A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

A REPRESION FRANQUISTA EN 1947
A represión,asasinatos e execucións levados a cabo polos franquistas non rematou co fin da Guerra Civil; continuou de xeito permamente como o demostran innumerables estudos e publicacións sobre o tema como a portada do libro que ilustra este artigo.
RSP -dende Chile- incide e denuncia en 1947 os continuos "actos terroristas" levados a cabo polo franquismo.


18 de abril de 1947

TERROR CONTRA TERROR EN ESPAÑA


Por Ramón Suárez Picallo


Hace ahora justamente nueve años que el General Francisco Franco declaró terminada la guerra civil española con el triunfo de su causa. Su declaración fue hecha el 31 de marzo o el 1 de abril de 1939. Muchas gentes, conocedoras de la Historia de España y de sus luchas civiles, dijeron: “Ésta es la paz. No habrá más muertes de españoles, y el olvido y el perdón cubrirán el mapa peninsular a modo de gasa restañadora de heridas”.

Pero se equivocaron quienes así pensaban. La vieja y generosa tradición española, de no ensañarse con el vencido, fue desconocida y violada por los vencedores que se inspiraron en la crueldad nazi germana que proclamaba en España, como ley, un principio bárbaro: “Matar al adversario, cualquiera que fuera su situación”.

De ahí que, después de terminada la guerra, los piquetes de fusileros, la horca y el garrote vil, hayan funcionado en la España, normal y diariamente, para suprimir a los adversarios políticos del régimen franquista y totalitario con escalofriante regularidad. Y, al igual que en Palestina, en Grecia, en la India y en otras muchas partes donde el terror es la suprema ley, los reos son deshonrados, calificados de terroristas, de bandoleros y de delincuentes comunes. Pero las gentes honestas saben, además, que todos los delitos contra la autoridad usurpadora e ilegítima, son delitos políticos con móvil generoso. ¡Por algo España fue el primer país del mundo que proclamó la legitimidad del regicidio, del magnicidio y de la insurrección, cuando el pueblo fue despojado de sus derechos de soberanía por el gobernante o por el príncipe!

Ayer fueron ejecutados en Valencia, tres combatientes contra Franco. Días pasados fueron ejecutados quince. Esperan la ejecución de igual sentencia capital más de 500, entre los que hay muchachos y muchachas de 18, 20 y 25 años, bachilleres, profesores, médicos, abogados y sacerdotes.

Para los ejecutores, son “bandoleros” y “terroristas”. Tanto peor para ellos, porque elevan a la categoría de martirio por la libertad, el terror y el bandolerismo.


(Artigo publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile o día 18 de abril de ... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Franco e franquismo - Publicado o 18-04-2011 09:23
# Ligazón permanente a este artigo
FALSA AMNISTIA FRANQUISTA

A condena que sofriu o reximen franquista foi efectiva: illamento político, económico e diplomático. A resolución da ONU aposta por unha España de “liberdade de expresión, de relixión e de reunión” Teran que pasar trinta anos para que eso sexa unha realidade...
"El Gobierno español del general Franco, encarcela, condena y mata a sus adversarios políticos por el único “delito” de ser tales adversarios. Sobre esto no existe la menor duda en ninguna parte del mundo" escribe RSP...



28 de febrero de 1947

EN TORNO A UNA FALSA AMNISTÍA


Por Ramón Suárez Picallo


Recientemente, el gobierno, o lo que sea, que preside en Madrid, el General don Francisco Franco Bahamonde, dictó un decreto llamado de amnistía, para que los exiliados políticos españoles, diseminados en varios países del mundo, retornen a la patria. El tal decreto quiere ser una prueba de la “generosa magnanimidad” del caudillo y una réplica al último acuerdo de la asamblea General de las Naciones Unidas que condena, rotundamente, a su régimen totalitario. Uno de los fundamentos de la tal condena, dice que en España no hay libertad de palabra, hablada o escrita, de pensamiento, de asociación política y sindical, y de conciencia religiosa.

La afirmación de la Asamblea de las Naciones Unidas es una verdad, grande como un templo: en la España franquista se encarcela, se condena por sus tribunales y, frecuentemente, se fusila, a cuantos intentan reorganizar grupos políticos, organizaciones sindicales y entidades culturales y religiosas, que tienen en la vida española historia secular. El Partido Republicano, burgués y moderado; el Partido Socialista Obrero Español; -¡y no digamos el Partido Comunista!– los sectores social–cristianos; la Confederación Nacional del Trabajo y de la Unión General de Trabajadores, cuyos organismos similares funcionan en todos los países civilizados del mundo, amparados por la Ley, están proscriptos en España y perseguidos sus dirigentes y militantes.

El Gobierno español del general Franco, encarcela, condena y mata a sus adversarios políticos por el único “delito” de ser tales adversarios. Sobre esto no existe la menor duda en ninguna parte del mundo. El acuerdo de las Naciones Unidas lo declara así, a la vista de irrefutables documentos y de las noticias diarias de la prensa.

Para morigerar, desvirtuar, desmentir y corregir esta universal creencia, fue dictado el decreto referido, corregido, aumentado y explicado en tres sucesivas notas aclaratorias. Por su parte, la prensa controlada por la censura gubernamental, hizo una intensa campaña en toda la Península llamando a los exiliados.


UN ENGAÑO

Pero, ¡ni con ésas! Los exiliados no vuelven mientras subsista en España el régimen actual, que fusiló a sus familiares, confiscó sus bienes y dictó a través de unos tribunales llamados de “responsabilidades políticas”, sentencias monstruosas, absolutamente al margen de la Ley, fundadas en que los procesados pertenecían a partidos, instituciones y sindicatos, que tenían más de cien años, de vida legal en España.

Quejándose de la actitud de los que no creen en la amnistía que se les otorga, y se niegan a volver, la prensa de los últimos diarios españoles que nos han llegado expresan su molestia y desconcierto por estos hechos.

Efectivamente, el A. B. C., dice en una editorial que tenemos a la vista:

“Hay en el extranjero un gran número de españoles que sueñan con volver a España, pero que no se atreven a satisfacer sus anhelos en tal sentido porque entre ellos se ha hecho una propaganda tendenciosa, causante de recelos, que cohíben y frustran propósitos. Cada vez que se publica un decreto de indulto los elementos interesados en hacerlo ineficaz, intensifican sus actividades propagandistas, atemorizando a los que quieren acogerse al beneficio.”

“He ahí que el gobierno haya tenido que acordar medidas y dictar las normas precisas para la legalización de las situaciones de los exiliados que quieran reintegrarse a la Patria. La más importante, porque implica mayores facilidades, es la que dispone de las oficinas de las representaciones consulares admitan instancias, en las que no se expresen ‘los hechos en los que pudieron intervenir los exiliados en cuanto tengan o puedan tener trascendencia penal’. El Consejo Supremo de Justicia Militar determinará en cada caso, si los hechos constituyen delito y si están comprendidos en los distintos indultos. Resuelto el expediente se notificará a los interesados, quienes, conocida con exactitud su situación, podrán decidir sobre su regreso con la mayor libertad. A los que no se han acogido o no han podido acogerse al indulto decretado el 09 de octubre de 1945, se les da un nuevo plazo de seis meses para hacerlo. Los que se repatríen serán socorridos en la frontera y pasaportados hasta el lugar en que residían en 1936”.

Como se ve, no se trata de una amnistía propiamente tal, sino que de abrir para cada exiliado un nuevo proceso por un Consejo Supremo de Justicia Militar, cuya significación y origen no figuraban en ninguna ley ni código conocido en España antes de 1936.


LA TRISTE REALIDAD

Frente a lo que dice la prensa controlada sobre esta amnistía “sui generis”, está la triste y dura realidad reflejada en la carta de una madre española dirigida a su hijo único, residente en Santiago de Chile, y uno de cuyos párrafos dice así: “Mucho deseo verte, pero no me atrevo a aconsejarte que te vengas, pues aquí tendrías que trabajar muy duro en condiciones contrarias a tu salud. Los que han venido últimamente encontraron trabajo en la Casa Grande que está frente a la iglesia donde se casó tu hermana”.

La “Casa Grande” a que veladamente alude la buena señora, es la Cárcel Pública, de una famosa villa andaluza, a donde fueron a parar los pocos que creyeron en los indultos y amnistías que el Gobierno de Madrid concede “magnánimamente”, a sus adversarios políticos”.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 28 de febreiro de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Franco e franquismo - Publicado o 28-02-2011 00:22
# Ligazón permanente a este artigo
ESPAÑA EN 1944
Neste artigo RSP analiza, dende o exilio,ante as distintas crónicas que se reciben en América, a situación pola que está a pasar España debido ao seu apoio ao nazismo e ante a presión de distintos organismos e países...

2 de febrero de 1944

ESPAÑA, EN LA ACTUALIDAD HOY


Por Ramón Suárez Picallo


España, resume, en el día de hoy, la actualidad diplomática y política internacional. El lector habrá visto ayer, en la información cablegráfica, de todos los diarios la mayor cantidad de noticias sobre España, publicadas en América, desde marzo de 1939, fecha de terminación de la guerra en la Península, y preámbulo del inicio de la actual que envuelve al mundo.

Sin hacer demagogia, ni frase gruesa, ponderada y objetivamente, sobresalen esas noticias, que, contradictorias unas, absurdas otras, y muchísimas de ellas veraces y razonables, ofrecen al observador material bastante para llegar a una conclusión. Esta: España está en vísperas de extraordinarios acontecimientos, determinantes de un cambio radical de su actual postura política y diplomática. -¡Cambios de conducta, cambio de sistemas y quizás cambio de hombres!

Las Naciones Unidas, que habían guardado acerca de España, y su política nacional e internacional, desde el fin de la guerra un silencio casi hermético, aparecen, de pronto, volcando su atención sobre Madrid. Comenzó la Unión Soviética, denunciando la ayuda militar de la División Azul española a Hitler; por causa de tal protesta, fue “oficialmente” retirada del frente ruso-alemán, aquella unidad militar; pero, mucho después de aquel anunciado retiro, cayeron en poder de los ejércitos soviéticos prisioneros españoles de otra unidad de “voluntarios”, llamada “Legión Española”. La U.R.S.S. insistió y sigue insistiendo en que es efectiva aún hoy mismo esta ayuda española a Hitler. Mientras tanto, elementos falangistas, pertenecientes al único partido político autorizado y admitido como parte integrante del Estado español, asaltaban Consulados ingleses y norteamericanos en Zaragoza y en Valencia; y, de pronto, aparecen bombas explosivas entre cargamentos de naranjas, destinadas a Inglaterra, procedentes de puertos del Levante español. Y, por sí todo esto fuera poco, en diversos sectores americanos, periodísticos y diplomáticos, se denuncia la intervención de elementos falangistas españoles, en acontecimientos recientes de este Hemisferio, de signo y significado netamente totalitario e inamistoso para la Democracia Continental Americana. Y luego, para remache, son capturados por los ingleses, buques españoles, con contrabando para el Reich alemán.

Hubo protestas, amenazas y acres censuras, en la prensa inglesa y norteamericana, declaraciones amargas en la Cámara de los Comunes y representaciones ante la Cancillería de Madrid; parece que todo ello fue ineficaz, a juzgar por la decisión a que se arribó: suspender los envíos de petróleo a España, como primera parte de sucesivas suspensiones de los envíos de otros productos igualmente vitales para su economía. La medida es tremenda. La guerra civil destruyó el 70 por ciento del material rodante ferroviario; y, de la ineficiencia del que ha quedado, en pie dan cuenta las recientes catástrofes ferrocarrileras, en las que trenes expresos, chocan en sentido inverso, porque no hay posibilidad de saber a que horas y por donde van o vienen. El tráfico español, de hombres y mercancías se hace en su mayor parte en Especha, por carreteras, con combustible importado en su totalidad. Y como la suspensión del envío de ese combustible, puede afectar a la moral de la vida española, habla el hecho de que la noticia fue prohibida en toda España para evitar la ingrata repercusión que su conocimiento habría de causar en el país. Se ha informado hace poco que la última cosecha de papas, fue muy abundante en Galicia, mientras en Madrid se pagaba a 3 pesetas cada papa. Galicia exportaba, anualmente a Madrid y otras plazas, este tubérculo, esencial en la alimentación española, por un valor aproximado de 60 millones de pesetas. La mayor parte de la cosecha pasada está perdiéndose en las zonas productoras. E igual cosas que, con este producto, ocurre con casi todos los otros que deben trasladarse del centro a la periferia y viceversa.


LA SITUACIÓN INTERNA

A todo esto, la situación política interna es cada día más confusa y más difícil. Importantes sectores de opinión están descontentos. El Alto clero, la banca, la burguesía y ciertos núcleos militares, propugnan la restauración monárquica; por su parte, la opinión republicana pese a todas las medidas represivas, da señales de vida; se asegura que hay en España misma un movimiento subterráneo organizado, a favor del restablecimiento de la Democracia y de la República. Se trabaja, por iguales fines, en los núcleos exiliados. Ayer se supo que la Junta de Liberación de México, ha designado a 80 técnicos divididos en nueve comisiones, encargadas de reorganizar y estructurar el nuevo Estado Democrático español. Gil Robles y los suyos conspiran desembozadamente en Estoril y Lisboa, y los círculos monárquicos que rodean en Suiza al Príncipe Don Juan anunciaron también, ayer que no quieren saber nada con la situación actual, cuya caída vaticinan en firme para muy en breve, arrimando, naturalmente, “el ascua a su sardina”.

Arreses, Ministro falangista de gran cuidado, porque tiene talento, parece haber previsto todo esto hace poco, cuando propuso y obtuvo en parte, un aflojamiento en los duros frenos gubernamentales: indulto de presos, disolución de las milicias, oficiales y armadas de Falange, y una cierta “libertad gradual” para la prensa, rigurosamente controlada. Pero, tales medidas, si fueron adoptadas, no dieron los resultados apetecidos. Porque aparte de que la cuestión es de médulas y de raíces, España es, desde siempre, el país de las riadas, de los pendulazos y de los cambios bruscos y radicales.

¿Pues no se anuncia, ahora, desde diversos puntos del mundo especialmente de Sudamérica, que España –su Cancillería, claro está- estaría estudiando la posibilidad –dificilísima por no decir imposible- de romper las relaciones diplomáticas con el Eje?

¿Y no informó, también, antes de ayer, la agencia alemana DNB, que en España puede haber en el próximo mes de mayo “elecciones generales”? Ambas noticias pertenecen al género del desatino, pero aún así desatinadas y todo, entran en la órbita de la palpitante e intrincada actualidad española. Todo régimen… quiere sostenerse y para lograrlo, sobrepasa, a veces los linderos del sentido común que, por lo demás, anda estos días muy mal parado. ¡Romper con Alemania teniendo su Ejército en la frontera! Convocar a elecciones, ¿para elegir qué y a quién? Quizá se trate de uno de aquellos plebiscitos que inventó Primo de Rivera, en los que todo el mundo debía votar “sí”, sin admitir ningún “no”. Valiente cosa, después de una guerra, que costó más de un millón de vidas, para deshacer, precisamente, lo resultados de unas auténticas elecciones populares, las del 16 de febrero de 1936.


¿REUNIÓN DE RABADANES…?

Mientras tanto, el Duque de Alba, Embajador de España en Londres y cabeza la más visible de los que quieren la restauración monárquica, acaba de llegar a Lisboa para seguir a Madrid con desusada precipitación; tanta que salió inmediatamente para su capital en un avión alemán, alegando que no podía esperar el aparato español, donde tenía asiento reservado.

Simultáneamente, Radio París informa de la llegada allí del Embajador de España en Berlin, Laureano Vidal, de paso también para Madrid, adonde iría para reunirse con el de Londres, con el Canciller Jordana, y con otros diplomáticos de menor cuantía. Hay en España un dicho muy popular que no viene del todo mal para este caso: “Reunión de rabadanes, oveja muerta”. De cual sea la índole y calidad de la oveja destinada al sacrificio, no nos atrevemos a vaticinarlo; pero, de que hay alguna, no parece haber la menor duda. ¿Quién? Ahí queda la pregunta.

¿Y qué más de la actualidad española, en las últimas 60 horas? Si; algo mas: Están refugiados en España varios buques italianos fugados de Italia, a raíz de la caída de Mussolini y de la rendición de Badoglio, con sus tripulaciones internadas. ¡Un “presente griego”, como si ya no hubiera otros allí también motivo de hartos dolores de cabeza! Moscardó, el héroe falangista del Alcázar de Toledo, habría protestado vivamente, porque no son bien tratados los marinos italianos internados, faltando, con ello a los cánones de la gratitud más elemental entre caballeros. Y, por último, otra noticia dada por Radio Moscú, difundida ayer desde Nueva York, según la cual 250 agentes nazis, habrían entrado últimamente en las Canarias, Baleares, la Colonia Española de Río de Oro, y otras posesiones africanas de su soberanía.

Y, ahora, con todo esto a la vista, ate cabos el lector, y, si puede, cosas que dudamos mucho, saque conclusiones. Por de pronto, España fue ayer el primer teme de las noticias políticas y diplomáticas del mundo. Y, con perdón de quienes se sientas aludidos, recordamos aquello: “¿Ladran, Sancho? Señal que cabalgamos”.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 2 de febreiro de... 1944)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Franco e franquismo - Publicado o 02-02-2011 01:34
# Ligazón permanente a este artigo
FAME NA ESPAÑA DA POSTGUERRA
Ao exilio chileno chegan novas de España informando das dificultades que están a pasar os españois neste Nadal de 1946.
RSP recolle neste artigo moitos parágrafos ao respecto e manifesta non estar sorprendido por elo, pois tanto o "mercado negro" como o "estraperlo" son prácticas habituais entre os mandos militares e as autoridades relixiosas e négase a consumir os productos españois que chegan a Ámérica pois elo sirve para engordar os petos dos que están ao frente do pais e que están a levar á patria ao borde da fame e miseria...


27 de diciembre de 1946

HAMBRE EN ESPAÑA


Por Ramón Suárez Picallo

Edward Knoblaugh, corresponsal en Madrid de una agencia informativa, publicó días pasados un pavoroso artículo fechado en Madrid sobre el hambre en España. Se refería a la celebración de las fiestas navideñas, declarando que las de este año serían las más tristes de que España tiene memoria.

El citado periodista no es un “rojo” ni un “agitador al servicio de Moscú”, ni creemos que lo sea tampoco el diario chileno donde se ha publicado su sombría crónica, de la cual tomamos las siguientes palabras:

“La pobreza y el hambre que se han extendido por España en los últimos meses, impedirán que haya fiesta en el pueblo: unas pocas personas acaudaladas podrán mantener la costumbre española de servir grandes comidas e intercambiar costosos regalos, pero para la mayoría del pueblo español, el día de Pascua será otro día de hambre, frío y miseria, al igual que hoy y al igual que seguirán siendo muchos otros días en el futuro”.

La escasez y los precios fantásticos de casi todos los artículos necesarios para mantener un nivel de vida decente, han hecho que ésta sea una de las naciones donde hoy es más cara la subsistencia. Aunque los bien repletos escaparates de las tiendas dan la ilusión de abundancia, los precios de los artículos que se exhiben los ponen fuera del alcance de todos, exceptuando a los muy ricos”.

Agrega luego que el Gobierno de Franco, comprendiendo el “peligro explosivo que tal situación encierra, redobla sus esfuerzos para evitarlo, arremetiendo contra el mercado negro, llamado “Straperlo”, en manos de los capitostes del régimen, enriquecidos escandalosamente a costa del hambre popular”. El mismo corresponsal dice al respecto:

“Como una lección objetiva para los funcionarios venales, fueron dimitidos sin ceremonias, numerosos hombres que ocupaban altos puestos, alegándose su complicidad en el mercado negro. Uno de ellos era un general. Esas medidas podrían eventualmente aliviar la situación, pero la verdad es que no hay promesa alguna de que las cosas vayan pronto a mejorar”.

“El hambre y el extremo frío –agrega- causarán este invierno una gran mortandad entre las masas”.

La información que comentamos no nos coge de sorpresa en ninguno de sus aspectos. Sobre el mercado negro no es un secreto para nadie que lo dirige encumbrados personajes de la situación. No un general; todos los generales que tienen mando en plazas, están metidos en él, como lo están también altas autoridades religiosas. Recientemente, fue allanado el Convento de las Monjas Oblatas, en Jerez, donde se hallaron cantidades fantásticas de artículos de primera necesidad, destinados al “Straperlo”.

Ayer no más, en una información, procedente de Londres -publicada en la “La Hora”- se dice lo siguiente:

“Muchas personas, inclusive los agiotistas del mercado negro, comprenden ahora que no puede continuar la situación actual. Franco ha de tolerar que se enriquezcan en el mercado negro las autoridades militares, porque no podría mantenerse sin el apoyo del ejército, pero muchas personalidades militares que se han enriquecido lo suficiente o que son fundamentalmente patrióticas y ven que España se está hundiendo, comprenden que este Gobierno no puede poner coto a la inmoralidad administrativa ni puede reconstruir España”.

En cuanto a la mortandad, estaba también previsto desde hace mucho. Véase como: El día 2 de noviembre último -conmemoración de los Fieles Difuntos- esculpidos sobre las losas marmóreas de varias tumbas, en muchos cementerios de España, aparecieron estos tétricos renglones:

“Si no eres estraperlista,
ni militar, ni del clero:
¡Este invierno aquí te espero!”

Como se ve, el emplazamiento de los muertos sigue teniendo valor en España, como en los tiempos del Rey “Emplazado”.

Mientras tanto, las cosas que España produce, salen mundo adelante en busca de divisas, para apuntalar en el Poder a quienes lo detentan ilegítimamente. Aquí mismo, en Chile, se han vendido estos días de fiesta, productos españoles elaborados con cosas, por falta de las cuales, mueren de tuberculosis miles de criaturas en la Península: turrón de Jijona, conservas en aceite de primera calidad, aceitunas aliñadas, dulces monjiles y suculentos embutidos.

Invitados a probarlos, nos hemos negado a ello. Nos parecería mascar esqueletos de niños españoles, muertos por hambre y por angustia. Porque, sépase de una vez: todo cuanto producto comestible español se consume hoy en cualquier parte del mundo, desde las aceitunas, las naranjas, las sardinas y todo lo demás, son sacadas de las bocas hambrientas de 20 millones de españoles; y sirven, con dinero constante y sonante, para que sigan al frente de los destinos de la patria oprimida y se hagan millonarios los que la llevaron al borde de este pavoroso abismo de hambre, de muerte y de desolación.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 27 de decembro de ... 1946)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Franco e franquismo - Publicado o 27-12-2010 02:20
# Ligazón permanente a este artigo
PODERES DE FRANCO

Creado en 1947 (pola Lei de Sucesión). Só funcionaría si morría ou se incapacitaba ao Xefe do Estado. Formado por un presidente (o das Cortes), un prelado do Consello do Reino, e un capitán xeral de cada exército (tierra, mar e aire).
Neste artigo RSP fala da creación do mesmo, así como a decisión de Roma de impedir que ningún prelado forme parte do Consello de Rexencia do Reino...


16 de diciembre de 1947

“CON LA IGLESIA HEMOS TOPADO"


Por Ramón Suárez Picallo

A todo tren corren los preparativos para proclamar en España, el Consejo de Regencia del Reino, institución “sui generis”, inventada por el Caudillo, aprobada por las “Cortes” de don Esteban Bilbao y requete aprobadísimas por un plebiscito en el que “¿a la fuerza ahorcan?”

El tal Consejo es un maravilloso artilugio jurídico-político, del cual el General Francisco es dueño y señor con la facultad, incluso, de elegir rey o de declararse rey, él mismo, si así se le viene en gana. Forman, parte del organismo, “por derecho propio”, y a falta de mejor derecho, personajes más o menos representativos de diversas instituciones, entre las que se cuenta, naturalmente, la Iglesia Católica en la persona de su jerarca máximo, el Cardenal Arzobispo de Toledo, Primado de todas las Españas, que lo es actualmente Monseñor Plá y Daniel.

Monseñor Plá y Daniel le prestó a Franco y a su régimen totalitario impagables servicios, volcando toda la autoridad espiritual que le da su alto cargo, en el platillo de la balanza ilegítima; hasta que un día, las Cortes del Generalísimo, autorizaron por su cuenta y riesgo, una emisión de monedas en las que se lee que Franco es Jefe del estado español “por la gracia de Dios”. La leyenda fue acuñada en las “leandras” de plata con el permiso de la única entidad que hoy por hoy, está autorizada para administrar la gracia de Dios: la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, cuya sede aún no está en Toledo ni en Madrid, sino que en Roma, Monseñor el Cardenal Primado, y otros jerarcas españoles de primer plano, declararon herético el acuerdo de las Cortes franquistas, y de ahí el que se hayan topado con la Iglesia, los capitostes más obsecuentes del Caudillo.

Y como la Santa Madre sabe esperar, esperó. Y hétenos aquí en el preciso momento en que se está preparando la ceremonia de la proclamación del Reino y de su Consejo Regente, en el histórico, legendario y tradicional Monasterio de las Huelgas de Burgos, cuando llega de la Santa Sede el jarro de agua, lanzando sobre los preparativos de la ceremonia –tapices, cuadros, pórticos y festonados graníticos de estilo gótico– una terminante prohibición: ningún jerarca de la Iglesia española, podrá participar en el Consejo de la Regencia del Reino de España.

No se sabe aún la reacción del franquismo frente a la prohibición romana. Si Franco fuese Felipe II, repetiría el gesto del monarca taciturno, diciéndole al Papa: “En Roma decide usted; pero en España mando yo”; pero Franco no es ningún Felipe y tendrá que limitarse a recordar la exclamación de Don Quijote: “¡Con la Iglesia hemos topado, amigo Sancho!” ¡Y vive Dios!, que la topada no augura nada bueno para nosotros.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 16 de decembro de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Franco e franquismo - Publicado o 16-12-2010 00:45
# Ligazón permanente a este artigo
MATERIAL BÉLICO DO GOBERNO DE FRANCO
RSP comenta unha información publicada na revista norteamericana "Newsweek" sobre o armamento e material militar das Forzas Armadas na España de Franco en 1948... O noso autor critica que tendo as Forzas Armadas asignado a metade do presuposto do Estado é incomprensible que "non teña avións, nin barcos, nin tanques, nin radar; nin nada de canto poida facer eficiente a unha milicia contemporánea..."


2 de diciembre de 1948

¿Y EN QUÉ GASTAN EL DINERO...?


Por Ramón Suárez Picallo

La muy popular y habitualmente bien informada revista norteamericana. “Newsweek”, ha hecho una revelación sensacional acerca de la eficiencia de las Fuerzas Armadas de España, puestas en pie de guerra para el caso, afortunadamente improbable de producirse en Europa un nuevo conflicto bélico.

Resulta que el General Juan Vigón, jefe del Estado Mayor del Generalísimo Franco, realizó hace poco debidamente autorizado, y por “riguroso conducto regular”, activas gestiones para llegar a un inmediato acuerdo militar con los jefes del Ejército de los Estados Unidos de Norteamérica, aprovechando el paso por Madrid, como simples transeúntes, de varios oficiales yanquis de alta graduación.

Las propuestas del mílite español –siempre según la información de “Newsweek”– llegaron a conocimiento del Departamento de Estado de Washington, y allí fueron rotundamente rechazadas por las siguientes razones:

1ª.- Con excepción de una pieza de artillería de montaña diseñada en España –seguimos fielmente el texto de Washington– el único armamento español posterior a la Primera Guerra Mundial consistente en algunos tanques alemanes y rusos, llevados a la Península durante la Guerra Civil; la fuerza aérea se reduce a unos pocos aparatos Heinkel y Messerschmidt, muy curiosos como cachivaches de Museo, pero absolutamente inútiles para volar.

2ª.- Sobre tamaño y poderío circula en todos los corrillos, cotilleos y mentideros civiles y militares de España, este chiste, fruto jocundo del ingenio y del cachondeo populares; “Mientras otros países concentran sus esfuerzos en lograr un avión sin piloto, España tiene un arma secreta perfecta: el piloto sin avión”.

3ª.- En cuanto a las fuerzas de mar, la misma información agregaba: “En los recientes ejercicios navales, el Generalísimo y el Gran Almirante, observaron las maniobras desde una barquichuela rusa regalada por los soviéticos a la Marina Republicana durante la Guerra Civil.

4ª.- España no tiene ninguna clase de instalaciones de radar ni de ninguno de los otros descubrimientos científicos y técnicos revelados y utilizados durante la Última Guerra Mundial.

A la vista de lo cual los mandamases de la Casa Blanca dijeron que nones al propuesto pacto, convenio o andanza que buscaba –a pura ganancia para él– el Jefe del Estado Mayor de Madrid.

Nosotros estamos consternados ante semejante información; y nos creemos en el deber de rectificarla, a base del siguiente dato oficial; el último presupuesto total del Estado español es de 16 mil millones de pesetas –el de la República era de sólo 5 mil millones– de los cuales 8 mil seiscientos millones, o sea, más de la mitad, están destinados a las fuerzas armadas. Y por muy poco militarista que seamos, no podemos creer que un país que dedica más de la mitad de su presupuesto total a mantener en pie de guerra un poderoso ejército no tenga aviones, ni barcos, ni tanques, ni radar; ni nada de cuanto pueda hacer eficiente a una milicia contemporánea. Porque si lo creyésemos tendríamos que preguntar a dónde va a parar tamaña suma. Quizás tuviésemos muy a mano una respuesta, una muy triste y desagradable respuesta: que todo ese dinero que sólo sirve para que un régimen totalitario, repudiado por el pueblo que lo paga, pueda sobrevivir apoyado sobre las bayonetas de la guardia civil y defendido por los piquetes de fusilamiento y ejecución de penas de muerte, dictados contra quienes no piensan como piensa el Gobierno.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 2 de decembro de ... 1948)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Franco e franquismo - Publicado o 02-12-2010 00:17
# Ligazón permanente a este artigo
FRANCO E OS TÍTULOS NOBILIARIOS
Neste artigo RSP comenta -con moita sorna- a "potestade e facultade" de Franco para conceder ou retirar os títulos nobiliarios aos aristócratas españois...


21 de octubre de 1947

QUIEN HACE LO MÁS PUEDE HACER LO MENOS


Por Ramón Suárez Picallo

El General Franco ha presentado a “Las Cortes” de su reino sin rey un proyecto de ley o cosa parecida, por el cual se atribuye a sí mismo el derecho y la facultad de concesión, transmisión y rehabilitación de los títulos nobiliarios en España.

El texto es muy enredado y no es del caso ni siquiera glosarlo aquí, ya que no tiene ni valor literario, ni valor jurídico, ni valor moral alguno. Tiene eso sí, una gran fuerza de pintoresquismo ridículo, demostrativo de la escasa seriedad con que allí se tratan las cosas y tiene además algún meollo de picaresca política de menor cuantía. Ahí es nada lo de un General oscuro enmendándole la plana a catorce siglos de Historia, en lo que la Historia tiene de más quisquilloso sobre todo en España: quitar, poner, transmitir y autorizar el uso de los títulos de “nobleza y de grandeza”, según por lo que tal entienden los cánones respectivos. Véase como:

“La prerrogativa de conceder, transmitir y rehabilitar los títulos nobiliarios – copiamos textualmente- corresponde al Jefe del Estado”. Y luego después – siempre copiando- esto otro: “El Jefe del Estado podrá acordar la suspensión o privación temporal o perpetua de aquellas dignidades nobiliarias de los legítimos poseedores que no sean dignos de ostentarlas por razones de conducta pública o privada, quedando en estos casos, vacantes los grandes títulos ”.

Ello quiere decir, lisa y llanamente, que los Alba, los Medinacelli, los Sotomayor, los Veragua, los Lemos, los Andrade, los Altamira y otros mil más, si no aplauden a Franco y apoyan a don Juan – pongamos por caso- se llamarán Juan Pérez, Antonio López o Francisco García, mientras sus añejitos titulazos pasan a los “Casteleiro”, “el cojo Novoa”, “el Perrinche” y “el Cachalote”, todos ilustres mandamases del “glorioso movimiento salvador”, en su calidad de jefes falangistas de piquetes de ejecución, o de líderes del provechoso Straperlo. Nos imaginamos la cara que habrán puesto, al conocer el decreto de marras los usías y los vuecencias, condales, ducales y marquesales, pensando en la triste suerte que habrá de caberles a los leones rampantes y sin rampar, a los campos de gule, alas águilas, unicéfalas y bicéfalas, a las sogas y los calderos, que ilustran, con otros fieros animales y símbolos pavorosos, los escudos blasonados de sus casas pairiales, adornando innobles y plebeyos apellidos de gente de rompe y rasga.

A nosotros –gracias a Dios- no nos va ni nos viene en nada esos intríngulis heráldicos, pero comprendemos, perfectamente, la posición del generalísimo sobre el particular. Él, ha sido autorizado por “sus” Cortes y por “su” plebiscito para gritar o poner rey como mejor se le dé la real gana. Y es natural que siendo así, pueda subsidiariamente, quitar y poner duques, marqueses, condes y vizcondes a su gusto y antojo, de acuerdo con el aforismo que dice: “quien hace lo más, puede hacer lo menos”.

DECADENCIA DE LA NOBLEZA DECRETADA

Por lo demás la llamada nobleza concedida por decreto está en decadencia en España desde hace muchos años. La pusieron en solfa las Cortes de Cádiz y la abolieron todas las naciones americanas al proclamar su independencia bajo la advocación del régimen republicano. Sobre el particular, merece recordarse el rotundo texto de don Bernardo O’Higgins, aboliéndola en Chile:

“Si en toda sociedad –dice el Decreto del Padre de la Patria chilena- debe el individuo distinguirse solamente en su virtud y en su mérito, en una República es intolerable el uso de aquellos jeroglíficos que anuncian la nobleza muchas veces conferida en retribución a servicios que abaten a la especie humana. El verdadero ciudadano – prosigue-, el patriota que se distinga en el cumplimiento de sus deberes, es el único que merece perpetuarse en la memoria de los hombres libres. Por tanto ordeno y mando”… etc.

Y en la misma España, cuando la Nación tuvo una de sus pocas oportunidades para pronunciarse libremente – en las Cortes Constituyentes de la República, 1931-1933- expresó en su Carta Fundamental, artículo 25, su opinión al respecto en estos términos magníficos: “No podrán ser fundamento de privilegio jurídico; la naturaleza, la filiación, el sexo, la clase social, la riqueza, las ideas políticas ni las creencias religiosas. El Estado no reconoce distinciones ni títulos nobiliarios”.

El generalísimo en su mentado proyecto de “ley”, no llega a tanto, pero llega a algo peor en eso de menospreciar a la nobleza, atribuyéndose el derecho de hacerla y de deshacerla. Hay quien asegura que su actitud no pasa de ser una “salida” al rencor que tiene contra sí mismo, por no poder llamarse Marqués del Ferrol, Duque de Bahamonde o Conde de Meirás, porque sus apellidos – hebreos ambos dos- no se avienen a ello sin ofender a su política católica. Por algo, los únicos títulos nobiliarios que se exceptúan de sus facultades de quitar y poner nobles, son los concedidos por la Santa Sede romana a los súbditos de su reino.

De todas maneras, el Caudillo sabe lo que hace. Se cuenta de él, que siendo Capitán, se le presentó un soldado paisano suyo pidiéndole permiso para ir a las fiestas de su pueblo; y que cuadrado como un poste empezó así su pedido: “A la orden de Usía mi Coronel…” a lo que aclaró el futuro “Jefe del Estado por la gracia de Dios”: “Yo no soy Coronel ni tengo tratamiento de Usía” El soldado agudo y cazurrón le contestó impertérrito: “Ya lo sé señor, pero eso siempre gusta”.

Es posible que al redactar la proyectada ley de referencia haya “recordado la anécdota”, pensando como les gustaría a “Casteleiro”, al “cojo Novoa” y al “Cachalote”, oírse llamar Duque, señor Marqués o señor Conde como si fuesen Alba, Figueroa, Lemos o Pardo Bazán. Porque los gobiernos de tal jaez viven de eso: de empequeñecer a los grandes y de engrandecer a los pequeños y a los cativos con afanes de tener una jerarquía de pertenencia ajena.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 21 de outubro de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Franco e franquismo - Publicado o 21-10-2010 16:44
# Ligazón permanente a este artigo
FUSILAMENTOS

Unha nova triste e dramática referencia aos fusilamentos de republicanos que se estaban a practicar tras sumarísimos Consellos de Guerra na España de Franco. RSP supoñía en 1942, que chegaron a ser miles.Hoxe ninguén ten dúbida ao respecto.


7 de octubre de 1942

FUSILAMIENTOS


Por Ramón Suárez Picallo

En el Campo de la Bota de Barcelona, acaban de ser fusilados seis líderes republicanos condenados a muerte por un Consejo de Guerra. No se dan sus nombres ni se especifica qué clase de delitos pudieron haber cometido para merecer la pena irreparable.

El hecho es “normal” en España. En Galicia, en Asturias, en León, en Andalucía, en las dos Castillas y en la Extremadura, pocos días pasan sin que se registre en la prensa la consabida noticia:”Pasados por las armas”. Y a renglón seguido el número de ejecutados, sin nombres ni circunstancias.

Quien llevase una estadística de estas noticias, después de terminada la guerra civil, quedaría horrorizado, al descubrir que suman varios miles los que comparecieron ante el piquete de ejecución, sin contar a los muertos clandestinos que aparecen todas las mañanas a la vera de caminos y carreteras, sacados de las cárceles o de sus hogares a altas horas de la noche por los piquetes de Falange.

Quienes crean que la guerra terminó en España, que allí hay paz y orden, deben posar sus ojos en noticias como la que comentamos. Descubrirán que los Tribunales siguen dictando penas de muerte para 6, 10 ó 20 ciudadanos, diariamente, despachadas bajo el rubro de Noticias Varias con el subtítulo de “Pasados por armas”, y se habla después de la pacificación de los espíritus y de otras zarandajas.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 7 de outubro de ... 1942)
Máis sobre fusilamentos no Campo da Bota
Fusilamientos en el Campo de la Bota
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Franco e franquismo - Publicado o 07-10-2010 00:37
# Ligazón permanente a este artigo
EXECUCIÓNS NO FRANQUISMO
Tiste artigo.O título xa o di todo.¡Horror e odio oito anos despois de rematada a guerra! Se sigue a matar por cuestións políticas nun pais civilizado e con fondas raíces cristianas.Aínda hoxe, moitas familias están a buscar os restos dos seus "desaparecidos" durante os inicios da rebelión...


1 de septiembre de 1947

SIGUEN LAS EJECUCIONES EN LA ESPAÑA DE FRANCO


Por Ramón Suárez Picallo

La agencia oficial y oficiosa del gobierno de su Majestad Británica, ha publicado días pasados una información estremecedora de la España franquista. En efecto, el miércoles 27 del mes próximo pasado, anuncia la ejecución de 14 presos políticos españoles por combatir al régimen allí imperante. Los reos habían sido condenados a la pena capital hace varios meses, y tuvieron, por lo tanto, que soportar una larga y angustiosa agonía, esperando, día a día, hora a hora y minuto a minuto, el trágico instante de comparecer ante el piquete ejecutor, de espaldas al paredón. La noticia que comentamos dice, además, que no se saben los nombres de los ejecutados, ¿Para qué? Las madres, las novias, las esposas, las hijas y las hermanas de los “interfectos”, guardan esos nombres en el fondo de su corazón, para cobrarlos en su día con réditos y a interés compuesto. ¡Y que hablen, después, los pacifistas de hacer de la gran tragedia de España un capítulo muerto en la historia; una especie de “borrón y cuenta nueva”! ¡Dios los tenga de su mano!

Porque espanta, asombra y horripila al más pacífico de los seres humanos, pensar que a los ocho años de terminar la guerra civil, se sigue fusilando a mansalva por motivos políticos, en grupos de a catorce, de a veinte y de cincuenta, incluso sin dar los nombres de los reos, como si se tratase de “lotes de cosas”, que se liquidan así como así, innominadamente en un mercado regido por el estraperlo.

Tremenda y nunca vista crueldad, absolutamente extraña al mejor espíritu español, que a lo largo de feroces y largas guerras civiles, no supo nunca de la bajeza que significa el ensañarse con los vencidos. Herencia trágica y vil del nazismo alemán y del fascismo italiano, que, después de una pavorosa guerra, ganada contra ellos, sigue imperando en España en sus aspectos y manifestaciones más innobles, matando al adversario político a sangre fría, a la vista de un mundo cobarde, deshonrado y claudicante, que aún tiene la osadía de llamarse cristiano y civilizado.

Pero sobre la tumba de los catorce ejecutados en Carabanchel, anónimos héroes contra la tiranía de su patria y hasta la capilla de los otros once condenados a igual pena, que esperan suerte idéntica, vaya la bendición cordial de los hombres de bien, y la oración estremecida por el descenso de sus almas.


(Artigo publicado no xornal La Hora, de Santiago de Chile o día 1 de setembro de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Franco e franquismo - Publicado o 01-09-2010 00:33
# Ligazón permanente a este artigo
ORDEN PUBLICO EN ESPAÑA 1943

O pasado día 22 difundimos o artigo Meirás e Franco en 1943 e hoxe RSP retoma o tema e igual que cando se dí: "El orden público no ha sido alterado, según el Ministerio del Interior...horas después, se supo que, en varios sitios habían estallado veinte huelgas generales, diez motines y un conato de insurrección armada, que el Gobierno, naturalmente, había dominado con mano firme..." todo elo referido a España, se pregunta RSP si nesa famosa entrevista "que ha sido cordialísima,en consonancia con las también cordialísimas relaciones diplomáticas hispano-británicas, nos ocurrió algo parecido a lo del provinciano, al leer las declaraciones del Ministro sobre el orden público..." para acabar demostrando que "el objeto de la entrevista fue una franca exposición de las quejas británicas y que este objeto fue plenamente cumplido”

29 de agosto de 1943

¿QUÉ PASA CON EL ORDEN PÚBLICO?


Por Ramón Suárez Picallo

Un ciudadano de provincias, pacífico y acomodado, de cierto país que no queremos mencionar, llegó una noche a la tertulia de sus amigos, donde se reunían las “clases pasivas” del club local para jugar al ajedrez, inquieto y preocupado. A boca de jarro preguntó a los contertulios:

-¿Qué es lo que pasa con el orden público?

Lo miraron todos con cierto asombro y el hombre –enemigo jurado del desorden y de las perturbaciones– aclaró su pregunta:

-Lo digo –manifestó– porque el Ministro del Interior, ha declarado, sin que nadie le preguntase nada al respecto, que: “el orden público es absoluto y no ha sido alterado en ninguna parte del país”.

-“El orden público –razonaba– es una cosa normal, natural y lógica en todo país organizado. La existencia del Estado, presupone la existencia del orden público, y el Ministerio del ramo no tiene por qué asegurar que existe, a menos de que, en verdad, haya sido perturbado en alguna o en varias partes. Tiemblo por el orden público –agregaba-; la declaración del Ministro me ha puesto en guardia”.

Efectivamente, horas después, se supo que, en varios sitios habían estallado veinte huelgas generales, diez motines y un conato de insurrección armada, que el Gobierno, naturalmente, había dominado con mano firme, para asegurar el imperio, sagrado y mitológico, del orden publico y de la paz social en el país en cuestión.


COMPARACIÓN

Cuando, días pasados, hemos leído unas declaraciones diplomáticas de origen español, sobre la entrevista que celebró en A Coruña, Sir Samuel Hoare, declarando que ella había sido cordialísima, en consonancia con las también cordialísimas relaciones diplomáticas hispano-británicas, nos ocurrió algo parecido a lo del provinciano, al leer las declaraciones del Ministro sobre el orden público. Nos pusimos, también, en guardia y hemos preguntado:

-¿Qué pasa con las relaciones hispano-británicas? Porque lo natural y lógico, en ese orden, es que las conferencias y entrevistas entre el Embajador de un país y el Jefe del Estado ante el cual está acreditado, sean del todo armoniosas y cordiales, como han de serlo, en general las de los dos estados entre sí, sin necesidad de que ello sea específicamente declarado y proclamado.

Aquellas declaraciones nos “amoscaron” más, porque “venían de arriba” y se publicaron, simultáneamente, en varios países; y, además, eran todas absolutamente iguales, escritas por la misma mano y pensadas por el mismo cerebro, “La Hora” publicó en su sección cables y en la sección “crónica”, el mismo día, las que se hicieron en Washington y las que se hicieron en Santiago de Chile, respectivamente. Las mismas razones, los mismos datos y -con las naturales variantes de lo traducido y retraducido– las mismas palabras. Concretamente: la entrevista fue, según esas declaraciones, corriente, cordial y estrictamente protocolaria, de acuerdo, con los usos y costumbres de la diplomacia; y, en absoluto, dentro de unas relaciones clarísimas y normales sin el menor asomo de cosa extraordinaria ni urgente.

PIENSA MAL Y ACERTARÁS

Y, al igual que el caballero que había “entendido al revés”, por la viceversa, las declaraciones ministeriales acerca del orden público, nos ha ocurrido a los que comentamos la entrevista de Meirás y le pusimos, luego, reparos y reservas, a la declaración diplomática de la Cancillería de Madrid, acerca de sus causas y de lo en ella tratado.

La confirmación a nuestra “retranca” desconfiada. “Piensa mal y acertarás” –la leemos en un cable de Londres, transmitido por “United Press” y publicado en “La Hora” de ayer-. Se dice en él, que “en las esferas bien informadas” de la capital británica se expresó que el objeto de la tan llevada y traída conferencia de las torres de Mairás, fue una plena y franca discusión de las relaciones anglo-españolas. En ella se dio sitio destacado a diversas quejas del Gobierno británico, fundadas en ciertos favoritismos peninsulares para con el Eje; involucrando en ellas la administración y la política metropolitanas, Marruecos español y, “con singular énfasis”, la situación de Tánger en los últimos tiempos.

Se agrega que muchas de esas situaciones han sido remediadas– lo cual viene a indicar que necesitaban remedio– después de aludir, Sir Samuel, a la promesa española de aplicar una “política de igual tratamiento a todos los beligerantes”.

“Se expresó en dichas fuentes –continúa la información de Londres– que el objeto de la entrevista fue una franca exposición de las quejas británicas y que este objeto fue plenamente cumplido”, después de darse mutuas seguridades, como ocurre siempre en tales casos.

Teníamos, pues, razón cuando nos extrañábamos del viaje aéreo del Embajador de S.M.B. en Madrid, rematando las sierras de León y atravesando los cielos de Galicia, casi siempre encapotados de “brétema”. Así como la tenía, también, el ciudadano que “entendía al revés” las declaraciones del Ministro del Interior, sobre la imperturbabilidad del orden público en todo el país.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o día 29 de agosto de ... 1943)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Franco e franquismo - Publicado o 29-08-2010 00:25
# Ligazón permanente a este artigo
[1] 2 [3] [4]
© by Abertal