maleza de nuestra selva virgen, sieguen cabezas de caciques y de déspotas.
Examinemos ahora si la psicología, los antecedentes históricos y en general las características de nuestro pueblo se prestan para ser asociados. Hace pocos días uno de nuestros buenos poetas –con cuya amistad me honro– escribía en un diario que el labriego gallego, el gallego en general, es individualista. Afirmación, a nuestro modo de ver, inexacta. Nuestro pueblo es profundamente colectivista. La tribu Celta, de la que descendemos, fue modelo de comunismo primitivo. Por algo es citada en tal sentido por sociólogos tan eminentes como Engels, el gran amigo y colaborador del socialista Carlos Marx, en su libro Origen de la familia. Las viejas y heroicas “Irmandás” fueron modelo de asociaciones revolucionarias. Mucho antes de nuestro moderno movimiento obrero, en plena Edad Media, los plateros de Santiago aplicaban el boicot, el aislamiento a un individuo por haber lastimado a un aprendiz. La “Compañía Familiar”, que en Galicia es una institución –aunque el código español no la reconozca, cosa muy explicable si se tiene en cuenta que desde que Galicia perdió su personalidad política e histórica, para entrar a formar parte de la arbitraria unidad española, todas sus cosas, aun las más queridas, fueron sistemáticamente combatidas por el absorbente poder central–, constituye un elemento precioso para demostrar el espíritu colectivista de nuestro pueblo. Y en la actualidad, el trabajo a trueque día; la especie de reparto que se hace con los que no tienen cosecha; el sistema de reparto en las tareas de la pesca y muchos otros detalles, permiten establecer el caráter colectivista de nuestro pueblo.
A pesar de lo cual –diréis vosotros–, las organizaciones agrarias, que antes del desgraciado golpe de Estado que dio el poder al payaso que tiraniza a España,(2) no cumplieron con su deber al plegarse al movimiento liberticida. A eso vamos. Nuestro movimiento agrario carecía de principios políticos claramente definidos; carecía de un programa concreto y objetivo, no vivía la escuela democrática que debe vivir toda institución de esta clase. Lo esperaba todo de las frases, más o menos cálidas de un cura metido a agitador, que en la hora de la prueba tuvo más en cuenta la sotana reaccionaria que el contenido de sus discursos casi incendiarios algunos de ellos.(3) Tales a nuestro entender las causas fundamentales del fracaso virtual de nuestro movimiento agrario, ya que fracaso puede ser llamado el hecho de que se haya entregado, en su mayoría, a los miserables que han hecho de España una cárcel odiosa, cuyos presidiarios además de carecer de libertad carecen de pan también.
¿Qué hacer? Mucho hay que hacer para que el movimiento agrario vuelva a su cauce, esto es, cumpla la misión histórica que le corresponda. En este sentido, la Federación de Sociedades Gallegas ha dado pasos seguros y firmes. Sancionó un programa concreto, contemplando, desde el punto de vista económico, las necesidades más imperiosas del labriego; desde el punto de vista político, dio un paso magnífico al sostener la necesidad de la República Federal Socialista; y lleva, de paso, al agro gallego la luz de la cultura, antorcha preciosa tendiente a capacitar a nuestros paisanos para que adquieran conciencia de sus propias necesidades y la manera de ponerles fin.
La Federación, por otra parte, dio un gran paso al vincular el movimiento agrario al movimiento proletario de la ciudad, al resolver mantener relaciones con la Unión General de Trabajadores, entidad que con el Partido Socialista Obrero Español, será dueña del porvenir de España.
La pretendida incompatibilidad, el antagonismo entre los trabajadores del campo y de la ciudad, es un cascabel que sacuden los reaccionarios de todo jaez, para sacar provecho.
La cooperación más estrecha, la comprensión recíproca de las necesidades de ambos elementos, deben ser el puente de Plata que una en comunidad de ideales y de propósitos a esos dos elementos productores de la riqueza social, haciendo que la organización agraria sea lo que debe ser: el instrumento de liberación y de bienestar de nuestro noble y desventurado labrador.
Compañeros, hermanos: Mientras haya tristeza en nuestro agro; mientras nuestras mujeres trabajan la tierra en vez de cuidar el hogar; mientras nuestra juventud se disemina por el mundo por no hallar alí lo que necesita; mientras la tiranía se cierne sobre la tierra avasallada; mientras, en una palabra, Galicia, que puede ser un Edén, un paraíso, sea un infierno, nuestra voz de orden, nuestro mensaje a Galicia, no puede ser más que éste: ¡Labriegos de nuestra tierra, uníos!;(4) para la Revolución que traerá Paz, Libertad y Justicia para España y para Galicia siempre bienamada, siempre recordada, querida siempre.



1. El Despertar Gallego, año IV, nº 53, 7 de junio de 1925.
2. Es decir, Miguel Primo de Rivera.
3. Vuelve a referirse a Basilio Álvarez. Pasados sus años de agitador fogoso y orador temible, los años de la década del 10, cuando fue expulsado de la Iglesia e incluso se acercó al socialismo, moderó sus ideas y en 1923 pasó a apoyar a Primo de Rivera.
4. Como un indicio de sus cambios ideológicos, aquí Suárez Picallo parodia la célebre consigna del socialismo, cambiando proletarios por labriegos y el mundo entero por “nuestra tierra”.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galicia - Publicado o 07-06-2013 12:13
# Ligazón permanente a este artigo
TOXO

Comentando o apelido do xeneral e Primeiro ministro xaponés durante a II Guerra Mundial Hideki Tōjō RSP fai o simil coa palabra galega toxo...


13 de agosto de 1942

T O J O


Por Ramón Suárez Picallo

Tojo, es el Primer Ministro japonés, la mano fuerte del Imperio del Sol Levante, al que se le atribuye el propósito de restaurar en su provecho el régimen imperial. Está muy en candelero estos días al saberse que en junio fue víctima de un atentado. Y también porque sus soldados marinos y aviadores están metidos en un tremendo zafarrancho frente a los yanquis, a los ingleses y a los australianos.
Pero estas líneas no van a eso. Queríamos simplemente explicar lo que quiere decir “tojo” en castellano. Porque hay que saber lo que quieren decir en castellano muchos apellidos japoneses. No se pueden transcribir de tan feos que son. Hemos visto una lista de ellos debido al ingenio popular, impresa sin previa censura. Es verdaderamente terrible.

Pues bien, el apellido del Premier nipón es de lo que puede explicarse sin que se ruborice una doncella: Tojo es un arbusto espinoso, muy común en la Bretaña francesa, en Irlanda en el norte y noroeste de España, donde se llama indistintamente tosco,toxo, tojo y aliaga. Cuando es tierno, triturado y machucado resulta un excelente forraje para el ganado. De grande sirve como leña y con su tallo se hacen fuertes estacas. En Chile también se da. Lo hemos visto al borde del camino de Puerto Varas a Puerto Montt.

Tiene dos cualidades poéticas. Florece en pleno invierno. Sus florecillas exhalan un perfume muy delicado y son de color oro viejo. Además en sus ramas anidan las tórtolas. Una preciosidad como verá el lector. Tanto que conocemos un bellísimo poema de Antonio Noriega Várela titulado “Florecillas de Tojo” (“As proliñas do toxo”, en la lengua galaica y portuguesa) . No lo transcribimos para no darles gustos a los totalitarios. No son palabras de color subido todos los apellidos japoneses. Los hay, como es el caso, que pueden ser explicados aunque haya damas presentes.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 13 de agosto de ... 1942)
Biografía do xeneral xaponés Hideki Tōjō
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galicia - Publicado o 13-08-2011 19:15
# Ligazón permanente a este artigo
APELIDOS GALEGOS EN CHILE (1944)

O apelido Figueroa é de orixe galega, de onde despois exténdese a toda España, como tamén o son Quiroga, Ríos,...
RSP neste artigo, fala dos apelidos galegos que se nomean en Chile, citando numerosos exemplos e que corresponden a unha nutrida representación de galegos residentes no citado país...


30 de julio de 1944

LOS GALLEGOS EN CHILE


Por Ramón Suárez Picallo

Los gallegos residentes en Chile, rematan hoy las festividades conmemorativas de su Día Mayor, de 1944. Oirán Misa, los creyentes, a las diez de la mañana, en el Templo del Pilar, del Colegio Hispano–Americano en la calle Carmen, y luego, a la una de la tarde, sin distinción alguna, se reunirán en la mesa, en el Hotel Crillón , para almorzar al estilo de su tierra.

Hay en Chile, nutridas representaciones de todos los pueblos hispánicos incorporados, en esfuerzo y pensamiento, a su vida nacional: vascos, catalanes, andaluces, asturianos, castellanos de las dos Castillas, extremeños, valencianos, montañeses, murcianos e insulares de las Baleares y las Canarias; pero, pocas veces ha sonado el nombre de los gallegos en este policromo y polífono conjunto, destacando su personalidad diferenciada.

¿Es que no hay en Chile, gallegos de origen y de estirpe? Sí los hay, y para hallarlos, basta sólo leer algunos apellidos, provenientes en línea directa de la tierra noroestana española, de los celtas y de los suevos. Los apellidos gallegos son toponímicos del paisaje o de cosas del paisaje, de lugares y, en menor cuantía de oficios y profesiones. Quizá el primero que haya llegado a Chile, sea Quiroga , original de un rico distrito rural, del mismo nombre, en la provincia de Lugo, que tiene por blasón un hombre estrangulando a un lobo. Le sigue el de Andrade –muy popular en Chiloé que alguna vez se llamó Nueva Galicia– y que proviene de las Puentes del Eume, entre Betanzos y El Ferrol (Coruña) condado célebre de la Historia de Galicia. Figueroa –en su origen Figueiroa– nacido a raíz de la oposición de los gallegos al tributo de las “cien doncellas”. Un grupo de mozos de Bergantiños negaron las doncellas de su tierra a los árabes, armados de ramas de higuera –“figueira” en gallego-, y allí nació un apellido y un marquesado ilustre en Galicia, como protector y cultor de las Artes y las Letras.

Ríos es también apellido gallego, nacido en la conjunción del Miño, con el Avia y el Sil, en la provincia de Ourense, lugar llamado de los “Tres ríos”; tierra anacreóntica, de buen vino y pan llevar , donde florecieron santos, poetas y monjes ilustres, entre ellos Fray Benito Jerónimo Feijóo y Montenegro. Vienen luego los Barros -Barreira y Barrera, comunes a Galicia y Portugal- Lamas, Barreiro, Carballo, O’Pazo, Montes, Castaño, Prado y todos los Castro, nombre, este último, de coto y montículo, de puro origen céltico, por ser lugar de reunión y llamada de las tribus prerrománicas de Galicia, extendido a Inglaterra, más tarde, como “Caster” en la acepción de “Castillo en las alturas”.

Son, asimismo, de origen gallego, todos los terminados en “ero”, “era”, originalmente “eiro” “eira”; Montero, Rivera, Barrera, como son de origen castellano los “ez” de abolengo patronímico personal.

Los gallegos, tienen hoy, en honor de todos, mesa y manteles; por los que fueron y por los que son de su estirpe, en el trabajo y en el pensamiento, en todo esfuerzo creador, que extiende por todas las tierras del mundo –especialmente por las de América– un nombre y una prosapia, de trabajo, de honestidad y de espíritu, proveniente de una de las más viejas tierras del mundo, perdida en la noche de los tiempos.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o díza 30 de xullo de... 1944)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galicia - Publicado o 30-07-2011 00:05
# Ligazón permanente a este artigo
DIA DE GALICIA (en 1944)

RSP adicou varios artigos para lembrar o 25 de xullo, o Día de Galicia. Hoxe presentamos este que escribiu dende Chile en 1944.


25 de julio de 1944

DÍA DE GALICIA


Por Ramón Suárez Picallo

Los gallegos, diseminados por todo el mundo, recuerdan hoy, con emoción fervorosa, a su tierra nativa en la advocación de Santiago de Compostela, la ciudad docta y santa, que la representa en la Historia, en la Tradición, en la Cultura, en la Fe y en el Espíritu creador de cosas bellas.
La elección de esta fecha -Festividad del Apóstol Santiago- como Día de Galicia, capaz de resumir, simbólicamente, el pensamiento y la emoción de más de diez siglos de Historia y de creación artística y cultural, que va desde un idioma propio, hasta el portento granítico compostelano, ha sido consagrada por todos, sin discrepancia alguna, no solo como efemérides, religiosa en su origen, sino que como Díada civil.

La proclamación de Compostela como una de las tres ciudades apostólicas de la Cristiandad cuando las otras dos, Roma y Jerusalén, no tenían expeditos sus caminos, significó para Galicia, convertirse en el mayor centro de peregrinación, de ir y venir, de ecumenidad, de toda la Europa de la Baja Edad Media. Santos y poetas artífices y guerreros, reyes y campesinos, canteros y constructores llegaron hasta el extremo occidente de Europa, en las riveras acantiladas del Mar tenebroso, en el finisterre gallego. Toda la Edad Media española tuvo la salida al mundo por los caminos de Santiago y por esos mismos caminos, vino a España el conocimiento de la Europa de entonces.

Desde que Galicia fuera cruzada por las legiones romanas, hasta que siglos después, sus hijos salieron como emigrantes a las tierras del Nuevo Mundo, ningún otro acontecimiento habría de darle mayor universalidad a una de las tierras más perfiladas de todo la Iberia. La aportación hecha por los “cancioneros” galaico-portugueses a la lírica medieval, nació y se desarrolló en Compostela y en sus caminos; el arte románico marca su cumbre más alta en el “Pórtico de la gloria” de su catedral y las más nobles artesanías en piedras, maderas, metales preciosos y azabaches, florecieron en la gran urbe jacobea en los siglos XII y XIII con jocundidez de jardín primaveral, en contacto con la mejor Europa de aquellos tiempos.

Después de cuatro siglos de uniformidad -que no de unidad- política española, jurídica, cultural y económica, Galicia tuvo en la última mitad del siglo XIX, un temblor de renacimiento para reanudar, condicionándolo a circunstancias de tiempo y lugar, su signo histórico en consonancia con su personalidad diferenciada. La lengua vernácula, guardada amorosamente por los campesinos y los marineros y por las madres en el hogar, volvió a ser instrumento sin par de una espléndida literatura; el arte popular, la canción, la danza, el teatro, la pintura, la escultura, el cuento, la novela, el ensayo filosófico, y hasta la investigación arqueológica y prehistórica, absorbieron la atención y el esfuerzo de dos magnificas generaciones. Compostela, con su Universidad y sus Escuelas especiales, y con su carácter de centro geográfico rural de Galicia, volvió a ser, como en los viejos tiempos, el punto de reunión, el laboratorio y el resumen de aquellos esfuerzos, tendentes a crear una vida en lo político, en lo cultural, en lo social y en lo económico. Y la celebración de las fiestas de tal día como hoy, en los años inmediatamente anteriores a 1936, eran pretexto para reuniones de entidades de todo género, que trataban sus problemas, adoptaban resoluciones y daban a conocer su pensamiento al país entero.

Centro artístico y cultural, centro geográfico, centro de atracción religiosa, con enorme prestigio histórico, ir aunque sólo fuese una vez al año a Compostela, con ocasión de sus fiestas, era un deber, una ilusión y una esperanza, para todo gallego pobre o rico, mozo o viejo, de Izquierda y de Derecha, tanto para los que vivían en la patria como para los que, fuese de ella, la añoran y la veneran, con la saudade de las lejanías y de los “alén mar” .

Tal ilusión, tal esperanza, el cumplimiento de ese voto de lealtad a la tierra Matria, es el que hoy renuevan todos los gallegos del mundo, sin distinción alguna. Con los ojos del espíritu puestos en las torres de Compostela, y los oídos atentos a las doce “badaladas” del reloj de “la Berenguela” : la voz sagrada de Galicia, hecha bronce en los siglos, recordándoles a sus hijos su eternidad en el tiempo y en el espacio.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 25 de xullo de... 1944)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galicia - Publicado o 25-07-2011 03:58
# Ligazón permanente a este artigo
UN ARTIGO DE SUÁREZ PICALLO NO 75 ANIVERSARIO DO ESTATUTO DE GALICIA

Cúmprense hoxe os 75 anos do plebiscito no que se aprobou o Estatuto de Autonomía de Galicia, no transcurso da terceira lexislatura da II República. Un dos seus máis firmes defensores e propagandistas foi o Ramón Suárez Picallo, a principal figura do Partido Galeguista nos mitins da campaña en favor da autonomía. Non obstante, como ven sendo habitual, o seu nome está moi pouco presente nos artigos que está a publicar a prensa estes días.
Nós publicamos o seguinte texto, que viu luz no diario
El Pueblo Gallego de Vigo tal día como hoxe hai 75 anos.



SI quer decir que Galicia -o esprito sensíbel das suas criaturas- recolle o mandato dos precursores mortos, pra facelo realidade n’unha vida digna, decorosa con fartura pr’os corpos e de pan pr’os espritos. As ánimas benditas de aqueles mortos, dend’o reino da Inmortalidade donde moran pronunciarán connosco a afirmación:
SI.


SI é a verba alumeada, que ven das cinco partes do mundo, por todol-os camiños do mar e do ceo, nacida en corazóns galegos, que levan dentro a lus acesa da Terra Nai, alumeando a noite escura da emigración; e que ven a decirlles aos galegos: Irmáns, pra que endexamais, vos nin os vosos fillos, in os vosos netos teñan que emprender este duro camiño, pra moitos de nós sin retorno, votade:
SI.


SI é a chave de ouro milagrosa que abre a Galicia as portas do porvir. Pra que sea unha Democracia Social, Campesina e Mariñeira rexida por si mesma nun réximen de cibdadanía civil e civilizada. Pra que sea unha Democracia económica en que cada traballador perciba o producto íntegro do seu traballo. Pra que sea unha Democracia cultural aberta a todos os cerebros e a todos os espritos aptos pra gozala, agachados nas capas máis homildes do Noso pobo. Pra que en Galicia frolezan estes bens, que son aspiración eterna da Humanidade, hay que votar:
SI.


SI dirán as mulleres galegas que non queiran parir fillos pra guerra e pra emigración; dirán-no os mozos que queiran emprear os seus brazos i-o seu cerebro, na groriosa empresa de crear unha patria; e os vellos que queiran pr’os seus fillo se pr’os seus netos unha vida millor que a súa probe vida triste por escrava; os campesinos que lle contan ao suco aberto o segredo estremecido da súa fame; os mariñeiros que lle arrincan ao mar, pai e verdugo, berce e sepulcro, o pan das súas criaturas, agardando como premio ao seu esforzo, ser un día sobor das súas augas corpos boiantes, cos brazos abertos para unha aperta sin dono; i-os artistas e intelectuales, condenados oxe a unha vida escura, se non queren corromper o seu esprito e a sua sensibilidade, e venderlla a estranas xentes, en ves de ofrendarlla como agasallo supremo a un pobo culto. Todos a unha, un solo pensamento, unha sola voluntade:
SI.


Afirmación de concencia de ser, Si. Ilusión optimista de crear, SI. Cantiga de esperanza, SI.


El Pueblo Gallego, 28-VI-1936.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galicia - Publicado o 28-06-2011 10:13
# Ligazón permanente a este artigo
Galicia nai e señora, por Ramón Suárez Picallo
Unha vegada máis, pasou, cobrindo os espritos i os corazóns dos seus fillos, o nome sagro de Galicia, co seu esprito, coa súa lembranza, co sortilexio máxico da saudade, e coa forza invencíbel do que ela ten, pra nós, de fe, de esforzo e de espranza.
Unha vegada máis pasou sobor de nós, o conxuro da lenda estrelecida na terra e no mar, onde ten vieiros e ronseles imborrábeles. E nós, os seus fillos fideles sentimos e presentimos o seu paso fugaz, coma unha invisíbel benzón de boandanza.
Porque, cada ano que pasa é máis forte entre nós a súa omnipresencia integral; no culto do idioma, no fomento da cultura, na fraternal convivencia, civil e civilizada, de todos os galegos, e das súas istitucións representativas da emigración.
E xa que alá dentro dos seus lindeiros xeográficos, o seu corpo i o seu esprito, están submetidos i opresos polos ferrollos da tiranía, sirva de lenitivo á súa door, ista nosa fidelidade de sempre.
E sírvalles, tamén ós que alí agardan e traballan por días millores, de xusticia, de libertade e de dinidade, individual e coleitiva, como estímulo e solidaridade, na súa garda e nos seus traballos.
Até que todos, eles e nós, poidamos cantar xuntos, nunha alborada de groria, a profecía augural do bardo ilustre:
“Os tempos son chegados dos bardos das edades
E as vosas vaguedades comprido fin terán”.

Buenos Aires
Lugo, 07/1959.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galicia - Publicado o 18-05-2011 10:15
# Ligazón permanente a este artigo
O WOLFRAM EN GALICIA (1944)

Mulleres recollendo wolfram nunha praia de Barbanza. Década de 1940 (De http://certo.es/)


WOLFRAM Y DIPLOMACIA



RSP adica esta artigo á industria mineira do wolfram en Galicia en plena II Guerra Mundial como medio de riqueza e progreso e coa presencia dos alemáns dende comezos do século XX e curiosos e inverosímiles acordos...

6 de mayo de 1944

Por Ramón Suárez Picallo

Cuando hace más o menos medio siglo, se descubrieron en Galicia –en la provincia de Lugo dos de ellas- algunas minas de wolfram, las gentes se pusieron muy contentas, aun sin saber, de modo cierto, para que podía servir aquel mineral de nombre tan raro. Galicia, país de emigrantes por causa de un fenómeno de superpoblación en época de escasez de tierra, enviaba mineros a otras tierras de España; a Asturias, a Río Tinto y a Almadén, especialmente, porque ella no tenía minas. Dícese, por algunos historiadores, que tuvo zinc en tiempo de las navegaciones fenicias, pero sus fuentes quedaron ocultas a las posteriores generaciones.

Por eso alegró mucho a sus gentes, el descubrimiento del Wolfram, que le daba a Galicia categoría minera, aunque fuese de poco volumen. Más tarde, como en todas partes –por la lucha entre la mina y el valle- se arrepintieron alguna vez de haberse alegrado. La mina en aquel país de labranzas y ganados, era un anacronismo y un contrasentido, con sus problemas y los modos de ser y de vivir de los mineros, “debajo de la tierra como topos, para, quienes habían vivido sobre de ella como cristianos”.

Pero, los técnicos declararon que el Wolfram era cosa preciosa, portadora de riqueza y de progreso, y el hermoso “Valadouro” -Valle de oro- entre Viveiro y Ribadeo, fue perforado y cruzado por las vías estrechas de vagonetas, cargadas de mineral de nombre raro. Y hoy, ahí está el Wolfram, siendo principal personaje -junto con los espías alemanes- en difíciles negociaciones diplomáticas, sirviendo de base a inverosímiles acuerdos y tratados. Su importancia es tal, que no se sabe si el Wolfram “fue a más” o si la diplomacia “se vino a menos”. Los mineros que lo extraen creen, seguramente, que es la diplomacia la que descendió hasta el mineral, en una vertiginosa caída. Y aún es posible que blasfemen contra quienes lo descubrieron, en rotundas interjecciones.


EL CAMINO DEL WOLFRAM

Un humorista -y en Galicia los hay muy buenos- podría escribir un libro, que versase sobre el Wolfram, como elemento conciliador entre cosas inconciliables; entre democracia y totalitarismo, entre Libertad y Tiranía, pongamos por caso. Tomando como base el reciente acuerdo anglo-hispano-norteamericano, daría a la estampa un esperpento valleinclanesco, con fondo de viejo ruedo ibérico adosado a la inglesa, capaz de lograr un premio literario. Portugal, España y Francia eran los caminos del Wolfram hacia el Tercer Reich. Ellos acaban de quedarles cerrados. Se los veda, una especie de “no pasará”, si no es por kilos y gramos, previamente contados y pesados como si se tratase de resolio o de piedras preciosas. ¡Quién había de decirle al duro tungsteno, que sus viajes serían regulados por las Cancillerías, cual si fuese un Carlton Hayes o un Sir Samuel Hoare! ¡Francamente no podía el Wolfram llegar a más, ni sus “reguladores” a menos!

Pero, como por todos los caminos se llega a Roma, y ahora son tiempos de viajar con falsos pasaportes, el Wolfram, seguirá viajando por los antiguos o por otros caminos. ¿Qué no? A las pocas horas de firmarse el tratado, se anunció, oficiosamente, desde Moscú, que en El Ferrol, San Esteban de Pravia, Santander y San Sebastián, hay muchos “turistas” alemanes con profesión de aviadores y conductores de vehículos pesados. Los puntos citados son caminos hacia la frontera francesa. ¿Nuevo camino del Wolfram? Bien pudiera ser que su ascenso a la categoría de instrumento diplomático, lo quitase de viajar en trenes lentos y pesados, y lo ponga a viajar en auto, o en autobús, o en avión, ahora que los norteamericanos facilitan la gasolina para tales medios de transporte.

Pero, también, pudiera ser que los de Moscú se equivocasen; y, que los que ellos creen “turistas” alemanes, sean en realidad los “controladores”, “pesadores” y “aduaneros”, encargado de medir, pesar y sopesar, en la frontera, arroba por arroba, libra por libra, onza por onza y adarme por adarme, el Wolfram, que, según las clausuras del acuerdo citado, tiene libre tránsito en ruta hacia el Tercer Reich.

Sea una cosa, o sea, la otra, es cuestión de felicitar al Wolfram, superior en jerarquía a la Democracia, a la Libertad, al Derecho Internacional, a la Carta del Atlántico y hasta el mismísimo Evangelio. Gritemos pues, todos a pulmón pleno: ¡Viva el Wolfram! ¡Y a no blasfemar contra él, porque la blasfemia, además de cosa fea, es un pecado mortal!

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile tal día como hoxe, 6 de maio de... 1944)
Sobre o wolfram no Barbanza
O Wolframio en Galicia
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galicia - Publicado o 06-05-2011 00:01
# Ligazón permanente a este artigo
POSICION E SINIFICADO ESPRITUAL E CULTURAL DO MUTUALISMO GALEGO NA EMIGRACIÓN, por Ramón Suárez Picallo
Historia

A historia do mutualismo galego na emigración costitue un verdadeiro milagre de télesis coeitiva e a sua máisima creación. Buenos Aires, La Habana e Montevideo, ofrecen neste orden exemplos mainíficos.
As causas principaes do seu desenrolo progresivo, deben buscarse nas circunstancias que rodearon a nosa emigración dos fins do século XIX, e as primeiras duas décadas do XX. A “lenda negra” encol de Galicia e dos galegos, nascida na Penínsua, chegou as Américas traída polos mesmos que a crearon alá. Polo demáis, os nosos emigrantes, sen oficio nen benficio, dotados dunha instrución elemental mal dada, por non decir a os máis degradantes, prestábanse como campo propicio pra aquela lenda.
Somentes a sua vontade, o seu afán e os seus esforzos por abrirse peso nistes novos meios sociaes, así como unha intuición, un instinto, unha honradez e unha concencia do seu valer, poido facelo milagre da sua superación.
Nestas condicións, as primeiras istitucións mutualistas foron de importancia estraordinaria. Amparándoos e protexéndoos coa sua asistencia e, de paso, xerarquizando as nosas virtudes e os nosos esforzos, ante os alleos e ante os mesmos. Os seus adeministradores exemprares fixeron o resto, deica poder ofrecer hoxe a Emigración Galega nas Américas, orgaizacións sin parigual en ningunha coleitividade estranxeira do Novo Mundo.



Caraiterísticas esprituales, sociaes e culturaes do noso mutualismo

O mutualismo galego non é unha benficencia, nin unha caridade, nin unha filantropía. E unha espresión de solidaridade humán entre xentes que se sinten irmáns, na ventura e na desventura, en traiectoria de abaixo pra riba e de arriba pra baixo, comprindo o vello apotegma de “todos pra un e un pra todos”. Tampouco é unha doutrina ou teoría de friaxe sociolóxica. E unha posición espritual con hálitos humáns. De ahí o respecto que merescen a todos as suas istitucións representativas, más alén e máis arriba de posicións sociaes, políticas, económicas e relixiosas. E de ahí a perfeición téinica e frolecemento a que chegaron.
Unha vez logrados en gran parte os fins esenciaes de axuda e asistencia o mutualismo galego tivo unha notábel derivación cultural da máis outa importancia; parte da sua laboura de divulgación dos nosos valores artísticos, inteleituaes e tradicionaes; a formación de grandes bibliotecas; a sua posición e a sua aititude, conqueríu especiaes releves, cando na Patria, por razóns políticas de todo conoscidas, foi perseguida e coutada a nosa cultura e o seu vehículo esencial, a lengua propia.
Edicións de obras que non podían editarse na Terra; concursos literarios con importantes premios, encol de temas galegos de palpitante aitualidade e de gran valor literario; aitos culturaes coa participación dos nosos inteleituales máis escrarecidos de Galicia e de fora, e aínda de amigos non galegos, intresados nas nosas cousas; esposicións de arte e concertos, fan un conxunto de laboura estraordinaria. Con ela, ademáis de protexer e arrequentar a cultura mesma, axudouse eficazmente a moito dos seus forxadores, nesta hora tristeira. Neste senso e de estricta xusticia afirmar que o Centro Gallego de Buenos Aires foi, e sigue sendo, exempro e paradigma.



Hai que arrequentar a herencia.-

Miles, deceas de miles de fillos e netos de galegos, nados en América, conoscen e aman a Galicia a través das suas istitucións mutualistas, cando din frente a elas: “Ahí nacín eu”. Ou: “Ahí morreu meu pai”. Ou, frente do lugar do repouso eterno no camposanto, coroado cos símbolos sagros de Deus e de Galicia, din: “Ahí descansan os meus antergos”.
Esto, é o conoscimento que tiveron do noso xeito de ser, de vivir, e de pensar, a través da nosa cultura, costituien o invisíbel fío de ouro, que avencella en torno a Galicia as xeneracións que foron, que son e que serán no futuro, as forxadoras deste imponderable herencia espritual.
Compre engadir eiquí, a xeito de inciso, que as institucións mutualistas de América, seguiron e seguirán progresando, pese a que as lexislacións sociaes americáns, de seguridade e de Previsión, parescería facelas innecesarias. Seríano efeitivamente, se fosen somentes institucións puramente asistenciaes. Manténense, e seguirán manténdose, necesarias e indispensábeles, por aquel hálito espritual de que falamos denantes; polas suas inquedanzas culturaes e como espresión viva do senso cooperativo, tradicioal do home galego, vivindo en comunidade, en Galicia e fora de Galicia.
Arrequentar esta herencia buscándolle novos vieiros ou completando os xa emprendidos, será un sagro deber de todolos nosos emigrados, vellos e novos, voluntarios e involuntarios. Namentras, este traballo quer ser unha semblanza do que se leva feito; e, ademáis, un sinxelo homaxe a os que foron fundadores, precursores e continuadores do mutualismo galego en América, a máis grande e trascendental creación dos nosos irmáns emigrados.


Santiago de Chile, San Xoán, 1956.

Primeiro Congreso da Emigración Galega-Bs. As.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galicia - Publicado o 18-03-2011 13:03
# Ligazón permanente a este artigo
LICANTROPÍA
Ao falarse en Chile na prensa da nova dun neno can da motivo a RSP a falar da transformación dunha persoa en can ou lobo.
Fai referencia a estudos realizados por Vicente Risco e do termo lubicán ou lobishome que retomará Valle Inclán en Romance de Lobos...



27 de enero de 1950

LICANTROPÍA


Por Ramón Suárez Picallo

La palabreja se las trae. Es de origen griego y se refiere al caso patológico de un individuo de la especie humana que se cree transformado en perro o en lobo cuyas costumbres adopta. Se llama también Zoantropía; es decir, el hombre que está seguro de ser un animal cuadrúpedo y mamífero de la especie canina. Por ejemplo un Licaor, perrazo de casta híbrida entre el mastín pastor y el lobo carnicero, original de Africa, común en España y en Rusia, tierras ambas de muchos lobos.Este bicho, domesticado y amaestrado, es leal, dócil y servicialísimo, virtudes que ya quisieran para sí muchísimas personas no afectadas por tan rara enfermedad.

Durante la Edad Media y aún en pleno siglo XV, hubo en Europa varios casos de Licantropía. Vicente Risco, notable profesor gallego de Historia y Geografía de la Escuela Normal de Orense, y actualmente catedrático en la Universidad Central de Madrid, en su trabajo de ingreso en la Academia de la Lengua gallega, presentó uno de ellos, ocurrido en Galicia. Creó, además, la palabra que define al enfermo de Licantropía: se llama “lubicán”, la que más tarde, Valle Inclán incorporo al castellano en una de sus más bellas obras teatrales. En el caso presentado por el profesor Risco intervinieron las autoridades civiles, pues el lubicán procesado, además de devorar cuantas cosas comestibles hallado a mano, labrada y aullaba en las altas noches para atraer brujas, nigromantes y otros aliados del Maligno, con el cual se su ponía que tenía hecho pacto. Los jueces civiles no hallaron Ley aplicable al caso y entró entonces a tallar su Tribunal del Santo Oficio, suponiendo en él la presencia de la cosa mágica, en combinación con judíos, moriscos y otras gentes de mal vivir religioso. El lubicán fue absuelto de culpa y cargo, pero eso sí, mandado a atar, por si las moscas.

Esta disquisición viene a cuenta porque hace unos días la prensa sensacionalista de Chile habló de un niño–perro como cosa nunca vista ni oída. Un pobre niño tarado mental con modales y costumbres caninas, que vive cautivo, atado a unas cadenas. Quienes trataron el tema no saben que hay una enfermedad llamada Licantropía o Zoantropía conocida ya en los tiempos de la vieja Grecia.

Por lo demás, no es tan peligroso como parece que una criatura humana se merezca a un animal, aunque sea un lobo o un perro. Lo terrible sería si a un animalito de esa especie se le diese por parecerse a ciertas personas.


(Artigo publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile o día 27 de xaneiro de ... 1950)
A licantropía en Galicia
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galicia - Publicado o 27-01-2011 02:08
# Ligazón permanente a este artigo
NACIONALISMO GALEGO EN 1925
RSP recoñecido lider sindicalista na Arxentina, nos anos 20, maniféstase como abandeirado nacionalista galego na emigración e explica as suas razóns ante a incredulidade dalgúns críticos...


NACIONALISMO, INTERNACIONALISMO
Y OTROS “ISMOS"(1)

(RESPUESTA A PEDRO, QUE PUEDE SERVIR PARA PELAYO)

Algunos ciudadanos que conocen nuestra actuación de diez años en el campo obrero se asombran, o se hacen los asombrados, de nuestro paso del internacionalismo obrero al nacionalismo gallego. Y ya en tren de “alacraneo” corrido, se lamentan de nuestra “claudicación”, agregando, con aire sentencioso y doctoral, que hay ya bastantes fronteras para crear más, y que deben suprimirse las existentes para hacer del mundo una sola nación.
Digamos, antes de nada, que nunca hemos sido partidarios de ese internacionalismo infantil que cree que un chino, un noruego, un gallego y un charrúa son absolutamente iguales, y por ende, han de hablar el mismo idioma, tener las mismas leyes y costumbres y comer los mismos manjares. El ídolo de estos internacionalistas vendría a ser Napoleón, que quiso hacer francés a todo el mundo.
Agreguemos, de paso, que no hemos renunciado a una sola coma de nuestro internacionalismo social, según el cual los hombres que en todos los países sostienen un ideal común, deben unirse, internacionalmente, para defenderlo, propagarlo y hacerlo triunfar.
Así, por ejemplo, los nacionalistas gallegos, vascos, irlandeses, catalanes, drusos, sirios, chinos y otros, profésanse mutua simpatía, y en algunos casos hasta mantienen relaciones cordiales –como en el de los irlandeses y de los gallegos– creando de este modo algo que, aunque parezca paradojal, vendría a ser una especie de nacionalismo internacional.
El movimiento obrero no es internacional por el sentimiento internacionalista de sus componentes, que en muchos países, como China, Méjico, Egipto y muchas repúblicas de Centro América, son los elementos más nacionalistas, en contra del imperialismo capitalista de grandes potencias políticas y económicas. El movimiento obrero es internacional porque es la resultante de un sistema social injusto, también de carácter internacional, partiendo del principio de que a iguales causas iguales efectos. De este internacionalismo social al internacionalismo infantil simplista, pregonado por algunos dirigentes obreros analfabetos de sentido común, va un trecho larguísimo. Los acontecimientos sociales, ocurridos en el decurso del presente siglo, aclararon el punto lo suficientemente como para no insistir en él.
La Revolución Rusa, en primer lugar, al crear una Federación de Repúblicas Soviéticas, primero, y una Unión de Estados, después, reconoció tácitamente el derecho de las nacionalidades sometidas bajo la férula del antiguo imperio de los zares a constituirse de por sí en naciones. Sus hombres más destacados –Lenín inclusive– tuvieron frases de elogio y prestaron hasta ayuda material a los heroicos nacionalistas irlandeses –que como se sabe son ardientemente católicos–, a los nacionalistas hindúes encabezados por Ghandi, que dista mucho de ser comunista, y en general a todos los pueblos que, al igual que ellos, vivan en condiciones de sometidos y luchan por ser libres.
En la ciudad de Moscú existe una “Universidad de Países Orientales”, costeada por el comisariado de instrucción pública, en la que se enseña a varios miles de estudiantes de treinta países distintos los derechos de sus respectivas nacionalidades.
La lucha nacionalista de Abd-el-Krim, de los drusos y de los egipcios(2), cuenta con la declarada simpatía de los comunistas rusos y de los anarquistas de aquí y de Europa. En cuanto al aspecto artístico, la Revolución Rusa creó un arte propio con la levadura del arte autóctono relegado en el antiguo régimen a los aldeanos y a los mujiks,(3) igual que ocurría hasta hace poco con el arte gallego, de tradición gloriosa en la península Ibérica.
La Revolución Mejicana –el ensayo sociológico más maravilloso de América– es una revolución profundamente nacionalista. Recuérdese que estalló contra Porfirio Díaz por ser un instrumento de los yanquis. El indio que estaba relegado a la condición de una “cosa” adquirió personalidad. El arte antiguo de los aztecas, sus costumbres tradicionales y hasta muchos de sus antiquísimos postulados económicos constituyen la materia prima de esa magnífica Democracia Social.(4)
Precisamente, hace unos meses se ha sancionado una ley, propuesta por el presidente Calles, por la cual, para ser propietario de tierras y otros bienes, hay que ser mejicano, nativo o naturalizado. Y es que sabemos todos que un pueblo que se precie de avanzar en la ruta del progreso, necesita, antes de nada, tener clara conciencia de su personalidad histórica y racial. Por eso Pedro Kropotkine(5) afirmaba que, donde haya un problema de nacionalidad, será siempre el primer problema a resolver. Por eso Augusto Bebel afirmaba que para ser un buen socialista internacional él quería ser un buen socialista alemán(6).Y recordemos que Bebel y Guillermo Liebknecht fueron los dos únicos diputados que en el parlamento alemán se opusieron valientemente a la guerra franco-prusiana del 70 y a la anexión de Alsacia y Lorena.(7)Y por eso también el gran Jaurés, el venerado apóstol de la paz, era un gran francés, fincando en ese carácter de patriota francés sus más bellos e inmortales discursos pacifistas.(8)
Para ser un buen ciudadano del orbe hay que ser un buen ciudadano del propio país. Así como para ser buena persona para los demás hay que empezar por serlo para la propia familia. ¡Que nos venga a nosotros un borracho perdulario, que maltrata a su mujer y a sus hijos, a hablar de la regeneración de la Humanidad, y lo sacaremos con cajas destempladas! Igual que procederíamos con un gallego que se conmueve por los dolores del pueblo escandinavo, por ejemplo, y pasa por alto los dolores del pueblo gallego, del pueblo que lo vio nacer.
Somos partidarios fervientes de la Paz Universal. Soñamos una Humanidad nueva, viviendo en consorcio fraternal. Compartimos las luchas de todos los pueblos por su elevación y por su libertad. Pero todo eso aportando cada pueblo sus propios valores y sus propios esfuerzos, de acuerdo con sus características y su idiosincrasia, respetando y aun exaltando todo aquello que vive en el alma de cada raza y de cada pueblo. No confundimos el internacionalismo surgido del consorcio fraternal de los pueblos con el sometimiento del pequeño al grande. No confundimos la acción internacional en la defensa de ideales y de derechos, comunes a todos los pueblos, con el internacionalismo que obligara a todo el mundo a comer el arroz con palitos, o a comer lacón con grelos, según sean chinos o gallegos los que se impongan al resto de los mortales.(9)
Eso podría confundirse en el período de niñez del movimiento social. En el siglo pasado –el siglo de las ficciones– pudo tener adeptos esa doctrina absurda. En el presente no somos, afortunadamente, tan analfabetos.
Por eso no hallamos incompatibilidad en defender los derechos nacionales de Galicia, como gallegos, y defender los derechos que tienen todos los pueblos de ser libres, como ciudadanos del orbe.
RAMÓN SUÁREZ PICALLO


NOTAS DE HERNÁN DÍAZ

1. El Despertar Gallego, año IV, n° 67, 3 de enero de 1926, pg. 1.

2. Abd-el-Krim (1882-1963), nacionalista marroquí que luchó contra la dominación francesa y española en el norte de África, presidente de la República del Riff (1923-1926). Egipto, tras una larga historia de dominio inglés, declara su independencia en 1922. Los drusos, minoría islámica extendida en Oriente Medio, encabezan las luchas independentistas en El Líbano en los años 20, contra el dominio francés y contra la minoría cristiana.

3. En ruso, campesino.

4. Los sucesos que se desarrollaron en México entre 1910 y 1919 han tenido diversas interpretaciones. Se inició como una revolución contra el poder unipersonal de Porfirio Díaz, que se apoyaba en la oligarquía terrateniente y en los capitales extranjeros, pero cada sector social procuró desarrollar su propio programa político, generándose una larga guerra civil. La burguesía, liderada por Venustiano Carranza, logró darle una forma nueva al Estado, desarrollando un plan de laicización y democratización del Estado mexicano. El movimiento obrero, a cambio del reconocimiento de los derechos laborales, apoyó al nuevo régimen. Pero los campesinos, liderados por Pancho Villa y, sobre todo, Emiliano Zapata, se vieron frustrados en su reivindicación de reforma agraria y sus dirigentes fueron reprimidos y asesinados. La postura de Ramón Suárez Picallo es una importante definición sobre su propia ideología política.

5. Piotr Kropotkin (1842-1921), pensador anarquista ruso, uno de los más destacados ideólogos del comunismo anárquico.

6. August Bebel (1840-1913) fue el máximo dirigente, hasta su muerte, de la socialdemocracia alemana, acompañando a Wilhelm Liebknecht (1826-1900), amigo de Marx y Engels y fundador del partido. La frase que Suárez Picallo atribuye a Bebel, que se puede entender de muy diversas maneras, si se la quiere referir al nacionalismo alemán se la debe ubicar en el período previo a la unificación de Alemania (1870).

7. Efectivamente, Bebel y Liebknecht se opusieron frontalmente a la guera franco prusiana y se negaron a votar los créditos de guerra en el parlamento. Marx (y con él la Asociación Internacional de Trabajadores) aplaudió la actitud de los dos diputados socialistas, pero consideraba favorable una guerra con el fin de consolidar la unidad alemana, siempre que Prusia se limitara a derrotar el ejército francés, sin anexionar Alsacia y Lorena. En estas dos provincias fronterizas, la población hablaba alemán pero se consideraba francesa.

8. Jean Jaurès (1859-1914), dirigente del socialismo francés. Al iniciarse la Primera Guerra Mundial se destacó por su campaña pacifista, respetando los acuerdos previos de la Segunda Internacional. Pero un fanático derechista lo asesinó antes del comienzo de las hostilidades y eso empujó al conjunto de la socialdemocracia francesa a apoyar a su gobierno en contra de Alemania.

9. Al impugnar irónicamente la idea de un internacionalismo igualador en las costumbres alimentarias, Ramón Suárez Picallo alude al presupuesto, habitual en el socialismo de esa época, de que una sociedad socialista avanzaría en la uniformización de los idiomas hasta arribar a una sola lengua racional y universal, seguramente el esperanto. La identificación entre costumbres y lengua ya está anticipada en el segundo párrafo del texto. El planteo de que el gallego, como lengua minoritaria, sería absorbido por el castellano, implicaba automáticamente el reconocimiento de que el castellano sería a su vez absorbido por otra lengua superior. El tema del esperanto y la lengua universal fue objeto de discusión frecuente en las páginas del periódico de la Federación de Sociedades Gallegas hasta, por lo menos, 1940.

(Artigo recollido por Hernán Díaz no libro "Ramón Suárez Picallo, Años de Formación Política" Editorial Alborada. Buenos Aires. 2008)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Galicia - Publicado o 03-01-2011 03:48
# Ligazón permanente a este artigo
1 [2] [3]
© by Abertal