A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

A HOSPITALIDE NA REPÚBLICA DOMINICANA

RSP faise eco da noticia na que uns estudiantes portorriqueños agradecen ao presidente,benefactor, generalísimo e dictador Trujillo, a hospitalide recibida en distintas localidades da illa.
RSP coñecedor, por outra banda,das características dos lugares da illa así como das suas xentes (pois residiu na illa case un ano, e a pesares que tivo que fuxir do lugar por problemas co seu presidente)lembra a importancia do lugar onde xurdiu a primeira universidade de América...


20 de junio del 50
La Feria del Mundo
Por Pick-Up (Ramón Suárez Picallo)

HOSPITALIDAD DOMINICANA


Un grupo de estudiantes portorriqueños, que cursó estudios en la Universidad de Santo Domingo de Guzmán, visitaron al Presidente de la República Dominicana, para agradecerle la hospitalidad de que fueron objeto, en Quisqueya, Anacaona y Enriquillo.

El Generalísimo y doctor Leonidas Trujillo y Molina, benefactor de la Patria, Restaurador de la economía nacional, jefe único y director supremo del Partido Dominicano -que tales y todos son los títulos que ostenta el jefe de la nación, que fue matriz y cuna de la civilización española y cristiana en América? escuchó cordialmente a los huéspedes, hermanos de los jíbaros, y muy complacido por la impresión que llevan de la bella tierra que más amó Colón, y en que gozan sus restos del eterno reposo, después de una vida de gran ajetreo.

El común de las gentes de este Hemisferio, sabe muy poco de la historia y de las características de aquella deliciosa isla donde se rezó la primera misa cristiana de América; donde se fundó el primer Hospital de Caridad, y donde funcionó la primera Universidad de todo el Nuevo Mundo, con el nombre de colegio Maya de Santo Tomás de Aquino, con privilegios, facultades iguales a las de las principales escuelas superiores de la Península.

Y no son, muchos, tampoco, los que recuerdan que fue Santo Domingo el punto de pertenecía, de tránsito y de partida de las figuras máximas de la conquista y de la Colonización de América: Hernán Cortés, Vasco Núñez de Balboa, Francisco Pizarro, y los Grijaldos pasaron por allí, antes de las hazañas estupendas y portentosas que inmortalizaron sus nombres en la Historia de la Humanidad.

No es del caso evocar, aquí, la historia larga, ruda y accidentada de aquellos Santos Lugares colombinos, a lo largo y a lo ancho de más de cuatro siglos; pero sí debe destacarse la principal y esencial característica, que se conserva allí a modo de tradición sagrada; su ancha y abierta hospitalidad, practicada en el conuco más humilde y en la casona prócer a modo de ritual deber moral y religioso, heredado de los mayores hispánicos. Y entre las gentes que la conservan y la practican con más fidelidad, están, en primer término los profesores y los estudiantes de la vieja Universidad, Primada de América, donde se explicaron por primera vez los intrincados temas del ?Trivium? y del ?Cuadrivium?. Últimamente, los Ortega Frier, los Troncosos de la Concha, los Pastoriza y los Bosch, discípulos de los Américo Lugo y de los Montes de Oca, de los Henríquez Carvajal y los Henríquez Ureña, mantienen, en la vida espiritual americana la vieja tradición cultural de la República, nacida en febrero de 1844, por la voluntad de los patriotas trinitarios, después de la larga noche de sometimiento.

La República Dominicana es, por lo demás, en orden, al espíritu y a la cultura una ancha zona que va de sur a norte y de este a oeste de la histórica isla, es decir: que no está limitada a su hermosa ciudad capital, como suele ocurrir en otros países anexos: Santiago de los Treinta Caballeros, capital del Cibao; la Vega Real, la Romana; San Pedro y San Francisco de Macorís; Azúa de Compostela, San Juan de Lamaguana, por no citar más comarcas, son centros culturales donde se está al día acerca de los más palpitantes problemas de la actualidad política, cultural y espiritual del mundo.

En torno a su vieja Universidad y a los colegios secundarios, se crió un grupo de escritores, poetas y periodistas de primer orden, que no tiene nada que pedirles a sus colegas de las naciones más poderosas de la América española.

Y es, por ello, que a los que conocemos bien la amable nación caribeña, no nos causa ninguna sorpresa el hecho de que los estudiantes de Puerto Rico hayan expresado su emoción y su gratitud, por la hospitalidad recibida en el bello, cálido y amable país dominicano, que fue, hace ahora más de cuatro siglos, cuna y matriz de la civilización española y cristiana en América, florecida en las riberas fecundas del Río Ozama y trasladada de allí a todos los ámbitos del Continente Virgen.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 20 de xuño de...1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 20-06-2010 14:28
# Ligazón permanente a este artigo
O ARCO DO TRIUNFO DE PARIS

16 de junio de 1951
LA FERIA DEL MUNDO

EL ARCO DE TRIUNFO DE PARÍS

PARÍS, la maravillosa capital del genio latino de todos los tiempos, celebra en este año el Bimilenario de su fundación; una efemérides universal en la que participan, en presencia física o en presencia espiritual, todos cuantos amaron la gracia, la hospitalidad, la comprensión y el pensamiento trascendido, sobre todas las tierras y bajo todos los cielos del mundo, ya se trate de muertos o de vivos.

PORQUE PARÍS, además de ser ciudad Luz y centro ecuménico de la Francia inmortal, es la capitalidad indiscutible del Arte, del Espíritu y de la Civilización Grecolatina. Nuestra Señora, el Louvre y Los Inválidos resumen sus últimos siglos de Historia; y a su lado, el Arco de Triunfo, como síntesis de universalidad heroica, querida y admirada, especialmente por los amigos de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

SOLITARIO Y MAGNÍFICO, en el centro de una de las más bellas perspectivas de París, el Arco maravilloso es hermano legítimo de los que mandaron construir, en sus tiempos, Trajano y Constantino, en la Antigüedad clásica, y en las Estradas que iban desde la Gran Metrópoli, hasta las más remotas provincias del Gran Imperio Espiritual, Político y Jurídico. Y los miles de visitantes de París, en este año de su Bimilenario, llegarán devotos y reverentes, frente a la Gran Arcada simbólica, y se inclinarán religiosamente ante una tumba, perpetuamente iluminada que ostenta allí este sencillo epitafio:

AQUÍ REPOSA UN SOLDADO FRANCÉS MUERTO POR LA PATRIA.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 16-06-2010 08:49
# Ligazón permanente a este artigo
SHANGHAI
Estamos en 1949 en Shanghai onde a cidade está a sofrir as consecuencias dunha guerra civil. Shanghai e unha cidade apetecible tanto para uns coma para os outros. Pero Shanghai é un mundo aparte... E como está a ser habitual remata o artigo lembrando anécdotas que lle ocurriron nas súas viaxes cando traballaba como mariñeiro. Este ano será novamente noticia xa que acollerá a Exposición Universal de 2010 sobre o urbanismo do futuro./div>


27 de abril de 1949

SHANGHAI


Por Ramón Suárez Picallo

Escribimos esta nota en medio de una tremenda baraúnda de noticias contradictorias sobre la suerte de Shanghai. Los comunistas afirman haberla ocupado ya, mientras que los nacionalistas informan que siguen y que seguirán defendiéndola palmo a palmo. Por su parte, un grupo de pacíficos comerciantes e industriales, que están a verlas venir y a quienes no les van ni les vienen éstos ni aquéllos, gestionan la entrega pacífica de la gran urbe oriental, para librar sus bienes de saqueos y depredaciones. A las largas, Shanghai como todo el resto de la China, caerá como cayeron Pekín y Nanking y otras zonas y ciudades, socavadas por múltiples factores negativos, entre los cuales no es el menor, la absoluta falta de moral combativa de sus habitantes, cansados, fatigados y abrumados por una guerra civil sin objetivos elevados ni finalidades claras.

Y, a costa de esta incertidumbre sobre el próximo porvenir del famoso puerto, los ?observadores autorizados? han comenzado sus comentarios más o menos eruditos. Los comunistas se las cuentan muy felices, creyendo que el dominio de Shanghai les asegura una posición privilegiada en aquellas latitudes; teniendo en su poder uno de los centros más importantes del Asia. Mientras que los del otro bando, están pensando ya, en lo que harán allí, para amargarles la vida a los nuevos dominadores hasta vencerlos por cansancio.


TRADICIÓN

Pues bien, los unos y los otros, se equivocan de medio a medio, si cuentan con Shanghai para futuros planes políticos. Porque Shanghai es un mundo aparte en la toponimia, en la geografía y la Historia de la China, del mismo modo que Nueva York, Paris y Chicago ?pongamos por caso- no están dentro de la vida espiritual de los países de que forman parte. Ella representa el sentido universal de la gran urbe, al que le debe su engrandecimiento material, más allá y por encima de toda limitación nacional.

Por algo los tradicionalistas chinos, llaman a Shanghai la ciudad perdida, degenerada y corrupta, mientras vuelven sus ojos a Cantón, el centro intelectual y lingüístico chino, a modo de archivo sagrado de los altos valores que ennoblecen la Patria de Confucio y Lao-Tsé. Cuando la China interrumpió una tradición de seis siglos, fue Shanghai, el pórtico de salida de sus fugitivos de las gentes jóvenes y revolucionarias, disconformes e inconformes, que buscaban en el mundo inédito del Occidente una especie de liberación a lo largo de todos los caminos.

Pearl Buck y Lin Yutang, en sus obras magistrales, ofrecen una impresionante versión de Shanghai en ese sentido. No. Shanghai no será nunca una ciudad comunista, como no fue nunca una ciudad monárquica, ni una ciudad republicana, ni una ciudad nacionalista. Será, como lo fue siempre, una Babel del mundo, dispuesta a negociar su dominio político por industriales, comerciantes, contrabandistas y piratas, que elaboraron su actual grandeza a base entenderse con todos.



ANÉCDOTA EN SHANGHAI

Conocimos Shanghai en 1919. Llegamos allí en un barco de mala muerte, sin itinerario fijo ni ruta preseñalada. Entre los pasajeros ?el barco era mixto- iba una señorita Jacqueline Jáuregui vasca francesa, a casarse con un diplomático de su país, que residía en Shanghai. Era una mujer muy culta, viajada, leída y escribida, atiborrada de lecturas clásicas. Y como el barco paraba allí varios días, los tripulantes que la teníamos por amiga dilecta, quisimos agasajarla con unas flores.

Bajamos a tierra en busca de una florería y la hallamos bien pronto. Su dueño era un tipo rubio, fuerte y de ojos azules. Ensayamos con él nuestro pésimo inglés y nuestro pasable francés. Porque del chino no teníamos ni noticias. El hombre, que además de florista, era dulcero y limpiabotas, nos escuchó como quien oye llover, sin enterarse de una sola palabra. La mímica fracasó también. Y cuando ya íbamos a dejarlo por imposible, nos dijo en perfecto castellano y con cierto acento regional:

-Bueno, al fin de cuentas, qué c..... quieren ustedes. Por poco no lo matamos. Hicimos la compra y hubo después la consiguiente juerga. Nos presentó al dueño de un gran cine, y al que dibujaba los afiches del Socorro Rojo Internacional. Los tres habían sido tripulantes de otros tantos barcos, que los dejaron en tierra, por no presentarse a la hora de la salida, porque se habían perdido en los vericuetos del ?barrio chino?, bebiendo vino de arroz y comiendo nidos de golondrinas, ?e aínda mais??

Vino después la despedida y los nombres: Lao-Pú Luang, Chang-Peng. Total eran: Ramón Carballo, de la Coruña; José Carrasco, de Orense y Antonio Torres, de Cádiz. Un florista dulcero y limpiabotas; el dueño del cine Dore, el dibujante del Socorro Rojo Internacional, lo cual no les privaba de ser amigos y contertulios de unos cuantos rusos blancos del Don que bailaban para ellos, y les cantaban canciones de Borodin?


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 27 de abril de ... 1949)
Shanghai
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 27-04-2010 01:58
# Ligazón permanente a este artigo
GUERNICA
Guernica, símbolo e santuario do pobo vasco,sufriu un 26 de abril de 1937 un abominable ataque aéreo polos fascistas que ocasionou ?Una bacanal de horrores, de espanto y de muerte; grandes charcos de sangre inundaban las calles y la carretera; cadáveres sin cuento en muecas terribles, por todas partes; cabezas separadas del tronco, brazos, piernas y miembros sanguinolentos esparcidos; y los gritos, poco a poco apagados, de los soterrados debajo de los escombros humeantes, de salían de los intersticios de aquel inmenso montón de ruinas humeantes...?"según nos relata RSP -no décimo aniversario dos abominables e tristes feitos- neste impactante artigo sobre a singular e significativa cidade vasca, que tanto desgarro ocasionou en España como no mundo enteiro e que inmortalizou maxistralmente para sempre o xenial Picasso.


26 de abril de 1947

G U E R N I C A


Por Ramón Suárez Picallo

Los vascos de todo el mundo, sus hijos, sus nietos, sus biznietos y sus tataranietos, fieles a su prócer estirpe, ya lo sean por ?jus sanguinis? o por ?jus solis? celebran hoy uno de las más tristes efemérides de su historia milenaria: el bombardeo y las destrucciones de Guernica, la villa sagrada de sus fueros viejos, de sus libertades y de su Democracia, anteriores en varios siglos, a todas las otras Democracias conocidas en el mundo. En efecto, en el patio de la Casa de Juntas de la vieja villa y a la sombra de un roble copudo y patriarcal ?el ?Gernikaks arbola? que inmortalizó en su himno libertario Iparraguirre? florecieron allí hace más de mil años, los más esenciales e inalienables derechos del Hombre y del Ciudadano; el recurso de ?Habeas Corpus?, el derecho de ser juzgado legalmente por jueces iguales, la prohibición de privar la libertad a un vasco si no era a virtud de simple prueba de que hubiese delinquido, o por causa de sentencia firme, y otras muchas normas procesales que, siglos más tarde, habría de proclamar la Revolución Francesa como código universal de garantías para la persona humana, así como el principio de la igualdad de todos los hombres ante la Ley, eran rigurosamente aplicadas con venerables magistrados populares, ajenos a toda presión, viniese de quien viniese; ya fuese del Señor, del Obispo o del Rey, que para ser lo que eran, tenía primero que jurar, bajo aquel mismo árbol, acatamiento y fidelidad a los fueros establecidos de ante mano por el pueblo.

No hubo nunca en el País Vasco siervos ni esclavos. Todos los nacidos en su tierra eran libres e iguales, y por lo tanto señores, por el solo hecho de nacer allí. Sólo una vida, larga y austera, consagrada el bien de la familia y del prójimo, el trabajo en la tierra o en el mar, daban a los vascos el derecho de gobernar a sus conciudadanos y a ser por ellos obedecidos. De ahí que un vasco, rico o pobre, pero honorable siempre, se sienta, en su tierra o fuera de ella, una entidad, una nación, y a veces, un imperio independiente generador de pueblos y de naciones. Porque lleva sobre su espíritu, a manera de carga preciosa la tradición y la historia de Guernica y de su viejo árbol simbólico.

EL CRIMÉN

Era el lunes 26 de abril de 1937, Guernica, la rica y legendaria villa vizcaína, estaba abarrotada de feriantes; como todos los lunes de todos los meses y de todos los años, los lunes de Guernica eran famosos en todo el país vasco, por sus ferias, a las que iban a vender y a comprar, orar y a divertirse, las sencillas gentes de Euzkadi. Ni siquiera la Guerra, encendida a todo lo ancho y a lo largo de toda la vieja Tierra, lograba mermarle concurrencia al gran ferial de Guernica.

Por la mañana, la misa, después la visita ritual al Santuario de la Patria, de sus leyes y de sus tradiciones milenarias, la Casa de Juntas y el Arbol del santo; luego, la feria libre, el romaje de música y de danzas, y a la atardecida, el clásico partido de pelota, entre la flor y nata de los viriles mozos euzkaldunas.

Eran las cuatro de la tarde primaveral de aquel lunes 26 de abril de 1937. El inconfundible ?ronroneo? de los motores de un avión ?Junker?, interrumpió las melodías del ?chistú? que bordaba un ?zorzico?; el pájaro negro, del espanto y de la muerte, dio tres vueltas sobre el ?village? y la multitud. Marchó después de lanzar unas bombas, una buena perspectiva de matanza. Estaba abarrotada de gente. Volvió enseguida, al frente de diez bombarderos alemanes, siete cazas ?Heinkel?, y cuatro cazas ?Fiat? italianos. Luego otra bandada, y otra, y otra, hasta completar una jornada de 3 horas y 40 minutos justos sobre la villa de 10.000 habitantes. Mientras los ?Junker? lanzaban sus bombas, los cazas enfilaban sus ametralladoras, desde doscientos metros de altura, sobre la multitud que corría de un lado para otro enloquecida y espantada.

En declaración, jurada por Dios, el cura párroco de la villa mártir, Presbítero Arronátegui, y su Alcalde, señor Labauria, narran el espectáculo, después del tremendo castigo, ?Una bacanal de horrores, de espanto y de muerte; grandes charcos de sangre inundaban las calles y la carretera; cadáveres sin cuento en muecas terribles, por todas partes; cabezas separadas del tronco, brazos, piernas y miembros sanguinolentos esparcidos; y los gritos, poco a poco apagados, de los soterrados debajo de los escombros humeantes, de salían de los intersticios de aquel inmenso montón de ruinas humeantes.? No se sabe aún el número exacto de los muertos; una vez terminada la guerra, se quiso hacer una remoción general de las ruinas; no pudo hacerse, porque los cadáveres, enterrados debajo de ellas no estaban aún bastante ?hechos tierra? y hedían. De la hermosa y rica villa, que obtuvo su carta como tal en 1366, habían quedado totalmente destruidas el 70 por ciento de sus casas, 8 por ciento semidestruidas, y el 22 por ciento restante, ligeramente tocadas.

Quedó intacta, en cambio, la casa de Juntas y el Árbol Sagrado, para que cumpla la misión que le encomendó el poeta, de dar y esparcir por el mundo, el fruto santo de la Libertad, y a la sombra de él, y de sus retoños, transplantados en cien tierras próximas y remotas, quedan los vascos y su progenie, para cultivar las virtudes tradicionales de su raza.

El ya citado sacerdote, señor Arronátegui, dijo, sobre las ruinas de Guernica, estas palabras ?Guernica ha dejado de existir. La imagen bíblica de Raquel, que llora y no quiere consolarse, viene a mi imaginación. Pero el vasco, que ha concentrado todos sus amores en el amor a Dios y a la Patria, no desespera, sabe elevarse en el dolor al Dios de la misericordia, después de aquel alarde de crueldad inaudita, hecha por los aviones fascistas sobre las gentes y las casas de Guernica?

Muy otro, ciertamente, fue el lenguaje de quienes bombardearon o mandaron bombardear la villa santuario. En efecto, un informe publicado en Valladolid, bajo el patrocinio de la Universidad adicta a ellos, impreso en los talleres Cuesta, sobre ?Situación de las provincias Vascongadas bajo el dominio rojo?separatista?.

Justifican así -o quieren justificarlo? el bárbaro atentado:

?Grande era la importancia sentimental e histórica de la Guernica, pero era aún mayor su importancia militar y estratégica; y pensar que la guerra iba a detenerse por razones sentimentales, sólo podía caber en la mente de los dirigentes vascos?. Y con su afirmación, dijeron los franquistas de Valladolid, una verdad y una atrocidad, grandes como templos.


SÍMBOLO Y RECUERDO

Guernica es, pues para los vascos leales, símbolo y recuerdo, Santuario colectivo y Area de la Alianza de su pasado y de su futuro. Como la Meca, Jerusalén, Roma y Compostela para los devotos de sus respectivas religiones.

Allí se reunían para hacer justicia y cumplir la ley, sus viejos patriarcas; ante las Juntas generales de Vizcaya, a la sombra del Arbol Santo. Y allí presentaban su juramento, por Dios y los Fueros, los poderosos reyes de las viejas Españas, ante de ejercer señorío, que no realeza, sobre un pueblo cuya soberanía nace en la noche de los tiempos. Y cuando, después de 1839, la comunidad euskalduna perdió aquella soberanía, siguió reuniéndose en Guernica, para recuperarla bajo su advocación. Allí celebra sus congresos anuales el famoso Centro de Estudios Vascos y allí se encontraban los alcaldes populares de todas sus villas para guardar y reguardar sus fueros como tales; y allí se inspiro Sabino Arana, el Maestro. El 12 de junio de 1931, acuden a Guernica 30.000 vascos a despedir a sus diputados a las Cortes Constituyentes de la República Española, tomándoles sagrado juramento de lealtad al mandato conferido; en la Casa de Juntas de Guernica se celebra, el 15 de noviembre de 1933, el escrutinio del plebiscito popular del Estatuto automático, de acuerdo con el mandato constitucional. El primero de octubre de 1936 producida ya la guerra, las Cortes Republicanas españolas, reunidas en Madrid, en sesión solemne, aprueban, en su trámite final, el Estatuto y el siete del mismo mes, ?inclinado ante Dios, de pie sobre la tierra vasca? prestó el juramento de rigor, José Antonio de Aguirre, como Primer Presidente de Euzkadi.

Por eso, al ser conocida su destrucción por los nuevos bárbaros, tembló de consternada emoción toda España, primero, y todo el mundo civilizado después; temblaron con singular estremecimiento, todos los vascos, diseminados por la tierra, incorporados ya, a la vida, a la historia, y al trabajo de otras naciones, protestó desde la remota lejanía de los siglos, la moral, la tradición, el alma y la carne, ?de uno los pueblos más viejos y honorables del mundo? ?según afirmación valerosa e inolvidable de David Lloyd George, hecha a la sazón ante el parlamento británico.

Fue tremenda entonces la protesta. Y sigue, y seguirá siéndolo, mientras quede sobre la haz de la Tierra, rastro, herencia y recuerdo de los arrasadores de Guernica, que siguen hoy -para vergüenza y deshonor de la civilización occidental- gobernando, ordenando y mandando sobre 28 millones de almas, entre las que se cuentan la de los supervivientes de la villa de Guernica.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o 26 de abril de...1947)
Máis sobre o bombardeo de Guernica
Fotos do bombardeo de Guernica
O artigo no libro LA FERIA DEL MUNDO
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 26-04-2010 01:52
# Ligazón permanente a este artigo
SAÚDOS A UNHA NOVA NACIÓN: IRLANDA
En abril do ano 1949 se declarou o Estado irlandés como a República Irlandesa (en inglés Republic of Ireland, en irlandés Poblacht na hÉireann). Tamén e coñecida como a «Illa Esmeralda», por facer referencia ao intenso cor verde dos seus campos.
RSP ao coñecer a noticia escribe neste breve artigo unha sintese histórica, relixiosa, cultural e etnográfica do país.



19 de abril de 1949

SALUDO A UNA NUEVA NACIÓN
IRLANDA


Por Ramón Suárez Picallo

De la vieja comunidad de los países célticos, representados en la Leyenda trimilenaria por una Estrella de siete puntas como signo astral, y por siete cisnes blancos a modo de emblema poético y evocador (Armórica, Cornubia, Cambria, Escocia, Eirin, Galicia y la Isla De Mann), surgió hace pocas horas una nueva República, con la alta jerarquía de Nación libre e independiente: Irlanda.

El venturoso acontecimiento viene a coronar la historia de un pueblo heroico, trabajador, sufrido y mil veces ultrajado, que dejó en el arriscado empeño de defender su libertad nacional una larga sementera de santos, de mártires, de poetas y de sabios, de campesinos y de marineros, de juristas y de menestrales, caídos sobre el verde solar, por el logro de un bien imponderable.


PERFIL HISTÓRICO

Mucho antes de que Aristóteles y Teofrastes, Estrabón y Pomponio Mela, hablasen de Irlanda, llamándola Irid, Iberna e Hibernia, estaba ya la leyenda de maravilla hablando de varios patriarcas de la estirpe céltica; extendida en todo el noroeste de Europa, descendientes todos ellos, en línea de parentesco directo, del mismísimo Noé, sobrevivientes del Diluvio Universal; y de excelsas matronas, como Gha, Celt y Noela, que dirigían los negocios públicos de la tribu y del clan primigenios, con excepcional prudencia y exquisito tacto político.

Situada Irlanda en el Mar del Norte, que los pescadores celtas de Galicia y de Bretaña, llaman aún hoy ?El Mar del Gran Sol?, poco se supo de ella hasta que las Legiones romanas se lanzaron sobre las islas llamadas británicas y se estrellaron frente a la feroz resistencia de sus habitantes; tampoco pudieron domeñarlos los escandinavos, los anglos, los sajones y los normandos. Porque aquellas gentes, dedicadas a la caza y a la pesca primero, y después a los pacíficos trabajos de la agricultura (Irlanda es aún hoy un país eminentemente agrícola) se trocaban en guerreros invencibles, cuando desde lo alto de los castros llamados allí raths y a la sombra de los dólmenes y de los menhires, sonaba el cuerno de alarma y se levantaba el hacho encendido, anunciando la presencia de extranjeros invasores.

Sólo el cristianismo penetró allí pacíficamente conquistando las almas. En los siglos IV y V San Paladio y San Patricio y más tarde San Colombano, sembraron a voleo la semilla de la nueva fe. La siembra fructificó bien pronto, e Irlanda fue llamada ?La Isla de los Santos?.

No obstante, la Iglesia Católica; que hoy tiene en Irlanda uno de sus más sólidos puntales, no logró nunca borrar del todo, la vieja paganía céltica. Las leyendas de la muerte, sobre campañas de aparecidos, con metempsicosis y trasmigración de las almas, así como un panteísmo integral que presiente a Dios en todas las partículas vivientes de la Creación, siguen empapando de brumoso misterio, todo el riquísimo folklore de la Verde Eirin. Y mucho antes de que Inglaterra, en tiempos de Enrique VIII, tuviese su pleito definitivo con Roma, los irlandeses cristianísimos, reñían y discutían con el Papa, lo cual no fue obstáculo para que el catolicismo romano fuese, junto con el ansia de poseer la tierra por quienes la trabajan y por el aliento tradicional de libertad colectiva, elementos decisivos en el logro de la plena independencia nacional, proclamada hace pocas horas en la ciudad de Dublin.

Desde el siglo XI hasta nuestros días, la lucha de los irlandeses se concretó a un combate permanente contra los otros británicos, enardecido más y más en cada siglo, hasta terminar en la tremenda insurrección armada de 1916, última etapa del combate victorioso.

En la batalla secular no hubo por ninguno de los bandos tregua ni cuartel. Hubo, sí, incendios y arrasamiento de ciudades y campos sembrados, degollinas universales, patíbulos erguidos y venganzas oscuras; y no faltó el mártir excelso, el famoso Alcalde de Cork, por ejemplo, que se dejó morir de hambre en la cárcel; mientras una multitud conmovida, arrodillada sobre toda la tierra irlandesa, encomendaba su alma a Dios, pidiéndole que no cediera.

Afortunadamente, a las largas, vino la comprensión de unos y de otros. Y no deja de ser conmovedor el hecho extraordinario, de que el propio Rey de Inglaterra y el Jefe de su Gobierno, despidan con su mensaje de paz y de augurios de bienandanzas, a la vieja tierra; que fue el más preciado y el más discutido florón de la Corona Británica. Hecho aleccionador y simpático, que honra por igual a ingleses e irlandeses, aún siendo como es; signo de los tiempos.


IRLANDA Y SU CULTURA

Irlanda posee una finísima cultura. Su folklore está repleto de leyendas sobre la vida, el amor y la muerte; posee asimismo un refranero riquísimo referido a todos los meses del año, a las estaciones, a la casualidad de la tierra y los frutos, a los oficios, a los ríos y al mar, a las selvas y a los vientos, al Sol a la Luna y a las estrellas. Como todos los otros pueblos de su misma estirpe, tiene como instrumento musical la gaita de aire ; que exalta en las fiestas populares campesinas y marinas, la alegría juvenil en danzas de sin par gracia y belleza. La ?morriña ? y la ?saudade , estados de ánimos creadores de una copiosa literatura en Galicia y en Portugal ?también de origen céltico? tiene su equivalente en Irlanda, en miles de canciones encantadoras, dedicadas al hogar y a cuantas cosas amables lo rodean.

Pinturas y esculturas, talladas en piedra y en madera, ilustran sus artes. Y en la literatura, tres o cuatro hombres irlandeses contemporáneos, sin contar otros mil, figuraban en las letras universales en primerísimo plano: Oscar Wilde, Bernard Shaw, James Joyce, Keats y Lyan O?Flaherti, para no citar más. Y esto, sin hablar de los sabios, artistas y escritores de origen irlandés que enriquecen la mejor cultura de los Estados Unidos de Norteamérica, donde Irlanda volcó una gran parte de su rico caudal humano.


PORVENIR

La República de Irlanda se presenta en el concierto de las naciones libres del mundo, rodeada de circunstancias venturosas en lo que se refiere a lo internacional. En fecunda y laboriosa paz; recibió los mensajes de reconocimiento y de buen augurio de las principales potencias del globo. En cambio, en el orden nacional, tiene que vencer aún algunas dificultades. Una parte de su territorio; el Ulster, queda por ahora, fuera de la órbita de su soberanía para seguir vinculado a la Corona Británica. Y, en torno a este hecho, y a otros de mayor o menor cuantía, fuertes grupos políticos, no quisieron sumarse a los festejos con que fue celebrado el histórico acontecimiento. Mas, aún así, Irlanda seguirá su ruta, emprendida anteayer, al filo de la medianoche entre el repicar de las viejas campanas, las salvas de sus armas de defensa, las canciones bárdicas de profecía, y las oraciones para los muertos caídos a lo largo del duro camino, en busca de la gran meta de la libertad.

¡Que en sus campos, fecundos, verdes y jugosos, primorosamente trabajados por el esfuerzo de sus hijos, vuelen las canciones de la paz y de la hartura; y que nunca jamás, se proyecte sobre ellos la sombra siniestra de Caín fratricida! Éste es nuestro voto, para los hermanos celtas de la vieja y admirada tierra de Breogán y de San Patricio.


(Este artigo publicouse no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 19 de abril de ... 1949)
Irlanda: Mapas
Irlanda: Historia
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 19-04-2010 01:19
# Ligazón permanente a este artigo
OS VOLCÁNS CERRO NEGRO E QUIZAPÚ

Despois dun período vacacional de algo máis dun mes, RSP retoma sua columna e aproveitando o símil de que "o mundo é un volcán" comenta a erupción do Cerro Negro en Nicaragua e os negativos efectos que está a causar na cidade de León de dito país e, rememora as consecuencias que hai tempo sufrui Chile coa erupción do Quizapú, e explica a orixe de tal nome.
Remata o artigo evocando a Julio Verne coa sua obra "Viaje al centro de la Tierra" que deu ao traste con supersticións do tipo que si a lava viña do mesmo inferno,ou consecuencia da ira divina polo que alude a Calderón co soliloquio de Segismundo na obra "La vida es sueño".



10 de abril de 1948

LA FERIA DEL MUNDO (SISMOS)


Por Ramón Suárez Picallo

Al regreso de unas largas y excelentes vacaciones, más o menos legales, nos encontramos con muchísimos temas dignos de ser tratados en esta ?Feria?, que por no ser campo de especulaciones ilícitas, sigue y seguirá siendo una feria libre, de palabras, ideas y pensamientos.

Y frente a tantos temas, cada uno de los cuales constituye un suceso de palpitante y ruda actualidad, se nos viene a los puntos de la pluma el tan manoseado símil de que ?el mundo es un volcán?, queriendo significar con eso que podemos estar en las vísperas de una erupciones, y otras catástrofes de gran estropicio y conmoción, capaces de revivir en nuestros días los horrores del asolamiento de Pompeya.

Mas no todo es literatura, metáfora o suposición en esto de aludir a los volcanes. Ahí está el llamado Cerro Negro en Nicaragua, cubriendo de arenas y cenizas asfixiantes a la ciudad de León y a toda su comarca colindante, provocando una catástrofe que afecta a toda la patria de Rubén Darío. Y si por si fuese poco la erupción del volcán mencionado, un cerro altísimo de sus proximidades, se hundió estrepitosamente lanzando al espacio enormes lenguas de fuego, visibles desde cien kilómetros de distancia.


?EL QUIZAPÚ?

El pueblo nicaragüense y sus hermanos del istmo centroamericano, vive, pues, horas de consternación, agravadas por otras preocupaciones de carácter público nacional de notoria resonancia.

Chile, tierra remecida también por sacudones, vecina de volcanes, comprende y comparte la angustia de Nicaragua y la mala partida que ahora les juega a los de León el Cerro Negro, se la jugó a los habitantes chilenos, del casi todo Valle Central, el ?Quizapú?, volcán segundón de otros mayores, no hace aún 20 años. La misma lluvia de cenizas y de arenas que llegó desde Linares a Santiago y que empavoreció a las gentes hasta el terror, con los mismos perjuicios en casa y en predios. Personas que presenciaron el fenómeno nos cuentan que las iglesias en ese día pavoroso eran una constante romería de pecadores arrepentidos, considerando que aquello del ?Quizapú?, era un castigo de Dios por sus muchos pecados. Quizás los de Nicaragua tengan también los suyos, y que esto les sirva de aviso para arrepentirse de haberlos cometido.

Mientras tanto, pocas gentes saben cuál es el origen del nombre del volcán chileno cuyas malas hazañas imita ahora el nicaragüense. Cuéntase que un sabio geólogo extranjero muy especializado en volcanes, pero escasamente docto en el habla popular chilena, se lanzó a estudiar esta cordillera, acompañado de un guía campesino. Llevaba en su cuaderno de apuntes la nomenclatura y características de los principales volcanes, y al llegar a cierto lugar, al sur del ?Descabezado Chico?, se encontró con uno nuevo que no figuraba en su repertorio. Se regocijó mucho con el hallazgo y le preguntó al guía por el nombre de tal volcán. El guía contestó sobriamente: ?Quizá pú?. El sabio anotó el nombre de ?oído?. Y de la respuesta dubitativa el campesino chileno ?que no quería meterse en honduras geológicas ?quizá pues?? nació el nombre del volcán ?Quizapú?, bello y sonoro.

Evocación de Julio Verne

Cada vez que el nombre de un volcán resuena en el mundo, las gentes de nuestra generación que tuvieron el placer de leer a Julio Verne, vuelven a él y a su recuerdo. En efecto, su libro ?Viaje al Centro de la Tierra?, es el más ameno y emocionante relato de una expedición de tres personas ?el profesor Lidenbrok, su sobrino y el guía Hans- que entran bajando por la boca de un volcán de Islandia y después de muchos y muy emocionantes incidentes en las entradas del globo terráqueo salen subiendo por la boca de otro situado en Italia. El libro del inmortal escritor, francés ha servido de mucho para borrar de la mente humana el terror supersticioso que en otras épocas inspiraban los volcanes en erupción; se creía que su lava ardiente venía de los mismísimos infiernos, situados al centro de la Tierra, según el catecismo y eran símbolos de las mayores iras humanas y divinas, expresadas por el personaje de Calderón.
?Llegando a tal conclusión, un volcán, un Etna hecho quisiera arrancar del pecho pedazos del corazón?.
Hoy, un volcán es una montaña cualquiera, a veces atracción de turistas ociosos; pero de cuando en cuando, se venga del menosprecio en que se lo tiene escupiendo cenizas y arena y poniendo en fuga a la gente que ocupan sus dominios: más en cualquier caso es inferior en fuerza terrorífica a otras manifestaciones de nuestra vida actual, sintetizadas en la habitual expresión del vivir con temor y expresión del vivir con temor y sin sosiego: ?Vivimos sobre un volcán?. O esta otra: ?El mundo es un volcán?.


Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 10 de abril de ... 1948)
Soliloquio de Segismundo que cita RSP
Erupción do Quizapú en 1932 (Chile)
O volcán Cerro Negro (Nicaragua)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 10-04-2010 01:14
# Ligazón permanente a este artigo
ESTORIL

Neste artigo RSP destaca a importancia de Estoril, non só como lugar turístico en sí se non por ser a residencia oficial -no exilio- de D. Juan de Borbón, fillo de Alfonso XIII e aspirante ao trono de España e vetado por Franco. En Estoril reuníanse os monárquicos españois, as veces sen autorización dos franquistas...



18 de marzo de 1947

E S T O R I L


Estoril es un plácido y bello balneario portugués, situado en los alrededores de Lisboa, donde se juntan el Tajo y el Atlántico. Paisaje estupendo de mar, tierra y río, todo verde y azul; es la división geográfica y espiritual de la vieja Lusitania; de allí para el norte está el Portugal lírico de las tierras de pan llevar, extendidas hasta el Miño, el río de las saudades, y de allí para el sur la Extremadura y los Algarbes esteparios y duros, pardos y enjutos.

Pero, más que en estas categorías de pura delectación estética, tiene el Estoril de nuestros días una especial significación política y europea. Allí esta don Juan de Borbón y Batemberg, pretendiente al trono de España; allí esta también el Príncipe Humberto de Saboya, aspirante y destronado de la corona de Italia. Y van por allí de cuando en cuando, don Duarte de Braganza, Príncipe de Portugal; un Archiduque de los Habsburgo y hasta un Conde de París, descendiente de Luis XVIII. Y al lado de ellos ?veranean? el más viejo de los republicanos españoles vivos ?don Alejandro Lerroux? y don José María Gil Robles, jefe de los católicos monárquicos y ex Ministro de la República.

La Dirección del Turismo del Gobierno portugués ?que no es monárquico ni republicano? está encantada. Para la temporada próxima se esperan en Estoril nuevos veraneantes de igual o parecida alcurnia a la de los actuales huéspedes, Príncipes de sangre real, Duques, Marqueses, Condes y demás, procedentes de diversos países, piensan hacer sus vacaciones en la hermosa playa lisboeta.

Mientras tanto son, hoy por hoy, los españoles, los encargados de animar la vida de Estoril. Día pasados, se reunieron allí todos los consejeros del Presidente, para tratar sobre la restauración monárquica en España. Es decir, todos no. Faltó el Duque de Alba y de Berwick, el primero entre los nobles y don Juan Ventosa Calvell el mayor de los plutócratas. Franco no quiso visarles el pasaporte de salida, sabiendo como sabe, que se trata de enemigos de mucho bulto, dispuestos a irle derecho al cajón del pan, y al sillón del Poder. No se sabe qué pensará el doctor Antonio Oliveira Salazar, amo y señor de Portugal, de esta descortesía de su amigo, el Generalisimo gallego, negando visados para ir a la tierra de infieles o de comunistas.

De todos modos, no debió de parecerle bien: Estoril, Cintra, Braga y la misma Coimbra, deben buena parte de su progreso y de su renombre en el mundo, al desentendimiento de los españoles entre sí, desde los tiempos de Felipe II, hasta los de Paiva Couceiro, en los cuales hubo siempre un tácito entendimiento: la salida de los españoles para Portugal y la de los portugueses para España.


(Artigo publicado no xornal La Hora de Santiago de Chile o 18 de marzo de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 18-03-2010 01:42
# Ligazón permanente a este artigo
FLORENCIA BOMBARDEADA

A encantadora cidade de Florencia, que tan fonda impresión causou a RSP cando a visitou no ano 1926, ao coñecer agora a nova de que a "ilustre Meca do arte italiano" foi bombardeada prodúcelle unha profunda angustia e pena.

13 de marzo 1944

FLORENCIA BOMBARDEADA


Por Ramón Suárez Picallo

Tal como lo temía el mundo civilizado, ha sido bombardeada, desde el aire, la bella y prócer ciudad de Florencia; la cuna del Renacimiento italiano, la tumba serena de artistas, humanistas y poetas; la ciudad-reliquia, Biblioteca y Museo, guardadora de opulentos tesoros, insustituibles, representativos de la gran aportación que hizo Italia a la civilización Occidental y Cristiana.

La noticia nos ha conmovido hasta los tuétanos del espíritu, por que sabemos lo que es un bombardeo aéreo, y porque, Florencia figura entre nuestros mejores recuerdos de Italia y del pueblo italiano. Es de suponer, casi es de asegurar, que los pilotos aliados, que tuvieron a su cargo la ingrata y dolorosa tarea, pusieron todo el cuidado, la emoción y el esfuerzo necesario, para que sus bombas no cayeran fuera de los objetivos puramente militares y no alcanzasen a puntos y cosas, cuya destrucción nunca podría perdonar el mundo culto.

Debemos pensarlo así, sabiendo como sabemos, que los jefes aliados encargados de la dirección de la guerra de Italia, hubieron de renunciar, muchas veces, al logro de positivas ventajas estratégicas por no atacar monumentos históricos y artísticos; la misma Florencia, convertida por los nazis, desde hace mucho en fortín, depósito y nudo de comunicaciones bélicas, si sólo se atendiese a las puras necesidades militares, tendría que ser bombardeada antes. No lo fue mientras no se supo, positivamente, que el enemigo aprovechaba, precisamente, para utilizarlo en su favor este respeto de los aliados por la Civilización y sus obras maestras.

El caso de Monte Cassino, el de Roma mismo, y otros que se dieron, y que se darán en Italia, tan rica en tesoros, se repite con Florencia; los nietos de Atila haciendo la guerra, no contemplan más finalidad que la de ganarla, o prolongarla inútilmente, arrasándolo todo; arrasando, con especial saña, aquellos bienes espirituales y artísticos, para los que su genio fue siempre negado. Y, cuando no los arrasan, los profanan, convirtiéndolos en objetivos militares, erizando de cañones y ametralladoras, monasterios y museos, bibliotecas y catedrales, con la aviesa intención de que los arrasen los de enfrente para cargarles, luego, la responsabilidad. Es una manera innoble y desleal de hacer la guerra pero, es por eso mismo, un manera muy nazi, practicada especialmente en Italia, desde que su pueblo les expresó, y les expresa diaria y clamorosamente, su más rotundo repudio.

Sobre este particular, nadie se llama a engaño, a pesar de ciertas lamentaciones y protestas; todo el mundo sabe quienes son los responsables de la destrucción del viejo Monasterio Benedictino de Monte Cassino, de los bombardeos de Roma, y, ahora, de los de Florencia; lo son aquellos que, sin respeto para el Arte, la Cultura y la Fe, convirtieron sus monumentos en parapetos, y, quizá las grandes Galerías Pitti y de los Oficios, en viles almacenes de intendencia militar. Sobre ellos recaerá, en su día, el fallo condenatorio de la Historia. Sobre ellos, y sobre su maldita invención, de la ?guerra total?, causante en gran parte de tan abominables e irreparables depredaciones.

De todos modos, no podemos reprimir nuestra angustia ante el bombardeo de Florencia, la ilustre Meca del Arte Italiano; nos angustiamos, y sentimos en el alma el tremendo remezón, explosivo y destructor, que sintieron sin duda en sus tumbas, los inmortales florentinos, que reposan en Santa María dei Fiori y en Santa María Novella, a la vera del Arno, remecido, también, y estremecido cuando iba susurrando versos del Dante, o comentando decires de Machiavello, por debajo de los viejos y gloriosos puentes.


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile o día 13 de marzo de ... 1944)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 13-03-2010 04:27
# Ligazón permanente a este artigo
ARAGÓN

Nesta lembranza a España, hoxe RSP preséntanos Aragón con breves pinceladas da sua historia: Os árabes, Jaime I,e nomes como Marcial,Agustina de Aragón, Gracián, Goya, Costa, unido a lugares como O Pilar, Alcañiz, Caspe, Barbastro dan pé para que esta noble terra sexa inmorrente ademais pola xota...
RSP viviu momentos difíciles e dramáticos entre os aragoneses nos duros anos da liorta ...

5 de marzo de 1950

EVOCACIONES Y RECUERDOS
ARAGÓN, BALUARTE Y CONTRAFUERTE DE ESPAÑA


Por Ramón Suárez Picallo

Los aragoneses jamás se avinieron a tolerar a los conquistadores godos. Por eso, cuando la invasión árabe, entró como un aluvión en toda la Península, los aragoneses quisieron hacer revivir su vieja independencia. Lucharon por ella como lobos, pero las huestes islámicas ocuparon todo el país. Aragón y Cataluña se vincularon entonces al Imperio Carolingio y, en momentos dados, corrieron su suerte con Francia junto con el reino de Navarra.

Roncesvalles, la gran leyenda épica paralela al ?Mío Cid? es común a vascos, navarros y aragoneses. Mientras tanto los árabes crearon en Aragón muchos y muy variados reinos; algunos de ellos, famosos por su cultura. Los nombres de los jefes de estas taifas forman un intrincado laberinto imposible de narrar en un artículo periodístico, así como el de los reyes cristianos que luchaban con ellos con diversa y variada fortuna.

Ya muy avanzada, la Edad Media, apareció la gran figura de Jaime Primero el Conquistador, que dio solidez estatal al Reino Catalano?aragonés; era suegro de Alfonso X, el Sabio, de Castilla. Desde entonces la unidad de Castilla y Aragón era ya un hecho presentido, precursor de los Reyes Católicos, después del histórico compromiso de Caspe.

Después de la unidad hubo extraordinarios acontecimientos en Aragón. La ejecución del Justicia Mayor Lanuza, por dar asilo a un reo político en tiempos de Felipe II; las luchas en la Guerra de Sucesión, y por último, la actitud de los aragoneses durante la invasión napoleónica. Zaragoza, su capital, con una mujer por heroína ?Agustina de Aragón? mereció un volumen inmortal de Pérez Galdós en su gigantesca obra ?Episodios Nacionales?.


ARAGÓN EN LA CULTURA Y EN EL ESPIRITU DE ESPAÑA

Aragón tiene tres provincias y tres ciudades capitales; Zaragoza, Huesca y Teruel; es decir, el medio, alto y el bajo Aragón. Tiene, además, cien ciudades y villas menores, famosas todas ellas: Caspe, Alcañiz, Rubielos de Mora, Monzón, Ayerbe y la gloriosa Barbastro, llenas de resonancias históricas. Varias de ellas fueron altivadas y rendidas por el Cid Campeador e incorporadas a la España cristiana.

Marcial, el gran poeta latino de los graciosos epigramas, era aragonés de Bilbilis -la actual Calatayud? el Derecho visigodo, influido por el viejo Derecho Humano, origen del actual Derecho español es obra de un sacerdote aragonés agregado a la Corte de una comarca visigoda; y el Pilar de Zaragoza, junto con Santiago de Compostela, fueron los símbolos religiosos máximos de la Reconquista cristiana.

Ya en los tiempos modernos participó Aragón en la vida espiritual y cultural española con esclarecidos valores, Baltazar Gracián, don Francisco de Goya y Joaquín Costa, fueron aragoneses, para citar sólo nombres al alcance de todos.


LA JOTA

Pero Aragón sería inmortal, aún sin ninguno de estos acontecimientos; sólo por haber creado la Jota, la más valiente, viril y noblemente bárbara danza de España. Nació la Jota en tierras aragonesas; se extendió después a Vasconia y a Navarra, a Cataluña, a Valencia y a Murcia; y en las recias luchas contra la invasión napoleónica se convirtió, despúes del sitio de Zaragoza, en el himno patriótico nacional de toda España. De ahí su universalidad. La jota se baila y se canta, desde entonces, en todas las regiones de España, con variantes de tiempo y lugar, pero sin perder nunca su emoción aragonesa y baturra.

Damos aparte, para ilustración del lector, algunas letrillas de jotas aragonesas. Las hay humorísticas, de amor, de ternura, de paisaje y de carácter heroico y religioso. A través de todas ellas habla, canta y danza, el Aragón de todos los tiempos en un prodigioso festín de ritmos y de puntos:


RECUERDO

Conocimos Aragón en agosto de 1937. Desde Valencia llegamos de un tirón a la ciudad histórica de Caspe. El viejo pueblo celtibérico estaba dividido entonces en una pavorosa contienda fratricida. El hermano era enemigo del hermano, el padre luchaba contra el hijo en una ruptura material y espiritual de la vieja comunidad. Fuimos a Bujaralos a Manzón, Basivílvaso y a Graus, la tierra de Joaquín Costa; llegamos a Fuente de todos, donde nació con Francisco de Goya; visitamos Alcañiz y pasamos a Puebla de Hijar, a Rubielos de Mora y a Inosa de Rubielos, en los alrededores de la ciudad de los ?Amantes de Teruel?. Pese a la tristeza que producían los rudos acontecimientos diarios, las puertas se abrían de par en par para el viajero, con una frase típica y maravillosa: ?A la paz de Dios?. La paz de Dios significaba compartir el pan, la sal, el agua y la casa cubierta y, al fin de la velada una copia de viejos tiempos cantada por los ancianos porque los mozos estaban en la guerra.

Salimos de Aragón en marzo de 1938. Caspe, Fayón y Fraga, y una visión postrera del Río Cinca, que elogiara Joaquín Costa, con sus riberas cargadas de flores, promíseras de óptimos frutos.

Pero, detrás de esta impresión dramática quedaba el otro Aragón, aquel que nosotros recordábamos cantador y bailarín, acogedor y cordial, que nos ofrecía la gracia de una jota, entonada con lágrimas en los ojos.

COSTA (Joaquín) ? Eminente sociólogo, jurista y político aragonés de fines del siglo XIX. Propugnó grandes planes de riego para los desiertos españoles y escribió libros fundamentales, entre en los que se cuentan: ?Escuela y Despensa? y ?El colectivismo agrario en España?. Fue llamado el ?León de Graus?, pueblo donde había nacido, en la provincia de Huesca. Bregó, asimismo, por la repoblación forestal de cerros y montes por lo que casi todos los parques españoles llevan su nombre.

Joaquín Costa fue, sin duda alguna la más extraordinaria figura de la España decimonona, como sociólogo y como orientador de grandes iniciativa.

GOYA Y LUCIENTES (Francisco) ?El más extraordinario pintor español de todos los tiempos. Nació en Fuente de Todos, provincia de Zaragoza. ?Los fusilamientos de la Moncloa?, ?La Familia de Carlos IV? y los ?Caprichos?, aparte de sus estampas de Madrid de 1808, lo consagran como un hito en la historia del arte plástico español
.
Muchos críticos de arte contemporáneo, examinando su obra noble no hallan parangón en ninguno de los pintores peninsulares. Y, en efecto, no lo tiene. Don Francisco de Goya y Lucientes era aragonés, de la entraña misma de Aragón, y por ende, espíritu dramático que hizo del dolor obra de arte inmortal y perenne.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o día 5 de marzo de... 1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 05-03-2010 01:29
# Ligazón permanente a este artigo
ASTURIAS

Hoxe RSP adica o seu artigo a Asturias. A raíz da folga dos mineiros acabou na cadea. Aquí fai unha sínteis da historia do pais e lembra o carácter e maneira de ser das suas xentes. E como anécdota fala dunha borracheira que colleu a base de sidra...
Escribiu outro artigo adicado a Covadonga e á "santina" que difundiremos noutra ocasión.


26 de febrero de 1950

EVOCACIONES Y RECUERDOS
ASTURIAS LA INVICTA


Por Ramón Suárez Picallo

En la línea Nor-noroeste de la Península Ibérica hay un recio país ?damos aquí a la palabra ?país? su significación de ?paisaje?? que se llama Asturias, nombre con resonancias milenarias en la Historia de España desde sus primeros albores.

Mucho antes de que las legiones romanas se acercaran con asombro y con temor sagrados al misterio del mar tenebroso, que aún no tenía otras orillas, fue Asturias lugar de encuentro y de entendimiento, entre cántabros y celtas, fenicios y griegos, que andaban por entonces más o menos a bien. De ahí que la Asturias actual sea, en una sola pieza, tierra de magníficos labradores, de mineros valientes, de arriscados navegantes, de pastores y de vaqueríos, y de hombres de letras, artes y ciencias, y de pobladores y colonizadores, que reprodujeron con gloria y provecho la vieja estirpe en mundos y continentes, situados en remotas latitudes. Dentro de la historia peninsular es Asturias punto de referencia obligado de las hazañas que hicieron capítulos definitivos; entre ellos Covadonga, punto de arranque de la reconquista Cristiana de España; cuna de las primeras monarquías auténticamente españolas, y centro ecuménico con León y con Galicia, de ese magnífico periodo medieval español, entroncado, por las viejas entradas romanas, los caminos de las peregrinaciones jacobeas, y las rutas guerreras hacia el Sur lleno de infieles, con toda la Europa y el Africa de aquellos tiempos. Y, vinculada entrañablemente más tarde al nuevo mundo, por medio de un grupo de pioneros, salidos de sus puertos de Gijón y Avilés, pariguales de Bilbao, Laredo y A Coruña, expandidos hacia los cuatro puntos cardinales del Globo Terráqueo.

En América, los asturianos ?como los catalanes, los vascos, los extremeños y los gallegos- estuvieron en todo; en las primeras guerras civiles, en la Religión en la Encomienda, en las artes y en las letras, en la Milicia y contra la milicia. El más grande enemigo de Simón Bolívar en la lucha por la independencia de América fue un asturiano; y el único amigo que le dio albergue en la hora del desconsuelo, de la derrota y de la muerte, fue también un asturiano.

Asturianos de Cuba, fueron valerosos enemigos de su Independencia, y un asturiano ofreció al primer gobierno independiente de la Isla un empréstito fabuloso, los asturianos son fieramente individualistas; y son a la vez los primeros colectivistas de España. Por eso Asturias fue, quizás, el lugar de España donde el Señor Feudal lo era de verdad y en toda su amplitud; y fue el lugar de donde salieron los primeros grandes maestros del Libre Pensamiento español contemporáneo: ¿Nombres? Gaspar Melchor de Jovellanos y el Divino Argüelles, por no citar más, esclarecidos espíritus enciclopedistas y liberales, cuyas ideas, transformadas a tenor de nuestros tiempos, florecieron más tarde en la Ilustre Universidad de Oviedo, la primera de toda España que implantó la Extensión Universitaria Popular. Es decir, que lanzó a sus profesores más ilustres ?los Posada. Los Altamira, los Alas, los Buylla, los Alvarez y cien más- a los centros populares y obreros, grupos políticos, ateneos, cooperativas y sindicatos, para que divulgaran la Buena Nueva de una Cultura sencilla depurada, puesta al alcance de todos.

Sí, señor; Asturias, como todos los pueblos con recia personalidad, no es un grupo uniforme a modo de rebaño regimentado y reglamentado; allí, cada hombre hace punto de honor de su libre albedrío, porque se siente capaz de ser un Rey, un Presidente de la República, aún, si a mano viene, un Imperio Independiente. ¿Causas de esta maravillosa variedad espiritual? Vamos a examinarlas ligeramente.


ESPÍRITU Y PAISAJE

Todo paisaje crea un estado de ánimo, una emoción lírica, una modalidad de sentir, del pensar y del obrar. Y Asturias tiene en sus reducidos linderos geográficos cuatro paisajes claramente definidos, cada uno con sus variantes: Un paisaje de alta montaña, solemne, dramático, erguido, donde nacieron las más hermosas canciones individuales asturianas de todos los tiempos. Peñamellera de Arriba y Peñamellera de Abajo, al pie de un Pico, desde el cual, según la leyenda, se divisa toda España, resumen ese paisaje junto con los hermosos puertos: Pijares, El Pontón y Somiedo. Y quizás convenga recordar que de aquella zona de Peñamellera, son todos los ferreteros y merceros de Chile, el primero de los cuales fue don Fernando de la Vega, natural de Guarías, que ya estaba en Chile cuando Méndez Nuñez bombardeó Valparaíso. Y otro asturiano de Peñamellera ?patriarca de una ilustre familia de San Fernando? fue el impulsor de los primeros cultivos del arroz en todo Chile.

El otro paisaje asturiano, poco conocido, es el de las tierras labradas y de panllevar, verdes, jugosas y húmedas, cubiertas de panorama y ganados. Es la que llamaríamos la zona virgiliana de Asturias, en la que se unen el buen vivir, los versos de la sidra, conservada en pipas y servida en culínes, con un arte que no conocían ni Dionisios ni Anacreonte. Los poetas y los novelistas ?Pérez de Ayala y Palacio Valdés? y los humoristas asturianos inspirándose en este paisaje amable y cordial, para escribir obras de antología, ?Adiós, Cordero?, el más conmovedor cuento campesino asturiano que conocemos, tiene su entraña en esta comarca, donde árboles, animales y gentes viven y mueren en comunidad familiar.

Al evocar a Asturias, casi todo el mundo piensa en las minas. En efecto, entre los paisajes físicos y espirituales asturianos, en su zona minera, la más famosa de estos últimos tiempos. Las ideas políticas y sociales más avanzadas y las actitudes más heroicas adoptadas en su defensa corrieron por cuenta de los mineros asturianos. Sama, La Felguera, Laviana, Carbayín y Mieres son pueblos símbolos en el rudo vivir de bajo tierra y del bravo luchar por un mundo mejor sobre de ella. Es éste, de las minas situadas en la Cuenca del Río Nalón, otro vigoroso, original e inconfundible paisaje asturiano.

La costa de Asturias tiene un gran puerto internacional que comunica al país con todo el mundo; Gijón, puerto y ciudad, que no tiene nada que pedirle a sus similares del Océano Atlántico. La Estaca de Bares y el Cabo Ortegal, señales de la vieja navegación de los fenicios, situadas en los próximos lindes un pequeño puente de Cangas de Galicia, marcan rutas históricas, iniciadas en la vieja Gijón; y muy cerca de allí, Avilés, de donde salió un día un asturiano sencillo y común llamado José Menéndez, que al correr de los años sería dueño de las Patagonias y sus alrededores; fundando pueblos, poblando desiertos, creando familias y ofreciéndole al descubridor del gran Estrecho, un monumento con esta sobria y épica dedicatoria: ?A Magallanes, Menéndez?. Así, de igual a igual, y de tú a tú, como suelen hacerlo los asturianos de raza y de estirpe. Y entre estos puertos mayores Lastres, Candás, Illanes, Rivadeselia y Luarca, especie de poema toponímico y pescantín de la Asturias periférica, desbruzada sobre el mar.

Asturias tiene por capital de su antiguo reino, principado y región a una de las más ilustres ciudades de España: Oviedo, que les da a todos estos nombres una unidad central, geográfica, histórica, espiritual, política y administrativa, dentro del Estado español. Es una ciudad de tierra a dentro, maravillosa por su situación e inconfundible por su personalidad. Su historia conocida, arranca del siglo VIII (año 761), debido a la fundación religiosa del monje benedictino Fromestano, denominada ?Regla sede?; desde Fruela I. Corrió rudos avatares guerreras en el primer período de la Reconquista, mientras reyes, obispos y señores la colmaban de mercedes, Alfondos, Ordeñes, Garcías y Ramiros, todos reyes ilustres, la tuvieron por capital, mandando construir dentro de su recinto templos incomparables y palacios de sin par de belleza y señorío. Y de sus primeras escuelas y de su actual Universidad salieron, santos, sabios, filósofos y poetas de fama mundial, muchos de los cuales recorrieron como maestros toda Europa y toda América.

Oviedo era en 1932 ?fecha en que la vimos por última vez? una ciudad burguesa, fina, culta, hospitalaria, y acogedora como pocas, abierta toas las ideas y a todos los pensamientos. Su agua, su carne y su pan eran una exquisitez helénica, aparte de la sidra, que eso es cosa de punto y aparte.

Un abogado, un periodista, varios campesinos, dos diputados y un militar de Carrera ?todos los cuales murieron de mala e injusta muerte? nos invitaron a conocer Asturias en 1932. Tenían preparado en nuestro agasajo un impresionante programa. Visitas a la prensa local, a la Universidad, al Ateneo y a la Cámara Santa de su ilustre Basílica. Luego, almuerzo en Gijón, consiste en cabezas de merluza, guisadas por Zabajo, famoso tabernero del próximo puerto; un viaje a Avilés, con visita a varias casas campesinas de la costa y el regreso otra vez a Oviedo por una carretera maravillosa.

Cumplimos cabalmente la mitad del programa, pero de la otra mitad, jamás tuvimos noticias. En cada casa, en cada chigre, y en cada rincón, estábamos obligados por rigurosa cortesía a comer unas magras de jamón, unas tajadas de chorizo, y beber un culín de sidra. El culín es apenas un dedo del precioso jugo de manzana que los asturianos hacen como nadie; echado desde la pipa al vaso a lo largo de una especie de bomba aspirante y expelente, que le da al exquisito licor un tono y un gusto especial, embrujador y cautivante, del que nadie se salva. Pero la sidra como bebida no avisa por etapas como lo hace el vino. El bebedor de culines se siente más fresco que una lechuga después de empinar más de cien, hasta que de pronto cae verticalmente y se queda dormido como un tronco. Y esto nos pasó yendo al Hotel Covadonga a nosotros, que aún hoy no sabemos como ni por donde hemos llegado al Hotel Covadonga de Oviedo, después de nuestra primera excursión por Asturias.

Al siguiente día, nuestros amigos ovetenses se rieron mucho de nosotros y de nuestra ignorancia sobre las características de su famoso trago, que por ser de jugo puro de manzana, lo habíamos considerado tan inofensivo como un vaso naturista y vegetariano, de tomate o de zanahoria.

Subimos después de la aventura a las altas montañas y a los puertos empinados; estuvimos en su zona minera y bajamos a los valles de ensueño; en todas partes la hospitalidad abierta, iluminada por la canción, la gaita y la danza a modo de lírico saludo y a veces por dichos rotundos, referentes a ideas y a pensamientos que fueron y serán por mucho tiempo Evangelio del pueblo asturiano.

Cuando tomamos el tren, que nos conduciría a la vecina y fraterna ciudad de León, les preguntamos a los amigos asturianos que nos acompañaban:

¿Qué misterio encierra esta Asturias, que es a la vez tierna y brava, revolucionaria y lírica; viajera por todos los mundos y apegada siempre al terrón nativo? La respuesta no se hizo esperar, y fue así: çesta es la Asturias invicta donde nadie entró ni entrará nunca a contrapelo, como no sea pasando por encima de sus defensores muertos; pero es, a la vez, la Asturias abierta a todas las hospitalidades, para quienes vengan a ella con las manos extendidas en un amplio ademán de saludo fraterno.


C A N T A R E S

Soy asturianín
soilo de verdad
nacido en la Corredoria.
Todo el que nació en Asturias puede ya decir
decir que nació en la gloria.

Alta montaña
Vaqueiriña, vaqueira
me ofreciste querer...
Nunca me olvides, prenda.
Que dame la mano pa´subir al horreo
que dame la mano que de bena morrero.

Tú me ofreciste un quesu
En señal de matrimonio.
El matrimonio fue malo
Vuélvase mi quesu al horreo.

Irónicos
La casa del señor cura
No tiene más que una cama.
Si en la cama duerme el cura
¿Dónde diablos duerme el ama?
cartexiar con la de Asiero
y casar con las de Navas.
Que tienen las piernas gordas
Y la cintura delgada
De ternura
Marchó Pachín pa´la siega
Y po´l camino acordóse
De la mujer y de los fiyos...
Y dio la vuelta y volviése.

Mineros
Pumarabule, el Candín
Saús y La Mosquitera (1)
¡Desde sama el Carbayin
viva la gente minera!.
Cantares locales (De casi todos los pueblos)
Villaviciosa hermosa
¡Que llevas dentro
que me robas el alma
y el pensamiento!

Yo fui al carmín de la Pola
recuerdos traje de allí
yo quise a una polesina
y ella no me quiso a mí.

Danza prima.

¡Ay! Un galán de esta villa
¡Ay! Un galán de esta casa
¡Ay! Diga lo que él quiera
¡Ay! Diga lo que él buscaba
¡Ay! Busco a la blanca niña
¡Ay! Busco a la niña blanca.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o 26 de febreiro de ... 1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 26-02-2010 08:09
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0