A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

SUICIDAS EN NIÁGARA FALLS
Pois resulta que según escribe RSP neste artigo, os cidadáns de Niágara Falls nunha consulta sobre temas de importancia local decantáronse pola creación dun cemiterio pois según se di no artigo esta cidade coas impresionantes cataratas é a Meca dos suicidas...


7 de Diciembre de 1947

EL CEMENTERIO DE NIAGARA FALLS


Por Ramón Suárez Picallo

Los ciudadanos de Niagara Falls, ciudad del Condado famoso del mismo nombre en el Estado de Nueva York, que da toponimia a las más bellas e imponentes cataratas del mundo, acaban de ser consultados en plebiscito sobre varios temas de interés local; entre ellos, figuraban la ampliación del hospital y la del cementerio, que están resultando pequeños para cubrir las necesidades a que son destinados.

El veredicto popular fue negativo en lo de ampliar el hospital, siendo, en cambio, aprobatorio para el ensanche del camposanto, lo cual índice que los que allí se mueren, no pasan por el sanatorio, sino que se van derecho al otro mundo, sin mayores preámbulos. Ello tiene una explicación: Niágara Falls es la Meca de los suicidas en los Estados Unidos y Canadá, después de ser el punto casi obligado para que los recién casados pasen su luna de miel. ¿Desengaños amorosos? Quizá. Pero, también, y sobre todo, la emoción alucinante de morirse envueltos en una maravillosa masa de agua espumante e hirviente, sin par en el mundo por su impresionante grandeza, su albura espumosa y su hermosura única como espectáculo.

La leyenda contribuyó en mucho a darle al suicidio en el Niágara, una gran aureola romántica, desde que cierto indio contrariado en sus amores, se encerró con su amada en un recipiente de madera, se lanzó a la pavorosa cascada y fue dar vivito y coleando a las aguas plácidas y azules del Lago Ontario, como si fuese en un viaje automovilístico. Desde entonces hasta nuestros días, la maravillosa Isla de La Cabra que separa las dos célebres cataratas, y los fantásticos cachones líquidos, fueron impávidos, testigos de los suicidios más variados; por desengaños amorosos, por fracaso de negocios, por ?crueldad mental? de un cónyuge, por ilusiones artísticas malogradas y por neurastenia más o menos aguda, allí pusieron fin a sus vidas millares de personas, sin necesidad ninguna de ir al hospital ni a la iglesia, sino que envueltas en el responso tremebundo de noventa millones de metros cúbicos de agua, desplomados cada hora desde más de cincuenta metros de altura, formando un canto funeral de tonos apocalípticos y estruendos de artillería nunca escuchados en salvas ni en guerras.

¿El hospital en Niagara Falls? Valiente tontería, estando a mano como está el camino de sanar todos los males; un camino romántico y poblado de leyendas, por el que se va, hacia la meta final, entre espumas vivas y policromadas, muy distintas, es verdad, de las aguas turbias y quietas por donde navega la barca de Caronte.

Es, pues, muy justo, razonable y fundado el voto reciente de sus ciudadanos, reprobando la ampliación del hospital y autorizando, en cambio, el ensanchamiento del cementerio, en un plebiscito que hará historia en los fastos políticos y democráticos de aquellos maravillosos y santos lugares de la Naturaleza hecha música y hecha cuadro, para deleite, admiración y asombro de turistas sensibles y de suicidas en ciernes.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 7 de decembro de ... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 07-12-2010 00:16
# Ligazón permanente a este artigo
CASTAS HINDÚES
A India acadou a sua independencia de xeito oficial un 15 de agosto de 1947. A finais de 1946 a Asemblea Constituinte na que residía a autoridade gubernamental comezou a preparar o proceso de independencia e posteriormente a elaborar un proxecto de constitución. Neste artigo de finais de 1948, fálase precisamente da abolición a efectos xurídicos e políticos das diferentes castas e RSP adicase a informar da situación dos "intocables"...


4 de diciembre de 1948

EN LA INDIA YA NO HAY INTOCABLES


Por Ramón Suárez Picallo

La Asamblea Constituyente de la India, acaba de aprobar una Cláusula Constitucional, declarando abolidas para todos los efectos políticos y jurídicos, las diferencias de castas o clases sociales, en que estaban divididos legalmente los ciudadanos que constituyen la población y la estructura social del inmenso país del Ganges. Esto quiere decir que los legisladores hindúes proclaman hoy como Ley Fundamental de su novísimo Estado independiente, una de los diecisiete principios que forman la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, -patrimonio inestimable de la civilización occidental- dado al mundo civilizado por la Revolución Francesa y que afirma: ?Todos los hombres son iguales ante la ley?. El hecho venturoso constituye un verdadero acontecimiento, referido a un inmenso país, que fue manantial de cultura, de ciencia y de sabiduría en un período no menor de diez mil años; pero que conservaba, aún, en nuestros días, repulsivos prejuicios de casta, de origen feudal y de entronque religioso, incompatibles con el espíritu público contemporáneo.


LOS INTOCABLES

Efectivamente el Congreso Panhindú de Nueva Delhi, duro yunque en el que se forjó la Independencia del actual Estado libre del Hindostán, declara ante el mundo ?y hace norma constitucional su declaración- que queda prohibida y penada por Ley, toda discriminación de casta, que trascienda a las relaciones jurídicas de sus habitantes.

La generosa disposición afecta especialmente a 50 millones de hindúes, situados en una clase o estamento social, conocida con el nombre de ?Los Intocables?; 50 millones de trabajadores, dedicados a los menesteres más humildes y útiles de la industria, el comercio, la agricultura y el servicio doméstico, con los cuales ningún individuo de otra clase podía tener relación alguna, so pena de caer en delito severamente castigado. El ?Intocable? no tenía derecho a servicio médico ni religioso; nadie podía ofrecerle un pedazo de pan, ni siquiera como un mendigo hambriento; las puertas de la Escuela y las del Templo estaban herméticamente cerradas para él; y la menor protesta, el más imperceptible gesto de desagrado ante los castigos corporales, de que era víctima, costaba pena de la vida, para ellos y para quienes le defendiesen, aunque fuese por puro espíritu de caridad. Tan monstruosa doctrina, inspirada en la vieja religión hindostánica que representaba a la sociedad política y teocrática, en un carro, cuyas ruedas eran las clases siervas, mereció la violenta repulsa de los cristianos europeos, y muy especialmente de los ingleses. Médicos ilustres, maestros insignes y virtuosos misioneros británicos, se encararon valientemente con príncipes, rajás y maharajás, y abrieron magníficas instituciones de cultura y de beneficencia para servir a los desdichados ?intocables?, de los que salieron ?dicho sea de paso- valores extraordinarios: médicos, profesares, matemáticos, poetas y juristas pertenecientes a la casta desapreciada; estudiaron en Inglaterra, y son hoy, ciudadanos magníficos, del nuevo estado Hindostánico.

Y aún no hace mucho, con motivo de una discusión pública habida en el Parlamento Británico, sobre la Independencia de la India, Mister Winston Churchill se refirió a los ?50 millones de criaturas humanas reducidas a la condición de parias intocables?, como a una circunstancia negativa, con fuerza suficiente para que quienes sostenían su existencia, no tuviesen derecho a ser un Estado libre, digno de ser tratado como tal por el resto de las naciones civilizadas.

Los Intocables eran pues, el punto negro que la India ansiosa de Independencia, ofrecía a cuantos hemos seguido, con cordial simpatía, su esfuerzo y su lucha por la libertad nacional. Por fortuna, el manchón ha sido borrado por la sabia decisión de la Asamblea Constituyente de Nueva Delhi, suprimiendo entre sus ciudadanos, toda diferencia de casta que pueda menoscabar el alto principio de que los hombres son todos iguales ante Dios y ante la ley.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 4 de decembfro de ... 1948)
Los Dalits (Intocables)
Sobre las Castas
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 04-12-2010 01:41
# Ligazón permanente a este artigo
A ESCRAVITUDE E LIBERIA

RSP escribe sobre a República de Liberia, comentando a sua orixe no ano 1816 como posible solución ao problema da escravitude que se abolirá coa presidencia de Abraham Lilcoln en U.S.A. uns anos maís tarde.É todo un alegato contra a escravitude e en favor da liberdade das persoas.


19 DE OCTUBRE DE 1942

LIBERIA


Por Ramón Suárez Picallo

Se asegura que fuerzas militares de las Naciones Unidas se han establecido en la República de Liberia y que su gobierno ?el único plenamente soberano de toda el África- habría resuelto incorporarse como combatiente al bloque de las Democracias. Ello no es de extrañar, teniendo en cuenta los orígenes históricos y la significación política de la original. República democrática y federal, nacida de un impulso generoso humanitario de un grupo de filántropos norteamericanos, ahí por el año de 1816, en busca de una posible solución al problema de la esclavitud en los Estados Unidos, resuelto 50 años después por una de las más grandes figuras de la humanidad: Abraham Lilcoln.

La esclavitud fue en el gran país del Norte, tema de apasionada discusión desde los tiempos coloniales. Inspiró una de las más bellas novelas de la lengua inglesa. ??La Cabaña del tío Tom?? y fue una de las causas de la guerra civil o de secesión entre el Norte y el Sur. Se debatían en torno al problema, una concepción puritana y religiosa, que considera a todos los hombres iguales, cualquiera que sea su color y su raza; y los imperativos de una economía rural de plantaciones de algodón y de tabaco que utilizaba como trabajadores a los esclavos. A medida que las ideas democráticas que inspiraron la Constitución de Filadelfia, iban haciéndose carne en el pueblo, iba también creciendo la repugnancia por la esclavitud. Y muchos ricos propietarios, acuciados por sentimientos democráticos y religiosos declararon libres a sus esclavos.

Pero la esclavitud ataca en su esencia los más nobles atributos de la criatura humana y la inhabilita para ser, en la vida libre, un ser útil. Los esclavos liberados creaban otro gran problema. El de su inadaptabilidad al nuevo medio social al que debían incorporarse. Fue entonces, que se pensó en dar a los libertos una patria propia, en las tierras y bajo el cielo de sus mayores. Para tal fin el 16 de enero de 1816, se fundó en Estados Unidos, bajo la presidencia de Henry Clay, una Asociación Colonizadora para hombres libres de color. Representantes de la institución se fueron al África en busca de la tierra adecuada. La encontraron en la costa septentrional de Guinea, llamada por sus descubridores, Costa de los Granos, de la Pimienta y de la Malaquita. Se entendieron con un reyezuelo y compraron una extensión de terreno. Allí llegaron, el 22 de abril de 1822, los primeros 90 ciudadanos, negros libertos, de la que más tarde habría de ser la República de Liberia. Hubo luchas con tribus próximas y hubo incluso actos contrarios al principio mismo que diera vida a la colonia: hubo esclavos libertos que intentaron hacer nuevos esclavos. Pero la idea triunfó y en abril de 1839, la colonia, aumentada con la adhesión de muchos pueblos vecinos se dio su primera Constitución Política. En 1847 se proclama República soberana, reconocida, inmediatamente, por todas las naciones.

La República de Liberia vivió desde entonces su vida culta y pacífica, regida por una Constitución democrática inspirada en la de los Estados Unidos. Tiene alrededor de tres millones de habitantes; está muy desarrollada la instrucción pública y cuenta con una floreciente economía.

Liberia es, pues, fiel a su historia, uniéndose a las naciones democráticas; es hija de una democracia y de una idea de libertad y de humanidad. Al honrar a sus mayores, Liberia se honra a sí misma y da un alto ejemplo de gratitud.


(Artigo publicado no xornal La Hora de Santiago de
Chile, o día 19 de outubro de ... 1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 19-10-2010 00:10
# Ligazón permanente a este artigo
O TURISMO EN CHILE NOS ANOS 40
"Chile é pola variedade dos seus climas e paisaxes, e pola enorme extensión costeira, un dos países sudamericanos máis aptos para ser unha rica fonte de riqueza turística...O turismo é un vehículo de cultura e de universalidade. Un medio de intercoñecemento e de afición a viaxe..."
Estas son algunhas das ideas que RSP destaca ao falar xa en 1942 da importancia do turismo...


5 de octubre de 1942

TURISMO


Por Ramón Suárez Picallo

Ha comenzado a trabajar de firme el Consejo Nacional de Turismo. A juzgar por la información de sus últimas reuniones, están en vía de realización importantes iniciativas tendientes a fomentar esta importante manifestación de la economía y de la cultura nacional en el sentido de obtener de ellas los máximos rendimientos. Construcción de caminos, restauración de lugares históricos de atracción turística, y hasta concesión de créditos a posibles turistas de escasos recursos, constituyen los aspectos más importantes de los trabajos a que vinimos refiriéndonos.

Chile es, por la belleza y variedad de sus climas y paisajes, por su enorme extensión costera, en muchos de cuyos puntos se ayuntan bosques, mar y playas; por la fuerte personalidad de su autoctonía en otros puntos, uno de los países sudamericanos más aptos para ser una rica fuente de riqueza turística, tanto de turismo interior como exterior. Y decimos fuente de riqueza porque el turismo lo es y de primerísimo orden. De las riquezas más saneadas y menos costosas con que cuentan, dentro y fuera de América, los países que supieron explotarla racional y sistemáticamente. Un turista deja cuanto trae, y lo deja distribuido que es lo mejor. En cambio se lleva recuerdos, cosas menudas, y un buen hartazgo de paisajes, de salud y de sensaciones que lo invitarán a volver.

El turismo es, por lo demás, un vehículo de cultura y de universalidad. Un medio de interconocimiento y de afición al viaje. La afición al viaje es, siempre, una predisposición a la cultura y a la curiosidad espiritual. Por eso, en muchos países donde obreros y empleados gozan de vacaciones pagadas, se les obliga a pasarlas fuera de la ciudad o punto de su residencia. Circula el dinero de un lado para el otro y se empapa el cuerpo y el espíritu de aires nuevos. El turismo era hasta hace poco, placer de ricos. Democratizarlo, hacerlo accesible a todas las capas sociales, es un modo de convertirlo en una próspera industria nacional. Y en este buen camino está el Comité nacional. Es el buen camino y debe seguir por él.

(Artigo publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile o día 5 de outubro de...1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 05-10-2010 02:33
# Ligazón permanente a este artigo
EVOCACION DE FLORENCIA
Ante o posible bombardeo da emblemática Florencia que Ramón Suárez Picallo visitouo alá polo ano 1926, escribe este entrañable artigo en defensa da cidade que é "Museo e Reliquia" pola que sinte un engaiolante apego...


4 de octubre de 1943

EVOCACIÓN CORDIAL DE FLORENCIA


Por Ramón Suárez Picallo

Efectivamente, Florencia, la bella e inmortal ciudad de Florencia, cuna del Renacimiento, arca del más rico tesoro de arte del mundo, reliquia de la vieja democracia popular y republicana, joya refulgente del mejor espíritu de Italia, está en peligro de convertirse en campo de batalla, con su consiguiente secuela de destrucción, de incendio y de ruina.

Comentando la aterradora y estremeciente posibilidad, en conexión con esta hora, angustiosa y dramática, en la historia de Italia, Juan De Luigi, Whip y Espectador, han escrito estos días, en ?La Hora?, párrafos conmovidos y conmovedores, tendientes a despertar la sensibilidad, el afecto y el recuerdo de los hombres de bien hacia la gran nación latina, madre de arte, de ciencia y de cultura.

Juan De Luigi, respondiendo al noble mandato de su estirpe, fiel a su cultura y al recuerdo de sus mayores, en su magnífico artículo ?Italia?, requería días atrás de todos los hombres que lleven en sus venas una sola gota de sangre italiana, su devoción y su fervor, en torno a la vieja Patria en desgracia. Por nuestras venas, que sepamos, no corre ninguna sangre italiana; pero, así y todo, le respondemos: ?Presente?; corre por nuestras venas sangre hermana, y modulan nuestros labios ?en la intimidad, de los más hondos afectos? una dulce lengua neolatina, que recuerda los bellos decires y los suaves cantares de la Toscaza. Y, por último, conocemos Italia; entramos en ella por la boca del Simplón, y salimos de ella, por Messina, haciendo alto y descanso, remanso y recreo, en Florencia, durante un mes, que nos pareció un día.

Por eso, ante la posibilidad de que sobre la ciudad, que es Museo y Reliquia, caigan las bombas y estallen los obuses, se nos sobrecoge el ánima de espanto, y se nos viene a los puntos de la pluma el ruego fervoroso: ?Dios salve a Florencia?.


SEÑORÍO

Florencia es una ciudad señorial, de más preclaro y esclarecido señorío: el señorío del arte y del espíritu. El viajero puede ver desde muy lejos, sus airosos blasones policromos, en las torres de Santa María Novela y del Fiori, lanzadas a la luz como flechas de oro; ya en su recinto, son señoriles las piedras de las calles y las paredes de sus casas, todas, desde el barrio abigarrado que se debruza en ambas riberas del Arno, hasta la Plaza solemne y monumental, de la Señoría; los tabucos de los viejos y gloriosos artesanos, y los palacios de maravilla, de sus antiguos señores, artistas ellos y protectores de artistas.

Quien haya recorrido, una noche alunarada de verano, solo con su alma, las plazas, las plazuelas, los crosos y las callejas de Florencia, estará cautivo, para siempre, del sin igual y milagroso sortilegio. Porque habrá escuchado la sinfonía, sin voces, de lo que es eterno en la Historia; sus ojos se habrán alampado ante las mil esculturas y ante las ?Madonas?, salidas de manos que nacieron artistas, para la devoción y la admiración populares, puestas para eso en los recantos de las paredes de casas medievales, y los oídos, habrán escuchado, versos del Dante, sermones de Savonarola, y dichos sutiles de Macchiavello, susurrados por las aguas del río glorioso en los puentes ?Vecchio? y de ?Santa Trinitas?. Ni siquiera tiene el visitante de Florencia, para percibir toda la grandeza que encierra la ciudad, que meterse en galerías ?Pitti? y ?Degli Uffici?. Presentirá en el aire y en el ambiente, saliéndose por los grandes ventanales, toda la ingente riqueza que guardan dentro de sus paredes multiseculares.

Y todo, sin hablar aún con las gentes, que completan a cabalidad el magnífico cuadro. Desde el portamaletas de la Estación y el limpiabotas de la esquina, hasta el profesor ilustre, el pintor y el poeta, pasando por el sacerdote y el dueño de casa de huéspedes, cada florentino, es un señor nato, culto, cordial, acogedor y amable. El más acogedor de toda Italia. Es, exactamente, el hombre de su ciudad, propio de ella y en consonancia espiritual con ella.

Cuando la visitamos ?en el verano de 1926? sólo observamos una nota discordante, extraña, por entero, al espíritu de Florencia: el extravagante policía fascista, armado hasta los dientes, vestido de camisa negra, gesticulador y gritón. Un estudiante, con quien comentamos el contraste, velando sin dudad por el sobrio decoro florentino, nos aseguró que los policías fascistas no eran de Florencia, así como no solían ser madrileños los guardias civiles de Madrid.


SENTIDO CRÍTICO

El fascismo, nunca conquistó a Florencia. El agudo sentido crítico y el fino humor que caracteriza a los pueblos ?que ya están de vuelta?, de sistemas políticos, de culturas y de civilizaciones, son patrimonio muy estimado de los florentinos. Véase un ejemplo. Un doctísimo sacerdote, Profesor de Historia de Arte, con cuya amistad hemos sido honrados en Florencia, nos acompañaba en visita a la famosa Capilla Medicea; en una pared lateral del monumento hay unos magníficos frescos, representando los ?Infiernos?, descritos por Dante; al llegar al de los escandalosos, el cura, se nos acercó un poco, y nos soltó al oído y en voz baja: ?Estos son los fascistas del tiempo del Dante?. Nos miró de arriba abajo y se sonrió después de nuestro asombro por su atrevimiento.

Noches más tarde, en una canoa, paseábamos por el Arno abajo, con el cura y un grupo de estudiantes, cantando canciones satíricas, dedicadas a Mussolini y a los suyos; y contando cuentos y chascarrillos, igualmente poco amables para el régimen, en una vieja tonada de güelfos y gibelinos. Conocimos, entonces, el pensamiento de los florentinos acerca del régimen político de Italia; y, de aquel conocimiento, proviene la poca extrañeza que nos causan las noticias que dan cuenta de la lucha de los ciudadanos de Florencia, contra nazis y fascistas, puestos de acuerdo y al alimón para traicionar el alma de Italia, que guarda, entre sus mejores tesoros, la ciudad prócer, inmortal y gloriosa.

Al conjuro de tales recuerdos, desde el fondo de nuestro espíritu, hacemos votos fervientes porque Florencia salga intacta, absolutamente intacta, del empeño; para que siga ofreciendo el tesoro imponderable de su belleza, de su historia y de su arte, a todos los peregrinos, que lleguen a sus puertas, en busca de lo Eterno, de lo bello y de lo sublime, que es puntal y piedra millaria de nuestra civilización, occidental, greco?latina y cristiana.

(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile, o día 4 de outubro de ... 1943)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 04-10-2010 02:41
# Ligazón permanente a este artigo
ARAUCANÍA

Esta rexión chilena tan significativa e emblemática ten unha superficie similar a Galicia.


9 de septiembre de 1942

ARAUCANÍA


Por Ramón Suárez Picallo

Un grupo de refugiados republicanos españoles, curiosos por verlo todo y enterarse de todo, presenciaron días pasados el desfile de los campesinos chilenos, asistentes al Congreso celebrado en Santiago. Al aparecer la delegación araucana los españoles aplaudieron a rabiar y comentaron:

-Son los de la Araucanía - decían.

Y es que Araucanía, tiene en los oídos españoles resonancias amorosas y legendarias. No se trata sólo de las gloriosas octavas reales de Alonso de Ercilla, en las que quedó glorificada para siempre la raza primigenia de Chile, estudiada y comentada en los Institutos españoles de segunda enseñanza.

No se trataba del recuerdo de la escuela primaria más popular y más indeleble. En las escuelas primarias de España se leía un texto de Historia Natural, con un breve resumen sobre cada uno de los productos más populares de la tierra, que en el libro decía:

?LA PATATA: Producto básico de la alimentación popular en España y en otras muchas naciones. Proviene del antiguo Reino de Chile, en tierras de la ARAUCANÍA?.

-¿Te acuerdas? ?le decía un español a otro- cuando nos preguntábamos ¿dónde estaría ese Reino con un nombre tan hermoso? ARAUCANÍA, eufónica y resonante como una canción, flor de guerreros, cogollo de bravuras. Y, además, los que hicieron al mundo el regalo sin par de las patatas, el pan de los pobres que no pueden comer pan.

Así comentaban los españoles el paso de los araucanos que trajeron a la capital de Chile, la voz de la raza matria, de los ?hombres de la tierra?, levadura de la nacionalidad. Presentaron a los Altos Poderes del Estado un memorial de aspiraciones relacionadas con su vivir rural milenario, en tierras convulsionadas y duras. Tierras que ellos aman porque son de ellos y para que ellas, las tierras de sus mayores, sean de ellos como es el aire y la luz del sol. Su voz, su palabra quedó aquí palpitando, escuchada y atendida, como fue aplaudido el paso de sus gentes mientras quienes la trajeron se vuelven a sus comarcas envueltas en la música ancestral de su patronímico glorioso ¡ARAUCANÍA!


(Artigo publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile o día 9 de setembro de... 1942)
Sobre Araucanía
Artigo de Edmundo Moure sobre os Mapuches
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 09-09-2010 10:20
# Ligazón permanente a este artigo
UNIVERSISADE DE LOVAINA, EN 1943

A Universidade católica e Lovaina está a sofrir as consecuencias da invasión nazi en 1943.
RSP fai un acendido eloxio da docta institución académica pois "alí está a fonte dese catolicismo novo inspirado na doctrina de León XIII, aberto a todos os novos ventos, no social, no político e no intelectual..." e remata co exemplo e anécdota da Conferencia Internacional do Traballo celebrada en Xenebra en xuño de 1926, onde RSP asistiu como delegado representando á Arxentina, comentando a intervención do respetado obispo Nollans, pertenecente á Escola Católica de Lovaina...


24 de agosto de 1943

LA UNIVERSIDAD DE LOVAINA


Por Ramón Suárez Picallo


Acabamos de leer, con el espíritu congojado, la información proveniente de Londres, publicada en ?La Hora? de ayer, sobre las persecuciones y ultrajes que los nazis, que ocupan Bélgica, han realizado y realizan, contra la ilustre Universidad de Lovaina y su autoridades docentes; entre otras, la detención de su Rector, Monseñor van Wayenergh, una de las esclarecidas personalidades intelectuales del catolicismo europeo, a quien la prensa nazi acusa de formar ?intelectuales retrógrados, estúpidos y mezquinos, y de haberse aliado con la Masonería?.

Al igual que la Carolingia de Praga, las de Polonia, las de Francia y otras muchas de la Europa ocupada, la vieja Escuela de Lovaina, es un baluarte espiritual y cultural contra la barbarie neo-pagana del Tercer Reich, aún a costa del martirio, levantado sobre las fuerzas imponderables de una cultura prócer, y de una espiritualidad secular, imposible de derribar con la fuerza bruta de las armas.

Los sicarios de la Gestapo, y los predicadores del ?mito ario? quisieron convertir la gran Universidad Católica, que amparó la sabiduría de Erasmo de Rotterdam, que protestó contra los desafueros del Duque del Alba y de sus tercios, que se negó a rendir culto a la Diosa Razón y que realizó los más completos estudios sobre los problemas sociales, en relación con el pensamiento cristiano, a través de la Encíclica ?De Rerum Novarum?, en una oficina de propaganda dependiente del doctor Goebbels: intentaron imponerle las ?normas culturales? del nazismo, desde los horarios, los profesores, los programas y los textos, hasta la odiosa pretensión de que no abriera sus puertas a los estudiantes de otras universidades belgas, clausuradas por los invasores. Lovaina se opuso y sus autoridades están siendo perseguidas y ultrajadas.


UN DEBER PARA LOS CATÓLICOS

La de Lovaina es, como ya queda dicho, una Universidad Católica. Junto con Bolonia, Oxford, Salamanca y la Sorbonne, escribió uno de los más bellos capítulos de la Cultura europea; pese a su carácter confesional, mantuvo siempre una admirable independencia espiritual y científica, aún en los rudos tiempos de las guerras religiosas. En los últimos años, cuando los problemas sociales llegaron a preocupar incluso a la Iglesia, Lovaina adoptó una clara postura democrática ; y de sus aulas salieron los mejores estadistas, sociólogos, técnicos en mutualismo y cooperativismo, que dieron a las democracias belgas y holandesa, su tono moderado, su espíritu de tolerancia y convivencia, que las hicieron verdaderamente ejemplares.

De ahí el alto respeto que le guardaron, siempre, desde las más altas jerarquías de la Iglesia, hasta los grandes líderes del socialismo internacional. Y hoy, cuando se habla de una Democracia social nueva, capaz de armonizar la solución de los más arduos problemas contemporáneos mediante una simbiosis entre socialismo y cristianismo tomando de cada tendencia sus valores más putos, -tal como lo expuso Mr. Henry A. Wallace? hay que ir a Lovaina en busca de referencias al respecto; porque allí están los precursores de tal inspiración. Allí está la fuente de ese catolicismo nuevo, no ?pechoño?, ni ultramontano, ni reaccionario, ni aliado de la opulencia de la especulación y de la usura, ni enemigo por principio, de toda reivindicación social; si no que, por el contrario, un catolicismo Jesucristiano, abierto a todos los vientos nuevos, en lo social, en lo político y en lo intelectual, llamado a jugar un gran papel en el mundo. De ese catolicismo, que ilustro León XIII y Monseñor Verdier, hay en Chile magníficos brotes, en la cultura y en la política, aún no estimados, debidamente, en su gran significación. A ellos especialmente, corresponde el deber de protestar por los atropellos a la Universidad de Lovaina, y crear en torno a su nombre y a su historia venerables, un ambiente de cálida y amorosa simpatía. Lovaina es su gran Escuela, su ?Alma Mater? universal, el más grande centro de su pensamiento.


HOMBRES DE LOVAINA

Junio de 1926. en el ?Batiment Electoral? de Ginebra, se celebraban la IX y X Conferencias Internacionales del Trabajo, con delegados obreros patronales y estatales de todo el mundo. Temas a tratar ?Reglamentación humanizada del tratamiento a los emigrantes en los buques que los conducen? y ?Reglamentación internacional del trabajo en los barcos mercantes?. Intereses muy encontrados entre patrones y obreros. Había que buscar un Presidente imparcial, que fuese grato a dos grupos. Ante muchos asombros, los jefes de las delegaciones obreras de España (Largo Caballero); de Francia (León Johaux); de Bélgica (Carlos Martens) y eddo. Fimen, secretario a la sazón de la Internacional Obrera del Transporte, proponen al Obispo católico holandés, Monseñor Nollans, que representaba al gobierno de la Reina Guillermina, para la Presidencia. Aceptada por unanimidad la propuesta obrera, el ilustre Prelado, ocupó su sitial en medio de una clamorosa ovación. Al día siguiente, Monseñor Nollans, celebró un oficio religioso para impetrar de Dios inspiración para los mejores acuerdos de las Conferencias. Fueron invitados y concurrieron, sin faltar uno solo, todos los delegados y Consejeros, técnicos obreros, por respeto al ilustre oficiante y Presidente.

Alguien, que representaba a un país, donde la Iglesia oficial era escasamente compatible con las aspiraciones obreras, las causas por las cuales el singular Obispo gozaba de tantas simpatías entre los líderes obreros internacionales. La respuesta fue esta:

- ?Monseñor Nollans, es un gran amigo: pertenece a la gran Escuela Católica de Lovaina?. Y el informante que lo conocía y estimaba mucho, agregó: ?En la Conferencia de Washington, al tratarse de la jornada universal de 8 horas, hubo empate: Monseñor Nollans, que la presidía, desempató, con su voto calificado a favor del grupo obrero?.

Años, después, murió Monseñor Nollans. Francisco Largo Caballero, líder del Partido Socialista Obrero Español, y Secretario de la Unión General de Trabajadores de España, era Ministro de Trabajo en el Gobierno de su país. Desde su puesto del ?banco azul?, ante las Cortes Constituyentes, el austero socialista español, hizo una conmovida semblanza del Obispo fallecido y un fervoroso elogio de sus virtudes. ¡Fue el mayor homenaje que el Parlamento republicano español tributó a una jerarquía eclesiástica.

Así eran, y así actuaban y así lucharon, por la reconciliación social y política, entre hombres de credos distintos, los maestros y discípulos de la gloriosa Escuela de Lovaina, inspirados en una generosa democracia Jesucristiana. Es, por ello, muy natural y obligado que la defiendan ardientemente los católicos y todos los hombres cultos, cualquiera que sea su credo o su partido.


(Artigo publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile o día 24 de agosto de ... 1943)
Universidade de Lovaina
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 24-08-2010 01:51
# Ligazón permanente a este artigo
TERREMOTO NA R. DOMINICANA EN 1946
A República Dominicana sofriu un importante terremoto o 4 de agosto de 1946. Houbo outra réplica aos catro días. RSP comenta dito desastre, lembrando o agarimo pola poboación da entrañable illa na que -aínda que por pouco tempo- permaneceu no seu periplo como exliado e no que lembra tamén ao dictador Trujillo...



10 de agosto de 1946

CATACLISMO EN SANTO DOMINGO

Por Ramón Suárez Picallo

La República Dominicana, que comparte con Haití la soberanía geográfica, espiritual y política de las tierras isleñas, ?que más amó Colón?, en el Mar de las Antillas, matriz y cuna, paradero y ruta inicial del Descubrimiento, la Conquista y la Colonización españolas en América, acaba de sufrir un terrible cataclismo. Un terremoto, junto con un maremoto de tremenda violencia, han arrasado varias de sus poblaciones, dejando, como resaca, centenares de muertos y 20 mil personas sin hogar.

Porque en horas de soledad, de angustia, de proscripción, de desconsuelo, hemos llegado a sus playas calientes y luminosas, y tuvimos allí trabajo, pan y paz, sentimos como propio, en la carne de nuestro corazón, el dolor del noble pueblo dominicano y le pedimos para él, con el alma en los puntos de pluma, la ayuda de las gentes de bien, civilizadas, cristianas y caritativas, suelen prestar a sus congéneres, en instantes de catástrofe y de desolaciones colectivas. Las localidades de Matanzas, San Francisco de Macoris, Julia Molina, Moka y Puerto Plata, especialmente afectadas por la catástrofe sísmico?geológica, son la flor y la nata, con Santiago de los treinta caballeros, La Vega Real y Ciudad Trujillo, la capital de la nación, de la espiritualidad dominicana, de su riqueza y de su frondoso y exuberante paisaje tropical. Gentes cordiales, cariñosas y hospitalarias, con las puertas abiertas para el forastero y el peregrino, con una taza de café en la mano y una sonrisa a flor de labios a manera de bienvenida, están hoy sin techo y sin ropa, sin comida y sin medicina para sus heridos y enfermos. Chile, tierra de entrañas también sacudidas por las fuerzas ignotas sin freno de la Naturaleza, sabe mucho de este género de desgracias; por eso nos atrevemos a pedir a Chile, a sus hombres y a sus instituciones, una ayuda material y un consuelo moral y solidario para el pueblo dominicano en el trance del dolor y de la angustia.

¡Porque es en trances como éste, cuando la Fraternidad humana, hace que el hombre sea de verdad hermano del hombre!


NATURALEZA Y POLÍTICA

Alguien dijo que en el trópico la política está regida por la Naturaleza; el clima, los accidentes geográficos, los huracanes y los maremotos, suelen quitar y poner presidentes. En la República Dominicana la afirmación es cierta, en lo que se refiere a su historia política de los últimos 15 años.

Efectivamente, el bello país antillano fue víctima varias veces de catástrofes similares a la actual; la última, un violentísimo ciclón que en 1935 derribó la mitad de su capital, que entonces aún se llamaba Santo Domingo de Guzmán. Miles de casas destruidas, más de diez mil muertos y unos treinta mil heridos. El Gobierno no tenía fondos para auxiliar a las víctimas y se produjo ?con razón o sin ella? una ola de descontento popular, casi tan violento como el ciclón mismo. En Santiago de los Caballeros, la bella y cultísima capital del Cibao, se organizó una revolución contra el gobierno del Presidente Vásquez; y una enorme columna insurrecta llegó hasta las puertas de la capital. El presidente renunció entregando el poder al jefe de la revolución. De aquel gobierno revolucionario fue Ministro de la Guerra el actual Presidente de la República, Generalísimo y Doctor Rafael Leonidas Trujillo Molina, Benefactor de la Patria, restaurador de la Economía Nacional, Jefe Único y Director Supremo del Partido Dominicano, que tales y todos éstos son títulos que ostenta el Primer Mandatario de la vieja Guisqueya.

Desde entonces hasta el día de hoy -16 años justos- el Generalísimo Trujillo, fue Presidente en tres períodos contando el actual, con un interregno, a cargo de su grande amigo el doctor Jacinto Bienvenido Peynado. El régimen de Trujillo, sus orígenes, su desarrollo y su carácter; fueron y son motivo de ruda polémica. No es de nuestra incumbencia entrar en ella. Pero señalamos a manera de curiosidad, su nacimiento en un fiero huracán y en sus catastróficas consecuencias y entre un ciclón y un maremoto, la diferencia no es mucha. Ambos son cosas de los elementos incontrolados por la mano del hombre: el mar y el viento.

Y después de esta digresión, volvemos a lo primero: Nuestra solidaridad cordial con el dolor de los dominicanos y un llamamiento fervoroso a los hermanos de América para que acudan a ayudar a mitigarlo dentro de lo posible.


(Artigo publicado xo xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 10 de agosto de ... 1946)
Terremoto de 1946
Notas de prensa sobre dito terremoto
Outros artigos sobre a R.Dominicana
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 10-08-2010 01:03
# Ligazón permanente a este artigo
AUSTRALIA EN 1946

Tras case dous anos de silencio periodístico, pois tras a crónica con data 23 de agosto de 1944 sobre os vascos, (e que publicaremos en quince días) se produce según dí Edmundo Moure "la brusca interrupción del trabajo periodístico de Suárez Picallo en ?La Hora?. No hay en el periódico notas explicativas por su alejamiento ni algún otro dato que pudiera orientarnos para reconstruir la memoria de ese período que va a extenderse hasta el 8 de agosto de 1946, con la aparición de su artículo titulado ?AUSTRALIA?, con otro nombre para esas columnas que encabezara con el título genérico de ?La Feria del Mundo?, bajo el seudónimo ?Pick-Up?. Ahora serán publicados diez artículos consecutivos, cinco bajo la denominación ?Por los Caminos del Mundo...?


8 de agosto de 1946
POR LOS CAMINOS DEL MUNDO

AUSTRALIA


Por Pick-Up

Hoy debe llegar a Santiago de Chile el primer representante diplomático de Australia ante el Gobierno de la Moneda. Excelentísimo señor John S. Duncan.

Con tan feliz motivo, viene muy a cuenta hablar del gran país Oceánico?pacífico, uno de los más singulares de cuantos forman la Comunidad de las Naciones Británicas.

Australia es, además de una Nación perfecta, con todos los atributos de tal, uno de los cinco continentes del mundo, llamado en los antiguos textos de geografía, la Oceanía. Está situado al Sureste del Asia, al Este de Africa Meridional y al Oeste de la América del Sur, bañado por este gran Océano de Vasco Núñez de Balboa y Magallanes. El Trópico de Capricornio lo divide en dos porciones, en orden a su clima delicioso, que va desde lo tórrido a lo templado.


HISTORIA

La Historia de Australia es una recia historia del esfuerzo humano. En 1606, reconocen una parte de su litoral ?de catorce mil kilómetros? dos navegantes españoles: Pedro Fernández de Quiroz y Luis Váez de Torres. Bautizan la nueva tierra con el nombre de ?Australia?, en homenaje a la casa de Austria, a la sazón, Casa reinante en España. En 1616 y hasta 1636 llegan allí navegantes holandeses, que la rebautizaron con el nombre de Nueva Holanda. Y en 1770 el inglés Coock remata el descubrimiento con la exploración de toda su costa oriental. Desde entonces los ingleses toman por cuenta suya la misión de explorar, reconocer, clasificar, colonizar, civilizar y dar personalidad al rico y misterioso continente. Su fauna y su flora desconocidas, sus gentes de razas y colores distintos, su orografía y su hidrografía, son estudiadas minuciosamente e incorporadas al conocimiento del mundo civilizado, bajo la advocación y el patrocinio de la Corona Británica.

Pocos meses después de perder Inglaterra las colonias norteamericanas, llegaron a la Australia ?a la Sidney actual? 757 deportados, castigados por diversos delitos, la mayoría de los cuales lo eran por causas políticas y religiosas, para fundar allí una especie de Colonia Penal. Aquellos hombres magníficos, olvidando su condición de penados, trabajaron ahincadamente y fueron la piedra miliar de la gran Australia actual. El 5 de agosto de 1851, el Parlamento inglés promulgó un Acta dividiendo Australia en cinco provincias, con personalidad propia, y dando normas para su mejor gobierno y administración.


PERSONALIDAD

Desde entonces hasta hoy, el pueblo de Australia, -tanto los nativos como los forasteros- se entregó a la creación de una Patria. Su esforzado propósito fue plenamente logrado porque hoy Australia es una nación ejemplar. Su cultura, su legislación social avanzadísima, sus Gobiernos obreristas y su independencia espiritual, a veces, frente al propio gobierno británico, le dan una personalidad nacional e internacional, altamente admirada en el conjunto de los pueblos libres del mundo. Pocos líderes obreros saben, por ejemplo, que fue en Australia, en 1852, donde se aplicó por primera vez ?en Colonia Victoria, llamada antes la Australia Feliz- la jornada de 8 horas y que el hecho fue tenido en cuenta en el Congreso Obrero y Socialista de París, en 1890, para darle a la efemérides obrera del 1 de mayo, como consigna principal, la jornada de 8 horas.

En las dos guerras mundiales participó Australia con enormes contingentes de hombres y de cosas. Sus jefes y sus soldados, ganaron en ruda lid frente al enemigo, menciones y galardones esclarecidos, por su esfuerzo y valentía, al lado de los de otras naciones de su misma estirpe y la de la propia Metrópoli. Y ahora, en la postguerra en el terreno confuso y pacífico de la diplomacia, el nombre de Australia, está teniendo nuevamente universales y gratísimas resonancias por su heroica defensa del derecho de los débiles y de los oprimidos.


REGALOS DE AUSTRALIA A LA HUMANIDAD

Recientemente estuvo en Santiago y en otras ciudades sudamericanas el doctor Howard Florey, Premio Nobel de Medicina, en su calidad de descubridor de la penicilina, el mayor milagro terapéutico de los últimos tiempos. Pues bien, el ilustre sabio, que abrió insospechados caminos a la vida, y a la salud humana, es australiano y se siente orgulloso de serlo.

Pero ya mucho antes de la penicilina, Australia había regalado a la Humanidad, el eucalipto, árbol maravilloso por su belleza decorativa, por su perfume, y por sus cualidades salutíferas. En efecto, el popularísimo eucalipto, aclimatado hoy, en todos los países civilizados del orbe, es original de Australia. Lo descubrió y catalogó en 1810, el sabio francés Levillardier y lo introdujo en Europa en Padre Silvado, franciscano de Compostela. El doctor F. Muller, lo estudió a través de sus virtudes y atributos medicinales. De España paso a Italia y fue cultivado en las lagunas pontinas de Roma, para sanearlas de la malaria. De Europa vino a la América, y hoy es en todo el mundo una delicia para los ojos, un deleite para el olfato y un tesoro para salud del género humano.

Cada vez que lo vemos, esbelto, perfumado y prolífico a la vera de los caminos o bordeando fincas y huertos, recordamos a la lejana Australia, a sus bellas ciudades de Sidney y de Melbourne, a su costa inmensa, especie de playa interminable, y a las gentes australianas que por virtud de su ahincado esfuerzo, trocaron una antigua Colonia Penal inglesa, en una gran nación, ejemplar por su cultura, su riqueza material y su claro sentido de la Justicia y del Derecho.


(Artigo publicado xo xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 8 de agosto de ... 1946)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 08-08-2010 00:46
# Ligazón permanente a este artigo
HAITÍ E A R. DOMINICANA (en 1943)
Un tres de agosto de 1492 Colón partía de Palos en busca dun novo roteiro cara a India... Haití e a República Dominicana, a onde chegou o 12 de novembro dese mesmo ano. Alí estivo exiliado RSP uns meses durante o mandato de Leónidas Trujillo (e de onde fuxiu ata Chile). Estes lugares, foron motivo de comentario en varios artigos como se pode ver nos textos reseñados ao pé e noutros que se difundirán máis adiante...


2 de agosto de 1943

SANTO DOMINGO Y HAITÍ

Por Ramón Suárez Picallo

Haití, es el nombre aborigen, de la famosa Isla, que fue matriz y cuna de la Conquista y Colonización de España en América. Puso sus pies en ella, Cristóbal Colón, el 5 de diciembre de 1492. Le pareció bella y magnífica y le puso por nombre La Española. La proclamó dilecta de sus amores, y los dominicanos de hoy, devotos del Almirante y orgullosos de su abolengo, ponen en sus libros de turismo este remoquete: ?la tierra amada de Colón?. Los restos del Descubridor reposan en la Catedral Primada del Nuevo Mundo, Santa María la Menor, en la capital de la actual República Dominicana.

En la ribera sudoeste de la bahía de Cabo Haitiano, levantó Colón el primer edificio o construcción española de América: el Fuerte Navidad, construido con los restos de la Santa María, naufragada en Guarico; pero el nacimiento verdadero de la colonia, puede señalarse con la fundación de la Ciudad de Santo Domingo de Guzmán ?hoy ciudad Trujillo ? el 4 de agosto de 1496, con la presencia de Bartolomé Colón, hermano del Almirante Descubridor. La histórica ciudad que fue llamada la ?Atenas del Nuevo Mundo?, como sede primera de la cultura española en esta parte del globo (la primera Iglesia, el primer hospital, la primera sede episcopal, la primera Universidad, la primera Real Audiencia, el primer virreinato: estuvieron allí y de allí partieron para sus estupendas hazañas, Pizarro, Cortés, Núñez de Balboa, Fray Bartolomé y otros) tiene una leyenda en torno a su nacimiento: Miguel Díaz, soldado español anduvo a cuchilladas con un criado del Adelantado. Creyendo que lo había matado, huyó del campamento hacia el sur, donde se amancebó con una hermosa india. La bautizó él mismo, y le puso por nombre Catalina. Vivían felices al lado del Río Ozama, hasta que al español le entró ?morriña? de los suyos. Y se volvió con su mujer, al norte para unirse a ellos. El herido no había muerto y Miguel Díaz, obtuvo el perdón de su falta. En cambio comunicó a los españoles, que sabía de un sitio encantador donde los ríos llevaban oro (lo llevaban, efectivamente, pues aún hoy, la República Dominicana es exportadora del precioso metal). Guiados por él llegaron a las riberas de Ozama y fundaron, como queda dicho, la ciudad de Santo Domingo, que, por su importancia, habría de darle después nombre a toda la parte española de la Isla. El viejo nombre de Haití fue adoptado por la Colonia Francesa que ocupaba, en el oeste, una tercera parte del territorio Insular, al proclamarse República Independiente.

Santo Domingo, que solía ser llamado también, el ?Haití español? sufrió tremendos avatares, como colonia de España; fue cedida en los tratados de Rinsvick y Basilea y puesta bajo soberanía francesa, ejercida a través de Haití; en 1808 y 1809, los Dominicanos, auxiliados por los españoles e ingleses se alzaron contra el dominio francés, y restauraron la soberanía española. Haití estaba entonces dividido: el reino de Cristóbal (Henri I) y la República presidida por Petjón, amigo de Bolívar. En diciembre de 1821, el doctor José Núñez de Cáceres, proclama la Independencia de España y trata sin conseguirlo de incorporar Santo Domingo a la Gran Colombia. Este período duró desde diciembre de 1821 a febrero de 1822.

El Presidente de Haití, Jean Pierre Boyer, invade entonces Santo Domingo y ocupa toda la Isla, hasta que, el 27 de febrero de 1844. Juan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez y Ramón Mella, pertenecientes a la sociedad secreta ?La Trinitaria?, proclaman la Independencia de Santo Domingo, separándolo de Haití y formando la actual República Dominicana. Se les llama, por eso, los Padres de la Patria.

Tales acontecimientos, los ocurridos antes, y otros ocurridos después, dieron motivo a polémicas de tipo histórico, ásperas a veces que, aunque muy atenuadas, subsisten aún en nuestros días. Actualmente Haití y la República Dominicana, son virtualmente, naciones aliadas. Las dos han declarado la guerra al Eje y sus gobiernos mantienen excelentes relaciones entre sí y en la Comunidad del resto de las Democracias.


UN TRABAJO HISTÓRICO

Sobre uno de los aspectos de aquellas polémicas, acaba de llegar a nuestras manos un documentado trabajo histórico titulado ?La ocupación de Santo Domingo por Haití?. Se ventila en él la cuestión, acerca de si fue aquello una ocupación militar, o una accesión voluntaria. Su autor ?de quien hablaremos más adelante? sostiene que no hubo ?voluntariedad? y sí, ocupación militar. ?Muéveme a publicar este trabajo ?dice? la circunstancia de que escritores haitianos, algunos muy prominentes, al referirse a aquella etapa dolorosa del pueblo dominicano repiten todavía de tiempo en tiempo, la especie urdida entonces de que la incorporación de Santo Domingo a Haití, fue el resultado de un movimiento operado por nuestros antepasados para unir a ambos pueblos; y, más especialmente, el hecho de haber habido, en nuestro mismo país, quienes hayan admitido semejante aseveración??

Cualquiera que sea el punto de vista que al respecto se tenga ? y nosotros tenemos el nuestro ? un elemental deber de discreción en esta hora de peligro, de defensa y de solidaridad de nuestra América, nos veda entrar y salir en la polémica. Preferimos referirnos al trabajo, como un aporte muy valioso a la bibliografía histórica de América, para el estudio de los que llamaríamos ?problemas de vecindad? entre muchas de sus naciones. Y, sobre todo, dedicarle unas líneas cordiales a su autor, don Manuel de Jesús Troncoso de la Concha, maestro de juristas, escritor ilustre, prócer de la cultura y ex Presidente de la República Dominicana, cargo que ejerció con patriarcal bonhomía.

El doctor Troncoso de la Concha, proviene de una ilustre familia de abolengo universitario de Santiago de Compostela. Él y sus hijos prosiguen en su país, aquella noble tradición intelectual. Es uno de los más ilustres juristas de la Isla y autor de uno de los mejores tratados de Derecho Administrativo del Nuevo Mundo, referido naturalmente, en su parte positiva a las Leyes Dominicanas; pero, rigurosamente científico y universal, en su admirable parte doctrinal y teórica. Consagró su vida al estudio y a la enseñanza. Ocupa cátedra en la Escuela de Leyes de la Universidad de la que fue Vicerrector y Decano de su Facultad. Los estudiantes dominicanos le admiran por su sabiduría y le quieren filialmente, por su bondad proverbial.

La República Dominicana ?poco conocida en América quizá por su posición insular? es un admirable centro de cultura literaria, histórica y jurídica. No sólo en la capital, sino que en su interior, florecen a decenas los centros culturales. La capital del Cibao, ?Santiago de los Treinta Caballeros?, es una de las ciudades más espiritualmente exquisita, de todas las Antillas. Una generación joven de poetas, ensayistas, críticos novelistas, pintores y tallistas, valoran altísimamente la cultura nacional, aparte de sus hombres de Ciencia y de Universidad. Entre los maestros de esa generación ?los Precursores- cuéntase, don Manuel de Jesús Troncoso de la Concha, como universitario nato y maestro de juventudes.

Más que del tema polémico de su hermoso opúsculo, hemos preferido hablar así de su autor. De él, y de su tierra, fértil, cálida, rica y acogedora, donde se dijeron por vez primera en el Nuevo Mundo en lengua castellana, las palabras: Dios, Madre y Amor. Más que en las batallas y en las luchas políticas es en ese carácter de pila bautismal de América, en el que descansa la gloria histórica de la hermosa Isla Antillana, con sus dos naciones, Haití y la República Dominicana, unidas hoy a las demás naciones de ese Hemisferio, en la lucha y en la esperanza de un mundo mejor. Así las saludamos a las dos, al conjuro del nombre ilustre de don Manuel de Jesús Troncoso de la Concha.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 2 de agosto de ... 1943)
Outro artigo sobre a República Dominicana
Un artigo sobre La Española
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 02-08-2010 01:19
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal

Warning: Unknown: Your script possibly relies on a session side-effect which existed until PHP 4.2.3. Please be advised that the session extension does not consider global variables as a source of data, unless register_globals is enabled. You can disable this functionality and this warning by setting session.bug_compat_42 or session.bug_compat_warn to off, respectively in Unknown on line 0