libros



O meu perfil
 CATEGORÍAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

He jugado con lobos de Gabriel Janer Manila
“Es un libro que se mueve entre la extrema dureza y la ternura más sutil. La soledad del abandono junto a la necesidad de relacionarse y de amar”

“Un libro que explica una relación intensa con la naturaleza y con los animales que las habitan. No es una relación deseada sino impuesta, pero incluso así, esta relación tiene un carácter muy intenso y enriquecedor”

“Unas páginas, bellamente escritas, donde la relación de un niño dejado en una montaña y su interacción con el entorno toma unas características de conexión con la naturaleza y la fauna muy reales ya a la vez llenas de nostalgia de tiempos pretéritos”.

“La historia me ha gustado, la proximidad con una naturaleza fantástica en la que establece el protagonista una comunicación con los animales es sensible y poética. La acción del hombre, una vez más es desconcertante”

“Es una muy buena historia! Me ha gustado la sensibilidad extrema y la humanidad que desprende el supuesto salvaje”
Gabriel Janer Manila
Gabriel Janer Manila (Algaida, Mallorca, 1940) creció en un pequeño núcleo familia que regentaba una tienda de tejidos y objetos de mercería en la llanura del interior mallorquín. Estudió Magisterio en la Escuela Normal de Palma y trabajó como maestro durante 15 años en dos escuelas rurales y en otra del un suburbio de la capital. En 1970 se licenció en Pedagogía por la Universidad de Barcelona, y ocho más tarde, leyó la tesis sobre “La problemática educativa de los niños selváticos. El caso Marcos”, un estudio sobre un caso de marginación social, la historia de un niño que vivió abandonado en las montañas de Sierra Morena y que ha inspirado esta novela.
Actualmente es catedrático de Antropología en la Universidad de les Illes Balears. En 1967 se dio a conocer como escritor y desde entonces no ha dejado de publicar novelas ensayo y narrativa infantil y juvenil. Su obra ha sido galardonada con los premios más prestigiosos de nuestra literatura.
Entre lobos
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 28-12-2010 10:39
# Ligazón permanente a este artigo
Son de mar de Manuel Vicent
Acunados por el sonido de las olas y el olor del azahar Manuel Vicent nos traslada a Circea, un pueblo imaginario de la costa mediterránea, para presentarnos a Ulises y Martina -los protagonista de esta leyenda griega del siglo XX que es Son de mar-; junto a ellos el lector se ve inmerso en una historia de sensualidad y pasión desbordada.

El relato comienza por el final, cuando aparece un cuerpo vestido de esmoquin en la playa y éste no es otro que el cadáver de Ulises, lo cual despierta el intereses por saber las causas de su muerte que se irán desvelando página a página.

Es una novela muy cortita que se lee en un par de tardes, aunque a simple vista no lo parezca, con mucho sabor a mar, a naturaleza, a amor y pasión. Una historia bonita con muchas referencias a la mitología clásica, especialmente a la de Ulises.

Galardonada con el Premio Alfaguara de novela en 1999 fue llevada al cine por Bigas Luna.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 27-12-2010 13:49
# Ligazón permanente a este artigo
“Las mil noches y una noche” de Mario Vargas Llosa
En el prólogo al volumen que reúne cinco de sus piezas de teatro, Mario Vargas Llosa confiesa que, si hubiera habido movimientos teatrales en la Lima de los años cincuentas, donde él comenzó a escribir, probablemente habría sido dramaturgo en vez de novelista. De hecho, su carrera como escritor se inició no con una novela o un cuento, sino con el drama La huida del inca, que escribió y representó en 1952, cuando apenas contaba 16 años, y que lo hizo ganador del segundo premio de un concurso nacional. Si bien esa primera obra nunca se convirtió en un libro, Vargas Llosa ha producido después, a la par que sus novelas, reportajes y ensayos, ocho piezas teatrales que incluyen argumentos inéditos y dos adaptaciones de textos clásicos.

Si hay un rasgo que caracteriza la dramaturgia de Vargas Llosa, ese es el de la representación en escena de dos planos opuestos y complementarios: el real y el ficticio, el subjetivo y el objetivo; los hechos, por un lado, y la fantasía, los temores y los deseos, por el otro. Sus protagonistas son escritores o seres que añoran una vida alternativa que los saque del letargo de lo cotidiano. Son, sobre todo, gente que escucha y cuenta historias para corregir o enriquecer su vida.

La característica apuntada es el centro de la más reciente pieza teatral de Vargas Llosa, Las mil noches y una noche, una adaptación del volumen de cuentos orientales clásicos en el que Sherezada, para salvar su vida, debe contar a su marido el rey historias apasionantes que se prolonguen y ramifiquen durante muchas noches. Luego de casi tres años de relatos, el rey, antes deprimido y ansioso de venganza contra las mujeres por la traición de su primera esposa, recupera su antigua alegría y perdona a Sherezada. La hipótesis de Vargas Llosa es que los cuentos han transformado al rey en alguien civilizado, sensible y soñador.

Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 23-12-2010 12:25
# Ligazón permanente a este artigo
El guardián entre el centeno
J. D. Salinger no era un escritor sino una religión. Es lo mejor y lo peor que puede decirse del autor de El guardián entre el centeno, un libro que desde su aparición en 1951 convirtió a legiones de lectores en posesivos devotos de un misterio, el de sus personajes y el suyo mismo. ¿Quién era Jerome David Salinger? ¿Quién era ese tipo convertido en profeta de ese doloroso tránsito llamado adolescencia? En la investigación que Ian Hamilton emprendió en 1983, y que se convirtió en una cruzada del escritor para evitar airear cualquier dato sobre su vida, el biógrafo convirtió el célebre y elocuente silencio de Salinger en respuesta. Escritor "de talento infinito", como le definió Ernest Hemingway tras conocerle en París durante la segunda guerra mundial, años antes de que publicara su obra magna, Salinger llevaba lejos de la vida pública prácticamente cinco décadas, cuando tras el inesperado éxito de El Guardián entre el centeno, convertido en best seller el mismo año de su publicación, 1951, decidió abandonar Nueva York e instalarse en el campo, en la misma casa en la que falleció. Se acercaba así al deseo del mordaz y afilado protagonista de su novela, Holden Caufield, quien en un pasaje del libro afirma: "me gustaría encontrar una cabaña en algún sitio y con el dinero que gane instalarme allí el resto de mi vida, lejos de cualquier conversación estúpida con la gente".
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 23-12-2010 12:18
# Ligazón permanente a este artigo
1 [2]
© by Abertal