A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

HIMNO NACIONAL DE CHILE
Portada de un escrito original del Himno Nacional de Chile. El texto está escrito con letra manuscrita y dice: «Himno patriótico de Chile, puesto en música por R. Carnicer y dedicado a su excelencia don Mariano Egaña, ministro plenipotenciario de la República en Londres».

Con motivo do primeiro centenario do himno de Chile, RSP que vive exiliado en dito país, escribe este artigo ao respecto, facendo expresa referencia a letra do mesmo e a sua situación persoal...


17 de septiembre de 1947

LA CANCIÓN NACIONAL

Por Ramón Suárez Picallo

Desde hace cien años, el pueblo chileno afirma, cantando su fe y su esperanza en los eternos e inconcretos destinos que le reserva el futuro; el cántico es la emoción poética y lírica de la Patria, marchando por los largos caminos de la Historia, constantemente hacia delante: “sin prisa y sin pausa, como la estrella”.

En efecto, la Canción Nacional, cumple hoy un siglo de vida. Hermosa canción de paz, que evoca y exalta los cielos, la tierra, las montañas y el mar, en vez de narrar episodios bélicos, o de evocar rencores que el tiempo ha borrado para siempre. Fraternal canción que expandió el sortilegio de su gracia pura y limpia, sobre los campos sembrados cubiertos de mieses en sazón; sobre los caminos recorridos por pacíficos transeúntes, que llevan de un lado a otro anhelos y afanes de progreso, sobre el largo mar azul, rico hasta la opulencia en bienes y en dones y que, además, está hacia todos los puntos de la Rosa, y paisajes para la delectación estética de los ojos del cuerpo y del espíritu; En el fondo de la mina y en el estremecido ajetreo de la fábrica y del taller, en el bosque virgen y umbrío y en las áridas estepas pampeanas, en los grandes comicios ciudadanos, donde se forjó, a fuerza de canción y de grito, una buena parte de la historia política de la Democracia Chilena; en la cubierta de los buques anclados en los propios y en los ajenos y remotos puertos, bajo otros cielos y sobre otros mares. Que en todas esas, y en otras muchas partes, resonaron los ecos de la canción centenaria, representativa de la mejor espiritualidad chilena.

Y aún hay otro sitio -el más emocionante de todos- donde su significado y su espíritu, tienen diariamente el mejor y más permanente de los cultos: en la Escuela que hace nacer y renacer la Patria todo los días, con renovados afanes, en medio de la blanca polifonía de las voces infantiles, lanzadas sobre el mañana, a modo de venturosa Profecía, al conjuro de los versos magníficos de Eusebio Lillo y de la bellísima partitura de Carnicer.

Dejamos para los críticos, los apologistas y los exégetas, el estudio de la historia, las modalidades y los incidentes que ilustran la trayectoria secular del bello Himno de Chile, desde los días de su nacimiento hasta la Efemérides centenaria de hoy. Preferimos hablar de él así, cordialmente, como quien habla de la Oración preferida, dicha y rezada en hora de angustia y de congoja, en busca de consuelo para nuestras más hondas desesperanzas.

Porque fue así, en tal estado de ánimo, como llegaron a nuestros oídos, a nuestro corazón y a nuestro espíritu, su música y su letra. En nosotros se daba cabalmente el dicho glorioso y rotundo de la generosa afirmación del voto que Chile juró en el Ara Sagrada de su Fe y de su caridad: “que o la tumba serás de los libres o el asilo contra la opresión”.

Desde entonces, nunca hemos escuchado la valerosa frase para emocionarnos y sin que al corearla a voz en gritos, poniendo el alma toda en su repetida pronunciación poética e ideológica, siga siendo una norma invariable en la vida del Chile de hoy y de mañana.

¡Que el espíritu y los ecos de la bella canción de paz, que evoca el cielo, la tierra, el mar y las cumbres, se escuche siempre por los siglos de los siglos, desde Arica a la Antártica, animando las fecundas jornadas del trabajo creador, en la mina y en el agro; en el bosque y en el mar, en la fábrica y en la Escuela, alegre como una primavera florecida!

Este es el voto de quienes tenemos mientras vivimos en Chile, asilo contra la opresión y tendremos también en él, tumba de libres cuando nos llegue la hora de la muerte.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de ... 1947)

Esta páxina que hoxe cumple VINTETRÉS MESES de andaina na rede, ten publicadas 733 entradas (das que 574 son artigos de Ramón Suárez Picallo) e acadou xa as 11.300 consultas.
Sobre o himno nacional de Chile
Letra e música do himno
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 17-09-2011 00:10
# Ligazón permanente a este artigo
INDEPENDENCIA ARXENTINA

Un 9 de xullo de 1816 xurdiu unha nova nación: A República Arxentina. RSP 127 anos despois, lembra a efeméride e fai unha breve reseña do camiño percorrido e que tivo na Constitución de 1856 unha Carta Fundamental de Dereitos orgullo de todo un pobo...


9 de julio de 1943

DECLARACIÓN DE LA INDEPENDENCIA ARGENTINA


Por Ramón Suárez Picallo

Tal día como hoy, del año de 1816, proclamó el Congreso de Tucumán, la Independencia de las Provincias Unidas del Río de la Plata, labrando acta de nacimiento en la faz de la Tierra, de “una nueva y gloriosa nación”: la República Argentina.

Fue el acto de los congresales argentinos, el natural corolario de la Revolución del 25 de Mayo de 1810, que concretó en acto solemne, con fuerza de Ley, la voluntad de un pueblo de ser libre y soberano, dueño de sus propios destinos, en consonancia con lo que a la sazón era el pensamiento del propio y de todos los otros pueblos de América.

Desde aquellos hasta nuestros días trazó el gran pueblo hermano, a lo largo de su nueva historia, huella imborrable de progreso, de espiritualidad y de cultura; y fue, en algunos instantes, nación señera y maestro entre sus hermanas del Continente sudamericano. Cruzó gallardamente rudos avatares de su vida política, que no lograron domeñar su espíritu creador dio a las letras y a las artes, a las ciencias, al Derecho y al pensamiento político y democrático de este Polo de América, hombres esclarecidos, por su sabiduría, su jerarquía moral y su humana generosidad.

Moreno, San Martín y Rivadavia en los albores de la Emancipación: Sarmiento, Alberdi, Marinol, Urquiza y Echeverría en la época oscura de la tiranía, y en el período inmediato posterior llamado de la Organización Nacional: Leandro Alem, Sáenz Peña y Juan Bautista Justo e Hipólito Irigoyen, en las primeras décadas del presente siglo. Y muchos otros, aún después de ellos, muertos unos y otros vivos, continuadores de aquella hermosa tradición democrática popular y liberal en su espíritu y en su medula.

Los argentinos solían celebrar, jubilosa y orgullosamente, la efemérides de hoy. Recordaban el texto de Tucumán, las palabras de Azruénaga y la valerosa actitud del diputado por Cuyo, Fray Justo de Santa María de Oro, que amenazó retirarse del Congreso, si no se aprobaba en él el régimen democrático, republicano, federal y representativo de Gobierno. Recordaban, también que los Constituyentes de 1856, sus continuadores, dando a su país una Carta Fundamental de Derechos, que era su mayor orgullo y galardón, porque en ella se aseguraban, generosamente en su magnífico Preámbulo, los inestimables beneficios de la Justicia y de la Libertad “para nos, para nuestros descendientes y para todos los hombres del mundo de buena voluntad que quieran vivir y habitar en el territorio argentino”.

Recordando estas y otras venturosas cosas de sus buena historia en la normalidad de su orden jurídico, político y constitucional emanado de la voluntad del pueblo – única forma legítima del Poder según la Constitución de Política de su Estado – los hermanos de la otra ladera cordillerana celebraban la grande y gloriosa fecha de la Declaración de su Independencia nacional; contentos, optimistas, orgullosos, discurriendo por sus ciudades populosas, sus villas blancas y sus poblados cordiales, alucinados los espíritus y los ojos por el paisaje multicolor, viviendo, sin temor la vida de la Libertad la marcial palabra repetida tres veces en la primera estrofa de su himno. Y así, pese a todo los vemos los estimamos y los saludamos en este 9 de julio de 1943 en evocación del Congreso de Tucumán de 1816, con las palabras de Vicente López, marcadas por Elías Ureña, que son para ellos Canción y Evangelio:

“Y los libres del Mundo responden
al Gran Pueblo argentino: ¡Salud!

Y dejamos ahí el saludo en el Pueblo – expresión viva y humana de esa nacionalidad – sentíamos mucho no poder hacerlo extensivo a otras esferas, donde no está tan vivo el recuerdo de Tucumán las palabras que allí dijo Fray Justo de Santa María de Oro, ni el texto de la Constitución ejemplar y magnífico de 1856.

(Artigo publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile o día 9 de xullo de... 1943)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 09-07-2011 02:13
# Ligazón permanente a este artigo
CHILE E O MAR

A RSP apénalle ver e vivir como Chile está a dar as espaldas ao mar,que é fonte de vida, riqueza e poderío. Pon exemplos onde se pode ver como esa actitude levou a diversos países -entre eles a España- a perder a sua hexemonía.
Se trasladamos as opinións de RSP sobre Chile ao que é a situación da localidade de Sada no século XXI, salvando a distancia temporal e persoal, atoparémonos con moitos parecidos...


2 de julio de 1951
LA FERIA DEL MUNDO
Por Pick-Up (Ramón Suárez Picallo)

CHILE Y EL MAR


Chile es un país de mar y de marineros, heredero de una tradición navegante gloriosa, que fue perdiendo poco a poco, como fue perdiendo, asimismo, su abolengo de nación agrícola para entregarse a otros aspectos de la Economía, creadores de la aventura pasajera, pero sin la fuerza nutriz y permanente que dan el mar y la tierra como fuentes eternas de riqueza; y, lo que es más, como fuentes de una vida civil y civilizada, base de todas las independencias y de todas las soberanías.

De ahí la importancia extraordinaria que debe concedérsele a cualquier signo indicador de que Chile vuelva sus ojos al mar, después de haberle dado la espalda durante muchos años, a pesar de la profecía del Padre de la Patria que le confió a cuatro tablas flotantes, el porvenir de América.

No caben en los límites de uno ni de cien comentarios periodísticos, las consideraciones que podrían hacerse acerca de la importancia de una Marina Mercante numerosa y de la calidad para un país de una Economía cifrada en la Exportación y en la Importación. Y ello sólo desde el punto de vista material y económico. Porque desde el punto de vista espiritual y hasta político, la cuestión es de mucho mayor volumen.

España quedó sin dominios -en los que nunca se ponía el sol- cuando Felipe II perdió sus barcos y, en vez de construir otros, le dio la espalda al mar, emperrándose en el secano hirsuto del Escorial. Y en ese mismo momento Inglaterra empezó a ser dueña del mando lanzando sobre todos sus mares las primeras unidades de su futura gran marina. Los Estados Unidos de Norteamérica, aseguraron su independencia política y labraron su poderío económico a base de conducir en naves propias los productos de sus ingentes industrias. Mientras tanto, otras naciones menores en volumen físico -Dinamarca, Noruega, Suecia y Holanda, por ejemplo- son conocidas, respetadas y estimadas por haberlas hecho conocer y estimar sus barcos lanzados sobre los océanos y los mares de todos los vientos de la rosa marina.

Porque a donde van los buques con la bandera al tope, va la Patria que los manda, con los frutos del suelo y del subsuelo sobre los que viven sus ilusiones, sus esperanzas y sus anhelos; y va aún algo más: van sus hombres con sus características físicas, su palabra y su esfuerzo a modo de carta de ciudadanía del mundo.

(Artigo publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile, o día 2 de xullo de ....1951)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 02-07-2011 03:59
# Ligazón permanente a este artigo
PORTUGAL EN TEMPOS DE SALAZAR
17 de junio de 1947

COMPLOTS EN PORTUGAL


Por Ramón Suárez Picallo

Al doctor Antonio Oliveira Salazar, Primer Ministro de Portugal, se le están volviendo huéspedes los dedos, su policía política y la Legión Portuguesa, organizada con el espíritu y la técnica del más puro corte fascista, están descubriendo, diariamente en un tiempo a esta parte complots en todas partes; y muy especialmente en las “cuncas ” de la aguachenta sopa de berzas que constituye el triste menú diario de las clases más humildes del pueblo lusitano; en los núcleos más vivos de la clase media y en muy vastos sectores de las profesiones liberales, del Ejército y de la Armada.

Porque Portugal está atravesando ahora por una gravísima crisis económica que, a juicio de los opositores el régimen imperante, solo se justifica en los desaciertos del Gobierno, que protege el enriquecimiento de los menos, a costa de la depauperación de los más. Pese a las notorias simpatías del Gobierno de Lisboa por los regímenes totalitarios europeos -apoyo a Franco en la guerra civil, apoyo cerrado a los delegados italianos y alemanes en el Comité de “no intervención”, fobia declarada a todos los sistemas democráticos representativos– pudo conservar su neutralidad durante la última guerra, después de entregar las Islas Azores a los aliados.

Lisboa, Valenza do Minho, Cintra y Estoril, entre otros, fueron centros donde corría el dinero a chorro abierto llevado allí por espías, fugitivos y millonarios desertores de todas las patrias europeas, enzarzadas en la guerra, anhelosos de salvar sus patrimonios. Pero todo ese dinero fue a engrosar las arcas de los agiotistas, de los especuladores y de los que, en la gran guerra –por ser neutrales– luchan con Dios y con el Diablo. El “standard” de la vida popular de los campos, de las pequeñas villas y de las ciudades de primero y de segundo orden, siguió siendo el más bajo de Europa, sólo comparable al de la Polonia de anteguerra. Y eso que cuando se declaró la guerra, Portugal sufría desde hace ya varios años un régimen político dictatorial, corporativo y totalitario, privativo de todas las libertades ciudadanas, cuyo programa expresaba, en su primer punto la “nivelación cristiana” de la riqueza colectiva, mediante una profunda reorganización de la Economía Nacional. Tenía, además, Portugal en su favor entonces, como incalculable fuente de riqueza el más extenso y rico imperio colonial de la Europa, en relación con la pequeñez físico-geográfica de su metrópoli.

Para lograr tan benéfico programa, fue derribada mediante un golpe de mano militar, la República democrática portuguesa, que presidía a la sazón el venerable demócrata doctor Bernardino Machado, rodeado por un grupo selecto de políticos e intelectuales de primer plano. Se prestó a dar el golpe el General Fragoso Carmona en calidad de figura decorativa; pero detrás estaban otras dos figuras dirigiéndolo todo; el doctor Antonio Oliveira, profesor de la Universidad de Coimbra, y el jefe de la Iglesia lusa, Monseñor el Cardenal Cereixeira.

Se prohibió el funcionamiento de todos los partidos políticos; fue oficializada como única, la religión católica apostólica y romana; fue derogada la constitución republicana y substituida por una especie de “Carta otorgada” por el nuevo Gobierno, que instauró la más dura censura de prensa, de palabra y de pensamiento conocida en la Nación desde los tiempos de Joao Franco.

Pero, a pesar de todo Portugal no progresó. La riqueza total de la nación siguió siendo patrimonio de unos pocos y la miseria y la pobreza, el patrimonio de los demás. Fracasó ruidosamente el régimen y tuvo que hacerle frente a varias conspiraciones, reales o supuestas. Y como en Portugal no existe la pena de muerte, muchos de los conspiradores salvaron la pelleja, languideciendo y agonizando en las varias Islas de que dispone el Gobierno para que sus adversarios hagan turismo forzado en ellas. Todas esas conspiraciones en las que participaron marinos y militares de alta graduación, magistrados, escritores, poetas, sacerdotes, comerciantes, industriales, periodistas, obreros, técnicos, ingenieros navales, médicos, abogados, ex gobernantes y ex ministros de la república, fueron calificadas de “complots comunistas” pese a que, en algunas de ellas, participaron abiertamente los monárquicos, amigos del Capitán Paiva Couceiro, empeñados en colocar en el viejo trono de Don Dionisio al Príncipe don Duarte de Braganza. Pues bien, de todas ellas resultó como la más pavorosa la descubierta hace pocos días en la casa de un Coronel del Ejército, ex Cónsul en Boston y presidente el agraz de un “Gabinete revolucionario”. No se dice en la información de qué clase de “Gabinete” se trata, pero es de suponer que era un “Gabinete” dispuesto a comerse los niños crudos o estofados; una especie de “terror dos mundos” capaz de hacer temblar las esferas y los planetas de todo nuestro sistema.

El “descubrimiento” de este nuevo complot le viene al doctor Oliveira como un bien caído del cielo. Su régimen es repudiado por su pueblo y está en tela de juicio en las Naciones Unidas, y en otros muchos medios democráticos mundiales, por considerársele justa o injustamente totalitario. Pero si ahora resulta que los comunistas se meten con él, lleva mucho camino andado para mantenerse al frente de los destinos de la ilustre y pobre patria de Camoens y de Guerra Junqueiro, porque el mundo de nuestros días se divide en “antis” y “pros”.

Y el Portugal de Oliveira, de Carmona y de Cereixeira, es naturalmente vaticanista y cristiano rotundo, mientras no se demuestre lo contrario, y según convenga a los intereses de la Compañía (A. M. D. G.) que le dirige y gobierna desde arriba, quizá al margen de la voluntad del pueblo lusitano.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 17 de xuño de... 1947)

Esta páxina que hoxe cumple VINTE MESES de andaina na rede, ten publicadas 641 entradas (das que 507 son artigos de Ramón Suárez Picallo) e acadou xa as 6.040 consultas.


Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 17-06-2011 08:49
# Ligazón permanente a este artigo
A CATEDRAL DE BARCELONA

Breve columna de RSP como xa é habitual nns que escribe no ano 1951, adicada a catedral de Barcelona e que os cataláns desde a distancia a evocan con añoranza ou morriña...


13 de junio de 1951
LA FERIA DEL MUNDO

LA CATEDRAL DE BARCELONA


Por Ramón Suárez Picallo

BARCELONA es, además de la capital indiscutida de Cataluña, una de las más bellas y opulentas ciudades del Mediterráneo. Centro de arte, de cultura, de navegación y de comercio. Se enorgullece, también, de sus magníficos monumentos arquitectónicos, entre los que se cuenta sus bellísima Catedral, del más puro gótico florido. Situada en el barrio medieval, con sedimentos estilísticos grecolatinos, el famoso templo barcelonino yergue la gran soberana de sus torres sobre la gran urbe, a modo de oración de piedra viva, en busca de la luz pura y en procura del mismo trono de Dios.

Y los hijos de la Ciudad Condal, que la vieron, la amaron sobre la contraluz de los amaneceres, de las atardecidas, desde las alturas del Tibidabo y la Bonanova, ausentes de su visión, la evocan desde remotas lejanías con canciones y oraciones empapadas de dulce y emocionada “anyoranza”.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile tal dia como hoxe 13 de xuño pero de... 1951)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 13-06-2011 10:41
# Ligazón permanente a este artigo
COSTUMES ESQUIMAIS
Tal dia como hoxe, pero hai 60 anos, RSP informaba aos seus lectores das ancestrais costumes dos esquimais respecto da muller...

11 de junio de 1951
LA FERIA DEL MUNDO

COSTUMBRES ESQUIMALES


Por Ramón Suárez Picallo

Al esquimal no se le pueden hacer regalos, pues ellos sólo aprecian los intercambios. Es muy delicado y gentil, por ejemplo, ofrecer en cambio de la mujer de un esquimal un paquete de agujas de coser. Si se regalan las tales agujas sin aceptar tan extraño trueque, se corre el riesgo de que en el ánimo de ellos se infiltre la idea de que se posee gran cantidad de agujas lo que significa un acaparamiento contra el cual pueden ejercerse las más duras acciones.

Tampoco conviene visitar a un esquimal acompañado de alguna mujer y menos de la esposa, pues, inmediatamente, ellos propondrían canjearla por algunas pieles de pingüinos o de osos polares. Para ellos, la mujer no es al amor, ni la compañera, ni la madre de los hijos, sino que, simplemente, un objeto de cambio tan desvalorizado como nuestra moneda. Sin embargo, a ellas les exigen, con medios coercitivos, corrección y prontitud en los pesados trabajos que le encomiendan.

En efecto, ellas tienen que guiar a los perros en las cacerías, ayudar a los hombres en la construcción de sus casas o iglúes, preparar las lámparas con aceite de foca, cocinar los alimentos, cuidar de los niños y todos aquellos menesteres que por naturaleza corresponden a su sexo.

Mientras más diligente es una mujer en todos estos trabajos, mayor valor tiene en el comercio, llegando incluso a ser canjeada por un cuchillo o por un collar de vidrios de colores de esos que suelen dejar los viajeros.

Pero, así y todo, si un esquimal sorprende a otro haciendo el amor a su mujer, tiene derecho a matarlo y, si lo desea, a descuerarlo vivo. Claro que estos no son celos, sino que un serio atentado contra el presupuesto.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 11 de xuño de ... 1951)
Máis sobre esquimais
Sobre os esquimais
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 11-06-2011 00:20
# Ligazón permanente a este artigo
UNIVERSIDADE DE SALAMANCA

Novo e breve texto de RSP no ano 1951 de só tres páragrafos,que ven a ser como o pé de foto dunha gran fotografía, en blanco e negro, do pórtico da egrexia Universidade de Salamanca (según comentario de Edmundo Moure).

8 del junio de 1951
LA FERIA DEL MUNDO

SALAMANCA Y SU UNIVERSIDAD


Por Ramón Suárez Picallo

En plena Edad Media, era ya Salamanca, una de las más bellas y próceres ciudades españolas, perteneciente al antiguo reino de León, con León Zamora, Palencia y Valladolid. A la orilla del legendario río Tormes y situada sobre una fecunda y jocunda campiña de tierras de panllevar.

Pero la inmortalidad de Salamanca, estriba, esencialmente en su gloriosa Universidad, de la que damos hoy, para deleite de nuestros lectores, el afiligranado frontispicio.

Por esas puertas entraron y salieron los más ilustres humanistas, poetas, juristas y teólogos de la España de todos los tiempos. Fray Luis de León, los padres Vitoria, Soto y Suárez y, últimamente, la figura austera y venerable de su gran rector, don Miguel de Unamuno, padre y maestro de las más recientes generaciones españolas.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 8 de xuño de... 1951)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 08-06-2011 00:39
# Ligazón permanente a este artigo
GOLPE DE ESTADO EN NICARAGUA EN 1947
Neste artigo RSP critica e censura ao "dictadozuelo" nicaraguense Anastasio Somoza García; conta tamén un sucedido que lle ocurriu en 1945, e por último comenta as argalladas das que se valeu Somoza para sacar adiante as eleccions de febrerio de 1947,nas que o dictador apoia como presidente a Leonardo Argüello frente a Enoch Aguado pero que posteriormente, en maio,nun golpe militar Somoza derroca ao propio Argüello que non estaba disposto a continuar coa política do dictador...


28 de mayo de 1947

GOLPE DE ESTADO EN NICARAGUA

Por Ramón Suárez Picallo

Mal, muy mal, andan las cosas políticas en la patria de Rubén Darío. En efecto, la Guardia Nacional –el ejército de Nicaragua- en uno de los clásicos “golpes” que allí quitan y ponen Presidentes, hizo prisionero al Primer Mandatario de la Nación recientemente elegido, y asumió todo el poder público con el general Anastasio Somoza a la cabeza.

Anastasio Somoza, general del trópico centroamericano, de idéntica estirpe a la de Trujillo y a la de Guatemala, respectivamente, es el típico dictadorzuelo de aquellas cálidas latitudes, personaje híbrido e indefinido entre la opereta, el sainete y el grotesco tragicómico. Fue Presidente durante varios años con poderes omnímodos. Hipotecó para gobernar él, la soberanía de su país y trató a sus adversarios políticos –profesores, médicos, abogados, sacerdotes, poetas, escritores y periodistas, pertenecientes a los partidos conservador y liberal muchos de ellos– con befa, injuria y escarnio.

Su última hazaña en este sentido la realizó a fines del año 1945. Estábamos a nosotros entonces, en el Puerto de Corinto, a unos 50 kilómetros de Managua, la capital de la República, de regreso de un viaje a México, y tuvimos allí minuciosas noticias del suceso. Somoza, una mañana, envió agentes de su Guardia Nacional a los domicilios de sus opositores que dormían plácidamente, con el encargo de despertarlos y ponerlos fuera del país sin pérdida de minuto. En pijama, en pantuflas, sin permitírseles ni siquiera hacer su equipaje, “tal como estaban”, fueron sacados de sus hogares, colocados en un avión del Gobierno y mandados a Panamá. Allí los vimos y hablamos con algunos de ellos, 17 días después confirmándonos, de pe a pa, las noticias que teníamos sobre el particular. Eran, en su mayoría médicos, abogados, profesores y periodistas, jóvenes unos, y otros ya ancianos venerables.


ELECCIONES

Nicaragua estaba en pleno periodo preelectoral. Somoza quería cubrir las apariencias de un Gobierno democrático y patrocinaba, “desde arriba”, un candidato a la presidencia de la república. Que lo sustituyese “de jure” pero que “de facto” fuese un títere suyo y de sus guardias nacionales. “Su” candidato para este menester político, era el doctor Leonardo Argüello, ex magistrado de corte, jurista notable y muy querido profesor de Derecho. Las elecciones se realizaron efectivamente. El día 2 de febrero del presente año. El doctor Argüello fue a ellas apoyado por los partidos liberal nacionalista, conservador nacionalista, y, además, por todo el armatoste estatal dirigido por Somoza que, por aquellas tierras, es “el caballo del comisario” ganando elecciones.

Frente a esta candidatura “oficial” se presentó la del doctor Enoch Aguado, apoyado por todos los grupos de oposición a la candidatura de Somoza, y que la formaban los partidos democráticos, liberal independiente, conservador tradicionalista, socialista, unionista centroamericano, la federación universitaria y los muy pocos sindicatos obreros de la República.

Ganó la batalla el candidato oficial, patrocinado por el General Somoza. Los opositores derrotados, abrieron inmediatamente una campaña impugnadora del acto electoral, tachándola de viciada por la escandalosa presión gubernamental que –según ellos– en él se había ejercitado. Pero, frente a las objeciones de la oposición, el entonces aún presidente, Anastasio Somoza, declaró textualmente: “El acto electoral que consagró presidente de la República de Nicaragua al doctor Leonardo Argüello, ha constituido un hermoso espectáculo cívico que me llena de inmenso orgullo”.

Y agregó, luego: “Las elecciones han sido absolutamente libres; tan libres, como las efectuadas en 1928 y 1932, bajo la supervisión de la Infantería de Marina norteamericana”.

(Nota: Las elecciones a que aludía como ejemplares el General Somoza, se habían hecho cuando Nicaragua lloraba lágrimas de angustia, sobre la tumba recién abierta de su gran patriota y guerrillero; el General César Augusto Sandino, asesinado con ametralladoras “último modelo”, cuando bajaba la gran escalinata del Palacio de Gobierno de Managua, en el momento en que rendía sus armas en pro de la paz civil de su patria.


“MUTATIS MUTANDI”

¿Qué ha pasado pues, en Nicaragua para que el General Somoza, con un golpe militar haya derribado del poder al Presidente legítimo, constitucional y favorito suyo, elegido en unos comicios que él mismo declaró impecables?

La respuesta no es difícil de dar: El doctor Leonardo Argüero, que tiene ahora 76 años de edad, aún siendo como lo era, protegido por el dictador, es hombre de Derecho; político liberal y viejo magistrado, de gran cultura y sin el menor deseo de continuar la dictadura castrense y tropical de su “protector” Somoza. De ahí que, el comparecer ante el Congreso Pleno, a prestar el juramento constitucional de rigor, haya esbozado un programa de gobierno propio, en el cual figuraban dos puntos esenciales:

1º Reconciliación nacional, llamando a colaborar con él a los hombres honestos y competentes de todos los partidos, incluso de aquellos que combatieron su candidatura.

2º Separación del Ejército de la política y del gobierno dejándolo dedicado a su estricta función profesional y específica, defensor de la integridad y de la soberanía nacional, y de sostén de las instituciones jurídicas y constitucionales que la representan.

¡Nunca tal dijera el doctor Argüello! Él creía que en el Cuartel se aprende a defender la patria, pero que no se aprende allí a ofenderla. Lo cual fue un tremendo error político, tan grave, que le cuesta ser hoy prisionero de los mismos que lo elevaron a la primera magistratura de su patria.

Y menos mal, si no lo fletan una mañana cualquiera, en pijama y con pantuflas, a cualquier país vecino para que viva en él como un nuevo Presidente en exilio, pese a su origen legal, constitucional y democrático. Que eso y mucho más, es frecuente por aquellas tierras calientes y soleadas.
Sobre Anastasio Somoza García
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 28-05-2011 01:13
# Ligazón permanente a este artigo
LEMBRANDO A INDEPENDENCIA CUBANA

O 20 de maio de 1902, Cuba, acadou a independencia de España, constituíndose en República con Tomás Estrada Palma como seu primer presidente.
RSP comenta a celebración que por tal motivo están a organizar os cubanos residentes en Santiago de Chile en 1944, data na que tamén se cumple o 49 aniversario do pasamento do dinamizador e mártir da independencia, José Martí falecido o 19 de maio de 1895...


19 de mayo 1944

C U B A


Por Ramón Suárez Picallo

La colonia cubana, residente en Santiago, bajo la dirección de la ilustre representación diplomática de su patria, inicia hoy los festejos conmemorativos de su Independencia Nacional, simultáneamente con el 49º aniversario de la muerte de José Martí, su Apóstol, su conductor y su poeta.

Las festividades durarán cuatro días: el 19, el 20, el 21 y el 22 durante los cuales, el nombre de la bella República insular antillana, habrá de resonar, entre cubanos y chilenos, en ecos de emocionada fraternidad en varias ceremonias, de alto significado cultural, espiritual y americanista y con la presencia de las más altas autoridades diplomáticas de Cuba y Chile.

Cuba merece ese homenaje. El pueblo cubano, es el Benjamín de la gran familia de pueblos libres americanos de estirpe española; y, al doblar el recodo del medio siglo de vida independiente, comparece ante sus hermanos con alto decoro, por su progreso, por su cultura, por su emoción solidaria dentro de la comunidad americana, y aún por su régimen democrático interno verdaderamente ejemplar, en aquella órbita confusa donde nació la colonización española en este hemisferio occidental.

Dejemos aparte, las vicisitudes, dificultades, luchas internas y contrapuntos, que tuvo que afrontar en estos 49 años para examinar en la Cuba de hoy, vinculada a los ideales de la Humanidad democrática y civilizada, aportando lo suyo al esfuerzo común de la lucha por la libertad; para ver a su ciudad capital –La Habana- como a una de las más cultas, bellas y liberales ciudades de la lengua castellana en la zona caliente del trópico, con calor creador en los cuerpos y en los espíritus: y para ver a sus gentes –blancas y morenas– desde el primer magistrado hasta el más humilde peón de sus ingenios y de sus cafetales, entregados a la tarea común universal de crear un nuevo mundo, libre de temor y de miseria.

Esta posición de Cuba y los esfuerzos realizados para llegar a ella, son el mayor homenaje. El más bello y significativo, que sus hijos pueden ofrecerle hoy a José Martí, cuya muerte coincidió con las efemérides libertarias del nacimiento de su patria a la vida de la libertad. ¡Bella coincidencia para el espíritu romántico y juvenil de Martí –que fue, junto con el chileno Balmaceda, el único romántico de la política de nuestra América- Morir él, cuando su obra nacía; ser de los que se van, sabiendo que se está con los que vienen! ¡Irse y quedarse a la vez, en las ideas, en las almas y en los corazones, dejando caminos abiertos para los años y los siglos!


POPULARIDAD DE CUBA

Cuba disfruta hoy, en el vasto predio de la vieja heredera hispánica, de un alto prestigio; lo disfruta, incluso, entre las gentes del viejo hogar solariego: En España. Donde una ilustre generación intelectual, tiñó su espíritu con aquella vaga melancolía del 98 dimanada de gestos y sangres comunes rendidos a manos llenas en las tierras calientes de su Isla legendaria. La Independencia de Cuba fue un hito en una guerra civil y secular española, no terminada aún en nuestros días. Francisco Pi y Margall, Sabino Arana y otros apóstoles del liberalismo republicano peninsular y federal, apoyando a los insurrectos cubanos, admirando a Maceo y llorando por Martí, siguen siendo, hoy aún, el vínculo y el punto de referencia únicos y capaces para que nos entendamos en una simbiosis creadora y positiva, cuantos decimos en castellano: Dios, Amor, Patria y libertad.

Y entre las naciones de nuestra América, Cuba fue y es aquella referencia y aquel hito. Su condición insular y la relativa pequeñez de su territorio y población, no bastaron para borrarla, ni siquiera con la lejanía. Cuba es algo así como una cosa patrimonial, querida de todos. Vivimos aún muchos de los que oímos en su día, el grito que partió en dos a nuestro mundo y hasta a nuestras comunidades familiares: ¡Viva Cuba Libre! Y no faltamos los que dimos sangre de nuestra sangre a los dos bandos beligerantes de entonces, y que, allá en la vieja tierra matria siguen siendo beligerantes aún hoy porque la guerra sigue sin linderos geográficos horizontales; es una guerra de fronteras verticales que aparta las almas. Y en ella Cuba está en nuestro bando o estamos nosotros en el bando de Cuba, que tanto da y tanto monta lo uno como lo otro.

Saludamos pues a Cuba, la bella, la dulce y la libre, en el 49º aniversario de su Independencia; y le deseamos que al entrar en el medio siglo, la próxima festividad la halle superada, ofreciéndole al mundo en paz, el fruto de su esfuerzo y de su originalidad espiritual. La saludamos sobre todo, como excepción auténticamente democrática, en aquel confuso mundo tropical donde, raramente, están de acuerdo los anunciados externos con el contenido medular de carne y de meollo. Evocamos la memoria de Martí, su Apóstol y su guía, con esta férvida invocación: ¡Hermano! Hermano que fuiste, un desterrado, por amar la libertad de tu patria, ruega por cuantos, por servir el mismo amor, no tienen tierra propia donde poner sus pies.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 19 de maio de... 1944)
Sobre José Martí
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 19-05-2011 00:33
# Ligazón permanente a este artigo
LEMBRANZA DE FRANCIA
Ante a resitencia francesa en Vietnan e trala derrota de Dien-Bien-Phu, neste artigo RSP ten unha lembranza agarimosa e agradecida hacia Francia por varios motivos:
Primeiro en Buenos Aires en 1914,pois por apoiala, acabou na comisaria.
Mais tarde, despois de participar en Xenebra na X Conferencia Internacional de Traballo, coñeceuna con detalle.
Por último en 1939 atravesouna, camiño do exilio, dende Perpignan ata Cherburgo e lembra con sentida emoción varias anécdotas das que foi partícipe...


14 de mayo de 1954
EVOCACIÓN EMOCIONAL DE FRANCIA


Por Ramón Suárez Picallo

Recordamos, con cierto orgullo, que la primera vez que dimos con nuestros huesos en una comisaría policial fué por defender a Francia. Era en los meses iniciales de la primera guerra mundial, en el año 1914, frente a los letreros luminosos de un gran diario, en cierta urbe suramericana a la que acabábamos de llegar, y en la que trabajábamos como mozo de aseo de una farmacia.

No conocíamos personalmente Francia; pero habíamos leído ya algunos de sus escritores, cuyos libros nos facilitaba un viejo relojero de nuestro pueblo natal, que había estado en París y que había traído de allá un tordo negro que silbaba “La Marsellesa”. Y fuimos, durante toda aquella guerra, decididamente francófilos.

Más tarde, en 1926, hemos recorrido Francia de punta a cabo. Sus principales ciudades, sus villages costeras, sus centros industriales y sus fértiles campiñas de panllevar y de de dar vino, fueron para nosotros espectáculos placenteros y remansos espirituales inolvidables.

Hicimos, muchos años después, en febrero de 1939, un viaje desde Perpignan hasta Cherburgo, en busca, otra vez, de la ruta oceánica hacia el exilio. Entre ambos viajes, por Francia, había una “ligera” diferencia. En el primero, hacíamos una juventud plena, ilusionada y más o menos triunfadora, con pasaporte diplomático, y los francos suficientes para pasarlo medianamente bien. En el segundo, llevábamos “lo puesto”, unos cuantos papelotes y sobre el alma una tremenda angustia, por cuanto dejábamos atrás, en bienes materiales bien ganados y en bienes espirituales y afectivos, después de una derrota injusta.

No obstante, hoy, no sabríamos decidir, en cuál de los dos viajes nos fue más grata, más amable ni más cordial, la delicada hospitalidad francesa.


ESTAMPA

La ciudad de Carentán amanecía con la fría niebla del frío febrero. Las torres de sus templos eran a modo de algo presentido en el aire brumoso. Frente a la plaza principal, un modesto cafetín abierto, dispuesto a servir el desayuno, a los obreros que iban a sus fábricas y talleres y que eran sus clientes diarios. Antes de entrar –éramos tres, un alto funcionario de la República española y el único hijo que había salvado de toda la familia y quien escribe estas líneas- hicimos un recuento de nuestros esmirriados recursos económicos, y decidimos que podíamos entrar y tomar un desayuno a base de café con leche y tostadas de pan con mantequilla, por el que nuestros estómagos clamaban a voz en grito. Entramos y pedimos. Nos atendió, amablemente, el dueño del negocio, un simpático viejecillo con patillas y mosqueta, tipo Napoleón Tercero. Nos sirvió lo pedido y agregó una fuente repleta de tajadas de cordero frito. El aditamento era tentador y corrimos el albur de zampárnoslo; sin pensar en las consecuencias de no poder pagarlo.

Y llegó el temido momento de pedir la cuenta. A nuestra pregunta, respondió el viejo francés, con una sola y sonora palabra:

-“Rien” -¡Nada!

Era un viejo radical-socialista amigo de Eduardo Herriot, que nos había “olido” el aire de republicanos españoles, rumbo a la emigración sin retorno.

La estampa tiene un corolario. Cuando después de los abrazos de cordial gratitud, íbamos a salir, apareció detrás de la cortina que separaba el negocio del hogar, la dulce figura de una niña, rubia, esbelta y de ojos azules, con un paquete en la mano. Se dirigió al niño que nos acompañaba y se lo entregó sin pronunciar una sola palabra. La ofrenda, fué sólo una mirada, suave como un pétalo de rosa, a los ojos morenos del muchacho español, que iba de viaje por los caminos del mundo.


CHERBURGO

Estábamos en Cherburgo, la ciudad nornoroestana francesa, esperando el barco que nos traería, otra vez, a este continente de la Paz y la Esperanza. Frente a una pescadería donde se ofrecían los frutos pescantiles y marisqueros de la Bretaña y de la Normandie. Hablábamos en castellano sobre el placer que nos daría degustas unas ostras de Arcachón o unas centollas de Saint Maló. De pronto, se acercaron a nosotros dos señores, hablando nuestra misma lengua. Eran francesas, hijas de valencianos, cuyos padres habían hecho fortuna en Argelia, como vendedores de frutas y verduras. Tenían tres hijos con altos cargos en la Marina, que murieron, después, los tres en el memorable hundimiento de Tolón.

Nos llevaron a sus casas y nos agasajaron con lo mejor que tenían. Más tarde, disfrutaríamos de otras hospitalidades hogareñas, pero nunca, ¡jamás!, olvidamos aquélla que nos brindaron el viejecillo de Carentán y las señoras de Cherburgo.


LEALTAD Y GRATITUD

Estábamos en una isla del Caribe, cuando estalló la segunda guerra mundial. Teníamos a nuestro cargo, en un gran diario, la información cablegráfica y el correspondiente comentario marginal, que ese día titulamos: “¡Viva la Francia!”. Y la noche trágica de la ocupación de París y la del armisticio de Compiegne, escribimos los títulos -¡no nos avergonzamos de decirlo!- con los ojos del cuerpo y del espíritu, empapados de lágrimas, así como en ocasión de la catástrofe de Dunkerque.

Después, ya en Chile, iniciamos esta FERIA DEL MUNDO, en un gran matutino de Santiago, un 14 de julio , con una evocación de la Toma de la Bastilla. Eran horas, días y noches obscuros para Francia, pero nosotros, entonces como hoy, creíamos, amábamos y esperábamos el milagro de la resurrección del gran país, pulso, corazón y espíritu de nuestro mundo grecolatino, occidental y cristiano, a base de sus poderosas e inagotables reservas culturales, espirituales y morales, más allá y por encima de circunstancias y errores de política transitoria; como substantividad histórica, eterna en el tiempo y en el espacio.

E N V Í O

Para esta amable, humana y dulce Francia de nuestros mejores recuerdos; para sus ciudades, su mar y su tierra; para el viejecillo de Carentán y su nieta; para las señoras que nos ofrecieron en Cherburgo, pan, vino y manteles, va la ofrenda de esta lluvia de palabras, en momentos de dolor, de amargura y de pesadumbre, ante la gloriosa y heroica catástrofe de Dien-Bien-Phu .

(Artigo publicado no xornal El Sur, na cidade de Concepción en Chile o día 14 de maio de... 1956)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 14-05-2011 01:00
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal