A. C. Irmáns Suárez Picallo - Sada


Este blogue nace co obxecto de difundir a actividade da A. C. Irmáns Suárez Picallo, así como de recuperar e por a disposición do público diversos materiais de interese sobre o noso pasado,ao tempo que damos a coñecer os artigos escritos por Ramón Suárez Picallo e outros autores sadenses.
Estruturamos o blogue en varias seccións, nas que terán cabida noticias de actualidade sobre as nosas actuacións, artigos, textos históricos, fotografías...


Visitas (desde o 05/08/2010)





Únete a nós!
comisionsuarezpicallo@gmail.com
 CATEGORÍAS
 GALERÍAS FOTOGRÁFICAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGUES GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES
 DESTACADOS

O TANGO E AZUCENA MAIZANl
Con motivo da estadía da cantante e compositora de tangos arxentina Azucena Maizani, RSP fala do tango e da famosa cantante que coñeceu en 1927 e que despois veu en España en 1931 cando esta fixo unha xira polo noso país actuando tamén en Galicia...


30 de mayo de 1947

AZUCENA MAIZANI Y EL TANGO ARGENTINO


Por Ramón Suárez Picallo

Está en Santiago de Chile, desde hace unas horas, la gran artista Argentina, jerarquizadora del tango, Azucena Maizani. La popular canción y danza bonaerenses que Azucena interpreta en magníficas “escenificaciones cantadas”, ha sido y es aún hoy muy combatida por su origen surgido del barrios del Plata, de la Boca y de San Telmo.

Decadente, vulgar, cursilón gemido lánguido, y lamento doloroso, dicen de él muchas críticas solemnes y trascendentales; médula voz y emoción de una ciudad cosmopolita en el orden racial y moral –que da, en lenguaje lunfardo– una nota hampona, a modo de resumen hablado y gritado del hampa de todas las ciudades del mundo, dicen otros.

Sentimiento, ritmo y filigrana, aseguran sus apologistas, asignándole el noble carácter de creación artística popular y folklórica.

Pues bien; nada de eso es el tango. No es ni siquiera una expresión lírica elemental del pueblo argentino; el gato, el zapateado, la vidalita, el pericón, la ranchera y la zamba; son ésas sí, expresiones del lirismo popular transandino. El tango es, en cambio, hijo de algunos barrios ya citados, de la ciudad de Buenos Aires: un parte policial con mala música, la crónica de un sórdido suceso, o la historia de una traición alevosa y abominable. En una palabra: la continuidad de los romances de ciego, precursores de la crónica policial de nuestros días. Esto fue el tango en sus orígenes y en la primera etapa de su desarrollo. Su éxito extraordinario, llamó después, la atención de excelentes músicos y de buenos poetas, que lo elevaron y jerarquizaron a posiciones a las que nunca había pensado llegar: “El zorro gris”, “Cumparista” y “Caminito”, fueron los primeros tramos de esa elevación artística, y hoy alterna, con gran decoro, entre las buenas canciones sudamericanas de creación subjetiva.

Delfín y Caro con su música, y Carlos Gardel y Azucena Maizani con su voz, supieron darle a la canción barrial porteña, alientos y admiraciones universales, hasta el punto de hacerla ser escuchada, coreada y bailada, en París, en Londres, en Roma y en Madrid, con igual fervor con que se cantaba y bailaba en la calle Corrientes de Buenos Aires, en Almirante Brown y en el Parque Patricios. Y entre las figuras femeninas que más contribuyeron a darle al tango esta universal jerarquía, figura Azucena Maizani. La hemos conocido, por primera vez, allá por el año 1927 en una emisión radial con que el diario bonaerense “La República”, donde entonces hacíamos nuestro aprendizaje periodístico, quería alegrar a los muchachos: soldados y marinos, que estaban apostados en las islas Oreadas del Sur, en un día de Fiestas Patrias. Unos cuantos años después, nos la tropezamos en Madrid, en el Teatro Alcázar, de la calle de Alcalá, a la altura de la de Sevilla. Y luego en La Coruña, en Vigo y en Compostela. Dos mujeres, artistas de la Argentina, tenían entonces conquistada a España: Paulina Singenam, la grande, frívola y graciosa comediante y Azucena Maizani que le daba al tango, carácter de espectáculo con argumento y valor plástico.

Azucena Maizani, actuará durante un mes, en las Radios y en algunos Teatros de Santiago de Chile, como representante auténtica de una modalidad artística argentina, o para decirlo con más propiedad, de algunos barrios que fueron bases generatrices de la actual ciudad de Buenos Aires. Su temperamento, su figura intuitiva y el fervor que pone en sus interpretaciones han de facilitarle éxito seguro, aquí donde todo lo de su tierra tiene devotos en todas las capas sociales. Por lo demás, la Argentina y sus cosas están situadas en el primer plano de nuestra actualidad social, espiritual, económica y hasta política.

Y una graciosa y gentil mujer que canta, puede ser un excelente intérprete de este estado de ánimo, en razón de circunstancias especiales de tiempo y de lugar y a virtud de su genio personalísimo.

¿Qué el tango no es una obra de arte? Puede ser; pero tampoco lo son otras modalidades cantables y bailables, que están haciendo furor entre nosotros. Sobre todas ellas, el tango tiene una o dos ventajas: su popularidad y la proximidad espiritual y geográfica de su origen. Y ya se sabe que el arte, la cultura, y aún la política, responden cada día más a los imperativos de la Geografía.


(Artigo publicado no xornal La Hora, en Santiago de Chile o 30 de maio de... 1947)
Azucena Maizani
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (artistas) - Publicado o 30-05-2010 01:07
# Ligazón permanente a este artigo
ERNESTO CERRA debuxante é médico
Ernesto Cerra, debuxane e médico expón en Madrid cadros sobre temática de animais e RSP aproveita que outros médicos e artistas falan tamén de animais para escribir un intereseante artigo sobre os animais e os artistas.

24 de mayo de 1950
La Feria del Mundo
Por Pick–Up

ESPAÑA, SUS MÉDICOS Y SUS ANIMALES

Por Ramón Suárez Picallo

En la famosa Sala Vilches de Madrid se está exhibiendo una interesante Exposición de Arte Animalistico. El doctor Ernesto Cerra, excelente médico y mejor dibujante, ofrece al público madrileño una colección de bichos de la rica y opulenta fauna española: perros mastines de rebaños y perdigueros de Castilla, de Extremadura; osos de Asturias y de la montaña, personajes en la obra de Pereda; raposas de Galicia y de León, citados por Valle Inclán; lobos de las altas montañas de Navarra y de Euzkadi; tremendos torazos de las señoriales dehesas de Andalucía y Salamanca; y al lado, a modo de contraste, los patos atontados, los corzos y las gacelas dulces como doncellas, dispuestas siempre a las grandes resignaciones y a los útiles sacrificios.

El doctor Gregorio Marañon, tan eminente clínico como escritor y exégeta de la humanidad española, prologa el catálogo de la Exposición animalística de su colega, con palabras tan sabrosas y tan llenas de contenido como estas: “Pintar animales como los pinta Ernesto Cerra –dice– es como explicar una gran lección de amor. Para amar al hombre –agrega después– hay que ampliar los limites de este amor mucho más allá de la especie humana; hay que amar todo lo que vive y palpita en la naturaleza y no solo a la especie egregia”.

Y un humorista chungón, con muchisimo talento y no menos intención, le enmienda así la plana al eminente endocrinólogo y biografista: “Antes que amar a los animales de nuestra fauna, hay que empezar ese amor con el rey de la estirpe egregia: el hombre, hecho por Dios a su imagen y semejanza, respetándolo en su jerarquía y honrándolo como al único ser de la Creación que goza de libre albedrío, en sus ideas, en sus obras y en sus acciones, de todo lo cual es responsable sólo ante quien le concedió tal esclarecidos atributos”.

Mientas tanto, los escritores y los artistas españoles han hecho muchas veces de los animales peninsulares tema de arte.

Castelao hizo el más cumplido elogio de la vaca como animal sagrado y ama de cría de la Humanidad; y declaró que el estudio heráldico de la familia de una buena vaca lechera es mucho más interesante que el del abolengo de un león rampante, Francisco Asorey, gran escultor, se inmortalizó con una obra de gran emoción rural, titulada “El Tesoro”. Es una muchacha campesina, llevando en brazos un hermoso ternero acabado de nacer en el establo familiar. El maestro Vives en su obra “Maruxa” compone una incomparable melodía a base de la pérdida de una blanca y dulce ovejilla que le había regalado a la doncella Maruxa su novio Pablo, el pastor. Y Santiago Bonome, imaginero genial, obtuvo un primer premio en el Museo de Arte Moderno de París con una obra titulada “Era”, en la que el personaje principal es un orgulloso y crestudo gallo español, cantando en al alborada.

Y José López Díaz, conocido con el seudónimo de “Compostela”, también tallista en madera y en piedra, se consagró en la capital de España, allá por la segunda década de este siglo, a raíz de una exposición de escultura de animales, colocada en las escalinatas del Congreso de los Diputados de Madrid, durante la amable dictadura del General Primo de Rivera, y después de habérsele negado todas las salas y los salones madrileños para exponer sus obras, que eran consideradas entonces como muy extravagantes.

Y aún podríamos citar al doctor Roberto Novoa Santos, amigo personal y compañero de cátedra del doctor Marañón, quien escribió un preciso trabajo en elogio al famoso perro del hortelano, que no comía y no dejaba comer la fruta del huerto de su amo; y otro del doctor Jaime Quintanilla, escritor, musicólogo y médico partero, que cuenta en nueva deliciosa narración como la señora raposa y el señor zorro enseñan a sus hijos a coger, sin ruidos ni escándalos peligrosos, los tiernos pollos de los gallineros de la vecindad, convirtiéndolos en suculento manjar.

Como verá el amable lector, no hay nada nuevo en esto de que los artistas y los sabios españoles hagan de los animales autóctonos tema de arte; pues ello es y ha sido allí muy común y muy frecuente, siguiendo el dicho del alto poeta: “Cuanto más conozco a los hombres, más amo a mis perros”.

En el ínterin, es muy del caso felicitar al doctor Ernesto Cerra por el éxito de su Exposición Animalística.
Comentarios (10) - Categoría: RSP-Persoeiros (artistas) - Publicado o 24-05-2010 03:19
# Ligazón permanente a este artigo
PAU CASALS
Cando o xenial violoncelista catalán Pau Casals cumpliu setenta anos (29 de decembro de 1876), recibiu numerosos agasallos e recoñecementos por parte de distintas institucións e gobernos europeos. RSP únese á celebración cun agarimoso artigo no que fala das homenaxes e recoñecementos que lle adican e conta anédcotas entrañables do artita que coñece -porque as viviu- e exiliado como el por ser opositor ao reximen franquista. Remata o mesmo, co desexo incumplido que poida voltar a súa terra, pois morreu e soterráronno en Puerto Rico (22 de outubro de 1973. Só, co restablecemento da democracia retornou Pau Casals en 1979 a Cataluña.



16 de marzo de 1947

PABLO CASALS Y SUS SETENTA AÑOS


Pablo Casals, el genial violoncellista catalán, acaba de cumplir ahora setenta años de edad. Con tal motivo ha recibido de todo el mundo miles de felicitaciones cordiales. El gobierno francés, en cuyo territorio reside, lo ha nombrado Gran Oficial de la Legión de Honor; otros gobiernos europeos –los escandinavos, el de Suiza, el de Gran Bretaña, el de Checoslovaquia, y el de Austria, entre otros muchos- le ofrecieron al gran maestro iguales o parecidos galardones.

Pablo Casals los rechazó todos en un magnífico gesto. En el caso de Inglaterra se negó, incluso, a dar conciertos, porque a su juicio, esta nación no se portó antes, ni se portará ahora, correctamente, en lo que toca al pueblo español y a sus aspiraciones democráticas. Refiriéndose a su efemérides y a estas demostraciones de afecto que le ofrecen, escribió a un amigo muy querido una carta conmovedora, en la cual hay las siguientes palabras:

“Todo esto me emociona profundamente; pero usted sabe que yo no puedo ser dichoso; todos los míos; separados de mí, esperan el primer día de felicidad desde hace diez años, aquel en que podamos estar juntos con libertad y sin temor. Estos diez años de exilio, lejos de mi familia y de mi tierra me han convencido de que no hay fortuna de la que yo no pueda disponer”.
He aquí la voz de un gran artista, clamante en un mundo indiferente a los postulados más elementales de la justicia; voz la suya, que tiene a modo de coro unísono, millones de voces más que le hacen acompañamiento desde todos los rincones del mundo; la voz de la España peregrina, privada de dar sus resonancias bajo el cielo y sobre la tierra de la Patria.


¿P O R Q U É?

Pablo Casals estaba en Barcelona cuando estalló la insurrección militar contra el régimen republicano español; catalán de buena cepa, sabía todo aquello que iba en contra de la Democracia en España y de las libertades que Cataluña había conquistado en el advenimiento del nuevo régimen después de un opresión bisecular.

Él no se había metido en política; no había hablado de política jamás; su voz y la voz de su patria, hablaban a través de su violoncello, mágico y prodigioso, arrullando las almas con los ecos universales del Bien y de la Belleza. Se quedó a pie firme, al lado de su pueblo para darle el estímulo de su Arte sin par.

Lo hemos visto y oído en la Gran Ciudad Condal, una noche inolvidable. Hacía más de cuarenta horas que bandadas de aviones bombardeaban limpiamente a la bella urbe mediterránea. En el Gran Liceo estaba anunciado un concierto de Pablo Casals. Lo acompañarían la Orquesta Sinfónica de Madrid y la Polifónica de Barcelona. La ciudad estaba a oscuras. La gente se tropezaba una con otra cuando iba hacia el Teatro de las Ramblas. A las 10 de la noche, cuando Pablo Casals estaba en pleno triunfo, comenzó el bombardeo con el consiguiente apagón. Vuelta la luz, el artista insigne habló: Pidió misericordia para los niños, las mujeres y los ancianos, ante el micrófono de la Estación de Radio, que transmitía el concierto a la Europa acobardada. Sus palabras, estremecidas, húmedas de emoción cayeron en el vacío. Y el artista genial volvió a su violoncello. Jamás hemos visto ni volveremos a ver ni a oír igual milagro. El instrumento y el hombre eran una sola cosa, Alma y cuerpo, vibraron en la segunda parte, con resonancias y acentos extrahumanos jamás escuchados en un concierto.

Al final, el público, puesto de pie, tributó a Pablo Casals la más grande ovación que escuchó en todo su gloriosa vida de artista.


ESTE FUE SU DELITO

Pocos días después, salió para el extranjero. Dio conciertos en las más cultas ciudades de Europa, del Asia y del África, cuyo producto económico entregó a sus compatriotas exiliados íntegramente. Leche para los niños, medicinas para los enfermos, pan para los hambrientos y ropa para los desnudos, se llevaron todos sus ahorros y el fruto de su esfuerzo.

Soportó en Francia todo el Periodo de la ocupación alemana, durante la cual las más altas autoridades del Tercer Reich le hicieron propuestas tentadoras para que diese conciertos. Sacrificando su confort, sus comodidades, y a veces la propia vida, se negó en redondo con frases despectivas para quienes le ofrecían la coyuntura. Liberada Francia, volvió a su arte. Dio en Suiza, varios conciertos dedicados a Bach; se negó a ir a Inglaterra y le dice al amigo antes citado:

“Estoy haciendo progresos diarios en mi arte. Ensayo todos los días con el violoncello y despacho con regularidad la correspondencia que recibo de todo el mundo”. “Mientras tanto -agrega– espero ser más feliz en mi próximo cumpleaños. Espero celebrarlo al lado de los míos, en una España democrática y en mi Cataluña liberada”. Así piensa y así habla Pablo Casals, en su cumpleaños número 70, bien vividos y bien aprovechados. Ojalá que cumpla su deseo y el de su pueblo: volver a su dulce Cataluña para ofrecerle el último concierto, sin bombardeos, sin guerra, sin temor y sin angustia.


(Artigo publicado no xornal La Hora en Santiago de Chile, o 16 de marzo de... 1947)
Biografía de Pau Casals
Comentarios (0) - Categoría: RSP-Persoeiros (artistas) - Publicado o 16-03-2010 09:18
# Ligazón permanente a este artigo
[1] [2] 3
© by Abertal