libros



O meu perfil
 CATEGORÍAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

Agua
Agua
Comentarios (0) - Categoría: Profesional - Publicado o 22-03-2011 20:42
# Ligazón permanente a este artigo
Las pequeñas memorias de Saramago

Imprimir del.icio.us Digg

José Saramago y Pilar del Río

José Saramago

Las pequeñas memorias

El escritor José Saramago (Azinhaga, Portugal, 1922) dice que esta autobiografía de su infancia le servirá para conocerse mejor. «Me interesa conocer mi relación con ese niño que fui. Ese niño está en mí, siempre ha estado y siempre lo estará. En muchas ocasiones, es muy bueno dejarse llevar por el niño que hemos sido y nunca olvidarnos de su existencia», dice el Nobel. Se titulará "Las pequeñas memorias" y estará en las librerías a finales de enero de 2007.


Es una idea que tenía en la cabeza desde hace 15 años, «pero no ha sido hasta ahora cuando me he decidido a abordar esta autobiografía, que será muy diferente de lo que la gente espera en este género», añade.

«"Las pequeñas memorias" es una obra en la que trato de recuperar al niño que he sido y representa un homenaje a mis abuelos maternos», dijo el Nobel, que reconoce que, aunque vivía en la pobreza total, fue un niño muy feliz. Fueron tiempos difíciles, pero a los ojos de un niño parecían «un paraíso».

Saramago recuerda su infancia con cariño y dice que a veces es sorprendente lo que se puede recordar, «las circunstancias, los olores y hasta los sabores», aún cuando se piensa que la memoria no guarda nada de los primeros años de nuestras vidas. La autobiografía relatará sus recuerdos hasta los 14 años de edad. «Aunque la gente piensa que los primeros años, la edad de la inocencia es para olvidar, no es para olvidar», añade.
Comentarios (0) - Categoría: Galego - Publicado o 20-03-2011 16:01
# Ligazón permanente a este artigo
Sukkwan Island de David Vann
La novela fabula una tensa relación paternofilial en una solitaria isla de Alaska.
Alos 13 años a David Vann le cambió la vida. Su padre, un hombre depresivo y desesperanzado, divorciado dos veces a causa de su infidelidad, le preguntó si quería ir a pasar un año con él a Alaska. Él le dijo que no. «Dos semanas más tarde mi padre su suicidó», recordaba el jueves en Barcelona este profesor y escritor de franca sonrisa, nacido hace 44 años en la isla de Adak, Alaska. Para superar «el terrible sentimiento de culpabilidad» al pensar si una respuesta afirmativa lo habría evitado, recurrió a la escritura con solo 19 años y el tardío pero maduro fruto de esa «terapia literaria» fue su ópera prima, Sukkwan Island (Alfabia / Empúries). En esta escalofriante, sorprendente, contundente e imprevisible novela corta, de obligadas referencias autobiográficas bañadas en ficción, contó «la historia del niño que en vez de decir no dice que sí».

LA VERGÜENZA / «Durante los tres primeros años tras el suicidio decía que mi padre había muerto de cáncer porque me avergonzaba de ello y no quería que nadie lo supiera», confiesa Vann, que estuvo una década reescribiendo la novela, y sufriendo insomnio, hasta que encontró «la fórmula de hablar de los personajes a través del paisaje», convirtiendo «Alaska en el tercer personaje» y mostrando «un mundo salvaje hacia el que el padre [Jim], que está muy desesperado, necesita escapar».
ÉXITO TARDÍO / Vann tardó 12 años en lograr publicar Sukkwan Island, que formaba parte de los relatos Leyenda de un suicidio, que se editarán pronto en España. En el 2008, una elogiosa crítica en The New York Times le catapultó al éxito al llamar la atención de la poderosa Harper Collins, que le fichó. El libro acaba de ganar en Francia el prestigioso premio Médicis escalando las listas de ventas, y se ha traducido a 10 idiomas.

A Vann le encanta el mar, navegar y construir barcos pero la vorágine literaria (está a punto de publicar libro y tiene otro en marcha) le ha quitado la idea de dar la vuelta al mundo en solitario en catamarán. «Ahora veo que es algo bastante peligroso».
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 09-03-2011 12:47
# Ligazón permanente a este artigo
Ensayo sobre la lucidez
En este otro Ensayo, que como antítesis trata a la lucidez, no es nada más y nada menos que una finísima ironía sobre la clase política de acá, de acuyá y de más allá. De su descrédito, de su insana manera de pensar, de sus nefastas soluciones que rayan en lugares comunes. La ironía y el sarcasmo lo harán sonreír, o hasta reír si usted se atreve a reirse de los políticos del mundo unidos en la pluma magistral de este escritor.

La derecha, el centro y la izquierda se ven burladas por un derecho más viejo que la democracia misma. Y eso, los asusta, más que una guerra, más que una bomba química, la simple sapiencia de la gente...la simple verdad que puede suceder, la gente pensando, dejando pasar y pensando, decretándose en negativa, sin bombas, sin humo, sin guerras, simplemente declarando la abstinencia permitida.

Quizá si usted lo lee, y se rié como lo hice yo, hasta le de por pensar, qué pasaría realmente si lo hiciéramos?.

Disfrutable, con su consabida forma de no dar nombres, solo cargos, el ministro, el secretario, el de defensa, el de....Saramago los nombra como ellos quieren ser nombrados al fin de cuentas, son primero sus títulos y luego personas, en caso de serlo, y luego, usted podrá ver sus extensos discursos, el uso repetido de refranes que siempre vienen bien...

No le cuento el final, hay gente que ama la libertad y pretende justicia, en este libro como en toda la buena literatura,léalo, no se va a sentir desfraudado, quizá hasta se quede con una sonrisa socarrona entre los pliegues de la memoria.
Otro de Saramago para no perderse.

Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 09-03-2011 12:35
# Ligazón permanente a este artigo
Ensayo sobre la ceguera
La novela relata cómo una extraña epidemia de ceguera azota todo un país. Un pobre hombre que espera en su coche frente a un semáforo es el primero en padecerla y a partir de entonces se extiende cada vez más rápidamente entre la población. Los afectados son puestos en cuarentena, pero resulta imposible contener la enfermedad y las calles acaban llenándose de ciegos que son víctimas de este inexplicable mal consistente en una infinita ceguera blanca, como un mar de leche.
A medida que aumenta el temor y la crisis en el país, gradualmente las personas se convierten en presa de los más bajos instintos del ser humano, llegando a los extremos más miserables.

El profundo egoísmo que marca a los distintos personajes en la lucha por la supervivencia, se convierte en una parábola de la sociedad actual, trascendiendo así el significado de ceguera más allá de la propia enfermedad física.

Algo hace que esta novela sea muy particular. El autor se da el lujo de obviar los nombres de los múltiples personajes. Sólo la exhaustiva descripción que hace de cada uno de ellos permite que el lector los identifique claramente.

Uno de los numerosos protagonistas de la trama, por alguna circunstancia no descrita por el autor, no se contagia de la enfermedad y para acompañar a su cónyuge finge sufrirla. Este personaje se convertirá en el "guía" colocado en la obra no solamente para los enfermos de la narración, sino para que los lectores nos hagamos muchas preguntas. En especial: ¿cuál sería nuestro grado de responsabilidad como personas que "veamos la luz" en un mundo de ciegos?

Es difícil catalogar esta obra de Saramago en un género como el realismo mágico o ciencia ficción, dado que la ceguera aparece de una manera casi mágica, evitando dar un argumento científico a su existencia, pero al dedicarse a reflexionar sobre la psicologia individual y al mismo tiempo sobre la grupal o sociología de toda la comunidad afectada, tiende a un ensayo científico, ocupando el suspenso como vehículo de la trama y en algunos momentos el romance; al final Saramago combina elementos de distintos géneros para crear y sustentar su obra, en la cual abundan reflexiones y análisis de situaciones mundanas, además trata de temas personales tanto como morales y universales.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 03-03-2011 13:35
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal