A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

MALA VECINDADE
RSP comenta neste artigo un caso de mala vecindade.

24 de febrero de 1949

QUE NO CUNDA EL EJEMPLO


Por Ramón Suárez Picallo

En Newport, Estado norteamericano de Kentucky, se está ventilando un curioso proceso: La señora Benlha Beck acusa a su vecina Dorothy Lowe de ser una mala vecina, a pesar de la muchísima propaganda que se le hizo en estos últimos tiempos a la buena vecindad, ya entre las personas como entre los Estados, especialmente en aquellas latitudes. Y le pide, por su mal comportamiento como vecina, cinco mil dólares de indemnización, aparte de la pena corporal que corresponda. La acusadora tiene razón. Véase. La acusada se dedica a llamar por teléfono a todas las postas de la Asistencia Pública, diciendo que su vecina se ha caído de un quinto piso y está hecha trizas. A los pocos minutos llegan a la puerta de la supuesta víctima diez ambulancias; otro día llegan veinte carros de bomberos con todo su estrépito, dispuestos a liquidar un pavoroso incendio y se encuentran con que no está encendido en la casa ni el mechero del gas; y así sucesivamente, camiones cargados de objetos para un banquete, taxis de alquiler y, una vez hasta un servicio completo de Pompas Fúnebres como para un muerto de primera: y así sucesivamente.

El juez que estudia la acusación está muy preocupado buscando en los textos legales una pena ejemplar y escarmentadora, aplicable a vecina de tan mala índole. Quiera Dios que la encuentre y la aplique con todas las circunstancias agravantes para que no cunda el ejemplo. Ahí es nada si se les da por imitarla a los dueños de casa de renta con los inquilinos que no quieren irse, o a los candidatos de un bando político con los del contrario o a los acreedores sin esperanzas de cobrar o a los comerciantes deshonestos con los funcionarios del Comisariato que les aprietan las clavijas.

El caos, el derrumbe y todos los desórdenes sociales previstos e imprevistos quedarán reducidos a un juego de niños frente a suceso de tal magnitud.

Y he aquí, desprevenido lector, lo que puede sobrevenir de una mala vecina, bajo la inofensiva y piadosa apariencia de prestar un buen servicio, llamando a los bomberos sin haber fuego, o a la Asistencia Pública a donde todo el mundo goza de excelente salud.



Hoxe alcanzamos as 1.300 entradas neste blogue e 803 corresponden a artigos de Ramón Suárez Picallo.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 24-02-2014 23:48
# Ligazón permanente a este artigo
Sobre SANTIAGO URZÚA VICUÑA

RSP coñeceu e trabou amizade con Santiago Urzúa Vicuña que naceu en Talca(Chile) o 12 de xaneiro de 1883. Casou con Adriana Letelier Araya coa que tivo seis fillos. Morreu o 6 de xaneiro de 1949 e RSP ao ter coñecemento do seu pasamento adicoulle o seguinte obituario.

9 de enero de 1949

DON SANTIAGO URZÚA VICUÑA

Por Ramón Suárez Picallo

Erguido en pleno combate por ideas, principios e intereses que él consideraba lícitos, justos y honorables, cayó para no volver a levantarse más, afectado del corazón este magnífico ejemplar de caballero de raza que se llamaba en vida, don Santiago Urzúa y Vicuña. Sus apellidos están gritando su origen y fundamentando su tenacidad vasca y su sentido castellano de la justicia que él consideraba mal servida en pleito que absorbió todos los minutos, las horas y los días de sus últimos años de su vida.

No es el caso examinar en detalle el litigio en cuestión, sobre el cual, por lo demás, pesa la acritud lapidaria de lo que los juristas llaman, “cosa juzgada”. Una familia, muy allegada a la suya, dejó en su testamento una importante suma de dinero destinada a crear una Fundación benéfica encargándole a la Curia Eclesiástica todo lo referente al cumplimiento de las cláusulas testamentarias. Y…¡ahí es nada!, o como decía el otro: ¡Con la Iglesia hemos topado!.

Don Santiago, juraba por su honor, por Dios y por todos los Santos, que no se habían cumplido, poco ni mucho, a derechas ni a tuertas, los generosos y filantrópicos propósitos de su piadosa pariente. Y, siempre fiel a su estirpe, inició un pleito, que en su tiempo fue ruidoso, y que perdió en todas las instancias en el terreno jurídico. Pero el anciano combatiente no se conformó con el fallo de la justicia humana, e inició una campaña famosa, plantando sus razones en medio y medio del campo de la opinión pública, mediante millones de palabras, habladas en cien grupos y tertulias, y escritos en varias decenas de periódicos chilenos. No le importaba mucho –según nos dijo alguna vez- la parte material de la cuestión, o sea, los millones de pesos de que se trataba. Lo que, realmente, lo sacaba de quicio, era el ultraje, inferido –a su juicio- a la moral y a la buena fe, por miembros de una institución, encargada precisamente, de velar por esos principios y de defender las cosas del espíritu frente a las cuestiones materiales de la vida temporal y bajamente terrena.

Y hétenoslo aquí copiando, comentando –y publicando los comentarios- miles de textos, que él consideraba muy pertinentes y adecuados a su problemática. El Sermón de la Montaña, de los Evangelios, la Imitación de Cristo, de Kempis; los discursos de Churchill y de Roosevelt, las encíclicas y pastorales de varios pontífices, junto con citas de los más esclarecidos patriotas y estadistas chilenos de todos los tiempos, fueron de las razones y fundamentos de sus permanentes, tenaces –y en el fondo- cordiales alegatos. Porque, hay que decirlo, el viejo caballero, excelente cristiano y fervoroso patriota, a pesar de la pasión que ponía en la defensa del malhadado pleito, que amargó su ancianidad, no pronunció jamás, ni por escrito ni de viva voz, palabras ofensivas, descorteses e impías, ni aún, cuando, en privado, se refería a sus contrincantes. Cuando más, recurría a dichos, copias y refranes populares, un poco socarrones, pero sin nada de herético pecaminoso. Era enérgico, tozudo y cordial, como algunos paisanos de sus mayores, que hoy son venerados en los altares.

Nos brindó en vida su confianza y su amistad con horas duras y difíciles. A cambio le hemos alentado a él en sus contiendas, asegurándole la existencia de una justicia inmanente y eterna, más allá y por encima de la falible justicia humana. Por eso, cuando hace unas horas, vimos su cuerpo muerto conducido a la morada de la paz, donde no existe la pasión y todo pleito termina en su última instancia, hemos sentido una honda emoción y una vaga saudade por sus dichos y por sus escritos y por su simpática presencia personal. Porque fue un leal luchador de buena fe por una causa que creía justa. Y porque, nosotros, como él, sabemos lo que es luchar por causas juzgadas, y perdidas de antemano, en los estrados de la justicia humana.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 09-01-2014 00:16
# Ligazón permanente a este artigo
CONTRABANDISTAS sui generis
RSP comenta con sorna,neste breve artigo,unha das funcións do contrabando asi como a captura dun alixo de gando que contrabandistas chilenos pretendían introducir na Arxentina no ano 1949 por estas datas.


3 de enero de 1949

CONTRABANDISTAS DESPISTADOS


Por Ramón Suárez Picallo

Nosotros no tenemos prejuicios, ni inquina, ni mala voluntad alguna contra los contrabandistas. Por el contrario, y quizá por ancestro hispano anarquista, nos parece la suya una profesión tan útil como otra cualquiera, sólo que algo más arriesgada. Por lo demás en nuestros tiempos, el contrabandista, el pirata y el espía, suelen ser gentes honorabilísimas dándole a sus profesiones –antiguamente proscritas- nombres de nuevos, rimbombantes, y a veces altamente honoríficos.

Pero esta “buena voluntad” nuestra para con el contrabandista, está condicionada a que cumpla a derechas con su oficio y misión. Por ejemplo, sacar de un país las cosas que sobran y llevarlas a otro donde esas mismas cosas faltan o andan muy escasas, -aunque se haga sin conocimiento de la Aduana y de sus cancerberos– puede ser obra útil y aun de cierto interés público, mal que les pese a los severos señores contencioso-administrativos.

No están, ciertamente, dentro de esta órbita simpática, los contrabandistas chilenos, sorprendidos días pasados, cuando sacaban de Chile para la Argentina, cien animales vacunos, entre bueyes, vacas, novillos y terneras: porque, con la cantidad fantástica de animales de esa especie que pueblan las fértiles tierras de la otras estribación de la cordillera, llevarles cien más, es algo así como llover sobre mojado o colocar una albarda sobre otra albarda. Especialmente, teniendo en cuenta que mientras los argentinos están atosigados de tanto comer bifes, churrascos, solomillos y costillares, las gentes aquí en Chile, andan de coronilla a la busca y captura de un filete aunque sea duro, seco e insípido.

En verdad que merecen, por lo menos cadena perpetua, estos contrabandistas despistados, por malos comerciantes, por malos patriotas y... por hacer su oficio al revés.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 03-01-2014 16:06
# Ligazón permanente a este artigo
EL DIAMANTE ORLOF

6 diciembre de 1947

EL DIAMANTE MALDITO



Por Ramón Suárez Picallo

Nadia Vyegin Orlof, princesa rusa de muchas campanillas, venida a menos causa de la revolución bolchevique, acaba de suicidarse en Roma, arrojándose a la calle desde el último piso de la casa en que habitaba. Hace más o menos un mes una pariente suya puso fin a su vida en igual o parecida forma. Y antes, otros Orlof murieron violentamente, cuando no se dedicaron a matar al prójimo en forma también violenta, a tal punto, que uno de ellos llamado Alejo, soldado valioso, galán bien plantado e intrigante, de fuerza hercúlea, fue uno de los tres asesinos del Zar ¡Pedro III! Favorito de encopetadas princesas, exilado político y candidato al cadalso. Otros fueron generales, diplomáticos y conspiradores y todos murieron de malísima manera. De las mujeres, las que no se suicidaron, murieron en calabozos. La familia Orlof era en los últimos tiempos de la Rusia zarista, el símbolo de las desdichas y de las malandanzas.

Y todo ello por causa de un diamante maldito, hurtado en un santuario indio de la cabeza de una diosa. La preciosa gema, una de las más grandes y bellas del mundo, de 195 quilates, tenía un nefasto sortilegio: quien la poseyera, moriría, irremediablemente, con la ropa y los zapatos puestos. En efecto el augurio se cumplió al pie de la letra. Sus últimas poseedoras, se han suicidado arrojándose al pavimento desde los pisos más altos de sus casas.

A todo esto, el curioso lector, especialmente si es aficionado a las hechicerías y a las piedras preciosas, nos preguntará: ¿Y quién tiene ahora el diamante Orlof o alguno de sus fragmentos?, Por qué ha sido dividido. No lo sabemos a ciencia cierta; pero, quienes quiera que sean, ya pueden ir haciendo testamento; porque morirán de muerte violenta o se suicidarán, de un momento a otro; y si, está en algún museo, se quemará el museo. Pues, al parecer, no es cosa de gastarle bromas a una diosa india, despojándola, de sus joyas impunemente, ya que ellas son símbolo y galardón de su ciudad.

Mientras tanto, Dios aparte de nuestro camino la valiosa piedrecita. Preferimos un canto rodado, sin refulgencias ni destellos alucinantes, que, en último caso puede servirnos para tirárselo a las narices a un perro agresivo o a un ladrón que intente robarnos en plena calle, menester defensivo y muy útil éste para el que nos sirve, poco ni mucho, el famoso diamante Orlof, pese a su calidad y a sus muchos quilates.

(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile , tal día como hoxe pero de... 1947)
Sobre o diamante Orlov
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 06-12-2013 01:17
# Ligazón permanente a este artigo
Sobre la RISA

11 de octubre de 1942

ELOGIO DE LA RISA


Por Ramón Suárez Picallo

Huye siempre del hombre esquinado en cuyos labios no florezca la gracia de una sonrisa; no se acercarán a él ni los niños, ni los animalitos de Dios y vivirá solo con sus amarguras negativas, sus murmuraciones envenenadas y su rencor furioso contra el género humano. Verá enemigos en todas partes y jamás hallará nada bueno en las obras de Dios y del Hombre. Enemigo de la ajena alegría, lo verás gozando con la desventura del prójimo; envidioso miserable, buscador de cosas feas en los recipientes de todos los desperdicios morales y espirituales. Trapero del espíritu, jamás encontrará una flor. Hallará siempre un desecho y medirá la vida con la vara de su inexorable amargura de hombre fracasado en todos los bellos menesteres del pensamiento y del espíritu.

Ríete de él con ancha risa optimista. Opón al veneno de su calumnia arrastrada por el bajo fango, la altura de tus pensamientos, erguidos hacia la eterna armonía del Universo, iluminado de maravilla y milagro. Y grítale el viejo proverbio hindú que afirma que con la paz en el corazón, tu choza humilde, será un opulento paraíso.

Ríete a carcajadas de su miseria y de su cautiverio espiritual. Ríete de su dolor sin remedio de verlo todo negro, de su insensibilidad para descubrir en la criatura más mísera, una partícula de divinidad eterna; ríete de su amargura, de su acidez, de su alma yerma de ternura de su pesimismo áspero y esquinado, de su predisposición a la maledicencia de su afán por morder la pulpa amarga de lo bajo y de lo feo.

Ríete a carcajada batiente. Y suspende el corazón en el cuenco de tus manos, para que la sucia baba pase por debajo sin tocarlo, como pasa por el cristal terso el rayo del sol, dejándolo impoluto. Ríete del torpe, del malediciente y del amargado con la sonrisa sutil de quien por la paz de su corazón trocó su choza en paraíso.
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 11-10-2013 03:36
# Ligazón permanente a este artigo
ESPIAS E TRAIDORES
8 de octubre de 1942

ESPIONAJE Y ALTA TRAICIÓN


Por Ramón Suárez Picallo

Cierto; el espionaje es tan viejo como el Mundo. El deseo de conocer lo que piensa hacer nuestro vecino con nosotros es consustancial con nuestra curiosidad inagotable. El hombre que sale de la propia Patria y, jugándose el pellejo, averigua lo que se hace en la Patria ajena, cumple una misión, si no del todo lícita, por lo menos explicable a la luz de las conveniencias de su país. Otra cosa muy distinta es el traidor que cuenta al vecino lo que se hace en la propia patria, traicionando su conveniencia o su interés. El primero es un espía extranjero, el segundo es un traidor a su Patria. Desde el punto de vista militar y jurídico, los dos tienen igual pena en tiempo de guerra: la muerte, ante el piquete de ejecución. Desde el punto de vista moral, la cosa cambia. Para el espía extranjero puede haber el respeto que merece quien se juega la vida por la Patria. Para el que sirve al extranjero en contra de su nación, sólo hay una postura: el asco moral y físico y los cuatro tiros por la espalda que liquiden su vida miserable. Para él no pueden rezar las garantías de la ley, ni los beneficios de la democracia ni las humanas consideraciones que se tienen con el más vil de los delincuentes de derecho común.

Alta traición, se llama su delito para el cual no hay atenuantes ni eximentes. En su caso la pena sigue al delito como la sombra al cuerpo. Porque nadie, ni ebrio ni dormido, puede tener pensamientos contrarios a la libertad, independencia y soberanía de su Patria.


Publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile, tal día como hoxe pero de... 1942
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 07-10-2013 23:54
# Ligazón permanente a este artigo
Sobre a orixe de CRISTOBAL COLÓN

Breve comentario de RSP, dende o seu exilio en Chile, apoiando a orixe galega de Cristóbal Colón con motivo dun Congreso Iberoamericano de Historia celebrado en Madrid en 1949...
Casualmente o vindeiro mércores día 9, no museo de Pontevedra, a Asociación Cristóbal Colón Galego, presentará o documental Colón Galego.




5 de octubre de 1949
MINUTOS
Por Ramón Suárez Picallo

ESPAÑA Y SUS APELLIDOS


Está celebrándose en estos días en Madrid un Congreso Iberoamericano de Historia. De él tenemos a la vista el guión de los nombres que integran las más importantes comisiones.

Son todos nombres y apellidos con eufonía y sonoridad hispánicas, y pertenecen, en casi su totalidad, a naciones de nuestra América siempre vinculada con la sustantividad del espíritu, de la fe y de la cultura a la gran heredad solariega peninsular.

Sólo hay una excepción: el delegado argentino, que preside la quinta Comisión, se llama Ruffo de la Retta –así con dos “efes” en el segundo apellido, según la información cablegráfica–; y esto de las dos “tes” y de las dos “efes” es característica distintiva de los apellido señorialmente italianos; y, específicamente genoveses. No permitirá Dios, por ello, que en el mentado Congreso, vuelva a plantearse el nuevo pleito de la nacionalidad de Cristóbal Colón, acerca de la cual hay unanimidad, en el sentido de que pudo ser cualquier cosa: catalán, gallego, mallorquín, veneciano, pero de ningún modo, genovés.

Y, para declararlo así y llevarle la contra al señor Raffo de la Retta, allí está presidiendo una Comisión, nuestro viejo amigo y profesor, don Joaquín Pérez Bustamante, de la Facultad de Filosofía y Letras y Director de la gran Biblioteca América de Compostela, quien afirma, sostiene y declara ante quien quiere oírlo, que el Gran Almirante y Descubridor, nació en Santa María de Porto Santo, barrio de la Moureira, extramuros de la vieja y encantadora ciudad de Pontevedra.
Asociación Cristóbal Colón Galego
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 05-10-2013 23:56
# Ligazón permanente a este artigo
FCO. VIDAL BARRAQUER CARDENAL DE TARRAGONA NA GUERRA CIVIL
Ao coñecer a morte -no exilio- do cardenal arzobispo de Tarragona monseñor Francisco de Asís Vidal y Barraquer (Cambrils, 3 de octubro de 1868 - Friburgo, Suiza, 13 de setembro de 1943) RSP adicalle este obituario na prensa chilena.


3 de octubre de 1943

MONSEÑOR FRANCISCO VIDAL Y BARRAQUER


Por Ramón Suárez Picallo

Días pasados, hemos leído, en un cable brevísimo, la noticia: “En la ciudad suiza de Friburgo, ha fallecido a los 75 años de edad Su Eminencia, doctor Francisco Vidal y Barraquer, Cardenal-Arzobispo de Tarragona (Cataluña)”

Tenemos ahora, a la vista, crónicas, comentarios y noticias referentes al hondo pesar que ha causado entre todos los catalanes del mundo, sin distinción de tendencias, la muerte, en el exilio, lejos de la patria que tanto amara, del venerable y eminente purpurado. Tienen sobrados motivos los catalanes, los demócratas españoles y los católicos liberales del mundo para sentir y llorar la muerte del Ilustre Príncipe de la Iglesia, pastor bondadoso, prelado ejemplar, sabio ilustre y esclarecido ciudadano.

Monseñor Vidal y Barraquer, pertenecía a la estirpe de los Merciel de Malinas, de los Vèrdier de París, y de los Lago González, de Composela; amigos del pueblo y de sus derechos, servidores de sus patrias en momentos de angustia, respetuosos con los Poderes legítimos del Estado, cuando esos poderes emanaban de la voluntad popular, que era, para ellos, la voluntad de Dios. Sabían consustanciar las doctrinas eternas y universales de la Iglesia de Cristo, con los anhelos de libertad de sus pueblos y con los dolores, las ilusiones y las esperanzas de sus capas más humildes. En su día, frente a silenciosos cómplices y a heréticas adhesiones a formas y sistemas sociales, políticos y religiosos incompatibles con el libre albedrío del hombre y la democracia jesucristiana, alzaron sus voces, recordando los principios y las premisas del Maestro de Judea, que afirmó: “Mi reino no es de este mundo”.

A esa estirpe, pertenecía el doctor Vidal y Barraquer. El pueblo catalán, en horas amargas, cuando era delito hablar su idioma, cantar y danzar sus canciones, glorificar sus leyes, usos y costumbres, lo tuvo por paladín, y lo veneró y lo amó como a tal, rodeándolo de los más altos respetos; desde el más encumbrado hasta el más modesto ciudadano, desde el reaccionario de extrema derecha, hasta el militante de la Federación Anarquista Ibérica.


CATALUÑA Y SU CARDENAL

Tarragona, la antigua “Tarracus Augusta” de los tiempos de la colonización romana, conserva, como jurisdicción eclesiástica, su vieja primacía histórica en la Península Ibérica, superior y anterior a Toledo y a Lisboa. El jefe de la Archidiócesis tarraconense, tiene, en la división eclesiástica del mundo católico, una especialísima jerarquía y una muy alta estimación en el Sacro Colegio Cardenalicio. Y, en muchos casos y ocasiones, fue árbitro en pleitos y problemas que afectaban a todo el resto de la Península. Monseñor Vidal y Barraquer, teólogo doctísimo, historiador, bibliófilo. Mecenas de artistas y de estudiosos, sirvió el cargo con muy alto decoro. Amigo personal de varios pontífices, entre otros del actual Pío XII, cuando era Cardenal-Secretariado de Estado del Vaticano, hizo valer, en Roma, los derechos inalienables de su pueblo, a veces frente a intereses de Estado y de Dinastía.

Así, cuando la Dictadura de Primo de Rivera prohibió el uso del idioma catalán, y toda otra manifestación de su espiritualidad peculiar, el Cardenal Arzobispo de Tarragona, publicó varias pastorales famosas, que causaron sensación y revuelo en Roma y en Madrid. La lengua de Ramón Lull, cuyas piezas más raras y valiosas, había él reunido en la biblioteca de su archidiócesis –la más rica quizá de Cataluña– fue ardientemente defendida, como el más rico patrimonio cultural de su pueblo y la única expresión del hombre para hablarle a su Dios. La actitud de Monseñor, tenía entonces, un fuerte significado político–democrático, y lo unía íntimamente al vivo espíritu del pueblo catalán, de paso que le acarreaba la admiración y la simpatía de los demás pueblos hispánicos.


LA REPÚBLICA Y LA GUERRA CIVIL

Proclamada la República, Monseñor Vidal acató el nuevo régimen sin ningún reparo; elementos ultramontanos de la Iglesia, trataron de obtener de su enorme autoridad moral y espiritual –de que ellos carecían– cierto grado de adhesión a sus trapicheos antidemocráticos. No lo consiguieron. Por el contrario, el Cardenal Arzobispo de Tarragona, fue consejero y amigo dilecto de los demócratas catalanes y españoles, y partidario ferviente del Estatuto autonómico y de la leyes sociales de la República.

Cuando a raíz de los sucesos de octubre de 1934, Luis Companys y sus consejeros de la Generalidad, fueron procesados y condenados, por orden del Gobierno Lerroux–Gil Robles a 30 años, Monseñor Vidal y Barraquer, fue varias veces a visitarlos a la cárcel. La beatería cavernícola de España –alimentada espiritualmente por curazos analfabetos, de misa, olla, buenas mozas y tresillo– se asombró mucho del gesto magnífico del más antiguo, más sabio y más virtuoso Cardenal de las Españas. Y cuando el Episcopado Español cometió el horrible pecado político y religioso de apoyar a quienes lanzaron a España en los trágicos abismos de la guerra civil, y de la consecuente invasión extranjera, Monseñor Vidal negó rotundamente su firma, a la Pastoral colectiva, en la que se proclamaba la beligerancia de la Iglesia en una lucha fraticida entre españoles cristianos.


“YO OS BENDIGO…”

Estallada la guerra, el Cardenal siguió algún tiempo en Tarragona; pero los bombardeos, las privaciones y la muy avanzada edad y poca salud de Monseñor, determinaron a las autoridades y a las organizaciones populares que las apoyaban, trasladarlo a Barcelona; allí fue alojado en Palacio de la Generalidad, como huésped de honor del Presidente Companys, en su hermosa capilla gótica oficiaba el Prelado el Sacrificio de la Misa, escuchaba devotamente –tanto por devoción como por respeto al oficiante- por muchos funcionarios y, muchas veces, por el propio Presidente.

La guerra avanzaba con sus estragos y sus horrores y hubo que pensar en sacar del país al anciano y venerado Cardenal; su salida de Cataluña fue emocionante. Lo acompañó el Comandante Pérez Farrás, Jefe del Cuarto Militar del Presidente: un grupo de católicos y una escuadra de milicianos de la F.A.I. con su jefe a la cabeza, que le rindieron honores. A manera de despedida, Monseñor Vidal, alzó la diestra y trazó en el aire la señal de la Cruz, en ademán de bendecir, sobre las cabezas inclinadas y los rostros húmedos de lágrimas de sus acompañantes.


EXILADO

En el exilio, fue nuevamente requerido para que prestase su adhesión a la insurrección militar, que él negó una vez más. Terminada la guerra, a la muerte del Primado de España Monseñor Tomás y Gomá, le fue ofrecido el alto solio toledano, que le correspondía en derecho desde hacía mucho tiempo. Rechazó la prebenda y prefirió seguir siendo un exilado. En olor de santidad, por sus virtudes, su sabiduría, su integridad cívica y el dolor que amargura sus últimos años, acaba de fallecer en Friburgo. Su espíritu está al lado de los buenos y los justos. Y su recuerdo tiene, para siempre, un altar en el corazón de Cataluña y de los católicos que aman a Dios y a la Libertad a partes iguales.
Para saber máis de Fco. Vidal y Barraquer
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 03-10-2013 00:00
# Ligazón permanente a este artigo
Sobre DELINCUENTES (Chile 1947)

8 de septiembre de 1947

BATALLA CONTRA LA DELINCUENCIA


Por Ramón Suárez Picallo

Las patrullas volantes de Carabineros de Chile, que actúan en zonas rurales, asoladas y aterrorizadas por bandas organizadas de maleantes –atracadores, ladrones y asesinos y de la peor índole– están realizando una magnífica labor, digna del aplauso y del estímulo incondicional de todas las personas honorables.

En efecto, en menos de ocho días, a tiro limpio, y en rudas batallas campales, han liquidado a cinco o seis delincuentes, mandándolos al otro mundo, con la más viva complacencia de los vecinos honestos de las comarcas afectadas, que en este caso, prestaron a los representantes de la autoridad –abnegados defensores de las vidas y de los bienes ajenos– toda clase de ayudas y de cooperaciones.

El hecho es muy digno de subrayarse, en estos momentos que el Supremo Gobierno de la República, está empeñado en una campaña trascendental de moralización nacional, y extensiva a todas las capas, clases y zonas de la ciudadanía, para erguir al país de un estado de depresión pública a punto de hacerlo caer en profundos abismos morales y espirituales.

Porque, efectivamente, la delincuencia en sus aspectos más innobles, aumento en los últimos tiempos en Chile en progresión pavorosa, sin que las viejas leyes punitivas dispongan de medios rápidos, eficaces y expeditivos para reprimirla y exterminarla. Las fuerzas del orden público tropiezan a cada minuto con normas jurídicas que traban y limitan estrictamente sus actuaciones, tomadas estas normas de ambientes extraños, totalmente distintos y opuestos al hampa chilena, que es de las más temibles del mundo, cuando se les da por hacer de las suyas. Días pasados se habló precisamente del tema en un editorial de “La hora” en el que se decían unas verdades de a puño: Que las leyes penales y procedimentales chilenas no pueden continuar cuidando y guardando más la honra e integridad personal del delincuente, que la paz y la seguridad del ciudadano honrado; y que las normas generosas de la libertad condicional, la remisión de la pena, el indulto, y otras medidas humanas y generosas previstas en los textos, no deben ser aplicables a los delitos inspirados en móvil indigno, como lo son el robo, el hurto, la estafa, el atraco a mano armada, el cogoteo, el asalto con homicidio y con estrago, que “enriquecen”, cada año con mayor caudal, las estadísticas de la delincuencia chilena.

Hay, además, a favor de los delincuentes vulgares, otro elemento de carácter imponderable, que los anima y estimula: una especie de “vaga e imprecisa” simpatía popular, nacida en las más bajas capas del populacho, dispuesta siempre a inclinarse hacia la parte del “pobrecito ladrón”, y en contra de la autoridad, sobre todo si está borracho o se hace el borracho por conveniencia para operar más a sus anchas. El hecho deplorable y deprimente, lo hemos comprobado muchas veces personalmente, en góndolas, micros y carros, atestados de “pungas” conocidos, rodeados de “damas”, y a veces protegidos por los maquinistas y cobradores.

Esta inconfesada simpatía por amigos de los bienes ajenos, no es, por lo demás, cosa privativa de Chile; los “Niños de Ecija”, José María, “El Tempranillo”, Diego Corrientes, Luis Candelas, y Mamed Casanova, fueron en España, “bandoleros ilustres”, cantados y elogiados en historias y romances; su directa herencia chilena fueron los “Pincheiras”, “El Huaso Raimundo”, “El flaco Manuel”, “El ajicito” y la figura real y literaria a ratos generosa de Joaquín Murieta, que tuvo por escenario de sus hazañas las tierras de California. Todos estos personajes –espiritualmente muy superiores a los bandidos de hoy, representados por el “Torito”, porque ellos no asesinaban a mujeres, a niños ni a ancianos– están hoy fuera de órbita, desde que el romanticismo bandolero dejo de ser literatura tolerable. Sus figuras tienen un solo encaje, señalado en el Código Penal, o en el buen sentido moral de las gentes honestas, que piden a gritos su exterminación, lisa, llana y sumarísima, sin mayores consideraciones a las garantías procesales que no se hicieron para ellos.

Al conjuro de la consigna de “pena de muerte al ladrón”, Carabineros de Chile debe continuar su benemérita “razzia” a tiro limpio. Francisco Cayumán Curín, caído en cumplimiento de su deber días pasados, debe ser seguido de la pena de muerte, de por lo menos cien bandoleros, entre los muchísimos que andan sueltos por los campos y por las ciudades. Así contribuirán eficientemente al éxito de la campaña del Gobierno de la República tendiente a levantar a Chile de la postración moral en que se halla.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile tal dia como hoxe pero de... 1947)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 08-09-2013 23:05
# Ligazón permanente a este artigo
CORSARIOS E PIRATAS EN 1942
13 de agosto de 1942

CORSARIOS Y PIRATAS


Por Ramón Suárez Picallo


Toda la prensa de ayer publica una noticia de Brasil anunciando la presencia de un corsario alemán por aquellas latitudes. No es nada extraño ni nuevo. El corsario es tan viejo como la navegación. El común de las gentes lo confunde con el pirata. Tal le ocurría ayer a un amigo nuestro comentando la noticia aludida. Estaba empeñado en hablar de “barco pirata” lo amenaza la navegación en el Atlántico Sur.
¡No señor, no! Hay una ligera diferencia, como la hay en robo y hurto, por ejemplo aunque para la víctima el resultado es el mismo: queda sin su cosa, con robo o con hurto.
El corsario hace lo mismo que hacía el pirata, o más aún siempre que pueda. Pero el pirata lo hacia por cuenta propia y el corsario lo hace por cuenta de un gobierno en guerra, contra la navegación de gobiernos enemigos. El pirata no llevaba bandera de nación alguna; ni rótulo de matricula, ni rol oficializado y no obedecía a Rey ni a Roque. El corsario en cambio cuando le conviene usa la bandera de otros países, cambia de nombre y matricula en alta mar, se pinta y despinta y varía hasta el número de sus chimeneas. Y hasta hace llamadas de auxilio para atraer a incautos enemigos. Pero lo hace todo eso sí esta de acuerdo con el gobierno de un país.
En una palabra el corsario es un “pirata oficializado”. Por eso los clásicos castellanos los confundían con frecuencia, sobre todo cuando pertenecían al infiel marroquí. Hoy no pueden confundirse. Un tratadista de Derecho Marítimo se indignaría con la confusión. Del mismo modo que un panelista distingue el robo del hurto, hay que distinguir entre corsario y pirata. Aunque para la víctima sea igual el resultado. Pirata o corsario el barco que ronda las costas de Brasil hará de las suyas, siempre que lo dejen naturalmente.


(Artigo publicado no xornal La Hora de Santiago de Chile tal día como hoxe pero de ...1942)
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (outros) - Publicado o 13-08-2013 15:14
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal