A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

NOSA SEÑORA DA ROCA, R. Suárez Picallo
A xeito de atalaya xigante ollando pr’o mar onde viven seus devotos, érguese no curuto do outísimo penedo, a imáxen pédrea de Nosa Señora da Roca. Ten por capela toda a eistensión do mar azul n’un belido recuncho da costa galega, i-as terras verdecentes e mimosas da ribeira sen igoal, sempre frolecidas. Ten por mantelo o ceo estrelecido, e ten un altar sempre alumeado pol-as fachas do máis sinxelo amor, en cada corazón de cada mariñeiro da bisbarra.
Cando as barcas peixeiras pasan cabo d’ela, os homes quitan a pucha reverentes, i-os rapaces fan a sinal da cruz, namentras os remos deixan de choupar metidos de couce nos estrobos da bancada. A primeira vés qu’eu fun a o mar e pasei por idante da imáxen de pedra, aínda sen saber do que se trataba, santigüéime tamén, coma se alguén mo mandase.
O tío Traíñas o máis velliño dos meus compañeiros, e cecáis o máis vello peixeiro da comarca, contóume a hestoria d’a milagreira Virxen mariñeira; unha hestoria vella herdada de séculos, trasmitida dos abôs aos netos como unha sagra obriga.
Foi unha noite de treboada arrepiante. Os peixeiros das aldeias ribeiráns saíran todos en percura do pan pr’os seus fogares e alonxáranse mar afora porque na costa facía moito tempo que non se vira peixe d’ollos. A posta da lúa, na hora de pleamar, aparesceron no ceo mouros nubarróns. O con de Coitelada escomenzou a bruar ceibando agoiros de traxedia. O bourar dos tronos crebóu de súpeto o silenzo maxestoso da noite i-os lóstregos alumearon o mar, como se quixeran amostrar aos homes o camiño do outro mundo. Descargóuse a temida nordesía. Embravecéuse o mar facéndose mareira. As barcas sen goberno voavan nas ás do huracán cara a costa, a esnaquizarse nos baixos sen que ningún esforzo humán poidera detel-as.

* * *
As mulleres i-os meniños dos peixeiros da comarca despertaron en outas horas da noite, ao sentiren os bruídos da treboada temíbel e arremuiñánronse na punta máis saída da costa ao pé d’un penedo outísimo. Ollaban n’un supremo esoforzo por ver os seus, car’o mar. Somentes os lóstregos alumeaban de cando en cando un anaco de mar preto da costa, bourando e rebourando, ao esnaquizarse nos penedos irtos. Un mouro mantelo d’anguria envolvía o mar i-a terra. Os pregos d’agunía eran un sôo prego, loitando por rachar o veo dos elementos ceibos, pra chegar deica o trono de El Señor en demanda da súa piedade. E foi d’aquela que sucedeu o milagre. D’entre o bourar dos tronos, o bruído das ardentias i-o asubiar tráxido do huracán, escoitóuse unha vella cantiga feita oración, crara, nítida, cristaiña que espallóu seus ecos trementes d’emoción por toda a cormarca mariñeira. Parece que viñera do outro mundo coma unha verba d’espranza.

Nosa Señora do Carme
Nosa Señora ¡Váléime!
Qu’estou perdido no mar
E n-hai barqueiro que reme.

As mulleres i-os meniños caeron de xionllos. O mar, o vento i-os tronos, coma se quixeran escoitar ledamente os ecos da cantiga fixeron un silenzo. O vello i-outísimo penedo fíxose un facho aceso que alumeou o mar. Finóu a treboada tráxica. As mulleres viron as barcas peixeiras navegar cara ó porto impulsadas por un lixeiro sotavento. Os mariñeiros, en troques, viron outra cousa. Viron a vella roca trasformada en forma de muller, estendendo os brazos ao mar n’un tenro ademán de bendizoar, envolta nunha aureola lumiosa.
Dixérase que o penedo, tocado de miragre, conmovéuse c’os pregos das nais mariñeiras, e tomóu sua mesma forma física, e mandóu seus pregos deica o ceo.
Pol-a mañán do outro día as xentes da comarca fixeron xuntanza ao pé da pena milagreira, i-os mariñeiros espricaban a un fato de canteiros as formas de muller e de santa, en que, a noite derradeira, viran trasformada a vella roca. I-así foi como a arte rústica dos canteiros inspirara pol-a fé dos mariñeiros trocou aquel irto penedo, na “Nosa Señora da Roca” que foi tida dend’entón por nosa patrona e quen como vés –terminou o tío Traíñas− reverenciamos aínda oxe…

* * *
Moitos anos despois, cando pol-os áridos camiños do mundo deixara anacos da miña fé primeira, visitéi o vello penedo en cuio picoto érguese, solene a maxestosa, a pétrea imáxen, no seu eterno ademán de bendizoar ô mar noso i-as criaturas que n-el viven e traballan.
Era o día en que os peixeiros da comarca fan festa na sua loubanza.
Pol-os vieiros que conducen â roca miragrosa, caravanas endomingadas de homes, mulleres e nenos chegaban lediciosas de todal-as aldeias da costa. A ría maina i-azul coma unha esmeralda. Os vales cubertos de froles, coaroadas de doas d’orballo. Festa xocunda e ridente na primadeira galega. Festa de veiramar con arumes de xebras e marmulos. Brisa mariñeira que agarima as testas i-os cabelos louros.
O pé do outo penedo cubriuse de frores, ofrenda sinxela a do amor mariñeiro, da fé pura e limpa com’as augas da ría. Un fato de mozo e mozas, rodean a roca. E voa coma unha pomba branca a leda cantiga d’oxe:

“Nosa Señora da Roca
Nosa Reina, Nosa Nai,
Frores a traguerche veñen
Os peixeiros do lugar”.

I-a miña vós sumóuse âs outras voces pra entonal-a cantiga, porque foime doada a dita infinda de me sentir tan neno, coma cano o tío Traíñas me contar a hestoria vella d’esta Nosa Señora da Roca que se ergue, sempre bendizoando ao mar n’un outo penedo da costa galega.



Céltiga, 25-VII-1927.
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 26-05-2010 09:10
# Ligazón permanente a este artigo
NO CARTO DE MIÑA NAI, R. Suárez Picallo
RSP no ano 1926, despois da viaxe a Xenebra como secretario da representación obreira da Arxentina na OIT (Organización Internacional do Traballo) voltou a Galicia por primeira vez desde que emigrara no mes de marzo de 1912 e unha vez na súa terra, na súa casa, deixou escrita neste engaiolante artigo as impresións,lembranzas e sentimentos que lle produce ao entrar na habitación da súa mai. O texto escribiuno en galego.




Heime no carto de mina nai, meu amado recuncho do fogar nativo, santuario de tenrura, onde decorreron os anos xá lonxanos da miña nenés, a páxina albeira da pureza do libro da miña vida.

_________


Eiquí está, santo patrón de éste altar, o vello Santo Cristo de pau de cerdeira, mantendo sempre, pese aos seus anos, aquel xesto de piedade amargurada. Diante dél eu recei as permeiras oraciós; por meu pai emigrante, por meus abós mortos. El foi quen recibiu a derradeira ollada dos que se foron aos reinos do Alén e quen presidiu nas circunstancias mais trascendentales, ôs concellos familiares.

¡Cantas veces ouviches, ¡ou vello Santo Cristo!, meu nome envolto na pregaria materna pidindoche a miña volta. Por eso, bendizoada imaxe do Rabí Mártire, eu axiónllome diante de ti, é ofréndoche, por mellor oración, esta bágoa emocionada que roda mainiñamente pol-a miña meixela.

A nobre hucha de nogueira, que garda mantelos de boda e panos bautismales, arumados de espriego recendente e lembranzas de doces amores e de festas enxebres.

Alí o chineiro onde miña nai gardaba as larpeiradas, que eu cubizaba, premio das boas auciós: O mel doirado, as froitas fraganciosas. Ti sabes, pícaro armatoste, de moitas falcatruadas e mais de algús pecados contra o sete mandamento do Decálogo. Agora non estás mais fechado. ¡Non hai nenos na casa...!

I-a mesa petrucial sobor da que se esquirbiron centos de misivas, ateigadas de anguria e de agarimo. ¡Arelado mensaxe dos seres benamados! Mesa bendizoada antes de cada xantar e de cada cea pol-a man de meu abó. ¡Eu bícote Ara sagratísima d’este altar!

E ti, vello reloxio que segues marcando o decurso de vidas ben queridas, de ausencias doloridas, non acababres esperas. ¡Cómo añorei ô tic-tac do teu péndulo, i-o tanguir sonoroso das tuas campanadas!

E este noble leito, que foi nupcial, de nacimento e de angonía, de sonos ledizosos e de sonos tristes. Na mornedade emocional das túas roupas de liño caseiro eu quero repousar miña cabeza frebecente, cuáseque louca.

E na vella cadeira de bimbios xa algo desvencellada pol-os anos meu corpo e miña i-alma arelan descansaren, despois do longo pelengriñar nos tempos que foron...; mais non podo! A miña destra está o porta libros de miña nai. Estendo a mán e póusoa n’un azar. E un libriño de tapas mouras e lenda doirada que dí: “ancora de Salvación”. ¡Libro da vida é libro da morte! Nas permeiras follas deprendín as oraciós dos nenos na premeira comunión, alborada de vida, e nas derradeiras linlle a letanía dos agonizantes a meu abó no trance supremo, na hora do seu sol-pôr.


_________



Pola fenestra aberta entra unha brisa mariñeira, subtil e perfumada. Os paxaros voan cara aos seus niños, seus fogares abalados polo vento. Na lonxanía o Sol vai deitarse no mar, seu leito de azul eterno. I-eu ollo o vieiro por onde aquela crúa mañán de marzal botei a andar rumbo ás terras da emigración. Ao ollar aquel carreiro, volto os ollos que tropezan c’os de miña nai. E musito con vós tremente:

“¡Miña casiña...!
¡Meu lar...!”

No meu fogar, MCMXXVI
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 25-05-2010 02:14
# Ligazón permanente a este artigo
RAMÓN SUÁREZ PICALLO: DEMOCRACIA E REPÚBLICA
EMILIO GRANDÍO SEOANE, doutor en Historia é profesor Titular do Departamento de Historia Contemporánea e de América da Universidade de Santiago de Compostela. Ten realizado numerosas investigacións sobre a etapa da 2ª República e o franquismo.É autor de varios libros ao respecto e coordina o proxecto interuniversitario "As victimas, os nomes e as voces". Participou nas II Xornadas dobre os Irmáns Suárez Picallo celebradas en Sada en outubrio de 2008.
Este artigo que incluimos a continuación é a súa aportación ao libro "Ramón Suárez Picallo. A Voz esquecida do galeguismo".
"

Emilio Grandío


Ramón Suárez Picallo era un home complexo. Un cidadán que na súa etapa de formación como persoa foi construíndose a si mesmo. Non pode ser explicado dende unha única visión: xornalista, parlamentario, orador, sindicalista, organizador, político, avogado... A mesma estrutura desta obra que tedes diante reflicte unha personaxe que só pode ser entendida como se dun poliedro se tratara.

Un home complexo, sen dúbida. Mais todas estas caras, todas estas visións profesionais teñen unha pauta común, un elemento de unidade entre todas elas: a cultura democrática. Unha visión da política só entendida dende a perspectiva da democracia, que nos anos trinta nos que lle tocou vivir tiña unha única referente no Estado español: a República. O sistema republicano, a finais dos anos vinte do seu homónimo século, era a única perspectiva de levar adiante os valores culturais e sociais democráticos, xa que a monarquía decidira anos antes decantarse por opcións distintas.

Ramón Suárez Picallo é un mais dos representantes dunha xeración aínda non explicada suficientemente. Unha camada xeracional que reivindicaba a creación a finais dos anos vinte dun novo sistema político dialogante e de consenso, de representación política con garantías, e de elevación das personalidades políticas como elementos reitores da vida da res pública.

Tentaremos nestas páxinas achegarnos a el a través da súa mesma expresión, dese ideal de xeneración de novos valores, os da democracia liberal, tendo como suxeito último de referencia o conxunto da sociedade, como único depositario das accións dos representantes políticos na aplicación dun ‘contrato social’. Deixemos que fale Picallo.


Un futuro por construir

A altura de finais deses anos vinte todo estaba por construír en Galicia e España. Sen embargo a visión do Suárez Picallo emigrante xa ten moi definido cal debe ser o camiño a seguir para este obxetivo de acadar un sistema democrático: a xeneración primeira dos partidos como vehículos de trasmisión entre a vontade do pobo e decisión executiva institucional:

A causa galeguista debe chegar a o seo mesmo do pobo galego. E alí non chegan os homes de gabinete falando de prehistoria, de arqueoloxía, de atlantismo, do senso modernista dos nosos poetas líricos. Estos homes cuia laboura escrarecida, silenciosa, árida polo mesmo que non ten máis que contadas voces de estímulo, meresce o noso máis devoto respeto; chegarán a o pobo previa a faena de esbrozamento dos homes de aición que son por excelencia os homes políticos. A verba galeguista ten de chegar a aldeia falando da importación do millo, da baixa do gando, da supresión dos laudemios, da eistensión da cultura popular, dos dereitos do que traballa pra adeministrar o froito do seu esforzó, da moura concencia caciquil, da premisa de que pra Madrid vai todo, e que de Madrid non vén a Galicia máis que disgustos, de que o Aiuntamento non debe ser unha cousa estrana, nemiga, senón, a xuntanza de toda a vecindade pra mellor ordear a vida de relación. Todo esto remollado con gavanzas a o noso idioma, ás nosas grorias pasadas e presentes, a o traballo ceibe que engrandece e a libertade que dinifica. Todo eso é política que nada ten que ver coa “outra” política –a política do adro onde se merca e se vende a concencia e o dereito, por un codelo de molete e unha cunca de viño− política galega que soio os galegos, con vistas a Galicia e non a Madrid, podemos facer, debemos imperiosamente facer. E pra facela fai falla un vehículo específico e úneco. Un partido político. Non se espanten os antipolíticos, que paradoxicamente serviron sempre a os peores politiqueiros, sempre que fosen do Aiuntamento. Entendemos por política toda obra coordinada tendente a conquerir un fin común de ben prá coleitividade onde se aitúa. ¿Estamos? (1)

No intre que escribe estas páxinas aínda non se creara a ORGA. O partido que funcionou como bisagra entre as correntes republicanas e galeguistas nos anos previos á proclamación da República non se creara, mais Picallo tiña unha sólida vontade de participar nese proxecto incipiente e non concreto aínda de cambio político, demandado a voces, mais non explícito. E no seu arredor sindical, no contexto de onde parte, ve a estrutura do partido socialista. No proceso de consolidación da maquinaria de partido do socialismo español na Restauración pensa que este cambio pode mesmo vir do PSOE, máis recoñece a escasa estrutura da organización socialista en Galicia:

Hoxe en Galicia... o partido socialista español non pode resolver os problemas que afeitan á vida de Galicia. Proba delo é a súa escasa, cuase nula, infruencia no noso país, a pesar de canto se ten feito pra axudalo. Si quitamos Vigo e Ferrol, as duas ciudades, racial, morfolóxica i espritualmente, menos galegas de Galicia, non conta pra nada. ¿Incultura da nosa xente? Máis culta que a xente onde ten moita infruencia o socialismo. ¿Sometimentos a o crero? Lenda pura, como outras moitas lendas. ¿O caciquismo? Outro sambenito que nos colgaron desde Madrid, onde se fomentou e se sostuvo o noso caciquismo. Tópico manido de enciclopedistas parvos. ¿Que foi logo? Incomprensión do noso ambente, dos nosos problemas, da nosa sicoloxía (2)

A súa visión non deixa fora ós sectores galeguistas. Según o seu parecer, a situación dos grupos nacionalistas nestes anos finais da Ditadura non era precisamente esperanzadora, e demanda unidade e acción:

¿…que faremos os galeguistas que creemos que é deber de todo home culto aituar en política, e que ademáis creemos que chegou a hora de que o probrema galego sexa un probrema de política liberta e aitiva? ¿Seguiremos tirando unos pra unha banda e outros pra outra? ¿Seguiremos confiando nas promesas persoales –non ouxetamos as persoas, nin xusgamos intencións, senón que falamos de sistemas− que en vísperas de eleicións soliciten o apoio galeguista? ¿Os galeguistas que han de ter todos un conceuto político uniforme, seguirán votando por don Pepe de Sant-Yago, por don Xacinto en Ourense, e por don Pedro na Cruña, pertencendo don Pepe, don Xacinto e don Pedro a tres partidos distintos? (3)

É necesario que chegue un cambio popular, unha vaga de aclamación, unha vontade social notable e unha intención de cambio na cultura política da sociedade galega, para que o galeguismo se revolva acometendo procesos de unidade. Mais o que existe a altura dos primeiros meses de 1931 é unha proposta conciliadora das dúas tendencias –republicanismo e galeguismo-, que polo de agora non vai máis alá diso, dun proxecto, e que ten a firme intención de plasmarse nunha acción política conxunta. O clima deses días da primavera de 1931 será lembrado por Ramón Suárez Picallo como un exemplo de transición, desenvolvendo el tamén anos adiante o concepto da ‘revolución incruenta’:

El advenimiento de la República Española era algo más que un cambio de hombres y de instituciones políticas y jurídicas; era una revolución social, nacional y popular, gestada a lo largo de siglos (4)

Anos máis tarde volverá a lembrar ese contexto de ilusión e de infinitas posibilidades que se atopaba detrás de abril de 1931

Cierto es que detrás de los papeles, echados en las urnas, había muchas cosas. Había el deseo latente de poner fin a un ciclo de monarquías extranjeras –austrias y borbones- superpuestas al auténtico espíritu ibérico; hacia un resurgir de la conciencia política y social de las masas obreras y campesinas, intelectuales y de la clase media, exacerbadas desde arriba por camarillas políticas, ciegas, sordas e ineptas, a la evolución de las ideas y de los tiempos; había la repugnancia invencible por una casta militar, que tenía mediatizado el poder civil y órganos constitucionales del Estado (5)

Todo era posible, mesmo reconverter as redes clientelares. Nada se atopaba fora deste optimismo conxénito que facía presumir que nada era imposible e todos os camiños se atopaban abertos para unha reformulación en clave democrática do sistema político español:

El ambiente general es de optimismo y de fe. Hay la sensación de haber nacido ahora. Todo el mundo está dispuesto a hacerlo todo de nuevo. En general, la situación política está clara. Las izquierdas van al copo en toda Galicia. Los elementos caciquiles no irán como tales a la elección.... Nosotros somos solicitados en toda Galicia; no sabemos como distribuir los días, las horas, los minutos. Por eso me será imposible escribir nada hasta después de la campaña (6)

Aínda os mesmos mecanismos de designación política estaban por construírse, como exemplifica a mesma elección de Ramón Suárez Picallo como candidato pola FRG, relatada por el mesmo:

Participei por tres veces naquela asemblea e na súa sesión de clausura envorquei sobre o auditorio as esperanzas fervorosas dos emigrados na República e na autonomía [...]. Ao terminar, un cabaleiro co que xamais cruzase unha palabra -o doutor Sal Lence- propuxo ao auditorio que se me propuxese como candidato a Deputado pola miña provincia natal. O público apoiou fervorosamente a proposición e ao outro día, sen que eu falase unha soa palabra con ninguén sobre tal proposición, apareceu o meu nome na candidatura oficial de Federación Republicana Galega. Quen o incluíu, quen intentou logo excluílo, son cousas das cales xamais quixen nin quererei decatarme. A miña aceptación -conmovida e chea de gratitude-ía tácita na miña participación nos mitins electorais como tal candidato. Aquela campaña foi feita sobre un programa que se baseaba nestes dous principios programáticos de Fed. Rep. Galega: República Federal de esquerdas e autonomía de Galicia, coa súa secuela de democracia popular de abaixo para arriba e de todo o índice dos nosos problemas espirituais, políticos e económicos (7)

Picallo era un máis dos representantes dunha nova xeración que, educada fora de Galicia, traía un proxecto modernizador que él xa virá na realidade. Os emigrantes retornados convirtense nese primeiro terzo do século XX galego, nunha das claves do impulso modernizador do país:

Yo quiero señalar, Sres. Diputados, que la mayoría de los españoles que hemos llegado a nuestro país, que habíamos abandonado de niños, a la edad de catorce o quince anos, sin mas instrucción ni mas cultura que los primeros grados de la instrucción primaria, mal dados, hicimos nuestro aprendizaje democrático en la vida política y social de aquellos países; para ejercerlo, a veces hubimos de defendernos de todas las maneras, a fin de evitar sanciones reaccionarias propias de aquella época (8)

Na súa primeira intervención nas Cortes Constituíntes, Picallo presentábase cheo de esperanzas dun futuro por escribir. Defínese no salón parlamentaria como un fillo do pobo, sen ningún tipo de aditamento, e disposto a traballar pola democracia:

Es la primera vez que hablo en estas Cortes y no tengo títulos realmente valederos, como no sea el de ciudadano de la democracia, el de hijo del pueblo y del trabajo, para mantener el tono en que hasta hoy se ha mantenido la minoría de Federación Republicana Gallega, gracias al talento y a la elocuencia de los ilustres Diputados que me han precedido hablando en su nombre. A cambio de esto, os prometo ser breve, conciso y claro (9)


Teoría e practica dos partidos

Nesa primeira declaración, de finais de setembro de 1931 concorda plenamente cos intereses plantexados nos principios programáticos da ORGA, mesmo colocando por riba os intereses do sistema republicano recén nacido que os propios do recoñecemento da identidade galega. Aínda que os movementos dos sectores galeguistas a favor dunha unidade programática nunha determinada organización atopábanse avanzados, a expensas da creación do Partido Galeguista en Pontevedra pouco máis dun mes máis tarde, o certo é que os sectores galeguistas representados no Parlamento atopábanse elixidos detrás da súa pertenza ó partido casarista. E Picallo era un deles.

Nestas datas iniciais da Segunda República, a súa argumentación parlamentaria plantexase dende a utilización reiterada e constante dun chamamento á democracia, aínda que entre liñas no seu discurso pódese atisbar certa percepción de incomprensión ante o feito diferencial galego:

Cábeme, no obstante esto, declarar que si la solución de este pleito en sentido favorable a las demandas regionales, perjudicase en lo mas mínimo la solidez y la buena marcha de la Republica, Galicia postergaría, aplazaría brevemente su petición de que se satisfagan sus aspiraciones, porque entendemos que dentro de la República tendremos siempre la esperanza de poder hablar de este pleito y aun de hacer valer la justicia de nuestra posición….
Pero porque nuestro país es un país de tradición esencialmente democrática, a pesar de cuanto se ha dicho aquí; porque nuestro país es de tradición esencialmente democrática en lo político y en lo económico, pervive, persiste en nuestro espíritu esa misma democracia. Nuestra gesta hermandina es, podemos afirmarlo, precursora de las fiestas modernas en lo social y en lo político…
Para nosotros, el advenimiento de la República significaba, no tan só1o un mero cambio de régimen, un mero cambio de Gobierno, que no tendría mucho interés si só1o fuera esto, especialmente para aquellos que creemos que, tanto como las formas políticas, influyen las formas económicas de producción y la libre expresión de los sentimientos en la felicidad y en el bienestar de los pueblos, sino que la República, Sres. Diputados, representaba para Galicia, abrir las puertas plenamente a nuestra posibilidad regional y significaba, para España, abrir las puertas a todas las posibilidades para que la clase trabajadora tuviera justicia plena y para que la libertad civil y política fuesen un hecho para todos los españoles (19)


Só un día despois deste discurso, a súa opinión respecto da formulación final do artigo primeiro da Constitución, que trocaba o acordo anterior de República ‘Federal’ por ‘Integral’, posición final defendida por Araquistain, fai que o mesmo Picallo considere a acción como unha conducta desleal (11). Por este e por outros motivos Picallo vai ir variando o seu discurso, atendendo en maior medida a defensa dos intereses galegos. Para o noso protagonista, de saída hai unha incapacidade histórica de establecer de xeito fluído a relación entre Galicia e o Estado:

Los campesinos que, como propietarios y trabajadores de la tierra, han de vender al proletariado de la ciudad las verduras, la carne y otras cosas, quieren agregarse a ellos, porque presienten un enemigo común. Y en Galicia, Sres. Diputados, si hay alguna lucha perfectamente explicada, perfectamente delimitada, perfectamente clara, no es una lucha de clases entre explotado y explotador; es una lucha de todos los trabajadores de Galicia, o de su mayoría, contra el Estado. No contra el Estado cultura, que nosotros propiciaríamos; no contra el Estado administraci6n, que nosotros sonamos; no contra el Estado democracia, amparador de todos los derechos, por el que nosotros bregamos ardientemente; no contra el Estado, asistencia; no contra el Estado auxilio técnico, sino contra el Estado cobrador de tributos y gendarme, que esto fue hasta hoy el Estado en Galicia (12)

Este xiro en pouco tempo do seu discurso verase argumentada dende os posicionamentos de liberdade individual e de autonomía na actuación dos deputados electos, entendéndoa como necesaria e garantía dun sistema democrático. Nun sistema de elección en listas abertas como aquel, e no recordo aínda quente dos deputados da Restauración como representación persoal do seu distrito uninominal, a súa elección como representante popular o entende máis referido á súa persoa que a organización política na que se podería encadrar:

Yo bien se que la tendencia de la ley, centralista hasta los tuétanos, es la de suprimir los partidos políticos pequeños, la de dar vida a los grandes partidos políticos. Yo me permitiría preguntar a los Sres. Diputados que me hacen el honor de escucharme si todos se sienten cómodos en el partido en que actualmente se hallan; si a los dos anos de implantado este nuevo régimen ya todo el mundo ha encontrado su comodidad espiritual y, sobre todo, si creen que la ideología de los españoles, que ha de ser la resultante de sus intereses, esta ya definida y polarizada en tal forma que su representación política auténtica pueda estar encuadrada en dos o tres grandes partidos políticos. Yo sostengo todo lo contrario, y es prueba de mi afirmación la rotación de muchos hombres que cambiamos de postura espiritual. Eso no es exacto pero digo más. Se habla como de un tópico fatigoso y molesto del caciquismo, y yo os aseguro, Sres. Diputados, que el caciquismo no baja nunca a los pequeños partidos políticos; el caciquismo va a los partidos turnantes, los cuales, con esa ley, subsistirán en la República; el caciquismo ira a uno de estos dos grandes partidos: al partido que este en el Poder o al que este en condiciones de sustituirlo (13)

Precisamente xustifica ante o mesmo Casares Quiroga o seu abandono do PRG, na fonda reconversión que sufriu precisamente a organización no tránsito dende a inicial ORGA, onde as posicións máis orientadas ó galeguismo ficaron abandonado a organización en beneficio do Partido Galeguista:

Orga foi perdendo masas populares ata que desapareceu o seu nome e o seu espírito primitivo. [...] Fundado o P.R.G. a minoría foi deixando de ser unha conxunción de diversos sectores ideolóxicos para quedar reducida a unha minoría de Partido. E o P.R.G. foi orientándose nunha ideoloxía que non comparto; e aumentando as súas filas con elementos, para os cales persoalmente son todos os meus respectos, pero de cuxa ideoloxía e prácticas políticas, estou separado por distancia insalvable (14)

Esa crítica á vontade homoxeneizadora das estruturas de partidos, sen ter en conta excesivamente as opcións persoais, é onde Picallo atopa un maior desaxuste, coa súa idea da acción política. Un home fondamente individualista e tan complexo na súa expresión pública non podía sentirse cómodo nestas organizacións, mesmo daquelas onde compartía intereses comúns, como podía ser o mesmo Partido Galeguista:

E dito esto... dúas verbas sobor do seu aspecto político, pr'o futuro do Partido. ¿De verdade o Consello d'un partido pode por sí i-ante sí, expulsar afiliados? ¿E si eses afiliados desempeñan cargos públicos poder ser arredados nada menos que por un Consello do cual non poder formar parte? ¿quer lles asegura que no futuro non se produzca unha discrepancia entre o Consello e os diputados? Nese caso o Consello sempre ten a razón porque ter a forza de expulsar, segun o precedente que acabar vostedes de sentar. E eso que a miña permanencia na minoría tiña o refrendo d'un Congreso do Partido. Si o reglamento da tales facultadas ao Consello eu agardo que vostede pense na sua reforma en ben da democracia interna do Partido. Moita mais necesaria esta democracia no noso, onde hai posiciós ideolóxicas distintas que deben estar plenamente garantizadas (15)


Galicia, bastión da democracia republicana

No discurso de Picallo sempre hai unha constante: a de defender os intereses de Galicia baseándose en que representan en moita maior medida que en ningún outro territorio do Estado os intereses da mesma República, é dicir, dos valores que garanten a democracia social:

Nosotros queremos evitar que el campesino gallego pierda la ilusión de su propiedad rural, que hasta hoy tuvo, y que en casa de un hombre que dispone de cinco, seis o diez ferrados de tierra, aparezcan paralelamente cinco o seis obreros parados, creándose así un proletariado rural que no deseamos que exista, por las tremendas consecuencias que tiene en todos los países del mundo donde lo hay. Queremos -y sabemos que se puede lograr- que Galicia sea una ejemplar democracia social, sin que sobre su tierra se proyecte la sombra de Caín (16)

Mesmo inclúe a extensión da pequena propiedade en Galicia como un mérito engadido de ‘empatía’ da sociedade galega co sistema republicano, na apreciación de que esa enorme clase campesiña galega sentíase identificada como unha ampla clase media fiel defensora dun sistema de oportunidades individuais:

Yo estoy seguro, Sr. Ministro, de que si algún día la República, no só1o como forma de Gobierno, sino como esencia democrática social, no ya si la República tendiese a desaparecer -que eso es ya imposible-, sino tan só1o a ser desvirtuada en sus esencias de libertad y de democracia, los pequeños campesinos de Galicia (sabido es que los pequeños labriegos son la base de las democracias en todos los países) serían los primeros llamados a defenderla, y la defenderían con tal de que la República llegue a sus campos y a sus casas con pan para su cuerpo y el pan de la cultura para su espíritu, y con un aliento de esperanza para sus mozos hoy sin horizontes, sin tener ni adonde escapar, porque ese remanso de paz será una verdad allí y los hombres habrán de responder "presente" cuando la República los llame en primer termino, como hacen siempre las democracias políticas que se inspiran en una democracia económica, alegre y parturienta (17)

Mesmo a campaña a favor do Estatuto da primavera do trinta e seis converterase para Picallo na mellor expresión pública de unidade entre a República e Galicia, como proban os seus argumentos a favor do voto afirmativo no plebiscito:

SI é a chave de ouro milagrosa que abre a Galicia as portas do porvir. Pra que sea unha Democracia Social, Campesiña e Mariñeira rexida por sí mesma nun réximen de cibdadanía civil e civilizada. Pra que sea unha Democracia económica en que cada traballador perciba o producto integro do seu traballo. Pra que sea unha Democracia cultural aberta a todol-os cerebros e a todol-os espritos aptos pra gozala, agachados nas capas máis homildes no Noso pobo. Pra que en Galiza frolezan estes bens, que son aspiración eterna da Humanidade (18)

Esa idea da simbiose entre os intereses diferenciais galegos e a democracia social é constante. Permanece mesmo nos momentos álxidos da guerra civil, onde a derrota da República comeza a albiscarse tras a ruptura do fronte norte:

As posibilidades inmensas de facer de Galiza unha democracia social eixemplar sin caciques zafios;... o anceio de dignificar a vida pública pol-a intervención directa do pobo, das súas xentes mozas, cultas e puras, na xestión política e adeministrativa;... a seguridade de que en Galiza, n’un réximen novo todal-as ideas, ainda as mais destemidas, habían de desenrolarse n’un ambente de respeto e de civilidade fraternal (19)


Teoría e práctica da democracia republicana

Nos seus discursos parlamentarios tamén hai unha segunda idea forza moitas veces reiterada, e case sempre en relación co seu obxeto de interese que é Galicia: a da ‘pureza’ do sistema democrático. A de en que medida os grupos políticos recoñecían as demandas democráticas daquela sociedade. Naqueles momentos todo era posible, máis téntase construír un sistema dende posicións de saída de cultura política moi deficitarias nese senso. O mesmo sistema electoral, clave como garantía da mesma democracia, é un dos temas nos que Picallo pon un maior interese, coñecedor de que o seu desenvolvemento é clave na credibilidade do sistema, da súa imaxe de marca. Picallo critica a necesidade das altas cifras de votación afirmativa ás convocatorias plebiscitarias de Estatutos de Autonomía. No caso concreto de Galicia, insistirá en que a porcentaxe pode non axeitarse coa súa estrutura poboacional:

Nosotros deseamos que el numero de los que aprueben los Estatutos regionales sea el de la mitad mas uno de los electores que figuren en el Censo; es decir, lo que se llama la mayoría absoluta. Y decimos esto, por las siguientes razones, que interesan particularmente a Galicia: primera, por la diseminación de nuestra población rural, especialmente en las provincias de Lugo y de Orense, con pocos medios de comunicación que no permite lograr el porcentaje exigido, ni siquiera con un grande esfuerzo; segunda, por la cantidad de personas inscritas en el Censo que están emigradas, y tercera, porque nosotros no concedemos categoría política a los que se abstienen de votar. Para nosotros, quienes se abstienen de votar no merecen ninguna consideración política, y la mejor manera de obligarles a votar, a ocuparse de los importantes problemas que ahora se discuten, es hacer cosas, a pesar de su abstención, y porque deseamos que el plebiscito de nuestro Estatuto resulte una verdadera consulta al país gallego dentro de lo posible. Por esas razones, que, aunque interesen particularmente a Galicia, deben interesar también a la Cámara y España entera, entendemos que es suficiente la mayoría absoluta de los inscritos en el Censo, esto es, la mitad mas uno, para que el Estatuto tenga valor legal ante este Parlamento. Nada más (20)

Un par de anos máis tarde a súa esperanza no futuro desa composición parlamentaria das Constituíntes vai en descenso, mesmo chega a criticar abertamente as posibilidades de que aquel Parlamento sexa o representante máis fidedigno do sentir democrático do Estado. O que considera o baleiro ante as iniciativas referidas a Galicia refrenda o seu plantexamento:

Yo necesito declarar que no tengo mucha fe en estos debates parlamentarios y que lamentaría mucho que mi país empezase a no tener mucha fe tampoco en el Parlamentarismo, ya que uno de sus aspectos más importantes, la parte que se refiere a ser la antena que recoja todos los días los intereses y los anhelos del país esta realmente abandonada. Aparte de la labor de hacer leyes, entiendo que la labor parlamentaria que se refiere al planteamiento diario de problemas vitales tiene muchísima importancia. Por lo que a Galicia se refiere, cada vez que nos hemos levantado aquí para hablar de intereses importantísimos, nuestras palabras han caído en el más absoluto vacío por parte de los Sres. Ministros a quienes nos hemos dirigido (21)

Mais non é só que poda ser considerado como un desprezo polos intereses da sociedade galega, senón tamén a preparación de leis tan importantes e transcendentes como a electoral atendendo a intereses exclusivamente partidistas, e non de respeto á vontade popular expresada democraticamente nas urnas:

Yo no quiero suponer, Sres. Diputados, que este principio del proyecto de ley Electoral este inspirado por el terror a que triunfen determinados sectores de la opinión española. Si esto es así, no es muy leal que digamos declararnos una República democrática. La democracia a medias fue la causa de que la democracia muriese o, por lo menos, llegase al actual estado de decadencia; la democracia ha de aplicarse en su integridad absoluta y puramente o, de lo contrario, se va a otra cosa que no es la democracia. Y a mi no me asusta la otra cosa que no sea la democracia; a mí me asusta mucho mas esta cosa, que seria de termino medio, que no es ni democracia, ni deja de ser democracia: que es una ficción y un engaño….
Quien habla del ejercicio de la ciudadanía esta obligado a dar los medios de ese ejercicio. Si no lo hace así, si habla de ese noble ejercicio y luego deja en pie lo que se opone a él, no es honesto con su pensamiento (22)



A paixón democrática: o chamamento á xuventude

Tras a derrota electoral de novembro de 1933 poñerá en boa parte a súa esperanza non tanto no novo sistema, senón na renovación deste a partir da xuventude. Son os grupos xuvenís nos que percibe case como os únicos que serán capaces de sacar adiante o sistema de garantías democráticas. Dende este ano comparte unha percepción bastante xeralizada nos axentes públicos do avellentamento da democracia republicana, que si ben é certo que era ‘nova’ no contexto español, resultaba ‘vella’ no ámbito europeo das democracias parlamentarias nos que tamén se encadraba. Estes chamamentos á xuventude reflicten precisamente o depósito das súas derradeiras esperanzas nesa nova xeración:

Por otra parte, viene detrás de nosotros una mocedad, una juventud inquieta que abrió sus ojos al panorama social de esta hora, no en la España que vivió en la agonía del régimen monárquico ni en la España de la Dictadura; una juventud que levantó la vista y se puso, por un impulso humanísimo, a contemplar un panorama social completamente distinto de aquel. Esa juventud, que extendió sus ojos hacia un horizonte de tipo social novísimo, al volver la vista a su propio país y pensar que cosas de ese nuevo tipo social podían ser realizadas en él, se encuentra con una serie de inconvenientes, se encuentra con una economía destrozada y pulverizada, con una agricultura que por desorientación técnica no rinde todo cuanto pudiera rendir, con una ganadería combatida ardorosamente, con una producción de pesca que no se puede vender, lo cual determina el hambre en cientos de hogares marineros (23)
Y nosotros queremos a toda costa que esa mocedad que viene detrás, inteligente, alegre, deseosa de construir, en una gran empresa, una Patria nueva, tenga algo que hacer en bien de su país (24)


A campaña do 36 representou ó salto á política desta nova xeración, representada en boa parte nos representantes políticos locais das corporacións da FP, na que tiña no seu irmán Xoan Antón un dos mais notables representantes:

Ai meu gran amigo que cousas descubrín eu desde a tribuna nesta campaña electoral ao longo e ancho da nosa Terra. Que ollos xuvenís alucinados seguindo o voo das palabras. Que gran fe en nós e que sortilexio de comuñón na charla amable do post-mitin. Ao seu conxuro comecei a sentirme “leader” “conductor” do meu Pobo. (25)

Volta a resultar elixido en febreiro de 1936, despois dunha prolongada campaña e mesmo de numerosos esforzos levados adiante mesmo tras a votación:

Polo demais foron horas inesquecibles. Sobre todo aquelas nas que, para evitar que se nos roubase o trunfo, tivemos que dar un golpe de man no Goberno Civil, empuxados por este pobo coruñés marabilloso, lanzado á rúa ao berro de: “A queimar aos ladróns das actas”. (26)

Máis, fora da paixón política, decaen as esperanzas no futuro desa democracia, e Picallo segue insistindo en que a clase política republicana non é quen de ler a mensaxe que se atopaba detrás do triunfo da Frente Popular:

Y nada mas, Señores Diputados, sino dejar constancia de que, aun siendo Diputado gubernamental, me he visto obligado a formular estos ruegos precisamente para mayor prestigio del Gobierno. Hemos levantado en derredor del 16 de febrero una ilusión, que puede ser creadora, ilusión que está vinculada a la solución de estos problemas, aparentemente menudos, pero de los cuales depende la vida de muchísima gente. No matéis esta ilusión, atendedla con el cariño y el afecto que requiere su situación de trabajadores modestos, que no tienen otros medios de vida. Y nada más (27)

Pouco tempo durou este sono, este renacemento dunha etapa cargada de ilusión e esperanza:

Era un verano rico, en cosechas de mar y tierra, alumbrado de soles y esperanzas, aquel de 1936. El régimen democrático y republicano, se reafirmó el 16 de febrero. ... De pronto cayó la gran desgracia, la inmensa desgracia.... A fines de julio, Galicia, era un campamento militar (28)

De feito, tamén Picallo observou anos máis tarde aquela sublevación militar reaccionaria como a tentativa, neste caso con triunfo final, de botar abaixo a democracia:

Empezó tal día como hoy, de 1936, con una insurrección militar contra el régimen republicano y democrático, que el pueblo se había dado, en uso de su soberanía y en conformidad con la Constitución y las leyes del Estado. En apariencia, es aquella una guerra civil. Pero, en realidad era otra cosa de mayores alcances...
La rebelión no tenía en su favor ni siquiera las razones morales que legitiman algunas rebeliones: no la hicieron oprimidos ni humillados, ni ofendidos, ni sometidos a opresión, privados de derechos. No. La hicieron quienes gozaban, dentro del régimen contra el cual se alzaron, de todo género de comodidades y privilegios. No era una rebelión contra un sistema de tiranía, que gobernase, arbitrariamente, al margen de Ley. Por el contrario, fue una rebelión contra la Ley misma, contra la Libertad y contra los derechos del pueblo, todo lo cual fue derribado, para colocar en su lugar, la arbitrariedad, el despotismo, y la opresión a las ideas y a los pensamientos (29)


A altura dos anos sesenta, nos momentos finais da súa vida, o pesimismo sobre o retorno da democracia a España era moeda común nos seus escritos. E mesmo os réximes democráticos da sociedade do benestar aínda de recibir aquela denominación apreciada anos antes, xa non representan para Picallo os mesmos ideais polos que loitou na súa vida:

De ahí que los republicanos españoles que hemos defendido con ardor, con sinceridad y con desinterés, en la guerra que hemos aludido, a las naciones democráticas no estemos dispuestos a repetir la hazaña: porque hemos perdido la fe y la confianza en el pensamiento internacional que se denomina democrático, y que es cómplice y encubridor del régimen español que aherroja a ciudadanos y a pueblos, privándolos de los derechos humanos y colectivos más elementales. Y para nosotros, vale aquel viejo dicho pesimista y desconsolado: ‘Ya ni en la paz de los sepulcros creo’ (30)

Han pasado 32 años, durante los cuales el progreso de la Humanidad, en todos los órdenes, ha logrado objetivos insospechados. Es posible que las formas, los conceptos sociales, políticos y jurídicos que iluminaron el sol del 14 de abril hayan dejado de tener vigencia en nuestros días (31)

____________________



Aínda destas expresións finais, lóxicas na desesperanza dun obxetivo non cumprido que formaba unha parte moi importante da súa existencia, o que queda do discurso democrático de Picallo é algo que non perde a súa frescura aínda do tempo transcorrido, que as follas do tempo non son quen de borrar:

La democracia no se aprende en libros ni en discursos, ni se estudia, sino prácticamente. Así como el movimiento se demuestra andando, la democracia no tiene otra escuela que su práctica plena y absoluta. Mientras un pueblo no esta en plena función democrática, nadie tiene derecho a decir, "a priori", si esta o no capacitado para ejercer la democracia y los derechos que le son inherentes. La democracia se vive y se practica, no se aprende (32)


En Ramón Suárez Picallo. A voz esquecida do galeguismo,
Comisión Irmáns Suárez Picallo, Sada, 2009.





NOTAS

1. ‘Política Galega’, Céltiga, 1928, nº 85/86, Edición Ext. do Apóstolo, páx. 34.
2. Idem.
3. Idem.
4. ‘España vista desde Londres por Salvador de Madariaga’, La Feria del Mundo, 22 de maio de 1944. Todos os artigos deste periódico son sacados da compilación realizado por Edmundo Moure e Carmen Norambuena, Suárez Picallo, R. (2008), La Feria del mundo. Crónicas desde Chile (1942-1956), Consello da Cultura Galega, Santiago.
5. ‘Génesis popular de la República. Unas elecciones que derribaron 15 siglos’, La Feria del Mundo, do 13 de abril de 1947.
6. ‘Ramón Suárez Picallo. Diputado a las Cortes Constituyentes’, Correo de Galicia, 5 de xullo de 1931.
7. Carta de Ramón Suárez Picallo a Santiago Casares Quiroga, 31 de agosto do 1933, en Castro, X.: O Galeguismo na encrucillada republicana, vol. 2, Deputación Provincial de Ourense, 1985.
8. Diario Oficial de Cortes, Lexislatura 1931-1933, sesión do 29 de setembro de 1931, páx. 1266.
9. Diario Oficial de Cortes, Lexislatura 1931-1933, sesión do 24 de setembro de 1931, páx. 1139.
10. Diario Oficial de Cortes, Lexislatura 1931-1933, sesión do 24 de setembro de 1931, páx. 1139.
11. 1933, sesión do 25 de setembro de 1931, páx. 1258
12. Diario Oficial de Cortes, Lexislatura 1931-1933, sesión do 24 de maio de 1933, páx. 13038.
13. Diario Oficial de Cortes, Lexislatura 1931-1933, sesión do 4 de xullo de 1933, páxs. 13803-13805.
14. Carta de Ramón Suárez Picallo a Santiago Casares Quiroga, 31 de agosto do 1933, en Castro, X.: O Galeguismo na encrucillada republicana, vol. 2, Deputación Provincial de Ourense, 1985.
15. Carta de Ramón Súarez Picallo ó Secredario Xeral do Partido Galeguista Alexandre Bóveda, citado por Castro, X.; (1985) O galeguismo na encrucillada republicana, Deputación Provincial de Ourense.
16. Diario Oficial de Cortes, Lexislatura 1931-1933, sesión do 4 de abril de 1933, páx. 12267.
17. Diario Oficial de Cortes, Lexislatura 1931-1933, sesión do 4 de abril de 1933, páx. 12267.
18. El Pueblo Gallego, do 28 de xuño de 1936.
19. ‘No primeiro aniversario do Plebiscito do Estatuto de Galiza’, Nova Galiza, Nº 6, 1 de xullo de 1937.
20. Diario Oficial de Cortes, Lexislatura 1931-1933, sesión do 25 de setembro de 1931, páx. 1190.
21. Diario Oficial de Cortes, Lexislatura 1931-1933, sesión do 4 de abril de 1933, páx. 12267.
22. Diario Oficial de Cortes, Lexislatura 1931-1933, sesión do 4 de xullo de 1933, páxs. 13803-13805.
23. Diario Oficial de Cortes, Lexislatura 1931-1933, sesión do 24 de maio de 1933, páx. 13038.
24. Diario Oficial de Cortes, Lexislatura 1931-25. Carta de Ramón Suárez Picallo a Eduardo Blanco-Amor, marzo do 1936, Biblioteca da 26. Idem.
27. Diario Oficial de Cortes, Lexislatura 1936, sesión do 8 de xullo de 1936, páx. 1985.
28. ‘Galicia martir’, La Feria del Mundo, 12 de agosto de 1943
29. ’18 de Julio: España’, La Feria del Mundo, do 18 de xullo de 1943.
30. ’14 de abril de 1931: proclamación de la Segunda República Española’, Lugo, abril de 1962.
31. ‘La República’, Lugo, abril de 1963.
32. Diario Oficial de Cortes, Lexislatura 1931-1933, sesión do 4 de xullo de 1933, páxs. 13803-13805.
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 18-05-2010 02:29
# Ligazón permanente a este artigo
OS MASONS EN ESPAÑA NA DÉCADA DE 1940
Que a masonería na España de Franco sufriu represión e persecución pódese probar con algúns documentos significativos sobre a represión e incautación de bens da masonería española polo Goberno do dictador entre 1938-1956.
RSP neste artigo publicado no ano 1947 fala dos masóns fusilados e da nomes, moitos nomes...



16 de mayo de 1947

LOS MASONES DE ESPAÑA


Por Ramón Suárez Picallo

Es conocida en todo el mundo la actitud del régimen que domina en España frente a la Masonería y a los masones. Fueron fusilados centenares de ellos en los primeros días de la rebelión militar y en las zonas que dominaron los insurrectos; no sólo los que estaban fuera de la institución desde hace varios años. Para juzgarlos, en conexión con cualquiera actividad política republicana, se crearon Tribunales especiales llamados de “represión del comunismo y de la masonería” -así, todo junto– absolutamente fuera de la ley y cuyos fallos tuvieron efecto retroactivo.

Los que no fueron ejecutados, fueron condenados a varios años de prisión. Últimamente las penas para los procesados por “actividades masónicas” han sido unificadas al tipo medio de doce años y un día. De estos huéspedes en varias cárceles damos una lista incompleta que ampliaremos en su día:


EN LA PRISIÓN PROVINCIAL DE MADRID:

Eduardo Boix Agramunt, empleado de banco, condenado en 1944 a 16 años y un día.

Nicolás Pérez Rueda, farmacéutico, condenado en 1944 a 13 años y un día.

Lucindo Renedo Morejón, empleado de correos, condenado en 1944 a 12 años y un día.

Antonio García Pons, periodista, condenado en 1945 a 12 años y un día.

Fernando Castillo Guerrero, farmacéutico, condenado en 1945 a 12 años y un día.


EN LA PRISIÓN HOSPITAL DE YESERÍAS

Antonio Fernández de Velaza, magistrado grado 33, condenado a 12 años y un día.

Antonio Fernández, contable, condenado a 12 años y un día en 1939.


EN EL PENAL DE BURGOS

Rafael Villa Villa, abogado, delegado de Trabajo en Salamanca, condenado a 12 años y un día en 1942.
José Vásquez Rojas, obrero ebanista, condenado en 1939 a 12 años y un día.
Antonio López Santos, obrero, condenado a 12 años y un día en 1940.
Oriol Martorell, abogado, periodista y ex Teniente Alcalde de Barcelona, condenado a 12 años y un día.

Gavin Miguel, profesor mercantil y ex cónsul de España, condenado a 12 años y un día en 1940.

Tejedor Manuel, agente comercial, condenado en 1940 a 12 años y un día.

Florencio, militar, condenado a 12 años y un día en 1939.
Navarro, contratista de obras, condenado a 12 años y un día en 1940.
Enrique Vidal Abril, empleado de la Generalitat de Cataluña, detenido el 04 de julio de 1940, sin juzgar.

Francisco Jornada Albim, Procurador de los Tribunales, Juez Municipal de Igualada, detenido el 10 de julio de 1946, sin juzgar.
Antonio Cabiñán Casot, periodista, detenido el 11 de septiembre de 1946, sin juzgar.

Juan Esque Montseny, Inspector Jefe de Enseñanza de la Generalitat de Cataluña, detenido el 07 de enero de 1947, sin juzgar.
José María Frigola Abello, detenido el 10 de enero de 1947, sin juzgar.


Y LOS CATÓLICOS

A los católicos que expresan su emoción democrática, que protestan contra los negociantes estraperlistas amparados por el Estado, o que defienden el sentido cristiano de la justicia, tampoco les va del todo bien. Ahí están los artículos del gran militante católico norteamericano doctor MacMahon –expulsado de España por orden gubernativa a causa de sus publicaciones en el “New York Post”– para demostrarlo. Posteriormente a ellos he aquí un grupo de noticias frescas al respeto.


SAN SEBASTIÁN

Entre los detenidos recientemente en Rentería figuran: José Miguel Michelena (Presidente de Acción Católica), y a los miembros de la misma institución: Sabín Lasa, Juan Polo Lizarralde, Antonio Amiano, Sebastián Berra, Ramón Olaizola, Ramón Olaciregui y Garmendia. Se les acusa de colocar pasquines, letreros y banderas vascas, el día de “Aberri Eguna”. Han sido y continúan siendo maltratados para obligarles a hacer confesiones forzadas.

Por su parte, el sacerdote de la localidad, D. Felipe Barandiaran, debe presentarse a la policía cada dos horas. Su casa ha sido registrada repetidas veces. Se ignoran las causas de estas medidas policiales.


BILBAO

Hasta la fecha la Orden de los PP. Carmelitas Descalzos, que tenía un colegio para novicios en Amorebieta, no ha podido hacerse cargo del mismo, requisado por las autoridades en mayo de 1937 después de fusilar junto a la tapia del Convento de Larrea, al P. Ramón, Rector del citado colegio. Todas las peticiones de la Orden para que se les devuelva el edifico con objeto de dedicarlo a casa de oración y actividad misionera, han sido desatendidas por las autoridades de la España que se dice católica.


SOLIDARIDAD

Con motivo de la recrudescencia de la persecución a los afiliados a Solidaridad de Trabajadores Vascos (Sindicato cristiano), la “Confederación Francaise de Travailleurs Chretiens” y la “Confederación de Belgique”, han enviado sendas cartas de simpatía a la organización, y de sentimiento por las detenciones constantes, las últimas de las camaradas Apaolaza y Azkona, Muniain y Piazaola.


PARÍS

En la primera sesión del Congreso Nacional del M. R. P. estuvo presente una delegación vasca, especialmente invitada, compuesta de los señores José María de Lasarte (Consejero vasco), Julio de Jáuregui (Diputado) y Javier de Landaburu, en representación del P. N. V. Fueron ampliamente aplaudidos los integrantes de la representación cuando informaron sobre las persecuciones de que son víctimas los católicos democráticos españoles.


MONTEVIDEO

En el reciente congreso Socialcristiano celebrado en esta ciudad fue visiblemente repudiado el régimen franquista, negándosele el derecho de titularse social–cristiano o social–católico. En un régimen de tiranía insoportable, incompatible con los principios más elementales de la Democracia Jesuscristiana.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o dxía 16 de maio de ... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 16-05-2010 01:31
# Ligazón permanente a este artigo
DE RAMÓN SUÁREZ PICALLO A EDUARDO BLANCO AMOR: EPISTOLARIO
Esperanza Mariño Dávila licenciada en Filoloxía Galego-Portuguesa pola Universidade de Santiago é na actualidade profesora no IES de Cacheiras. Participou no Congreso Internacional sobre os Escritores do Exilio Republicano celebrado en marzo de 1999 en Santiago coa ponencia "O espello dunha amizade. De Ramón Suárez Picallo a Eduardo Blanco-Amor: epistolario (1931-1946)".
Participou nas II Xornadas Irmáns Suarez Picallo celebradas en Sada en outubro de 2008 onde falou de "A correspondencia entre Ramón Suárez Picallo e Eduardo Blanco-Amor."
Presentamos agora este artigo que forma parte do libro "Ramón Suárez Picallo.A voz esquecida do galeguismo".


Esperanza Mariño Dávila


Sobre a inconmensurable amizade que uniu dous carismáticos persoeiros -dentro da cultura galega, en particular-, pódense esbozar algunhas pinceladas biográficas significativas. Foi no ano 1924, en plena Ditadura de Primo de Rivera, cando nun café da Avenida de Maio de Buenos Aires de premonitorio nome (La Armonía), vanse coñecer un emigrante sadense desaliñado (1894-1964) e un dandi auriense, prófugo da guerra de África (1897-1979).

Pese á disparidade provocada pola aparencia física e mais a categoría, axiña comezan a primeira tarefa común: a codirección literaria da revista cultural Céltiga, da que a vea progresista e republicana non agocha o obxectivo: GALIZA. Ambos se inflúen; a férrea militancia sindical de Picallo marca ao amigo na cuestión social, en troques do abandono do galeguismo folclórico daquel a prol do futuro compromiso absoluto. Un ano despois, no seo da Federación de Sociedades Gallegas Agrarias y Culturales (FSGA y C), forman parte da xunta executiva do radical El Despertar Gallego.

Logo se produce o primeiro afastamento. Ramón parte en 1926, comisionado polo Goberno arxentino como conselleiro na X Conferencia Internacional do Traballo en Xenebra (e visita Galiza); un bienio máis tarde, Eduardo volve á Terra durante uns meses.

Os dous abandonan Céltiga en 1929 por discreparen co director, que malversara fondos destinados á creación da Casa de Rosalía para axudar ao Seminario de Estudos Galegos. No ano 1931 Picallo regresa tras resultar elixido deputado nas Cortes republicanas de Madrid. Eduardo vese obrigado a volver pola enfermidade e pasamento da nai, acontecido en 1933, e obtén refuxio en Veloi; o vinte e cinco de xullo discursan a carón de Castelao e perante a estatua de Rosalía, en Santiago.

Nas eleccións de 1936, Picallo resulta reelixido por maioría, por diante de Castelao. Máis que a vibrante oratoria destaca a afinidade co pobo, por ter sido mariñeiro e labrego en Galiza; xa en Buenos Aires, peón de farmacia, mecanógrafo nunha oficina, cobrador, vendedor ambulante de lambetadas, lavalouza e pinche de cociña nalgúns barcos. Co tempo, simultanea os tardíos estudos de Bacharelato e Dereito co labor parlamentario.

Co remate da Guerra Civil ábrese o longo camiño do exilio, primeiro dominicano e logo, en 1940, chileno (que durará dezaseis anos). Mentres tanto, Eduardo vai permanecer en Buenos Aires, lugar vetado para o grande amigo pola súa significativa traxectoria política. No ano 1944 Castelao funda o Consello de Galiza na cidade porteña, do que formarán parte.

Polas adversas circunstancias, Picallo padece unha profunda crise que estala en 1946. A inmensa dor polo fracaso político dunha Galiza asoballada, a precariedade económica, unha saúde deficitaria e a tremenda soidade deixan o vello loitador reconvertido nun bébedo impenitente. Un trienio máis tarde, Blanco Amor desembarca en Santiago de Chile como profesor extraordinario para impartir uns cursos de lírica española. Prodúcese un emotivo reencontro tras unha ducia de anos sen se veren.

No hospital do Centro Galego de Buenos Aires ten lugar o pasamento de Picallo; Blanco Amor sofre unha severa crise nerviosa que o obriga a ingresar tamén, pois a negra soidade asústao. Apenas tres meses despois, en 1965, o ourensán decide volver definitivamente á Terra.

Sobre o epistolario, desenvolvido fielmente durante quince longos anos (1931-1946), cómpre realizar unha clasificación en tres grandes períodos cronolóxicos:
1. Prebélico (1931-1936).
2. Bélico (1936-1939).
3. Do exilio (1939-1946).
3.1. Exilio dominicano (1939-1940).
3.2. Exilio chileno (1940-1946).

Composto por vinte e catro cartas, nove delas están datadas en Madrid, coincidindo coa estadía parlamentaria (dúas no ano 1931, cinco en 1932 e outras dúas en 1936). Existe unha carta remitida desde Ourense en 1931, outras dúas desde A Coruña e Santiago de Compostela -un trienio e cuadrienio despois, respectivamente- e outra sen datar. Tamén hai outra única desde a Barcelona de 1936. Datadas en Ciudad Trujillo consérvanse tres. Por último, desde Santiago de Chile escríbense as sete restantes.

Ao longo do epistolario pódese albiscar o home “íntimo”, ese que case nunca aparece nos libros. Non cabe dúbida de que a profunda amizade entre os dous desarraigados se desenvolve, en boa medida, pola situación marxinal, establecida nunha tripla fronte:

1. O amor absoluto pola Terra, manifestado a través da lealdade e o altruísmo, aínda nas circunstancias máis adversas e a través do tempo.

Sigo manteniendo dos principios: Galicia sobre todas las cosas; y después mis amigos personales, intelectuales y espirituales. (21/10/1940)

1.1. Tal amor leva emparellado a afección pola lingua, por máis que unicamente escriba tres cartas en galego. Porén, reacciona con enerxía na crise do escritor amigo.

Lo que en cambio me consterna es lo que me dices que dejas de escribir en gallego. ¡No! Tu no puedes ni debes hacer eso. Por que te perseguirá tu propia obra; esa bella obra que son latidos de tu corazon y pedazos de tu alma. Tu no harás eso. Escribirás en gallego a pesar tuyo. (8/3/1932)

1.2. A respecto da experiencia como deputado, en Madrid atópase a desgusto pola hipocrisía reinante e o tremendo traballo que debe realizar, tanto na primeira lexislatura como na segunda.

España non ten remedio. A nosa franqueza, ruda e limpa, choca; eu non me afago; eu afógome. (Xaneiro de 1932)

¡No puedo más! Los últimos exámenes, la Licenciatura, las primeras actuaciones forenses y encima la campaña electoral más dura habida y por haber. ¡A 17 mítines por día he salido! (1936)

1.3. O panorama político da época pode verse a través de personalidades concretas. Por exemplo, na crítica a Lerroux e Negrín ou na indiferenza de Villar Ponte no Parlamento. A esperanza de mudar Galiza pronto se tronza pola Guerra Civil; se algo aprendeu é que, en política, só triunfan os que se colocan sempre na ofensiva. Defenderse é só o fracaso: velaí unha das grandes leccións de Picallo! Xa no exilio, maniféstase anticomunista de xeito visceral, en oposición aos seus primeiros anos como delegado sindical. Afirma que

Castelao, desde que foi a Rusia, entregouse por enteiro. Aplebeyárono. En New York anduvo tolo pra que eu o axudase a servir o P.C. Eu botei vinte blasfemias seguidas e díxenlle que estaba irremisiblemente perdido se non reaccionaba. Non reaccionou e está feito unha piltrafa política. (1942)

2. O exilio. Malia os amores esporádicos e a intensa actividade pública, a vida de Picallo transcorre na máis absoluta soidade, intensificada nos intres críticos, como a morte dos familiares.

¡Santo Dios! Como ves, imagínate como estoy. ¡Ayudame! ¡Escríbeme! No tengo a quien hablarle en el mundo. (27/2/1940)

En mi angustia, en mi tristeza, en mi soledad y en mi hambre mando yo. (24/8/1946)

3. A común condición homosexual, de aí as delicadas e sutís confidencias.

De amores? Una cosa romántica, levisima. Residencia: La Coruña. 18 años de edad. Maravilla de ingenuidad y de gracia. Dos intentos que terminaron a sopapos. Dos viajes a San Sebastian. Total nada. ¿Y tu? (20/5/1932)

¿Tes amores? Eu tuven en Barcelona un romance inolvidabel. Alá quedou. En New York algunha aventura. New York e unha cibdade maravillosa. Aquí nada. Igual que Mugardos ou Carnoedo. (1942)

Las aguas de mi hermosa Ría de Sada, camino de los “Caneiros”, seguirán azules de día y por la noche encendidas de “ardentía” iluminando los cuerpos apolineos de los muchachos nadadores para delectación de nuestros ojos fatigados; (...). (24/8/1946)

Fronte a tanto trasacordo, parece brisa fresca o culto á amizade con Eduardo porque

nuestra amistad, clara y luminosa, está más allá de los triunfos y de las derrotas, más alla de nuestros defectos y de nuestras virtudes, más allá del bien y del mal. Más allá de todo. (6/9/1931)

¿Vale esto como pretexto para mi silencio de dos años? Por lo demás, los amigos verdaderos, como tú y yo, no hacen depender su amistad de una correcta regularidad epistolar. (...) Tu y yo nos dimos a la amistad y a nuestra Patria y eso nadie puede quitárnoslo. ¡Todo lo otro es anécdota intrascendente! (...) Yo te juro por el amor y la memoria de mis muertos, que en esas tierras, en la casa y en el cariño de los que quedan en mi humilde hogar de Beloy, tienes tú, para disfrutarlo en pleno dominio, la mitad de todo. Siempre tendrás allí un amable rincón; (...). (24/8/1946)


En Ramón Suárez Picallo. A voz esquecida do galeguismo, Comisión Irmáns Suárez Picallo, Sada, 2009.
Eduardo e Ramón con Chile ao lonxe por E.Mariño Dávila( páx 224-228)
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 15-05-2010 02:59
# Ligazón permanente a este artigo
EN TORNO A LA BIOGRAFÍA DE RAMÓN SUÁREZ PICALLO
Hernán Díaz aporta e descubre neste artigo que pertence ao libro Ramón Suárez Picallo, a voz esquencida do galeguismo a actuación dun desconocido Ramón Suárez no movemento obreiro arxentino, donde militouó no socialismo, no comunismo e estivo ao frente do sindicato nacional de marítimos e da central sindical nacional e que analiza detalladamente noutro libro titulado Ramón Suárez Picallo.Años de formación política. Selección de textos (1916-1931), publicado na Arxentina.


Hernán M. Díaz (1)


El año 2008 seguramente se podrá recordar como el año en que se redescubrió a Ramón Suárez Picallo. Y me refiero no tanto a su revalidación como figura principal en la historia gallega sino, sobre todo, al generalizado esfuerzo por rescatar del olvido gran parte de su producción periodística o política escrita. El puntapié inicial lo dieron Edmundo Moure y Carmen Norambuena, dando a conocer decenas de escritos del exilio chileno de Suárez Picallo en el volumen La feria del mundo. El Concello da Cultura Galega, por su parte, editó un CD donde se reproducen diversos fragmentos de discursos de Suárez Picallo en su último exilio bonaerense. El Concello de Sada, además de organizar dos jornadas de reflexión sobre los hermanos Suárez Picallo y encargarse de repatriar los restos del líder galleguista, sacó a la luz una escolma de textos en gallego sobre temas diversos. Lois Pérez Leira editó una biografía en castellano y en gallego, con un amplio registro fotográfico.

Finalmente, desde la Federación de Sociedades Gallegas y su Centro de Investigación Ramón Suárez Picallo, realizamos una selección de textos políticos de su primera etapa en Buenos Aires (1916-1931), con una introducción biográfica y crítica de esos años, donde creemos que la mayor novedad la conforma su enorme y casi desconocido periplo por el movimiento obrero argentino, donde militó en el socialismo, en el comunismo y estuvo al frente del sindicato nacional de marítimos y de la central sindical nacional. Lo que empezó queriendo ser una selección de textos de publicaciones ya conocidas, como El Despertar Gallego, Céltiga o Correo de Galicia, terminó incluyendo también una decena de textos de su época de militancia marxista y sindical, que dan a conocer a un proletario con un determinado perfil que, en muchos aspectos, anticipa y conforma ya al militante galleguista posterior a 1924.

Lógicamente, este rescate editorial de los textos de Ramón Suárez Picallo no habría sido posible sin las investigaciones que abrieron el camino para un conocimiento más sutil de la participación del político sadense tanto en Galicia como en la emigración y el exilio. Pensamos aquí sobre todo en la obra de Xosé Manoel Núñez Seixas, Justo Beramendi, Baldomero Cores Trasmonte y Esperanza Mariño, entre otros.

La investigación que llevamos adelante no fue casual pero sí en cierta manera inesperada. En principio considerábamos que no sería posible rastrear el paso de Suárez Picallo por estas organizaciones obreras, a las que él mismo se refería en algunos apuntes autobiográficos, pero de una manera desmañada e intrascendente. Considerábamos que sólo con arduas y fatigosas lecturas de diarios comerciales argentinos podríamos recoger, en el mejor de los casos, dos o tres referencias aisladas al futuro nacionalista gallego. ¿En qué se basaba este pesimismo anticipado? En la manera en que el propio Suárez Picallo exponía su militancia obrera, su evolución y sus logros. Los fragmentos autobiográficos de Suárez Picallo están llenos de exageraciones evidentes, de errores en los detalles y los mismos “aciertos” están enunciados con un estilo que equipara más su biografía a la leyenda que a la historia. Esto último se justifica, en parte, por el hecho de que casi todos sus apuntes autobiográficos datan de 30 o 40 años después de estos acontecimientos.

Suárez Picallo afirma, por ejemplo: “Como miembro de un Comité de Propaganda Gremial contribuí a la organización de 50 organizaciones sindicales” (2). Redundancia léxica al margen, la cifra de 50 sindicatos parece de plano una hipérbole para lo que imaginamos fue una esforzada militancia de apoyo a, como mucho, una docena de asociaciones obreras. Por otra parte, no podemos dejar de señalar la enunciación de “un” Comité de Propaganda Gremial, como si hubieran existido varios o fuera una organización indeterminada, tan indeterminada como el artículo que la califica. Pero este Comité de Propaganda Gremial fue una construcción de la oposición interna del Partido Socialista Argentino, que funcionó desde 1912 hasta su expulsión en 1917, y significó el principal reagrupamiento de la izquierda del partido, donde militó calurosamente Suárez Picallo.

“Presidí más de un ciento de asambleas de obreros marítimos –asambleas que no bajaban de 5.000 hombres y que tenían que reunirse en grandes campos de fútbol–; fui Secretario del Primer Congreso Marítimo Argentino y consejero sindical privado del delegado obrero argentino a las Conferencias X y XI del Trabajo de Ginebra. Fui miembro del Consejo Federal de la Marítima y miembro del Comité Central de la Unión Sindical Argentina.” (3) Aquí observamos más exageraciones y una distorsión cronológica evidente. ¿Ninguna asamblea contaba con menos de 5.000 personas? La mayoría de las asambleas del gremio en Buenos Aires se realizaron en el salón Verdi, donde no caben más de 2.000 personas. Una de las asambleas más grandes que Suárez Picallo dirigió en Gualeguaychú era de 700 personas, según su propio escrito. En cuanto a la cronología, se pasa sin continuidad de principios de los años 20 a 1926 (viaje a Ginebra) para volver luego a 1924.

A todas estas distorsiones, se le agrega una dimensión fundamental de la que carecen todos los fragmentos autobiográficos de Ramón Suárez Picallo: la significación real de cada uno de esos sucesos. En esos recuerdos casi caprichosos, el pasado adopta el carácter de una leyenda poco y mal recordada, donde todos los sucesos tienen el mismo valor y ninguno tiene el peso que se merece. Dirigir una asamblea queda en el mismo plano que dirigir la central obrera argentina y ser fundador del partido comunista se equipara con viajar a Ginebra a la asamblea de la Organización Internacional del Trabajo. En muchos de los recuerdos de Suárez Picallo no hay relato, no hay sucesión, no hay narración, los hechos no transcurren uno después del otro en una lógica a la vez causal y temporal sino que se exponen todos en un lienzo no evolutivo que borra las diferencias y achata el valor de cada acontecimiento. Por momentos asistimos a retazos de explicaciones causales: “Del comunismo me retiré […] cuando el PC se escindió en cuatro grupos” (4). Pero esto, lejos de ser una verdadera explicación, esconde el hecho de que Suárez Picallo militó durante casi cinco años en ese agrupamiento, teniendo en todo momento una posición destacada e incluso en el máximo nivel de jerarquía. Por otra parte, no hubo “un momento” en que el PC se dividió en cuatro partes, sino que se alude a un sucesivo desgajamiento de grupos de poca importancia numérica aunque de fuerte gravitación en la dirección del partido. La “escisión en cuatro grupos” entonces esconde al mismo tiempo que devela.

Finalmente, hay que señalar los diversos errores de detalle que hemos detectado en los mismos fragmentos autobiográficos de Suárez Picallo, errores que no solamente dificultan el conocimiento de su vida sino que, por añadidura, han sido infatigablemente repetidos con el único resultado de aumentar las confusiones como en una bola de nieve. No emigró a los catorce años, como afirma en un texto, sino a los diecisiete, según dice en otro del exilio chileno. El primer artículo escrito del político sadense fue en el periódico Adelante! el 15 de febrero de 1917, y no el 1º de mayo de 1916, como insiste erróneamente su autor. Hasta donde sabemos, nunca dirigió el periódico Libertad sino La Unión del Marino, órgano de la Federación de Obreros Marítimos.

¿En dónde se originan esta suma de inconsistencias? Obviamente, en que Suárez Picallo relata estos sucesos muchos años después, sin documentos a la vista y sin la intención de hacer una historia de su vida sino con la idea de trazar un panorama sobre sus comienzos en la política de la emigración. Si omitimos las pinceladas autorreferenciales de muchos de sus artículos (algunos ya en los años 20), el primer texto donde Suárez Picallo expone una historia de sus comienzos políticos es la carta que le dirige a Santiago Casares Quiroga en 1932, citada por Xavier Castro (5). Este texto, por el carácter semioficial que reviste y por la cercanía de los hechos, tiene coherencia cronológica, aunque naturalmente las circunstancias vitales del militante obrero y galleguista son relatadas de manera general y sin detalles.

Más adelante están los numerosos artículos periodísticos del exilio chileno, hoy rescatados del olvido por el volumen de Edmundo Moure y Carmen Norambuena Carrasco. Tanto la edición en papel como la totalidad de los artículos en CD, que los autores le facilitaron al archivo de la Federación de Sociedades Gallegas, son de una enorme utilidad para conocer la vida de Suárez Picallo. Por último, en sus últimos años en Buenos Aires, apareció una entrevista a Suárez Picallo en el periódico Lugo, realizada por los alumnos del curso de periodismo a su director, don Ramón. En ella se explicitan quizá por primera vez algunos pormenores de sus comienzos políticos y periodísticos, aunque siempre con las imprecisiones y las inexactitudes que señalamos al principio. Esa entrevista es la base para los comentarios biográficos de Xosé Neira Vilas y Alberto Vilanova, pero indudablemente éstos contaron con testimonios directos de Suárez Picallo y agregaron no pocos detalles referidos oralmente por el dirigente galleguista en su vejez.

Frente a este panorama, resultó altamente saludable el ordenamiento biográfico que realizaron Manuel Pérez Lorenzo y Francisco A. Pita Fernández, en un libro ya comentado que editó el Concello de Sada (6). Allí relatan sucintamente la vida de Suárez Picallo, alternándola con fragmentos de textos autobiográficos del sadense, debidamente anotados, fragmentos significativos, novedosos y alejados de ese tono legendario que señalábamos antes.

A lo que narramos en la introducción al volumen Años de formación política, queremos agregar dos aspectos que complementan o amplían lo relatado: primeramente presentar un panorama del marco económico y político de la Argentina, que sirve de sustento a la actividad del emigrante Ramón Suárez; luego, hacer una valoración del papel que supo tener en los ámbitos de militancia obrera en los que actuó.


El marco sociohistórico en el que actuó el joven Suárez Picallo

El período en el que actúa ese joven emigrante que durante varios años se hizo llamar Ramón Suárez es un momento muy definido y acotado de la historia argentina, tanto desde el punto de vista político como económico y social. Desde 1916 hasta 1931 se asiste a tres gobiernos de la Unión Cívica Radical, que terminan en 1930 con un golpe de Estado que cambia la fisonomía política de la Argentina por mucho tiempo, quizá por décadas. ¿Cuáles son las características principales de este período?

Esta etapa es la culminación de la construcción de una Argentina agroexportadora, dedicada fundamentalmente a proveer de materia prima a los países europeos. Lanas, cueros, granos, carne congelada son el medio para que una oligarquía terrateniente gane enormes sumas de dinero y se recueste en un modelo de país sin industria y fuertemente dependiente del capital extranjero, sobre todo inglés. El campo requiere brazos y para eso son convocados cientos de miles de emigrantes, que llegarán de las zonas más pobres de la Europa del siglo XIX: Italia en primer lugar, España en segundo término. Y entre los españoles, los gallegos aportan la mitad del contingente. La construcción de ferrocarriles y el mejoramiento del puerto ayudan a la consolidación de este modelo agroexportador: la red ferroviaria, así como los caminos a Roma, lleva todos los productos al puerto de Buenos Aires, donde los obreros estibadores cargan los barcos que llegan con emigrantes y vuelven a Europa con bolsas de granos. Ya desde estas pocas líneas podemos ver hasta qué punto Ramón Suárez representa un caso típico en la trama socioeconómica argentina: emigrante gallego, se instala en la ciudad capital (como la mayoría de los gallegos, que le huyeron al trabajo rural) y trabaja como marinero, en la navegación de cabotaje (otra manera que tenía el hacendado del Litoral para enviar sus productos al puerto internacional de Buenos Aires).

El modelo agroexportador y el consiguiente atraso industrial provocaron una situación dolorosa para el movimiento obrero argentino: mientras la oligarquía terrateniente construía imponentes palacios para vivienda familiar, a la vista de todo el mundo, el trabajador era mantenido en bajísimos niveles salariales. El empresario argentino acumulaba capitales enormes sin aceptar la menor distribución de la renta, y esa desatención de la cuestión social era acompañada por las actitudes políticas y represivas del Estado. Esta situación nos equiparaba, en la literatura social de la época, a la realidad de Rusia y a la de España, donde también las diferencias sociales llevaron rápidamente a un enorme grado de violencia social.

El movimiento obrero argentino se organizó, en los primeros años del siglo, alrededor de los anarquistas, los más combativos y quienes mejor representaron el sentimiento de injusticia por las desigualdades sociales. Pero también tuvo su importancia el socialismo parlamentarista (que consiguió su primer diputado en 1904) y un poco más adelante el sindicalismo revolucionario, también llamado sindicalismo soreliano, por ser seguidores de la doctrina de Georges Sorel y la CGT francesa.

La oligarquía argentina defendía la inequidad económica pero también impedía la democratización política de la sociedad. Tras la falsa apariencia de una república, la ausencia del voto secreto lograba que un puñado de familias se alternaran en el poder, sin la menor participación de otros partidos o sectores.

El advenimiento al poder del radicalismo, partido caracterizado por el democratismo político y por la carencia de un programa alternativo en lo económico, inaugura en 1916 un cambio en el ambiente social argentino y, consecuentemente, una culminación del modelo agroexportador que caracterizó a la Argentina desde sus comienzos institucionales. La frontera agraria se expande en la década de 1920 a su máximo posible, la Argentina es considerada el granero del mundo, la exportación de carnes congeladas, sobre todo a Inglaterra y a países de la Commonwealth, permite un tímido y tardío aumento del salario real. La crisis de 1929 corta este proceso en forma cruel y traumática.

Durante los años de radicalismo, en el movimiento obrero se asiste el traspaso de la hegemonía del anarquismo batallador de los primeros años al sindicalismo soreliano, que señalará como su mayor contendiente a la burguesía, pero no al Estado. Este agrupamiento, más organizador y administrador de sindicatos que sus turbulentos antecesores, tomará la relación con Hipólito Yrigoyen (presidente de 1916 a 1922) y luego con Marcelo T. de Alvear (de 1922 a 1928) como uno de sus ejes tácticos fundamentales. En verdad, Yrigoyen en los primeros años de gobierno intercedió en varios conflictos en favor de la parte obrera, pero descargó la fuerza de la represión (o dejó actuar a las bandas ultraderechistas) cuando los antagonismos no se podían resolver. Así se derramó sangre proletaria en la Semana Trágica de enero de 1919, en los conflictos de la Patagonia de 1921 y 1922 y en la celebración del 1º de Mayo en Gualeguaychú, en 1921.

Pero ese cambio en la dirección del movimiento obrero esconde transformaciones mucho más trascendentes. Los trabajadores pasan de la llamada “sociedad de resistencia”, basada en el sindicato por oficio, clandestina y solamente preocupada por una reivindicación salarial, al sindicato amplio, referenciado en la rama industrial y no en el oficio, de existencia pública y legal y preocupado tanto por las reivindicaciones laborales como por el esparcimiento y la vida cultural. Este nuevo período, donde el joven Ramón Suárez tiene tanta incidencia, es testigo de la creación de grandes federaciones nacionales en los sectores clave de la vida económica argentina: marítimos, ferroviarios, gráficos y otros. Estos son, justamente, los gremios que le dan la ventaja al sindicalismo soreliano para ganar la dirección de la central obrera en 1915, convirtiéndose desde el año siguiente en el contacto privilegiado del Estado argentino, ahora encabezado por Yrigoyen.

Las huelgas de la primera década del siglo se caracterizaban por su virulencia y por su desarrollo progresivo en el marco de la solidaridad de clase. Ahora asistimos sobre todo a huelgas reivindicativas por sector o por rama industrial, y los movimientos de solidaridad en general se limitan a actividades de apoyo, por ejemplo, económico. El movimiento obrero está mucho más organizado, tanto extensiva como intensivamente, sus direcciones empiezan a ser conocidas públicamente y se cuenta también con un aparato administrativo importante, donde uno de sus primeras manifestaciones es la existencia de secretarios rentados que organizan primordialmente la labor administrativa, todavía rudimentaria. Ramón Suárez, justamente, fue secretario rentado de la Federación de Obreros Marítimos entre 1918 y 1920.

Éste es el ambiente donde va a actuar el joven Ramón Suárez, y donde va a tener un rol de primerísimo orden en las distintas organizaciones donde actúa. Como se puede apreciar en la selección de textos que hemos realizado, él lleva adelante una política consciente de ampliar los sindicatos existentes, de manera de pasar de la sociedad de resistencia al “sindicato de base múltiple”, como lo llama el comunismo del momento. Es quizá uno de los más preocupados en el ambiente marítimo por combinar la lucha política sindical con la organización de la ayuda mutua, la solidaridad gremial, el esparcimiento cultural y todos los aspectos que ayuden a conformar nuevos ámbitos de sociabilidad proletaria. Hemos destacado ya que actuó como administrador rentado de la Federación de Obreros Marítimos, pero también tenemos que señalar que en 1924 participa de dos entrevistas con el presidente de la república, Marcelo T. de Alvear, en representación de la central obrera y de la federación marítima.

Con esto queremos destacar que Ramón Suárez está involucrado directamente en las transformaciones profundas que afectan al movimiento obrero argentino del momento, aun cuando esas transformaciones son subterráneas y no tienen la espectacularidad de las grandes huelgas y las sublevaciones populares. Su apartamiento de la militancia obrera en 1924 también se relaciona con un serio reflujo de las luchas que padece el sector trabajador a partir de ese año.


El liderazgo de Suárez Picallo

Hemos planteado antes que en los recuerdos autobiográficos de Ramón Suárez Picallo faltaba la evaluación del verdadero papel que le cupo en los organismos donde actuó antes de su vinculación al galleguismo. ¿Qué se puede decir de nuevo en ese aspecto?

Aunque de los años 1916 y 1917 las informaciones con las que contamos son pocas, en su paso por la disidencia del socialista argentino ya se observan sus dotes como conferenciante y su militancia en organismos dirigentes. En el grupo Adelante (que no hay que confundir con la revista Adelante!, órgano de las juventudes socialistas), Ramón Suárez dicta conferencias, es elegido delegado para el congreso juvenil y eventualmente escribe gacetillas para el periódico partidario La Vanguardia, que salen sin firma o son reescritas por la redacción. Se vincula al Comité de Propaganda Gremial, que tiene su sede en el local de Estados Unidos al 1000, donde también funciona el grupo Tomás Meabe, y se destaca durante 1916 y 1917 por su militancia de apoyo a diferentes gremios, sobre todo la Federación de Empleados de Comercio, donde también milita el futuro dirigente comunista Victorio Codovilla.

Los líderes de este grupo disidente son Juan Ferlini, José Penelón y el chileno Luis Emilio Recabarren, estos dos últimos tipógrafos de La Vanguardia. Ramón Suárez figura en la treintena de seguidores firmes que ya sabe adónde va aunque la ruptura no se haya consumado. En una reunión clandestina poco antes de la expulsión, Ramón Suárez está entre los denunciados por un afiliado socialista y, muy posiblemente, sea el anfitrión del cónclave, que se realiza en la sede de la Unión Dirección General de Puertos, sindicato recordado por Suárez Picallo en su exilio chileno como uno de los que recibieron su colaboración militante.

Una vez que se crea el Partido Socialista Internacional en enero de 1918, Ramón Suárez aparece en los primeros puestos de la organización o, para repetir el esquema anterior, en el primer anillo dirigente alrededor de los tres o cuatro líderes principales. Llamativamente, no figura como delegado en el congreso constitutivo y no es elegido para el comité central, pero sí es elegido para ser candidato a concejal en octubre de 1918, con lo cual se deja ver que es una figura “popular” y que con su oratoria y su militancia puede ayudar en la captación de votos.

La característica principal en los cinco años de militancia comunista será siempre la de un dirigente reconocido por la masa partidaria, orientador de un sindicato obrero de primera magnitud como son los marítimos, un escritor asiduo del periódico partidario pero siempre atendiendo a problemas de la organización sindical, a actividades específicas y nunca a temas teóricos o de política nacional.

Ideológicamente, Ramón Suárez parece inclinarse a apoyar el ala izquierda del comunismo argentino. Este sector informal, señalado en la historiografía reciente, parece haber tenido cierta preponderancia en los congresos pero poca habilidad para lograr puestos en la dirección nacional. Algunos de sus representantes eran apartados de la organización cuando elevaban demasiado la voz: Tomás Velles y un grupo rosarino en 1920, Juan Ferlini en 1921, el grupo frentista de Alberto Palcos y Luis Koifman en 1922, los chispistas en 1925, el grupo de Penelón en 1926. Es recién después de esta última expulsión que se consolida el dúo que dirigirá el PC por décadas (Rodolfo Ghioldi y Victorio Codovilla), muy vinculado a las directivas de la Unión Soviética y fuertemente dogmático.

Algunas declaraciones de Ramón Suárez parecen vincularlo a aquel sector informal de la izquierda partidaria, sobre todo cuando aboga por una política no constructiva y de crítica cerrada en los organismos estatales (desde 1918 el partido cuenta con concejales en la ciudad de Buenos Aires) o cuando se va del PC en 1922, tras la expulsión del grupo de Palcos y Koifman, que abogaba por un frente con el socialismo. De todas maneras, no son más que especulaciones, pues nunca explicitó sus posturas específicas en esos temas y más bien se alejó del comunismo hastiado del clima de violencias generalizadas y expulsiones, que distaba enormemente de su espíritu unitario.

En 1922 asistimos al punto máximo de la popularidad de Ramón Suárez en el interior del PC, a pesar de que algunos meses después renuncia a la militancia. En enero se realiza un congreso, adonde Suárez no asiste por estar embarcado, y sin embargo es elegido para integrar el comité central partidario en primer lugar, por encima de otros miembros con gran figuración como Pedro Romo, Victorio Codovilla, Cayetano Oriolo, Guillermo Rúgilo. La popularidad de Ramón Suárez radica no solamente en que es un conocido dirigente marítimo y que escribe ocasionalmente en el periódico La Internacional. Además, desde 1918 es un infatigable orador en cuanto acto se realiza. Las campañas se desarrollan organizando pequeños mitines en esquinas concurridas de la ciudad: siempre lo veremos allí a Suárez arengando a los oyentes circunstantes, a puro pulmón, lógicamente, y con su oratoria improvisada y contundente. Las campañas electorales lo tendrán siempre como un disertante destacado en esqunas, locales y teatros.

Suárez se aparta del PC hacia mediados de 1922, pero viene desarrollando desde 1918 una importantísima tarea de organización sindical en el seno de los marítimos y ese capital político no lo va a desaprovechar.

Luego de militar alrededor de la Unión Dirección General de Puertos, Ramón Suárez se convierte en constructor del Sindicato Unión de Cocineros, Mozos y Anexos de a Bordo, fundado en 1916. Desde ese ámbito, accede a la dirección de la Federación Obrera Marítima, aunque hasta 1923 no figura en el Consejo Federal (organismo máximo de dirección). Pero, en cambio, es contratado para ser el secretario rentado de esa federación, práctica que empieza a observarse en diferentes gremios, federaciones y partidos políticos de la izquierda argentina. Como secretario rentado entre 1918 y 1919, va a dirigir el periódico La Unión del Marino, órgano oficial de la FOM.

Al tener la posibilidad de viajar por todo el litoral argentino, Ramón Suárez se convierte en organizador y defensor de las delegaciones del interior del país. Colón, Concepción del Uruguay, Posadas, Corrientes, Paraná y, sobre todo, Gualeguaychú son localidades donde lo vemos desarrollar tanto sus actividades sindicales como políticas. En Gualeguaychú, por ejemplo, es tanto el delegado de la Sociedad de Resistencia Obrera local, como un representante de la FORA (central obrera nacional) frente a las autoridades comunales y las asociaciones patronales. Aprovecha estos viajes y actúa como corresponsal de prensa del periódico La Internacional, órgano del PC.

Ramón Suárez se convierte, entre 1918 y 1924, en uno de esos militantes de alcance nacional que actúan como voceros de su partido, de su sindicato y de la central obrera nacional. Nuevamente en estos organismos es parte del primer anillo de dirigentes que rodean a los líderes. Tenemos la sensación de que el mismo Suárez Picallo no intenta alcanzar los primeros lugares de liderazgo partidario o sindical, como si se sintiera más cómodo actuando en ese prestigioso segundo plano, entre los que empujan el carro pero casi nunca como conductor único. Cuando en el Partido Comunista es elegido en primera lugar para integrar el comité central en 1922, no se hace cargo de la popularidad registrada en ese congreso y no asiste a la reunión siguiente de distribución de cargos, quedando “relegado” a una comisión sin mayor trascendencia. Es decir que coquetea con la popularidad pero nunca busca coronar esa aceptación popular con un liderazgo personal. ¿Debía hacerlo? No pretendemos juzgar retroactivamente el papel que debió o pudo ocupar. Sólo queremos registrar una evidente (según nuestro parecer) falta de ambición de poder, que en una organización marxista no suele remitir a una ambición personal sino a un diferente matiz ideológico, que Ramón Suárez tampoco promovió.

En 1924 está al frente de la Federación Obrera Marítima, pero no es más que un liderazgo que ejerce durante la fallida huelga de mayo a octubre y, por otra parte, ese liderazgo lo ejerce en conjunto con Edelmiro Bernárdez, otro gallego que aun permanece en las filas del comunismo. Ramón Suárez no parece contar en ese momento con un grupo de apoyo propio en el sindicato (de allí su rápido desplazamiento tras la derrota de la huelga). Su capital político al frente de los marítimos seguramente radica en su enorme esfuerzo militante por toda la Argentina y también en su destacada actuación en el seno de la central obrera nacional. Pero no parece estar actuando como vocero de un grupo que le da apoyo, más allá del sostén indiferenciado que le da su sindicato de base (mozos y cocineros de a bordo) y la atracción bastante calurosa que parece despertar con sus discursos en el seno de asambleas y actos. En ese sentido, Ramón Suárez no es un “conspirador” que busca triunfar dentro de una organización encabezando un grupo con una ideología homogénea. Tampoco actúa como un conspirador en sus años de comunista. Disfruta la relación del orador y su masa de apoyo, y no mucho más que eso. El ascenso en las estructuras políticas o sindicales serán una consecuencia no buscada, aunque siempre aceptada, de esa relación privilegiada del que sabe encender los corazones de sus seguidores. Llamativamente, este mismo carácter le adjudica Suárez Picallo a su postulación como diputado en 1931, en la famosa carta a Casares Quiroga. Según aquél, su candidatura fue propuesta por “un cabaleiro co que xamais cruzase unha palabra, o doutor Sal Lence” (7). Este último lo propone al auditorio, y el público aprueba fervorosamente. Esta anécdota, referida al momento de su ingreso como político en Galicia, puede servir como ilustración de la imagen que nos transmite Ramón Suárez en su período político previo, desde el socialista de 1916 hasta el galleguista de 1930. Él no busca una candidatura, él no pide, él no sueña, simplemente encarna la voluntad de la gente, lograda en ese vínculo íntimo de la asamblea, del acto y de la conferencia: el movimiento de las pasiones a través de la palabra.

Ésa, creemos, es la imagen de sí mismo que transmite Ramón Suárez en sus artículos, en la narración de sus actividades y, finalmente, en el recuerdo deformado por los años. Es la imagen de quien eludió siempre el primer lugar exclusivo de la dirigencia, de quien descreía de los liderazgos carismáticos y personales, de quien confiaba en ser expresión y encarnación de un movimiento horizontal, sin expresar rencores contra posturas diferentes y sin personalizar las críticas en las discusiones. Ramón Suárez se sentía emergente de un movimiento necesariamente unitario, un movimiento alejado del fraccionalismo y los rencores que tanto padeció en el seno del comunismo.

Se podrá objetar que él mismo fue un “conspirador” en el seno del socialismo o que se pueden leer también feroces críticas a grupos anarquistas entre los textos que hemos publicado. Pero fuera de aquel momento inicial de ruptura partidaria, posteriormente Ramón Suárez va a actuar fraternalmente con los militantes socialistas. Y cuando Ramón Suárez critica a los anarquistas, lo hace porque se han quedado afuera de ese movimiento unitario, rechazando la organización mayoritaria de la FORA, donde también militan algunos anarquistas. Es decir que no los cuestiona por su ideología sino por su apartamiento de la unidad. La fraternidad es el sentimiento preponderante en Ramón Suárez. Cuando él habla ante la masa lo hace como un hermano mayor, nunca como un padre. Pero además la fraternidad es el sentimiento de verdadera “comunión” en la política moderna, enlace –no sólo léxico– entre el cristianismo primitivo, el socialismo utópico y el comunismo. Es la tercera pata olvidada de la Revolución Francesa que retomarán los discípulos de Saint-Simon en 1830 para crear el socialismo.

Ramón Suárez trasladará ese sentimiento de fraternidad a su nuevo ámbito ideológico: el galleguismo. Allí encontrará un nuevo sentimiento de hermandad basado en la lengua materna, en el amor a la tierra y en el sentimiento místico de la patria. También serán criticados quienes se queden afuera de esa fraternidad como, por ejemplo, los antigalleguistas, los desleigados, los que no entienden que la regeneración de Galicia tendrá un lugar diferente en el concierto español. Y otra vez el orador, ahora con su nuevo apellido Picallo, se manifestará como encarnación de la unidad, ya no de los hermanos proletarios sino de los hermanos gallegos, beatificado en cierta forma por ese amor maternal que provee la lengua y la cultura de la infancia. Otra vez Suárez Picallo actuará tratando de no caer en faccionalismos y rencillas menores, otra vez Suárez Picallo será parte de ese primer anillo de dirigentes que rodean a los líderes.

Tuvo algo de hijo pródigo y algo de hermano mayor, y quizás también tuvo algo de hijo descarriado y bohemio, pero nunca llegó a ser padre autoritario ni abuelo consejero, dos imágenes que parecen haber estado muy lejos de su personalidad, tanto en su vida íntima como en su vida política. Este hermano mayor, encarnación de la fraternidad obrera o gallega, vivió siempre en esa contradicción entre destacarse de su entorno y no evidenciar que se destacaba.

Esa humildad a contrapelo de su misma práctica como líder es lo que años después lo lleva a minimizar su rol al frente del movimiento obrero argentino y también su papel en el seno de la colectividad emigrada, escondiéndolo detrás de una serie de epopeyas aisladas y sin coherencia una con otra. Pero investigando en esos quince años de formación política notamos que Ramón Suárez estuvo sostenidamente en los primeros lugares de las tres grandes formaciones donde tuvo militancia: el socialismo, el comunismo y el sindicalismo marítimo. Como coronación de este periplo, en 1924 fue miembro del comité central de la central obrera argentina (Unión Sindical Argentina). En una época donde los líderes del movimiento obrero empezaban a ser identificados por la masa (contrastando en esto con el período previo, donde la clandestinidad, la persecución y la alternancia de dirigentes borraba toda posibilidad de reconocimiento), Ramón Suárez era una de las pocas figuras conocidas por amplios sectores de activistas.

Suárez Picallo, entonces, está mucho más arriba de lo que él mismo relató acerca de sus comienzos. La afanosa actividad política que desarrolló entre sus 21 y sus 36 años es mucho más que cierta “experiencia sindical y municipal”, como expresara Baldomero Cores Trasmonte (8), convencido seguramente por el propio Suárez Picallo de que sus años juveniles no habían pasado de representar algunas escaramuzas menores. Ramón Suárez, luego Ramón Suárez Picallo, obtuvo el reconocimiento de su entorno y fue trasladando el capital político ganado a cada ámbito nuevo al que accedía. Pero fue siempre un político positivo, que miraba más hacia el futuro que hacia su propio pasado. Es tarea de la investigación histórica indagar nuevamente en esos orígenes fundantes que el mismo Suárez Picallo prefirió dejar en la bruma mítica de sus comienzos.


En Ramón Suárez Picallo. A voz esquecida do galeguismo, Comisión Irmáns Suárez Picallo, Sada, 2009.





NOTAS

1. El siguiente texto es una ampliación de mi exposición en las Jornadas Irmáns Suárez Picallo, en Sada (A Coruña), del 9 al 13 de octubre de 2008. Allí se presentó el libro Años de formación política. Selección de textos (1916-1931), con artículos de Ramón Suárez Picallo de ese período, y una introducción donde analizo la trayectoria política del futuro diputado galleguista en el Buenos Aires de su juventud.
2. Citado por Lois Pérez Leira, Ramón Suárez Picallo, el primer diputado de la emigración, Vigo, Grupo de Comunicación, 2008, p. 14.
3. Ídem, p. 15.
4. Ídem, p. 14.
5. Xavier Castro, O galeguismo na ecnrucillada republicana, Diputación Provincial de Ourense, 1985, vol. II, pp. 873-879.
6. Ramón Suárez Picallo, Escolma de textos en galego, Santiago de Compostela, Concello da Cultura Galega-Consello de Sada, 2008.
7. Ramón Suárez Picallo, Escolma de textos en galego, Concello de Sada, 2008, p. 27.
8. Baldomero Cores Trasmonte, Ramón Suárez Picallo. Socialismo, galleguismo y acción de masas en Galicia, Do Castro, Coruña, 1983, pp. 62 y 67.
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 08-05-2010 01:50
# Ligazón permanente a este artigo
Carta aos amigos de Sada, por Edmundo Moure
EDMUNDO MOURE

Por quen empezas cando tes que falar dos bós amigos, neste caso dos de Sada, nesa mariña doce, salferida de pobos e vilas engaiolantes? Quizaves che apreman as verbas do vello poeta andalusí: “Quen ten moitos amigos non pode prescindir de ningún deles”… Logo, comezarei polo mestre Paco Pita, lembrando o primeiro contacto, hai xa meses, para participaren na homenaxe aos Irmáns Suárez Picallo… Este home sinxelo, activo e bulideiro nas súas xestións en prol de artellar un encontro memorábel, deixoume abraiado pola súa xentileza e cordialidade nos nove días que pasei en Sada; levoume á Real Academia Galega e presentoume ao Presidente e ao Arquiveiro, con quen puiden compartir momentos gratos, asemade na compaña do meu amigo poeta, Xulio L. Valcárcel, con quen gorento unha amizade tan antiga como a palabra poética… Voltei a Sada, ese martes de maio, carregado de libros, que sempre son o noso mellor agasallo… Non si, Xulio?... Graciñas, Paco, tamén pola visita aos recunchos de Fiunchedo, ao cimiterio onde repousará Ramón ata a eternidade…
Amigo Abel, alcalde de Sada; amiga Ana Gloria, concelleira de cultura, que me recibiches coas atencións e agarimos que un non atopa noutros sitios do ancho e alleo mundo: cordialidade nosa, moi galaica, que vén das maneiras limpas dos antergos da Galiza profunda, onde o forasteiro ten posada, mesa, viño e mais conversa, xa veña dunha comarca veciña ou dun lugar tan remoto como o noso ‘Último Reino’ de Santiago del Nuevo Extremo… Falabamos das pegadas dos galegos por tódolos ámbitos da Rosa dos Ventos, neste virtual Arquipélago dos Soños que os fillos de Galiza teñen tecido na pel multifacética do planeta Terra, aínda que nas estatísticas sexamos poucos nos números e menos cando nos din que a nosa lingua é falada por apenas tres millóns de individuos… Mais nós opoñemos aos implacábeis guarismos dos fríos de corazón a nosa fe nas verbas e a nosa certeza de fillos da chuvia e do vento, de seres conxugados polas palabras con que a terra fala e consagra tódolos intres da existencia… Quizáis por iso escoitamos como ninguén as cancións dos poetas.
Amigo Amable, a quen me presentaran coma “non vidente” e que ve i albisca debaixo do alquitrán, que é capaz de descifrar o fondo das persoas nada máis que escoitando as súas voces ou palpando as mans, a traverso da cuxa pel pódense enxergar as intencións da alma e medir os pulos do espírito, esas sinais que non menten como poden facelo as palabras –perigo dos perigos, como escribira Brecht–… Xosé Val, compañeiro de camiños de Amable, escultor de mans creadoras que fan canta-las pedras e xemir as nobres madeiras, qué bo faladoiro fixéramos nos bares de Sada, bebendo os Mencía i os Rioja, vencellando o noso milleiro de illas salferidas na memoria e nos afectos… Á nosa mesa achegouse outro amigo, Manolo Rodríguez Cotos, un namorado do mar que soe marearse en terra e que soña con facerse á mar cada mañá…
Amiga Marisa, me levaches nun roteiro breve mais intenso polas fermosas vilas da “costa doce”: Gandarío, Miño, Pontedeume –onde viven os ilustres Andrade que fixeran, hai catro séculos, a descuberta de Chiloé, Nova Galiza, no máis austral dos arquipélagos máxicos coñecidos, onde tamén moran os trasnos, as bruxas, os mouros e os biosbardos–, o pequeno i engaiolante porto mariñeiro de Redes, onde Benito Rojo, inmigrante galego no norte de Chile, hai un século, fundara unha familia vinculada a Chile ata hoxe, como puden comproba-lo na casa da tenra Filá, que nos falou de homes e tempos, como quen debuxa na pel da estirpe os trazos da memoria viva… Rematamos en Mugardos, Marisa, cun polbo á mugardesa segundo a receita de Ramón Suárez Picallo e o viño fresco do Ribeiro que latexaba nas cuncas, coma unha dona que agarda polo seu cabaleiro…
Na gran mesa do centro cultural compartín con Avelino Pousa, Isaac Díaz Pardo, Xosé Neira Vilas, Anisia Miranda, Ramón Villares; con Rosa Aneiros e Xosé López, que fixeches posíbel a fina edición de ‘La Feria del Mundo’, procurando os rituais sinxelos da memoria recuperada… Nesa ara da cultura, a miña comuñón fora ofrecida por min en lembranza dese galego que uniu as terras do Norte Atlántico coas do Sur Pacífico, no seu acto fundacional que mos regalara a vida entre o mar remoto e a cordilleira colosal: meu señor Pai, que na gloria de Deus estea.
Amigo Xosé María Palmeiro, ti es o anfitrión dilecto de Compostela; sempre estás alí, como eses parentes que son a mesma Casa, dispostos a abrir as portas e as xanelas para os fillos pródigos que retornan, neste periplo interminábel que é a nosa vida entre confíns… Qué bos percebes xantamos onde dona Carme e qué viño da terra máis rumoroso bebimos, para rematar enchoupados pola chuvia compostelá, en medio do Obradoiro, co riso estalando coma a Berenguela baixo as pedras tutelares…
Amiga Anxos Sumai, vínme lendo de regreso a túa novela ‘Así nacen as baleas’, que me regalaches no Consello da Cultura Galega… Agora matino que tes que vir a Chile, que temos que viaxar aos mares máis austrais, onde as baleas desenrolan os seus fascinantes xogos de amor entre as escumas…
Rematamos as Xornadas en Sada co roteiro de homenaxe en Veloi, na casa que fora dos irmáns Suárez Picallo e dos seus pais, onde Ramón non puidera voltar, aínda que co seu libro ‘La Feria del Mundo’ pecháramos un ciclo e saldáramos unha antiga débeda de honor… Moncho Tenreiro Suárez, amigo cordial, sobriño de Ramón, o único vincallo directo de sangue, leu, no portal da vella morada onde morrera de mágoas entrañábeis polos seus fillos, a Nai de Antón i Ramón, un dos máis fermosos textos adicados polo inesquencíbel xornalista á súa Maiciña, lembrando o seu cuarto coma o espazo sacro e o berce dos máis acariñados soños…
Amigos de Sada, grazas, e ata sempre!


En Crónicas de la Emigración
http://www.cronicasdelaemigracion.com/opinion.php?opinion_id=1743&action=read
Comentarios (1) - Categoría: Artigos - Publicado o 08-04-2010 11:11
# Ligazón permanente a este artigo
DIVISIÓN NA CLASE OBREIRA? Suárez Picallo, sindicalista na Arxentina (5)

Ramón Suárez (Picallo) comenta e critica a postura dos sindicalistas que actúan por libre e, as veces en contra dos gremios e fan que a unidade obrera non sexa tal...

¿INCONSCIENTES O PERVERSOS? (1)


La Unión del Marino, n° 56, octubre de 1919

Traídos por un camarada marítimo, han llegado a mi poder dos números de un pasquín titulado Tribuna Proletaria, con el rimbombante subtítulo de “Órgano defensor de los intereses gremiales”.2 Los que lo redactan, a juzgar por las insidias que contienen, caen bajo los fueros de los calificativos que sirven de título a estas líneas.
En efecto, no pierden oportunidad para emplear en defensa de sus ideas –suponiendo que las tengan– el famoso estribillo de “camaleones” y otros dicterios dirigidos, desde luego, a los militantes de las organizaciones obreras.
Siempre hemos creído que los trabajadores, por el hecho de ser tal, eran sinceros en sus manifestaciones; pero el hecho de que haya obreros “conscientes” que aporten su concurso a hojas de tal calaña nos hace dudar de nuestros propios pantalones.
En estos instantes, cuando la clase obrera debe presentarse una e indivisible, existen hombres que, escudados en ideas más o menos aceptables, pero siempre respetables, hacen obra desorganizadora y confusionista. Pero lo más ridículo es la manía del “martirologio”, siempre teatral, que presentan como patente de integridad. ¡Como si en las mazmorras policíacas no existieran también obreros organizados!
Para estos apóstoles, quijotes sin lanza, ser socialista o ser sindicalista es un delito de lesa conciencia y sólo hay que ser patentado con el cuño “quintista”,3 para ser persona honorable, o si no que se lo pregunten a Vázquez, del 43.
¿Que se realiza un mitin contra leyes ignominiosas y brutales? ¿No lleva la patente quintista? Son unos pillos. ¿Que tal o cual organización hace una huelga sin el visto bueno de estos apóstoles? Son unos vendidos. ¿Que un camarada no se dejó apalear por un cosaco? Es un traidor. Y así sucesivamente.
Anhelamos muy de veras la unificación obrera; pero mientras haya obreros que pierdan el tiempo en aprender insultos y groserías, en vez de adquirir conciencia de clase y, ante todo, mientras se sancionen como cosa buena actitudes desleales y confusionistas, no obtendremos los resultados que fueran deseables.
Los monopolizadores de la conciencia obrera, sirviendo los planes siniestros del capitalismo, en nombre de “tendencias comunistas”.4 Porque hay necesidad de decirlo: restar fuerzas en esta ocasión a la única institución central que agrupa en su seno a todos los trabajadores organizados, trabajadores cuyas ideas filosóficas o políticas, o antipolíticas, son de lo más variado, es realizar una obra capitalista. Si leemos los organillos de la famosa “Asociación”, los que responden a las tendencias de la “Liga Patriótica Argentina”,5 su instrumento, y el organillo cuyas “gansadas” comentamos, encontramos una afinidad absoluta en su fobia a la F.O.R.A. ¿No existirán otras afinidades entre los órganos de marras?
Los que hemos abrazado con entusiasmo y cariño un ideal determinado, los que hemos comprendido y asimilado ese ideal, no estamos dispuestos –en el terreno de las ideas– a hacer pactos con otros ideales antagónicos. Pero dentro de la organización sindical, cuyo fundamento radica en la diferencia económica entre dos clases sociales, lo que trae como consecuencia la lucha entre esas clases,6 tenemos en cuenta una frase de un anarquista, precisamente de Alberto Ghiraldo:7 “En el terreno económico, a los trabajadores todo los une y nada los separa”.
Muchos de los que hoy militamos en la FORA la hemos combatido; pero con lealtad y en el terreno de los principios, y hoy, como consecuencia lógica de su composición, ideológicamente heterogénea, en el terreno de las ideas no estamos de acuerdo sino con aquellos de sus miembros que profesan las mismas que nosotros. Cuando queremos hacer propaganda ideológica, la hacemos en los órganos creados a tal fin.
Bueno sería que la clase obrera se diera cuenta de una vez por todas que los que pretenden orientarla haciendo obra divisionista, especialmente en estos momentos, son, indiscutiblemente, perversos o inconscientes, o si no las dos cosas a la vez.

RAMÓN SUÁREZ



1. La Unión del Marino, n° 56, octubre de 1919, pg. 3.
2. Publicación de tendencia anarquista.
3. Así eran llamados los anarquistas, por ser partidarios de la FORA del quinto congreso, separada de la FORA del noveno congreso, donde militaban sindicalistas, socialistas y comunistas. Este artículo de Ramón Suárez hace foco en la división entre esas dos centrales sindicales y no tanto en las divergencias en el seno del sindicato marítimo.
4. Frase incompleta en el original.
5. La Asociación del Trabajo era una unión patronal que proveía de rompehuelgas a las empresas afectadas por la acción sindical y estaba animada por la Liga Patriótica Argentina, organización anticomunista y antisemita que se destacó por la creación de brigadas parapoliciales en los sucesos de 1910 y en la Semana Trágica de 1919.
6. Aquí están mal intercaladas dos líneas, error muy común en la época de la linotipia, y hemos corregido el texto.
7. Alberto Ghiraldo (1875-1946) fue un poeta y periodista anarquista, célebre en las primeras décadas del siglo. Dirigió La Protesta (máximo exponente del pensamiento libertario) entre 1904 y 1906 y abogó siempre por la unidad de todos los partidos obreros.


Artigo recompilado por Hernán Díaz e publicado en "La Unión del Marino" en Buenos Aires no nº 56 en outubro de... 1919 e publicado no seu libro editado en Buenos Aires no ano 2008 "Ramón Suárez Picallo. Años de formación política".)

Ver artigo anterior relacionado
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 19-01-2010 00:31
# Ligazón permanente a este artigo
DISCIPLINA DAS ORGANIZACIÓNS OBREIRAS. Suárez Picallo, Sindicalista na Arxentina (4)
Ramón Suárez (Picallo) comenta neste artigo o necesario que é a disciplina nunha organización obreira. "...sin cohesión non poderá levarse adiante nunca unha acción seria e de positivos beneficios para á nosa clase...","...a burguesía sabe que o día no que os traballadores se poñan de acordo para levar adiante unha acción conxunta, terminou para sempre seu predominio..."



DISCIPLINA Y ORGANIZACIÓN (1)


(1) Boletín de “La Unión del Marino”, nº 19, 14 de marzo de 1919.



Mucho se ha discutido y se discute en el campo obrero acerca de la disciplina en las organizaciones obreras.
No puede existir organización donde no existe disciplina. No se trata de una disciplina prusiana, que convierta a los hombres en simples autómatas, ejecutores de órdenes de terceros. No. Trátase de que los trabajadores se den a sí propios una norma de conducta que fije su acción en el seno de la colectividad.
Rechazamos de plano, por pernicioso a la organización seria y orgánica, el principio de indisciplina colectiva, por estar plenamente convencidos de que sin cohesión no podrá nunca llevarse a cabo una acción seria y de positivos beneficios para nuestra clase, máxime cuando nuestros enemigos, los capitalistas, obran siempre de acuerdo, cuando se trata [de] defender sus privilegios de clase parasitaria, poseedora de lo que no produce, abandonando, frente a su enemigo común, la clase trabajadora organizada, todas las rencillas caseras que aparentemente la tienen dividida.
Las organizaciones obreras tienen sus órganos propios y autorizados, donde todos los componentes tenemos la libertad de exponer nuestros puntos de vista sobre los asuntos que atañen a los intereses colectivos y fuera de las asambleas los cuerpos representativos, elegidos por la voluntad de la mayoría que de hecho representan la voluntad colectiva.
Muchas veces, en nombre de esa mal entendida Libertad, se defienden los intereses ajenos, los intereses capitalistas, consciente o inconscientemente. Ya se ha dicho muchas veces: la burguesía sabe que el día en que los trabajadores lleguen a ponerse de acuerdo para realizar una acción conjunta, ha terminado para siempre su predominio. Miles de ejemplos existen que fortifican esta opinión. Ningún gremio en Buenos Aires ha llegado a condiciones de vida y de trabajo tan ventajosas como las del gremio marítimo, debido, precisamente, a que ningún gremio ha logrado la cohesión y disciplina a que él ha llegado. Los charlatanes de oficio que consideran la intriga como medio de combatir a los que no piensan como ellos no tienen cabida en nuestras filas. Entre nosotros todos discuten, todos opinan, pero nadie puede dividir porque división significa desorganización, impotencia.
Tenemos el gremio ferroviario, que otrora fuera fuerte, en plena desorganización y como consecuencia entregado a la voluntad de los capitalistas, por obra de algunos charlatanes que hicieron de la calumnia, del insulto soez un medio natural para medrar a costa de los trabajadores que no han sido capaces de comprender que en muchos casos, en nombre de las más nobles ideas, se defienden los más bastardos intereses.
Escribimos estas líneas convencidos de que nuestros enemigos, derrotados en buena lid, han de apelar, como ya lo intentaron, a medios bajos y ruines como la intriga y la calumnia, para obtener la revancha de la derrota que, debido a nuestra inconfundible unidad de acción, han sufrido en su propio corazón, en lo que los capitalistas estiman más: su caja de hierro.


RAMÓN SUÁREZ





(Artigo recompilado por Hernán Díaz e publicado en "La Unión del Marino" en Buenos Aires o 14 de marzo de ... 1919 e publicado no seu libro editado en Buenos Aires no ano 2008 "Ramón Suárez Picallo. Años de formación política".)
Ver artigos anteriores
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 16-01-2010 02:10
# Ligazón permanente a este artigo
EDMUNDO MOURE ESCRIBE SOBRE PICALLO ( 3)
Neste novo artigo Edmundo Moure, analiza a prosa, a maneira de escribir, os recursos que como orador utiliza RSP na escrita e que denotan un amplo acervo cultural...
Na foto aparece ante a casa natal de Picallo , en Sada en compaña do sobriño de RSP, Ramón Suárez Tenreiro.


GALICIA EN EL MUNDO

Edmundo Moure Rojas
Noviembre 2005


RAMÓN SUÁREZ PICALLO Y EL OFICIO PERIODÍSTICO (III)


La prosa de Suárez Picallo es ágil y certera, en estilo descriptivo abundante en expresiones discursivas, propias de un hábil orador político, de formación autodidacta, fogueado en lides oratorias parlamentarias, cuando ejerciera como diputado galleguista en las Cortes de la II República. Sin abusar de la pesada retórica española, emplea y abusa del adverbio de modo y sus cacofónicos sufijos: “ísimo”, “ísima”, “mente”, para dar énfasis a la frase, produciendo a la larga en la escritura un resultado opuesto, debido a esa fatiga verbal y de sentido que conlleva toda constante reiteración semántica. Recurre también a giros, modismos y dichos populares hispánicos que van repitiéndose en el fluir torrencial de sus crónicas. Expresiones como: “Ahí es nada”, “casi nada lo del ojo”, “a la fuerza ahorcan”, “Dios nos pille confesados”, “de igual o parecido jaez”, “el jabón y el hilo negro son dos cosas distintas aunque ambas sirvan para la ropa”, “tierras de pan llevar”, etc.

Emplea buena cantidad de palabras y frases cortas en su amada lengua gallega, sin traducirlas, a veces, castellanizándolas (por eso hemos incluido nota explicativas y traducciones, tanto para lectores chilenos como españoles), como si buscara con ello un nexo con la Matria remota, hilo afectivo en la distancia dolorosa de la memoria tribal. Asimismo, recurre con asiduidad a lugares comunes, habituales, por lo demás, en la jerga periodística de su tiempo. Incurre en el uso de vocablos castizos casi desconocidos en el periodismo cotidiano, muchos de los cuales hemos procedido a explicar en las notas al pie de página, en beneficio de los lectores; también italianismos y galicismos. Suele traducir al castellano nombres de pila de personajes extranjeros, como ‘Jorge’ Washington, ‘José’ Stalin, ‘Adolfo’ Hitler, ‘Guillermo’ Shakespeare, de acuerdo a un antiguo vicio escritural español. Son asimismo notorias algunas imperfecciones del estilo, atribuibles al ejercicio escritural cotidiano, exigencia ardua para Suárez Picallo y para cualquier periodista o escriba sometido a la presión de entregar el artículo del día, corregido y revisado, luego de la ingente dificultad de escoger temas y desarrollarlos de manera apropiada. La extensión promedio de estos escritos alcanzará entre cuatro a cinco carillas a espacio simple; a menudo se trata de dos temas o tópicos relacionados entre sí; a veces, el periodista escoge motivos disímiles para poder cumplir con la encomienda de su jornada, con resultado no siempre feliz. Pero Pick-Up se da maña, con su amplio acervo cultural y lingüístico, para componer textos de notable factura, sobre todo aquellos en los que refulge la oración larga y melodiosa, apasionada y encendida cuando trata los asuntos más caros a su corazón de transterrado gallego.


Abordar las crónicas de Ramón Suárez Picallo ha sido también una lectura de inmersión en nosotros mismos, en aquellas motivaciones profundas que compartimos con el autor y que se nos hace preciso comentar, a la manera de los incipientes ensayistas de la Edad Media –según palabras certeras de Martín Cerda - sin otra pretensión que la de notar y anotar lo que ocurre en un texto desde nuestra conciencia, para entregar al lector un destello, a modo de sugerencia más que de aserto explicativo, sobre todo en aquellos giros, oraciones, frases y vocablos que Pick-Up extrae de su remoto inconsciente gallego, en la antigua lengua de su admirado Rey Sabio, Alfonso X, recreándolos con acierto y propiedad, aunque sin desentrañar sus significaciones para el lector contemporáneo, como si hubiese dejado esa tarea pendiente a cargo de nuestra propia curiosidad intelectual.

Pues en la masa algo dispersa de las crónicas podemos establecer y desentrañar –a través de una hermenéutica cordial- hilos conductores que nos lleven al telar mayor de una coherencia discursiva, manifiesta a lo largo de temas proposiciones engarzados en el quehacer incansable del autor, expresado a través del hálito poderoso de sus palabras, casi nunca rotundas, a menudo sorpresivas, a ratos traspasadas de fino humor, y siempre indagadoras. Porque Suárez Picallo, marinero galaico de los siete mares, se lanzó como Ulises a la aventura vital, provisto más de las armas del espíritu que de la materia, en pos del don anhelado y efímero de la libertad humana.

No deja de resultar extraño que Suárez Picallo haya omitido referirse siquiera, públicamente, al proceso persecutorio que sufrió en Chile el gran poeta Pablo Neruda, gestor, además, de la epopeya del Winnipeg y símbolo en la defensa de la República Española, apoyando de manera resuelta y generosa a miles de refugiados que lograron romper el cerco para encontrar en tierras americanas un sitio de acogida y esperanza.

Luego de promulgada la “Ley de Defensa de la Democracia”, que proscribiera al Partido Comunista Chileno, encarcelando a dirigentes y militantes, el propio Pablo Neruda, a la sazón Senador de la República de Chile, hubo de huir a través de la frontera chileno-argentina, cerca de la sureña ciudad de Osorno, para escapar a la policía política del gobierno radical, convertido en aliado del macartismo en los albores de la “guerra fría”. Al silencio elocuente de Suárez Picallo iba a sumarse también la elusiva actitud de su compatriota y amigo, Eduardo Blanco-Amor, frente a aquellos hechos que le tocara vivir en su periplo chileno de 1948 y 1949.
Edmundo Moure escribe sobre Picallo (1)
Edmundo Moure escribe sobre Picallo (2)
Comentarios (0) - Categoría: Artigos - Publicado o 29-12-2009 08:58
# Ligazón permanente a este artigo
1 [2]
© by Abertal