libros



O meu perfil
 CATEGORÍAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

El fin del «Homo sovieticus» de Svetlana Aleksiévich
Svetlana Aleksiévich
En 2015 le fue otorgado el Premio Nobel de Literatura por "sus escritos polifónicos, un monumento al sufrimiento y al coraje en nuestro tiempo" convirtiéndose en la decimocuarta mujer en ganar este galardón.
Con la sola ayuda de una grabadora y una pluma, Svetlana Aleksiévich se empeña en mantener viva la memoria de la tragedia que fue la URSS, en narrar las microhistorias de una gran utopía. «El comunismo se propuso la insensatez de transformar al hombre “antiguo”, al viejo Adán. Y lo consiguió […]. En setenta y pocos años, el laboratorio del marxismo-leninismo creó un singular tipo de hombre: el Homo sovieticus», condenado a desaparecer con la implosión de la URSS. En este magnífico réquiem, la autora reinventa una forma literaria polifónica muy singular que le permite dar voz a cientos de damnificados: a los humillados y a los ofendidos, a madres deportadas con sus hijos, a estalinistas irredentos a pesar del Gulag, a entusiastas de la perestroika anonadados ante el triunfo del capitalismo, a ciudadanos que plantan cara a la instauración de nuevas dictaduras… Un texto extraordinario por su sencillez, que describe de un modo conmovedor la sobrecogedora condición humana.

Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 18-01-2016 12:08
# Ligazón permanente a este artigo
84 Charing Cross Road de Helene Hanff
En octubre de 1949, Helene Hanff, una joven escritora desconocida, envía una carta desde Nueva York a Marks & Co., la librería situada en el 84 de Charing Cross Road, en Londres. Apasionada, maniática, extravagante y muchas veces sin un duro, la señorita Hanff le reclama al librero Frank Doel volúmenes poco menos que inencontrables que apaciguarán su insaciable sed de descubrimientos. Veinte años más tarde, continúan escribiéndose, y la familiaridad se ha convertido en una intimidad casi amorosa. Esta correspondencia excéntrica y llena de encanto es una pequeña joya que evoca, con infinita delicadeza, el lugar que ocupan en nuestra vida los libros... y las librerías. 84, Charing Cross Road pasó casi inadvertido en el momento de su publicación, pero desde la década de los setenta se ha convertido en un verdadero libro de culto a ambos lados del Atlántico. Edición limitada en tapa dura.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 18-01-2016 12:05
# Ligazón permanente a este artigo
Relámpagos de Echenoz
Gregor ha inventado y descubierto todo lo que va a ser útil durante los próximos siglos: la transferencia inalámbrica de energía eléctrica mediante ondas electromagnéticas, la corriente alterna, la bombilla sin filamento y la radio, entre otras cosas. Pero, ¡ay!, tiene dificultades con sus asuntos personales, quizá porque la ciencia le interesa mucho más que el beneficio. Aprovechándose de este rasgo de su carácter, otros científicos acabarán robándoselo todo. Y a Gregor, como única distracción, y ocupación, sólo le quedará la compañía de los relámpagos y el teatro de los pájaros. Aunque basada en la vida del ingeniero Nikola Tesla, Relámpagos es una ficción sin pretensiones biográficas con la que el autor, tras Ravel y Correr, cierra su espléndida serie sobre tres vidas.

«Una fábula memorable. Un héroe golpeado por su propio destino» (Nelly Kaprièlian, Les Inrockuptibles).

«Una pequeña obra maestra de elegancia, ironía, humor, ternura y, sobre todo, estilo» (Valérie Marin La Meslée, Le Point).
Jean Echenoz
Jean Echenoz (Orange, 1948). En el Salon du Livre de París de 1988, fue galardonado con el Premio Gutenberg como "la mayor esperanza de las letras francesas"; asimismo, en una encuesta realizada por Le Nouvel Observateur, fue elegido el novelista internacional más relevante de la década de los noventa. Ha obtenido también los premios Goncourt, Médicis, European Literary Prize y Premio Novembre.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 18-01-2016 12:01
# Ligazón permanente a este artigo
Los besos en el pan de Almudena Grandes
Los besos en el pan es una novela coral, llena de noticias del aquí y ahora, que, como en un gran fresco, pinta un año en la vida de estas gentes que se reparten en tres generaciones, ofreciendo así el contraste del tiempo. En su mayoría pertenecen a las clases medias y populares, con predominio de las figuras femeninas y perfiles que permiten a la autora desarrollar sucesos o situaciones representativas: el hambre infantil en las aulas desde la maestra Sofía Salgado, el desmantelamiento de la sanidad pública desde la ginecóloga Diana y sus compañeros, las estafas bancarias (hipotecas o preferentes) desde la abogada Marita y los afectados-víctmas, la burbuja inmobiliaria desde el arquitecto técnico Sebastián o el joven Toni, la amenaza de las competidoras chinas explotadas por las mafias desde la peluquera Amalia, la tentación yihadista de Ahmed desde la miseria y la desesperación en que vive su familia… Hay además periodistas, policías, emigrantes de variada procedencia, adolescentes combativos, universitarios, amas de casa, una asistenta, parados de larga duración… La ligazón entre las numerosas piezas de este puzle está muy bien resuelta a partir de los lazos familiares, la amistad, las relaciones laborales o la frecuentación de espacios como el bar, la peluquería o el edificio ocupado, si bien más de un percance o situación se fía en exceso a la casualidad y la coincidencia.


Como es una novela que avanza en superficie, ramificándose, la ley del suma y sigue rige un relato donde no todas las ramas tienen el mismo alcance ni similar peso. En rigor no hay personajes, sólo tipos representativos; y algunos sólo están para añadir otra nota a un friso más vasto que profundo. De los enfocados en primer plano, eso sí, sabemos bastante, porque en Los besos en el pan predomina lo contado frente a lo representado o propiamente novelado. Es ante todo el narrador quien nos explica las pulsiones, problemas, caprichos, gustos, rencillas, afectos, temores… de estas figuras. Y aunque hay bastantes escenas dialogadas, falta tensión en el lenguaje y variedad de registros. La crítica o denuncia se apoya más en la descalificación directa y el exabrupto, el melodrama y el énfasis, que en otros posibles recursos, no necesariamente más complejos, pero sí más elaborados y sutiles. Por otra parte, la voluntad de trasladar al relato una referencia moral y una función social paga su tributo al maniqueísmo. Casi todos los “protagonistas” son buena gente, muy comprometida; perversos como el corrupto Juan Francisco González entran en la escena sólo de refilón; y los que no resultan demasiado ejemplares (un viejo militar, una burguesita ociosa, cotilla y compradora compulsiva) acaban por tomar conciencia y enmendarse, de acuerdo con una línea narrativa y un discurso donde el mensaje es siempre palmario.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 11-01-2016 12:52
# Ligazón permanente a este artigo
1 [2]
© by Abertal