A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

LEMBRANDO A INDEPENDENCIA CUBANA

O 20 de maio de 1902, Cuba, acadou a independencia de España, constituíndose en República con Tomás Estrada Palma como seu primer presidente.
RSP comenta a celebración que por tal motivo están a organizar os cubanos residentes en Santiago de Chile en 1944, data na que tamén se cumple o 49 aniversario do pasamento do dinamizador e mártir da independencia, José Martí falecido o 19 de maio de 1895...


19 de mayo 1944

C U B A


Por Ramón Suárez Picallo

La colonia cubana, residente en Santiago, bajo la dirección de la ilustre representación diplomática de su patria, inicia hoy los festejos conmemorativos de su Independencia Nacional, simultáneamente con el 49º aniversario de la muerte de José Martí, su Apóstol, su conductor y su poeta.

Las festividades durarán cuatro días: el 19, el 20, el 21 y el 22 durante los cuales, el nombre de la bella República insular antillana, habrá de resonar, entre cubanos y chilenos, en ecos de emocionada fraternidad en varias ceremonias, de alto significado cultural, espiritual y americanista y con la presencia de las más altas autoridades diplomáticas de Cuba y Chile.

Cuba merece ese homenaje. El pueblo cubano, es el Benjamín de la gran familia de pueblos libres americanos de estirpe española; y, al doblar el recodo del medio siglo de vida independiente, comparece ante sus hermanos con alto decoro, por su progreso, por su cultura, por su emoción solidaria dentro de la comunidad americana, y aún por su régimen democrático interno verdaderamente ejemplar, en aquella órbita confusa donde nació la colonización española en este hemisferio occidental.

Dejemos aparte, las vicisitudes, dificultades, luchas internas y contrapuntos, que tuvo que afrontar en estos 49 años para examinar en la Cuba de hoy, vinculada a los ideales de la Humanidad democrática y civilizada, aportando lo suyo al esfuerzo común de la lucha por la libertad; para ver a su ciudad capital –La Habana- como a una de las más cultas, bellas y liberales ciudades de la lengua castellana en la zona caliente del trópico, con calor creador en los cuerpos y en los espíritus: y para ver a sus gentes –blancas y morenas– desde el primer magistrado hasta el más humilde peón de sus ingenios y de sus cafetales, entregados a la tarea común universal de crear un nuevo mundo, libre de temor y de miseria.

Esta posición de Cuba y los esfuerzos realizados para llegar a ella, son el mayor homenaje. El más bello y significativo, que sus hijos pueden ofrecerle hoy a José Martí, cuya muerte coincidió con las efemérides libertarias del nacimiento de su patria a la vida de la libertad. ¡Bella coincidencia para el espíritu romántico y juvenil de Martí –que fue, junto con el chileno Balmaceda, el único romántico de la política de nuestra América- Morir él, cuando su obra nacía; ser de los que se van, sabiendo que se está con los que vienen! ¡Irse y quedarse a la vez, en las ideas, en las almas y en los corazones, dejando caminos abiertos para los años y los siglos!


POPULARIDAD DE CUBA

Cuba disfruta hoy, en el vasto predio de la vieja heredera hispánica, de un alto prestigio; lo disfruta, incluso, entre las gentes del viejo hogar solariego: En España. Donde una ilustre generación intelectual, tiñó su espíritu con aquella vaga melancolía del 98 dimanada de gestos y sangres comunes rendidos a manos llenas en las tierras calientes de su Isla legendaria. La Independencia de Cuba fue un hito en una guerra civil y secular española, no terminada aún en nuestros días. Francisco Pi y Margall, Sabino Arana y otros apóstoles del liberalismo republicano peninsular y federal, apoyando a los insurrectos cubanos, admirando a Maceo y llorando por Martí, siguen siendo, hoy aún, el vínculo y el punto de referencia únicos y capaces para que nos entendamos en una simbiosis creadora y positiva, cuantos decimos en castellano: Dios, Amor, Patria y libertad.

Y entre las naciones de nuestra América, Cuba fue y es aquella referencia y aquel hito. Su condición insular y la relativa pequeñez de su territorio y población, no bastaron para borrarla, ni siquiera con la lejanía. Cuba es algo así como una cosa patrimonial, querida de todos. Vivimos aún muchos de los que oímos en su día, el grito que partió en dos a nuestro mundo y hasta a nuestras comunidades familiares: ¡Viva Cuba Libre! Y no faltamos los que dimos sangre de nuestra sangre a los dos bandos beligerantes de entonces, y que, allá en la vieja tierra matria siguen siendo beligerantes aún hoy porque la guerra sigue sin linderos geográficos horizontales; es una guerra de fronteras verticales que aparta las almas. Y en ella Cuba está en nuestro bando o estamos nosotros en el bando de Cuba, que tanto da y tanto monta lo uno como lo otro.

Saludamos pues a Cuba, la bella, la dulce y la libre, en el 49º aniversario de su Independencia; y le deseamos que al entrar en el medio siglo, la próxima festividad la halle superada, ofreciéndole al mundo en paz, el fruto de su esfuerzo y de su originalidad espiritual. La saludamos sobre todo, como excepción auténticamente democrática, en aquel confuso mundo tropical donde, raramente, están de acuerdo los anunciados externos con el contenido medular de carne y de meollo. Evocamos la memoria de Martí, su Apóstol y su guía, con esta férvida invocación: ¡Hermano! Hermano que fuiste, un desterrado, por amar la libertad de tu patria, ruega por cuantos, por servir el mismo amor, no tienen tierra propia donde poner sus pies.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 19 de maio de... 1944)
Sobre José Martí
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 19-05-2011 00:33
# Ligazón permanente a este artigo
LEMBRANZA DE FRANCIA
Ante a resitencia francesa en Vietnan e trala derrota de Dien-Bien-Phu, neste artigo RSP ten unha lembranza agarimosa e agradecida hacia Francia por varios motivos:
Primeiro en Buenos Aires en 1914,pois por apoiala, acabou na comisaria.
Mais tarde, despois de participar en Xenebra na X Conferencia Internacional de Traballo, coñeceuna con detalle.
Por último en 1939 atravesouna, camiño do exilio, dende Perpignan ata Cherburgo e lembra con sentida emoción varias anécdotas das que foi partícipe...


14 de mayo de 1954
EVOCACIÓN EMOCIONAL DE FRANCIA


Por Ramón Suárez Picallo

Recordamos, con cierto orgullo, que la primera vez que dimos con nuestros huesos en una comisaría policial fué por defender a Francia. Era en los meses iniciales de la primera guerra mundial, en el año 1914, frente a los letreros luminosos de un gran diario, en cierta urbe suramericana a la que acabábamos de llegar, y en la que trabajábamos como mozo de aseo de una farmacia.

No conocíamos personalmente Francia; pero habíamos leído ya algunos de sus escritores, cuyos libros nos facilitaba un viejo relojero de nuestro pueblo natal, que había estado en París y que había traído de allá un tordo negro que silbaba “La Marsellesa”. Y fuimos, durante toda aquella guerra, decididamente francófilos.

Más tarde, en 1926, hemos recorrido Francia de punta a cabo. Sus principales ciudades, sus villages costeras, sus centros industriales y sus fértiles campiñas de panllevar y de de dar vino, fueron para nosotros espectáculos placenteros y remansos espirituales inolvidables.

Hicimos, muchos años después, en febrero de 1939, un viaje desde Perpignan hasta Cherburgo, en busca, otra vez, de la ruta oceánica hacia el exilio. Entre ambos viajes, por Francia, había una “ligera” diferencia. En el primero, hacíamos una juventud plena, ilusionada y más o menos triunfadora, con pasaporte diplomático, y los francos suficientes para pasarlo medianamente bien. En el segundo, llevábamos “lo puesto”, unos cuantos papelotes y sobre el alma una tremenda angustia, por cuanto dejábamos atrás, en bienes materiales bien ganados y en bienes espirituales y afectivos, después de una derrota injusta.

No obstante, hoy, no sabríamos decidir, en cuál de los dos viajes nos fue más grata, más amable ni más cordial, la delicada hospitalidad francesa.


ESTAMPA

La ciudad de Carentán amanecía con la fría niebla del frío febrero. Las torres de sus templos eran a modo de algo presentido en el aire brumoso. Frente a la plaza principal, un modesto cafetín abierto, dispuesto a servir el desayuno, a los obreros que iban a sus fábricas y talleres y que eran sus clientes diarios. Antes de entrar –éramos tres, un alto funcionario de la República española y el único hijo que había salvado de toda la familia y quien escribe estas líneas- hicimos un recuento de nuestros esmirriados recursos económicos, y decidimos que podíamos entrar y tomar un desayuno a base de café con leche y tostadas de pan con mantequilla, por el que nuestros estómagos clamaban a voz en grito. Entramos y pedimos. Nos atendió, amablemente, el dueño del negocio, un simpático viejecillo con patillas y mosqueta, tipo Napoleón Tercero. Nos sirvió lo pedido y agregó una fuente repleta de tajadas de cordero frito. El aditamento era tentador y corrimos el albur de zampárnoslo; sin pensar en las consecuencias de no poder pagarlo.

Y llegó el temido momento de pedir la cuenta. A nuestra pregunta, respondió el viejo francés, con una sola y sonora palabra:

-“Rien” -¡Nada!

Era un viejo radical-socialista amigo de Eduardo Herriot, que nos había “olido” el aire de republicanos españoles, rumbo a la emigración sin retorno.

La estampa tiene un corolario. Cuando después de los abrazos de cordial gratitud, íbamos a salir, apareció detrás de la cortina que separaba el negocio del hogar, la dulce figura de una niña, rubia, esbelta y de ojos azules, con un paquete en la mano. Se dirigió al niño que nos acompañaba y se lo entregó sin pronunciar una sola palabra. La ofrenda, fué sólo una mirada, suave como un pétalo de rosa, a los ojos morenos del muchacho español, que iba de viaje por los caminos del mundo.


CHERBURGO

Estábamos en Cherburgo, la ciudad nornoroestana francesa, esperando el barco que nos traería, otra vez, a este continente de la Paz y la Esperanza. Frente a una pescadería donde se ofrecían los frutos pescantiles y marisqueros de la Bretaña y de la Normandie. Hablábamos en castellano sobre el placer que nos daría degustas unas ostras de Arcachón o unas centollas de Saint Maló. De pronto, se acercaron a nosotros dos señores, hablando nuestra misma lengua. Eran francesas, hijas de valencianos, cuyos padres habían hecho fortuna en Argelia, como vendedores de frutas y verduras. Tenían tres hijos con altos cargos en la Marina, que murieron, después, los tres en el memorable hundimiento de Tolón.

Nos llevaron a sus casas y nos agasajaron con lo mejor que tenían. Más tarde, disfrutaríamos de otras hospitalidades hogareñas, pero nunca, ¡jamás!, olvidamos aquélla que nos brindaron el viejecillo de Carentán y las señoras de Cherburgo.


LEALTAD Y GRATITUD

Estábamos en una isla del Caribe, cuando estalló la segunda guerra mundial. Teníamos a nuestro cargo, en un gran diario, la información cablegráfica y el correspondiente comentario marginal, que ese día titulamos: “¡Viva la Francia!”. Y la noche trágica de la ocupación de París y la del armisticio de Compiegne, escribimos los títulos -¡no nos avergonzamos de decirlo!- con los ojos del cuerpo y del espíritu, empapados de lágrimas, así como en ocasión de la catástrofe de Dunkerque.

Después, ya en Chile, iniciamos esta FERIA DEL MUNDO, en un gran matutino de Santiago, un 14 de julio , con una evocación de la Toma de la Bastilla. Eran horas, días y noches obscuros para Francia, pero nosotros, entonces como hoy, creíamos, amábamos y esperábamos el milagro de la resurrección del gran país, pulso, corazón y espíritu de nuestro mundo grecolatino, occidental y cristiano, a base de sus poderosas e inagotables reservas culturales, espirituales y morales, más allá y por encima de circunstancias y errores de política transitoria; como substantividad histórica, eterna en el tiempo y en el espacio.

E N V Í O

Para esta amable, humana y dulce Francia de nuestros mejores recuerdos; para sus ciudades, su mar y su tierra; para el viejecillo de Carentán y su nieta; para las señoras que nos ofrecieron en Cherburgo, pan, vino y manteles, va la ofrenda de esta lluvia de palabras, en momentos de dolor, de amargura y de pesadumbre, ante la gloriosa y heroica catástrofe de Dien-Bien-Phu .

(Artigo publicado no xornal El Sur, na cidade de Concepción en Chile o día 14 de maio de... 1956)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 14-05-2011 01:00
# Ligazón permanente a este artigo
A CULTURA ALEMANA

Na columna que presentamos hoxe RSP refírese a unhas xornadas desenroladas en Santiago de Chile no ano 1954 e adicadas a divulgar a cultura e o arte alemán. Música, pintura, literatura e filosofía conforman esa "outra Alemania" modelo e exemplo para moitos (no que se inclue RSP)de cultura inmortal...


11 de mayo de 1954
LA CULTURA ALEMANA


Por Ramón Suárez Picallo

Patrocinada por el Instituto Chileno Alemán de Cultura y del Excmo. señor Embajador de la República Federal Alemana, está desarrollándose en Santiago una semana destinada a divulgar y exaltar diversos aspectos del Arte y de la Cultura germánicas. Conciertos de sus músicos clásicos. Recitales de obras de sus grandes poetas. Una exposición de obras pictóricas y varias conferencias, sobre temas de alto interés universal, científico, histórico y literario, forman el programa de la jornada.

Durante las dos grandes guerras mundiales, que agobiaron a la Europa y a otros continentes del Mundo, en lo que va corrido del presente siglo, hemos estado, en esfuerzo, en espíritu y en acción, frente y contra una Alemania, dispuesta a conquistar la hegemonía universal por la fuerza de las armas. Y una buena parte de nuestra inquina, estribaba en que nosotros respetábamos y admirábamos a “otra” Alemania: a la Alemania de “Kultur Kampf”, o sea, la Alemania de la lucha por la cultura. Ésta la conocimos a través de las divulgaciones que hicieran de sus valores universales, don José Ortega y Gasset y los “Krausistas” españoles, de la famosa Instituciones Libre de Enseñanza. Y, guiados por estas orientaciones, leíamos luego a sus escritores y poetas y, también sin entenderlos mucho ni muy a derechas, a algunos de sus filósofos: Kant, Hegel, Marx y Splenger. ¿Y por qué no? Al amargado Schopenhauer, al chiflado Nietzche y al fiero individualista Max Stirner. Pero fueron sus músicos, cuyas obras escuchamos en horas de mucha angustia, quienes nos hicieron la Alemania que nunca puede morir, porque ella siempre vivirá en el Reino Alado de la Gracia y de la Belleza.

Por eso, después de haber sido reiteradamente derrotada en el mar, en el aire y en la tierra la Alemania férrea y belicosa de los Federicos y de los Guillermos; de los Bismarck de los Hinderburg y de los Hitler, resucita hoy potente y vigorosa de un montón de cenizas y ruinas, como el Ave Mitológica, la Alemania de las grandes reservas espirituales del Arte, de la Ciencia y de la Cultura auspiciada por sus magníficos obreros, por sus industriales progresistas, por sus sabios, por sus estadistas y por sus pedagogos.

Esta Alemania eternamente creadora trabajando ahincadamente en las usinas, en los laboratorios, en las universidades, en las fábricas, en los talleres, sobre la tierra y sobre el mar, a modo de pieza maestra en una Europa, culta, civil y civilizada, bajo las bienaventuranzas de la Paz y de Libertad.

Y ahora dejemos que los historiadores chilenos vuelvan a hablar de la influencia que Alemania tuvo y sigue teniendo aún en nobles y fecundas actividades de la vida nacional, mientras nosotros recordamos que en la Poesía Romántica de nuestro idioma, figuran dos astros de primera magnitud, de pura ascendencia alemana: Hartzenbursch y Gustavo Adolfo Bécquer. Dignos y magníficos discípulos de Hauptman, de Heine y de Schiller, con su tanto y cuanto de Lord Byron y del Duque de Rivas.

Y por aquello de que son perfectamente compatibles los versos y los granos, las letras y las músicas, las grandes usinas industriales y las mínimas artesianas, nosotros saludamos, cordialmente, estas jornadas de exaltación y divulgación de la cultura alemana, como símbolo de cuanto es capaz de hacer inmortal a un pueblo o a una comunidad de pueblos.


(Artigo publicado no diario El Sur,na cidade de Concepción -Chile-, o día 11 de maio de ... 1954)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 11-05-2011 22:26
# Ligazón permanente a este artigo
MORAL PARISINA EN 1950
RSP comenta as disposicións que dicta a Prefectura de Paris en 1950 con respecto á moral e "boas costumes" nas salas de espectáculos da capital francesa,e que lle lembra os sermóns do cura da sua aldea que falaba das malas costumes que viñan da Francia...


9 de mayo de 1950

La Feria del Mundo
Por Pick–Up (Ramón Suárez Picallo)

LA MORAL Y LOS PECES DE COLORES


La Prefectura de París ha publicado un decreto en el que se ordena la prohibición terminante de diversos números muy en boga últimamente, en ciertas salas de diversiones baratas de la Ciudad Luz.

Monsieur el Prefecto comienza sus interdicciones con las películas de carácter “atrevido” en defensa de la moral, la castidad y la pureza de sentidos e intenciones de la adolescencia y de la juventud parisienses; arremete después con las mujeres boxeadoras, a las que excomulga también, entiendo que una dama que ejercita la profesión de dar y recibir puñetazos en el rostro realiza “tareas impropias de su sexo”. Y, por último, en defensa de la vida y del decoro de los animalitos indefensos de carácter alado –patos, pollos, gansos y otras aves de corral– no permite que estos bichos sean ofrecidos en premio, por hazañas artísticas o deportivas, ni vendidos en lugares de entretenimientos. Los únicos animales vivos que se torean en tales sitios, y que pueden ser objetos de premios –aparte de algunos clientes - como dádivas o negocios, son:

Los peces de colores. No sabemos por qué los pobres y tontos peces de colores, cautivos en redomas de vidrio o pequeños pozos artificiales de salón e invernadero, han sido dejados fuera de la severa protección del señor Prefecto de París.

A lo mejor, el alto funcionario no es un gastrónomo y supone, por esa razón, que las gentes que se comen los gansos, los pollos y los patos que les regalan de premio no se comen los peces de colores; gravísimo error del señor prefecto, porque en algunos restaurantes de su ciudad se los sirven fritos a los turistas neurasténicos y extravagantes, como les sirven jilgueros, verderoles, ruiseñores y pardillos, tan deliciosos cantores en días y noches a la vera de los ríos, como ínfimos e insípidos platos de ave, servidos en la mesa de un restaurante, como el Olympia o el Poccardi, pongamos por caso.

Y en cuanto a lo de prohibir las películas llamadas atrevidas, y los espectáculos donde aparecen señoras sin ropa ni por arriba ni por abajo, bailando o boxeando, en un indicio bien claro de que en Francia, después de muchos años de ausencia de la cosa pública, gobierna un catolicismo moralizante a toda costa, morigerado, pechoño y de buenas costumbres, que quiere reivindicar el prestigio moral de la cara Lutecia, muy vapuleado, precisamente desde púlpitos, altares y confesionarios, desde un siglo para acá.

Aún recordamos a nuestro viejo párroco, bondadoso y rural, clamado en sus sermones dominicales contra “París de Francia”, de donde venían según él, todas las abominaciones y malas costumbres que habían invadido hasta su feligresía; bailar el tango y otras danzas “agarradas” en vez de la jota y la muiñeira, en las que entre bailador y bailadora hay tres metros de distancia; quedarse la moza en la fuente del lugar después del toque de ánimas, paliqueando con el galán; comer tortillas con jamón y chorizos en plena cuaresma; llegar a la misa después del primer evangelio y oírla como quien oye llover, distraídos los hombres mirando a las mujeres, y viceversa; todos los cuales horrores de impiedad e inmoralidad venían de París de Francia y de sus condenados libros, escritos por unos tales Zola, Víctor Hugo y otros hijos del Averno de igual o parecido jaez y catadura.

Y eso que nuestro buen cura no había visto en toda su vida un Burlesque, una boite, una bailarina, una cupletera, ni mucho menos, una mujer boxeadora.

Por eso, el decreto que comentamos le parecería de perlas al viejo sacerdote; pero nosotros, pobres pecadores, que conocemos París y que nos parece una deliciosa ciudad, precisamente por sus elegantes “atrevimientos”, nos tememos mucho que Monsieur el Prefecto, con su disposición prohibitiva, le cause un gran perjuicio. Por de pronto, un descenso en las entradas de la Municipalidad provenientes de las salas de espectáculos; otro por falta de turistas, ya que hoy son poquísimos los que van a ver el Louvre, los inválidos y el Arco de Triunfo. En cambio, aumentará el número de los que se aburren, con todas las consecuencias políticas, morales y sociales que suele traer consigo el aburrimiento.

Mientras tanto vaya nuestro pésame a los peces de colores, que ellos sí, podrán seguir siendo vendidos, comprados y obsequiados, con muchísimas posibilidades de ir a parar a la sartén.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 9 de maio de... 1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 09-05-2011 00:31
# Ligazón permanente a este artigo
VALPARAÍSO

Novo artigo adicado a Valparaíso e que según RSP é unha das cidades máis coñecidas das terras americanas e ademáis "é a cidade máis universal de todo o Océano Pacífico do Sur e, as suas xentes, teñen cabal conciencia desta xerarquía"...


3 de mayo de 1947

EUFONÍA Y GRACIA DE VALPARAISO


Por Ramón Suárez Picallo

Cuando los españoles bautizaron a Valparaíso con su bello y eufónico nombre, quizá tuvieron en cuenta, además de la gracia de su paisaje, la vieja tradición peninsular, que hace de la toponimia un poema, no siempre concordante con la realidad sensible. Y, aunque ellos bautizaban y construían para la inmortalidad, es posible que no sospechasen la magnitud que en el futuro había de tener, para Chile y para la vida marítima del Continente Sudamericano, la blanca villa marinera.

Valparaíso fue, durante muchos años, punto inicial y terminal, del ir de Chile para el mundo y del venir del mundo para Chile, por las rutas marinas. De ahí la anchura de su espíritu y su universalidad, porque Valparaíso es, espiritualmente, la ciudad más universal de todo el Océano Pacífico del Sur y sus gentes tienen cabal conciencia de esta jerarquía. Y así como desde lo alto del Alcázar de Toledo se siente el Imperio de Carlos V, desde lo alto del Cerro Alegre de Valparaíso, siéntese el mar incitando al viaje y a la aventura hacia todos los vientos de la Rosa.

Puede que en muchas partes del mundo haya quién no conozca Chile ni tenga noticias de su existencia; pero pocos habrán que no sepan de Valparaíso, como puerto de América, cuyo nombre es de los que, escuchado una vez, se queda para siempre en la memoria por su eufonía y por su gracia.

¿Que a qué viene este elogio? Pues viene a que tal día como hoy, el 03 de mayo de 1839, se dispuso por quien tenía autoridad para disponerlo, que Valparaíso ostentase junto con sus antiguos títulos de Ciudad Noble y muy Leal, los de Benemérita y Esclarecida, por los valiosos servicios prestados a la Patria en la campaña restauradora del Perú, cuando la nación hermana, amiga y vecina estaba uncida al carro “confederal” del Mariscal Santa Cruz. Antes y después, escribió Valparaíso otras páginas en la Historia de Chile, que la hacen en verdad, acreedora a los cuatro títulos. Y aún a más títulos. Por lo de pronto a otros dos; los de muy bella y amable, debruzada a modo de solana chilena sobre las rutas que llevan a todos los mares, tierras y continentes.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 3 de maio de ... 1947)
Outro artigo de RSP sobre Valparaíso
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 03-05-2011 00:49
# Ligazón permanente a este artigo
FINLANDIA EN 1944
A declaración de independencia de Finlandia adoptouna o parlamento de Finlandia o día 6 de decembro de 1917. A través dela, Finlandia deixou de ser un Gran Ducado ligado ao Imperio Ruso, e volveuse un estado soberano e independente.
Por diversas razóns o seu goberno uniuse a nefasta causa de Hitler e RSP, que sinte aprezo polo pobo finés, manifesta a sua tristura polo oscuro porvir que lle espera ao remate da 2ª Guerra Mundial pois os seus gobernantes acaban de rexeitar un armisticio de paz ofrecido pola Unión Soviética...


26 de abril de 1944

FINLANDIA


Por Ramón Suárez Picallo

De todos los países satélites, que giran en la órbita del Reich totalitario; es Finlandia el que nos ha sido siempre más simpático. Nación culta, democrática, tolerante, vinculada espiritualmente a la ejemplar comunidad de los pueblos escandinavos, no puede comparársela con ninguna otra, de cuantas sirven en la guerra actual, la causa antidemocrática.

Por motivos geográficos e históricos, fatales, que no es del caso examinar aquí, Finlandia se encontró, de la noche a al mañana, con su independencia, su soberanía y su integridad nacional en peligro, víctima de manejos diplomáticos, de ambiciones y de designios estratégicos, ajenos por entero al espíritu de su pueblo pacífico y de su índole netamente democrática. Los gobernantes y diplomáticos finlandeses, no supieron estar a la altura de las circunstancias, adoptaron posturas falsas, y reaccionaron por una viceversa negativa, que llevó al país a una especie de callejón sin salida. El antisovietismo de los dirigentes finlandeses -inspirado por los militaristas y reaccionarios de Mannherheim y compañía- desvirtuó y perjudicó el signo nacional finlandés, justa y altamente acreditado en todo el mundo. En la guerra de España, pese al recuerdo de Ganivet, la Finlandia “oficial”, sirvió incondicionalmente al nazifascismo. Su legación en Madrid, fue un enorme centro de espionaje; no se conmovió, poco ni mucho, con la desgracia de Checoslovaquia, la nueva nación que en espíritu, y en normas políticas más “se le parecía”; coqueteó con la “neutralidad” de los siete poderes de Oslo, aquella desdichada postura que le abrió a Hitler las puertas de la invasión de siete naciones; quiso estar “a dos manos” y bien con Dios y con el Diablo, y un día sintió sobre su tierra, la fuerza invencible de una invasión, sin que nadie de sus amigos, saliese en su defensa.

Hemos defendido a Finlandia con la palabra y con la pluma en aquella oportunidad; hemos dejado de defenderla, cuando salió de un mal soto, para meterse en un soto peor, cuando se sumó a la causa nazi, con armas y bagajes, olvidando que los nazis no la habían defendido en las horas aciagas y tristes, porque a la sazón, eran “amigos” –o lo parecía– de quienes habían atacado a Finlandia.

Y, la noche memorable, en que Hitler, por mal de sus pecados, sellando la destrucción de su Tercer Reich, declaró la guerra a la Unión Soviética, declarando que lo acompañaban en la infortunada aventura, Rumania y Finlandia, hemos exclamado con pena: ¡lo sentimos por Finlandia!.

Aún, así y todo, las grandes democracias, trataron de salvar de la catástrofe al simpático país escandinavo, lapón, y siguieron manteniendo con él relaciones diplomáticas; sin duda, debido a tal circunstancia, la Unión Soviética, a pesar de lo que Finlandia le ha significado estratégicamente, como enemiga, en una guerra a muerte, tuvo con ella consideraciones de especial generosidad, con la esperanza de apartarla del núcleo de sus enemigos.

Y, últimamente, le ofreció unas condiciones de paz que no le ofrecerá a ninguno de los otros países que están en guerra con ella; esas condiciones, dictadas por un país enorme y triunfador a un país pequeño y derrotado fueron declaradas aceptables universalmente, aún por los elementos más ponderados de las democracias. Los gobernantes finlandeses, rechazaron esas condiciones, persistiendo con tenacidad digna de mejor causa, en sus viejos y trágicos errores, con lo cual se juegan definitivamente el integral destino de su Patria, llevándola a compartir la negra suerte que les espera a los vencidos en el campo de batalla, o sea, a la rendición incondicional y al sometimiento, absoluto y justo a los vencedores. Por tal motivo, y según noticias de última hora, los postreros y generosos protectores de Finlandia -los Estados Unidos de Norteamérica- estarían dispuestos a romper con ella todo vínculo, y dejarla librada a sus escasas y muy melladas fuerzas en vísperas de la total derrota,

He aquí un país digno de mejor suerte y de mejores gobernantes; y como la noche en que se sumó a la mala causa de Hitler, tenemos que repetir, con verdadera tristeza: ¡lo sentimos por Finlandia y nos condolemos por su sombrío porvenir!


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 26 de abril de ... 1944)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 26-04-2011 01:32
# Ligazón permanente a este artigo
ALCALDE PREOCUPADO POR SANTIAGO DE CHILE

Santiago de Chile en 1950.Galería Darregotipo.

José Santos Salas foi alcalde de Santiago de Chile dende abril de 1946 ata xaneiro de 1950 e acadou sona por crear distintas comisións que lle deron un gran impulso a cidade como a "Comisión de Amigos do benestar", "Comisión da Amigos da Historia de Santiago" ou a "Comisión de Amigos da beleza" da que nos fala no seu artigo RSP...


17 de marzo 1947

UN ALCALDE QUE AMA LA BELLEZA


Por Ramón Suárez Picallo

Don José Santos Salas, Alcalde y Lord Mayor, de esta ciudad de Santiago del Nuevo Extremo, se ha declarado públicamente, amigo de la belleza y de la estética urbanística. En efecto, le dijo a un colega del mediodía, que es grande preocupación suya crear un Mercado Modelo de flores junto al río Mapocho, pavimentar varias calles y transformar diversos lugares de recreo, que en la actualidad chocan con la decencia y con el buen gusto. Ya era hora que la capital de Chile, tuviera un edil con semejantes preocupaciones; porque, a la verdad, lo necesitaba mucho. La incuria popular, la fobia contra lo hermoso y la despreocupación de quienes tenían a su cargo estos aspectos y problemas de la vida ciudadana, están haciendo de una ciudad bellísima un conglomerado poco menos que inhabitable para la gente civilizada.

Ahí están para demostrarlo, los bancos de las más bellas plazas, sin maderas para sentarse; los vestigios inequívocos de los ciudadanos que hicieron sus necesidades fisiológicas, mayores y menores, en las puertas de la Biblioteca, del Museo y hasta de la Suprema Corte de Justicia; los jardines, parques y plazas, con los rosales y las claveleras mutiladas por manos alevosas e impías. Falta en Santiago, la emoción del ciudadano, puesta por entera al servicio de la ciudad y de su belleza. Los tranvías, los micros, las góndolas y aún los taxis particulares, parecen empeñados en la ingrata tarea de hacer insufrible la vida santiaguina. Los comercios, por su parte, desde las tiendas más empingorotadas, hasta los puestos de frutas y de flores se asemejan a un concurso de fealdad, de mal gusto y de falta de limpieza, dedicados a elegir alevosamente al sentido de la vista.

He aquí que admiremos la decisión alcaldicia de poner orden y concierto en el tremendo caos urbanístico en la ciudad. Es una tarea de titanes, a la que quiere hacer frente el doctor Santos Salas. No le arrendaremos la ganancia; pero si sale victorioso de su noble empeño, le aplaudiremos con las dos manos y pediremos para él el bronce y el mármol en que se perpetúan los grandes héroes militares y civiles.


(Artigo publicado no xornal La Hora de Santiago de Chile o día 17 de marzo de ... 1947)


Esta páxina que hoxe cumple DEZASETE MESES de andaina na rede, ten publicadas 551 entradas (das que 454 son artigos de Ramón Suárez Picallo) e acadou xa as 4.300 consultas.

Actividad municipal de José Santos Salas
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 17-03-2011 00:16
# Ligazón permanente a este artigo
IRLANDA NA SEGUNDA GUERRA
Despois de aclarar a orixe celta de Irlanda, RSP fala do espiritu independentista dos irlandeses,e dos seus erros...


15 de marzo de 1944

IRLANDA EN LA GUERRA ACTUAL


Por Ramón Suárez Picallo

Irlanda es, como Escocia, Cornubia, Armórica, Cambria, Galicia y la Isla de Man, una de las viejas siete naciones célticas que la leyenda bárdica representa en siete puntas de una estirpe y en los siete cisnes blancos de Danians.

Breogán y sus descendientes –Brigos, de donde viene Bretaña; Artabro, de donde viene Artabrarum, y Gha, de donde vienen las Galias y Galicia- son los patriarcas de la común estirpe floreciente y plena, cuando Roma se hizo dueña del mundo occidental, entonces conocido. Había otros núcleos célticos en Italia, Grecia y en la Escandinavia, porque los celtas habían abrazado a la antigua Europa en un arco gigantesco; pero, estos grupos sueltos, eran muy inferiores, en civilización y en cultura política, a los centros ecuménicos mencionados.

Aquel mundo, socialmente colectivista -como lo explica Federico Engels en “Origen de la Familia, de la propiedad privada y del Estado”– organizado, políticamente en tribus, clanes y citanias, dirigido por las mujeres (régimen de Matriarcado), dio mucho que hacer al gran imperio Latino, antes de entregársele y someterse a sus leyes: Junio Decio Bruto, los Escipiones, el propio Julio César, se las toparon fieras con el espíritu independiente de los hijos de Breogán, diseminados y enraizados, especialmente, en las riberas del Atlántico,

Triunfó sobre ellos, la sabiduría política, el Derecho, la milicia organizada, y la cultura latina, que deslumbraron la sensibilidad céltica, y la sumaron a la sutileza Mediterránea, graciosa y ática. La Iglesia, los germanos y las naciones y Estados posteriores, nacidos bajo el signo de la Cristiandad en Europa, herederos políticos de Roma, incorporaron, unas veces de grado, otros por fuerza, a los pueblos célticos. Francia tuvo por suyo a la Bretaña; Castilla y Aragón sometieron Galicia, León, Las Asturias y la Cantabria, e Inglaterra, después de rudas contiendas, sumó a su estado, Gales, Escocia y una parte de “la verde Eirin”, o sea Irlanda.


ESPÍRITU DE INDEPENDENCIA

De todos los pueblos aludidos, fue el de Irlanda el que mantuvo, en todo instante, erguida y combatiente, la bandera de la independencia, sin transacciones ni declives. Contribuyeron a fortificar este espíritu independentista de los irlandeses, muchos factores: El clima y paisajes propios, su índole de admirables agricultores frente a la Inglaterra mercantil e industrial que estimaba en más una oveja, que diese lana a sus telares, que a una familia campesina; y, por último el espíritu católico de Irlanda frente a los trapicheos heréticos y deshonestos del protestantismo anglicano, a partir de Enrique VIII, que rompe con Roma porque la Iglesia no lo divorcia de Catalina de Aragón, para poder casarse con una tal por cual, de oscuro origen, llamada Ana Bolena.

Tales elementos, junto con otros muchos, que serían tema de todo un libro de Historia, hicieron que el llamado “Reino Unido”, de Inglaterra e Irlanda, no pasara nunca del orden puramente jurídico y político, sin llegar, jamás, al terreno de una comunidad espiritual, firme y verdadera. No es del caso reseñar aquí las luchas entre ingleses e irlandeses. Digamos tan sólo que ellas están ilustradas con vidas de santos, de héroes y de mártires, desde San Patricio, al Alcalde de Corck, que se dejó morir de hambre en una cárcel, antes de claudicar, rodeado el edificio de guardias ingleses, mientras una inmensa multitud irlandesa, devotamente arrodillada, decía la letanía de los agonizantes; “Rogad por él”, “rogad por él y por Irlanda”.

Puede, además asegurarse que en el estupendo siglo XIX inglés, iluminado con la excelsa figura de la gran Reina Victoria, y sus estadistas eminentes, el único punto oscuro, es la Isla Céltica, que no se doblega. Guerra Junqueiro, el altísimo poeta portugués, le vaticinaba: “roerá tu corazón, como un cáncer la Irlanda”.

Mas la Inglaterra, con un sentido político que la honra mucho, extirpó el cáncer, concediéndole a Irlanda al final de la pasada guerra la condición de Estado Libre, con la esperanza de que formase parte de la Comunidad de Naciones Británicas, como el Canadá, la Australia, la Nueva Zelandia y el África del Sur, convencida de que tal concesión era lo más conveniente, para mantener la vieja comunidad insular del Reino Unido.


DECLIVE E INCOMPRENSIÓN

Tres grandes partidos lucharon en Irlanda por el Gobierno del Estado Libre; el partido inglés, el Ejército Irlandés republicano, rabiosamente separatista, y el partido de Edmond de Valera, dispuesto, éste último, a realizar una política discreta y moderada, irlandesa, mas no antibritánica.

Edmond de Valera, fue furiosamente combatido por los dos incomprensivos extremos; y hubo un instante en que tuvo que optar, para mantener la Independencia del Estado, en cuya defensa había sido condenado a muerte, perseguido y exiliado político. Y optó por Irlanda, negándole juramento de lealtad a la Corona Británica, único vinculo que podría unir a su país con la vieja metrópoli.

¿Acierto? ¿Error? La historia lo dirá en su día. Lo cierto es que Irlanda soltó sus amarras y quiso navegar, sola, en el mar tempestuoso de la diplomacia europea. En la guerra española, batallones irlandeses que combatieran ardorosamente al imperialismo inglés, lucharon al lado del imperialismo falangista español, que aniquilaba las personalidades nacionales de Galicia, Euzkadi y Cataluña, dentro de la península ibérica. Y, al iniciarse la contienda actual, Irlanda, queriéndolo o no, prestó –y sigue prestándoselo- ayuda a los alemanes en contra de las naciones checa, polaca y austriaca, y acabó con lo que quedaba de autonomía en las propias naciones germánicas.

Es posible que de Valera -cuya honradez política es indiscutible- sea el primero en lamentar tal hecho; pero, es lo cierto, que él no supo, ni sabe, capear con acierto el bravo temporal. Quizá se deba ello a las proximidades de rudos enconos y rencores, clavados en el alma nacional de su pueblo. Mas, un estadista de nuestros días, debe saber levantar el corazón, herido y todo, y darse al interés común de la Humanidad democrática, que si fuese derrotada en esta guerra universal le daría a Irlanda, Estado Libre e Independiente, contados días de vida.

Queríamos hablar aquí del significado que tiene para Irlanda, el llamamiento de los Estados Unidos; cuánto debe El Eire a los descendientes suyos que residen y son ciudadanos de la gran Democracia del Norte y cómo Nueva York fue el refugio amable de héroes y perseguidos irlandeses en las rudas jornadas de lucha; la apelación norteamericana, quizá sea la única que El Eire no puede ni debe desoír, por muchísimas razones. Pero esto puede ser tema de otro comentario.

Digamos, por hoy, que la posición de Irlanda nacionalista, cerrada, rencorosa y egoísta, perjudica a la causa de la libertad y la independencia de cien pueblos, que siempre miraron a la vieja nación céltica, con fraternal simpatía, precisamente en los días en que luchaba por su sagrado derecho de ser libre.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 15 de marzo de...1944)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 15-03-2011 00:57
# Ligazón permanente a este artigo
INUNDACIÓNS EN BOLIVIA NO ANO 1947
As catrástrofes naturais xurden a miúdo e non é de agora. Cando se fundou a cidade de Trinidad en Bolivia en 1687 preto do rio Mamoré, xa xurdiron problemas de inundacións e a cidade foi posteriormente ubicada noutro lugar. A pesares deso seguiron producíndose inundacións, as últimas en 2004 e 2010.
RSP comenta tal dia como hoxe -neste artigo- os graves sucesos de 1947...


1 de marzo de 1947

CATÁSTROFE EN BOLIVIA


Por Ramón Suárez Picallo

La cancillería boliviana se ha dirigido a todos los países de América en demanda de urgente auxilio, para salvar a los 15.000 habitantes de la ciudad de Trinidad, a punto de perecer todos ahogados por el desbordamiento del río caudal que la rodea, agravado por las lluvias torrenciales y persistentes que desde hace varios días se desploman sobre todo su territorio.

Según las impresionantes noticias provenientes de La Paz, la ciudad se encuentra aislada, completamente cubierta de agua y sus habitantes, encaramados en los árboles, sobre tejados y azoteas, esperan minuto a minuto, el auxilio que los libre de una muerte segura y trágica. Ayer por la mañana el Prefecto de Trinidad comunicó que si la evacuación no comienza inmediatamente hoy, la población perecerá irremediablemente y serán las primeras víctimas, 1.500 niños, empavorecidos ante la gran catástrofe.

Fuerzas aéreas de Argentina, Perú y los Estados Unidos, han salido ya de sus bases respectivas, para prestar el auxilio tan angustiosamente solicitado por el gobierno de la nación hermana y amiga.

Chile no podía estar ausente en el generoso ahínco. Chile sabe, como pocos países, de estos grandes cataclismos de la naturaleza, que arrasan en unos minutos o en unas horas, el esfuerzo de siglos con cuantiosas pérdidas de vidas humanas y de bienes.

Por eso, ante el requerimiento del Encargado de Negocios boliviano, señor Madeiros, hecho al Canciller subrogante don Alejandro Ríos Valdivia, el gobierno chileno ha ordenado la inmediata salida de varias unidades de su fuerza aérea llevando al lugar del siniestro todo género de elementos útiles: alimentos, medicinas, ropas y médicos, encargados de prestar sus generosos servicios profesionales a los que vayan siendo evacuados del escenario del pavorosa drama.

Cumpliendo, pues, con alto nivel de vecindad fraternal y de solidaridad humana en la hora del dolor, las alas de Chile están volando a estas horas sobre Trinidad, trazando en el espacio parábolas de esperanza; su esfuerzo, en sentido de salvar vidas en peligro, será patrimonio espiritual y amistoso entre chilenos y bolivianos, de esos que los pueblos conservan siempre como reliquia y como recuerdo.

¡Ojalá que el esfuerzos sea propicio! Mientas tanto, vaya al pueblo boliviano en mensaje de nuestro pesar y de nuestras estimación emocionadas, en estas sus horas de angustia que compartimos como propias.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 1 de marzo de... 1947)
Inundacións en Trinidad (Bolivia)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 01-03-2011 14:04
# Ligazón permanente a este artigo
INDEPENDENCIA DA REPÚBLICA DOMINICANA

En 1944, ao cumplirse os cen anos da independencia da República Dominicana, RSP escribe este artigo no que conta de xeito resumido a historia da illa compartida con Haití, así como os eventos maís significativos .A República Dominicana foi lugar de acollida de exiliados -tamén de Ramón- aínda que da sua estadía no lugar temos ata agora escasas referencias e ainda que sabemos que escribiu nos xornais do país, non temos documentos ao respecto.


26 de febrero de 1944

CUMPLE MAÑANA CIEN AÑOS DE VIDA INDEPENDIENTE LA REPÚBLICA DOMINICANA


Por Ramón Suárez Picallo

Efectivamente, el día 27 de febrero de 1844, Juan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez y Ramón Mella, líderes de una asociación patriótica dominicana secreta, llamada “La Trinitaria”, se trasladan a la “Puerta del Conde” de la ciudad primada de Indias de Santo Domingo de Guzmán, para cumplir un sagrado juramento: proclamar la Independencia del antiguo Haití español, y separarlo del dominio haitiano, de origen francés que lo ocupaba desde el 9 de febrero de 1822. La proclamación significó el nacimiento de una nueva República americana, inscrita en el índice de los pueblos libres del mundo, con el nombre de República Dominicana. Tiene por lema: “Dios, Patria y Libertad”, y por escudo blasonado un libro abierto de los Santos Evangelios, sobre los colores rojo y azul, cubiertos con una cruz blanca. Es su lengua oficial la castellana, su religión la católica y su sistema político constitucional, el republicano, representativo y presidencialista. Su población actual es de un millón y setecientos mil habitantes. Comparte con Haití la soberanía de la Isla de Santo Domingo, descubierta por Cristóbal Colón en noviembre de 1492, y bautizada con el nombre de La Española; se llamó más tarde, Santo Domingo, siguiendo el nombre de su primera ciudad, y después retornó a su antiguo nombre primitivo de Haití, que quiere decir “tierra de altura”.

Santo Domingo es matriz y cuna de la cultura española en América; allí se construyó la primera iglesia, el primer hospital, la primera ciudad, la primera Real Audiencia, el primer Virreinato y el primer Colegio Mayor de las Américas –el de Santo Tomás de Aquino-, más tarde y actualmente Universidad dominicana. De allí salieron para realizar sus estupendas hazañas, Vasco Núñez de Balboa, Francisco Pizarro, los Grijalbo y los Orellana. Allí estudió, pensó y conquistó para el cristianismo el primer indio de América, llamado Enriquillo, Fray Bartolomé de las Casas. Allí escribió Tirso de Molina algunas de sus obras más famosas, y una buena parte de “El Condenado por desconfiado”.

Y, actualmente, la antigua y primada ciudad de Indias, Santo Domingo de Guzmán (hoy llamada Ciudad Trujillo), es archivo, museo y relicario, de inestimables recuerdos colombinos, incluso de los restos del Almirante, que reposan en su Basílica Catedra.

Orgullosos de tal estirpe y abolengo hispánico, el pueblo dominicano, tuvo que ver con amargura, los cambios constantes de soberanía y que lo sometió la diplomacia de la Metrópoli. En 1597, por el tratado de Rinswick, España cedió a Francia la parte occidental de la Isla (llamada propiamente Haitì); y, en 1794 por otro tratado –el de Basilea, si no recordamos mal– le fue cedido el resto español de la Isla, o sea la actual República Dominicana. Francia la ocupó con sus colonos haitianos, de raza morena y orígen esclavo, hasta que, en 1809, fue reconquistada la parte española de la Isla, en nombre de la vieja Madre Patria, después de haber sido derrotado, por el general dominicano Juan Sánchez Ramírez, el único ejército napoleónico que luchó en este hemisferio.

El 1 de diciembre de 1821, el doctor José Núñez de Cáceres, proclama el Haití Español independiente de España y realiza gestiones ante Simón Bolívar, para incorporarlo a la gran Colombia; las gestiones fracasaron –Bolívar era amigo de Petién, Presidente de Haití– y la llamada “independencia efímera” de Santo Domingo, duró tan solo nueve semanas; desde el 1 de diciembre de 1821 al 8 de febrero de 1822.

Fracasado el intento independentista del doctor Núñez de Cáceres, Haití ocupó toda la Isla. Los historiadores discuten, aún hoy, acerca de si el acto de Haití fue una invasión propiamente dicha o una ocupación pacífica con apoyo incluso se sectores del país ocupado.

La ocupación haitiana dura 22 años, desde el 9 de febrero de 1822, hasta el 27 de febrero de 1844; la terminación de la soberanía de Haití, se señala con el nacimiento de la República Dominicana, o sea con la efemérides centenaria que comentamos y celebramos hoy.


DURANTE CIEN AÑOS

No fueron plácidos, ni pacíficos, ni del todo siempre creadores, los cien años de vida independiente de la pequeña república isleña y antillana. Tuvo tremendas luchas civiles intestinas y Haití, durante muchas décadas siguió mirando a los dominicanos como a insurrectos y separatistas. Ambos peligros acechaban a la nueva República, especialmente en 1861, cuando Pedro Santana, que era Presidente, acuerda reincorporarla a España como Colonia; la reincorporación halló fuerte resistencia en varios sectores del país. España ocupó a Santo Domingo, con tropas peninsulares, desde marzo de 1861 hasta julio de 1865, fecha en que fue, de nuevo, restaurada la República. El 29 de noviembre de 1916, la República Dominicana fue ocupada también por tropas norteamericanas, que ejercieron allí poder y soberanía, hasta el 12 de julio de 1924, fecha que los dominicanos consideran inicial de su Tercera y actual República.

En 1930, la República Dominicana, por causa de acontecimientos políticos que no queremos comentar aquí, sufrió una notable transformación. Desde entonces hasta hoy, sus progresos materiales han sido verdaderamente extraordinarios. Urbanización de ciudades, construcción de puentes y caminos, creación de colonias agrícolas, de nuevas industrias y de institutos científicos y culturales en todo el país, junto con el disfrute de una paz civil imperturbable. Y esta efemérides, ha de ser celebrada con alegría por sus hijos, admirables por su hospitalidad, su cultura y su finura espiritual verdaderamente exquisita.


UNIVERSIDAD

En el orden material, son famosos en todo el mundo, algunos productos de la tierra dominicana: sus maderas preciosas como caoba, el espinillo y la sabina: su tabaco, su cacao, su azúcar y su café, sin contar las frutas tropicales: la piña, el plátano, el aguacate y el mango, de olor y sabor sin igual en todo el trópico americano.

Espiritualmente, la República Dominicana, forma parte del grupo de las Naciones Unidas, pues le declaró la guerra al Eje después de la agresión de Pearl Harbour; es asilo de más de mil refugiados republicanos españoles, y de muchos centenares de exiliados judíos, checos, austríacos y alemanes. Fue, junto con Colombia, propulsora de la idea de una Sociedad de Naciones Americanas, y es allí evangelio la doctrina de la más cerrada solidaridad y buena vecindad hemisferial, proclamada por el Presidente Roosevelt.

Poetas, escritores, novelistas y ensayistas dominicanos, son leídos y estimados en todo el Continente. Además de la capital (Ciudad de Trujillo) tiene la República otros importantes centros de cultura vivos y magníficos: Santiago de los Caballeros, La Vega Real, San Pedro de Macorís, Puerto de Plata y La Romana, son pequeñas Atenas, con magníficos grupos de intelectuales jóvenes, curiosos y atentos a todas las inquietudes y esperanzas del mundo que viene.

Preside la República, por tercera vez, a los 50 años de edad, el generalísimo y doctor Rafael Leonidas Trujillo y Molina, con un Senado y una Cámara de Diputados y los organismos del Poder Judicial, funcionando regularmente. Tal, una breve, semblanza de la República Dominicana, que cumple mañana cien años de vida independiente; la tierra que amó Colón, cuna y matriz de la civilización cristiana y española en América, pedazo caliente y jocundo de las Antillas, en el Mar Caribe, abierto a todos los vientos de la Rosa.

Toda América la saluda, hoy con fraternal alborozo; y lo hacemos, con especial fervor, quienes hemos disfrutado, en horas muy tristes, de su pan y de su paz, y hemos sentido en el cuerpo y el alma ateridos por el frío de derrotas y desilusiones, el calor vivificante de su sol esplendoroso.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 26 de febreiro de ... 1944)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Pobos, cidades e lugares - Publicado o 26-02-2011 01:41
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal