libros



O meu perfil
 CATEGORÍAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

Alas de fuego de Laura Gallego
Alas de fuego de Laura Gallego García:
Se desarrolla en un mundo en el que humanos y ángeles conviven desde hace milenios. Los ángeles son de carne y hueso, parecidos a los humanos, pero más altos, sabios, bellos y longevos… y, por supuesto, con alas. La reina Marla, de diecisiete años, es la soberana de una nación resplandeciente. Ahriel, un ángel femenino, está a su lado desde que nació, con la misión de guiarla y protegerla, y de guardar el equilibrio en los reinos humanos. Pero cuando descubre una conspiración para iniciar una sangrienta guerra, Ahriel es traicionada y encerrada, con las alas inutilizadas, en la espantosa prisión de Gorlian, un mundo primitivo, salvaje y brutal, de donde nadie ha logrado escapar jamás. Ahriel deberá aprender no sólo a sobrevivir en Gorlian, sino también a ver las cosas desde el punto de vista humano… a ras de suelo.
Comentarios (0) - Categoría: Profesional - Publicado o 30-03-2014 19:17
# Ligazón permanente a este artigo
Ojo de nube
FICHA DE LECTURA

Nombre: Aris Montolío
Curso:1º C
Libro: Ojo de Nube
Autor: Ricardo Gómez
Editorial: El Barco de Vapor
Resumen:
Ojo de Nube es un niño ciego que nace en el seno de una familia india. Su madre
le enseña todo lo que debe saber sobre el mundo y su tribu Crow. Al no poder ver como
los demás niños de su edad, desarrolla mucho otros sentidos: especialmente el oído y el
tacto. Toda la tribu piensa que será una carga para su familia y para todos ellos y nunca
podrá ser un gran cazador como su padre. Hasta que un día, aparecen en los alrededores
hombres con fusiles y caballos. Los indios Crow no entienden cómo esta nueva tribu no
respeta a la Madre Naturaleza y mata a los animales por matar y no para subsistir. La
tribu al no saber quiénes son y cuáles son sus costumbres los llaman los malacosa y por
ello envían a los mejores rastreadores y con ellos va Ojo de Nube. Ojo de Nube piensa
que si les quitan sus armas y sus caballos los dejarán sin su poder. Al llegar al terreno
donde se hallan los malacosa, Ojo de Nube entra a la cuadra de los caballos, se ensucia
con el barro que hay allí e intenta hacerse amigo del jefe de la manada. Cuando lo
consigue, se va con ellos hasta su tribu; mientras, su padre y un cazador que estaban
escondidos, limpian las huellas de los caballos para que los malacosa no puedan
perseguirlos. Ojo de Nube demuestra a su tribu que puede ser de gran utilidad porque
aunque no ve tiene otras cualidades que el resto de la tribu no posee.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 28-03-2014 13:14
# Ligazón permanente a este artigo
Una temporada para silvar
Ivan Doig
Una temporada para silbar

Traducido por: Juan Tafur
“No cocina, pero tampoco muerde”. Así comienza el anuncio en el que Rose Llewellyn, una viuda de “buenas costumbres y disposición excepcional”, se ofrece en el otoño de 1909 como ama de llaves; la frase capta de inmediato la atención de Oliver Milliron, un viudo con tres hijos y poca maña en las tareas domésticas, que la contrata para poner un poco de orden en su casa de Marias Coulee, Montana.
Y así comienza también la inolvidable temporada que Rose y su hermano Morris, un dandi sabelotodo, pasarán en este pueblo de granjeros. Cuando la maestra local se escapa con un predicador, Morris se verá obligado a aceptar su puesto; sus particulares métodos de enseñanza marcarán para siempre a los jóvenes alumnos de la escuela rural. Ni ellos ni la familia Milliron ni el pueblo de Marias Coulee volverán a ser los mismos tras la llegada de Rose y Morris.
Ivan Doig está considerado como uno de los mejores cronistas contemporáneos del Oeste americano, alumno aventajado de autores como Wallace Stegner o Norman Maclean. Una temporada para silbar es una de sus mejores novelas, fruto de su particular manera de entender la vida y la imponente naturaleza de Montana.
Página oficial de Ivan Doig.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 26-03-2014 21:01
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal