libros



O meu perfil
 CATEGORÍAS
 RECOMENDADOS
 BUSCADOR
 BUSCAR BLOGS GALEGOS
 ARQUIVO
 ANTERIORES

LO QUE FUIMOS, de Golnaz Hashemzadeh Bonde.
La autora narra como nadie la lucha de sentimientos encontrados y la guerra interna que acompaña a Nahid allá donde vaya en todos los aspectos de su vida (maternidad, política, familia…). Se trata de una mujer valiente y revolucionaria, que ha emigrado de su tierra para ofrecerle a su hija, Aram, un futuro mejor y esperanza.
Con un pasado muy duro y habiéndose hecho fuerte a base de golpes, deberá demostrar una vez más de qué está hecha.
A Nahid le queda poco tiempo de vida y luchará con todas sus fuerzas por sobrevivir, por seguir protegiendo a su hija, aunque tiene un modo un tanto peculiar de hacerlo, y por descubrir qué le deparará el futuro después de tanto sufrimiento.

En conclusión, se trata de una historia desgarradora y escrita desde las entrañas de la autora, quien es capaz de mostrar como nadie lo difícil que es ser mujer -que en según qué lugares y según que culturas, todavía lo es más- y las dificultades a las que nosotras nos enfrentamos día tras día.

Una novela que no os dejará indiferentes.

SINOPSIS:

A Nahid le queda poco tiempo. O, al menos, eso le acaban de decir los médicos. Es una superviviente, pero la idea de que el mundo seguirá girando sin ella la perturba. Ella, que luchó por la revolución sin saber el alto precio que pagaría. Ella, que huyó de Irán y trabajó para construir un nuevo comienzo y plantar raíces en un país que no era el suyo, con el fin de que su única hija tuviera un mañana. Y ahora debe sobrevivir de nuevo, por ella, por su hija, por el futuro que ya está en camino. data:image/jpeg;base64,/9j/4AAQSkZJRgABAQAAAQABAAD/2wCEAAkGBwkJCAgJCQkICAgICBYJCAgICBsICQcWIB0iIiAdHx8kKDQsJCYxJx8fLTEtMTU3Ojo6IyszODM4NzQ5OjcBCgoKDg0ODxAQDisZFRkrKys3Kys3Ny0tNys3Kys3LTcrKysrKysrLS0tLS0tKy0rKys3KysrKysrKysrKysrK//AABEIAQYArwMBIgACEQEDEQH/xAAcAAABBQEBAQAAAAAAAAAAAAAFAgMEBgcBAAj/xAA8EAACAQMCAwYCCQQCAgIDAAABAgMABBESIQUxQQYTIlFhcYGRBxQjMkKhscHwUtHh8TNiFVNDchYkNP/EABkBAAMBAQEAAAAAAAAAAAAAAAECAwAEBf/EACYRAAICAgIDAAEEAwAAAAAAAAABAhEDIRIxQVFhcQQTIkIyUoH/2gAMAwEAAhEDEQA/AIcUgQjG+9WOxljkhA2JxVbCY+FE+FyeMDOBVkRYnidj4iwHryqBbgo2MYFWm5jWRPPagd1FoOw5UWgJjcq7A86chAwNhmvRvqGMVwNhsUAipfvDA5U4q7CuxqD61IReW1EU7bx43606+r4U8ieEHrXGb0o2CiPvSS1cnuY4wWkdI1HNnYACh11xqyiQuZ0cachYvtCfag5BjEI6sU2WzQb/APKOHZwWlUY3LRkYpC9qeFM2PrBTfGXjIHzxS8huPwNEfKkMcUi1u4LhdUMscyn8SOHqQVUg+dFMFEbBrjN509oPwrndZ50bBRGkJx5CmJM4qa6jTTPc5oGIDIfLIqNNG3lRR0xUaRc+tYJJYUqBtBzyNTJYBj0qN3W48s0Ah2wJkj332qPe2uonyqTwsARipUsWfan8CgCO30k154N80VeDekPHSjEO3TGKmBeWKSsfwp+MaRvWMNu4UHUQoHMk4wKq3GO0/jMFhhm5NcOfCPYVH7WcYkmmaxtGKgHTcyqcfAH9aBJaOmO7dAQMu7IMfmRQ2NSFzPcEmWeQTHcs2vJFQZbuPwtpU9DrGMDf5b0m4LNIIWZQdWA6EIM+oya5xeCO3iSPSRIoIJbfbpSsKIMj6ySASufvoCQKQ4dQMMJUx+A7j4Um1XLdST0XOAK7MFydOQy8zSeR/A5a3j28gkhd4ZQdnQ4HxFX/AIBx5b1BHLpW6RcsF+7KPMfvWb4L4zsRycCpNldyW0scqHTJE4dfIkfwityo3GzVjcHyzXRMGHkah8OvI7y2juI8ASKCyf0H/eakA4qiZFocAzXJE0ikavlXWl1DFOhRACn729IaBOlcxzpJYAVrMF5osrtUYQNmijKNNRyN6Aw7Y5XAojnahsJ8Qqcrcqxjj/OmtOakEU0wxWMNEb1B49frZWM07baUOkeZoiq5yapP0j3OWtrNcnOZ5VBxkD+/70GFFYtxIQbht5pnLrq3EefTz/SnbtdMJkaSYnfLaiT8s7fKuS3KWiKsmJLgrlgrZUHbb/XlUKe81rgIEDHH2Z1/OgnQaH+ztvFcXqRzMzFlOgldiee9J7S/8u2GK+FWUcwKkdnj3F13jkAOpU6iAMehrnG4GCFdRcFyyZbFKn2O10CLUjbKeIcz50xMBrOjbJ3U0uF5BqVMZxjDoHPwOKbDkudXhkH4fOkGEK+hjtgHmudvhS5yMDoCNmr0gVgfwnmp8qZD7FTsRsQelAJauw3ECrS2zncfaIM8x1x+R+dXR2B5c6ybh901tdQzrjMTgsB1H+s1rVsFliSRTkSIHU+Yp4snJCMnFIYmpLIBSCu3pVCZEZt/Km3fHPepDpnO29NPDt51rMWZthUfHXNSJBsai6NzuTRCOwjepgbAqHE2Klqc4rAY4snyrjsG2HOvdDttXIsAnOKxhxRgVlvaG8W44rdzkgpAe7TyJXl+ZHyrQu0PE0srGaXYuUKxrnmax28mIic5JL5Zjnqd6STHiiN9pcX9um7LIQR65P8AfNatwfsFbyQJJPqVyoLADd6zvslbG541ZxgZCOXb22r6AgUrEgwMBai2WUUVNeyyW6OocugYFSYxqx7/ADodxbsv34DxuI9KYAC8/PJq53LMToHIjfeo7QvobkM0jkVUEzFuL8MexmOpgwHMHrQS4ZZs4/5F5E83A/etQ7ScIW5zqUk53K8xVH4twaO0KgEkNuH9aaM7EnjoARS6hvz5V6RNg+wxscHlXZ4tDsw3zu4G1c7wgdCMYIPUdacmIzy5Z5HHWtO7IXBm4Za+cYMTfDl+WKzAjnjkRlavv0eS64LmHfMcgkX2O37UY9gktFyMIfnTBUIccxT6+uaS6gmqkRkoN64qjrj408ybU0yYrGDbITTYhpJnPrXBc74omHVhp5ExTK3Ip1Jgaxh7GBTRwuWPIdPOlFxQXtJxH6pECn3tBYeh/mflQYUVftvxHvZO5UgqjaTv1qmXjAwk9S+w9KmcSuTJJjVljhmY+dQ7xNMaL1ULn+fGpMqg99GWpuOzd33LTC1Zo0mJCnxDP5ZrVT2ugt27m+h7gg6TcQt39sD6+XxrEeyKTvx+0jt3MckjMgcfg8J+daNH2X4lbF4rnidwbEqzlbcLE0jb4znmPPNI0Uj10XeO6inAmjdHiYeF0IcH4ih/Fu0NhZq4mlXVyEcY1yH4VC7G2U6QcQjlcNAi64W0YkBPnsM/4rP+0S3b8QkiRxH3rlEmfbR8elT8ld1fotkHG2u3PdcOnZC2A8jiPbzxig3aoRSRkGJ7ZwcFWIdX9iOtMwdnbyO2lLX7CQKPqrQMMdfvfly8q7YcJ4mUJvJRPGN01jxP8cUJJLdhi3LwUa6iZW1jYA4YdMVFJGeWNs7VbuM8M0F+REgPIcjVXNpJ4sbhCRnyqkZWSnDiyPyz5A5HtVn7AXXdcRaPpNEVx5kb/pmq1jP6VL4NdG2vbSff7OYa/bkfyJp0TZsMjbUwW9adxqUY3B5GmjER5mq2QOd9jPpTbSZp3uMg0hItseVYwRUE9N66sRLdalpH1pYUA8hTGsjGPb1pyFcDel4y3U1xnwQoBYn8HIn2rGHUXJ9KzbtzxPXxGaMNlYTowOX8zn5VeuOcSFhYyzMDFNozCkqlNZrHrxbq5kecqzmRjJI52BPM0kh4oagzJcDfJbf+flTvETmSTBBAxtSrC3MOqZ8A6dEa9d+dN3JD943LIIA9sf3qZQsX0X8Mjn4oL0TEzWUy95bFeat4dQPxrc7iFHQasAY3BrBfovu/q/aSGI40X0LWzj1O4/MVqXaLjy2kCd6+hZZGgWXBCoy7YO236UknVloLkvwWTREtnN3AUgghihzkj1rPLyK2jc/WsBi+oAprwPOrvZ3MUHB4MFSrRaw6nWsh9D151RL3icMk0zCNpGkBjXCc/Y1HJ/Uvi/sXDhUNm8COBHICuVbYgj0oXxyRQSEUKFGNuVVjhHEp+FkQyki3fdVZt4/apnEeICSMSJ4kb7rCs3aQYJJsEcZGuJjzI3zj1rPbjiDpNPGoVkY6MsMke1Xvitxos55DsBGTv5/7rNlUs/mS2fnT4l2RzvaJUZ5eorw5t5g5pI2kHkciug+M+RFWOc1PsvxWO5s7cd6puVXu5YS25x1x7VYdOoe9Yzw1ZpHSKHV3zrmIIdyRVmt+L8a4QwW6jkngCBmD5cAdMGipeAPHatIvhXTnlg0jSPSofD+Jx8Rt1mhJAP3kPNDT3i8yKoReg9GuwzSj4R50yjjbyopw2w78GebKWyeexkPpTGIcabGWUiC2X79y+0UfuaD8f7U9n4IWhhnN3Py7y3bLA+h6Va+ITLNGYNCi206e7xs/vWd9tOG8MsrVHighhmZ8RrHGMv70GMkVu/vRdyK8j3cg/wDjimmM7AetK/8AG3U6LomtII3wQ91KI9qb4BYz8T4hHaW+dTEs+kZxjc5NWLivD47JmhvbQqCPs5gA8eff9qQrGJVrzgd9BbXF19nd2tuSsl1byB4gTsMfP86Aa858xnHrkf6o9xqdUjkt7CWUW82GuLZZSYj15fDNBe4OhdIJbGt9O+AKDQaHeBTtZcSsbzBIgmDHHUf3wTW6dprKPi3A50jRXaRROjqB4zjbf2ArE7a3aWNdMbM8WDgHZx7fH+ZrYvo8vXueCtDtJJaMY0zzKkDGfhtU5ItHQK7ESXB4asHeu1tZzNb3MZQSGMdGAweWd/fPTd3jHB7XVNcLxMOI5QvcWseiTHoAefOifCuEmz4pxOEErFxBReQ6dgjcm/Vfel8Q4ddBHjE5VHbUSEAYn1NI6oeL+0ZnfcLkmuY+9yqqMCFpTLI//ZjyGdtqsRjRbSOHAHd404HSpT8PS1DszamJyWJyXPvVY4/x5LdWiiw0xGMjlF7+vpUtt0O6SsC9sb8eGziIO4eYj8h+/wAqrUCYcHbwqWPv0pxy8jvI+osSTl+ZJrijCN59T6D/ADXRFUjkm7Zxh4QeoyaaRst6gZqQB4QOQCgE03JEY2DBTpY4DAbH40wpK4ddPa3EE6ffhlBX1H8JraODz2nE7KNmRHWS3CurjIz8qxG3GrGFJZcyfAc6vf0f8S7svDkaGkDspG6g8semdjSSR0YX48Mts3BYuGSEWy6YZ3MgUckPXFIkbVjA3FGuMFWtrdvxa9vb+YoUo35VeHSOTMqmywcJsPrMuDtFH4pG9PKi13MGxHHhYYxpRRyNLWP6pYxxjaWca5D1qExpxKG5DsevWsx+kRpfrS6zkLEGRRyGcjb2xWmOedVntJwBeJyQMZFjEJy+VJMg8s55UrHQr6E+CmNbviEmQzRrHCD5cyf0rQeM2tvdRSwTxJLGELSa1BKDHQ012RthbcKXCLGGcsgTqBsP0qXdL91dQEpy5UnZvP5UpWJnXEey1kjrcwIy2TDu7mNCdVufUE9DzHPfPSh69n44HMcar3jDvIJ8Ax3i5BwcY33HvzBFX24gYMWjUhivjiY/ZycuuD8Mb+dV/itviJ1AZYS2Qi4RrfffGPcbZ6+VPxsvH8FC4LapDxG5sLmMprJMIK57vy38v7/LQOzSR8MkkZYxDDLgXSKdoyM4cfPf296DM3fyrcOES7tQA8gHhuF9Pz2HUc6P2V1HMoXIDhSFJ2Eg/nyxU3Arw0Gr+OOeKOeJwGHjglQg8/5yqp3vFLuMyJcW8z6SAkls4KyfAkfvS+Lte8PCT2eqexDEXFhz7k+a7fP59aLtGJIo9ceGliWVEcDJz++9QkmvAlcTLe0XGr2ZikcE0EY2Mj4MmPQD9aHQ8IgMk7941zGLcTiST7wJwP3rUZxbx5V4o1Y7HwDNVfiFjbx3sixukZutDhJHEcUgz4lHyFTjNXVUMoWr7M1vI9MavnLPIwI6jFRCfCB5mrJ2nsLi2MkUsXdaJ+87sj/jyOnzzVdlXwIwGx2J8sV0ro5ZrYQsrXvkUx4MjEo6MMggcsVHuzIsqWzaR3LZOGyoJ/sOnSlWN53ETYyGDB0xzzv/AIqfwZAO+vrpRIGzjvBnJ6negFK6Blgh+vxQqdWZQgI/HvVwsOFS2nE9UALW0qENgjKHHUe4oB2ctml4kLkIFjicuDp2B9PnWjcMi5GTGWOlc8wD+9LIriiHrrLW1rn72nJHrUPkamzjJVTghFA25UiZY9I5Z61eC0jizO5stfF5dVyy9IwFAoe5py7fVPKfNzUSV9qYFCZHqJI/Ouyyc6is+TjmScClkNEvPAiv/jLbDEg/eJ3wc05MQ5OoBlJ8JG+38yaTweIx2EEfVACfnmuyLhic6ckkA8vl8BQLxEHGMHxKDvqOT58/h1qFd2kcg8I1FQBpOzA7cj8D6VKkUjPLbqGwf26CoM4fBIbSyjILDA9sn41roois3/B1Iee3YoUHj23jI8x7D45oXHI8LCOUd0oGqJxyGeXw/nKrI92yMZHhBbB71U8YmxzyPPf8sdKjXNpHOY3iOqC5JRgw8UT89x69fXlT2dEPvRGtOJBsK7ANuo1cj8PKrKLaG8tbW8WSWCS0Tun7sa1ZRzGPzBrMuNJNZOJDrKE6Cefdnp/itF7AfWZeESG7ieMSyaotY3lXGM46cqVvkugZopJOx3iPCrVpEjkZ9UwKxuiAbgdTvz3+VAWsOGxXMzfVTNd2iLJDPcOZOeeQ2GxHlVk4sGNqkq5721YN6kr/AHH5GgvEIh9Zt7lN47hO6c+YbdfzB+dQlFLwTi/pmnbab/8Aan+sMzOY18eNj4B+u9UaRsgRrkrq1eueVa92t4JFcRxTvHqMLiGfGQ2DyPyqtJwuGCEGJIozknvDHrl+ef2op6BLG2/hX+E8CkkVGnXSjDvGXHiAHn70di4dHNiJxiGND4Bsvp+1FeCqnczJszM+WYnLH3NcaaKOURrgsxLseiAf6oFIwUUJhgQIRawaYYyE1jwfzerHwqD7RYiRICgJbH3PagkNy8mlEyBMxZtttv4KsnBIWVC7YLFck+VBdhk6WiRKuS3/ANjUWQYqRk7+9Jdc11pHkPsMTN43P/Y1DmlGDT8zYd/RzQq9fRk9DQ8FRqefTnqAd6d4UBPdxAYIB1mg0tzuwJ6UT7EN3l7P1CINIqd7HijRbU4XTuARtXJNiBIAy8iT+Vci6U8wyD1z50zRQhHulQnLAoxDoCfBn0/m1NSR8l71R3iHQWUeM7dcj3/1S5otJJxkgYK8+8Xy/tUN4FZDAXIV/tLSTO6eW/ofy9qBRAqXU7yx4iMkfjYkZEnIbEg8/wBzQK9kkWIyR6YpA4cd02jWw8+XUfnVonsFmYSglLmId3KgbGsH099xQS+7NwNmTVJNCJC7QayhBPx96DdnTja8iezFzY8f4luFc28AlntmAOG1dfPnWhQLjUuMDIwPLzrO+zD2nDOLQmIJFbXSG2dgv3CcYz8QBWiSk7YwCzaV9B/AaxLOnyXoiSw6jcrjwsFYHpnl+mKCPa67IRHIaNmjQkb7HK/IYqxiRd8gHJIwfTeo808aAkKoIUuMYGen6/pQasnFteAJLZ95EzTIAHh0SKdsg+fseXvWfcUtjbm4icljbkjIHMf6rRL+8BcquMB1ZDzDq2x3/t51Qe31xHZuJDkm9tAAo5k8ic+2Kl5LWU+LiUsmtIMxLIQGb8TdOdG7a2VUlL5L6BGu/U/7qvcIGXjABPjBOBmrZaLJJpGggNNr3HQUbQytk2zVAyiNMBFEYPr1qy2a6Yjz3UmhFjb4CHGzFmo7CFEeM5OjGaVPaFyL+LIbY39K8ppBTfrSga7DygheHE0w8pDQTicm2KM8VOm6n6eLNV/iM3hfbbHOlZRFeu5sE9DVo+jOMyXF5L0VQn6mqXePufKr39Fsii0vZMZAn3PsBSLsrE0FBy86dApmOVSAc7aQc0tpQMeZ+6o50w1HLiPUpxkEdRzoZMg3Vs6fvDTsYz/UP3oo08a41OoJ5AGmJ4tWCp0gnKuOaH/NAZAl1kZh4hHcBfs5MZjuh12/UdOYpl7dpGMi5SZRpmhY7SeX+DRBotQKuCoB8WnnCehFJZG3OALiEeFuSzL6/uPOg0VTKzNw1cvPH4o9f2sfVCOePI1beD3D3FrBK+41lEf/ANo6H9aAXZmlZWs43Yzt3dwmP+L1PsRg1Z7SH6vb21uu4RAucc8c/wCetHwNllaj7Ik8ukKeWm6CnfoSB+h8qF3FzhkGSNNy0bb52K58/M/lRPiERMVyY/FnEqYO2cY/VRQS7T7ZiMESabhM77Hn+RFTloWGyCHLNGfJVQ43zjJH6Cq19JMYls+GnYsspUHG+MD/ABVoeIgj/rg7+zUF7Y2xmtrMDcpIWAPwqaHaKp2eWK3SSVgC2Qi5o+vEolLaRkqmlQBzNAYbaQOsekjBLcttqm2thI/dHcDSXO3Wg6KRboMQ8RZ8KoOFXQCOp60Usbh3fRvgKWam+D2CqIwVydAJJHnRiKw0TMQAAyeGintCz6f4IDN868m3OumMgn0O9e012Hkj/aVtF1L0BTNVK+uiwI2xjarL2zfTcL/3jFUu5bOaRlIgniD9PPnWh/RbbTpYXJljKRzvriLc2GKpfBuGniXFIoDnuw2uU+grWJW+pWq9wABDgKgGxFaKNyrfoMLHjP8A1QKPekywZBJJGlME5qAnHItALxuCcN4cEGotzxw3Ikht43GvZpXIwlU/al6G/fh/sd4jcWVn3bTSAkuMAZdiemBTNl2ks43ETiYJNIUdnQ4j9ajQ8MjUDOXbH33Jc16SxTc6QTVFhj5ZKX6l3paLYVBAkGGKgaiOUq0vuAwxkDw6on8hQjgN08YW2lOoD/hc9B5f2o07aUIBwVyUJ32qE48XR0QyckgZxK5is4nkTSszJ4kHOQ+1OWVzLLw+KV1C3TIEdP6WqBDBFxK/kM8IMlgA8RY5jfVncfLGKNpHHBET4VCNrOOQNLZaVJJVsjRsrmS3G5iQLqP4v5g0DuV0R2bNjGo27bchnT/apdpIy3ih8h5X74qearyXP5/OlceiCxR4ABN2NBwNjrFLNaGTpr6DZVygPUjf+e+arvae4CSWMfLOp2HpVikkGhwMbOQMVRuPX8UnHDA7DTBCI/Zjv+4qKXY17X0JQGNtOw+6elTIAuUAA2iNQrOKHAbvBhULbGi9sbdGTOGJg2yetR8nV4JPD1kYRYXkhyPOiqyLjUSCGGRnpjzoOvE4wttggEErgeQpSySSxM4BVAxIqsFtEMrqLddHJWy7HGxYkU0SOu1L0tkZpEsZ2NdiPJfdjHbw/a2h6NEaptw2FJ61fe2Ft30NpLzETFHrPr3dyo5AmlKIsX0bxqZ719tYUAZ5gb1buOXkFrZObhwgfCIOpPTFZrwTiU/DLkzRKHVl0vGTgOK5xziF3xWZXkykcZ+ziU7JRWmhZdMt8AkdTGuSgwyuTyo1awLCiqBnbLHqTQLs9d97AkbEhowAw8zRwPuNyAMDIrvbtfDiSpkrO3kTSBzptpwAfxEH8NKUgnngkZx5UlDWO5xjGAfMGine9/agnJIGmQrzBHXag/UHmBtT9vdGE7bq2zKetTyQ5L6Ww5OD+HeAO8d/cxFjJDJEH1M2WjI/318qL3Ui6DI+FhTdE/8Aaaj2kMUkgmj0k53B2YUni7d2TNNju4wBDENzK3tXI00ei5KTTRDgBNy9xLgSEa2/6DoPlTXG7nxQq2CIFNxIvmeg+Z/Ko5uypOrLENrlAORI3RfbzoPxC615eSWFSTrcu4AJ6dff45NDdBbQ5HMTpHLJyd+tUHivCxccXuZxMyrLP4zj7nt8qM3HFHndo7YMIQCrXXLX54/TNJjhwoBwWPXmT70IxJZMi1TK6b+44fdfVJMzBMhXQ7TKfKjllNcy9yWYqI20Eg8weVMcUsUlCzADv7bLgjm69RUrhNzG8Yxg5h1L6kVLJHj4On9PPl2w3wm0Ud3qyxDMmTvg1ZbVAYimMApjl1FArW9iBYJgd4nex45gjmPyovb3uvSVBwyhxgcjSweyuRWnrQw/hz1IplpDTswId+niO1Mn1xXZejyGtssF/AlxbyW7YBkQhW8jWay8KlinkilUh1cg5HOtETUTnJJ969dWMV2Brwk6jCvj7/vRSRrZQE4by8P5VLj4ao6flVnPCmjOGX2ONjSDaY6VVJEm2BILfuXDpkEc8daJQ3PnkHyp5remWg+HrVYuiMkSQyHO2SSCcUsOcDDZxk4brQ5jJH5kedcS6HmQfXpVOxbJ4l0hvCRoB06TnNLE4GnJBAGGL7EmoSz8jnOfWu99/UARnIrUawnDcMhUozI556TsKVPeSzL4yrADCsFGfnQnvvEzAkMQR97alLI2gYJJCaQV8DE9aVwXodZGunQ3eA46gf08h8qENw6OVw7oCfw5WjLtrYruQiANqGMnpvTC+IuEyAp0nVt77VN40Msj9kD6kqg4GANgMU28KorHbVjKA1OkkUBiTlVONR5UDv70BjvgEeEevrQ4DKYxLc6ZBsNtnyaF2ltNb3TxrqMJkMtswzjfp8q9NchnHlnJyaNcM4iIiJNmWNSXRtwRXLljaZ2/p51JX0KtQUKFckA6lHoedW/hWFVQMlcakJHShfDrzh10kLCOMNIhYaTgZFGLWSLEfd4AZcoM1yxVHoykmhziUOlhIOTDB96GsF6nfyo4XSWMxtsCvhJ6GgEid27xyDxA9PxV0RkedlhTv2HVfG4+VL73IBOKhgg4AOaWM61UbknAq1HNYRguHYhNIkX+lulO3FtHjIBUnmvMU5D9XtEUSMNbcyTjenG7mcZRwCeW+1ZMzQHeMb8qZeGiFzauucjI/qWohBHPJHpzqqZJohSQ8+tQLmzznGx9KOFdQ2wfamHSnsSisXEE6Z0OduhqFJd3kecqrflVrlt85qDNaA52FG37N/wr8V/cs4TSqkg4yTivG+4ihGmOM45ZY0UexXIOMEHO1Slt1x90ZIHOnhu7YsviAi9o7iGRfrVoCpOGeJs4+GKkm4mMTErPFCkZnlcHL3APQY9APnS+I2iNGdgCdtxTfDrksgt5ATJCvhwcFl9KatA5fCN9YkmhWd1aOBUzHrBSKP28z64oNO3fMdIJDdT1NHJoY2Ld8ZSFfbvUJwD5UPujFHnCkZ5ZGMiptDxYGkjwSeR6joKlcPfxE81CYI8xUaedctyxg+HNe4fMDDNyyWwK5pLZ1RIqz3lnfyx24LQpJ3sajPgB571beDT8TkdEKRx6DrBdySR7VE7PcNmuJLiYKdEiiBMj755n5VdOH8N7iR3fBCIFB9a45f5OkeliX8E2yIbm6t40adToOV1oSR8fKm7q8WeRXVhtHg0W4swjsn5ZER2x51Tlmxy+NPAjml0qLbC+nOSTmp/C1DzGQ/djUn41Wo7h2IzsR0xzo1c3P1LhTPymnGEHUk7Culo4ERby9a4uZ5skqj9xbjOxPX+elTIp2RFCsVIHPO5NBrDAkSPmLdNT+rUS71c8sjnWigNha04u6nRKA6/1Yqdi2ugTEwDdQDVcMseCNwSPau25MeCjnOc5DUaMmTuIRSW+W3GOTrUODjtkxEd4620hbSk4H2bn1ojDfLOpgnwcjAaqD2ys3s5WG5hlzpPQGjy19Bx2Xx7c6Q6FZoyMh0OQRUZ4wfQ1lnCeP8R4a4+qzuVLf/zyfaRP8K1bht79btYZL2Fba4kQMwiOQPetGZnAiSQ/EU0owwboNqKTWrAFkIlTzTn8qDTSYdl3ByelXg7sjJUKu0R0IwMnk2OVVjitpNHiVPvg6laMnKEUfll6Z96HXkwEZ3B8hTcqClZFt+KfXLcSJMIJg3dTxuneFCPh16UNvvFn7TvehYDA+VAOJ3MlneC6hZlz4J0XlIKJC/8ArMYdGDqwyBowR70impX7G4cfwQLpefmPKkWbadWOYGrBp66I9c1Et1eSeOGMEyXDiNAPOoZC+MvHZDjriCPXYutvGhUyrICx8zirlBe293CDbyLKC2HwcFPPIqsFIeH2cNtlQVQB25e5qtcUnlhuYZeHSGOcttpOFkHXIrhUtno9R76Lt2hu1RdGQRI+gD0FVOeQFjpIAzXb/iEl0IzKFEkaYYJ93NCy7EkjlyxVUc03bLbYSNJNDGcZZwC1Se0d0XvIIMYjt0MpH9ZFer1dEjkiMcJOqPvd9Ujam3oizsu+23pXa9RRmJZzq3xv5UtX08vhXq9RFO4/FkgnqK52ngW74KZH/wCSNchjXK9Sy6HiUnshw2O8vHeQ7Wyh1TGz1emlYKR1UYBr1epY9Bl2KgnmVcq5X2qBxW5kYq7Y1gYLAc69Xqti7J5Ogebrw5IJ6c6DXl2zDfbmRjpXq9VZiQKzfsZC2cYIwQad7DWsN1d3VpI06sRqjeOTCr8K9Xq4JSab2d0Ip1ol9orZ+GzOjskqclZBg/L/ADRnsTw+JYP/ADEv2khJS2jAwIfWvV6tOT49jQiufQw94/EL65aTaC137rrKfWo1nN3k007DJDd2i9Er1eqEey2Tocml8RA61Ckm05969Xqscx//2Q==
Golnaz Hashemzadeh Bonde, el legado de una iraní en Suecia
La escritora de origen persa narra en 'Lo que fuimos' la experiencia de su familia emigrante
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 03-12-2018 21:12
# Ligazón permanente a este artigo
El mejor de los pecados de Mario Benedetti
Me eduqué en un colegio en el que cada mañana al entrar el primer profesor a clase teníamos que levantarnos de las sillas y rezar un ‘padrenuestro’, con las posteriores cruces marcadas con los dedos en pecho, frente y boca. Probablemente, lo cansino de ese ritual, que nunca entendía, hizo que no me interesara mucho de ahí en adelante la religión, o por lo menos en el sentido en que nos la ofrecían allí. Hoy hablo de un libro que se titula El mejor de los pecados sin tener mucha idea de qué es un pecado. Pero me he dado cuenta de que no he necesitado saberlo para disfrutar de su lectura, con lo cual hablaré de él y lo podréis leer y lo podréis disfrutar sin tener que sostener la pesada carga de la cruz.

Lumen trae como novedad diez relatos de Mario Benedetti ilustrados por Sonia Pulido, a quien he echado de menos en la portada – sí, están sus dibujos, pero no su nombre –. En este libro, que nada más abrirlo ya vemos que todo está impregnado de camas, se nos muestran casos extraordinarios – o no – del amor en situaciones o vidas amorosos cotidianas. Me explico: nos podemos encontrar con una mujer que engaña a su marido ciego delante de él con el hermano de este pensando que el primero no se da cuenta; o viviremos asfixiados en un pueblo anclado a la tradición del qué dirán de la mano de un hombre que siempre se ha sentido estafado y que por una vez quiere ser él el estafador, cometiendo el delito en el terreno del amor; o disfrutar de relatos que son todo diálogos en los que alguien se abalanza hacia otro desconocido para confesarle su deseo; o podemos ver el amor desde la más profunda y total pérdida. Y así hasta contar diez.

El mejor de los pecados es una forma más, y nueva, de seguir disfrutando de Benedetti, de su prosa poética, de esas sentencias que cuela entre frases como si fueran dardos al lector, de su talento por abrir en canal a personajes y mostrar su corazón; y todo acompañado por las ilustraciones de Sonia Pulido, que siempre aparecen al inicio del relato y que sirven como resumen o premonición de lo que va a suceder en el texto.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 01-11-2018 20:29
# Ligazón permanente a este artigo
La flor púrpura de Chimamanda Ngozi Adichie
La charla TED Todos deberíamos ser feministas (publicada en 2015 por Literatura Random House) permitió a la nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie trascender los límites de popularidad a los que parecía abocada una novelista rigurosa como ella, convirtiéndola casi en un icono de un nuevo feminismo racial muy mediático con especial fortuna en Estados Unidos. Pero sin duda la fama, malentendida sólo a medias, no es un estorbo para su obra. Nacida en 1977, sus cuatro libros están entre lo más destacado de la literatura africana escrita en inglés, lo que equivale a decir entre la narrativa más interesante de los últimos años: su debut, La flor púrpura (2005); Medio sol amarillo (2007), el libro de relatos Algo alrededor de tu cuello (2011) y Americanah (2013).


Con la sabiduría y la paciencia de una narradora del XIX, Adichie enmarca en La flor púrpura un momento de formación en la vida de Kambili, adolescente de clase media alta educada en una familia católica, en una Nigeria gobernada por un régimen militar que recuerda al de Abacha de comienzos de los noventa.

La acción se concentra en los meses que van desde la Navidad hasta la Semana Santa, hitos que permiten presentar con lentitud y complejidad a los personajes, empezando por el gran tirano de esta historia, un padre fanático religioso que maltrata a su familia, provoca dos abortos a su mujer después de darle dos palizas, echa agua hirviendo en los pies de sus dos hijos cuando cree que no se esfuerzan en la escuela (no son los primeros de la clase) y abandona a su padre enfermo porque conserva rituales “paganos”. Pero también un hombre intachable para la comunidad que ayuda a los niños huérfanos y a las familias necesitadas y consolida un periódico de oposición al régimen militar. Nada es aquí maniqueo, gracias a la potencia y pudor de la voz que narra, la adolescente Kambili, que piensa mucho y habla poco en alto. Kambili está expuesta a tres influencias que determinan su liberación del yugo paterno-cultural-nacional: su hermano Jaja, siempre un paso por delante y contravoz perfecta de este aprendizaje; la familia de su tía Ifeoma, lúcida profesora universitaria con una vida precaria, y el padre Amadi, un sacerdote nigeriano que le descubre una manera política y vital de entender la religión (y el amor: “A lo largo de tu vida encontrarás más amor del que te va a hacer falta”).

La flor púrpura narra un momento de la formación en la vida de Kambili, adolescente de clase media alta en una Nigeria gobernada por un régimen militar

Los personajes de Adichie, tratados con cuidado aunque ocupen pocas páginas, encarnan concepciones del mundo sin sonar nunca a cartón piedra. Su secreto está en la empatía con la que construye las relaciones, la riqueza de matices y tensión emocional que muestran detalles aparentemente poco significativos, como la rivalidad entre primas por ver quién sabe cocinar (lucha de clases…).

Por eso es difícil destacar una línea de interpretación de esta novela con un denso poso universal. Quizá la del testimonio de fanatismo religioso, y Adichie merece un lugar de honor en esta tradición superviviente que va de Anton Reiser a Fanny y Alexander. O la de la falacia colonial en su múltiples facetas, incluida la religiosa: “A veces me imaginaba que Dios me llamaba, con su vozarrón de acento británico”. La del maltrato a la mujer y la construcción de la identidad en un mundo machista. La del sutil aprendizaje de la amistad y del amor.

Aunque la escritura de Adichie se ha perfeccionado con los años (algo evidente en el primer tramo de este libro), La flor púrpura es una novela con una inteligencia y candor especial, que se lee con desgarro y alegría.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 11-10-2018 20:27
# Ligazón permanente a este artigo
En mi casa no entra una gato. Pedro Zuazua Gil
Pedro pertenecía hasta hace poco al grupo de la Resistencia Gatuna, formado por todas aquellas personas que sin pudor decían «en mi casa no entra un gato, y punto». Hasta que un día conoció a Mía, una gatita blanca y parda que se instala en su piso y no solo se adueña del espacio, sino que también conquista su corazón. Pedro no podía imaginar hasta qué punto Mía iba a cambiar su vida.Divertidas, desenfadadas y emotivas, estas memorias gatunas desvelan todos los entresijos del mundo de los gatos. Y mucho más. Porque, en realidad, ¿quién no ha sido primerizo alguna vez?
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 09-09-2018 18:27
# Ligazón permanente a este artigo
Actos obscenos en lugar privado. Marco Missiroli.
A contracorriente del desapego y la indiferencia que reivindica la literatura contemporánea, Marco Missiroli ?laureado con innumerables premios en Italia, entre ellos el Campiello Opera Prima 2006 y el Mondello 2015 con esta obra? ha volcado toda su intimidad en este impúdico y pormenorizado relato de la educación sentimental de Libero Marsell, el protagonista, desde el día en que, con doce años, sorprende a su madre con el mejor amigo de la familia, hasta pasada media vida, cuando encuentra por fin el amor duradero.

Tras el nacimiento de su hijo, Libero comienza a escribir sus memorias. A partir de aquel imborrable instante de su niñez en el que descubrió con toda crudeza que la pasión no sabe de ataduras y convenciones, la historia recorre las últimas décadas del siglo pasado entre París y Milán. Así, echando la vista atrás, Libero rememora las numerosas experiencias sexuales y repasa el sinuoso proceso de madurez que lo lleva, finalmente, a percatarse del generoso y acogedor mundo de las mujeres. Primero Marie, la bibliotecaria, dispensadora de sabiduría, enamorada de los libros y de su soledad; más tarde Lunette, que le enseña el poder devastador de los celos y de la que huye, dejando atrás su existencia bohemia en París. Y por último, el frenesí de Milán, donde, entre los compañeros de la infancia, los textos de Buzzati y la taberna de Giorgio, se embarca en un sinfín de aventuras amorosas hasta que el encuentro fortuito con una persona lo conduce a alcanzar la insospechada plenitud.
NO ME HA GUSTADO.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 09-09-2018 18:26
# Ligazón permanente a este artigo
Stoner de John Edward Williams
Resumen y sinópsis de Stoner de John Edward Williams
William Stoner, hijo único de un matrimonio de granjeros que sobrevive en la penuria, es enviado a estudiar agricultura a la Universidad de Missouri. El objetivo de su padre es sencillo: que el chico aprenda técnicas nuevas y que, a la vuelta, se haga cargo de la granja. Pero en esas clases donde se sabe un intruso descubre la literatura, y de qué manera puede cambiar su vida. A partir de ahí, su fracaso matrimonial, su no del todo feliz peripecia profesional, su fidelidad a la institución, su búsqueda constante de una esquiva paz interior. Pero, sobre todo, una manera de hablar, de contar, que han merecido el elogio unánime de la crítica:
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 09-09-2018 18:21
# Ligazón permanente a este artigo
La isla de las mil historias de Catherine Banner
na pequeña isla en medio del Mar Mediterráneo, aislada, pero no olvidada del todo. Cuatro generaciones de una familia con sus roces, amores y contradicciones. Una historia común, bien hilada de principio a fin.

Se podría clasificar como una novela histórica, en la que se cuentan los hechos más importantes que han ocurrido a lo largo del último siglo, como las dos guerras mundiales, el cambio de moneda al euro o la crisis financiera. Pero al estar basada en una pequeña isla, la sensación que más te acompaña durante toda la lectura es la de la estrechez, cotidianidad y el aislamiento que provoca la vida en un pequeño pueblo, cuya única conexión con el mundo es mediante barco. La historia mundial solo importa en cuanto a lo inoportuno de los cambios que provoca en la cotidianidad de la isla. La guerra se lleva a los jóvenes, y muchos no vuelven. La llegada de la electricidad, la televisión o internet cambian las costumbres de la gente. El turismo masivo modifica completamente la forma de vida de la isla. La crisis llena de terror e incertidumbre a todos los personajes.

El hilo conductor de la novela es la vida de Amadeo y sus descendientes. El protagonismo va pasando de padres a hijos durante cuatro generaciones, pero todos tienen en común su amor/odio a la isla y las historias que ha ido recopilando a lo largo de su vida Amadeo. Historias sobre la isla, sobre su gente, historias reales, fantasías y supersticiones.

La familia Espósito está perfectamente descrita y cada integrante de la misma tiene un carácter tan distinto de los demás como ocurre en cualquier familia real. Algunos son fuertes, sobre todo las tres mujeres que acaban tomando las riendas de la familia en algún momento, otros son más débiles. Algunos no pueden imaginar su vida fuera de esa pequeña isla, otros no piensan más que en huir de ella. Algunos tienen claro lo que quieren, otros deambulan por la vida sin destino fijo.

Una historia cotidiana, muy bien ambientada, que engancha rápido y se lee fácil, a pesar de su longitud. Los personajes están muy bien definidos y son muy realistas. Gente buena que comete errores, gente no tan buena que hace cosas bondadosas. Y no le falta su pequeña dosis de humor, sus supersticiones infundadas, milagros y desastres naturales. Como la vida misma.

La isla de las mil historias. Catherine Banner. Traducción de Patricia Antón de Vez. Salamandra. Barcelona, 2017. 512 páginas.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 23-08-2018 13:32
# Ligazón permanente a este artigo
Mejor la ausencia de Edurne Portela
Crecer siempre implica alguna forma de violencia, contra uno mismo o contra aquellos que quieren imponer su autoridad. Cuando además la vida trascurre en un pueblo de la margen izquierda del Nervión durante los años 80 y 90, y todo es heroína, paro, detritus medioambiental, cuando en las calles silban cada semana las pelotas de goma y los gases lacrimógenos y las paredes están llenas de consignas asesinas, la violencia no es sólo un problema personal. Mejor la ausencia nos presenta una familia destruida, atravesada por la violencia de su entorno. Amaia, la pequeña de cuatro hermanos, narra ese entorno brutal desde su mirada de niña y adolescente. Compartimos con ella su miedo, su perplejidad, su rabia, ante un padre que hiere, una madre que se esconde, tres hermanos que, como ella, sólo buscan salir adelante.

Sobre_Mejor la ausencia_def

Amaia es la joven que se enfrenta, hasta alcanzar sus propios límites, a este mundo hostil. Amaia es también la mujer que años después vuelve a su pueblo para encontrarse con un pasado irresuelto. En ese camino de ida y vuelta, en sus huidas y regresos, descubrirá, a su pesar, que nadie escapa del entorno en el que se cría, de la familia que le toca en suerte. Y que reconocerlo es la única manera de sobrevivir.

“Hay una línea honesta sobre la que camina la voz de Edurne Portela, un diario íntimo que sale al ágora con la providencia del que sabe valorar la capacidad de la palabra, la tortura del silencio“, Natalia Cueto Vallverdú, en El Cuaderno

“Mejor la ausencia, cuyo ritmo narrativo resulta cautivador, es una de esas raras novelas, de las que entran pocas en una década“, José Belmonte, Zenda
La escritora Edurne Portela.
La escritora Edurne Portela. Moeh Atitar.

LIBROS LITERATURA Y MEMORIA
Edurne Portela: “No se puede escribir una novela sobre ETA con sangre fría”
La autora del ensayo 'El eco de los disparos' publica la novela 'Mejor la ausencia': sobre ETA, la heroína y el paro en los ochenta en el País Vasco. Mucho más oscura que 'Patria'.
La escritora Edurne Portela.
La escritora Edurne Portela. Moeh Atitar.

LIBROS LITERATURA Y MEMORIA
Edurne Portela: “No se puede escribir una novela sobre ETA con sangre fría”
La autora del ensayo 'El eco de los disparos' publica la novela 'Mejor la ausencia': sobre ETA, la heroína y el paro en los ochenta en el País Vasco. Mucho más oscura que 'Patria'.
5 septiembre, 2017 02:23
AVT ASOCIACIÓN DE VÍCTIMAS DEL TERRORISMO ETA TERRORISMO LITERATURA FERNANDO ARAMBURU
Peio H. Riaño @peiohr
La Gran Novela Vasca. Así podríamos llamar a la carrera desatada por la necesidad urgente de los autores vascos de ordenar el relato de los años de plomo y tortura en Euskadi. Es el inicio de un fenómeno literario extraordinario, en el que varias generaciones se funden en un mismo asunto, con perspectivas políticas, sociales y narrativas tan dispares como se le presupone al grito que llega una vez rota la amenaza etarra. Edurne Portela (Santurce, 1974) ha escrito una novela contra el peor de los enemigos de la democracia: el silencio.

Mejor la ausencia (Galaxia Gutenberg) es la historia de una familia en la margen del Nervión, en los años ochenta, asfixiada por los efectos de la reconversión industrial, la heroína, la kale borrola y un futuro sin posibilidad de escapatoria. Por resumirlo: “Es mucho más oscura que Patria”, dice su autora sobre el texto de Fernando Aramburu, empujada por este periodista a que compare su obra con el fenómeno de masas -todavía caliente-, que quiere pasar como la obra de referencia del canon de la Gran Novela Vasca, con todos sus peros.
La escritora Edurne Portela.
La escritora Edurne Portela. Moeh Atitar.

LIBROS LITERATURA Y MEMORIA
Edurne Portela: “No se puede escribir una novela sobre ETA con sangre fría”
La autora del ensayo 'El eco de los disparos' publica la novela 'Mejor la ausencia': sobre ETA, la heroína y el paro en los ochenta en el País Vasco. Mucho más oscura que 'Patria'.
5 septiembre, 2017 02:23
AVT ASOCIACIÓN DE VÍCTIMAS DEL TERRORISMO ETA TERRORISMO LITERATURA FERNANDO ARAMBURU
Peio H. Riaño @peiohr
La Gran Novela Vasca. Así podríamos llamar a la carrera desatada por la necesidad urgente de los autores vascos de ordenar el relato de los años de plomo y tortura en Euskadi. Es el inicio de un fenómeno literario extraordinario, en el que varias generaciones se funden en un mismo asunto, con perspectivas políticas, sociales y narrativas tan dispares como se le presupone al grito que llega una vez rota la amenaza etarra. Edurne Portela (Santurce, 1974) ha escrito una novela contra el peor de los enemigos de la democracia: el silencio.

Mejor la ausencia (Galaxia Gutenberg) es la historia de una familia en la margen del Nervión, en los años ochenta, asfixiada por los efectos de la reconversión industrial, la heroína, la kale borrola y un futuro sin posibilidad de escapatoria. Por resumirlo: “Es mucho más oscura que Patria”, dice su autora sobre el texto de Fernando Aramburu, empujada por este periodista a que compare su obra con el fenómeno de masas -todavía caliente-, que quiere pasar como la obra de referencia del canon de la Gran Novela Vasca, con todos sus peros.

Portela explica a este periódico que tanto novela como ensayo parten de una duda común: “¿Qué significa vivir en un contexto violento?”

Portela ha reunido un conflicto familiar en plena tormenta política, para tratar de resolver cuestiones que dejó pendientes en el ensayo El eco de los disparos (Galaxia Gutenberg), donde montó un recorrido por el reflejo literario y cinematográfico del terrorismo de ETA. La doctora en Literaturas Hispánicas por la Universidad de Chapel Hill (Carolina del Norte) explica a este periódico que tanto novela como ensayo parten de una duda común: “¿Qué significa vivir en un contexto violento?”.

Una novela feminista
Al terminar El eco de los disparos echó en falta el tratamiento de los “elementos oscuros”, propios de las relaciones humanas. Y de ahí Mejor la ausencia, un relato sobre la violencia. Es un conflicto emocional y político en tiempo real, a lo largo de tres décadas, desde 1979 a 2009. El lector asiste al crecimiento de Amaia, en un relato en primera persona que desvela la angustia de una familia agrietada por la presión exterior y la figura de un padre autoritario, incapaz de crear un refugio para los suyos. Ahí ninguno de los hermanos está a salvo: ni Amaia, la pequeña, ni Aníbal, el yonki, ni Aitor, el filósofo, ni Kepa, el borroka. Ni, por supuesto, su madre, arruinada por haberse sometido a la dictadura de un ser sin nociones de respeto y protección.

Schwarzenegger tiene un tanque y se lo pasa pipa aplastando cosasSchwarzenegger tiene un tanque y se lo pasa pipa aplastando cosasJ.E.En la Jungla. El exgobernador de California siempre será Terminator, y es que él tiene un tanque como quien tiene una bicicleta. Y le encanta aplastar cosas.
recomendado por
La escritora Edurne Portela.
La escritora Edurne Portela. Moeh Atitar.

“Me gustaría que se entendiera como una novela feminista”, aclara. Porque es un libro sobre cómo la violencia patriarcal y machista, en una sociedad brutal aceptada, con el maltrato como modo de relación asumido, determina la formación de las personas. La mirada de esa niña que crece es la que introduce en las primeras vivencias y recuerdos de la violencia. “Eso quería explorar, cómo la violencia afecta en nuestra formación”.

La erupción de novelas del conflicto forma parte del proceso pacificador. Una vez acaban las armas, entran las letras. Ahora la lucha está en la construcción del relato y en los múltiples puntos de vista que vamos a leer sobre el terrorismo. ¿Antes habría sido más difícil? “Ahora es más fácil escribir sobre ETA que hace una década. La crispación social era mucho mayor y si vivías en la sociedad vasca, la violencia era demasiado tangible. Escribir sobre ello suponía un riesgo”, cuenta. Reconoce la labor anterior de Ramon Saizarbitoria e Iban Zaldua.

Han pasado seis años, la sangre caliente se va templando. Aunque la sangre no se enfría del todo. A mí esta novela me ha removido muchísimo, yo esta novela no la he escrito con sangre fría

Portela pide a la novela “dar luz” para adentrarse en este mundo tan opaco, del que tan poco se ha hablado: “Cada uno desde sus principios éticos, desde sus principios políticos y desde su imaginación”.

Es un asunto personal. “Han pasado seis años, la sangre caliente se va templando. Aunque la sangre no se enfría del todo. A mí esta novela me ha removido muchísimo, yo esta novela no la he escrito con sangre fría”, dice. Ha desaparecido la inmediatez de la muerte, el dolor y la amenaza, pero... “No se puede escribir una novela sobre ETA con sangre fría”, añade. ¿Y equidistante? “¡No! No he querido hacer una novela equidistante”.

Contra el silencio
El primer flash es por alguna carretera de montaña, las metralletas de la Policía en la frontera con Francia y el viaje con su padre y su madre a visitar a su tío y sus amigos “los señores de las barbas”, escondidos en el monte. Portela quiere que el fenómeno de la novela vasca sea una herramienta para que sirve la gente pueda posicionarse en el pasado común. “Esto es fundamental para afrontar el trabajo que queda por hacer a favor de la convivencia y en contra del silencio”.

Lo más llamativo de Mejor la ausencia es cómo desmonta la idea de la asepsia política en el relato del seno de una familia. Esta novela llega con la intención de aclarar que la despolitización de la cultura es imposible. “La Academia tiende a no vincular lo personal con lo político, porque lo personal lo embarulla todo con los afectos. Y en lo político es mucho más discernible los blancos y negros. La ficción da la oportunidad de abandonar esa visión polarizada, para transitar por los matices y por las zonas más oscuras”, explica.

Mi novela es la margen izquierda del Nervión, en una época de violencia brutal de ETA, de los GAL, el paro, la desindustrialización y una juventud desarraigada

Los afectos y la objetividad se relacionan a la perfección en la obra de Portela, gracias a la exploración de unos personajes condicionados por el entorno, como peleles incapaces de alterar el desastre al que están abocados. “La ficción es una herramienta de conocimiento”, asegura la ensayista. “No pretendo dar una tesis sobre la formación de ETA, porque es un tema muy complejo. Mi novela es la margen izquierda del Nervión, en una época de violencia brutal de ETA, de los GAL, el paro, la desindustrialización y una juventud desarraigada”.

Son seres desengañados que transitan de Eskorbuto a Kortatu, de la insatisfacción vital a la lucha callejera de la izquierda abertzale. “Esta no es la Euskadi idílica del pueblito. Es la Euskadi dura del conflicto industrial”.

La esperanza es Amaia, hambrienta lectora de 16 años, que se permite sacudirle al Gran Ego Literario Patrio: “Hace una tarde muy agradable y bajo al jardín a leer Cien años de soledad. La del pesado de Marías no la he acabado”. Dulce venganza de la autora. “Es una chavalita de 16 años, cómo no le va a aburrir Javier Marías. Es una pequeña pulla”, reconoce Portela.

Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 01-08-2018 11:01
# Ligazón permanente a este artigo
Tierra de Campos de David Trueba
Tierra de campos
Trueba, David

Con el objetivo de enterrar a su padre en el pueblo donde nació, Daniel emprende un viaje en un vehículo muy particular, un coche fúnebre, conducido por un chófer ecuatoriano, pintoresco y charlatán, de la mejor estirpe cómica. ¿Quién es de verdad Dani Mosca? Quizá, como sostiene él mismo, es sólo un tipo que hace canciones, sobre todo canciones de amor. Pero es también el niño que creció en un barrio humilde; que encontró la amistad más profunda de esa manera accidental en que uno encuentra las grandes cosas de la vida; que viajó y disfrutó de su oficio en la música hasta que la tríada clásica de los excesos (sexo, drogas y rock and roll) desintegró el grupo que había formado con sus amigos del alma; y cuya vida se sostuvo en un equilibrio precario pero resistente entre el deseo y la realidad.

Ésta es una novela que a ratos se lee como una canción. Contiene la visión personal de un tiempo y unos lugares en los que Dani Mosca se construyó una identidad propia a fuerza de ideales y sueños, y también de algunos autoengaños y mentiras. Un viaje profundo e intenso, sensible y directo, donde se perciben las huellas y las cicatrices del paso del tiempo. David Trueba vuelve a desplegar, bajo una estructura poderosa y zigzagueante, hecha de hilos que se entrelazan, su prodigioso pulso narrativo para proyectar una mirada aguda y reflexiva sobre las paradojas y las perplejidades que rodean nuestra existencia y adentrarse con lucidez en el laberinto de los afectos y los sentimientos. El resultado es un libro deslumbrante en cada una de cuyas páginas palpita la vida.


De David Trueba se ha escrito:

«Los dispositivos habituales de Trueba: diálogos, humor ácido, una lengua literaria que se maneja con envidiable naturalidad y fluidez tanto en la reflexión como en la simulación de las hablas y códigos» (J. Ernesto Ayala-Dip, El País).

«Los libros de David Trueba no han hecho sino acrecentar su estatura en España de artista e intelectual de izquierdas, de los pocos que quedan –me atrevo a decirlo– verdaderamente multidisciplinares y verdaderamente grandes» (José María Moraga, Estado Crítico).

«Las novelas de Trueba mezclan el humor y la melancolía, hablan de la familia y la soledad, de los conflictos del amor y el deseo, de la frustración profesional y emocional y la pasión por aprender» (Daniel Gascón, Heraldo de Aragón).

«David Trueba escribe novelas que te pegan un puñetazo en la cara cuando las lees y te hacen reflexionar» (José Antonio Sau, La Opinión de Málaga).

«Trueba confirma que es buen escritor, y que para serlo no se precisa de alharacas. Basta con que te importe lo que cuentas y saber transmitirlo al lector» (J. M. Pozuelo Yvancos, ABC).

«Trueba es un cerebro que sabe cambiar el juego milimétricamente, de los que batallan y consiguen sacar lo mejor de sí» (Eusebi Lahoz, El Periódico).

«Asentado ya en un estatus de creador de referencia, cuya lucidez relaja en un país eternamente crispado» (Luis Alonso Girgado, El Ideal Gallego).
Trueba, David


David Trueba (Madrid, 1969) estudió periodismo, profesión que nunca ha abandonado. Sus artículos de prensa están recogidos en distintas antologías, la última de ellas Érase una vez (Debate, 2013). Ha dirigido en televisión espacios tan singulares como El peor programa de la semana o la serie ¿Qué fue de Jorge Sanz? Su carrera cinematográfica, aparte de guiones para otros directores como Los peores años de nuestra vida o La niña de tus ojos, transcurre entre su exitoso debut con La buena vida en 1996 y Vivir es fácil con los ojos cerrados, que en 2014 se alzó con seis Premios Goya, entre ellos el de Mejor Película. Su trayectoria como novelista ha estado siempre ligada a la editorial Anagrama desde la publicación de su primer libro, Abierto toda la noche, en 1995. En 1999 apareció Cuatro amigos, que mantiene un idilio ininterrumpido con los lectores, y en 2008 su novela Saber perder conquistó, entre otros, el Premio de la Crítica y el de mejor libro del año según El Cultural de El Mundo. Fue finalista del Premio Médicis en Francia y sus novelas están publicadas en una docena de lenguas.
Música
Entrevista
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 01-08-2018 10:46
# Ligazón permanente a este artigo
Una madre de Alejandro Palomas
El retrato de una ciudad acogedora y esquiva a partes iguales, de una familia unida por los frágiles lazos de la necesidad y del amor y la mirada única de una mujer maravillosa en un momento extraordinario.
Faltan unas horas para la medianoche. Por fin, después de varias tentativas, Amalia ha logrado a sus 65 años ver cumplido su sueño: reunir a toda la familia para cenar en Nochevieja. Una madre cuenta la historia de cómo Amalia entreteje con su humor y su entrega particular una red de hilos invisibles con la que une y protege a los suyos, zurciendo los silencios de unos y encauzando el futuro de los otros. Sabe que va a ser una noche intensa, llena de secretos y mentiras, de mucha risa y de confesiones largo tiempo contenidas que por fin estallan para descubrir lo que queda por vivir. Sabe que es el momento de actuar y no está dispuesta a que nada la aparte de su cometido.
Un cartel luminoso que emite mensajes desde una azotea junto al puerto, una silla en la que desde hace años jamás se sienta nadie, una Barcelona de cielos añiles que conspira para que vuelva una luz que parecía apagada, unos ojos como bosques alemanes y una libreta que aclara los porqués de una vida entera… Una madre no es solo el retrato de una mujer valiente y entrañable, y de los miembros de su familia que dependen de ella y de su peculiar energía para afrontar sus vidas, sino también un atisbo de lo que la condición humana es capaz de demostrarse y mostrar cuando ahonda en su mejor versión.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 01-08-2018 10:44
# Ligazón permanente a este artigo
La cometa rota de Paula FOX
El padre de Liam está enfermo y morirá pronto. Enfermó de SIDA, y eso es lo que Liam no quiere aceptar. Tampoco admitir que hace tres años que descubrió la verdad sobre su padre... Fue aquel día en la playa... La mañana en que rompió la cometa que él le regaló y la enterró en la arena. Sin embargo, la muerte de su padre dará a Liam la respuesta al sentido de su propia vida. Una historia sobre la homosexualidad de un padre de familia, y la lucha de un hijo por aceptar esa realidad.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 01-08-2018 10:38
# Ligazón permanente a este artigo
La cena de Herman Koch
Quizá recuerden una noticia de hace algunos años. En Barcelona, en 2005, tres jóvenes de entre 16 y 18 años fueron detenidos por agredir y asesinar a una indigente que dormía en un cajero automático. La quemaron viva. No creo que haga falta entrar en detalles. Esta novela de Herman Koch va de eso. Bueno, en realidad, “parece” que va de eso. Déjenme que cite un extracto del texto de la contraportada y luego les explico el origen de mis dudas:

¿Hasta dónde es capaz de llegar un padre para encubrir a un hijo que comete un delito injustificable? ¿Debe prevalecer el instinto de protección paterna, o la lealtad a unas normas sociales que garantizan la coherencia y la fortaleza del grupo? Estas y otras preguntas de igual calibre surgen como dardos durante la lectura de La cena, una novela ácida y provocadora que apunta sin miramientos a toda una clase social acomodada de los Países Bajos y, por extensión, de toda Europa, instalada en una inercia de autosatisfacción y complacencia, e indiferente hacia el devenir de la generación que ha de sucederla.
[…]
Tras cosechar un éxito inmediato y arrollador en Holanda —copó las listas de bestsellers, y ya ha vendido más de 340 mil ejemplares—, La cena ganó el Premio del Público y fue declarado Libro del Año 2009.

Este último párrafo es la parte que yo no entendía: ¿cómo una novela en apariencia tan de crítica social había logrado colocarse como betseller tanto en Holanda como en España? Yo siempre había pensado que los betsellers (lo que se entiende hoy en día como tal y salvo honrosas excepciones) eran esos libros de los que no se extraían enseñanzas ni buscaban confrontación directa con acontecimiento social alguno si no era para sacar provecho a fuerza de exprimir los tópicos de acción más habituales del cine y la televisión. Cuando leo la citada contraportada que me habla de inercias, autosatisfacciones, complacencias, devenires indiferentes generacionales y tiros a matar a la burguesía holandesa y luego veo lo de éxito arrollador y sí chorrocientos mil ejemplares vendidos me asaltan las dudas: ¿habremos al fin aprendido a leer? ¿Son los holandeses una raza aparte? ¿Tendrá el cambio climático algo que ver con todo esto? Sólo había una forma de salir de dudas (dos, si incluimos la tortura al editor): leerlo. Lo acabé hace poco.

* * * * * * * *

LA NOVELA

La historia que cuenta la novela es la siguiente: el protagonista, un hombre de clase media, mediana edad, felizmente casado y con un hijo de dieciséis años, asiste con su mujer a una cena en un restaurante de postín en el que ha quedado con su hermano, un político de prestigio cuyo partido tiene todas las papeletas para ganar las inminentes elecciones. La cena en cuestión tiene una razón de ser: decidir el futuro de sus hijos después de que estos hubiesen matado a una indigente en un lugar y de un modo similar al hecho real mencionado al comienzo de este post. Las preguntas formuladas en la contraportada son, pues, legítimas. Se las recuerdo: ¿Hasta dónde es capaz de llegar un padre para encubrir a un hijo que comete un delito injustificable? ¿Debe prevalecer el instinto de protección paterna, o la lealtad a unas normas sociales que garantizan la coherencia y la fortaleza del grupo?

Bien, de ser así; si la cena fuese realmente un lugar para el debate acerca de la ética y sobre la burguesía y la indiferencia, la inercia, la complacencia y la autosatisfacción yo podría haber perfectamente sucumbido a sus encantos y proclamado a voz en grito: benditos los holandeses que han hecho de esto un betseller y benditos sus hijos y sus nietos también y bendita la madre que los parió. Pero no puedo. Y no puedo por Koch, el bueno de Koch, quien para colar esto como betseller ha tenido que hacer trampa.

(A partir de este instante ándense con ojo pues no voy a tener miramientos a la hora de destriparles tanto los entresijos como el final de la novela por lo que si no quieren conocer el final pero sí mi opinión les invito a saltarse el resto de la reseña desplazándose directamente al último párrafo donde trataré de resumir, en muy pocas palabras, la sensación final que me ha producido.)

Para empezar no conocemos los traumáticos hechos –aquellos de los que los críos son culpables- sobre los versará la cena hasta la trascendental página 120. Eso son 120 páginas (de un total de 285) dedicadas a presentarnos los personajes y su status social. Esta es la parte de la novela que concentra el prometido debate sobre la concienciación social, pero no porque así lo plantee la acción desarrollada sino porque quien más quien menos ya sabe de qué va la película y dedica los ratos tontos en que se describen pormenorizadamente los platos del menú y el método de trabajo del restaurante a pensar en ello. Lo de los menús, por cierto, es la forma que tiene Koch de contarnos lo gilipollas que se vuelven algunos cuando tienen dinero; el mencionado ataque a la burguesía. En realidad si encontrásemos en la calle una versión de este libro con las portadas arrancadas y nos pusiésemos a leerlo inmediatamente lo más probable es que creyésemos que alguien nos está tomando el pelo y nos preguntásemos cuándo va el escritor a tomarse la molestia de contarnos a qué viene tanto misterio.

LA PÁGINA 120

Y es que, como decía antes, la página 120 es vital, no por la hazaña juvenil de matar un indigente sino por lo que ocurre antes y después. Fíjense.
ANTES el protagonista era el bueno, ya saben: padre de familia que se preocupa por si hijo, que descubre algo terrible y se pregunta cómo afrontarlo; padre que tiene a mayores la desgracia de un hermano que se dedica a la política, que como tal es medio gilipollas y lo invita a cenar seguro que para pedirle que guarde silencio por aquello de joderle las elecciones con algo tan insignificante como la muerte de un muerto de hambre, algo que nuestro protagonista, un hombre de intachable conducta, profesor de instituto, no está seguro de querer escuchar (no sabemos si aceptar).
DESPUES el protagonista es un hijo de puta y su hijo, a su lado, la madre Teresa de Calcuta por muchos indigentes que haya flambeado. Su madre más o menos: antes nos hubiéramos casado con ella, ahora es peor que una Angela Chaning venida del infierno. Y su hermano, como no podía ser de otra manera, una bellísima persona que quiere lo mejor para sus niños: una educación ejemplar y una conciencia tranquila.

Yo siento una particular debilidad por Fernando Arrabal. Recuerdo como una de mis grandes novelas de mi juventud aquella torre herida por el rayo que me enganchó al ajedrez. Arrabal dedicaba toda la novela a invertir los papeles de los protagonistas, dos jugadores de ajedrez, logrando que el que en un primer momento parecía buena persona demuestre durante el transcurso de la novela ser un auténtico cabrón mientras que el otro pasa de demonio a querubín. Arrabal, decía, dedica a hacer creíble ese cambio más de doscientas páginas. ¿Cómo puede Herman Koch lograr el prodigio de hacer lo mismo en el mismo espacio si ya hemos visto que la mayor parte de la primera mitad del libro la dedica a contar banalidades? ¿Quieren saberlo? ¿De verdad quieren que se lo diga? Vale. Hace trampa.

LA TRAMPA

¿Es un betseller, recuerdan? Tenía que haber algo que bajase el nivel. Bien, pues la trampa es una enfermedad hereditaria sin nombre (al menos no se llega a decir). Así de sencillo. En la mitad del libro, más o menos, descubrimos que el protagonista es un ser violento que ha sido inhabilitado temporalmente para ejercer la docencia hasta que un psiquiatra determine que está psicológicamente preparado para ello, algo que se ve a todas luces no va a ocurrir jamás. En un momento determinado, como si tal cosa, nos enteramos también de que lleva nueve años de baja y que hace poco abandonó voluntariamente la medicación que inhibía sus impulsos. Con esto lo que Koch justifica es que durante la primera parte el tipo fuese como una marioneta y sus actitud bastante pacífica y que lo que no sabía no lo sabía porque no se lo había contado su mujer, que lo protegía para no alterale los biorritmos. Lo que no se justifica de ningún modo es que esta novela, que está narrada en primera persona desde el presente, esto es, desde un momento claramente violento del personaje, oculte esa información. Si hubiese sido narrado en tercera persona a partir de los diarios del protagonista podría aceptar la trampa, pero así no. La imagen del personaje durante la novela no se corresponde con la que tenemos al final, con la del narrador actual. Esto es muy molesto o a mí me lo parece, que para el caso es lo mismo, por más que el resultado –la supuesta sorpresa- sea lo que haga de esta novela lo que realmente es -un betseller- y por lo tanto entretenida. Que de repente todos dejasen de ser lo que parecían para convertirse en caricaturas de una película del oeste es lo que acaba con la presunción de que estamos frente a una novela de reflexión pues leyendo esto la conclusión a la que llegamos no es tanto la amoralidad que se apodera de la sociedad como la importancia de hacerse la amniocentesis para evitar la proliferación de indeseables.



EN RESUMEN

Que muy mal por Koch, en general, por vender humo y bien por la editorial por haberse hecho con los derechos de una novela de tanto éxito. Para aquellos que se hayan saltado lo anterior decirles que en general me gustó moderadamente tirando a poco mientras la leía pero que el final resulta decepcionante por una trampa que pone el autor en el camino; una trampa que desmerece el conjunto y acaba con lo que podía haber sido: el prometido análisis del hombre versus la amoral sociedad.
Autor y actor holandés, Herman Koch ha desarrollado una notable carrera como actor, tanto en la radio como en la televisión o el cine, participando en populares series cómicas de su país, así como en varias películas con papeles menores. Además, es un colaborador habitual en prensa escrita, donde mantiene dos columnas de opinión.

En lo literario, es conocido por sus relatos cortos, con los que ha publicado varias antologías, así como por sus novelas, logrando un gran éxito con La cena (2009) obra que se llevó el Premio del Público en Holanda y que ha sido traducida a más de 20 idiomas. Ha recibido sendas adaptaciones tanto al teatro como al cine.

Desde entonces ha publicado varias novelas más, algunas de ellas tan importantes como Casa de verano con piscina o Estimado señor M.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 02-07-2018 19:47
# Ligazón permanente a este artigo
Para acabar con EDDY BELLEGHEULE de EDOUARD LOUIS
Lo habitual a su llegada al colegio es que el niño Eddy Bellegueule sufriera las humillantes palizas de un chico pelirrojo y otro un poco jorobado. Le escupían a la cara. En ocasiones le obligaron a comerse el esputo. Sus dos verdugos son chicos reales, viven en Picardía (norte de Francia), pero su víctima nunca les puso nombre. La violencia, dice ahora ese niño adulto, “está fuera de los individuos. Es el sistema el que la produce”.


Para terminar con Eddy Bellegueule fue uno de los libros más exitosos del año en Francia en 2014. Era y es todavía la primera obra de un joven homosexual que ha puesto palabras a su calvario. Eddy huyó de su casa a los 16 años, rompió con su pasado y se cambió el nombre. Ahora es un universitario llamado Édouard Louis y una revelación literaria: este su primer libro ha vendido 250.000 ejemplares. Su impacto ha sido enorme. Tras su publicación recibió entre 2.000 y 3.000 cartas. “En ellas todos me decían lo mismo: que habían sufrido la misma situación”.

Traducido a una decena de idiomas, su libro, que sacude los cimientos de una sociedad que se quiere culta e igualitaria, llega a España.

Esta entrevista tiene lugar en un gran café de París, donde ahora vive. Con solo 22 años y sus maneras delicadas, habla echando el cuerpo hacia delante, con la misma pasión y la misma fuerza de su estilo narrativo.

PREGUNTA. Resulta llamativo comprobar que haya tanta homofobia en la sociedad francesa.

RESPUESTA. No creo que sea diferente en otros países. Mucha gente me dice que esta realidad que yo describo no existe, y no es cierto. Lo que pasa es que es algo de lo que no se habla. Es invisible porque se excluye del discurso político y del discurso literario. Es uno de los mecanismos de la violencia: hacerla invisible. También sucede que hay mucha dificultad en contar el sufrimiento, confesar que uno sufre, que es humillado y excluido. Porque eso también es violento para uno mismo. Eddy Bellegueule se deja pegar en el colegio. Yo mismo protegía a mis agresores. Yo mismo era el más eficaz mecanismo de simulación. Empecé a escribir mi libro en 2010, antes de los movimientos homófobos que hemos conocido, como La Manif Pour Tous [contra el matrimonio homosexual]. Son movimientos que demuestran la existencia de esa realidad que describo. Aunque es verdad que vivir la homosexualidad en París es algo más sencillo.

“Se nos etiqueta nada más llegar a este mundo y nos hemos construido como personas en esa dominación invisible”

P. Sorprende también la falta de cultura que describe en su entorno.

R. Sí. Describo un mundo en el que la literatura está completamente ausente. Desde que nací hasta los 16 años nunca leí. Leer era, de hecho, un síntoma de afeminamiento. Son cosas que fomentan aún más la exclusión. Que te guste la escuela, someterte a su disciplina, también es cosa de maricas. Hay una especie de desajuste entre el sistema escolar y los hijos de clases populares. Se encuentran en el mismo espacio, pero no hablan el mismo idioma.

P. Finalmente, usted se ha convertido en un burgués culto, como dice que se veía a sí mismo en su libro, alejado del monstruo que creyó ser. Se ha liberado.

R. El transfuguismo es un elemento habitual en la literatura y el cine, pero yo soy ahora libre casi por azar. No tenía otra salida más que la huida.

P. Podía quedarse y seguir sufriendo.

R. No. La vida de Eddy Bellegueule era imposible. Yo no podía convertirme en un duro y huyendo no tenía nada que ganar. Ahora estoy contento, pero me interesa explorar esto de la huida, que no es fácil ni en la vida ni en la política. Ahí está el caso de Edward Snowden.

P. ¿Ha podido reconstruir su relación con su familia y sus amigos de antaño?

R. Es imposible. Los reencuentros son violentos. Cada cosa que digo es tomada por una agresión. Soy el único de mi familia que ha estudiado y me echan en cara cómo visto y cómo hablo. Creen que lo hago para humillarles. Es una violencia que nos aleja. Hay una obra de teatro que me gusta mucho de Jean-Luc Lagarce, Juste la Fin du Monde (Solo el fin del mundo), una pieza autobiográfica. Lagarce murió de sida muy joven, era de origen humilde y vino a París. Cuenta que antes de morir volvió a su familia, a la que no veía desde hacía mucho, para anunciarles su muerte. Y no logra hablar con ellos. La obra de teatro es una sucesión de monólogos. Nunca consigue un auténtico diálogo. De modo que se va sin decirles que va a morir. Es lo que me pasa a mí. Cualquier intento de diálogo es violento. Mi libro es en realidad una llamada a la revuelta contra este tipo de vida que lleva gente como mi familia. Es una vida dominada.

P. Produce mucha tristeza saber que usted no tiene un solo recuerdo feliz de su infancia.

R. Es cierto. El rechazo que yo sentía por ser diferente era tan poderoso que condicionaba toda mi visión del mundo. Pero de lo que me interesa hablar es de la violencia, porque cuando llegamos a este mundo se nos etiqueta: eres marica, negro, judío, árabe, mujer, provinciano… Me parece que todos nos hemos constituido en esa dominación a veces invisible que nos conforma como personas.

“Hice teatro y también fui militante político, pero la literatura es para mí el mejor medio para expresarme”

P. ¿Le ha salvado la literatura?

R. Por supuesto. Al irme de casa sentí una gran necesidad de dar la palabra a ese mundo que había vivido. Hice teatro y he sido militante político, pero la literatura es para mí el mejor medio de expresarme. Hablar de la violencia es una forma de combatirla. Mi madre, por ejemplo, es víctima de todo ello. Si se le pregunta por qué dejó de estudiar, responde que no le interesaba, que fue ella la que eligió dejarlo, cuando en realidad fue excluida violentamente porque su perfil no se correspondía con el medio en el que estaba, porque no tenía las herramientas para tener éxito en la escuela.

P. ¿Ha empezado ya su segundo libro?

R. Sí, estoy a punto de acabarlo. Se centra en las condiciones de vida de los inmigrantes argelinos en Francia. Conocí a un chico con el que estuve hablando toda la noche. Me contó su vida y la de su padre, y de golpe descubrí ahí toda la violencia racista que no conocía. El racismo de la gente, pero también del Estado francés, que alojaba a los argelinos después de la guerra en inmuebles inmundos, insalubres, donde había reglas estrictas para volver a casa o acostarse a una hora determinada. Comer todos juntos... Un sistema inimaginable en el siglo XX en Francia. Son vidas que no se conocen. Para mí, utilizar la fuerza de la literatura para dar la palabra a todo eso me parece importante.

P. Ha desarrollado usted una gran sensibilidad hacia el sufrimiento ajeno.

R. La violencia que he conocido no es responsabilidad de los que la ejercían, sino producida por su propia exclusión. Es el principio de la conservación de la violencia. Por eso construyo mi libro describiendo la vida de los otros. Todo está calculado literariamente para lograr una revuelta no contra la violencia de las clases populares, sino contra lo que produce toda esa violencia. Mire lo que ha pasado con los atentados de París. Cuando se mira la vida de esos hombres que mataron se ve que verdaderamente llevaban una existencia miserable, muy violenta, de una extrema pobreza. Evidentemente, lo ocurrido se puede comprender.

P. Aunque no justificar.

R. Exacto. Lo difícil es operar una reformulación del compromiso político. No se trata de excusarlos, pero la cuestión es buscar las causas, porque estas suelen estar fuera de los individuos. Decir simplemente que esos tipos son monstruos no lleva a ninguna parte. Nada cambia. Si modificas el sistema escolar, si se renuevan las prisiones y todo eso, quizá las cosas sean diferentes. Yo no creo que mi padre sea culpable de llamarme marica cuando era niño. Es un sistema el que lo produjo.
Édouard Louis, nacido con el nombre de Eddy Bellegueule y que más tarde transformó en Édouard Bellegueule, creció en el norte de Francia, en Amiens, en la capital de Picardía, donde precisamente se ambienta su primera novela Adiós a Eddy Bellegueule. Louis creció en el seno de una familia pobre sostenida con ayudas del gobierno: su padre era un trabajador en paro y su madre se ganaba la vida cuidando ancianos.3​ La pobreza, el racismo y el alcoholismo le rodean desde su niñez, así como la violencia, temas que abordará en su obra literaria.4​

Fue el primero de su familia en ir a la universidad, y en 2011 fue admitido en la École Normale Supérieure de París.5​ En 2013 cambió oficialmente su nombre por Édouard Louis.6​ Ese mismo año editó la obra colectiva, Pierre Bourdieu. L'insoumission en héritage, en la que analiza la influencia de Pierre Bourdieu en el pensamiento crítico y la emancipación política.7​ Con esa misma editorial concibió Des Mots (Las palabras), una serie de textos sobre las humanidades y las ciencias sociales, el primero de los cuales sería para una recolección de ensayos de Georges Didi-Huberman y Didier Eribon.8​

En enero de 2014, con 21 años, publicó Para acabar con Eddy Bellegueule, una novela autobiográfica. El libro recibió una gran atención de los medios de comunicación.9​10​11​ La novela también alimentó el debate y controversia sobre la percepción de la clase trabajadora.12​ El libro fue uno de los más vendidos en Francia, con más de 200.000 copias, y se ha traducido a más de 20 lenguas.13​14​ Didier Eribon habló de la «enorme gesta» del libro y Le Monde y Les Inrocks elogiaron Louis como «un gran escritor que recuerda Thomas Bernhard», mientras que Xavier Dolan destacó «la autenticidad inconfundible de los diálogos, como si Édouard Louis hubiera escrito siempre».
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 02-07-2018 19:36
# Ligazón permanente a este artigo
El astronauta de Bohemia de Jaroslav Kalfar
En la aventura, nos encontramos con Jakub Procházka, un joven dedicado al estudio de la astrofísica con un pasado ligado al comunismo que aun en su mayor esplendor profesional sigue atormentándole con el recuerdo traumático de su infancia. Por su excelencia en la labor científica, y la total certeza de librarse de toda la culpa y rechazo social debido a la vinculación política de su padre en el pasado, el Gobierno le otorga la misión de recoger muestras de un polvo cósmico que ha aparecido en el Espacio interponiéndose entre la Tierra y Venus.

Más allá del viaje de su vida, con todo el poder para convertirle en un héroe para la historia de la Republica Checa y el mundo en general, esta decisión le pondrá entre la espada y la pared: el abandono de su mujer, enfrentarse a la soledad así como al peso del pasado que le oprime.

Ello nos invita a empatizar con el dolor, el sufrimiento, la soledad, la confusión y el miedo de Jakub. Con una destreza brillante y única, el joven escritor Jaroslav Kalfar nos conduce por los distintos caminos de la mente con una angustiosa, real y habilidosa destreza, en el que el lector, comparte las emociones del protagonista.

El miedo a uno mismo, al pasado y al futuro, en sí mismo, se personifica para convertirse en el mejor acompañante de un viaje que le llevará más allá de la misión astrofísica. El viaje le permite conocer todos los rincones de su memoria, enfrentarse a sus miedos y angustias y enfrentarse a un presente, cada día, que no reconoce.

En un futuro incierto, que cada día puede no llegar, Jakub en El Astronauta de Bohemia se convierte en una mirada reflexiva para los lectores. Una vista hacia la humanidad, una reflexión de la democracia actual y una representación del ser. ¡Agárrense que despegamos hacia la aventura!
El astronauta de Bohemia (Editorial Tusquets) es el título con el que el escritor norteamericano de origen checo, Jaroslav Kalfar, se ha dado a conocer en todo el mundo. Un nuevo autor que, en palabras de su editorial, evoca intensamente los mundos de Murakami y Kundera, en una odisea sorprendente e intergaláctica en torno al amor, la ambición y la naturaleza humana. “Parte de mi motivación a la hora de escribir la novela fue indagar en la complejidad del legado del comunismo y la paradoja que se produce a resultas de la fricción que se da entre la importancia de recordar y el hartazgo que genera en la opinión pública: sí, somos una nación oprimida, sí, conseguimos liberarnos, ¿y ahora qué hacemos con esta libertad?, ¿cómo moldeamos nuestro futuro?”, comenta Kalfar, en relación a su obra. Del espacio exterior a la superficie terrestre, del pasado reciente al futuro inmediato, de los acontecimientos históricos a la intimidad de la vida doméstica, de la aspereza de la realidad política a los delirios de una mente desbocada, El astronauta de Bohemia se plantea en su centro una serie de cuestiones eternas sobre la condición humana: los límites del deber filial y patriótico, la capacidad de redención, la posibilidad de entender y perdonar al otro, el derecho a una segunda oportunidad…

«Quizá lo más desconcertante de la misión era lo deprisa que me había acostumbrado a las rutinas. Mi primera semana en el Espacio había sido un ejercicio de ininterrumpida expectación, como si me encontrara en un cine vacío aguardando a que el zumbido de un proyector iluminara la pantalla y ahuyentara todo pensamiento».

Huérfano desde niño y criado por sus abuelos, a Jakub Procházka lo acompaña el estigma de un padre que fue colaboracionista de la dictadura comunista checa y de una infancia traumática. Convertido de adulto en un reputado astrofísico, se le ofrece la oportunidad de limpiar su apellido erigiéndose en el primer astronauta de la República Checa. Para ello su misión será la de recoger muestras de una misteriosa nube de polvo que se ha interpuesto entre la Tierra y Venus. Su conversión en un héroe nacional está garantizada pero serán muchos los sacrificios: deberá viajar solo, abandonar a su esposa y tener en cuenta que lo más probable es que muera en el intento. Mientras avanza por el espacio exterior en la nave JanHus1, Jakub va recordando… la infamia del régimen totalitario impuesto desde Moscú, la gradual adaptación a una vida normal, las sospechas de que su mujer le ha dado la espalda… Sumido en la incertidumbre y la melancolía, comienza a recibir las visitas de un alien con forma de araña gigante que siente una gran curiosidad por las emociones y forma de ser de los terrícolas. En compañía de esta extraña criatura, que puede ser o no una mera alucinación causada por la soledad y el aislamiento, el protagonista mata las horas sosteniendo conversaciones de cariz filosófico sobre el amor, la vida, la muerte… y la exquisitez del beicon. Cuando el marciano vínculo entre ambos alcanza su punto más álgido, la misión sufre un percance y lo que parecía escrito en las estrellas para Jakub salta por los aires.

«La ligereza de mis huesos, las funciones de las máquinas, los chirridos y los golpes secos de la nave, com si tuviera vecinos en el piso de arriba, todo resultaba excitante y digno de maravilla pero, durante la segunda semana, el deseo de variedad empezó a asentarse y el acto de escupir pasta de dientes en una toalla desechable en vez de en un vulgar lavabo perdió su carácter novedoso ».

Jaroslav Kalfar nació en Praga en 1990 y a los quince años emigró a Estados Unidos. Se licenció por la University of Central Florida, centro en el que recibió la beca Frances R. Lefkowitz y los premios Outstanding Fiction Writer y Founder´s Scholar. Seguidamente obtuvo un máster en Fine Arts por la New York University, donde gozó de una beca Goldwater y quedó finalista de la beca E.L. Doctorow. Su debut literario, El astronauta de Bohemia, ha sido recibido con entusiasmo por el público y la crítica especializada. Actualmente reside en Brooklyn, donde trabaja en su segunda novela.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 02-07-2018 19:30
# Ligazón permanente a este artigo
Necesitamos hombres nuevos .
Finalista de los premios Man Booker y Guardian First Book, y galardonada con numerosas distinciones de todo tipo x{0026}#x02014;entre las cuales destacan el Caine de literatura africana, el PEN/Hemingway y el Art Seidenbaumx{0026}#x02014;, NoViolet Bulawayo agitó los círculos literarios de Estados Unidos con esta primera novela sobre la capacidad ilimitada de las personas para afrontar las mayores adversidades y salir fortalecidas de la experiencia. Dueña de una prosa en la que reverberan las voces, la cadencia y la intensidad de los contadores de cuentos que marcaron su infancia en la recién creada República de Zimbabue, la crítica resaltó sus extraordinarias dotes de narradora, en especial una inusitada franqueza que seduce y conmueve a la vez.
La historia arranca en un barrio de chabolas llamado Paraíso, donde Darling, a sus diez años, se mueve junto a sus amigos con la frescura y la osadía propias de la edad. Ya sea robando guayabas en Budapest, el rico vecindario cercano, o imitando destellos de la cultura pop captados fugazmente en el televisor, la vida es un juego extraño y fascinante en el que los momentos de felicidad inocente se confunden con la crudeza del entorno. Sin embargo, sobre ellos se cierne la sombra de un «antes tenebroso: antes de que la policía destruyera sus casas, antes de que cerrasen los colegios, antes de que sus padres se marcharan al extranjero a realizar los trabajos más denigrantes y peligrosos para sobrevivir. Al cabo de un tiempo, cuando por fin se cumple el mayor sueño de Darling, viajar a América para reunirse con su tía, lo que la aguarda en la periferia de Detroit no es precisamente la tan ansiada tierra de promisión.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 10-06-2018 20:49
# Ligazón permanente a este artigo
'Homo Deus' de Yuval Noah Harari
Yuval Noah Harari, autor del fenómeno 'Sapiens', reflexiona sobre el futuro de la humanidad en 'Homo Deus', un libro de prosa inteligente, fresca y libre de prejuicios.
Yuval Noah Harari es un joven profesor de Historia que ha escrito dos libros sobre la condición humana y que ha pillado al mundo académico con el paso cambiado. El primero, titulado Sapiens (más de un millón de ejemplares en 30 idiomas), despliega una gran narrativa de lo que ha ocurrido hasta ahora. El segundo, titulado Homo Deus, acaba de aparecer en español y reflexiona sobre lo que puede ocurrir a partir de ahora. ¿Se puede decir algo nuevo sobre la historia de la humanidad? ¿Se puede decir algo sobre su futuro que la prospectiva científica o la ciencia-ficción no haya explorado ya? Se puede. Pero para ello se necesita un raro talento que bien podríamos nombrar como prejuicida. Los juicios de la inteligentísima prosa de Harari no manan de prejuicios cultivados por sus mayores. Sus argumentos recién hechos fluyen frescos como si el autor acabara de aterrizar en el planeta. Dos son las preguntas iniciales. ¿Qué es un humano? ¿Qué es la religión?

MÁS INFORMACIÓN
La larga vida de los ‘Homo sapiens’
Ficciones convenientes
Los mejores libros de Historia de 2015
Un humano, como cualquier animal, vive en un mundo de objetos físicos (rocas, ríos, plantas…) y de emociones (placer, dolor, euforia, depresión…). Un humano, como cualquier animal, tiene un lenguaje para comunicarse con su entorno. Sin embargo, el lenguaje humano es único en una cosa: sirve para crear ficciones, cosas que no están en los objetos ni de las emociones, como el dinero, los mitos, los dioses… ¿Y para qué sirven las ficciones? Pues nada menos que para cohesionar elásticamente un colectivo numeroso de individuos. Los leones, los chimpancés o los neandertales solo forman colectivos de pocos individuos porque el líder necesita invertir mucho tiempo y energía para actualizar su autoridad. Los insectos sociales sí pueden reunir­se en colectivos homogéneos de millones de individuos, pero de una manera deses­peradamente rígida. En cambio, un humano solo tiene que montar una buena ficción (un dios, una bandera o unos colores deportivos) para conseguir, cómodamente, una fuerte unidad colectiva. Por su mayor corpulencia y por su mayor cerebro, un neandertal superaba con creces a un sapiens en el combate uno a uno, pero este último lograba mantener unidos colectivos más numerosos gracias a su habilidad para crear mitos, bulos y chismorreos. (La prensa del corazón tiene raíces más profundas y antiguas de lo que parece). Según esta original teoría alternativa, el neandertal no desapareció por el cambio climático, sino por su incapacidad para contar mentiras.

¿Se puede vivir sin religión?
De aquí surge una brillante definición de religión: todo conjunto de normas para la conducta humana garantizado por una autoridad suprahumana, lo cual a su vez puede lograrse de dos modos: por vía sobrenatural (una divinidad) o por vía natural (una ley de la naturaleza). La física cuántica no es una religión porque, aunque se basa en leyes naturales, de ella no se derivan juicios morales o reglas de convivencia. Y el ajedrez tampoco es una religión porque, aunque dicta reglas que regulan el comportamiento, estas son humanas y las podemos cambiar si hace falta. El gran mérito de esta definición extendida es que sirve para releer la historia de la humanidad de punta a punta: religión es el paganismo griego, religiones son los monoteísmos tradicionales, religión es el budismo (aunque no hable de dios), el estalinismo, el nazismo o el humanismo liberal. Los faraones dominaron el mundo con sus ficciones durante tres milenios, los papas con las suyas durante más de un milenio y el humanismo con las suyas durante dos o tres siglos. Las religiones teístas ofrecen un paquete compacto y completo de certezas para garantizar la cohesión colectiva y para calmar el ansia de inmortalidad individual. El mayor descubrimiento de la ciencia ha sido la ignorancia. Pero ha tolerado la emergencia de otros mitos. El crecimiento indefinido por ejemplo es una ficción de cualquier economía moderna que contradice descaradamente el segundo principio de la termodinámica.

La inmortalidad en el más aquí es el mito para una nueva religión. Un organismo vivo es un algoritmo y nada impide que este persista indefinidamente. Ni siquiera hace falta ya comprender la realidad. Todo son datos. Un buen sistema de información me conoce mejor desde fuera que yo a mí mismo desde dentro. El humanismo ha muerto, viva el dataísmo. Los datos predicen tormentas, recomiendan tratamientos médicos (la doble mastectomía de Angelina Jolie, por ejemplo), la música que me apetece escuchar, Google, que sabe muy bien lo que leo, se anima a proponerme lecturas (de momento con algún fallo porque me recomienda mis propios libros)…

¿Se puede vivir sin religión? Quizá no, por definición de humano, por definición de religión, porque un colectivo humano sin ficciones quedaría inerme frente a cualquier otro que se invente un dogma con el que sus creyentes puedan reconocerse y cohesionarse. Ya les pasó a los neandertales.


Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 28-05-2018 20:21
# Ligazón permanente a este artigo
SENSIBILIDAD E INTELIGENCIA EN EL MUNDO VEGETAL
Las plantas podrían perfectamente vivir sin nosotros, en cambio nosotros sin ellas nos extinguiríamos en un breve período de tiempo. Es más, en el planeta Tierra existe tan sólo un 0,3% de vida animal frente a un 99,7% de vida vegetal. Y sin embargo expresiones como 'vegetar' o 'ser un vegetal' indican en casi todas las lenguas unas condiciones de vida reducidas a la mínima expresión. Cuando pensamos en las plantas, nos sentimos tentados a atribuirles dos características: inmovilidad e insensibilidad. Pero investigaciones científicas llevadas a cabo durante los últimos cincuenta años han demostrado que las plantas son sensibles (es decir que están dotadas no sólo de los cinco sentidos que posee la especie humana sino de hasta quince sentidos más), se comunican e intercambian información (entre ellas y con los animales), duermen, memorizan, cuidan de sus hijos, tienen su propia personalidad, toman decisiones e incluso son capaces de manipular a otras especies. ¿Cómo negar pues que también son inteligentes? Su capacidad para resolver los problemas que se les presentan ha sido probada por los estudios más recientes. Este libro se adentra en el fascinante mundo de las plantas desde el rigor científico y al mismo tiempo usando un lenguaje accesible a cualquier lector. Y pone al descubierto lo mucho que les debemos y,...
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 01-05-2018 12:48
# Ligazón permanente a este artigo
La memoria secreta de las hojas. HOPE JAHREN
La lectura de este libro nos plantea algunas preguntas. La primera sería ¿en qué género podemos encuadrarlo? y la segunda ¿necesitamos etiquetarlo? Bien, si sois bibliotecarios, no tendréis más remedio que hacerlo, pero como lectora, mi respuesta a esta última pregunta sería un rotundo no.

Para la primera pregunta no tengo ninguna respuesta clara, ya que podríamos decir que es un libro de divulgación científica, pues al fin y al cabo la autora nos explica de una manera muy didáctica algunas cuestiones sobre su estudio acerca de los árboles, pero si corréis a leerlo esperando sobre todo literatura científica, el libro no os gustará (de hecho, si leéis algunas opiniones en páginas de Internet veréis muchas personas profundamente decepcionadas con él). Sin embargo, fijarse en el subtítulo del libro nos da muchas pistas: una historia de árboles, ciencia y amor. Así es, Hope Jahren, una científica oriunda de Minnesota y de ascendencia nórdica, nos cuenta muchas cosas sobre árboles, pero sobre todo cuenta su historia de amor con la ciencia, un amor que la lleva a pasar penurias económicas, periodos de trabajo excesivo, e incluso depresiones hasta conseguir estabilidad y reconocimiento en su campo.

En las películas protagonizadas por científicos es difícil ver el lado más prosaico de la actividad de una investigadora, por ejemplo, los esfuerzos para conseguir financiación para sus proyectos, los miles de kilómetros recorridos para hacer sus trabajos de campo o para quedarse con el material de un laboratorio a punto de ser desmantelado y así ahorrarse unos dólares, o la desesperación de ver cómo no puedes garantizar el sueldo de tu asistente de laboratorio, por no hablar de los desplantes por ser demasiado femenina o demasiado masculina o demasiado joven para ser tomada en serio como científica.

Aunque ella es la narradora de la historia y su protagonista, aparece casi siempre acompañada por Bill, su asistente y su cómplice. Si Bill no existiese, Hope Jahren tendría que inventarlo: es el mejor personaje/persona del libro, tanto que me daría miedo conocerlo por si realmente no se ajusta a la visión que la autora nos da de él (y a la que yo me he formado en mi cabeza).

Otro aspecto que me ha gustado mucho es cómo recurre a la literatura y establece paralelismos entre su vida como científica y obras literarias como por ejemplo, David Copperfield y cómo demuestra que esa separación tan rígida que hacemos entre ciencias y letras es puro convencionalismo. Así, alguien de letras como yo, puede quedar fascinado cuando la autora nos cuenta su método de trabajo, o cómo tiene que cavar hoyos para estudiar los suelos o (¡atención spoiler!) cómo recoge y cataloga minuciosamente muestras de musgo en Irlanda y acaba perdiendo todas ellas en el aeropuerto porque no pide un permiso para sacarlas del país.

He aprendido que ser científico es saber hacer preguntas y ponerse manos a la obra para contestarlas y saber que el fracaso es solo una etapa más de tu trabajo. Además de aprender eso, me ha entrado un poco de mala conciencia porque en el jardín de mi casa tengo plantado un lilo y no un roble, que es lo que nos aconseja a todos que hagamos para intentar frenar el avance de la deforestación en el mundo.
Autora
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 01-05-2018 12:41
# Ligazón permanente a este artigo
Rendición de Ray Loriga
Han pasado diez largos años desde que estalló la guerra, y el matrimonio sigue sin conocer el paradero de sus hijos, sin saber si su país fue el agresor o el agredido. Fuera cual fuese el origen de la contienda, él, hombre de campo, y ella, su antigua patrona, siguen amándose y sus vidas transcurren sencilla y rutinariamente.

Un día un muchacho mudo entra en su propiedad. Al principio lo encierran como a un prisionero, pero acaban por tomarle cierto cariño y, cuando las autoridades comunican que la zona debe ser evacuada y que tienen que poner rumbo a la ciudad transparente, los tres parten juntos. En ese momento el muchacho es bautizado como Julio.

Las puertas de la metrópoli muestran una clara advertencia: el aire mece los cuerpos sin vida de los traidores. En su interior, la ciudad transparente es casi un paraíso que provee a sus habitantes de todo aquello que cualquiera desearía en un hogar: armonía, limpieza y protección. Impera un orden riguroso, una calma autoritaria y una absoluta transparencia: no están permitidos los secretos ni las paredes.

En una sociedad en la que lo privado es de dominio público, en un mundo feliz y asfixiante que ataca pasivamente a la dignidad del ser humano, emergen los más estremecedores augurios de nuestro futuro.

«Una historia kafkiana y orwelliana sobre la autoridad y la manipulación colectiva, una parábola de nuestras sociedades expuestas a la mirada y al juicio de todos. Sin caer en moralismos, a través de una voz humilde y reflexiva con inesperados golpes de humor, el autor construye una fábula luminosa sobre el destierro, la pérdida, la paternidad y los afectos. La trama de Rendición sorprende a cada página hasta conducirnos a un final impactante que resuena en el lector tiempo después de cerrar el libro.»

Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 03-04-2018 21:03
# Ligazón permanente a este artigo
El puente invisible de JULIE ORRINGER
ANDRAS LÉVI llega a París con una beca, una sola maleta, y una misteriosa carta que ha prometido entregar a C. Morgenstern en la rue de Sévigné. Casi sin poderlo remediar, Andras se enamora de la destinataria de la carta, una profesora de ballet de pasado misterioso. Rápidamente, nace un vínculo indestructible entre ellos. Andras sabe que es demasiado joven, que nada le asegura un final feliz pero la vida ya no tiene sentido sin ella.

LOS HERMANOS DE ANDRAS también están buscando la manera de sobrevivir en una Europa que se estremece ante el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Tibor estudia medicina en Módena y Mátyás deja de ir al instituto y se dedica al espectáculo en Budapest. Los hermanos Lévi despiertan a la vida y quieren crecer libres pero, como al resto de judíos, un futuro incierto se cierne sobre ellos.

DE LA PEQUEÑA ALDEA húngara de Konyár a las óperas de Budapest y París, de la solitaria buhardilla en la rue des Écoles a los secretos que se esconden en la rue de Sévigné, del invierno desesperado de los Cárpatos a la inimaginable experiencia de los campos de trabajo, El puente invisible nos cuenta la historia de un amor al límite, de tres hermanos unidos para siempre y de una familia hecha añicos y capaz de renacer en la hora más oscura de la Historia.
Comentarios (0) - Categoría: Xeral - Publicado o 26-02-2018 21:11
# Ligazón permanente a este artigo
© by Abertal