libros



O meu perfil
 CATEGORÍAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

Matilde Asensi
Mar Caribe, 1598. Tras sobrevivir a un abordaje pirata, que acaba con la vida de toda la tripulación, la joven Catalina Solís, exhausta y abatida por el brutal asesinato de su hermano durante el ataque, alcanza finalmente una isla. Después de dos años de penurias y adversidades, un navío arriba a la costa del islote. El maestre del barco decide adoptarla, y presentarla como un hijo mestizo desconocido hasta entonces para él.

A partir de ese momento, convertida en Martín Nevares, Catalina descubrirá la libertad y la lealtad en un Nuevo Mundo repleto de peligrosos contrabandistas, corsarios y extorsionadores.

Un grupo de expertos en antigüedades se dedica al tráfico de arte y utiliza un convento para ocultar las piezas robadas hasta que llegan al comprador. Los miembros del grupo representan a cada una de las piezas del ajedrez, en el que el “Rey” (el miembro de más edad del grupo) es quien dirige todas las operaciones y el “peón” (la protagonista), quien ejecuta las órdenes.

La mayor operación a la que se enfrentan es buscar El salón de Ámbar.

Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 16-06-2009 10:16
# Ligazón permanente a este artigo
Los hombres que no amaban a las mujeres de Stieg Larsson
... ¿Qué le sucedió a Harriet?
Harriet Vanger desapareció hace 36 años durante un carnaval de verano en la isla sueca Hedeby, propiedad prácticamente exclusiva de la poderosa familia Vanger. A pesar del despliegue policial, no se encontró rastro de la muchacha de 16 años. ¿Se escapó? ¿Fue secuestrada? ¿Asesinada? Nadie lo sabe: el caso está cerrado, los detalles olvidados.

Pero hay quien sigue recordando a Harriet, su tío Henrik Vanger, un empresario retirado, ya en el final de su vida y que vive obsesionado con resolver el misterio antes de morir.

En las paredes de su estudio cuelgan 43 flores secas y enmarcadas. Las primeras 7 fueron regalos de su sobrina. Las otras llegaron puntualmente para su cumpleaños, de forma anónima, desde que Harriet desapareció.

Vanger contrata a Mikael Blomkvist, periodista de investigación y alma de la revista Millennium, una publicación dedicada a sacar a la luz los trapos sucios del mundo de la política y las finanzas. Mikael no está pasando un buen momento: está vigilado y encausado por una querella por difamación y calumnia. Detrás de la querella está un gran grupo industrial que amenaza con derrumbar su carrera y destruir su reputación. Así que acepta el extraño encargo de Vanger de retomar la investigación de la desaparición de su sobrina e intentar tirar de algún cabo suelto.

Un trabajo complicado para el que recibe el regalo inesperado de la ayuda de Lisbeth Salander, una investigadora privada nada usual, incontrolable, socialmente inadaptada, tatuada y llena de piercings, y con extraordinarias e insólitas cualidades como su memoria fotográfica y su destreza informática.

Así empieza una novela que es la crónica de la guerra interna de una familia, un fresco fascinante del crimen y del castigo, de perversiones sexuales, de trampas financieras, un entramado violento y amenazante entre el que sin embargo crece una tierna y frágil historia de amor. Una historia de amor entre la que será la pareja más memorable de la literatura criminal.

Tras un año viajando por el extranjero con el dinero de Wennerström, Lisbeth Salander, volverá a Suecia para retomar su vida esta vez apartada de Mikael Blomkvist y de las pocas personas que la conocen. Al mismo tiempo, Mikael y el resto de la revista Millennium tendrá que ayudar a un hombre llamado Dag Svensson a publicar un libro en el que lleva 4 años trabajando y que denuncia los abusos de policías, reporteros y contrabandistas hacia las prostitutas traídas ilegalmente desde otros países. La figura del abogado Bjurman resurgirá de nuevo en este libro para intentar vengarse de la humillación que le impuso Salander cuando le tatuó en el pecho "Soy un sádico cerdo, un hijo de puta y un violador".

Salander planea su venganza contra el hombre que trató de matarla y contra las instituciones gubernamentales que casi destruyeron su vida. Pero no va a ser una campaña directa. Tras recibir una bala en la cabeza, Salander está bajo una férrea supervisión en Cuidados Intensivos, y se enfrenta a un juicio por tres asesinatos en el momento que le le den el alta. Con la ayuda del periodista Mikael Blomkvist y sus investigadores de la revista Millenium, Salander tendrá no sólo que probar su inocencia, también deberá identificar y denunciar a los políticos corruptos que permitieron a los vulnerables convertirse víctimas de abusos y violencia. Antes una víctima, Salander está lista para devolver los golpes.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 10-06-2009 09:37
# Ligazón permanente a este artigo
Ebano
El reportaje es el género estrella del periodismo. Y el reportero, el periodista en estado puro. Esta raza en extinción evita que su trasero se llague en las sillas de la redacción, recorre el planeta analizando los hechos y las personas, y después se lo cuenta a sus lectores para que éstos sientan el mundo igual de ancho pero mucho menos ajeno.

Ebano su última obra maestra, un reportaje de 340 páginas en el que nos invita a acompañarle por sus correrías africanas. El dice que se trata de un diario íntimo, un libro autobiográfico. Y debe ser así, porque en cada línea de texto queda muy claro que este escritor polaco lleva Africa en la sangre, en el corazón y en la memoria. Ebano evita los tópicos que atenazan a este continente, maltratado por la suerte y la historia, y describe su cara oculta, esa que ha sido dibujada por la violencia, el dolor, la derrota y las luchas por el poder.

El viaje comienza en los primeros años de la independencia, días de júbilo y esperanza. Y termina hace pocos meses, empañado por el brutal genocidio de los Grandes Lagos. Hemos estrenado un nuevo siglo, pero Africa sigue anclada en el pasado, en la derrota. Kapuscinski ha recorrido durante las últimas décadas este escenario despiadado, y lo ha hecho evitando los caminos oficiales: nada de embajadas, palacios, conferencias de prensa o bailes de salón. Su descripción de los golpes de estado, de las despiadadas luchas por el poder y del genocidio de un millón de tútsis son simplemente perfectas. Nadie como él para contarnos a qué huele un pescado secándose al sol, cómo suena un tambor fúnebre, a qué saben unas algas fermentadas. Son las vigorosas crónicas contemporáneas de un vagabundo plenamente consciente de que Africa es demasiado salvaje para no sangrar, demasiado grande para poder ser descrita: «En la realidad, y salvo por el nombre geográfico, no existe. Es un océano, un planeta aparte, todo un cosmos heterogéneo y de una riqueza extraordinaria».

Este libro, ejemplo perfecto de cómo deben mezclarse información, filosofía e historia, debería entregarse a los alumnos de periodismo nada más traspasar el umbral de la facultad. Y es que el periodismo sin reportajes, y sin reporteros totales como Kapuscinski, sería menos sorprendente y mucho más triste y aburrido.

Dicen que “El Imperio” es un fascinante relato de recuerdos y exploraciones de la Unión Soviética, un reportaje polifónico… Mientras, Ryszard Kapuscinski escapa de calificar su obra como un manual de historia de Rusia ni de la antigua Unión Soviética, tampoco del nacimiento y caída del comunismo en ese país, ni tan siquiera un compendio de conocimientos básico. Para el autor, “El Imperio” es un relato personal de los viajes que hizo por sus vastos territorios, viajes en los que intentó llegar tan lejos como pudo (según sus palabras), y siempre que se lo permitieran el tiempo, las fuerzas y las posibilidades.

El poso de “El Imperio” se asienta en un recorrido por la Unión Soviética, testigo de la realidad comunista. Un viaje que ya hizo Vasili Grossman a través de un sentencia diáfana: “Rusia ha visto mucho a lo largo de sus mil años de historia. Hay una sola cosa que Rusia no ha visto jamás en esos mil años: la libertad”.

Esta obra de Kapuscinski se estructura en tres bloques, con un hilo común: vivencias de un soñador muy despierto. Su primer contacto con el Imperio se remonta a los últimos pasos de la década de los cuarenta, cuando un niño de siete años de Pinsk (de mayor, reportero del Tercer Mundo) era testigo del avance del Ejército Rojo por su propia casa, en tierras polacas. Su etapa en el colegio, en pleno conflicto, el regreso efímero de su combatiente padre, las misteriosas huidas de vecinos y amigos… Así transcurrió la niñez de Kapuscinski. Más adelante, tras rebasar su particular cuarto de siglo, se metió en la aventura transiberiana, donde experimentó su segunda etapa con el Imperio. Las estepas y nieves asiáticas le acompañaron en su viaje con destino a Moscú. Sus paseos por lugares inhóspitos, con hielo y tierras muertas como paisajes casi únicos. Territorios alejados del centro neurálgico de la Unión Soviética, cuyas tradiciones se perpetuaban pese a la férrea imposición gubernamental.

Pero ésta no fue la última experiencia de Ryszard Kapuscinski en la Unión Soviética. Volvió veinte años después, cuando el Imperio se tambaleaba sobre unos cimientos carcomidos por las pretensiones soberanistas de las repúblicas que componían la Federación de estados socialistas. A principios de la década de los 90, justo antes del final de la URSS, conoció a los “demócratas de Moscú”, personas producto de la perestroika, combatientes del gobernante y luchadores contra el comunismo.

En este último periplo, el reportero polaco cumple con una de sus fascinaciones: visitar el Kremlin, un recorrido detallado con paso decidido. Además, asiste a los debates callejeros, disputas que recordaban a la previa de la revolución de febrero de 1917.

En la huida de Ryszard Kapuscinski de una observación neutral, expone su pronóstico sobre el futuro. En 1993, preveía una lucha entre las fuerzas de la integración y las de la desintegración, un enfrentamiento entre el cristianismo y el islam y el desarrollo del país, unos quieren volver a la antigua Rusia, otros… divisar una idea nueva.

Por todo, “El Imperio” es, al fin y al cabo, un compendio de vivencias de un viajero curioso. Una lectura profunda, detallista y envolvente en una esfera lejana y en parte desconocida para el lector europeo.

Comentarios (1) - Categoría: Xeral - Publicado o 03-06-2009 12:57
# Ligazón permanente a este artigo
Isabel Allende
Retrato en sepia Lo que algunos describen como la segunda parte de "Hija de la fortuna" es en realidad un recorrido por la historia de Chile durante la segunda mitad del siglo XIX a través de una mujer emblemática, Aurora del Valle, nieta de Eliza Sommers y Tao Chien (protagonistas de su novela anterior). Aurora, nacida en San Francisco bajo la protección de sus abuelos maternos, pero criada en Chile por su abuela paterna Paulina del Valle, (sí, la protagonista de "La casa de los espíritus") trata de recuperar el pasado y descubre el mundo a través de una cámara fotográfica. La azarosa historia de una esclava en el Santo Domingo del siglo XVIII que logrará librarse de los estigmas que la sociedad le ha impuesto para conseguir la libertad y, con ella, la felicidad.

La isla bajo el mar relata la vida de Zarité, una mulata que a los 9 años es vendida como esclava al francés Toulouse Valmorain, dueño de una de las más importantes plantaciones de azúcar de Santo Domingo. A lo largo de la novela transcurren cuarenta años en la vida de Zarité durante los cuales se vislumbra lo que representó la explotación de esclavos en la isla en el siglo XVIII, sus condiciones de vida y su lucha por conseguir la libertad.

Pese a verse obligada a vivir en el ambiente sórdido de la casa del amo, Zarité nunca estará sola. Una serie de personajes de lo más variopinto apoyarán a nuestra protagonista para seguir adelante hasta conseguir la tan anhelada libertad para las futuras generaciones. Mujeres peculiares como Violette, que se dedica a la prostitución; o Loula, la mujer que la protege y organiza su negocio; Tante Rose, la curandera, Celestine o Tante Matilde, la cocinera de la plantación: personajes con un aire mágico que dan un ambiente y un color especial a la novela.

Los amos desprecian y maltratan a los esclavos. Estos a su vez organizan rebeliones, una de las cuales provoca un gran incendio en la plantación. Valmorain huye de la mano de Zarité. Ella ha criado a Maurice, hijo de Valmorain que crece junto a Rosette, la propia hija de Zarité y su amo. Conforme avanza la novela nuestro personaje alcanza la dignidad que le corresponde. Vivirá su propia historia de amor y conseguirá la libertad.

Isabel Allende le da voz a una luchadora que saldrá adelante en la vida sin importar las trampas que el destino le tiende. Es mujer, mulata y esclava, tres características que en el Caribe del siglo XVIII condenaban a cualquier persona a ser prisionera de un destino que estaba siempre en manos de un amo hombre, blanco y libre. No obstante, Zarité es una heroína, una triunfadora que conseguirá abrirse camino para alcanzar la felicidad.



«En mis cuarenta años, yo, Zarité Sedella, he tenido mejor suerte que otras esclavas. Voy a vivir largamente y mi vejez será contenta porque mi estrella –mi z´etoile– brilla también cuando la noche está nublada. (…) El ritmo nace en la isla bajo el mar, sacude la tierra, me atraviesa como un relámpago y se va al cielo llevándose mis pesares.»

«Los tambores vencen al miedo. Los tambores son la herencia de mi madre, la fuerza de Guinea que está en mi sangre. Nadie puede conmigo entonces, me vuelvo arrolladora como Erzuli, loa del amor, y más veloz que el látigo.»

«Baila, baila, Zarité, porque esclavo que baila es libre… mientras baila.»
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 03-06-2009 12:47
# Ligazón permanente a este artigo
Garth Stein
Garth Stein:
En Mongolia, cuando un perro muere es enterrado en lo alto de la montaña para que nadie pueda pisar su tumba. El dueño del perro le susurra al oído que desea que se reencarne, en su próxima vida, en un hombre. Hasta entonces, el alma del perro es libre de vagar por la tierra y sus paisajes, durante el tiempo que quiera. Sólo algunos perros se reencarnan en hombres, únicamente los que están listos para ello. Yo estoy listo.

Esto lo aprendí viendo un programa de National Geographic en la televisión, así que debe de ser verdad. Vivo con Danny, y he aprendido tanto de él... he aprendido los principios para ser un buen piloto de carreras. Equilibrio, anticipación, paciencia. Éstas son lecciones muy importantes, tanto para la vida como para una pista de carreras. Danny es un verdadero campeón, aunque no todos lo vean así, porque Danny tiene responsabilidades. Tiene a su hija Zoe, y tiene a su esposa Eve. Y me tiene a mí.

Lo que más me gusta es correr por la hierba con la cabeza baja, sintiendo cómo las gotas de agua del rocío me salpican la cara. Me gusta correr y sentir todos los olores, toda la vida. Cuando yo regrese a este mundo voy a volver como un hombre, y voy a caminar entre vosotros. Voy a estrechar vuestras manos. Y cuando vea a un hombre, o a una mujer, o a un niño en problemas, voy a ofrecerle mi mano, a él, a ella, a ti. Al mundo. Voy a ser un buen ciudadano, un buen amigo en el camino de la vida que todos compartimos.

Mi nombre es Enzo. Y ésta es mi historia.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 02-06-2009 09:51
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal