A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

ANATOLE FRANCE
Artigo sobre o escritor francés Anatole France (1844-1924) e Premio Nobel en 1921 ante a aparición en Suecia dunha obra inconclusa no que o protagonista é Napoleón; quizais, según opinión de RSP, para facer ver ao goberno de Vichy ao que pode chegar...


6 de septiembre de 1942

UN HALLAZGO INOPORTUNO


Por Ramón Suárez Picallo

En Suecia acaba de ser hallado un texto inédito de Anatole France. Trátrase de los originales de una novela inconclusa que tiene como personaje a Napoléon en los tiempos de la Isla de Santa Elena con aquella salida aparatosa, el desembarco de Frégus y el trágico corolario de Waterloo, cien días después.

No se sabe cómo llegó a Suecia un original del gran autor de “La isla de los pingüinos”. Hay quien supone que llegó allá cuando el gran escritor obtuvo el Premio Nobel de Literatura , cuyo importe cedería íntegro para los niños hambrientos del Volga; también se afirma que fué retirado de París después de la ocupación por algún devoto que no fue, desde luego, el secretario suyo que hizo su semblanza en pantuflas.

Un tesoro de nuestra amistad descarta las dos hipótesis y nos asegura que el admirable autor de “La Rebelión de los Ángeles”, se aburría terriblemente en el Reino de la Inmortalidad y quiso hacer su última ironía a escapadas de la censura. Miró a Francia y a quienes la dominan y quiso recordarles lo que el gran Corso representó. Lo de Waterloo no sería más que un modo de vaticinar el fin probable de los imitadores de Napoleón que tuvo de Rey allí a uno de sus mariscales.

Las gentes de Vichy no hicieron comentario ninguno sobre el hallazgo, pero dado su estado de ánimo no es dificil suponer lo que hayan pensado: un original de Anatole France, hablando de Napoleón en esta hora de Francia, les habría parecido inoportuno e impertinente. ¡Cosas de Anatole France! habrá dicho Laval, y después se habrá preguntando: ¿No será judío el sujeto?


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe de... 1942)
Sobre Anatole France
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 06-09-2011 00:59
# Ligazón permanente a este artigo
SOBRE SHAKESPEARE
Artigo no que RSP comenta a lembranza e homenaxes que anualmente se lle adican a Shakespeare pero en época de guerra,o convirten nun soldado británico pois "é un privilexio despois de mortos, vivir e loitar en todas as grandes lides da patria...pois os poetas, son os soldados avanzados dos pobos".


31 agosto de 1942

SHAKESPEARE, SOLDADO INGLÉS


Por Ramón Suárez Picallo

Todos los años se celebran en Stratfford-on-Avon las llamadas fiestas shakesperianas en homenaje al genio creador de “Hamlet” y de “Macbeth”, natural de aquel bello lugar al que Churchill llamó “sombrío, pero alegre”. La guerra no interrumpió las celebraciones consistentes en representaciones teatrales al aire libre, salidas de la pluma inmortal del padre de la lengua inglesa. Pero la guerra, en cambio, ha variado en parte su carácter. Tanto como fiestas de arte, son evocaciones de lo más profundo del alma británica, al conjuro de uno de los grandes auscultadotes de sus pasiones más profundas, en momentos en que su pueblo lucha por su misma existencia.
De tal modo es Shakespeare un soldado británico. Es gran privilegio de los grandes poetas, éste de vivir y luchar después de muertos en todas las grandes lides de su patria. Lope de Vega vivió nuevas horas de gloria durante la guerra de España, cuando soldados, obreros y campesinos, llevaron por villas, aldeas y ciudades los versos inmortales de “Fuente Ovejuna” donde palpita el alma estremecida del pueblo español. Y los cantos cósmicos de Walt Witman, el gran poeta de los pioneros del Norte, andan por mares y continentes en los labios de los mozos rubios que luchan bajo una bandera de barras y estrellas para que las profecías del poeta sean cumplidas.
Porque los poetas son soldados avanzados de los pueblos por aquello de que “Primero fue el Verbo…” Cuando el verbo tiene raíces de eternidad y alientos de futuro.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 31-08-2011 02:10
# Ligazón permanente a este artigo
NOBEL e O CAÚCASO
Curioso artigo onde RSP describe a paisaxe, aspecto,características e riqueza das terras do Caúcaso que a fixeron famosa dende a antigüidade.Nos anos 40 é o petróleo a fonte de prosperidade e ahí a relación con Alfred Nobel(1833-1896)que, instalado en Rusia, se trasladou ao Caúcaso para explotar tal riqueza e que lle facilitou acadar unha gran fortuna que destinou a distinguir ás maiores celebridades nas artes, ciencias e a paz, os recoñecidos e prestixiosos Premios Nobel...



27 de agosto de 1942

LOS NOBEL EN EL CÁUCASO


Por Ramón Suárez Picallo

El Cáucaso, sus montes, sus cordilleras, sus ríos, sus lagos y sus pantanos, junto con su petróleo, atrae hoy la atención del Mundo. La atrajo en tiempos remotos. Desde la Roma de Trajanoo hasta Catalina II fue aquella tierra que deslinda la Europa del Asia, gran zona de encuentros de culturas, de razas y de ejércitos. En sus ríos bebieron caballos y jinetes del Ghengis Khan y de Tamerlan el tártaro. En los países de raza de color, aún hoy, para distinguir a los blancos se les llama caucásicos. Y muy pocas, de todas las lenguas europeas, no tienen ramas a raíces en el Cáucaso. Porque fue siempre aquella, tierra de grandes encontronazos históricos, regada por sangre de cien pueblos.
En la actualidad, cuando se habla del Cáucaso, se piensa en su petróleo. Y con razón. Son cosa de fábula sus yacimientos de oro negro, objetivo principal de la gran batalla que allí está librándose ante los ojos absortos del Mundo. Pues bien, a esa inmensa riqueza ha asociado un nombre universal, vinculado para siempre a la guerra y a la paz. El nombre de los Nobel de origen sueco, trasladados a Rusia en la última década del siglo pasado.
En efecto, Alfredo Bernardo Nobel, con sus hermanos Luis y Roberto siendo adolescentes fueron a San Petersburgo a instalar una fábrica de torpedos. Allí trabajaron en la dinamita y una serie de poderosos explosivos de ella derivados. Defendieron Kronsdat y se trasladaron al Cáucaso para estudiar y explotar su riqueza petrolífera. Comenzaron en Bakú y en diez años de trabajo ofrecieron al Imperio Ruso una de sus mayores riquezas: el petróleo.
Los Nobel hicieron en Rusia una fortuna cuantiosa. El heredero de toda ella, Alfredo Bernardo, el gran químico, legó su renta anual de 30 millones de coronas para instituir cinco premios anuales, de estímulo a otras tantas obras de Física, Química, Medicina, Literatura y al mayor esfuerzo hecho a favor de la paz entre las naciones. El Premio Nobel es él más alto galardón universal para premiar el esfuerzo intelectual de los hombres. Lo instituyó Nobel, que hiciera a la guerra moderna una terrible aportación, que descubrió y organizó una de las mayores riquezas de Rusia y cuyo nombre resuena todos los años en el Mundo como protector de las Artes, de las Ciencias y de la Paz.
Todo lo cual, como se ve, tiene relación con el Cáucaso, que atrae hoy los ojos del Mundo asombrado y estremecido.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal día como hoxe 27 de agosto de... 1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 27-08-2011 09:58
# Ligazón permanente a este artigo
OS TOLSTOI
Neste artigo RSP comenta a importancia de León Tolstoi (1828-1910) que tanto influiu en Europa ao tempo que destaca o valores e a peculiaridade ou mística do pobo ruso que puxo freo ao avance de Hitler...


26 de agosto de 1943

LOS TOLSTOY Y LA MÍSTICA SOVIÉTICA


Por Ramón Suárez Picallo

Sergio Lwovich Tolstoy, hijo del glorioso conde-escritor, ha sido condecorado con la Orden de la Bandera Roja, en ocasión de cumplir 80 años de edad y como reconocimiento a los servicios prestados a la cultura, con el estudio, comentario, edición y clasificación de las obras de su ilustre progenitor.

Otro Tolstoy, Aléxis, desempeña un algo cargo en Moscú, en una institución de cultura y de relación, con grande acierte y eficiencia. Por otra parte, la famosa finca paterna –“Tanja–Poliana”– es célebre en el mundo, desde que el gobierno de la U.R.S.S. estableció en ella una especie de República infantil con niños abandonados y recogidos de la calle.

Como se ve, la Unión Soviética, honra en sus cosas y en sus descendientes de la mejor manera, el nombre y la memoria de gran autor de “Resurrección”, “La verdadera vida” y otras obras inmortales, que, en su época, influyeron en el pensamiento y en el arte de toda Europa, por su belleza, por su profundidad y por su emoción cristiana, desde Román Rolland y Bernard Shaw a Valle Inclán y Unamuno.

Efectivamente, en la magna órbita de la Literatura rusa pre-revolucionaria –no superada aún, ni siguiera igualada– la figura de León Tolstoy se alza como una luminaria, por su originalidad y su valentía; y, sobre todo, por su carácter de representativa de la unción místico-religiosa del pueblo ruso. No es cosa de hacer parangones, porque Tolstoy no los admitiría, no de dentro ni de fuera de Rusia. Su originalidad genial, ha consistido, precisamente, en ser admirado y reverenciado, en el mundo entero, con fervor especial, por quienes no compartían su pensamiento y, a la hora de las definiciones, tomaron rumbos distintos, y aún opuestos, a los por él señalados.

Y esa es, a la vez, la estupenda originalidad y la amplitud espiritual, de los sectores de la cultura soviética; jerarquizar, glorificar y reverenciar, a grandes artistas del próximo pasado ruso, ajenos, y, a veces incompatibles, con los principios y con los métodos de su Revolución. El caso de Puschkhin y el de Tolstoy, son, verdaderamente, conmovedores, mirados desde ese punto de vista.

No obstante, la cosa no es tan rara como parece. Y, menos, en estos días victoriosos para la vieja y la nueva Rusia, en cuyas victorias, ha jugado un rol trascendental, la mística insobornable de su pueblo, en función de reserva espiritual impulsora de los más estupendos heroísmos individuales y colectivos. La división de los pueblos en “lógicos” y “mágicos” es valedera para encasillar a la U.R.S.S. en este último grupo. Sus enormes progresos materiales, las creaciones de su cultura y, sobre todo, las asombrosas hazañas de sus Ejércitos, tienen, como sedimento vital una fe trascendente, un claro afán de inmortalidad y una emoción, casi mesiánica, por la defensa de un ideal a su juicio redentor del género humano, partiendo de la redención de la propia patria.

La noche, inolvidable, en que los dioses enloquecieron a Hitler, para perderlo, inspirándole su ataque a la U.R.S.S., alguien dijo: “La guerra ha entrado, hoy, en una nueva fase; dos místicas van a encontrarse en el campo de batalla”. El Fuehrer alemán conocía cuál era la mística del pueblo que él gobernaba; hasta ese momento, era una mística triunfante, aupada por una moral de victoria ilusionada por los laureles de un triunfo final que parecía, entonces, al alcance de la mano; pero, como buen intérprete de los suyos, Hitler no contaba con que otros pueblos tenían también su mística -¡a los alemanes los perdió siempre, y siempre seguirá perdiéndolos, su ignorancia o su menosprecio por el espíritu ajeno!– colectiva, creadora y heroica.

Cuando la fiera resistencia de Moscú, de Sebastopol y de Leningrado y las épicas jornadas de Stalingrado y de Kharkow, le revelaron al Tercer Reich la mística soviética, puesto en función de guerra, ya era tarde para corregir la trágica ignorancia nazi que había de llevarlo a la derrota inexorable.

Con todo lo dicho, no hemos querido, ni mucho menos, subestimar los elementos materiales y técnicos, que han intervenido, e intervienen, en los triunfos extraordinarios de la U.R.S.S., pero es que esos elementos –su material de guerra, el talento de sus estrategas y la eficiencia de sus masas combatientes– son, a su vez el resultado de aquella misma mística, en función de crear y de construir, extendida a todas las manifestaciones de la vida colectiva: los progresos de los planes quinquenales, el stajanovismo, las grandes obras públicas, la agricultura científica, el florecimiento de las artes, las letras y las ciencias, lo han sido, a costa de inmensos sacrificios, impuestos voluntariamente a sí mismo, por un pueblo renacido, lleno de ilusión y lleno de fe, unido en bloque granítico en torno a otra abstracción mística: la Madre Patria, la Santa Madre Rusia, de que habla, con frases emocionadas, José Stalin, en su reciente proclama sobre la reconquista de Kharkow.

Todo eso lo saben, admirablemente, los dirigentes del pueblo soviético y de ahí, su preocupación, más viva cada día, por cultivar, glorificar y aupar, a los valores representativos de su cultura y de su espiritualidad; tanto a los nuevos, como a aquellos otros que ilustraron el gran período pre-revolucionario, cuya influencia ha sido decisiva en los extraordinarios sucesos posteriores a 1917.

Y no sólo tuvieron aquellos hombres, escritores, músicos, poetas y novelistas influencia en su propio pueblo, si no que, fueron ellos, principalmente, quienes pusieron a Rusia en medio y medio de la atención del mundo; hicieron conocer su espíritu, y su personalidad, e hicieron tema de discusión universal, su inmenso drama social y político en cuyo desenlace participó la humanidad entera, con tensa y emocionada pasión.

De entre ellos, brilló con fulgor de astro, el nombre de León Tolstoy, quizá, de todos, el más extensamente leído y admirado, por la índole especialísima de sus obras. Brilló y sigue brillando en sus descendientes, entre otros en este Sergio Lwovich, de 80 años de edad, condecorado con el más alto galardón que su Patria concede a quienes mejor la sirven en el campo de la espiritualidad y de la cultura.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile tal dia como hoxe, 26 de agosto de... 1943)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 26-08-2011 15:19
# Ligazón permanente a este artigo
VICTOR DOMINGO SILVA e os libros
Si hai un par de días presentabamos un artigo de RSP sobre o escritor e poeta Domigo Silva hoxe publicamos outro, escrito e publicado un ano antes, no que celebrándose o Día do Libro en Chile nos fala dunha doazón que o citado poeta fai á Biblioteca Popular Municipal ao tempo que volve a falar do escritor...


25 de agosto de 1946

HOMENAJE AL LIBRO CHILENO


Por Ramón Suárez Picallo

Hoy, aniversario del nacimiento del gran historiador, polígrafo y bibliófilo Benjamin Vicuña Mackenna, ha sido señalado como festividad de homenaje al libro chileno.

Patrocinan y apoyan esta celebración cultural, los Ministerios de Educación Pública y Relaciones Exteriores, la Universidad de Chile, la Dirección General de Archivos y Bibliotecas, la Ilustre Municipalidad de Santiago, el Pen Club, la Sociedad y el Sindicato de Escritores, la Escuela Nacional de Artes Gráficas, el Rotary Club, los Boys Scouts, el Bando de Piedad, la Acción Cívica Cultural, la Federación de Trabajadores de la Prensa y las Sociedades de Escritores y Libreros; esto es lo que, llamaríamos el “corpus” y el “animus” de la riqueza cultural de un pueblo encarnada en el libro, su más concreto y representativo vehículo. No puede decirse que Chile haya tenido mucha suerte en lo que se refiere a su libro. Factores múltiples actúan contra él, pese al alto decoro con que ofrece su contienda espiritual. Falta de liberalidades para la materia prima, carestía de la mano de obra y cierto grado de codicia de algunos editores, que pagan mal al escritor, al traductor y al director literario, conspirando contra su prestancia bibliográfica frente a los otros países del propio continente americano, como México y Argentina.

Pero, así y todo, el libro chileno debe ser prestigiado, honrado y mejorado, porque el representa la obra creadora de sus poetas, de sus escritores, de sus ensayistas y de sus técnicos en las diversas ramas del saber humano. Popularizar el libro, ponerlo al alcance de todas las manos de todos los ojos, crear en su rededor una atmósfera de afecto, de respeto, de admiración y de amistad, es ciertamente, hacer cultura de la mejor y más útil calidad.


LA PRIMERA BIBLIOTECA POPULAR MUNICIPAL

Por eso queremos referirnos especialmente, a uno de los números de las fiestas ya iniciadas; la inauguración de la primera Biblioteca Popular Municipal, creada sobre la base de una donación de cinco mil volúmenes hecha por el escritor, Cónsul y poeta Víctor Domingo Silva, sacados de su preciosa biblioteca privada.

Conocemos al donante y queremos hablar de él: le vimos por vez primera hace muchos años, con ojos devotos, en los tiempos del León y de Luis Emilio Recabarren en las tierras resecas, rudas, pardas y místicas del norte chileno, tan parecidas a las del páramo castellano y extremeño. Aprendimos entonces, su “Nueva Marsellesa”, que aún conservamos intacta en la memoria; aprendimos también “Al pie de la bandera” y leímos después todos sus libros; le vimos más tarde, en Madrid, en calidad de Cónsul de Chile, cuando se le agasajaba por su réplica a Santos Chocano por la injusta diatriba que el poeta peruano dedicara a España. Muchos años después estábamos los dos en la República Dominicana; él, como Ministro Plenipotenciario y yo como exiliado político y periodista. Escribimos entonces un libro sobre Chile y sobre su Presidente, don Pedro Aguirre Cerda, con ocasión del intento insurreccional de Ariosto Herrera. Nos encontramos en la dirección de mi diario, donde él buscaba “al chileno” que escribiera el mencionado artículo y que no figuraba en su lista de súbditos de la Legación. Desde aquel día nos honró Víctor Domingo con su cordial amistad. Le conocimos su oficina, su equipaje y su preciosa biblioteca. Nuestras citas eran en dos librerías: la “San Antonio” y la “Dominicana” de Ciudad Trujillo. Jamás le vimos salir de alguna de ellas con las manos vacías. Las llevaba siempre cargadas de libros. Meses después salíamos los dos –en agosto de 1940– de Ciudad Trujillo hacia Haití con un matrimonio español que reside actualmente en Viña del Mar. Su coche diplomático iba abarrotado hasta los topes con fantásticos cajones. En uno iban todos sus efectos personales, entre ellos su traje de etiqueta. Los otros iban repletos de libros. En el camino a Puerto Príncipe, tuvimos una “panne” y comprobamos entonces, en la alta noche haitiana, la existencia del “zombie” de que se habla en la “Isla mágica”. Mientras nosotros estábamos liados en arreglar el coche y sacarlo del precipicio en que había caído, Víctor Domingo, se alejó unos metros y vio a los “zombies”, solitarios y tristes, pasando sobre un fondo misterioso de tamboras lejanos y obsesionantes, como en una escena del “Emperador Johnes” de O’Neil. Llegamos a la capital de la república, cálida y morena, al filo de la alborada. Se celebraba ese día –o por decir mejor esa noche– la desocupación norteamericana de 1924. Multitudes inmensas danzaban por las calles y las personas iban cayendo extenuadas a lo largo de las aceras y cunetas de tanto bailar el “lua” candombero. No dormimos esa mañana. La radiante salida del sol nos halló en medio de la Avenida de Abraham Lincoln –libertador de negros esclavos– frente al maravilloso parque tropical de Toussant Louverture, el haitiano negro que proclamó los Derechos del Hombre y la Independencia de su patria en 1802.

Víctor Domingo tenía que cumplir el Haití, ante cuyo gobierno también era Ministro de Chile, deberes diplomáticos. Pese a ello, esa mañana se nos desapareció como por arte de magia. Se fue a recorrer las librerías más raras de Puerto Príncipe. Y volvió al hotel más contento que un niño con zapatos nuevos. Había adquirido una rara pieza bibliográfica: una gramática con diccionario y todo el idioma “Creol”, lengua popular de Haití. Haití tiene por lengua oficial y constitucional, la Francesa; pero su pueblo habla el “Creol”, especie de dialecto normando, pasado por el África, con substitución de las “eres” por las “eles”, y no era éste sólo el gran hallazgo de Víctor Domingo. Se cumplía por aquellos días el centenario del primer gran poeta Haitiano -Durand, creemos que se llamaba- y se topó de manos a boca en su búsqueda, con la obra completa del poeta festejado. Por cierto que asistió a las fiestas en su calidad de poeta chileno, y después publicó aquí, en Santiago, bellísimas traducciones de Durand.


VALOR ESPIRITUAL DE UN GESTO QUE DEBE SER IMITADO

Igual que en Santo Domingo y en Haití, fue Víctor Domingo en París, en el “rastro” de Madrid y en “las sierpes” de Sevilla, en afanoso buscador de raros libros. Los ama con amor paternal, y pese a ello, se desprendió de cinco mil para donárselos a su pueblo como base de una biblioteca pública. Y es que el poeta no es egoísta; es por el contrario, hombre generoso, que desea siempre compartir sus bienes con el prójimo; y en este caso, sus bienes más preciados son sus libros queridos. He ahí el valor espiritual de su gesto, propio de un opulento y gran señor del espíritu. Gesto que debe ser imitado y que lo será como un homenaje al libro chileno, a sus escritores y al poeta Víctor Domingo Silva.

¡Porque los bellos y nobles gestos deben ser secundados para que cundan!

(Artigo publicado no xornal La Hora de Santiago de Chile, tal día como hoxe de... 1946)
ler o poema LA NUEVA MARSELLESA
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 25-08-2011 00:20
# Ligazón permanente a este artigo
VICTOR DOMINGO SILVA, poeta chileno
Artigo adicado ao escritor, poeta, periodista e diplomático chileno Victor Domingo Silva(1882-1960) e no que comenta un libro adicado aos españois que incidiron na historia e cultura chilenas.
Foi Cónsul de Chile en Madrid de 1928 ata 1933 onde RSP o coñeceu e tratou e, cando este estaba exiliado na República Domincana en 1939,Domingo Silva que era cónsul nesa, axudou a Ramón a escapar e instalarse en Chile ante as presións do dictador Trujillo...


22 de agosto de 1947

EL GENIO ESPAÑOL EN CHILE


Por Ramón Suárez Picallo

Víctor Domingo Silva, el noble escritor y alto poeta, que llena con su nombre y con su obra un capítulo importantísimo en la Historia Literaria de Chile, anuncia un nuevo libro llamado a tener muy largos alcances, tanto en Chile como en España. Trátase de una síntesis histórica y bibliográfica del esfuerzo creador de los españoles en los tres principales periodos de la existencia de Chile en sus tiempos históricos, y que llevará por título genérico “El genio español en Chile”. En tres partes se dividirá la obra, a saber; la Revelación, la Colonia y la República, y cuyos personajes irán subdivididos así, cada uno en su sitio:

Los Reveladores: Colón, Núñez de Balboa y Hernando de Magallanes. Los Conquistadores del Imperio Incásico: Francisco Pizarro, Diego de Almagro y los que desviaron su esfuerzo hacia Chile: Francisco de Aguirre, Francisco de Villagrán, Rodrigo de Quiroga, Inés de Suárez, Pedro de Miranda, Alfonso de Monroy, Pedro de Villagrán y demás compañeros de PEDRO DE VALDIVIA, el Conquistador del que habría de ser el Reino de Chile.

Los Gobernadores: García Hurtado de Mendoza, su sucesor, Martín Ruiz de Gamboa, Alonso de Sotomayor, Martín García Oñez de Loyola, Fernando Talaverano Gallegos, Luis Fernández de Córdoba, Francisco López de Zúñiga, Martín de Mujica, Almirante Pórter Casanate.

Los Poetas, los Cronistas y los Misioneros: Alonso de Ercilla, Alonso de Góngora Marmolejo, Fernando Álvarez de Toledo, Pedro Mariño de Lobera, Cristóbal Suárez de Figueroa, José Pérez García, Pedro Diego de Rosales, Padre Luis de Valdivia.

Los Ciudadanos de la República: Viene después un amplio índice de españoles que en y después de la emancipación, sirvieron a la república con eficiencia y lealtad ejemplares: militares, pedagogos, sacerdotes, servidores públicos, artistas, poetas, escritores, periodistas, editores, filántropos, comerciantes e industriales que marcaron su impronta en los más importantes aspectos de la vida nacional.

De todos ellos –de los de las tres etapas– promete el autor dar una semblanza biográfica, promesa que sugiere de antemano, la importancia del trabajo anunciado y que, por lo demás, cuenta desde ahora, con valiosas colaboraciones de escritores chilenos y españoles, especializados en esta clase de estudios.

GÉNESIS Y PROPÓSITOS DE LA OBRA

Víctor Domingo Silva es uno de los más nobles, generosos, eficaces y desinteresados españolistas chilenos de toda su generación literaria, y de todas las otras generaciones. Millares de chilenos y de españoles, recuerdan aún hoy y recordarán siempre con emoción, los magníficos versos de su réplica poética a una injusta diatriba antiespañola de José Santos Chocano; trabajo que le valió, de parte de la intelectualidad peninsular de todos los sectores y de todas las tendencias, el mayor homenaje tributado nunca a un poeta hispanoamericano cuando, en 1928–1933 desempeñó en Madrid el cargo de Cónsul de Chile.

Ya antes, en sus mocedades, había expresado el poeta su amor y su admiración a la vieja tierra progenitora, pero quizá fuera entonces cuando nació el propósito de consagrarle la obra que hoy anuncia, “como un acto de justicia histórica, salvando de esta suerte los vacíos de otras producciones igual o de otra índole, en las cuales -asegura- no se ha destacado con amplitud debida, el valor de las empresas que los hijos de España forjaron en Chile...”

Para el logro de su objetivo, tuvo Víctor Domingo la suerte de su lado. Vivió en Madrid del año 1928 a 1933; es decir, el periodo de más vigorosa vida intelectual e investigadora española desde dos siglos a esta parte. Vivió después, en Sevilla –al lado del famoso Archivo de Indias, registro civil e histórico del mundo colombino– desde 1941 a 1946. Y por si esto fuera poco fue también, encargado de negocios de Chile en la República Dominicana, el punto de legada, de tránsito y de partida, de los españoles que descubrieron, conquistaron y colonizaron todas las Américas, y donde se conserva un inapreciable tesoro documental acerca de la estupenda hazaña.

Hombre de libros viejos, de archivos multicentenarios y de cartapacios polvorientos, el investigador, el escritor y el poeta, que viven, en una sola pieza en la humanidad del autor de “La Nueva Marsellesa” y “Al pie de la bandera” se juntaron para estudiar, clasificar esclarecer con acuciado afán los materiales con que había de construirse la obra que lleva por título “El genio Español en Chile” y a la cual, desde ahora, le auguramos las proyecciones de un acontecimiento extraordinario. Porque, en virtud de los antecedentes ya expuestos, pocos como Víctor Domingo Silva, podrían realizarla en toda su merecida amplitud, documentación y amor al tema que se trata.

Y, por último, concurre otra muy favorable circunstancia, rarísima en estos tiempos: para el autor, aún siendo, como lo es, un demócrata vertical, España, por encima de este o de aquel régimen político, es en sus proyectos históricos y universales, una Entidad reverenciable, eterna y permanente en el tiempo y en el espacio, por virtud de su genio creador de arte, de esfuerzo y de sentido moral de la vida y de la muerte.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile tal dia como hoxe de ... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 22-08-2011 10:51
# Ligazón permanente a este artigo
WALDO FRANK, agredido en 1942
Artigo adicado ao escritor norteamericano Waldo Frank (ao que adicou varios)que, en 1942, foi declarado "persoa non grata"en Bos Aires polas suas declaracións respecto da Arxentina no conflicto da 2ª Guerra...


4 de agosto de 1942...

WALDO FRANK, AGREDIDO EN BUENOS AIRES


Por Ramón Suárez Picallo

Con premeditación, alevosía, nocturnidad y en cuadrilla, eso es, con todas las circunstancias agravantes, fue agredido en su domicilio de Buenos Aires, el escritor norteamericano Waldo Frank, huésped de varias instituciones científicas y literarias del vecino país.

Unas horas antes de la agresión la Cancillería argentina había declarado al autor de “Redescubrimiento de América”, “huésped no grato”, por virtud de sus declaraciones referentes a la posición de la Casa Rosada frente al conflicto bélico.

Esta última circunstancia, da al atentado de que fue víctima intelectual yanqui, cierta aureola de suceso diplomático, sobre todo, teniendo en cuenta que los agresores invocaron su condición – falsa, naturalmente- de miembros de una rama de la Policía argentina, para penetrar, en hora intempestiva, en sus habitaciones particulares. Por lo menos, eso dice el portero de la casa que responde al sospechoso apellido de Stamer. El hecho causó indignación en los medios literarios y científicos de la capital argentina, apartados, de un tiempo a esta parte, de las esferas gubernativas por causas que no es del caso explicar aquí. Por su parte, la autoridad oficial, expresó públicamente su repudio por el cobarde atentado y la Policía busca activamente a los autores.

En fin, que todo ocurre como debe ocurrir, normalmente dentro de los cauces protocolares de rigor en estos casos. No ocurrirá nada extraordinario; ni siquiera aparecerán los agresores, perdidos en las sombras de la noche, en una ciudad de cinco millones de habitantes, oriundos de tierras y razas dispares, con pensamientos e ideas antípodas. Por lo demás, no hay nada nuevo en esto de agredir a intelectuales en Buenos Aires. Santiago Rusiñol fue apaleado, en 1910, en plena calle, mientras eran arrasadas las imprentas de “La Vanguardia” y de “La Protesta”; en 1920, el Profesor Nicolai sudó tinta para desembarcar, después de haber sido contratado para explicar una cátedra y el Profesor Goldsmit, pudo hacerlo bajo la garantía de la Facultad de Ciencias Económicas, donde dio, después, luminosas conferencias sobre sistemas monetarios.

Pero no conviene confundir las cosas. Ni en 1910, ni en 1920, ni ahora, debe complicarse al pueblo argentino en estos deplorables sucesos. Son ellos extraños a su espíritu, a su hidalguía y a su mentalidad democrática. El “ché” Pérez, y el “ché” Álvarez y todo los “chés”, habidos y por haber, son fruto esporádico, extraño y trashumante, de un pueblo que ama a Sarmiento; aquel emigrante político, que al trasponer los linderos de su Patria, escribió sobre el barco estas palabras: “Bárbaros, las ideas no se matan”.

Relea Waldo Frank los libros del gran sanjuanino y, una vez sanadas sus lesiones, verá que nada hay nuevo bajo el sol, ni en Buenos Aires, ni en ninguna otra parte. Verá que, antes, después y ahora, en los huertos donde se crían rosas y lechugas, se crían también, ortigas y yuyos bravos.

(Artigo publicado n o xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 4 de agosto de ... 1942)
Sobre Waldo Frank (ao remate da información)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 04-08-2011 10:28
# Ligazón permanente a este artigo
CHUVIA ARTIFICIAL
En 1946, varios científicos acadaron, coa sementeira dunha nube con anhídrido carbónico sólido, que se orixinase chuvia. A partires desto, nos anos cincuenta, fixéronse bastantes intentos de aplicación deste proceso.
RSP comenta, en 1947, as experiencias levadas a cabo polo enxeñeiro chileno José Rafael Echeverría que aparte de utilizar xeo seco,conseguiu con outros productos a formación de nubes portadoras de auga...


17 de julio de 1947

LLUVIA ARTIFICIAL


Por Ramón Suárez Picallo

He aquí otro chileno que hace noticia internacional. ¡Y qué noticia!. Trátase del ingeniero don José Rafael Echeverría, quien acaba de revelar en una entrevista que le hicieron en Londres, donde reside, el descubrimiento hecho por él de 12 maneras de precipitar la lluvia desde las nubes, sobre las tierras de desierto y secano.

En una interesantísima información cablegráfica, publicada en “La hora” de ayer, se transcriben párrafos del señor Echeverría, con las explicaciones acerca de sus trabajos técnicos hechos en tal sentido, siguiendo otros similares de norteamericanos y australianos, realizado a base de lanzar hielo seco desde la altura sobre las nubes de cierta formación.

El chileno, ¡cuándo no!, superó a todos los otros con doce métodos nuevos; además del hielo de la cordillera utilizó otros productos químicos a base de yodo, tan abundante en Chile como las mismas nieves andinas. A la vista de tal abundancia de “materia prima” para la “fabricación” de tan preciso bien, se muestra muy optimista, dispuesto a que por su voluntad, como si fuera un Dios, llueva torrencialmente cada vez que la lluvia sea necesaria para los sembrados y para regar los desiertos, incluso el aridísimo de Atacama, donde no cae una gota de agua hace cientos de años.

¡Hacer llover a voluntad! He aquí un milagro que recuerda el del famoso maná del cielo. Ahora solo falta descubrir el modo de que escape cuando llueva demasiado sin que la lluvia haga falta. Y con eso, adiós rogativas y adiós virtudes de varios santos muy milagreros en cosas del buen y mal tiempo. Y adiós a las metáforas que decían que “los ojos del cielo derramaban copioso llanto”.

Mientras tanto, el señor Echeverría, que honra en el mundo a Chile y a su Universidad, piensa realizar varias pruebas a su regreso, desde Bío-Bío hasta el desierto norteño. Ojalá tengan el éxito que merecen sus útiles y generosos esfuerzos científicos para dar de beber a la tierra sedienta. Eso sí, que avise con tiempo para que la gente compre paraguas o impermeables, y busque techo bajo el cual cobijarse; porque el agua, que es muy buena para las plantas, puede no serlo para las gentes propensas a acatarrarse a causa de las mojaduras.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 17 de xullo de...1947)

Esta páxina que hoxe cumple VINTEÚN MESES de andaina na rede, ten publicadas 671 entradas (das que 527 son artigos de Ramón Suárez Picallo) e acadou xa as 6.570 consultas.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 17-07-2011 00:55
# Ligazón permanente a este artigo
AGRICULTURA E CIVILIZACION en Chile(1942)
O botánico Goodspeed,en 1942 dicta unhas conferencias en Santiago de Chile que da pé a que RSP escriba ao respecto. En 1943 o Presidente da República, don José Antonio Ríos, contrata ao botánico e profesor americano Teodoro H. Goodspeed, director do Xardín Botánico da Universidade de California,en Estados Unidos, co fin que defina a ubicación máis apropiada para a creación dun Xardín Botánico para Chile. Sua recomendación foi o Parque do Salitre.


11 de julio de 1942

AGRICULTURA Y CIVILIZACIÓN


Por Pick-Up (Ramón Suárez Picallo)

El sabio botánico norteamericano doctor Goodspeed dio una notable conferencia en la Universidad de Chile, sobre el tema “Agricultura y Civilización”
Sostuvo el disertante que sólo pueden llamarse países civilizados aquellos que hicieron de la Agricultura la fuente principal de su economía. Hizo un elogio de la vida rural, cristiana y plácida, florecida entre huertos de frutas y legumbres, o como diría Virgilio “una vida entre versos y granos”.
Sin quererlo, quizá, el doctor profesor yanqui abordó uno de los temas más interesantes de la vida chilena. Chile se entregó a la mina con abandono de su tierra y de su mar. Ello ocurrió en perjuicio de la salud física y moral de su pueblo y de la solidez de sus instituciones políticas y sociales.
Las manzanas, el melón, los duraznos y las uvas que Chile manda por el mundo tienen un valor humano y estético muy superior a su cobre y a su salitre, aunque en las operaciones bancarias no alcancen tanta cuantía.
Un campesino que cultiva su tierra, que injerta planta y replanta, es siempre un ser altamente civilizado, vinculado a la Tierra Madre, por el sol, por la luz y por el agua.

(Artigo publicado no Diario La Opinión de Santiago de Chile, o día 11 de xullo de... 1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 11-07-2011 01:44
# Ligazón permanente a este artigo
LEMBRANDO A LABOURA DE ANDRES BELLO
Recordando a importante contribución do polígrafo venezolano en Chile,RSP comenta agora a aportación do país chileno enviando un grupo de mestres especialistas a Venezuela para cumplir o compromiso contraído co Goberno de Caracas de participar nos plans de reforma do ensino no pais natal de Andrés Bello no ano 1947...


4 de julio de 1947

CHILE Y VENEZUELA


Por Ramón Suárez Picallo

En la primera mitad del pasado siglo, en los albores de la organización política, jurídica y cultural de las naciones de Hispanoamérica, Venezuela envió a estas tierras a uno de sus más esclarecidos hijos: Andrés Bello se llamó aquel hombre insigne como maestro, como gramático, como escritor y como jurista, cuyo nombre quedó para siempre vinculado a la mejor historia chilena en muchos aspectos pero muy especialmente en su calidad de primer Rector de la Universidad Nacional y autor primigenio del Código Civil, aparte de otros valiosos servicios prestados a la República.

No es del caso hacer aquí ahora la semblanza del ilustre ciudadano de América y benemérito de Chile, donde goza de los honores del mármol; y de otro honor aún más valioso: del respeto, de la estimación y del fervor de todas sus gentes cultas. Porque Andrés Bello, con Eugenio María de Hostos, Henríquez y Carvajal, Montalvo y Rodó, fueron dentro y fuera de los linderos geográficos de sus respectivas patrias, maestros precursores y patriarcas del pensamiento y de la cultura continentales, sobreponiéndose a veces al hervoroso caos político de sus épocas y de los lugares donde actuaron.

Todo cuanto había de idealismo, de humanidad y de sabiduría en la América anhelosa de libertad, podría sintetizarse en la obra de Andrés Bello realizada en Chile; la anarquía y el caudillaje que caracterizaron el periodo inmediato posterior a la independencia de casi todos estos pueblos, sólo podían tener corrección y remedio, dentro de un orden jurídico, aceptado y respetado por todos y en el marco de una organización cultural capaz de crear una conciencia colectiva en las clases dirigentes dándoles un claro sentido de la responsabilidad moral y política que la historia les señalaba.

Por eso, aunque Venezuela no hubiese sido, como lo fue la cuna de Miranda y de Bolívar, Maestro y Padre respectivamente de la independencia de más de medio continente, le bastaría con haberlo sido de Andrés Bello para tener la estimación y el respeto de Chile, del que existen a lo largo del siglo y medio bien claros y fehacientes testimonios.


RETRIBUCIÓN

Retribuir servicios, gestos y atenciones, ya sea individual o colectivamente, es propio de gentes bien nacidas y bien criadas. Y Chile puede retribuirle hoy a Venezuela, por lo menos una parte del bien recibido de ella a través del ilustre polígrafo.

En efecto, el Gobierno de la República ha concedido el permiso de rigor para que un grupo de maestros chilenos se traslade a la República del Orinoco a cumplir el compromiso contraído con el Gobierno de Caracas de participar en los planes de reforma de la enseñanza del país natal de Andrés Bello.

Los emisarios chilenos encargados de tan alto menester pedagógico y de retribuir la deuda cultural son los siguientes:

Don Domingo Moreno Mendoza, director Técnico de la Sección Escuela Primaria de la Ciudad del Niño; doña Raquel Navarrete Rodríguez, Profesora especial de Música de las Escuelas primarias, doña Clara Acuña Ríos, Profesora especial de economía doméstica de las Escuelas Primarias; doña Olga Rodríguez Maluenda; doña Filomena Martínez y doña María Santoro Salinas, Profesoras de diversas escuelas experimentales y doña Laura Reyes Donoso, Inspectora de Música y Canto de la Dirección general de Educación Primaria.

Es digna de subrayarse la circunstancia de que sean mujeres la mayoría de los componentes de la misión. Abnegadas maestras formadoras de madres futuras, la finura y de la eficiencia de la mujer chilena en todos los órdenes de la vida social y, muy especialmente, en el de la enseñanza, que tiene en ellas un sólido puntal.

Venezuela atraviesa por momentos decisivos en su historia social y política, después de un largo periodo desfavorable a toda clase de reformas y quiere ahora ganar el tiempo perdido colocándose a la par de las naciones más adelantadas de América.

En Chile, en cambio, el disfrute de la paz civil durante un largo periodo, y una madura conciencia política y jurídica, hicieron posibles grandes progresos en sus instituciones de enseñanza. De ahí el prestigio continental de sus Escuelas y se sus Maestros de todos los grados de la Educación Pública.

Chile exporta a otros países, ricos y codiciados productos del suelo, del subsuelo y del mar, que prestigian su nombre, pero de todos ellos ninguno tan valioso, ni que le dé tanta prestancia, como el envío de los maestros de las artes, las letras y las ciencias que van por el mundo llevando los valores imponderables de su espíritu: Claudio Arrau, Gabriela Mistral y estos maestros que salen para Venezuela, pongamos por caso. El espíritu de Andrés Bello, desde la inmortalidad donde mora, ha de sentirse orgulloso de haber hecho la siembra en campo fecundo, contemplando los frutos de la buena cosecha en plena razón.


(Artigo publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile o día 4 de xullo de... 1947)
Outro artigo de RSP sobre Andrés Bello
Comentarios (1) - Categoría: RSP-Persoeiros (intelectuais) - Publicado o 04-07-2011 00:32
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal