A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

ENTREGA DE LARGO CABALLERO Y OTROS REPUBLICANOS
RSP comenta neste artigo como algúns exiliados en Francia, entre eles Largo Caballero,acabaron entregados polos alemáns ao goberno colaboracionista de Vichy e posteriormente ao español...


20 de noviembre de 1942

GENEROSIDAD Y DEBER

Por Ramón Suárez Picallo

No fue sólo en Chile, donde ha causado consternación y angustia la entrega de Largo Caballero, -y demás compañeros de desventura -, al Gobierno español. Según noticias de último momento en toda América tuvo igual repercusión la noticia. Por de pronto ha surgido una iniciativa en el Parlamento mexicano, y se ha solicitado la alta intercesión del Presidente Roosevelt, que, en estos instantes puede ser decisiva. En Cancillerías y Primeras Magistraturas de otros países americanos, se realizan en estos instantes discretas y activas gestiones, tendientes a salvar las vidas en peligro de los republicanos españoles.

Todo ello es confortador y –aparte de sus resultados posibles-, viene a recordar que uno de los primeros deberes de las Democracias es practicar la solidaridad con los demócratas, cuando esa solidaridad les es necesaria. Y, por qué no decirlo, este elemental deber, salvando honrosas excepciones, estuvo olvidado, en los últimos tiempos por quienes estaban moral y políticamente, obligados a cumplirlo. En el trágico caso de los cien mil combatientes de la Democracia española, que yacían en los campos de Francia y que hoy están cautivos de sus enemigos hay tremendas responsabilidades históricas, políticas y morales que deslindar. Ellas alcanzan a hombres, pueblos, gobiernos e instituciones, próximas unas y apartadas otras, de los propios refugiados. “El amigo se ve en las ocasiones”, reza un viejo dicho popular. Y, por lo que a esta ocasión se refiere, ciertas amistades quedaron muy mal paradas.

Menos mal, si ahora se reacciona. Aún es tiempo, porque aún hay mucho que salvar. Las noticias que comentamos son un buen indicio y tenemos fe en sus buenos resultados.

Por generosidad y por deber, la América democrática no puede desamparar a los descendientes de Riego –que se negó a combatir a los patriotas americanos-, que van a ser víctimas de los descendientes de Fernando VII. La palabra y el gesto de América deben hacerse presentes sin pérdida de minutos, a favor de quienes lo dieron y lo perdieron todo por la Libertad y la Democracia y están, ahora, a punto de perder la vida.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, tal dia como hoxe pero do ano... 1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda República Española - Publicado o 20-11-2011 00:39
# Ligazón permanente a este artigo
REFUXIADOS POLITICOS EN ÁFRICA

RSP comenta a sorte corrida polos refuxiados españois que, ao rematar a contienda fuxiron hacia África e alí recibiron un excelente trato por parte das autoridades e militares norteamericanos.
Pola contra os refuxiados na Francia de Vich,non sufriron a mesma sorte pois caeron baixo control alemán...


8 de diciembre de 1942

LOS ESPAÑOLES DE ÁFRICA



Por Ramón Suárez Picallo

Por informaciones de fuente muy fidedigna, se conocen ya algunos detalles acerca de la suerte corrida por los refugiados políticos, que se hallaban en la parte de Afrika Francesa, ocupada por las tropas norteamericanas del general Eisenhower, y entre los cuales había unos 25.000 españoles.

Se sabe que el Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Franklin Delano, atendiendo requerimientos de varias partes del mundo, -inclusive de Chile-, y, también, por propio y generoso impulso ha intervenido personalmente, impartiendo órdenes terminantes para que los refugiados de Afrika, reciban el tratamiento que se merecen, como ciudadanos libres, y como combatientes de la Democracia, en la primera batalla de esta guerra que, como es sabido, empezó en España. Excusado es decir, la alegría que estas noticias han causado, y la honda gratitud que, no sólo entre los españoles, sino que entre todos los demócratas de América, se siente hacia el ilustre Presidente norteamericano. De esa alegría y de esa gratitud está recibiendo fervorosos testimonios. Entre ellos, el de los propios favorecidos que, en su inmensa mayoría, han ofrecido sus esfuerzos a las autoridades norteamericanas, allí donde esos esfuerzos puedan ser más útiles.

Junto con las venturosas noticias aludidas, se conocen otras referentes a la horrible vida, -y a la espantosa muerte de muchos-, que la Francia de Vichy daba a los refugiados especialmente a los de las Compañías de Trabajo, ocupadas en la construcción del Ferrocarril Trans-Siberiano, dirigido en buena parte por técnicos alemanes. Jornadas abrumadoras de trabajo en pleno desierto abrazado; alimentación escasa e infame; castigos brutales por la falta más insignificante, y más brutales aún por el menor comentario sobre democracia y totalitarismo. Pero, sobre todo, el trato moral de constante menosprecio a la dignidad humana dado a hombres que se batieron como leones en defensa de la dignidad y el decoro de su patria.

Conociendo su historia; es de imaginar la alegría con que habrán recibido su liberación, y la lealtad, y el entusiasmo con que servirán ahora a sus libertadores.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 8 de decembro de ... 1942)
Evacuación de exiliados españois
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda República Española - Publicado o 08-12-2010 00:29
# Ligazón permanente a este artigo
“WINNIPEG” O BARCO DA ESPERANZA
A chegada a Chile duns 3.000 exiliados republicanos en 1939, foi un acontecemento moi importante na historia dos perdedores. RSP adicoulle varios artigos ao asunto y neste que reproducimos a continuación, lembra agradecido, tres anos despois, a acollida do pobo chileno, para rematar cunhas gratas anécdotas entre españois e chilenos...


2 de septiembre de 1942

“WINNIPEG” EL BARCO DE LA ESPERANZA


Por Ramón Suárez Picallo

Mañana hace tres años que atracó en los muelles de Valparaíso el vapor “Winnipeg” trayendo a su bordo, desde Francia alrededor de 3000 refugiados republicanos españoles. Fue un acontecimiento memorable para el pueblo chileno, cuya hospitalidad se volcó en la calle para acoger a un conjunto de hombres que traían sobre sus almas la amargura de una derrota. La hospitalidad ofrecida, tenía por eso, una generosidad propia de quienes la daban y de quienes la recibían. Porque es en el dolor y en la amargura, cuando se agradece más el apretón de la mano amiga. Al triunfador lo agasajan todos, pero sólo se acercan al derrotado las almas generosas. Los españoles del “Winnipeg” lo saben y no lo olvidan nunca. Desde aquél que venía con su ropa desastrada de milicia, al que alguien metió en una tienda y lo vistió de arriba abajo, hasta aquel otro que tuvo en hogar chileno cama, mesa y afecto, después de cuatro años de no disfrutar de nada de eso.

Andan por todo Chile, los del “Winnipeg”. Trabajan, hablan y viven como en la propia casa. Encontraron en Chile, en sus gentes y en la tierra, una continuación espiritual de la Patria que dejaron en una hora de tragedia, con el alma entebrecida por el dolor y la derrota inmerecidos. Entre los pescadores de Talcahuano y Antofagasta, en el comercio y en la industria, en el periodismo y en la cátedra, en el buque y en el ferrocarril, hay españoles del “Winnipeg”. Se conocen por un denominador común y grato: España. Tienen ya un anecdotario en la migración. De él damos hoy dos sucedidos:

Un vasco, que trabaja en obras de construcción, fue un día a un banco a cobrar un cheque; metió el dinero en el bolsillo, se fue a su oficina y liquidó los haberes de los obreros. Hecho el recuento notó que le sobraba dinero. Volvió a recontar y el dinero seguía sobrándole. En el Banco le habían dado dinero de más. Al día siguiente fue a la ventanilla y le preguntó al cajero, si en el arqueo de la víspera habría notado alguna falta. El empleado del Banco, un hombre anciano, vio el registro del arqueo y dijo: Sí señor, me faltó dinero. El vasco le entregó su sobrante diciéndole:

-Tome, ése es el que a mí me sobra de mi cheque- El cajero lo contó y le dijo a su vez.

-Ése es el que a mí me faltaba- El cajero miró al hombre y le preguntó: ¿Es usted español? - Sí señor: soy del “Winnipeg”.

Fue protagonista del otro sucedido un aragonés de la mismísima Zaragoza. Fue allá un as de la industria hotelera. Aquí fue empleado de esa misma industria y ahora se ha independizado. El 27 de agosto fue a la Caja de Previsión de Empleados Particulares a retirar una parte de sus imposiciones. Firmó todo el correspondiente “papeleo” y se echó al bolsillo el dinero sin contarlo. Al día siguiente fue llamado a la Caja donde le enseñaron los papeles firmados y le dijeron: Señor usted no cobró de acuerdo con lo que firmó.

El aragonés, muy quisquilloso en eso de firmas, y muy terco como buen aragonés, disentió con el empleado de la Caja, con aire amoscado; volvió a mirar lo papeles y vio que había cobrado menos de lo que le correspondía. El empleado le entregó el dinero que cobraba de menos y, sin duda para azuzar el amor propio del baturro, le dijo: “Ponga Ud. cuidado en lo que firma y en lo que cobra”. Volvieron a discutir y el aragonés le mandó desde allí mismo, una carta al Director en la que lo sucedido lo atribuía a estultez suya, de paso que lo felicitaba por la honradez de sus empleados. Cuando iba a marcharse, el empleado le preguntó: ¿Es usted español? Y el aragonés dijo al otro: y además soy del “Winnipeg”. Mis noticias llegan hasta ahí: pero no sería difícil que después de cerrar las oficinas el baturro y el chileno salieran juntos a tomarse un traguillo en “amena y buena compañía”.

Que así andan de amigos, mundo adelante, los chilenos y los españoles del “Winnipeg”.


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile o día 2 de setembro de ... 1942)
Outro artigo onde fala do Winnipeg
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda República Española - Publicado o 02-09-2010 00:25
# Ligazón permanente a este artigo
REFUXIADOS ESPAÑOIS EN 1943

Non é a primeira vez que RSP escribe sobre os refuxiados españois. Agora di que a maioría son republicanos, mariños do Norte, Noroeste e Levante e que nunca serán unha carga para o país que os acolla...
Na foto , un grupo de refuxiados españois no norte de África, fan cola nun campo de concentración.

1 de julio de 1943
REFUGIADOS ESPAÑOLES


Por Ramón Suárez Picallo

Las recientes noticias dando a conocer la situación de los refugiados republicanos, en el Norte de África, han sido y siguen siéndolo, estos días, tema de muchos comentarios, no sólo en los medios españoles democráticos de toda América, sino que también entre los americanos y hombres libres de todos el mundo, que siguieron, paso a paso, la suerte de los primeros combatientes de la guerra actual.

Se elogia, en general, la actitud generosa de las autoridades aliadas de ocupación y, particularmente, la preocupación e interés que los norteamericanos –siguiendo inspiraciones de la Casa Blanca– han puesto en la solución del grave problema. En efecto, de los varios miles recientemente liberados, la inmensa mayoría de ellos, han hallado ocupación, como ciudadanos libres, en las fuerzas armadas norteamericanas, en calidad de no combatientes, con contratos de trabajo y con sueldos equiparados a los demás trabajadores. Los enfermos, o inutilizados, son atendidos por organismos de Socorro, con víveres y auxilio médico, ínterin no puedan ser evacuados del Continente.

Las centrales de trabajo, son transitorios, en espera de que se pueda hacer efectivo el magnífico ofrecimiento del Gobierno mexicano, que acordó recibirlos a todos en su territorio, en un nuevo gesto de su ya tradicional hospitalidad para con la Democracia española. Falta, ahora, resolver el problema de su traslado, que se hará, desde África a la Costa Atlántica de los Estados Unidos, gratuitamente y en buques norteamericanos: debiendo luego los organismos de ayuda, encargarse del tránsito a través de la Unión, hasta la frontera mexicana. En eso se está, y, según nuestros informes, las gestiones discurren por buenos caminos, todos llenos de buena voluntad.

Todo indica, pues, que el largo y penoso cautiverio de los refugiados republicanos españoles del África, toca definitivamente, a su fin. Ya era hora; pero, como dice el refrán: “Nunca es tarde cuando la dicha es buena”. Quedan tan sólo unos cuantos, sometidos a proceso o condenados ya, por altas de indisciplina. Se calculan en unos 300 de los 23.000 que formaban el contingente total. Y esos, saldrán también, una vez que los procesos y sentencias sean revisados por las autoridades democráticas con amplio y generoso criterio, teniendo en cuenta las horribles condiciones en que han vivido esos hombres.

La mayor parte de los refugiados españoles, pertenecieron a la fiesta republicana, cuyas unidades, al final de la guerra se refugiaron en Bizarra: son marinos del Norte, Noroeste y Levante de España, de Valencia para el sur; marineros y campesinos a la vez, gente joven, arriscada y trabajadora, que no serán nunca una carga para el país que los acoja. De ello es una prueba, su actitud al llegar al África las tropas aliadas, a las que, inmediatamente, se ofrecieron sin ninguna clase de condiciones. Y, lo es, también, su comportamiento en sus actuales ocupaciones mencionado con elogio por los jefes norteamericanos, a cuyas órdenes sirven con lealtad, con ahínco y con la alegría de trabajar como hombres libres. ¡Nunca habían ellos deseado otra cosa y por tener tal condición, lucharon en España y lucharán y trabajarán, donde quiera que se encuentren! ¡Por lo demás, la gratitud, virtud de los bien nacidos, es fruto cultivado por los españoles. Y, estos, a su condición de demócratas verticales, bien probados en los hechos, unen, en su nuevo esfuerzo el aliciente de esa gratitud a sus libertadores, para hacerlo más fecundo y provechoso. Alegrémosnos, de que su problema – deuda impaga de la Democracia del mundo a sus más abnegados servidores – esté a punto de resolverse definitivamente: y, deseémosles que los nuevos caminos de libertad les sean amables y florecidos. ¡Bien lo merecen!


G R A T I T U D

Y ya que estamos hablando de refugiados españoles y hemos mencionado la palabra gratitud, queremos referir, a propósito, un sucedido de aquí, en Santiago y de hace muy poco tiempo y que confirma nuestras anteriores afirmaciones.

No se conoce bien –y de ello debía llevarse cuenta– cómo y en qué se ganan la vida la mayoría de los venidos en el “Winnipeg”. Se adaptaron tan maravillosamente al medio chileno, el ambiente les fue tan propicio y ellos tenían tales propósitos de vivir y trabajar en paz, que hoy están absolutamente integrados a la vida nacional, mantienen con decoro sus hogares, educan ejemplarmente sus hijos y son “unos más” en la comunidad nacional, material y espiritualmente.

Pero, vamos a la anécdota: Dos de esos refugiados hermanos que llegaron al país “con lo puesto” han logrado montar una pequeña industria que tuvo éxito; trabajan bien, cumplen a cabalidad sus compromisos, y el artículo que fabrican es original y de gran aceptación. Tanto que han hecho excelentes rentas, incluso a varios organismos oficiales. Empezaron su negocio con un crédito de 15.000, concedido a título personal por una generosa institución chilena muy querida de los refugiados españoles. El crédito de 15.000 se acrecentó a 100.000, y hoy el negocio es floreciente, y acreditado, y vale muchos más miles.

Un día llegó a la puerta de la fábrica un caballero muy elegante, en un magnífico auto, para hablar con los fabricantes. Habló con ellos, lo examinó todo pidió datos, vio máquinas y demás. Traía la misión oficiosa de un país americano vecino de ofrecerles que trasladasen a su capital su industria, pues el producto interesaba mucho allí. Las condiciones eran magníficas desde el punto de vista económico se les ofrecía un contrato en firme y, como principal cliente, al Ejército del que serían proveedores.

Sin vacilar, contestaron los industriales: “No señor, no tenemos el menor deseo de salir de Chile, cualesquiera que sean las condiciones que nos ofrecen en otra parte. Cuando salgamos de Chile ha de ser para ir a España y a ningún otro lado”.

El caballero, un poco impresionado insistió y aún mejoró las condiciones ofrecidas anteriormente. Los españoles sintieron que la españolada se les subía a la cabeza y pusieron fin al diálogo con la siguiente andanada:

-Mire Ud. señor: en su país de Ud. han tratado mal a nuestra República; nos llamaron toda clase de cosas feas y cuando se le pidió a su gobierno que admitiera un contingente de refugiados, se negó en redondo.

En cambio Chile, nos recibió en bloque, cubiertos con nuestros harapos de milicianos, sin preguntarnos si éramos rojos o amarillos. Allí está el retrato del hombre que nos abrió las puertas de su patria –señalaba un retrato de don Pedro Aguirre Cerda-. Y mire Ud., tenemos esta industria gracias a nuestro trabajo y a la hospitalidad de Chile: pero, si la perdiéramos por una desgracia, cualquiera, tampoco no iríamos, aunque tuviéramos que ganarnos la vida tocando la guitarra y cantando flamenco por las calles.

El caballero escuchó la andanada a pie firme y no insistió más. Y para quitarle su “amoscamiento”, los españoles terminaron agradeciéndole con toda clase de cortesías el ofrecimiento y agregando como final: ¡Pero, señor el Chile es el Paraíso Terrenal de América y del mundo! El viajante se fue y los industriales volvieron a sus máquinas, sus tuercas y sus alambres todos satisfechos. Miraron el retrato de don Pedro y les pareció que su empresa se hacía más amplia y más bondadosa.

Luego comentaron entre los dos hermanos:

-Qué diría don Pedro.

-Nos llamaría ingratos.

-¡Y por dinero, nada menos! Si fuera por otras cosas!

-Por nada del mundo seremos nunca ingratos los españoles.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 1 de xullo de ... 1943)
Outro artigo sobre refuxiados españois
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda República Española - Publicado o 01-07-2010 00:28
# Ligazón permanente a este artigo
14 DE ABRIL, A REPÚBLICA E O DÍA DAS AMÉRICAS

A Asociación Cultural Irmáns Suárez Picallo convoca á cidadanía sadense ao acto que terá lugar este mércores 14 de abril ás 20:00 h., consistente nunha ofrenda floral ante o monumento ás vítimas da represión franquista en Sada.





14 de abril de 1944
14 DE ABRIL, LA REPÚBLICA ESPAÑOLA Y EL DÍA DE LAS AMÉRIRICAS


Por Ramón Suárez Picallo

¿Hay alguna relación entre el “Día de las Américas”, democráticas y republicanas, nacidas a la vida independiente bajo el signo de la Libertad, y la proclamación de la Segunda República Española, ocurrida tal día como hoy del año 1931? La hay, en verdad, y de ella queremos hablar, refiriéndonos a las dos efemérides que, españoles y americanos, conmemoramos en el día de hoy.

El “Día de las Américas” significa la afirmación que una comunidad política, geográfica, espiritual y lingüística de pueblos, hace, para conservar sus vínculos históricos, sus tradiciones liberales y proclamar su voluntad común de mantenerse, en todos esos órdenes, como parte integrante de la Civilización Occidental y Cristiana, que condujo sus primeros pasos hacia el conjunto universal de las viejas naciones que la habían creado y desarrollado ya antes del Descubrimiento.

Las Américas, tanto la de lengua inglesa, como la de lengua castellana, afirmaron la personalidad independiente de sus pueblos integrantes, proclamándose republicanas y democráticas, en contraposición con sus viejas metrópolis, monárquicas y absolutistas. Jefferson, inspirador en buena parte de la Doctrina de Monroe, y precursor de la política de la buena vecindad, fijó claramente este carácter distintivo de América, en sus Cartas del Quinto Presidente de los Estados Unidos, en lo que respecta a la de estirpe inglesa. Y, Simón Bolívar, el gran visionario, con su emoción republicana y liberal y sus intentos confederativos, definió asimismo, idéntica filiación en lo tocante al origen español.

La epopeya independentista de las naciones de este continente ha sido -¡nunca nos cansaremos de repetirlo!– una guerra civil entre liberales republicanos y monárquicos absolutistas de pueblos pertenecientes a unas mismas comunidades espirituales e históricas, condicionada, naturalmente, por interés económico y por anhelos de dignidad política, menospreciados por la dinastías que ejercían desde Europa imperio sobre estos pueblos y tierras.

La proclamación del régimen republicano en España, significa nada más, ni nada menos, que una de aquellas naciones colonizadoras, se incorporaba políticamente, al sistema que 120 años antes habían adoptado las que fueran sus colonias. Algo así como si en un hogar, el viejo abuelo se plegase a las ideas políticas de su nieto más joven, considerado antes como soñador y rebelde.

España, -la España de los monarquías austriacas y borbónicas- miró siempre a las naciones americanas, después de Ayacucho, con notorio desprecio. Para ella, estos magníficos pueblos, eran “montoneras insurrectas”, mestizas y demás, a las cuales enviaba el “refugallo ” diplomático y cultural que no podía mandar a ninguna otra parte, porque no valía para nada.

América, su cultura, sus letras, su emoción política y social, y su vital potencialidad en el mundo, como conjunto de pueblos nuevos, cargado de posibilidades y de esperanzas, sólo fue jerarquizada en parte de su justo valor, por las generaciones intelectuales, nacidas y desarrolladas en España, a la sombra de la ilusión republicana. Lo demás era “hispanoamericanismo” de pura pacotilla indiana, de banquetes y de confraternidades, en los que infaliblemente, se hablaba mal del menú y del agasajado.

La República Española incluyó en su texto constitucional, el derecho de todo americano a su ciudadanía, sin perder la de origen mientras conservaba a los españoles que fuesen ciudadanos de estas naciones la ciudadanía española, significando así, que no consideraba extranjeros a estos pueblos nacidos de su fecunda matriz. Poetas, escritores y sabios de primera fila sirvieron, aquí, la Diplomacia republicana, vinculándose a los núcleos de avanzada, intelectual y política, representativos de la mejor y de la más nueva América. Y los republicanos españoles de la Península sentíanse hermanos de San Martín, Bolívar y O’Higgins; Hidalgo y Cáceres, Sucre y Martí, y de todos los héroes militares y civiles americanos, que se habían adelantado en un siglo y dos décadas, en la implantación de sus ideales comunes de Justicia, de Libertad y de Democracia. ¿Y en la actualidad? América está en pie de guerra contra las potencias totalitarias. La del Norte, tiene en Europa su natural estribo en Inglaterra. ¿Y la del Sur? España debía de ser su equivalente. Por tradición democrática, por emoción de ecumenidad , y hasta por conveniencias políticas. España debería tener una posición política y diplomática, concordante con la de las naciones de su estirpe. No tiene esa posición, sino la contraria. La España actual, es todo un problema en relación con la posición, la conveniencia y la lucha democrática de las naciones de América en el actual conflicto bélico. Una España republicana, reverso de la medalla, sería en cambio, para América, en la guerra, en la post-guerra y en la paz, un centro de amistad y un sólido punto de apoyo. Por algo, fue la República Española, por lo que era ella y por lo que significaba en la geografía y en la Historia del mundo, el primer país atacado antes de iniciar el nazifascismo, su carrera vertiginosa de invasiones, de arrasamientos y sometimientos de naciones y pueblos cultos y soberanos.

El “Día de las Américas” tiene este año especial resonancia en Chile. Representantes de casi todos los parlamentos continentales -órganos representativos, insustituibles, de la soberanía popular, y llaves maestras, por lo tanto, del régimen democrático– se reúnen aquí, en un grande y solemne comicio. Los señores diputados y senadores que a él concurren, habrán de recordar que la República Española, proclamada hace hoy 13 años, cuando se había iniciado ya la campaña política totalitaria, contra el sufragio universal, el parlamento y todos los otros organismos del Gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, ella lo instituyó como base fundamental y orgánica de su gobierno y el de su estado, a manera de afirmación ideológica y principista .

¿Qué todo aquello cayó? Es verdad, fue derribado por las mismas “fuerzas del mal” –absolutamente las mismas– contra las cuales está en guerra el mundo civilizado y este magnífico mundo americano, que hoy ha de fustigarlas y proclamar su inexorable derrota por el esfuerzo de los pueblos en armas.

Todos los españoles democráticos, incorporados honradamente a esta contienda universal, por la Democracia –cada uno desde su lugar- esperan de los ilustres representantes de las Democracias de América este recuerdo, aunque sólo sea mental. Mientras tanto, ellos, comparten su emoción a partes iguales en este día, entre los votos de ventura para la América libre y en recuerdo a su República, romántica y magnífica, “de trabajadores de todas las clases”, que quiso organizarse en régimen de Libertad y de Justicia.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile, o 14 de abril de... 1944)

--------------------------------------------------

14 de abril de 1947

LA REPÚBLICA ESPAÑOLA Y EL DÍA DE LAS AMÉRICAS


Por Ramón Suárez Picallo

Las naciones americanas celebran hoy, 14 de abril, su día de confraternidad. Por su parte, el pueblo español celebra la proclamación de su Segunda República, jornada de democracia y de libertad, que unió en el espíritu de ideales comunes, el viejo tronco materno con las ramas que le dan, en el tiempo y en el espacio, sustantividad y permanencia eternas en la vida libre de 20 pueblos, de leguas, fe y estirpe comunes.

Coinciden, pues, y se complementan las dos efemérides, como una recta continuidad histórica. La celebración del “Día de las Américas”, instituida por la Unión Panamericana como fecha de afirmación, de unidad, de solidaridad y de defensa común de las naciones continentales, bajo la advocación de los ideales de Libertad y de Democracia que les infundieron los padres y los Libertadores, desde la declaración de Philadelphia, hasta las doctrinas de Martí hechas ley y evangelio del pueblo cubano. Y en todas esas naciones, en su incorporación al acervo moral, espiritual y cultural del mundo, en todas - sin exceptuar los Estados Unidos que habla inglés y Haití que habla francés– tuvo España su papel histórico, en remotos tiempos. Y su 14 de abril de 1931, fue el acto equivalente, con las diferencias adecuadas de tiempo y de lugar, a las jornadas americanas de fines del siglo XVIII en el Norte y comienzos del XIX en el Sur y en el Centro.

Los españoles de América lucharon contra Fernando VII, desde 1810 a 1825. Los españoles de España lucharon, desde 1931 a 1939, contra los nietos de Fernando VII, que seguían manteniendo en España el régimen colonial que América había liquidado un siglo antes. Desgraciadamente, una buena parte de América, no quiso ver el paralelismo para sacar de él consecuencias. Lo vio la República Española, aunque, tampoco, en toda su magnitud. Comenzó a verlo, y de ahí que considera a todos los ciudadanos de Hispanoamérica su propia ciudadanía, sin que perdiesen la originalidad. Y se dio el caso de algún ciudadano de América -exiliado político, además– que fue Gobernador de una provincia española, en el régimen republicano.

España Republicana sabía, y la América Democrática lo sabía también, que las relaciones espirituales, culturales hasta diplomáticas entre los pueblos de origen común, quedaban trocadas en hermandad cierta y verdadera con el advenimiento de un régimen político en España compatible con el de las democracias americanas; sin esa comunidad de regímenes políticos, tales relaciones no pasaron nunca de lo puramente protocolario. Por eso los artistas, los intelectuales, los escritores y los poetas más estimados en América, fueron aquellos que antes, en o después de aquella fecha, sirvieron a la España del 14 de abril.

Por lo demás, hubo en el mundo una reciente y terrible guerra, en defensa de aquellos ideales comunes. En ella fue la España republicana y democrática, brava y heroica combatiente, durante tres años de esfuerzos. América ganó la guerra, pero España sigue aún en el rudo combate por la libertad conculcada y por la democracia escarnecida.

Muchos pueblos americanos – entre ellos el de Chile – lo entienden así y vuelcan hoy, su fraternal simpatía sobre las causas de la España del 14 de abril de 1931, sobre los fieles y leales a quienes, aquí, lucharon y triunfaron contra la tiranía de Fernando VII y de la Santa Alianza, que defendía su despotismo. Otros no entienden el problema; son los herederos de quienes, en su día, habrían ahorcado a O’Higgins, a Bolívar, a San Martín, como ahorcaron a Hidalgo y a Morelos. Por eso el 14 de abril de la España Republicana y el 14 de abril de la fiesta de las Américas libres, no tienen, los dos, más diferencia que aquella que les marca el tiempo, el clima y la geografía.

Las ideas, los propósitos, los esfuerzos y los afanes son los mismos: la libertad, la democracia y la justicia. Se celebran los dos en el mismo día, pero serían igualmente similares y paralelos, en su significación, aunque se celebrasen en días distintos y en diferentes latitudes. Porque las altas ideas y los nobles pensamientos que unen a los hombres y a los pueblos, en la fe y en la esperanza, son permanentes en todos los días de todos los años.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 14 de abril de ... 1947)

(Ámbolos dous artigos aparecen publicados na escolma La Feria del Mundo, publicada polo CCG en maio de 2008)
14 de abril de 1944 no libro LA FERIA DEL MUNDO
Día das Américas
La República y el Día de las Américas en 1947 en LA FERIA DEL MUNDO
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda República Española - Publicado o 14-04-2010 01:42
# Ligazón permanente a este artigo
SEGUNDA REPÚBLICA
LXXIX ANIVERSARIO DA PROCLAMACIÓN DA II REPÚBLICA
ACTO EN SADA


A Asociación Cultural Irmáns Suárez Picallo convoca á cidadanía sadense ao acto que terá lugar mañá mércores 14 de abril ás 20:00 h., consistente nunha ofrenda floral ante o monumento ás vítimas da represión franquista en Sada.




GÉNESIS POPULAR DE LA REPÚBLICA
13 de abril de 1947

UNAS ELECCIONES QUE DERRIBARON 15 SIGLOS


por RAMÓN SUÁREZ PICALLO

La Segunda República Española fue proclamada oficialmente el día 14 de abril de 1931; pero la institución monárquica, con 15 siglos de existencia en España, interrumpida sólo por algún breve interregno de meses, había caído verticalmente y para siempre, días antes: el domingo 12 de abril, derribada por la voluntad popular en las urnas, en unas elecciones para elegir municipios en toda la Península, caso único quizá, en la historia del ir y venir de los regímenes políticos. La originalidad de España, que hizo cien guerras civiles, para quitar o poner reyes de ésta o de aquella dinastía, y que, un día, derriba a la institución misma, tradicional y cristal, en los que van escritos los nombres de unos ciudadanos, para que sean regidores municipales, alcaldes o jueces de paz, en los ayuntamientos urbanos, rurales y villegos.

Cierto es que detrás de los papeles, echados en las urnas, había muchas cosas. Había el deseo latente de poner fin a un ciclo de monarquías extranjeras –austrias y borbones– superpuestas al auténtico espíritu ibérico; hacia un resurgir de la conciencia política y social de la masas obreras y campesinas, intelectuales y de la clase media, exacerbadas desde arriba por camarillas políticas, ciegas, sordas e ineptas, a la evolución de las ideas y de los tiempos; había la repugnancia invencible por una casta militar, que tenía mediatizado el poder civil y órganos constitucionales del Estado, de los que hizo tabla rasa en 1923, implantando una dictadura castrense, en complicidad con el Rey perjuro, que violó la Constitución jurada, para salvar la corona y la cohorte de casa y boca; estaban doliendo aún los atropellos a la Ley y al Derecho, y los nombres de Galán y García Hernández, fusilados en Jaca, unos meses antes, andaban de boca en boca, a manera del conjuro sentimental, y tras las rejas de la cárcel Modelo de Madrid, asechaba para dar su grito y su salto la nueva España, intransigente y dispuesta a no hacer transacciones con el pasado.

En tal ambiente fueron convocadas las elecciones municipales para el día 12 de abril, por un Gobierno de viejos políticos monárquicos que quisieron saber a que atenerse; frente al régimen agonizante: habían sido puestos allí para que fueran médicos y tuvieron que ser enterradores.

El mismo día del acto comicial, por la noche, Barcelona, Madrid, Sevilla, Bilbao, Vigo, Valencia, la Coruña y las ciudades y villas mayores y menores de España, habían dicho su palabra definitiva: “Esto se acabó”. Las candidaturas republicanas habían triunfado contra viento y marea. Y nadie –ni el mismo Rey– se llamó a engaño. Aquello era un plebiscito que ponía fin a quince siglos de monarquía, confirmando el “Delenda” que le vaticinara Ortega y Gasset, el de la “España Invertebrada”. Al día siguiente, se prepararon las cosas para que la muerte del viejo régimen, fuese lo menos dolorosa posible. ¡Ni una gota de sangre! ¡Ni un cristal roto en Madrid! ¡Respeto para todas las vidas humanas! ¡Amparo y protección, brindadas por las masas populares, para las mujeres y los niños que están en el Palacio de Oriente, llenos de miedo bajo la mirada torva y ruda de los reyes godos!

¡Nada de desmanes, ni siquiera de befa o escarnio a los vencidos! (Lo de ensañarse con los vencidos, vendría mucho después, traído por vientos foráneos, asoladores y crueles). España para hacer renacer viejos derechos de soberanía popular, originalmente suyos, nacidos en atrios de viejas iglesias cristianas, o a la sombra de venerables encinas milenarias, o en los salones de Junta de sus viejos municipios, no creyó necesario levantar horcas y guillotinas, ni hacer campos de concentración; ni llenar las cárceles. (También esto había de venir después, para imponer otros derechos, otras normas y otras costumbres, que no tuvieron su origen en España).

A España le bastaban los papeles de la urna electoral; ya vendrían después, los nietos de los juristas de Salamanca y de Compostela, a ordenar los papeles y convertirlos en Ley; una ley que comienza así: “España es una república democrática de trabajadores de todas las clases, que no se organiza en régimen de libertad y de justicia. Los poderes de todos sus órganos emanan del pueblo”.

Bello comienzo para servir de pórtico a la Ley de las leyes de una nación, cuyos súbditos solían tratar como a igual a los propios reyes. Las palabras, que parecen nuevas, tenían, no obstante, allí tanta savia española y tanta proceridad como los viejos árboles, a cuya sombra naciera su espíritu. Tan bellas las palabras, como la jornada doceabrileña en que nacieron, al conjuro de varios millones de papeletas echadas, una a una, cuidadosamente, por las ranuras de un millón de urnas de cristal.

¡Sólo palabras! –Dirán los descreídos del verbo que piensan que cada cambio del régimen ha de ser necesariamente, fiestas de matachines y carniceros- ¿Sólo palabras? Es posible; pero qué palabras. Eran del mismo jaez de aquellas que afirman. “Primero fue el verbo” por eso las palabras aquellas, no se han perdido ni se perderán. Ellas alumbran la tristeza íntima de muchas almas. Y tienen sortilegio de esperanza, de luz y de sol, en las noches oscuras de cárceles, hogares y exilios, todos entristecidos.

Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda República Española - Publicado o 13-04-2010 02:45
# Ligazón permanente a este artigo
EXILIADOS DA REPÚBLICA EN CHILE

Neste entrañable artigo, RSP ten presente aos máis de dous mil refuxiados republicanos españois que -dende Francia- saíron no Winnipeg e ao chegaren a cidade chilena de Valparaiso en setembro de 1939 e iniciaron unha nova vida...
Morriña, lembranzas, ilusións perdidas na patria lonxana, o que foi,e o que será... Centos de españois salpicaron o litoral chileno deixando tamén unha nobre pegada na nova patria de acollida...
Na foto a presidenta de Chile Michelle Bachelet homenaxea aos exiliados españois que viaxaron no barco de Neruda ao cumplirse 70 años desa viaxe en setembro de 2009.


23 de febrero de 1944

PESCADORES ESPAÑOLES EN CHILE


Por Ramón Suárez Picallo

Severiano Rodríguez, pescador asturiano, llegó a Chile en el vapor “Winnipeg”. Pertenecía a la Asturias costera que junto con la Asturias ganadera y campesina, señalaba al viejo principado noroestano de España, una personalidad rica y prócer, fuerte y distinta a la Asturias minera y proletaria. Severiano llegó a Chile “con lo puesto”; con los gloriosos harapos de su uniforme de combatiente por la República. Venían con él su padre enfermo, su valerosa mujer, y dos pequeñuelos que, a la sazón de su llegada, apenas balbucían las primeras palabras del castellano, mixturadas con los giros gráficos y rotundos del “bable” asturiano.

La llegada a Valparaíso, le infundió optimismo. Chile, la nueva patria anunciada y presentida como tierra de promisión a su afán de peregrino y de desterrado de la suya propia, tenía un largo mar, una rica costa con recantos y caletas opulentas en peces y mariscos. -“Aquí podremos vivir”– dijo en su sobrio lenguaje de hombre que gobernaba su barca con una señal de la mano. Y se quedó en la costa con los suyos, de cara al mar promisorio y misterioso. Alquiló una casita con dos piezas y un rincón para cocina; y, antes que en los muebles, las ollas y las camas, pensó en su barquichuela, en el motor y en las redes y los anzuelos: es decir, en los adminículos indispensables, para disputarle al mar, su pan y el pan de los suyos.

Todo vino, después, por sus pasos contados, junto con los peces que llegaban abundantes del mar; la casa hízose hogar amable con las camas limpias y los cacharros relucientes; en la cocina y la despensa hay todo lo necesario y la mujer de Severiano, es allí reina y señora, andando y moviéndose como una ráfaga suave y fresca de viento marino. Los chiquillos, rubios, graciosos y traviesos, son bellos como dioses infantiles; el uno ya va a la escuela con grande aprovechamiento, y el otro se sabe, de pe a pa, todo el silabario de corrido, que la madre le enseña por las noches en la casa, antes de la edad escolar, junto con otras sabidurías populares de su país natal: la cortesanía, la buena crianza, el respeto a los mayores y la ciencia, dificilísima, de mantener limpia su ropa, e intactos sus zapatos.

Ayer fuimos a la Caleta Membrillo, de Playa Ancha, en las proximidades de Valparaíso, donde vive y trabaja el pescador de nuestro comentario; a su hogar, llegaron, al mediodía, dos diputados republicanos españoles, un alto funcionario de la República y un paisano y amigo, que lleva en Chile sus buenos treinta años de trabajo. Fue, por lo tanto, fiesta mayor, con mesa blandida y blancos manteles. Como quien dice, “la casa por la ventana”; los peces más exquisitos preparados con mano maestra, y, como remembranza, la suculenta y popular “fabada” de la tierra remota, querida y añorada. Los muchachos, se van enseguida a corretear y darse tremendos chapuzones en la ribera, con otros amiguitos españoles y chilenos, muy preocupados por cierto juego de mar y de rocas que se traen entre manos. Los mayores, inician la conversación sobre graves temas políticos de la patria lejana; sobre lo perdido, lo que habrá de recuperarse, lo que es ahora, lo que fue antes, y lo que nunca más volverá a ser. Añoranzas, recuerdos, ilusiones, y, después, el silencio saudoso, consigo mismo. Quiebra el sortilegio la señora Rodríguez, con unas frases, dichas mientras levanta los manteles de la mesa y sirve el café:

-Demos gracias a Dios y a Chile; aquí comemos, vivimos y pensamos con libertad; trabajamos duro y firme, pero los chiquillos están robustos, van a la escuela y tienen amigos con quienes jugar en la playa. Pensemos en los que no tienen nada de eso, dentro y fuera de España. A mí, cuando pienso en ellos, se me queda la comida en la garganta. Ellos, los “propines” no pudieron llegar a Chile.

¿Cuántos pescadores españoles hay a lo larago de todo el Litoral chileno, disputándole a su mar el pan de los suyos? Muchos. Aquí mismo, en esta misma Caleta, hay otro grupo de Santanderinos que dan su nota original al popular barrio pescantín. En San Vicente, en San Antonio, en Antofagasta, en Iquique y en otros muchos lugares, los hombres del Norte y del Noroeste de España, están realizando una magnífica labor en pro de la pesca chilena. Tienen sus problemas, sus angustias, sus dificultades, sus defectos y sus virtudes; pero, de todos modos, quedará en Chile un buen recuerdo de su paso y de su estada, y quizá sean, colectivamente el grupo más útil y mejor perfilado de toda la inmigración republicana española, llegada después de la guerra peninsular.

En este hogar, modesto, ejemplar, limpio física y espiritualmente del pescador asturiano Severiano Rodríguez, queremos ver a todos los de sus demás compatriotas establecidos a todo lo largo de la costa chilena, con los ojos, el alma y el corazón extendidos sobre el mar. Y desde aquí los saludamos a todos cordial y fraternalmente.

Bajamos del barrio a la ribera, conmovidos y emocionados. Debruzados sobre la pequeña playa cubierta de gentes y de barquichuelas, descubrimos, sobre la roca, la efigie de San Pedro, el viejo pescador de Tiberíades, elegido por el Maestro para que lo sucediese y extendiese por el mundo el apostolado de su doctrina de amor a los sufridos y a los humildes.

Pedro, el pescador, peregrino y mártir de tierra extraña a la suya, es un buen símbolo y un excelente patrono de estas sencillas criaturas, que le disputan su pan al mar, en todas las riberas del mundo, contentos, por ser libres y por trabajar en un predio donde aún no existe la idea perturbadora de lo tuyo y lo mío.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 23 de febreiro de ... 1944)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda República Española - Publicado o 23-02-2010 01:06
# Ligazón permanente a este artigo
REFUXIADOS ESPAÑOIS EN MÉXICO

As primeiras oleadas de refuxiados españois da guerra civil chegaron a México nos buques Sinaia, Ipanema e Mexique. Os historiadores estiman que México acolleu cerca de 25,000 refuxiados españois entre 1939 e 1942.RSP comenta e resume un artigo que sobre o tema publica a revista "Selecciones del Reader´s Digest" de novembro de 1943.


8 de noviembre de 1943

LOS REFUGIADOS ESPAÑOLES EN MÉXICO


Por Ramón Suárez Picalllo

En el último número, correspondiente a noviembre, de “Selecciones del Reader’s Digest”, se publica en su primera página y siguientes, un documentado artículo de Michael Scully, sobre la labor de los refugiados políticos en México y su aportación a la riqueza, al progreso y a la cultura de la gran República Azteca.

“Emigrados que enriquecen a su nueva patria”, titulase el referido trabajo y se refiere a los refugiados de diversas nacionalidades europeas asoladas por el fascismo; pero, su parte más importante está dedicada a los españoles republicanos, por ser ellos el mayor número, y los de más fácil adaptación en aquel país, además de haber sido los que más pronto dieron resultados.

Mr. Scully, deduce del experimento mexicano importantes consecuencias para la post-guerra; y, asegura que la Junta de Asilados políticos, que asesora el Presidente Roosevelt, cree que esas inmigraciones europeas, habrán de contarse después de la paz, por millones, destinadas a insuflar vida nueva a un grupo de países latino americanos poco poblados.

Excusado es decir, que el artículo de la popularísima revista norteamericana, con un tiraje de 8 millones de ejemplares, ha causado muy viva satisfacción entre los demócratas españoles de todo el Continente, así como en los medios democráticos americanos que, al terminarse la guerra española, sostuvieron que América era el refugio, natural y casi obligado, de los primeros combatientes de esta guerra, acreedores por su esfuerzo y su sacrificio al amparo y la protección de las Democracias Americanas. Y se destaca más ese artículo, teniendo en cuenta, que “Reader’s Digest”, no se ha distinguido, ciertamente, por su estimación a la los republicanos españoles, víctima, como otras muchas personas, instituciones y periódicos, de la leyenda de “rojos comunistas” y “desaforados” con que una propaganda desleal, muy intensa y muy bien pagada, cubrió a los combatientes de la España Republicana.

Por eso, y en virtud de especiales requerimientos que nos fueron hechos reproducimos, resumidos, algunos párrafos del artículo referentes a los refugiados españoles en México: son los siguientes:

EN LA INDUSTRIA

Poco después de caer Barcelona en poder de Franco el año 1929, llegaron a la capital de México, entre otros emigrados españoles, dos jóvenes que habían ocupado altos puestos en la gran fábrica de automóviles Hispano Suiza. Uno de ellos, Francisco Cárdenas, había sido ingeniero jefe en los talleres de esa casa en la capital catalana; el otro Ramón Costa, el de subdirector. Pero, al llegar a México, todo eso era ya mero recuerdo de pasadas grandezas, y los dos emigrados se las vieron y desearon para reunir los pesos y conseguir el crédito que les permitiera comprar un equipo de maquinaria usada y establecer un modestísimo taller de reparaciones.

Cárdenas, empezó a reparar motores asmáticos; Costa, se lanzó a la calle en busca de negocio con la voluntad indomable de un conquistador que, en vez de espada, usase estilográfica. En sus correrías comerciales acertó a caer en las oficinas de Manuel Suárez dueño de la Eureka, fábrica de placas de asbesto-cemento, para tejados y otros materiales cuya producción es una de las grandes industrias mexicanas.

-¿Podrían ustedes reparar esto?– preguntó Suárez a Costa, mostrándole algunas máquinas de cortar y moldear.

-¡Ya lo creo!– repuso Costa. Y también podemos ahorrarle dinero, construyendo otras nuevas… y mejores.

Facilitó Suárez los fondos y los dos españoles se pusieron a la tarea. ¡Les sonreía un nuevo porvenir! No tardaron en aparecer sobre la mesa del industrial, planos tentadores que Cárdenas dibujaba por la noche. Vinieron luego las conferencias. A estas fechas, el trío ha establecido ya la primera fábrica de herramientas mecánicas que haya existido al sur del río Grande. En la sala de ventas de la Eureka ronronea una gran acepilladora que va adelgazando suavemente un largo eje de acero hasta la milésima pulgada precisa. Tiene la nueva fábrica 170 obreros, ocupados en la producción de otras máquinas. Los más son emigrados, peritos en sus respectivos oficios, pero hay unas cuantas docenas de mecánicos del país que, al transformarse de utilizadores de máquina en sus constructores, forman la vanguardia de una nueva clase de “trabajadores industriales mexicanos altamente especializados”.

EN LA AGRICULTURA

“Han llegado a México casi 4.000 labradores españoles, en su mayor parte. He sido testigo, en más de un caso de lo valioso de su aportación. En el estado de San Luis Potosí, cuyas ricas tierras vírgenes se han hecho accesibles por la reciente construcción de nuevos caminos, he visto a seis familias que han emprendido lo que me parece ejemplo único de cooperación capitalista. Las leyes mexicanas limitan la posesión de tierras por nuevos propietarios a 150 hectáreas como máximo.

“Una finca de esa extensión proporciona, excelente medios de vida a una familia”, me decía José Paz, hablando en nombre de la colonia. “Pero, calculamos que aún saldríamos mejor parados con nuestro plan semicooperativo y lo emprendimos”.

Los seis cabezas de familia compraron a plazos terrenos colindantes. Ya en posesión de 900 hectáreas se unieron para construir un sistema común de riego y formaron una segunda compañía independiente para comprar camiones y maquinaria que alquilan a los socios, según turnos convenidos de antemano. Dos terceras partes de los que fueron matorrales están ya plantados de maíz y de caña.

Las industrias del suelo tienen en México, país agrícola por excelencia, el más brillante porvenir. Emilio Pando, conocido vinicultor español, a quien se asoció el ex presidente Abelardo Rodríguez, se estableció en la Baja California, instaló nueva maquinaria, construyó nueva bodegas e hizo cambios en algunos tipos de vinos. Luego emprendió una campaña nacional de publicidad para popularizar los “Vinos de Santo Tomás”, de la casa Pando, que ya se venden por todo México.

EN LA INSTRUCCIÓN PÚBLICA

“En el campo de la cultura, se han hecho grandes progresos tanto en la instrucción pública como en las ciencias, gracias a la acertada visión de un hombre que supo aquilatar o que los emigrados podían representar para el adelanto nacional.

En 1938, el escritor y diplomático mexicano, don Alfonso Reyes, se interesó por la suerte del primer grupo de intelectuales españoles que llegó a México, y los ayudó a fundar la Casa de España, instituto que ofrecía cursos superiores a un minoría de estudiosos jóvenes mexicanos.

El éxito de la empresa hizo que Reyes soñara en acometer otra que abarcase el campo de la instrucción pública nacional.

El sueño se hizo realidad en 1940. La Casa de España quedó convertida en el Colegio de México con quince profesores mexicanos diecisiete españoles, dos franceses y un checo. El Colegio de México, ha recibido subvenciones del Gobierno mexicano y de la fundación cívica denominada Fondo de Cultura Económica. También han contribuido a su sostenimiento la Fundación de Rockefeller, la de Carnegie y la de Guggenheim.

El Colegio de distingue por la particularidad realmente única, de no tener otro edificio que el destinado a sus oficinas. Su dinámico programa consiste en averiguar las necesidades culturales de la vida mexicana y satisfacerlas dondequiera que existan. Sus médicos, han establecido en la Universidad Nacional laboratorios de Física y Patología, y se dedican a estudiar los remedios de los herboristas y otros arcaicos secretos indios, con la esperanza de redescubrir nuevos principios y efectos terapéuticos hoy perdidos.

Los profesores del Colegio de México, dan cursillos en las universidades de provincia y dictan en diferentes ciudades conferencias sobre Economía Política, Higiene y otras materias en las cuales son autoridad. Un grupo de profesores se ha dedicado a organizar las muchas y valiosas, pero caóticas bibliotecas mexicanas y a enseñar su acertado manejo a los jóvenes del país. Otros han escrito o traducido unas cincuentas obras que abarcan lo último que se ha dicho en materias culturales y científicas. Publicadas por el Colegio a precios económicos, han hallado calurosa acogida en la juventud estudiosa de toda la América Latina”.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Chile o 8 de novembro de... 1943)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda República Española - Publicado o 08-11-2009 14:07
# Ligazón permanente a este artigo
RECEPCIÓN AOS REPUBLICANOS QUE VISITAN SANTIAGO DE CHILE
Nos dezaseis anos de exilio en Chile, tal día como hoxe (1 de novembro) RSP escribiu artigos de temática diversa. Coñecemos dez. Agora presentamos un adicado aos republicanos españois que visitaron Chile no ano 1946. Ramón acaba de deixar o balneario de Las Cruces,onde estivo internado un mes na costa central de Chile, con motivo da sua doenza cardíaca.



1 de noviembre de 1946

CORDIAL RECEPCIÓN SE HIZO A LA MISIÓN DE LA REPÚBLICA ESPAÑOLA



Por Ramón Suárez Picallo

Fervoroso homenaje le rindió a su llegada el pueblo de la capital a la misión de la República Española, encabezada por el presidente de la delegación, don Manuel Blasco Garzón, que ayer llegó a Santiago procedente de Buenos Aires, a la transmisión del mando presidencial. Fue recibida en la plaza Vicuña Mackenna, frente a la Biblioteca Nacional por los representantes de toda la España democrática: vascos, gallegos, catalanes y representantes de los partidos políticos españoles y organizaciones obreras, se hicieron presentes con insignias y banderas. Igualmente los partidos y entidades que forman la Alianza Democrática de Chile.

Inmediatamente de la llegada, se organizó un desfile hasta el local de la Asamblea Radical de Santiago, donde se les brindó a los representantes de la República un cordial recibimiento, entre vítores y aplausos entusiastas.

LOS ORADORES

El amplio local de la calle Teatinos se hizo pequeño para acoger al numeroso público concurrente, deseoso de tributar su homenaje a los representantes de la democracia peninsular, cuyos sectores todos, participan en la Misión.

Hizo uso de la palabra, en primer término, don Carlos Céspedes, presidente de la Asamblea Radical; después Samuel Riquelme, en nombre de la juventud chilena; la señora Cora Cid en nombre de las mujeres democráticas; Vargas Puebla por la C.T.Ch.; Cipriano Pontigo por el P. Comunista; César Godoy Urrutia por los parlamentarios de la democracia. Por los españoles republicanos, antiguos y nuevos residentes en Chile, habló Ramón Suárez Picallo y por el Ejército Español, que sirvió a la República, el General Martínez Monje. Cerró el ciclo de discursos el Jefe de la Misión, don Manuel Blasco Garzón, con un discurso magnífico, agradeciendo la recepción popular que le tributaba el pueblo chileno.

Todos los oradores se refirieron a la lucha heroica y solitaria del pueblo español, coincidiendo el la necesidad de restaurar en España la Democracia republicana; planteando como cuestión previa, la necesidad de romper relaciones con el régimen nazifascista que representa el General Franco. Fueron todos clamorosamente aplaudidos.

UN VOTO

Al final del acto fue sometido a la consideración del público un voto que fue aprobado por aclamación y que resumido dice así:

Pedir al actual gobierno que inmediatamente, en las próximas horas, rompa sus relaciones diplomáticas con el régimen franquista, para que el día tres de noviembre, la delegación del Gobierno que preside el doctor José Giral, ocupe el lugar que le corresponde a España, en todas las ceremonias de la Transmisión del Mando. Haciéndose notar que esta delegación republicana española, es la única que fue recibida con fervor por el pueblo chileno como símbolo de los pueblos combatientes por la causa democrática.
El público, puesto de pie, aprobó el voto con atronadores aplausos. Pasadas las 22.30 horas, se terminó el acto con vivas a la República Española y a sus representantes, mientras un grupo juvenil cantaba canciones alusivas a su lucha y a su esperanza.

QUIENES COMPONEN LA DELEGACIÓN DE LA REPÚBLICA ESPAÑOLA
DON MANUEL BLASCO GARZÓN

Abogado sevillano, Ministro de Justicia de la República, cuando estalló la insurrección militar en julio de 1936. Diputado republicano popular por su provincia, gran orador y escritor de exquisito estilo. Crítico literario y comentarista del ciclo romántico español. Nicomedes Pastor Díaz, Rosalía de Castro y Gustavo Adolfo Bécquer, fueron estudiados por él con aclarecido acierto. Poco después de iniciada la guerra española, fue designado Cónsul General en Buenos Aires. Dirige actualmente allí, “España Republicana” y representa en la América del Sur, al Gobierno legítimo de España que preside don José Giral.

GENERAL MARTÍNEZ MONGE

Es un típico representante del sector popular y democrático del Ejército Español. En 1934, con ocasión de los sucesos de Asturias, fue nombrado Capitán General de la octava región gallega. El 12 de octubre de ese año, se celebró en la Comandancia Militar de A Coruña, una gran fiesta. Los republicanos, acosados y perseguidos por el Gobierno Negro de Lerroux y Gil Robles, fueron invitados a la fiesta, ocupando lugares de honor. El general pronunció aquel día un discurso memorable asegurando que bajo su gobierno los demócratas y republicanos no tenían nada que temer. Cumplió, honestamente su palabra y los gallegos no olvidaron nunca su gesto amistoso y cordial.

Cuando se produjo la guerra civil era Comandante Militar de Valencia, y en tal carácter volcó sus fuerzas del lado de la legalidad republicana, cuando la mayoría de sus colegas de Generalato, traicionaban su fe jurada a la República y a su legitimo Gobierno.

ELPIDIO VILLAVERDE REY

Comerciante, propietario y armador de buques. Natural de Vilagarcía de Arousa, de cuya villa fue alcalde republicano. Diputado a Cortes, por su bella provincia natal de Pontevedra (Galicia) en la candidatura del Frente Popular Gallego, en las elecciones del 16 de febrero de 1936. Pertenece al Partido de Izquierda Republicana que dirigía don Manuel Azaña. Es actualmente, miembro del Consejo Autonomista de Galicia, que preside el gran artista Alfonso Castelao, Ministro gallego en el Gobierno Giral.

Al estallar la guerra civil y dominar los insurrectos toda la región gallega, puso todos sus barcos al servicio de la causa republicana, y, en la fuga arriesgó cuanto tenía, incluso la propia vida, en la aventura. Representa las cuatro provincias en la ceremonia de Transmisión del Mando.

CORDIAL RECEPCIÓN SE HIZO A LA COMISIÓN
RAMÓN MARÍA DE ALDASORO

Abogado vasco, Diputado de las Cortes Constituyentes de la República en representación de Euzkadi. Es actualmente, Consejero de Abastecimiento del Gobierno vasco autónomo que preside el doctor José Antonio de Aguirre, en representación de la Izquierda Republicana. Notable y ejemplar jurista, muy querido del proletariado industrial y campesino de su país, al que sirvió con noble y generoso desinterés.

Aldasoro representa a su joven generación, en la vida pública peninsular. Tolerante y cordial, Ramón María de Aldasoro representa la ancestral tradición democrática del pueblo vasco, vinculado a Chile por lazos ancestrales de moral y tradición.

ANTONIO DE LEZAMA

Don Antonio de Lezama y Campillo, es el Delegado oficial y oficioso de la República Española de Chile. De origen vasco, asturiano y mexicano, el señor de Lezama, es una estampa viva y palpitante de la España romántica y señorial. Abogado a ratos, y siempre periodista, fue redactor de “El Liberal” y Subdirector de La Libertad, de Madrid en las horas más duras y difíciles de la democracia Española. Al producirse la guerra civil contra la República, se hizo soldado de los ejércitos republicanos, en calidad de Comisario Político. Antonio de Lezama, intelectual y bibliófilo (poseedor de una de las más ricas bibliotecas privadas de Madrid) aprendió, entonces, lo que es una ametralladora, un cañón del cinco y medio, y el crujir isócrono de los aviones de guerra. Cumplió todos sus deberes como militar, y cuando franco entró triunfalmente en Madrid, don Antonio de Lezama, se hizo asilado en la Embajada de Chile para salvar la vida.

Desde entonces ama a Chile con devota y filial emoción. Estudió su Historia, su literatura y su geografía, y se siente orgulloso y feliz de ser aquí un chileno más.

PELAIO SALAS

Representa en la Delegación al Pueblo Catalán. Abogado, escritor y traductor de libros científicos en lenguas extranjeras. Es Diputado de elección popular por Cataluña a las Cortes de la República Española, y resume el sentido clásico, humano y universal de su tierra mediterránea y grecolatina.

Discípulo y amigo personal de Francisco Macia, el “Presidente Santo” y de Luis Companys el “Presidente Mártir”, es un fiel continuador de su trayectoria democrática y socialista.

Pelaio Salas es jurista notable, que puso su paciencia el servicio de su pueblo. Tiene la emoción cordial de un adolescente, con el alma pura y abierta a todas las ilusiones juveniles. Es socialista y catalán de pies a cabeza. Estrechamente vinculado a las clases proletarias de su país.

Disciplinado y estudioso, cree que el mundo vive en periodo excepcional en los órdenes sociales y políticos, y tiene grandes esperanzas en el porvenir de España y del mundo.

Autonomista y federalista, trae entre manos planes vastísimos para la organización de un gran estado peninsular ibérico que abarque, en una simbiosis democrática, a todos sus pueblos y nacionalidades viviendo cada cual su vida peculiar, dentro de un régimen armónico, respetuoso con todas las particularidades, que dan a la piel de toro de Iberia, el carácter de una policromía y de una polifonía.


Tales y así son, los hombres que representan al Gobierno Republicano Español, en la Transmisión del Mando Presidencial de Chile. Delegación predilecta que acaparó ayer las simpatías y los fervores de nuestro pueblo.


Publicado no xornal La Hora o 1 de novembro de ...1946
Tamén aparece publicado no libro La Feria del Mundo editado polo CCG 2008)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Segunda República Española - Publicado o 01-11-2009 00:16
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal