A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

LUIGI PIRANDELLO

Beve comentario -como é habitual nos escritos de 1951- sobre Pirandello e a súa obra "O difunto Matías Pascal..."


3 de julio de 1951
LA FERIA DEL MUNDO
(Recopilación de “Cien Autores Contemporáneos”, de Lenka Franulic)

LUIGI PIRANDELLO


Por Ramón Suárez Picallo


A los veintitrés años, Pirandello fue inducido por otro escritor siciliano, Luigi Capuana, a dedicarse a la novela, y en los veinticinco años que siguieron, publicó veinte volúmenes de cuentos y tres novelas, además de una colección de conferencias sobre el “Humor”. Su célebre novela “Il fu Mattia Pascal” (El Difunto Matías Pascal) (1904) fue relativamente poco leída durante dieciocho años y solamente cuando el genio de su autor se destacó en el teatro, la gente se dio cuenta de la existencia de esa obra, que ha sido traducida a casi todos los idiomas del orbe civilizado, siendo considerada hoy en día como una de las novelas cumbres de la literatura contemporánea. “El Difunto Matías Pascal” es la historia de un hombre que se finge muerto, a fin de comenzar una nueva vida, en una atmósfera diferente, bajo otro nombre.

Todos los esfuerzos resultan vanos, y de su intento de escapar a su propio YO, surgen, con asombrosa naturalidad, aventuras desconcertantes, que, impregnadas de un insuperable realismo, sobrepasan en fantasía a las más fecundas creaciones del genero imaginativo.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 3 e xullo de... 1951)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 03-07-2011 00:04
# Ligazón permanente a este artigo
ENRIQUE DÍEZ CANEDO, poeta e crítico literario
Obituario adicado ao extremeño Enrique Díaz Canedo(1879-1944) poeta, traductor e crítico literario español que faleceu no exilio en México.Como de costume, RSP inclue no artigo anécdotas persoais do autor cando visitou Compostela en 1937.


(blog.flickr.net/es)

10 de junio de 1944

ENRÍQUE DIEZ CANEDO


Por Ramón Suárez Picallo

La noticia nos vino como un escopetazo. Enríque Diez Canedo ha muerto en México, donde residía como exiliado político, desde el término de la guerra española, ¡Enterrado en destierro como Machado, como Reparaz, como Zozaya, como Serra Hunter, como Gabriel Alomar, y como otros muchos intelectuales españoles lanzados de la patria en alas del huracán de crueldad, de muerte y de desventura!

Dentro de la amargura que nos causó la noticia a los que fuimos admiradores y amigos del insigne escritor, tuvimos el paliativo amable que nos brindó la emoción compartida por los sectores periodísticos e intelectuales chilenos, que sin distinción de matices, tienen para el maestro palabras de encomiástico recuerdo. Merecida tenía Diez Canedo la universal admiración de América. Pocos como él de la rica pléyade de escritores españoles que siguieron a la generación del 98, estuvieron más atentos a las manifestaciones literarias de la América que habla castellano, para glosarlas, animarlas, comentarlas y escogerlas como patrimonio de una heredad común que quería ver acrecentada. Diez Canedo fue, en España, el comprensivo divulgador de cuanto nuevo, bello e interesante, produjo el idioma común, en todo lo que va del siglo a lo largo y a lo ancho de sus dominios geográficos y espirituales. No sólo en sus trabajos escritos –ejemplares de crítica constructiva– sino que también en su cátedra y en sus tertulias amicales, realizaba su alto maestrazgo.

A su vez fue con Azorín y Cansinos Asens, el revelador, en América, de los nuevos valores españoles coetáneos y posteriores a Federico García Lorca. En este sentido, la curiosidad de Diez Canedo, llegó hasta el dominio absoluto de las literaturas particulares ibéricas, que no tenían secretos para él. Las letras gallegas y catalanas, desde Rosalia de Castro y Maragall, a Manuel Antonio y Segarra respectivamente, fueron estudiadas en el propio medio en que nacieran, como expresión de una atmósfera lírica y de unas ansias incontenibles de personalidad diferenciada.

Uno de los penúltimos recuerdos que conservamos del maestro, es de Santiago de Compostela. Se preparaba el centenario del nacimiento de Rosalía, que no pudo realizarse por causa de la guerra civil –1937– y figuraba entre los números del programa de peregrinación de escritores y poetas a pie, de Compostela, donde había nacido, a Padrón, a la santa casa donde ella había vivido, escrito y muerto. La presidirían Castellanos, Andaluces, Catalanes, Vascos y Portugueses en representación de la variedad peninsular. Al frente irían Azorín y Diez Canedo, los grandes divulgadores de la obra gallega rosaliana.

El Comité de Cooperación Intelectual de Santiago, le ofreció a Diez Canedo un anticipo del romaje y lo llevó a las orillas del Río Sar, en Rois, donde le dio un “almuerzo lírico” con ostras, lampreas y otros frutos de la vieja Iria Flavia.

Diez Canedo dictó allí una de sus mejores lecciones sobre la sustancial variedad española, y sobre su trasunto en las literaturas particulares, tan ricas en matices espirituales y líricos como hijas, cada una, de su propio paisaje.

Tales particularidades, variedades y matices en torno a una comunidad de vieja estirpe latina, en cualquier punto que se diesen –en Europa o en América– eran para él, garantía de eternidad de los hispánicos, reflorecido aquí, cuando decaía allá para volver a renacer después en un ciclo de inagotable juventud.

Perteneciente a una generación liberal, democrática e idealista, Diez Canedo sirvió a la República como diplomático, como escritor y como profesor; pero la sirvió aún más dándole el prestigio de su nombre, de su vida, de su obra y, ahora el de su muerte en destierro por haberla servido con lealtad.

La muerte de Diez Canedo, es ciertamente una pérdida para las letras de lengua castellana; pero es también, para la democracia que lo tuvo por paladín y por rendido servidor, empuñando la pluma como arma de combate.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o día 10 de xuño de... 1944)
Biografía
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 10-06-2011 07:51
# Ligazón permanente a este artigo
CARLOS MARX e O CAPITAL
No artigo que difundimos hoxe, RSP comenta unha nova edición correxida de "O Capital"polo diario Pravda e fai referencia as cinco leis nas que se basa a doctrina de Marx e, despois de falar do autor, conclue que correxir e enmendar a sua obra pode que non sexa o mellor...

23 de mayo de 1950
La Feria del Mundo

CARLOS MARX, CORREGIDO Y AUMENTADO EN MOSCÚ

Por Ramón Suarez Picallo

El diario la “Pravda”, de Moscú, órgano oficial del Partido Comunista ruso, y por ende, del Gobierno de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, informa en su número del día 19 del corriente mes de mayo, sobre una nueva edición de “El Capital”, de Carlos Marx, “corregida” por los censores oficiales del primer Estado Socialista del mundo.

El viejo periódico moscovita, en un editorial de seis columnas, publicado en su primera página, trata de justificar una serie de “correcciones y cambios necesarios”, introducidos en el famoso libro, en el que el padre del socialismo científico explica las cinco leyes que sirven de base a su Doctrina: a saber:

1ª - La concentración en pocas manos, de los medios de Producción y de Cambio, determina por ley fatal y catastrófica, un estado de incompatibilidad entre la gran mayoría productora y la ínfima minoría, poseedora de los productos y del trabajo de los desposeídos (teoría fatalista y catastrófica de la Revolución Social).

2ª - Toda la Historia de la Humanidad, aún aquellos episodios que aparecen como más idealistas, inspirados en ideales religiosos (las Cruzadas y la lucha de los pueblos cristianos contra las invasiones musulmanas) son, simplemente, episodios de la Historia de la Lucha de Clases: patricios y plebeyos en Roma; siervos y señores en la Edad Media, y proletarios y burgueses en los tiempos contemporáneos, después de la Revolución Francesa. (Teoría Marxista de la Lucha de Clases).

3ª - Las formas políticas, sociales, jurídicas, literarias y filosóficas que rigieron y rigen la vida de las Naciones y de los Estados, son simples manifestaciones reflejadas en las formas económicas de la producción. (Teoría del Materialismo Histórico).

4ª - El régimen capitalista, por causa de las contradicciones económicas, determinadas por las leyes de la superproducción y de la plusvalía (un país que quema su trigo o arroja al mar su café, por no rebajarle el precio, mientras que en el país vecino se carece de estos productos, y lleva, fatalmente, en sus entrañas el género de su propia disolución). (Teoría de la disolución automática del régimen capitalista).

5ª - La clase media y la pequeña burguesía, son desalojadas de la vida económica por la técnica, la maquinaria y los grandes progresos industriales. Los trabajadores que sirven estas manifestaciones de la producción se “proletarizan” y se colocan social y políticamente, al lado de los obreros para derribar a la minoría poseedora, que los ha desalojado de la dirección económica, convirtiéndolos en parias con vida muy insegura.

Estas son, esbozadas a grandes rasgos, las cinco leyes trazadas por Carlos Marx, que le sirven de base y fundamento al socialismo llamado científico, concretadas en su libro maestro titulado: “El Capital”, definido por el autor como trabajo acumulado y no pagado a los trabajadores que lo han producido.

Carlos Marx, nacido en Tréveris en mayo de 1818 y fallecido en Londres en la segunda quincena de marzo de 1883, fue un insigne sicólogo y filósofo, perteneciente a la escuela hegeliana muy en boga de su tiempo. Aparte de “El Capital”, su obra maestra, escribió otros libros, famosos en el mundo: “Revolución y Contrarevolución”, “La Sagrada Familia”, “Precios, salarios y ganancias”, “Miseria de la Filosofía”, (respuesta al libro de Proudhm “Filosofía de la Miseria” y los trazados generales del “Manifiesto Comunista”, escrito éste, junto con su colaborador, su amigo y su Mecenas, Federico Engels, a modo de programa de la Liga de los Comunistas en su Congreso de Londres, celebrado en 1847.

El sabía -o por decirlo mejor– intuía, que sus ideas habrían de tener en el mundo poderosa influencia. Y como no era un dogmático, cuando sintió que la muerte se le acercaba, encomendó a uno de sus mejores discípulos alemanes –Carlos Kautzky– que corrigiese su obra, a medida que los acontecimientos sociales confirmasen o negasen las premisas sentadas en ella. Kautzky lo hizo así, introduciendo en los originales de su maestro, ligeras rectificaciones; la principal, sacada del prólogo que Federico Engels, compañero y amigo íntimo de Marx, puso a la segunda edición alemana del Manifiesto Comunista. Al estallar la Revolución Rusa y tomar el poder del Partido bolchevique, sus grandes dirigentes, Lenin y Trotski, tuvieron que polemizar con Kautzky, como albacea ideológico de Carlos Marx. “El Estado y la Revolución Proletaria” y “El Extremismo, enfermedad de Infancia del Comunismo”, de Lenin, así como “Terrorismo y Comunismo”, de Trotzki, hacen histórica polémica sobre el tema.

Mientras tanto y bajo los auspicios del primer Ministro de Educación de la Federación de Repúblicas Rusas, socialistas y soviéticas –así se llamaba entonces la Unión Soviética – Lunacharsky, se creaba en Moscú el Instituto de Marx y Engles, con el encargado de recoger, recopilar y publicar textos auténticos, las obras de los Maestros. Y el Instituto lo hizo así. Recogió en precisos volúmenes, todo cuanto habían escrito: artículos periodísticos

Panfletos, folletos de propaganda, libros fundamentales y hasta románticos versitos dedicados por Marx a la Condesa Jenny de Wesphalent, que habría de ser, andando el tiempo, su abnegada esposa y su amiga y compañera de ideales.

Y los marxistas de todo el mundo, pudieron conocer en versiones fielmente traducidas a todos los idiomas del globo terráqueo, los pensamientos, los dichos y las ideas del Maestro. Hasta que ahora, el Gobierno que actúa en nombre de esas mismas ideas, le corrige y le enmienda la plana a quien las creó.

Y los que algo sabemos sobre el tema, tenemos el derecho de preguntar: ¿Para mejor o para peor? Y en la duda, nos viene, traído de la mano, aquel popularisimo dicho: “Nunca segundas partes fueron buenas” o aquel otro “Es peor la enmienda que el soneto”.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 23 de maio de... 1950)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 23-05-2011 00:54
# Ligazón permanente a este artigo
MARIANA PINEDA de García Lorca

En escena Margarida Xirgú, intérprete da primeira "Mariana Pineda", estreada en Barcelona no teatro Goya en xuño de 1927 con decorados de Salvador Dali.


Margarita Xirgú, exiliada dende 1939 en Chile, Arxentina e Uruguay, representa en Santiago de Chile en 1944 a "Mariana Pineda" de Federico García Lorca. RSP adica este artigo a contar a historia da célebre heroína granadina, así como o papel que ten a consagrada actriz na obra de Federico e remata coa transcripción do célebre romance que se cantaba, do que adxuntamos varias versións no enlace ao pé deste artigo.


8 de mayo de 1944

MARIANITA PINEDA, HEROÍNA DE LA LIBERTAD


Por Ramón Suárez Picallo

Ha hecho bien, la señora Margarita Xirgú, iniciando su temporada de drama y comedia en el teatro Municipal, con el romance histórico y popular “Mariana Pineda”, de Federico García Lorca, escenificado, y, líricamente interpretado por ella.

Efectivamente, Marianita, la bella y romántica heroína andaluza y granadina, ejecutada en 1831, por bordar la bandera que había de flamear en las rudas contiendas civiles de los liberales españoles, contra el absolutismo de Fernando VII y de sus esbirros, es bello símbolo, subiendo los peldaños del patíbulo vil, por no querer delatar a sus amigos, los paladines del pueblo. De noble alcurnia ella, tenía también nobleza de corazón, y ofreció su cuello de lirio, a la argolla del garrote, antes que manchar con una delación su limpio nombre, aún sabiendo que sus amigos y su propio amante la habían dejado sola en manos de los verdugos, cuando vieron perdida las esperanzas. Federico García Lorca, granadino también, poeta del pueblo y amigo de la libertad, ejecutado en la misma Granada en otra gran contienda entre la libertad y el absolutismo, hizo de la breve vida y de la bella muerte de su paisana y hermana de martirio, su primera obra teatral, precursora de “Bodas de Sangre” y de “Yerma”, que habían de hacerlo inmortal en las letras castellanas. Él, con su sensibilidad exquisita, con su intuición mágica de lo popular, era quizá, el único de su generación capaz de recoger de los desastrados violines de ciegos y copleros, todo el aliento lírico y la belleza trágica del romance que narraba la hazaña de Marianita, haciendo de ella su obra primogénita.

La obra de García Lorca, se estrenó en Madrid, en 1927 ó 28, en plena dictadura de Primo de Rivera, y fue entonces un verdadero suceso intelectual y político. Federico tenía a la sazón alrededor de 25 años. Llegaba a Madrid, procedente de su Granada, y ya vieron en él al poeta nuevo, juvenil y cordial, que había de insuflar a toda una generación, el fresco hálito de su genio lírico, al que sus hermanos pagarían, todos, diezmos y primicias. “Marianita Pineda” fue la inicial del resto de su obra, y nació de su amor a lo popular y de su devoción al espíritu liberal que le valió la muerte.

Doña Margarita Xirgú, la más fiel devota del poeta inmolado, rodeada de Barbero y de Ontañón, personales amigos de Federico, amistad florecida el viernes en los fúnebres cipreses maravillosos del decorado del último acto de “Mariana Pineda”, y de un grupo de discípulos y discípulas, tuvo sus razones para iniciar su temporada en el primer teatro de Chile, con “Marianita Pineda”: devoción al gran poeta, consecuencia con una línea de conducta espiritual, y homenaje a una historia artística de esclarecida jerarquía.

Desgraciadamente, su gesto magnífico, lo decimos con verdadero dolor, no fue entendido por quienes tenían el deber de entenderlo. Cuando se estrenó “Mariana Pineda” en la capital de España, estuvo muchas noches en cartel, a teatro lleno, con público fervoroso y apasionado, y eso que aún esa obra no alcanzaba el hondo significado que tiene hoy. Mariana Pineda, agarrotada en 1831, por bordar la bandera de la libertad, y por no querer descubrir a sus amigos; Federico García Lorca, el poeta que la exalta, fusilado en Granada en 1936, por ser amigo y trovador del pueblo, y doña Margarita Xirgu, artista gloriosa, perseguida y exiliada por compartir iguales amores, son una sola y misma cosa: un pueblo, valeroso y enérgico, amante de sus tradiciones de soberanía y de libertad, expresando este amor, en gestos, en versos y en palabras.

Para los españoles, especialmente para quienes tengan el orgullo de tener por madre, por esposa, por hermana, o por novia, a mujeres de la alta estirpe de Mariana Pineda, hay un deber sagrado: hacerles honor rendido y devoto. ¡Y que entienden quienes deben entender!

¡Bien haya, pues, la señora Xirgu por su gesto magnífico de artista!

EL ROMANCE DE MARIANITA

Antes de que García Lorca la llevase al teatro, en alas de su genio lírico, “Mariana Pineda” o “Marianita de Granada” andaba ya en lenguas. Los ciegos y copleros populares, a lo largo y a lo ancho de toda España, contaban y cantaban, en ferias y romerías, su historia en romances y canciones, ingenuas y candorosas.

Los sencillos auditorios compuestos por romeros y feriantes, la escuchaban, emocionados, mercaban , después, el “papel” por un real de vellón; para leerlo en familia en las noches de la larga invernía. Luego, niños y niñas en lo corros de “ronga y catonga” lo cantaban en plazuelas y “rueiros”

Rebuscando en nuestros amados recuerdos, pudimos revivir algunas estrofas. otras nos las facilitó amablemente la señora Carmen Caballero, actriz de la compañía de la señora Xirgú, gracias a lo cual damos al lector, más o menos completo, el romance popular, tal como lo cantaban los ciegos, menos la última estrofa, en la que, el lector menos avisado, verá inmediatamente el colofón lírico, puesto por Federico García Lorca.

He aquí el romance:

“Marianita de Granada”

Marianita salió de su casa, ,
a su encuentro salió un militar
que le dijo a donde va Ud. sola:
¡hay peligro, vuélvase Ud atrás!

Marianita se volvió a su casa,
no parando de considerar:
¡si Pedrosa me viera bordando,
la bandera de la libertad!

Marianita se metió a su cuarto ¡
La bandera se puso a bordar;
la encontraron con ella en la mano,
su delito no pudo ocultar!

Marianita se subió al cadalso,
a sus hijos al pie los dejó,
y la gente llorando decía:
¡Marianita declara por Dios!

“hijos míos sin padre y sin madre
¡hijos míos de corazón!
hoy fallece la que tanto tiempo
a sus pechos os alimentó”

“caballeros: un favor os pido,
creo, sí me lo concederéis:
¡que a mi alma le recéis un credo
Y a mis hijos no desamparéis

Oh! que día tal en Granada
que a las piedras hacía llorar
al ver que Marianita se muere
en cadalso por no declarar.

como lirio, cortaron el lirio;
como rosa, cortaron la flor;
como lirio, cortaron el lirio
Más hermosa su alma quedó!



(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 8 de maio de... 1944)
Distintas versións do romance
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 08-05-2011 01:16
# Ligazón permanente a este artigo
FERRATER MORA e un libro sobre Unamuno
José Ferrater Mora (1912-1991) filósofo exiliado en Chile e posteriormente en EE.UU.é o motivo do artigo de RSP ao comentar a publicación do libro "Unamuno: bosquejo de una filosofía". Ao tempo fai unha breve reseña biográfica e comenta, como é habitual, algunha anécdota ou vivencia sobre o recoñecido filósofo...


7 de mayo de 1944

“UNAMUNO: BOSQUEJO DE UNA FILOSOFÍA”. UN LIBRO DEL PROFESOR ESPAÑOL, DOCTOR FERRATER MORA.


Por Ramón Suárez Picallo

EL AUTOR: Muy a la ligera, hemos hablado, hace poco, en esta columna, de don José Ferrater Mora, joven profesor español de Filosofía, venido a Chile en la gran hornada de refugiados republicanos llegados aquí después de la guerra peninsular. Nos hemos referido a él, comentando el precioso libro de Guizot, “De la pena de muerte en materia política”, editado recientemente por “Cruz del Sur”, traducido y comentado por él en su colección de “Problemas contemporáneos”. Hoy, a la vista de su trabajo sobre Unamuno, queremos ampliar algunos datos sobre su personalidad para fijar su pensamiento: el pensamiento de los muchachos españoles, que, al advenir la gran catástrofe de la patria, tenían 25 años de edad.

José Ferrater Mora, nació en Barcelona, en 1912, dedicándose desde muy joven a los estudios filosóficos. Pertenece, pues, a la generación que amó al Unamuno desterrado, que lo recibió en Madrid, a su regreso a la Patria, y que hizo de su inconformismo paradojal, una postura del espíritu. Los muchachos de esa generación malograda, por entierro o por destierro, sirvieron a la República en la Guerra Civil; y, con su derrota, emprendieron el camino del exilio. Y fue aquí, en América, donde dieron sus primeros frutos logrados . Tal el caso del joven profesor Ferrater dando clases de filosofía en Cuba y en Chile, donde reside, y publicando “Diccionario de filosofía” (México 1941); “España y Europa” (Santiago 1942); “Cuestiones españolas”, “Formas de la vida catalana”, “Muerte e inmortalidad”, “Ironía, alma y conciencia” y unos “Capítulos de historia de la Filosofía”, en preparación. Y, además, este bosquejo sobre Unamuno, el más agudo, sólido y emocionado trabajo, escrito hasta hoy, acerca del ilustre maestro de Salamanca, de su pensamiento filosófico y de sus concepciones sobre el vivir, el agonizar y el morir, viviendo, agonizando y muriendo por España.

Hemos conocido a Ferrater Mora, en un acto conmemorativo de dos efemérides españolas: la proclamación de la primera República, de 1873, y las elecciones de 1936, que parecían consolidar la segunda, proclamada en 1931. Se le pidió que hablase, y habló. Su figura, esguía y pálida, de adolescente malogrado, impuso respeto con su solo alzamiento. “¿Por qué?, dijo, celebramos dos efemérides, representativas de dos grandes fracasos, ¿Por qué para los españoles -agregó contestando- no hay fracaso, cuando de los sucesos, fracasados en apariencia, queda en pie, ejemplar y magnifico, el gesto moral?”.

Las frases sorprendieron y emocionaron a todos, como hoy nos sorprenden y nos emocionan unas líneas de su libro, en la que el autor, asegura que en los últimos meses de vida de Unamuno, los jóvenes más jóvenes de España, empezaban a querer comprender y a querer escuchar la voz y la palabra, el alma y el pensamiento, del patriarca de Salamanca.

subir imagenes


EL LIBRO: Lo editó Losada, de Buenos Aires, en su colección “Contemporánea”, con la elegancia, la dignidad, la pulcritud y el decoro, con que suele hacerlo aquella benemérita Editorial a la que tanto deben las letras españolas e hispanoamericanas de todos los tiempos. No es posible hacer, en un breve comentario periodístico, un resumen del contenido de este libro. No hay en él anécdotas, ni hecho aislado, ni capítulo especial, que pueda apartarse de su total contenido. Desde su primera hasta su última línea está presente la rica personalidad de Unamuno, sin faltarle ni sobrarle nada: su nacimiento en Bilbao, su adolescencia en Madrid, su plenitud en Salamanca, su primera vejez en el destierro y sus últimos años, en Salamanca; otra vez desfilan por el primer capítulo del libro, dándole aire, hábito y atmósfera a la universalidad panhispánica de su pensamiento. Sus relaciones personales, sus lecturas y las más recientes noticias del vivir y del pensar español, en boga en el 98, lo situaron a la cabeza de aquella generación, de la que fue maestro y permanente discrepante. “Porque Unamuno -apunta con gracia Ferrater Mora- tomaba sus decisiones discutiendo consigo únicamente, y casi nunca por unanimidad. “Es así que Unamuno -agrega- puede, a pesar de la rivalidad mutua, completar a Ortega y Gasset y a Eugenio D’Ors, como cualquiera de estos últimos puede completar a Unamuno. De ahí la hostilidad que, exceptuando la hora última, cuando las contradicciones se apaciguan, se ha manifestado siempre entre los tres escritores y entre los partidarios de cada uno de ellos”. Este capítulo, a los efectos de entender a las generaciones, anterior y posterior a la de Unamuno, tiene extraordinario valor histórico. En los que le siguen se examinan las ideas de don Miguel a través de los siguientes enunciados: “la idea del mundo, la idea de Dios, la inmortalidad, la tragedia del cristianismo y la idea de la historia; el idealismo de los ideales, el ideal hispano de Europa, el quijotismo, la palabra y la obra literaria”.

Si a tal sumario agregamos que el doctor Ferrater Mora es un magnifico escritor, de límpida y alada prosa castellana, comprenderá el lector, como es preferible leerse, de pe a pa, su precioso libro, a tener de él una noticia tan breve como la presente. Unamuno tiene en esta América muchos devotos. Ellos lo verán, lo sentirán y lo volverán a admirar, a través de uno de sus más jóvenes discípulos españoles. de uno de aquellos muchachos, que cuando se disponían a escucharlo tuvieron que cerrar los oídos a su palabra, para oír los primeros estronicios de esta inmensa explosión, que tiene estremecido el género humano, de esta guerra civil, que es “incivil”, como decía Unamuno, porque impedirá, para siempre, la paz en el corazón de los que en ella somos contendientes.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 7 de maio de ...1944)
Biografía de Ferrater Mora
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 07-05-2011 09:08
# Ligazón permanente a este artigo
EARL BROWDER E ÁFRICA
Earl Browder (1891-1973)foi Secretario Xeral do Partido Comunista de EE.UU de 1935 a 1945.
RSP comenta neste artigo o seu libro "Victoria e postguerra" (1943) e se centra e comparte as opinións manifestadas polo autor sobre a importancia e trascendencia que potencialmente debe desempeñar África no mundo. Fala da necesidade de eliminar as importantes diferencias que a cor da pel caracteriza a uns e outros no país norteamericano tanto a nivel moral,social, como político(hoxe -66 anos despois- EE.UU ten, dende 2009, un presidente de cor...)


4 de mayo de 1944

EL ÁFRICA Y SUS GENTES MORENAS


Por Ramón Suárez Picallo

Hemos leído, hace poco, el magnifico libro de Earl Browder, el famoso líder comunista norteamericano, cuyo partido sé autodisolvió hace algunos meses, para contribuir así a la unidad nacional frente a la guerra, titulado “Victoria y Postguerra”. Es un libro macizo de ideas, de datos de antecedentes y de altos propósitos para el más rápido logro de la victoria de las Naciones Unidas y para la reconstrucción del mundo en la paz. Su autor, más que hombre de partido, representante de un sector clasista, combatiente de oposición de extrema izquierda, adopta una postura limpia, de ciudadano norteamericano, y desde ella, analiza, objetivamente, los problemas más fundamentales que, al día siguiente de la paralización de las operaciones militares, deberán enfrentar las democracias victoriosas, y muy especialmente, la de los Estados Unidos.

De los XXI capítulos en que se divide “Victoria y Posguerra” se nos viene hoy a los puntos de la pluma el XVII, que anuncia: “África y sus problemas como factor de guerra” y dice entre otras cosas: “no se puede ignorar a un continente de cincuenta millones de personas, mirado hasta hoy como un simple botín, que unos atacan y otros defienden, para explotar sus riquezas, manteniendo esclavizadas a sus poblaciones”. La elevación moral, económica, espiritual y política –con amplia concesión de derechos civiles y políticos- de las masas africanas, son, a juicio de Browder, puntos esenciales de una política justa de las democracias, en concordancia con la carta del Atlántico, como medio de incorporar el desventurado continente negro y cálido, con todo su inmenso potencial, al futuro mundo libre que la humanidad espera.

En otra parte del libro aborda su autor otro problema estrechamente vinculado al anterior: el problema de los hombres de color, que, en el África, en las Américas, y aun dentro de la propia democracia norteamericana, viven moral, política, económica y espiritualmente, rebajados y disminuidos. Viejas leyes estaduales, resabios de la esclavitud, perjuicio de raza, latentes en algunos estados del sur, y otras limitaciones, apartamientos y diferencias -dice Browder- deben ser eliminados para que sea efectiva la gloriosa empresa de Abraham Lincoln, aboliendo todo rozamiento entre los hombres, proveniente de la particular pigmentación de su piel. Las parrafadas que él le dedica a los negros norteamericanos, parte de un gran valor político y social, tienen la cálida emoción humana y la belleza espiritual de los mejores textos cristianos, que proclaman a todas las criaturas humanas, libres e iguales ante Dios.


CONFIRMACIÓN

En “La Hora” de ayer, en una crónica de nueva York titulada “Acción internacional para la libertad de los negros”, vemos confirmada una gran parte de las doctrinas, de los anhelos y de las proposiciones de Earl, expresada en su magnifico libro.

En efecto, se ha celebrado allí el 14 de abril, una Conferencia auspiciada por el “Consejo de Asuntos de África”, con la presencia de 150 delegados -negros y blancos- de diversas instituciones religiosas, culturales, filantrópicas y patrióticas; representantes de la prensa y de los Comités pro libertades Constitucionales, y con la presencia de observadores de los gobiernos de Etiopía, Bélgica, Haití, Unión Soviética, Comité Francés de Liberación, etc.

La parte principal de las resoluciones adoptadas, incitan el gobierno de los Estados Unidos a propulsar acuerdos internacionales y crear la organización internacional que fuese necesaria para asegurar el progreso social, económico y político de los africanos y de los demás pueblos coloniales, consecuente con las declaraciones de las Naciones Unidas y con los requisitos para obtener la seguridad y la paz en el mundo.

“Es esencial para el éxito de una colaboración internacional de esta naturaleza, en interés de los pueblos dependiente, primero, que estos mismos pueblos participen cabalmente en la planificación y en la ejecución de todos los programas que vayan a desarrollarse; y segundo, que tales programas, tanto en principios como en la práctica, se lleven a cabo de modo que hagan posible, para estos pueblos, la consecución del gobierno propio y el derecho a la autodeterminación.”

“Dicha organización internacional tiene que garantizar, además, que tanto en la práctica, como en teoría, se considere como primordial el bienestar de la mayoría de estos pueblos, de acuerdo con la Carta del Atlántico, cuando haya que decidirse el futuro de las colonias italianas, de los territorios asignados o los demás problemas jurisdiccionales, al igual que en cualquier organización regional.”

“Esta Conferencia solicita del Gobierno de los Estados Unidos que tome el liderato en la promulgación de esta política y de estos programas, como una garantía para que los frutos de la victoria se compartan, por igual, entre todos los pueblos”.

Como se ve, el libro de Browder, publicado horas antes del desembarco norteamericano en África del Norte, pudo muy bien haber orientado a la mencionada Conferencia en la parte más medular de sus acuerdos.

En reiteradas ocasiones hemos aludido aquí a la importancia del África en esta guerra; y hemos afirmado que, de la victoria de las Democracias, habrá de sobrevenirle a aquel continente -considerado hasta hoy, en sus bienes y en sus gentes como botín de explotación imperialista- un verdadero renacimiento para sus pueblos. Lograrla será un acto de buen juicio de todos los gobiernos democráticos y civilizados, y una reivindicación, justa y cristiana, para un gran sector del género humano, explotado, maltratado y vilipendiado por el color de su piel a lo largo de muchos siglos y en todas las latitudes. Será esa reivindicación, el corolario de una campaña gloriosa, que tiene por hitos “La Cabaña del Tío Tom”, la vida y muerte de Lincoln, el mejor discurso de Castelar, los esfuerzos de Henry Clay, y otros muchos, que ilustran el sentido humanitario y cristiano de nuestra civilización.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 4 de maio de... 1944)
Biografía de EARL BROWDER
Máis sobre EARL BROWDER
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 04-05-2011 00:25
# Ligazón permanente a este artigo
SEMANA SANTA E GABRIEL MIRÓ
Estamos as portas dos días de lecer en Semana Santa. Na súa longa estadía en Chile RSP tratou varias veces nos seus artigos sobre o tema. No que presentamos hoxe,menciona os programas emitidos pola B.B.C. en lingua castelá e adicados a S. Santa e na que se utiliza como texto base o libro de Gabriel Miró "Figuras de la Pasión". Ao pé do artigo hai referencias a outros artigos de RSP sobre o tema e difundidos noutras ocasións.


5 de abril de 1950

GABRIEL MIRÓ Y SUS FIGURAS DE LA PASIÓN


Por Ramón Suárez Picallo

La Sección Latinoamericana de la B.B.C. de Londres inició ayer seis transmisiones en lengua castellana, dedicadas a la Semana Santa y a su significado. Y siguiendo una tradición artística, espiritual y cultural que la honra mucho, ha escogido como texto para la radioteatralización uno de los más hermosos libros de la Literatura española contemporánea: “Figuras de la Pasión”, del gran escritor levantino Gabriel Miró. Dirigirá la interpretación Emilio Blásquez Dávila, ilustrada con música española “ad hoc” compuesta y ordenada por el doctor Lazareno, uno de los primeros musicólogos de Europa. Será, pues un acontecimiento artístico de alto significado y de primera jerarquía, de los que suele ofrecer habitualmente al mundo de habla cervantina la gran emisora londinense.

La elección del bello libro de Miró es ya de por sí un acierto literario y una confirmación del exquisito buen gusto que presidirá este homenaje al inconmensurable Mártir del Gólgota y a los personajes que lo rodearon en su Pasión y en su Muerte.

España, país de Teólogos, de Exégetas y de Apologistas –recuérdese que fue un Salmerón, jesuita español, el definidor del Dogma de la Trinidad– aportó doctrinas definitivas, gestos y actitudes inmortales para el Cristianismo. Y en orden a las Artes Plásticas, ningún otro país del mundo puede igualársele interpretando al dulce Rabí muerto en la Cruz. Ahí están sus tallistas e imagineros, sus pintores y hasta los canteros rurales, ofreciendo la más extraordinaria colección de Cristos de todos los tiempos.

Pero, en cambio, en Literatura no fueron muchos los que hicieron Arte propiamente tal, teniendo como tema el Gran Sacrificio. Y fuera de Juan de la Cruz y de Teresa de Ávila, quizá sólo puedan señalarde en torno al tema dos nombres de valor universal: Fray Luis de León con “Los nombres de Cristo” y Gabriel Miró con sus “Figuras de la Pasión del Señor”. Especialmente este último.

Gabriel Miró nació el año 1879 en Alicante, una de las tres provincias del antiguo Reino de Valencia. Es paisano –y comprovinciano– de Azorín, de Salvador Sellés y de Ortega y Gasset; hombre modesto y cordial, no fue popular en la vida literaria española hasta después de su muerte, ocurrida en Madrid en 1930 –sólo con los grupos selectos que él frecuentaba se había apreciado el prodigio de su prosa y la luminosa claridad y plasticidad de su estilo, a la vez clásico y moderno-. Y eso que había escrito, entre otras obras maestras, “El obispo leproso”, “El libro de Sigüenza” y la maravillosa novela -una de las más hermosas de su generación– “Las Cerezas del Cementerio”.

Azorín, su amigo, su comprovinciano y su vecino, fue su divulgador máximo, como lo fue de otros muchos valores literarios españoles casi desconocidos, en su magna labor de crítico constructivo y generoso.

Después de la muerte de Miró, sus libros fueron editados, reeditados y agotados varias veces. Su prosa única, su lenguaje límpido y el encanto de los temas tratados por él, le crearon un grupo de devotos entre los que nos contamos modestamente. Miró fue, en los libros ya editados un pintor de la luz, un paisajista sin igual, pero en “Las Figuras de la Pasión” fue, además, un altísimo poeta de la prosa, un artista -que no un artífice- de primera magnitud. María Magdalena, la pecadora, Juan, el discípulo amado; Pedro, que habla de perpetuar la doctrina del Maestro; los jueces, el Procurador, y sobre todo la Madre de las Angustias y de los Dolores, no fueron ni serán nunca tratados, literariamente, por ningún escritor con mayor belleza ni con mayor ternura, ni con mayor profundidad.

De ahí que la B.B.C. de Londres merezca parabienes por haber elegido esta joya literaria española para su Semana Santa.


(Artigo publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile o día 5 de abril de ... 1950)
Outros artigos de RSP sobre Semana Santa
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 20-04-2011 00:06
# Ligazón permanente a este artigo
HUMORISTAS ESPAÑOIS EN 1950
Ao coñecer que en Madrid, dentro do 33 Salón de Humoristas,ten lugar unha homenaxe a Fernando del Fresno no cabodano da sua morte,RSP manifesta a súa disconformidade xa que o citado autor foi un renombrado debuxante e caricaturista pero non un humorista,e que -según a súa opinión- son moi escasos e cita como exemplos a Bagaría, Castelao, Xaudaró, Camba, Pío Baroja e Fernández Flórez...


23 de marzo de 1950

EL HUMOR Y LOS HUMORISTAS ESPAÑOLES


Por Ramón Suárez Picallo

El día 24 del mes en curso se abrirá en el Palacio de Bellas Artes de Madrid el 33 Salón anual de Humoristas. Y, según la noticia respectiva que tenemos a la vista, publicada en “La Hora”, el certamen será presidido por el recuerdo del caricaturista Fernando del Fresno, con motivo de cumplirse, próximamente, ahora el primer aniversario de su muerte.

Sentimos mucho que las autoridades, dirigentes de la ilustre Institución de la calle de Alcalá, de la villa del oso y del madroño, no tengan una idea ni siquiera aproximada del humor ni del humorismo. Porque Fernando del Fresno fue un buen dibujante, un gracioso y alegre caricaturistas, un crítico injusto; pero humorista no lo fue jamás.

España es país pobre en humoristas, aun que es muy rico en chistosos y en graciosos. Y los humoristas españoles propiamente tales de todo él ultimo siglo pueden contarse con los dedos de una mano y aún sobran dedos: En el dibujo, Bagaría y Castelao, con Xaudaró y su perro; Y en la literatura, Julio Camba, Wenceslao Fernández Flores y Pío Baroja, y después pare usted de contar.

Todos los demás, incluyendo a Ramón Gómez de la Serna y a Jardiel Poncela, no son humoristas. Son los aledaños frívolos y chistosos del humorismo. Mark Twain y Bernard Shaw si que son humoristas, hijos de las brumas atlánticas, británicas y bretonas, trascendido sólo al Norte y al Noroeste Peninsular Ibérico, animados con el glorioso portugués Eça de Queirós.

Castelao, el genial dibujante y caricaturista, fallecido en Buenos Aires hace pocos días, definían el humorismo con estas palabras: “Detrás de cada humorista y de su obra hay siempre un gran dolor. Por eso, en el cielo no hay humoristas”.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 23 de marzo de... 1950)
Sobre Fernando del Fresno
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 23-03-2011 00:22
# Ligazón permanente a este artigo
EDGARD RICE BURROUGHS (Tarzán)
Na morte do escritor norteamericano Edgard Rice Burroughs (1875-1950), creador do personaxe de Tarzán, RSP lembra ao autor de tan mítico heroe...


22 de marzo de 1950

EL AUTOR DE TARZÁN DE LOS MONOS


Por Ramón Suárez Picallo

A la edad de 74 años ha fallecido en la ciudad de Encino, Estado norteamericano de California, mister Edgard Rice Burroughs, escritor ilustre, creador del personaje literario, fabuloso y aventurero, universalmente conocido con el nombre de Tarzán de los monos.

Mister Rice, hombre cordial, amable y bondadoso, amigo de los animales y de los niños, logró con su obra un éxito pocas veces igualado en todas las literaturas mundiales; pues su Tarzán fue, durante varias décadas, el héroe amado de todo los que, atrozmente aburridos de la llamada vida civilizada y ciudadana, buscaban en los habitantes, bípedos o cuadrúpedos de las selvas vírgenes, una sociedad amical de seres impolutos, capaces de ser leales a la amistad y de responder a derechas a los cánones de la gratitud.

Tarzán, en sus cien o más versiones, es el heredero directo, corregido y aumentado para mejor, del protagonista del gran libro de las selvas vírgenes de Ruyard Kipling, pasado por la criba generosa y humana de la emoción yanqui, en cuyos parques comen confiadamente las ardillas en la palma de la mano de los transeúntes.

Por lo demás, mister Rice tuvo verdadera suerte en la interpretación cinematográfica de su gracioso personaje: Weissmuller, gran atleta, trepador de árboles y nadador sólo parigual de los pagos de la corte de Neptuno, bello como un joven dios pagano, inmortalizó a Tarzán, haciéndolo ídolo de los niños y de los viejos con emoción de niños. Lo universalizó en todas latitudes y lo puso al alcance de los públicos de todas las naciones, lenguas y razas, en un alarde maravilloso de ternura, de arte, de humanidad y de genio. Tarzán, amigo de los tigres, de los leones, de los elefantes, de las hienas y de los corzos, es una lección viva del libro eternamente abierto de la naturaleza, inicial y primigenia, frente y en contraposición a un mundo de feroces inquinas, en el que campea el terrible dicho del agrio filósofo inglés: “El hombre es el lobo del hombre”.

El anciano escritor que acaba de morir en California modificó la frase y quiso demostrar el reverso de su significado: “Todo cuanto vive y palpita en la creación está regido por el genio fraternal, plácido y amoroso del Creador...”.
Sobre Edgard Rice Burroughs
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 22-03-2011 00:09
# Ligazón permanente a este artigo
RAMIRO DE MAEZTU
RSP ten coñecemento da creación en Madrid dunha cátedra sobre "Hispanidade" co nome de Ramiro de Maeztu. Elo da orixe a este articulo onde expón o seu "curriculum"...


11 de marzo de 1947

RAMIRO DE MAEZTU



Por Ramón Suárez Picallo

En la Universidad Central de Madrid, se ha inaugurado recientemente una cátedra de “Hispanidad” al uso falangista, con vistas a la unidad del mundo hispánico –“Unidad de poder, Unidad de raza, Unidad de destino y Unidad de decisión”, según reza el programa de Falange- bajo la advocación y el nombre de Ramiro de Maeztu.

Desfilarán por ella, según noticias que tenemos a la vista, los elementos más reaccionarios de España, de Hispanoamérica y de algunos otros países europeos desplazados de sus naciones respectivas por los avances sociales y democráticos de los últimos tiempos; elementos, por lo demás, universalmente calificados como nazifascistas en la última guerra, y muchos renegados de las ideas que sostuvieron otrora.

El nombre de Ramiro de Maeztu –al que sus panegiristas llamaron “pensador católico”– no le va del todo mal a la obra y a sus propulsores. Hijo de la famosa Generación del 98, el gran escritor vasco fue el primero que renegó de su significado espiritual e ideológico. En sus mocedades fue liberal, después anarquista, después “socialista individualista” –sobre cuya posición dio una famosa conferencia en el Ateneo de Madrid- después quiso ser socialista a secas, para caer más tarde, durante la dictadura del General Primo de Rivera, en las filas de las más extrema reacción española. Se proclamó devoto de la España de Felipe II, panegirista de la Santa Inquisición y de la más cerrada intolerancia religiosa y se declaró enemigo de la independencia de las naciones americanas.

Pero como, pese a todo, fuera una gran periodista, con fuertes núcleos de lectores en América, el dictador lo designó su Embajador en Buenos Aires, para conciliar a la dictadura con los intelectuales americanos. No lo logró. Las dos más importantes revistas bonaerenses de entonces, “Nosotros” y “Sagitario”, lo declararon “huésped ingrato”, en artículos lapidarios que, de paso, elogiaban a Unamuno y a los otros intelectuales españoles desterrados y perseguidos por la dictadura. La reacción de Maeztu fue un ataque violentísimo a Unamuno y a los otros intelectuales, en un acto público, en conmemoración del 2 de mayo, que terminó con la intervención de la policía de Buenos Aires, desalojando el teatro donde se celebraba.

Caída la dictadura, terminó la misión diplomática de Maeztu en América. Ya en España, se hizo monárquico alfonsino después de proclamada la República; en tal carácter fue diputado por Pontevedra, mezclado con Gilrroblistas y Lerrouxistas, junto con Emilio Iglesias, el ayudante de Juan March, el “Ultimo pirata del Mediterráneo”.

Murió de mala manera, víctima de los excesos de la guerra civil, que él había contribuido a provocar contra el estado republicano y sus instituciones legítimas. Pese a ello, nadie se alegró, y muchos lamentaron el mal fin de su vida física, porque su vida espiritual había terminado mucho antes.

¡Bajo tal signo se busca ahora la “unidad del mundo hispánico”!.


(Articulo prublicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 11 de marzo de...1947)
Sobre Ramiro de Maeztu
Máis sobre Ramiro de Maeztu
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 11-03-2011 11:17
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal